Skip to main content

Full text of "[Coleccion de crónicas españolas]"

See other formats








- ¿y 






Digitized by the Internet Archive 

in 2011 with funding from 

Boston Public Library 



http://www.archive.org/details/colecciondecrnic02madr 




DOM EMMOiüQE SECSÍJMDO . 

^"^►^ jPíorvfio Tl'/aJa ¡ct 



Anlx>n{us Carnic^jv htv^i'tdel.' 



CRÓNICAS 

DE LOS REYES DE CASTILLA 

DON PEDRO^ 
DON ENRIQUE 11, 
DON JUAN I, 
DON ENRIQUE IIL 

FOR D. FEDRO LOFEE DE AYAL A 

CHANCILLER MAYOR DE CASTILLA: 
CON LAS ENMIENDAS 
del Secretario GERÓNIMO zurita-. olJ. /J2\S > ^^^ 

Y LAS CORRECCIONES Y NOTAS 

añadidas por Don Eugenio de Llaguno Amirola , 

Caballero de la Orden de Santiago , de la Real 

Academia de la Historia. 

TOMO IL 

QUE CONTIENE LAS DE 
DON ENRIQUE II. D. JUAN I. Y D. ENRIQUE III. 



EN MADRID -. £n la imprenta de don Antonio de sancha. 

AÑO DE M. DCC. LXXX. 

Se hallará; en', su JLibreria m. la .^.diiana Vieja. 



ͧ.#j! 






^¿M-4-^ tóS4^ 



III 

EL EDITOR. 

PAra la corrección de las Crónicas de Don En- 
rique II. y Don Juan I. se han usado lo^ 
mismos MSS. y la misma diligencia que para 
k del Rey Don Pedro : y solo se nos ofrece deciij, 
que en la de Don Enrique ha sido forzoso variar el 
orden de algunos capítulos poniéndolos en los Años 
á que corresponden , como se advierte en las No- 
tas. La Crónica de este Rey es la menos ordenada y 
mas diminuta de todas las que escribió Don Pedro 
López de Ayala j de tal manera que ella misma 
desmiente á los que han querido persuadirnos que 
el ánimo de este Escritor fué deprimir a Don Pe- 
dro j y ensalzar á Don Enrique. Si hubiese llevado 
la mira de engrandecer a su Héroe , extenso cam- 
po le ofrecían los pocos años de su reynado j en 
que con su esfuerzo _, su noble generosidad _, su 
política j y su extraordinaria diligencia j no sola- 
mente se afirmó en el trono _, sino que venció^ 
atemorizó ^ y contuvo á lo restante de España , y 
á todos sus enemigos. En las Adiciones a las ISlotas 
se ponen varios documentos que ampliail y puntua- 
lizan muchas cosas que Ayala no refirió , ó refirió 
muy de paso > tomando los mas de ellos de los Dis- 
cursos Históricos de Murcia que escribió Francisco 

de Cáscales : obra que contribuye^ acaso mas que 

* 2 Otra 



IV 

otra alsiina Historia de Ciudad ó Provincia ^ á la 
general del Reyno j por el laudable cuidado que pu- 
so en insertar , sacándolas de aquel Archivo , mu- 
chas cartas de los Reyes , y entre ellas algunas de las 
que escribían circularmente sobre asuntos impor- 
tantes. 

La de Don Enrique III. no se ha impreso ja- 
más j ni se comprende en los Códices de la Aca- 
demia j ni en otros de las Vulgares ^ . Suele ha- 
llarse á continuación de algunos de las Abreviadas^ 
como en el del Escorial ^ y en el de Guadalupe ; 
pero también hay otros que no la tienen , como el 
del señor Don Fernando de Velasco. Ninguno de 
ellos es tan antiguo como los Vulgares. El del Es- 
corial parece de tiempo de Don Enrique IV : está 
bastante bien escrito ^ y es correcto en compara- 
ción de otros. Con él cotejamos una copia hecha 
en tiempo de Carlos V. y esta es la que principal- 
mente nos ha servido para nuestra edición , con- 
frontándola también con otras de inferior méritOj 

yá 

I Sobre esta Crónica dice Zii- son originales de la Vulgar , sino 
rita en las Enmiendas : Por el dis- aparte seguidamente en la Abrevia- 
curso de esta Obra parece notoria- da : que dá manifiesta seiíal de ser 
liieiite ser el 'mismo Don Pedro toda una Obra , como ella misma 
López de Ayala el autor de ella , y lo dice. Las cosas que en estos pri- 
que no se acabó por su indispo- meros Años se contienen de lo que 
sicion y vegéz , como Alvar Gar- pasó en las Tutorías de este Prín- 
cia de Santa Maria dice. Estos cin- cipe son tan señaladas , que no se 
co Años de su Historia no van con- puede dejar de atribuir á descuido 
tinuando en los libros de mano que grande nunca haberse publicado. 



V. 
ya que no ha sido posible hallar la que preparó 
Zurita para publicarla. Solo comprende las Tu- 
torias y ó cinco años primeros de este Rey : y se 
debe sentir y que pues Ayala no pudo pasar ade- 
lante por su vegéz y su muerte ^ faltase después 
Historiador á un Príncipe que dejó tanta fama de 
amor á la paz j á la justicia , y al buen orden. 

Parece que tuvo el oficio de Cronista un Cape- 
llán suyo que se llamó Fernán Nuiíez de Cuenca ^_, 
y se dice que escribió su Crónica; pero Perreras hizo 
muchas diligencias en su busca j y no logró descu- 
brirla y ni s(í sabe que otro alguno la haya visto. Al- 
var García de Santa Maria solo escribió la ultima en- 
fermedad de este Rey _, su muerte y apertura de su 
Testamento ^ y lo que pasó hasta que se encargaron 
de la tutela de D. Juan el II. la Reyna Doña Catali- 
na^ y el Infante D. Fernando. Perreras tuvo un com- 
pendio anónimo que suple con mucha brevedad los 
Años que faltan. Un vecino de Sevilla hizo unos Ana- 
les todavia mas breves y y casi reducidos á sucesos de 
aquella ciudad. Lo que escribió Pedro Barrantes Mal- 
donado es un compendio de Ayala j como notó Per- 
reras. Garibav intentó henar este vacio de nuestra 
Historia : y después executó lo mismo mas de propó- 
sito Gil González Davila; pero le faltaron materiales. 
Si viésemos nosotros que se pueden añadir algunos_, 

d 

2 Vease^ una Memoria que coj)ia Gil González en la Vida de este 
Key jjag. 205. 



VI 

ó que conviene publicar en toda su extensión los 
que andan dispersos , acaso pensaremos en reunir- 
los por Años j y los publicaremos en los Apén- 
dices. 

Los rostros de las estampas de Don Enrique 
lí. y Don Juan I. que van en este tomo , y 
de Don Enrique III. que se pondrá en el de los 
Apéndices , se han copiado con la puntualidad po- 
sible de las estatuas antiguas poco bien hechas 
que hay en sus sepulcros en la Capilla de los 
Reyes nuevos en la Iglesia de Toledo y variando 
las adtitudes y los trages , pues la de D. Enrique II. 
está hechada , con ropa talar ; la de Don Juan I. 
de rodillas ^ y armada ; y la de Don Enrique III. 
hechada j y en hábito de San Francisco. 



TA- 



vil 
TABLA DE LOS CAPÍTULOS. 

DE LA CRÓNICA DEL REY DON ENRIQUE II. 
ANO QUARTO. 

Cap. IX. Quales Caballeros fueron presos quando el Rey 
Don Pedro morió , é como el Rey Don Enrique fué para 
el Andalucía. Pag. i 

Cap. X. Como el Rey Don Enrique tornó para la cibdad 
de Toledo , que era suya : ¿ como envió á Francia por 
la Infanta Doña Leonor su fija : é de las Compañas que 
envió á Requena. 4 

Cap. XI. Como el Rey Don Enrique mandó labrar una mo- 
neda que decian Cruzados , é otra que decian Reales. 5 

Cap. XII. Como el Rey Don Enrique ovo nuevas que el 
Rey Don Ferrando de Portogal le queria facer guerra. 6 

Cap. XIII. Como el Rey Don Enrique sopo que el Rey 
de Portogal entraba en Galicia , é fué para allá , é entró 
en Portogal. 7 

Cap. XIV. Como Don Ferrando de Castro se puso en Gui- 
maranes. 8 

Cap. XV. Como el Rey Don Enrique sopo que la cibdad 
de Algecira era perdida , é la cobrara el Rey de Granada. 9 

Cap. XVI. Como el Rey Don Enrique vino á Toro , é or- 
denó algunas cosas qvie eran de su servicio. 10 

ANO QUINTO. 

Cap. I. Como el Rey Don Enrique cercó á Cibdad Rodrigo, 
é non la pudo tomar. 1 1 

Cap. II. Como el Rey Don Enrique envió á Pero Manrique, 
é á Pero Ruiz Sarmiento á Galicia , por quanto D. Ferran- 
do de Castro andaba en la dicha tierra faciendo grand guer- 
ra contra él. 13 

Cap. III. Como el Rey D.Enrique fué para Sevilla, por quan- 
to el Rey de Granada , é los de Carmona le facian guerra. 14 

Cap. IV. Como el Rey Don Enrique envió sus galeas para 
pelear con la flota de Portogal , é cómo acaesció. 1 5 

Cap. V. Como llegaron Mensageros del Papa al Rey á Sevi- 
lla : é como' llegó la flota dé Vizcaya , é lo que fizo. 17 

Cap. VI, Como morió D.Tello Señor de Vizcaya , é como el 
Infante Donjuán, fijo del Rey D. Enrique, ovo el Señorio._ 19 

ANO 



VIII 
ANO SEXTO. 

Cap. I. Como el Rey Don Enrique cercó á Carmona , é fue- 
ron muertos los que escalaban la villa. 20 

Cap. II. Como se dio Carmona , é como fueron muertos 
Don Martin López , é Matheos Ferrandez. 21 

Cap. III. Como Pero Ferrandez de Velasco peleó en las bar- 
reras de Zamora con Don Ferrand Alfonso , é le prendió. 23 

Cap. IV. Como el Rey ovo nuevas que Pero Manrique , é 
Pero Ruiz Sarmiento pelearon con Doia Ferrando de Cas- 
tro , é le vencieron. E como fué levado el cuerpo del Rey 
Don Alfonso á Cordova. ibid. 

Cap. V. Como Don Phelipe de Castro peleó con los de Pa- 
redes de Nava , é le mataron. 24 

Cap. VI. Como se fizo la paz con Portogal , é se trató casa- 
miento del Rey de Portogal con la Infanta Doña Leonor 
fija del Rey Don Enrique. 2j 

Cap. VII. Como el Rey Don Ferrando de Portogal envió 
sus Mensageros al Rey de Castilla á se escusar que non 
podia facer el casamiento. 26 

Cap. VIII. De lo que se ordenó en las Cortes de Toro en 
razón de las Behetrías , é en razón de las moi:iedas que el 
Rey mandó labrar. %^ 

Cap. IX. Como fizo el Rey Don Enrique después de las Cor- 
tes de Toro. 3© 

Cap. X. Como el Rey Don Enrique ovo nuevas que el su 
Almirante prisiera en la mar al Conde de Peñabroch Ca- 
pitán de Inglaterra. 31 

ANO SÉPTIMO. 

Cap. I, Como el Rey Don Enrique cercó la cibdad de Tui, 
é la tomó. 3g 

Cap. II. Como el Rey Don Enrique fué á Santander , é en- 
vió á Pvui Diaz de Rojas con naos á la guerra de Francia. 34 

Cap. III. Como el Rey Don Enrique fué á Zamora , é den- 
de entró en Portogal. 36 

Cap. IV. Como Diego López Pacheco vino de Portogal, é 
contó al Rey Don Enrique las nuevas de Portogal. 37 

Cap. V. Como el Rey Doa Enrique entró en Portogal á 
facer guerra. 3S 



ANO 



IX 
AÑO OCTAVO. 

Cap. I. Como el Rey Don Enrique llegó á la cibdad de 
Viseo , é la tomó , é esperó y las Compañas porque avia 
enviado. 40 

Cap. II. Como el Rey Don Enrique llegó á Santaren dó es- 
taba el Rey de Portogal , é dende fué para Lisboua. 41 

Cap. III. Como el Rey de Portogal envió Compañas que 
entrasen en Lisbona para la defender. 42 

Cap. IV. Como el Cardenal de Boloña trataba pleytesia en- 
tre los Reyes de Castilla , é de Portogal. 45 

Cap. V. Como las galeas del Rey Don Enrique llegaron á 
la cibdad de Lisbona, ibid. 

Cap. VI, Como el Cardenal de Boloña fizo la Paz entre los 
Reyes de Castilla , é de Portogal , é quales fueron las con- 
diciones. 44 

Cap. VII. Como los Reyes de Castilla é de Portogal se vie- 
ron en uno. 45 

Cap. VIII. Como el Rey Don Enrique partió de Portogal, 
é fué á la Frontera de Navarra , é cobró á Viítoria , 
é Logroño , é los otros logares que el Rey de Navarra avia 
tomado , é como se ficieron casamientos. 45 

Cap, IX. Como el Rey de Navarra vino á Madrid al Rey 
Don Enrique , é de lo que y se trató. 48 

Cap. X. Como la Condesa de Alanzon envió demandar los 
Señoríos de Lara , é de Vizcaya. 49 

Cap. XI. De la respuesta que el Rey Don Enrique dio al 
Caballero de la Cond'esa de Alanzon sobre la demanda que 
fizo de las tierras de Lara é de Vizcaya. I5 

AÑO NONO. 

Cap. I. Como el Rey Don Enrique ayuntó sus Compañas, 
por quanto le decían que el Duque de Alencastre quería 
venir á Castilla. 59 

Cap. II. Como mataron al Conde Don Sancho en Burgos. 60 

Cap. III. Como el Rey Don Enrique puso su Real en Ba- 
ñares , é fizo alarde. 61 

Cap. IV. Como el Duque de Anjeus envió sus Mensage- 
ros al Rey Don Enrique para que cercasen á Bayona. 62 

Cap. V. Como el Rey Don Enrique fué sobre Bayona de 
Inglaterra. ^3 

Cap. VI. Como el Rey Don Enrique alzó su Real de sobre 

** Ba- 



X 

Bayona , é se vino para Castilla. '64, 

Cap. VII. Como morió el Rey de Napol, ibid. 

Cap. VIII. Como el Rey pagó á Mosen Beltraii de Ckquin 
la quantia que le avia á dar de la compra de Soria , é 
Almazan , é Atienza , é otras villas que del compró. 66 

Cap. IX. Como el Rey envió armada por la mar en ayuda 
del Rey de Francia. 67 

Cap. X. Como el Rey Don Enrique envió demandar al Rey 
de Aragón la Infanta Doña Leonor su fija , que fuera des- 
posada con el Infante Don Juan. 68 

Cap. XI. De la respuesta que el Rey de Aragón dio al Rey 
t)on Enrique sobre la demanda que le fizo de su fija , é del 
casamiento. 69 

Cap. XII. De otras razones que el Rey Don Enrique envió 
decir al Rey de Aragón sobre el dicho casamiento. 70 

ANO DÉCIMO. 

Cap. I. Como el Rey de Aragón envió á su fija la Infanta 
Doña Leonor á Castilla y para casar con el Infante Don 
Juan. 74 

Cap. II. Como el Rey Don Enrique envió á rogar al Rey 
de Navarra que enviase al Infante Don Carlos su fijo , 
para que ficiese bodas con la Infinta Doña Leonor. 75 

Cap. III. Como el Rey Don Enrique envió Mensageros á 
los tratos de Francia é de Inglaterra. 77 

Cap. IV. Como Pero Ferrandez de Velasco tomó en la mar 
al Señor del Esparra. ^ 78 

AÑO UNDÉCIMO. 



79 



Cap. I. Como libraron los Mensageros del Rey Don Enri- 
que con el Rey de Francia : é de la venida del Duque 
de Borbon á Castilla. 

Cap. II. De algunas razones que el Rey Don Enrique en- 
vió decir al Rey de Aragón sobre el riepto de Don Juan 
Remirez de Arellano. 80 

ANO DUODÉCIMO. 

Cap. I. Como fué el Infante de Navarra á Francia , é fué 
preso Jaques de Rúa , é fué detenido el Infante , é fué 
destroida Normandia. 85 

Cap. II. Como vinieron Mensageros del Rey de Francia. 87 

Cap. 



XI 

Cap. TIT. Como vino este año el Emperador de Alemana 
al Rey de Francia. 88 

ANO TRECENO. 

Cap. I. Como el Rey Don Enrique fizo facer bodas á Don 
Alfonso é Doña Juana sus fijos. 8^ 

Cap. 11. Como el Rey de Francia envió contar por sus Men- 

i sageros al Rey Don Enrique lo que ficiera el Rey de 
Navarra. 90 

Cap. III. Como el Rey de Navarra cuidó cobrar á Lo- 
groño , é como esto acaesció. pi 

Cap. IV. De la guerra que este Año acaesció entre Castilla é 
Navarra. 92 

Cap. V. Como el Infante Don Juan entró á facer guerra 
en Navarra. 95 

Cap. VI. Como el Rey Don Enrique estando en Cordova ; 
ovo Mensageros del Papa que avian esleído en Roma, 
que decian Urbano. 94 

Cap. VIL Del acuerdo que el Rey Don Enrique ovo cómo 
respondería á los Mensageros del Papa Urbano VI. que 
avian fecho en Roma. ~ 95 

Cap. VIH. Como el Rey llegó á Toledo , é vino y el In- 
fante Don Juan su fijo ; é como llegaron allí Mensageros 
del Rey de Francia sobi'e el fecho de la Iglesia. gS 

Cap. IX. De la respuesta que el Rey Don Enrique dio á los . 
Mensageros del Rey de Francia. 98 

Cap. X. De la Respuesta que el Rey Don Enrique dio á los 
Mensageros del Papa. 100 

ANO CATORCENO. 

Cap. I. Como el Infante Don Juan fizo guerra al Regno de 
Navarra , é de la pleytesia que se fizo. roí 

Cap. 11. Como el Rey de Navarra vino al Rey Don Enrique 
á Sanfto Domingo de la Calzada. 105 

Cap. lil. Como finó el Rey Don Enrique. ibid. 

Testamento del Rey Don Enrique. 106 



■~7 



#*a CO- 



XII 

TABLA DE LA CRÓNICA 

DEL REY DON JUAN EL 1. 
AÑOPRIMERO. 

Cap. I, Como regnó el Rey Don Juan , é se coronó en la 
cibdad de Burgos. 125 

Cap. II. Como el Rey Don Juan luego que regnó envió 
galeas en ayuda del Rey de Francia. 125 

Cap. III. Como estando el Rey Don Juan en Burgos ga- 
naron los Judíos un alvalá , callada la verdad , para ma- 
tar á un Judío de la Corte : é el escarmiento quel Rey 
mandó facer sobre ello. 126 

Cap. IV. Como nasció en Burgos el Infante Don Enrique. 128 

Cap. V. Como el Rey Don Juan envió sus Mensageros al 
Rey de Francia á firmar las ligas é amistades que avian 
en uno en el tiempo del Rey Don Enrique su padre. ibid. 

ANO SEGUNDO. 

Cap. I. De como el Rey Don Juan fizo levar el cuerpo del 
Rey su padre á la cibdad de Toledo , dó se avia de en- 
terrar ; ¿ como envió veinte galeas en ayuda del Rey de 
Francia. I2p 

Cap. II. Como llegaron al Rey Mensageros del Rey de Fran- 
cia á refirmar sus ligas , é fiblar sobre la cisma de la 
Iglesia. 150 

Cap. III. Como se trató casamiento del Infante Don Enri- 
que con la Infanta Doña Beatriz fija del Rey de Portogal, 
é de otros tratos que se ficieron, 131 

Cap. IV. Como el Rey Don Juan fizo prender á Pero Man- 
rique su Adelantado mayor de Castilla ,é porque razón. 122 

Cap V. Como el Rey Don Juan ovo nuevas que era muer- 
to el Rey Don Carlos de Francia. 134 

Cap. VI. Como el Rey Don Juan ovo cartas del Rey de 
Armenia , que yacia captivo en Babilonia. igj 

Cap. VIL Como el Rey Don Juan trabajaba quanto podia 
por saber el fecho de la cisma como se pudiese tirar : é 
como este Año nasció el Infante Don Ferrando fijo del 
Rey Don Juan. 126 

Cap. 



XIII 

Cap. VIIT. Como los Abades é Abadesas Benitos de todos 
los Monasterios de Castilla é de León se querellaron al 
Rey de las encomiendas que tomaban los Caballeros ; é de 
lo que el Rey mandó sobre ello. 158 

Cap. IX. De las cosas que acaescieron este Año en Francia. 1 39 

AÑO TERCERO. 

Cap. I. Como el Rey Don Juan declaró por el Papa Clemen- 
te VII. 140 

Cap. II. De la carta que el Rey Don Juan envió sobre la de- 
claración del Papa Clemente VII. 142 

Cap. III, Como finó la Reyna Doña Juana. E como el Rey 
sopo la venida de los Ingleses : é como fué á Oviedo , é 
vino el Conde Don Alfonso á la su merced. 151 

Cap. IV. Como el Rey Don Juan ovo nuevas que su flota 
peleara en la mar con la flota de Portogal , é la venciera. 
E como entró en el Regno de Portogal , é ovo grand do- 
lencia. 152 

Cap. V. Como el Rey Don Juan envió sus cartas á Mosen 
Aymon á le decir algunas razones. 154 



ANO QUARTO. 

Cap. I. Como el Conde Don Alfonso estaba en Breganza 
tratando con el Rey de Portogal : é como el Rey Don Juan 
fué á Badajoz 156 

Cap. II. Como se fizo la paz entre Castilla é Portogal , é de 
los tratos que y pasaron. 158 

Cap. III. Como el Rey Don Juan sopo que la Reyna Doña 
Leonor su muger era finada. 160 

Cap. IV. Como el Rey de Portogal envió Mensageros á tra- 
tar casamiento del Rey Don Juan con la Infanta Doña Bea- 
triz su fija. i5r 

Cap. V. Como el Rey Don Juan dixo á los Mensageros , que 
le placia de casar con la Infanta Doña Beatriz : é como en- 
vió sobre esta razón al Rey de Portogal al Arzobispo de 
Santiago. ibid. 

Cap. Vi. De lo que acaesció este Año en el Regno de Francia. 163 

ANO QUINTO. 

Cap. I. Como se firmó el casamiento del Rey Don Juan con 
la Infanta Pona Beatriz fija del Rey de Portogal : é como 

fue- 



XIV 

fueron ¡urados los tratos , é casó el Rey Don Juan. 166 

Cap. II. Como el Rey de Armenia llegó al Rey Don Juan 
en Badajoz. 168 

Cap. III. Como llegaron al Rey con el Rey de Armenia los 
Mensageros que avia enviado al Soldán de Babilonia : é de 
la carta que le envió el Soldán. 169 

Cap. IV. De la carta que el Álmiralle privado , é consegero 
del Soldán de Babilonia , envió al Rey Don Juan. 171 

Cap. V. Como sopo el Rey Don Juan que ti Conde Don 
Alfonso su hermano era alzado en Gijón , é como fué allá: 
é de las Cortes que fizo en Segovia , é de las Jeyes que 
en ellas ordenó. 173 

Cap VI. Como el Rey Don Juan mandó tirar la Era de Cé- 
sar , é poner el Año del Nascimiento de Nuestro Señor Je- 
su-Christo : é como ovo nuevas que el Rey Don Ferrando 
de Portogal era muy enfermo , é á peligro de muerte. 174 

Cap. VII. Como el Rey Don Juan sopo que era finado el 
Rey de Portogal : é como prendió al Conde Don Alfonso. 175 

Cap. VIII. Como el Rey Don Juan prendió al Infante Don 
Juan de Portogal. 1 76 

Cap. IX. Como el Rey Don Juan queria entrar en el Regno 
de Portogal , é los consejos que ovo sobre ello. ibid. 

Cap, X. Como el Obispo de la Guardia dixo al Rey Don 
Juan , que le daria la cibdad de la Guardia : é como algu- 
nos del su consejo ge lo estorvaban , diciendo , que non 
compila al su servicio de lo facer asi. 179 

Cap. XI. Como el Rey entró en la cibdad de la Guardia , é 
como vinieron á él Ricos omes é Caballeros de la Vera. 180 

Cap. XII. Como el Rey Don Juan envió un Caballero de 
Santiago á Lisbona con cartas , é lo qu>i y acaesció. 181 

Cap. XIII. Como tomaron en Lisbona voz pur la Reyna 
Doña Beatriz. 182 

Cap. XIV. Como el Maestre Davis mató al Conde de Oren 
en el palacio de la Reyna : é como ese dia mataron al Obis- 
po de Lisbona. 183 

Cap. XV, De lo que este Año acónteselo en el Regno de 
Francia. „ 185 

ANO SEXTO. 

Cap. I. Como el Rey Don Juan fué para Santarén , é le re- 
nunció la Reyna Doña Leonor su suegra el gobernamiento 
del Regno de Portogal. 186 

Cap. II. Como el Rey Don Juan sopo que el Maestre Da- 
vis se apoderaba en la cibdad de Lisbona , é decian que 

que- 



XV 

querían avcr por Rey al Infante Don Juan. 189 

Cap. 111. Como el Rey Don Juan envió al Maestre de San- 
tiago , é á Pero Ferrandez de Velasco á cercar á Lisbona. ibid. 

Cap. IV. Como Ñuño Alvarez Pereyra fué allende Tajo , é 
peleó con el Maestre de Alcántara é otros Señores, é los 
venció. igo 

Cap V. Como el Rey Don Juan envió á Pero Ruiz Sar- 
miento allende Tajo , é lo que y acaesció; é como el Rey 
fué á Coimbra cuidándola aver, 19 r 

Cap, VI. Como el Conde Don Pedro se puso en Coimbra: 
é fué presa la Rey na Doña Leonor. 192 

Cap. VII. como el Rey ovo consejo si cercaría á Lisbona: 
é como era yá pestilencia en las gentes del Rey , é morían 
muchos dellos. ■ ip3 

Cap. VIII. Como los que estaban en Lisbona enviaron á la 
cibdad del Puerto de Portogal por la flota que los acorriese: 
é como vino la flota , é lo que y acaesció. 195 

Cap. IX. De la pleytesia que se trataba con los de Lisbona. 196 

Cap . X. Como la guerra se avivaba : é quales Caballeros del 
Regno de Portogal tenian la parte del Rey Don Juan , é 
de la Reyna Doña Beatriz su muger. 197 

Cap XI. Como era grand pestilencia en el real del Rey Don 
Juan : é como ovo su consejo de se partir dende. 199 

Cap. XII. Como el Rey , después que llegó á Sevilla , mandó 
armar naos é galeas para enviar sobre Lisbona , é como 
ordenó de los Maestrazgos de Santiago é de Calatrava. 201 

AÑO SÉPTIMO. 

Cap. I. De como el Rey envió su flota contra Portogal : é 
como sopo que Diego Gómez Sarmiento peleara con el 
Maestre de Christus , é con el Prior del Hospital. 202 

Cap. II. Como el Rey sopo que el Conde Don Pedro se 
pusiera en Torres vedras. 203 

Cap. III. Como llegaron al Rey de Castilla Mensageros del 
Rey de Francia. ', ■ ibid. 

Cap. IV. Como el Rey demandó á los del su consejo cómo 
ñria del Conde Don Alfonso , que tenia en prisión. 204 

Cap. V. Como respondieron al Rey los Caballeros del su 
consejo sobre la razón que les dixera del Conde Don 
Alfonso. " 20i5 

Cap. VI. Como el Maestre Davis se fizo liaiñar Rey de Por- 
togal en la cibdad de Coimbra. 213 

Cap. VII. Como el Maestre Davis , que se llamó Rey de 

. . Por- 



XVI 

Portogal, gcinó las villas é castillos de entre Duero é Miño, 

que estaban por el Rey de Castilla , é por su muger la 
Reyna Doña Beatriz. 214 

Cap. VIII. Como el Rey Don Juan envió al Arzobispo 
de Toledo Don Pedro Tenorio para que ficiese guerra en 
Portogal ; é de la pelea de Troncoso. 217 

Cap. IX. Como el Rey Don Juan sopo que Don Alvar Pé- 
rez de Guzman acorriera la villa é castillo de Mértola. 219 

Cap. X. Como Don Alfonso Ferrandez de Montemayor , é 
Don Garci Ferrandez de Villagarcia Comendador mayor 
de Castilla , desbarataron á los que levaban la recua á Ron- 
ches : é como sopo el Rey que la su flota era yá delante 
de Lisbona. 221 

Cap. XI. Como el Rey llegó á Cibdad Rodrigo : é del con- 
sejo que ovo sí entrarla en el Regno de Portogal. 222 

Cap. XII. Como el Rey Don Juan entró en Portogal , é de 
las cosas que y acaescieron antes de la batalla. 225 

Cap. XIII. Como el Rey Don Juan continuó su camino ; é 
como algunos Caballeros suyos, por su mandamiento, fabla- 
ron con Ñuño Alvarez antes de la batalla. 227 

Cap. XIV. Del consejo que el Rey Don Juan ovo sobre la 
ordenanza de la batalla : é de como fué la batalla. 230 

Cap. XV. Como el Rey Don Juan , después de la batalla des- 
baratada , partió del campo , é llegó á Santarén : é como 
entró en la mar , é se fué para Sevilla : é qué Caballeros 
morieron en la batalla. 235 

Cap. XVI. Como Don Carlos Infante de Navarra venia al 
Rey para entrar con él en Portogal. 237 

Cap. XVII. Como el Maestre Davis cobró muchas villas é 
castillos que estaban por el Rey Don Juan en Portogal des- 
pués que la batalla fué fecha, 238 

Cap. XVIII. Como el Maestre DavIs envió su Condestable 
Ñuño Alvarez , é otras sus gentes , que entrasen en Cas- 
tilla : é lo que y acaesció. 239 

Cap. XIX. Como el Maestre Davis cercó á Chaves é la tomó. 240 

Cap. XX. Como el Rey Don Juan llegó á Sevilla después 
de la batalla , é lo que fizo. 241 

Cap. XXI. De lo que en este año acaesció en el Ducado de 
Milán, „ 242 

ANO OCTAVO. 

Cap, I. Como los Mensageros que el Rey envió al Rey de 
Francia llegaron á él á París , é lo que le dixeron de par- 
tes del Rey Don Juan. 243 

Cap. 



xvn 

Cap. n. De la respuesta que el Rey de Francia fizo á los 
Mensageros del Rey de Castilla, ' 244 

Cap. III. De la carta que el Papa Clemente VIL envió al 
Rey Don Juan consolándole de la pérdida de la batalla de 
Portogal. 246 

Cap. IV. Como el Conde Don Pedro , que estaba en Fran- 
cia , vino á la merced del Rey por le servir , después que 
sopo la pérdida de la batalla. 247 

Cap. V. Como el Maestre Davis cercó la cibdad de Coria. 248 

Cap. VI. Como el Duque de Alencastre vino en Galicia , é 
qué Compañas traía, 249 

Cap. VIL Como el Maestre Davis sopo que el Duque de 
Alencastre era en Galicia , é como se vieron ■, é lo que 
trataron. 250 

Cap. VIII. Como el Rey de Castilla facía bastecer las sus cib 
dades ¿ villas , é se apercevia quanto podia , porque sus 
enemigos querían entrar en su Regno. 252 

Cap. IXo Como el Duque de Alencastre envió un su Heraute 
al Rey de Castilla : é como el Rey envió sus Mensageros al 
Duque de Alencastre, 253 

Cap. X. Como el Duque de Alencastre dio su respuesta á 
los Embaxadores del Rey de Castilla sobre las razones que 
le díxeron, 257 

Cap. XI. De lo que acaescló este Año en el Regno de Fran- 
cia , é en Aragón , é en Navarra. 561' 

Cap. XIL De lo que en este Año acaesció en el Regno de 
Ungría ^ 262 

ANO NONO. 

Cap. I. De como el Duque de Alencastre , é el Maestre Da- 
vis entraron en Castilla por la partida de Benavente. 263 

Cap. II. Como el Duque de Alencastre , é el Maestre Davis 
perdían mucha gente que moría de pestilencia. 264 

Cap. III. Como el Duque de Alencastre , é el Maestre Davis 
partieron de Castilla ,é se tornaron á Portogal. 265 

Cap, IV. Como el Rey Don Juan sopo que el Duque de Bor- 
bon , é las gentes de Francia venían en su ayuda. 266 

Cap. V. Como el Rey ordenó que los Capitanes de las dos 
mil lanzas se tornasen á Francia con toda su gente. 267 

Cap. VI. Como el Rey Don Juan envió tratar con el Duque 
de Alencastre. ^ 268 

Cap. VIL Del trato que el Duque de Alencastre ovo con el 
Maestre Davis antes de su partida de Portogal, 269 

*** AÑO 



XVIII 
ANO DÉCIMO. 

Cap. I. Como después que el Duque de Alencastre llegó á 
Bayona fueron y los Mensageros del Rey de Castilla , é fir- 
maron los tratos que eran acordados , é los capítulos que 
ovo en ellos? 271 

Cap. II. De los capítulos que ovo en el trato del Rey Don 
Juan con el Duque de Alencastre , é su muger la Duquesa. 272 

Cap. III. Como vino la Princesa Doña Catalina en Castilla: 
é como el Rey ordenó que se catase otra manera para pa- 
gar los seiscientos mil francos , por quanto los Fijos-dal- 
go , é algunos libertados , se quejaban del repartimiento 
primero. 278 

Cap. IV. Como el Rey Don Juan vino á Falencia , é se ficie- 
ron las solemnidades de las bodas del Príncipe su fijo , é de 
la Princesa Daña Catalina. 280 

Cap. V. Como la Duquesa Doña Costanza vino al Rey Don 
Juan á Medina del Campo. 281 

Cap. VI. De la cavalgada que el Rey de Francia fizo este 
año en Alemana. ibid. 

ANO UNDÉCIMO. 

Cap. I. Como se trataron vistas entre el Rey Don Juan , é 

el Duque de Alencastre ; pero non se vieron. 283 

Cap. II. Como el Rey envió sus Mensageros al Duque de 

Alencastre á se escusar de las vistas. 285 

Cap. III. Como respondió el Duque á los Mensageros del 

Rey de Castilla. ibid. 

Cap. IV. Como el Rey partió de Vi£toria para Burgos , é 

dende para Segovia, dó fizo Cortes. 288 

Cap. V. Como sopo el Rey Don Juan que el Maestre Davis 

tenia cercada la cibdad de Tuy. 289 

Cap. VI. Como el Rey fué á León : é como fizo tregua con 

Portogctl por cierto tiempo. 290 

AÑO DOCENO. 

Cap. I. De como el Rey Don Juan fizo Cortes en Guadal- 
fajara : é del renunciamiento del Regno que quería facer, 
é como pidió consejo sobre ello. 292 

Cap. II. Como los del consejo del Rey le respondieron so- 
bre la renunciación del Regno que queria facer. 293 

Cap. 



' XIX 

Cap. III. Como el Rey dlxo en las Cortes algunas razones 
que aqu¡ oiredes. 302 

Cap. IV. Como el Rey Don Juan dio al Infante Don Fer- 
rando armas , é el Señorío de Lara , é el Ducado de Pe- 
ñafiel, é el Condado de Mayorga , é otras cosas, en las Cor- 
tes de Guadalfajara. 304 

Cap. V, Como los del Regno fablaron con el Rey Don Ju.in 
en estas Cortes : é de lo que el Rey se quisiera servir del 
Regno. 306 

Cap. VI. De lo que fué ordenado en las Cortes en el fecho 
de Lis lanzas del Regno. 311 

Cap. VIL Como todos los del Regno se querellaron al Rey 
de lo quel Papa facia en los Beneficios del Regno. 314 

Cap. VIH. Como el Rey de Navarra envió sus Embaxado- 
res al Rey Don Juan por la ida de la Reyna Doña Leonor 
su muger para Navarra. 316 

Cap. IX. Como los del consejo del Rey le' dixeron lo que 
les parescia sobre el fecho de la Reyna de Navarra. 321 

Cap. X. Como los Embaxadores del Rey de Navarra de- 
mandaron al Rey Don Juan , que fablase con la Reyna su 
hermana que enviase la fija mayor á Navarra. 325 

Cap. XI. De algunas cosas que los Perlados pidieron á el Rey 
en estas Cortes. 326 

Cap. XII. Como los Perlados se querellaron al Rey sobre 
el pecho que demandaban á los Clérigos por las hereda- 
des que compraban : é de los yantares de algunas Iglesias 
de Galicia. 334 

Cap. XIII. Como declaró el Rey las apelaciones de los Seño- 
res cómo debían ser. 335 

Cap. XIV. Como los Señores é Caballeros del Regno requi- 
rieron é pidieron merced al Rey por la cláusula que ficiera 
el Rey Don Enrique su padre sobre los donadlos. 337 

Cap. XV. Como vinieron al Rey Mensagcros del Rey de 
Granada por firmar treguas con él. 335 

Cap. XVI. Como vinieron al Rey Mensageros del Rey de 
Portugal. ibid. 

Cap. XVII. Como el Rey fué á Roa , é envió su sobrina la 
Infanta Doña Juana á Navarra. 340 

Cap. XVIII. De las devisas que el Rey Don Juan fizo. ibid. 

Cap. XIX. Como el Rey fundó el Monesterio de Cartuxa 
en el Val de Lozoya. 341 

Cap. XX. Como finó el Rey Don Juaa en Alcalá de He- 
nares. 342 

*** 2 DE ' 



XX 

DE LA CRÓNICA 

DEL REY DON ENRIQUE III. 
SIGUE EL ANO ANTERIOR. 

Cap. I. Como los grandes Señores , é los Procuradores de los 
Regnos de Castilla é de León vinieron al Rey Don Enri- 
que , que nuevamente regnaba á la villa de Madrid. 545 

Cap. II. Como se puso casamiento del Infante Don Ferran- 
do hermano del Rey , con Doña Leonor Condesa de Al- 
burquerque , fija del Conde Don Sancho 347 

Cap. III. De las cosas que se trataron en Madrid estando jun- 
tos el Arzobispo de Toledo , é los Maestres , é Caballeros, 
é Procuradores de cibdades , sobre qué manera se tendría 
en la gobernación del Regno. jro 

Cap. IV. Como fué fallado el Testamento del Rey Don 

ANO PRIMERO 

Cap. I. Como acordaron todos que el Regno se rigiese por 
Consejo. 354 

Cap. II. Como abajaron la moneda que llamaban blancos. 357 

Cap. III. Como el Arzobispo de Toledo non se conformaba 
de la vía del Consejo , é lo que sobre esto acaesció- 3^8 

Cap. IV. Como el Arzobispo de Toledo dixo que non que- 
ría tener mas preso al Conde Don Alfonso. 360 

Cap. V. Del levantamiento que ovo en Sevilla , é Córdoba, 
é otros logares contra los Judios. 361 

Cap. VI. Como el Arzobispo de Toledo par-tió de Madrid, 
é envió sus cartas á muchas partes , diciendo que debia ser 
guardado el Testamento del Rey Don Juan. 362 

Cap. VII. Como partió el Duque de Benavente de Madrid, 
é se fué para su tierra. 364 

Cap. VIII. Como el Rey é los del Consejo enviaron llamar 
al Duque de Benavente , é al Arzobispo de Toledo , é al 
Marqués de Villena , para facer Cortes. 365 

Cap. IX. Como los del Consejo enviaron decir al Arzobispo 
de Toledo algunas razones sobre estos fechos , é la respuesta 

. que el Arzobispo les dio. 366 

Cap. X. Como el Papa Clemente VIL envió al Ot^ispo de 

Sant 



XXI 

Sant Poncc con cartas de consolación para el Rey Don 
Enrique. 371 

Cap. XI. De otra carta que envió el Papa á los del Consejo 
con el Obispo de Sant Ponce. 37 j 

Cap. XII. De lo que el Obispo de Sant Ponce dixo ante el 
Rey : é de lo que respondió el Arzobispo de Santiago en 
su nombre. 374 

Cap. XIII. Como los del Consejo rogaron al Obispo de Sant 
Ponce que fuese al Arzobispo de Toledo , é como envia- 
ron otros Mensageros con él. 377 

Cap. XIV. Como el Obispo de Sant Ponce , é los Mensage- 
ros de los del Consejo fablaron al Arzobispo de Toledo ; é 

" de lo que el Arzobispo respondió. 378 

Cap. XV. Como llegaron al Rey Don Enrique Mensageros 
del Rey de Francia, 382 

Cap. XVI. Como llegaron al Rey Mensageros del Rey de 
Navarra. 385 

Cap. XVI T. Como el Rey de Aragón envió sus Mensageros 
al Rey Don Enrique. 386 

Cap. XVIII. Como el Duque de Alencastre envió sus Men- 
sageros al Rey Don Enrique. 387 

Cap. XIX. Como el Rey é los de su Consejo enviaron al 
Conde Don Pedro , é al Maestre de Santiago á fablar 
con el Arzobispo de Toledo sobre fecho del Testa- 
mento. 388 

Cap. XX. Como el Rey estando en Segovia ovo nuevas que 
los Judios eran destroidos en Sevilla , é en Córdoba , é en 
otras partidas del Regno. 350 

Cap. XXI. Como el Conde Don Pedro demandó la Condes- 
tablia que tenia el Marqués de Villena. 30 1 

Cap. XXil. Como la Reyna de Navarra , é el Conde Don 
Pedro , é otros Caballeros se acordaron con los del Con- 
sejo , é como ficieron al Conde Don Pedro Condestable 
de Castilla. 353 

Cap. XXI II. Como por razón del Testamento se ficieron en 
el Regno dos vandos. ^g^ 

Cap. XXIV. Como el Rey partió de Segovia para Cuellar , é 
como enviaron requerir al Arzobispo de Toledo. ibid. 

Cap. XXV. Como el Duque de Benavente , é el Arzo- 
bispo de Toledo , é el Maestre de Alcántara se juntaron 
en uno ; é como la Reyna de Navarra fué á ellos por po- 
ner paz. 398 

Cap. XXVI. Como la Reyna de Navarra trató que se viesen 
algunos Señores de Cada parte por fablar en este fecho. 399 

Cap. 



XXII 

Cap. XXVII. En que acuerdo fincaron las vistas que ficie- 

ron los Señores. 401 

Cap. XXVIII. Como se ordenó de sacar de prisión al Conde 

Don Alfonso. 402 

Cap. XXIX. Como el Duque de Benavente é el Arzobispo 

de Toledo llegaron á las Cortes de Burgos. 403 

Cap. XXX. Como pusieron el fecho del Testamento en 

mano de Letrados que dixesen lo que era derecho. 405 

AÑO SEGUNDO. 

Cap. I. De otra manera de gobernamiento que fué tratada 
en Burgos. 408 

Cap. II. Como fué acordado que el Conde Don Alfonso 
fuese en el regimiento. 409 

Cap. III. Como ovo escándalo en la Corte por la muerte 
de Dia Sánchez de Rojas , é se desbarató toda la avenen- 
cia que tenían sobre el regimiento. 411 

Cap. IV. Como se declaró de tener por la ordenanza del 
Testamento del Rey Don Juan. 412 

Cap. V. Como el Duque de Benavente se fué para su tier- 
ra , é el Arzobispo de Toledo trató con los de la otra 
partida sus fechos. 413' 

Cap. VI. Testamento del Rey Don Juan el Primero. 414 

Cap. VIL De las cosas contenidas en el Testamento que 
non se pudieron guardar. 4j6 

Cap. VIII. Como los Tutores que eran en Burgos comen- 
zaron á ordenar el Regno segund la ordenanza del Tes- 
tamento. 441 

Cap. IX. Como el Conde de Niebla llegó á Burgos : é de 
lo que acaesció. 443 

Cap. X. Como el Rey partió de Burgos é se fué para 
Segovia. 445 

Cap. XI. Como llegaron al Rey los Mensageros que avian 
ido tratar la tregua con Portogal. 446 

Cap. XIL Como la Reyna de Navarra llegó á Segovia , é 
íabló con el Rey sobre el casamiento del Duque de Be- 
navente. 447 

Cap. XIII. Como el Arzobispo de Toledo , fué al Duque 
de Benavente , é de lo que acaesció en Zamora. 450 

Cap. XIV. Como el Rey Don Enrique sopo nuevas de 
los Mensageros que enviara tratar las treguas de Porto- 

. gal. ^ 453 

Cap. XV. Como el Rey partió de Segovia , é se fué para 

Me- 



XXIII 

Medina del Campo : é como el Duque de Benavente vino 

á Pedrosa , que es cerca de Toro. 4j^ 

Cap. XVI. Como los Mensageros que trataban las treguas de 
Portogal enviaron decir al Rey lo que era tratado en razón 
de las dichas treguas. 45:5-^ 

Cap. XVII. Como los Moros de Granada entraron en el 
. Regno de Murcia. 457 

Cap. XVIII. De lo que este Año acaesció en el Regno de 
Francia. 458 

AÑO TERCERO. 

Cap. I. Como el Rey envió al Arzobispo de Toledo á 
Pedrosa dó estaba el Duque de Benavente. 4555 

Cap. II. Como el Arzobispo tornó á Medina del Campo , é 
de lo que se fizo en razón del Duque de Benavente. 463 

Cap. III. Como el Duque de Benavente partió de Pedrosa, 
é lo que le acaesció. 464 

Cap. IV. Como ficieron los que estaban con el Rey , é 
otrosí el Arzobispo de Toledo desque sopo que el Du- 
que era partido de Pedrosa 466 

Cap. V, Como el Duque se fué para Mayorga. 467 

Cap. VI. Como los Mensageros que el Rey envió tratar 
treguas con Portogal le enviaron decir lo que se libró. 468 

Cap. VII. Como el Rey cobró el Alcázar de Zamora. 470 

Cap. VIII. Como se otorgaron las treguas entre los Reyes 
de Castilla é Portogal. 472 

Cap. IX. De algunos escándalos que ovo en la cibdad de 
Zamora , é como fueron detenidos el Arzobispo de To- 
ledo c Juan de .Velasco. 473 

Cap. X. Como vinieron al Rey Mensageros del Rey de 
Francia. 478 

Cap. XI. Como se vio el Arzobispo de Santiago con el 
Duque de Benavente , é de la pleytesia que fizo. ibid. 

Cap. XII. Como el Rey fué á Burgos , é el Duque de Be- 
navente vino á la su merced. 47P 

Cap. XIII. Como el Rey ovo nuevas que las treguas con 
Portogal eran firmadas. 480 

Cap. XIV. Como llegaron al Rey Mensageros del Duque 
de Alencastre. ibid. 

Cap. XV. Como el Legado del Papa trató que fuesen tor- 
nados sus castillos al Arzobispo de Toledo , é alzó el 
entredicho. 481 

Gap. XVI. Como el Legado del Papa fabló con el Rey so- 
bre 



XXIV 
bre que fuera dicho al Papa que los Beneficios que te- 
niau los estrangeros eran embargados , é como el Rey de 
Francia envió sus Mensageros al Rey sobre ello. 482 

Cap. XVII. Como el Rey Don Enrique tomó el regimiento 
é gobernación del Regno antes de aver complido los car- 
torce años. 484 

Cap. XVIII. Como el Rey Don Enrique envió mandar á 
los de sus Regnos que viniesen á Cortes que quería fa- 
cer en la villa de Madrid. 487 

Cap. XIX. Como el Rey Don Enrique en quanto se ayun- 
taban las Cortes , fué á tomar el Señorío de Vizcaya. 488 

Cap. XX. Como en este Año algunos marineros de Casti-lla 
fueron á las islas de Canarias. 493 

Cap- XXI. Como el Rey se asentó en sus Cortes , é lo que 
dixo aquel dia. ^ 4$>4 

Cap. XXII. Como el Rey se asentó otro dia en las Cor- 
tes , é la respuesta que el Regno le dio. 495 

Cap. XXIII. Como el dia de las Cortes rebocó el Rey todo 
lo que ficieran sus Tutores, 498 

Cap. XXIV. Como el Rey dixo en las Cortes que quita- 
ba los omenages que los del Regno unos á otros ficieran 
por manera de ligas en el íiempo de las tutorías. 499, 

Cap. XXV. Como el Infante Don Ferrando hermano del 
Rey se desposó con Doña Leonor Condesa de Albur- 
querque. 500 

Cap. XX.VI. Como el Rey mandó ordenar las nóminas de 
las tierras é mercedes é mantenimientos , é como se fizo, ^oi 

AÑO QUARTO. 

Cap. I. Como el Rey partió de Madrid , é fué para lUescas : é 
como sus Tesoreros le enviaron decir que el Duque de 
Benavente tomaba las sus rentas. 502 

Cap. II. Como el Rey envió á Garci González de Perrera 
su Mariscal al Duque de Benavente sobre estas tomas que 
facía de sus rentas : otrosí para que fablase cora la Rey na 
de Navarra. 5^04 

Cap. III. Como el Arzobispo de Santiago partió del Rey, 
é se fué para Castilla : é como Garci González fabló con 
el Duque. ' 506 

Cap. IV. Como el Rey vino á Alcalá de Henares , é lle- 
garon y á él Mensageros del Rey de Navarra. 507J 

Cap. V. Como llegaron al Rey Mensageros del Maestre Da- 
vis que se Uamaba Rey de Portogal. 509 

Cap. 



XXV 

Cap. VI. Como Garci González de Perrera tornó al Rey 
á Madrid, é la respuesta que trojo. 510 

Cap. VII. Como fizo el Rey desque sopo por Garci Gon- 
zález las maneras del Duque , é del Conde Don Alfonso, 
é de los otros. 511 

Cap, VIII. Como el Maestre de Alcántara fizo requesta 
al Rey de Granada , é como partió de Alcántara con 
este propósito. 5x3 

Cap. IX. Como los Mensageros del Rey fablaron coa el 
Maestre de Alcántara. 514 

Cap. X. Como Don Alfonso Ferrandez , é Diego Ferran- 
dez su hermano fablaron coa el Maestre , cuidando le 
destorbar esta cabalgada : é como el Maestre morió ea 
ella, ibid. 

Cap. XI. De lo que el Rey fizo desque sopo quel Maes- 
tre de Alcántara fuera muerto. 5 1 8 

Cap. XII. Como el Maestre de Santiago vino al Rey , é 
fabló coa él. 515 

Cap. XHI. Como el Rey fué para Toledo , é envió cartas 
á sus Vasallos íqne ayuntasen Compañas : é como el Duque, 
é otros las ayuntaron. 520 

Cap. XIV. Como el Marqués de Villena vino á la mer- 
ced del Rey. 521 

Cap. XV, Como el Rey pasó los puertos de Guadarrama 
para Castilla , é fué á Valladolid, 523 

Cap. XVI. Como el Duque de Benavente , é el Arzobispo 
de Santiago vinieron al Rey á Valladolid , é como el 
Duque fabló al Rey. 5^24 

Cap. XVII. De la respuesta quel Rey dio al Duque , é de 
lo que ende se libró. ¡26 

Cap. XVIII. Como vino al Rey el Conde Don Pedro ,é 
lo que pasó con su venida. 528 

Cap. XIX. Como vinieron al Rey á Valladolid Mensageros 
del Rey de Navarra. 529 

Cap. XX. Como el Rey partió de Valladolid, é fué á Paredes 
de Nava , é puso el logar en fialdad. 530 

Cap. XXI. Como el Rey envió mandar al Conde Don Al- 
fonso que ficiese el jurameato de tener las treguas de Por- 
togal : é de la respuesta que dio. 531 

Cap, XXII. Como el Marqués de Villena dio su poder para 
jurar las treguas de Portogal , é como en Portogal xion qui- 
sieron rescebir el juramento. 532 

Cap. XXIII. Como el Conde Don Pedro se fue para Roa: 

é como la Reyna de Navarra envió sus Mensageros al Rey 

**** á 



XXVI 

á le pedir seguro para venir á él. ibid. 

Cap. XXIV. Como el Rey fué á Burgos , é sopo como el 
Conde Don Pedro se fuera p.ira Roa : é como mandó pren- 
der al Duque de Bejiavenre. ¡■^■^ 

Cap. XXV. Como el Rey envió á tomar todos los logares 
del Duque é del Conde Don Pedro. 555^ 

Cap. XXVf. Como el Rey partió de Burgos, é fué para Roa. 536 

Cap. XXVI í. Como el Rey partió de Roa , é vino á Valla- 
dolid : é dende fué para Asturias , por quanto el Conde Don 
Alfonso non quería venir á él. 558 

Cap. XXVIII. Como el Rey estando en León confiscó todos 
los bienes del Conde Don Alfonso para la su Corona , é 
fizo dello juramento. 5^p 

Cap. XXIX. Como el Rey envió Compañas á Asturias para 
cobrar la cibdad de Oviedo : é como luego partió de León, 
é fué para Gijón é cercó al Conde. 540 

Cap. XXX. Como el Conde Don Pedro vino á la merced 
del Rey. 541 

Cap. XXXI. Como el Conde Don Alfonso fizo pleytesia 
con el Rey. 544 

ANO QUINTO. 

Cap. I. Como el Rey ordenó que la Reyna de Navarra su tía 
fuese para el Rey su marido. 544. 

Cap. II. Como la Reyna de Navarra partió de Valladolid 
para ir al Rey su marido , é como el Rey Don Enrique 
fué con ella. 54J; 

Cap. III. Como el Rey partió de Alfaro con la Reyna su tía, 
é fué con ella fasta los términos de Navarra. 546 

Cap. IV. Como el Rey asosegó algunos fechos que eran en la 
villa de Agreda contra Juan Furtado de Mendoza. 547 

Cap. V. Como el Rey envió sus Embaxadores al Rey de 
Francia sobre el fecho de Gijón , dó estaba el Conde Don 
Alfonso. 548 

Cap. VI. Como el Conde Don Alfonso llegó en París dó 
estaba el Rey de Francia ; é los Mensageros del Rey de 
Castilla le acusaban delante el dicho Rey. 54^ 

Cap. VIL Como el Rey, después que pasó el plazo del com- 
promiso que pusiera en el Rey de Francia , mandó cercair 
á Gijón. 554 

Cap. VIII. De la respuesta quel Rey de Francia dio á los 
Mensageros del Rey de Castilla , é del requerimiento que 
ellos le ficieron. 555 

Cap, 



XXVII 

Cap. IX. Como el Rey Don Enrique cercó á Gljón , dó es- 
taba la Condesa muger del Conde Don Alfonso , é vino 
á Madrid. 556 

Cap. X. Como el Rey partió de Madrid é fué para el Anda- 
lucia : é como vinieron á él en el camino Mensageros del 
Rey de Granada. 55:7 

Cap. XI. De lo que en este Año acaesció en la Corte del 
Papa de Aviñon. ibid. 

Cap. XII. Como fué esleído el Cardenal Don Pedro de Luna 
por Papa , é fué llamado Benedi£to Treceno. 559 

Cap. XIII. Como el Rey de Francia rescivió las cartas del 
Papa Benedidto , é le envió luego Embaxadores por le fa- 
cer reverencia 560 

Cap. XIV. Como el Rey de Francia ayuntó en París los Per- 
lados de su Regno sobre la unión de la Iglesia , é de la em- 
baxada que botn-p ello pnv'tó al Papa. 561 

Cap. XV. Como los Duques llegaron al Papa en Aviñon , é 
le dixeron su Embaxada ; é lo quel Papa é ellos platicaronj 
é lo quel Papa respondió. ^52 

Cap. XVI. De la plática que entre el Papa é los Cardenales 
ovo con los Duques sobre las vias de la unión. ¿65 

Cap. XVII. Del consejo que los Duques ovieron con los 
Cardenales en Villanueva de Aviñon. jg^ 

Cap. XVIII. De la respuesta que el Papa Benedido dio por 
Buida á los Duques. c^t 

Cap. XIX. Como los Duques non se tovieron por contentos 
de la respuesta del Papa : é como fué quemado un arco de 
la puente de Aviñon, r 5q 

Cap. XX. En que se contiene una cédula del Papa en que 
alargó su respuesta. ryo 

Cap. XXI. Como los Duques fueron á posar en Aviñon , é 
de los tratos que tovieron con los Cardenales. eji 

Cap. XXII. En que se contiene una inivicion en que el Papa 
mandó á los Cardenales que non pusiesen sus nombres en 
la cédula que los Duques les demandaban. ^72 

Cap. XXIII. Copia de la cédula que los Duques de Francia 
daban á los Cardenales que otorgasen é firmasen de sus 
nombres. ^y^ 

Cap. XXIV. Como los Maestros é los Do£tores , que vinie- 
ron al Papa por partes de la Universidad de París, le pidie- 
ron que los quisiese oir en público Consistorio , é la res- 
puesta quel Papa les dio. ibid. 

Cap. XXV. Como vinieron los Duques de Francia , é algu- 
nos Cardenales al palacio del Papa , é se afirmaban pidien- 
do 



XXVIII 

do la vía de la renunciación. ibid. 

Cap. XXVI. Como después de esto vinieron los Duques al 
Papa , é le demandaron tres peticiones ; é de la respuesta 
quel Papa les dio. ¡bid. 

Cap. XXVII. Como los Duques demandaron al Papa que 
les diese audiencia en Consistorio general ; é la respuesta 
que les dio. ibid. 

Cap. XXVIII. Como los Duques é los Cardenales ficieron 
proponer algunas cosas en el Monesterio de Sant Francisco, ibid. 

AÑO SEXTO, 

De las vistas quel Rey de Francia , é Inglaterra ovieron en 
uno , é como el Rey de Inglaterra tomó por muger 4 
Doña Isabel fija del Rey de Francia. 575 

De la batalla que Amorato Rey dp loa Turcoo -venció con- 
tra los Húngaros. 581 

Nota y suplemento que se halla al fin de algunos MSS. 582 

Adiciones á las Notas de la Crónica del Rey Don Enri- 
que II. ^ _ 585 
Adiciones á las Notas de la Crónica del Rey Don Juan I. 619 
Adiciones á las Notas de la Crónica del Rey Don Enri- 
que III. 647 



SI- 



Pag. I. 

SIGUE LA CRÓNICA 

DEL REY DON ENRIQUE 

SEGUNDO DE CASTILLA- 
A Ñ O Q U A R T O. 

___ .V^V 

== ' '■' - - ' • ' ^v^ ■ ■ ■ 



C^= 



=a 



C APITUL o IX. 

QUALES CABALLEROS FUERON PRESOS 

qiiando el Rey Don Pedro morió , é como el Rey Don 
Enriqíte fué ^ara el Andalucía. 

^Tro día después que el Rey Don Pedro fué muerto a. C. 

los que estaban en el castillo de Montiel vinieron á 1569. 

la merced del Rey Don Enrique , é entregáronle la 
cámara é joyas é dineros que alli tenian , que fueran del 
Rey Don Pedro. Pero esa noche quando el Rey Don Pe- 
dro morio' I fueron presos Don Ferrando de Castro , é 




Tom. II, 

I Abrev. Pero esa noche quando el 
Rey D.Pedro murió fueron presos Don 
Fernando de Castro, é Fernand Alfonso 
de Zamora' , é Garci Fernandez de Vi- 
llodre , é Gonzalo González Davila , é 
otros que con el Rey Don Pedro hablan 
salido del Castillo. Adelante caip. 4. 
del Año VII. se dice , que Fernán 
Alfonso de Zamora se habia huido 
de la prisión. También es de adver- 
tir , que Garci Fernandez de Villo- 
dre, que en algunos libros de mano se 
llama de Villahodre , y hasta el fin 
siguió el servicio del Rey Don Pedro, 
el siguiente Año de 1370. estaba en 
su libertad , pues en la Historia del 
Jiey Don Hernando de Portugal se 
kefiere , que quando se confederó con 



A Men 

el Rey de Aragón para hacer guerra 
al Rey Don Enrique , envió sueldo 
á Garci Fernandez de Villodre , que 
estaba en el Reyno de Murcia , y 
habia de servir en aquella guerra can 
quatrocientas lanzas. El -año de 
1374. vino al Rey de Aragón el mis- 
mo Garci Fernandez con Roger Ber- 
naldo de Fox Vizconde de Castelbó, 
á procurar de parte del Duque Juan 
de AUncastre , que el Rey de Ara- 
gón se confederase con el Duque 
piara hacer la guerra contra el Rey 
Don Enrique. Por ciertas memorias 
parece que fue heredado en el Rey- 
no de Murcia , y en la ciudad de 
Alcaraz. Casó con Doña Inés de Vi- 
llena , hija de Don Juan Sánchez 

Ma- 



A. C. 

IJ69. 



s CronmcadelRey 

Alen Rodríguez de Senabria , é Diego González de Oviedo 
fijo del Maestre de Alcántara Don Gonzalo Martínez , é 
Gonzalo González de Avila , é otros Caballeros que con el 
Rey Don Pedro avian salido del castillo. E el Rey Don En- 
rique , luego que el Rey Don Pedro fué muerto , partió de 
alli , é fuese para Sevilla 2 : q ante que él llegase allá ya 

avia 



Matmel , y hubieron á Catalina Sán- 
chez de Villodre , que casó con Litis 
Méndez de Sotomayor Señor del Car- 
fio ; y estos hubieron d Garci Mén- 
dez de Sotomayor , y d Gómez Gar- 
da , y d Alfonso Méndez de Soto- 
mayor ,y dos hijas , que fueron Guio- 
mar Méndez , y Maria Méndez. 
Estos hermanos de Garci Méndez 
de Sotomayor eran menores de edad 
á catorce de Junio de 1389. Garci 
Fernandez de Villodre , y Doña Inés 
de Villena tuvieron otra hija que se 
llamó Elvira Sánchez de Villodre, 
que casó con Mosen Enrique Cribel. 
Tuvo hijos Garci Fernandez dPero 
Fernandez , Garci Fernandez , y 
Fernán Sánchez , que murieron en 
vida de Elvira Sánchez su, herma- 
na , y no dexaron succesion , ni se 
declara ser legitimas , aunque parece 
que lo eran. En el repartimiento de 
los heredamientos de la ciudad de 
Sevilla , que se hizo en tiempo del 
Rey Don Alonso , hijo del Rey Don 
Hernando el Santo , se hace mención 
de Rui Garda de Villodre: y en otras 
escrituras originales se llaman estos 
Caballeros de Villahodre. Z. Véase 
en las Adiciones d estas Notas una 
carta del Rey Don Enrique d la 
dudad de Murcia que trae Cáscales 
Hist. fol. 131. E. 

2 Véanse en Zuñiga Anal, los Ca- 
balleros Sevillanos que acompaña- 
ron al Rey. Antes de partir de 
Montiel escribió día dudad de Mur- 
cia la Carta que se sigue : Al Con- 
cejo , é Oficiales , é Caballeros , é 
Escuderos , é Ornes buenos de la no- 
ble cibdad de Murcia , é á todos los 



otrcs Concejos , é Alcaldes de todas las 
otras Villas é lugares del Regno de 
Murcia , &c. Sabed que nos enviamos 
allá áDon Juan Sánchez Manuel Conde 
de Carrion á que ande por todo ese 
Regno , é faga todas las cosas que él 
entendiere que son mi servicio : por lo 
qual vos mandamos á todos , é á cada 
uno de vos , que creáis al dicho Conde 
en todo lo que vos dixere , ó enviare á 
decir de nuestra parte , é estéis dello 
ciertos , asi como si nos mesmo estan- 
do presente os lo dixesemos. E qual- 
quier seguridad , é prometimiento , é 
perdones que el dicho Conde ficiere en 
nuestro nombre en qualquier manera 
que sea , é por qualquier razón , nos 
vos prometemos, asi como Rey é Señor, 
de vos lo tener, é guardar , é complir en 
la manera que el dicho Conde lo ficie- 
re. Otrosí por esta nuestra Carta da- 
mos poder al dicho Conde para que 
por nos , é en nuestro nombre pueda 
tomar de vos qualquier pleyto omena- 
ge en qualquier manera que sea. E 
todo quanto el dicho Conde sobre esta 
razón en nuestro nombre ficiere lo ave- 
mos por firme é por valedero para agora 
é para todo tiempo. E por que desto 
seáis ciertos mandárnosle dar esta nues- 
tra Carta sellada con el sello de la po- 
ridad , en que escrebimos nuestro nom- 
bre. Dada en Montiel á 24. dias de 
Marzo Era de 1407. Nos el Rey. Cas- 
cales , Hist de Murcia pag. 122. 

Se copiarán en sus lugares, ó en las 
Adiciones á estas Notas , varias Cartas 
del Rey que trae el mismo Autor, 
por que en ellas se hallan circuns" 
tanciados algunos hechos que omitió 
el Cronista , ó refirió concisamente. E. 



Don Enrique Segundo. 3 

avia tomado Sevilla su voz , é estaba por él. E todos los lo- A. C. 
gares de la frontera que estaban por el Rey Don Pedro tor- ^3^9- 
naron á la parte del Rey Don Enrique ; salvo Carmona , do 
estaba Don Martin López de Córdoba que se llamaba Maes- 

5 tre de Caiatrava ; é en Castilla Zamora 3 , é Cibdad Rodri- 
go , é los logares que estaban por el Rey de Navarra , que 
eran Logroíío , é Viítoria , é Salvatierra de Álava , é San¿l:a 
Cruz de Campeszo ; é otrosí Molina , é el Castillo de Re- 
quena , que estaban por el Rey Don Pedro 4 , de los quales 

10 diremos adelante 5 . E desque el Rey Don Enrique llegó á 
Sevilla envió todas las mas Compañas á sus tierras , é lizo 
acometer algunas pleytesias á los de Carmona por los cobrar, 
diciendo , que pornia en el Regno de Inglaterra , ó en el de 
Portogal , ó en el de Granada á los fijos del Rey Don Pe- 

jj dro que alli estaban ,.é á Martin López de Córdoba, que se 
decia Maestre de Caiatrava , é á todos los que y eran , con 
el tesoro é joyas que fueron del Rey Don Pedro , é con to- 
do lo suyo ; pero non le quisieron facer pleytesia alguna. E 
desque vio el Rey Don Enrique que non podia cobrar á 

so Carmona , é que le cumplía de venir para Castilla , fizo acome- 
ter al Rey de Granada treguas ; é non quiso el Rey de Gra- 
nada. E dexó sus fronteros en aquella tierra , asi de los Mo- 
ros de Granada , como de Carmona al Maestre de Santiago 
Don Gonzalo Mexia , é á Don Pero Moñiz Maestre de Ca- 

25 latrava , é á Don Juan Alfonso de Guzman , que fizo eston- 
ce Conde de Niebla '^ , é á. Don Alfonso Pérez de Guzman 
Alguacil mayor de Sevilla 7 , é á todos los Ricos ornes , é 

A 2 Ca- 

3 Falta en la Abrev. desde en daba para asegurar que primero se 
Castilla Zamora , hasta diremos ade- entregaría d Judíos ó a Moros que 
lante. al Rey Don Enrique. E. 

4 En las impr. Don Pedro de 6 Concedió el Rey Don Enrique 
Aragón. E. este Condado á Don Juan Alfonso 

5 Sabida la muerte del Rey Don por AlvaLi de i. de Mayo Era 1406. 

Ve dro se entregaron al Rey de Ara- Año 1368. en dote con su sobrina 

gon la Villa de Molina y sus aldeas. Doña Juana Enriquez. Muerta Do- 

y los castillos de Requena , Cañete, ña Juana , casó con Doña Beatriz 

y otros. Véase a Zurita Anal. lib. X. de Castilla , hija del Rey Don En- 

eap. (¡.donde exprésalo que el Al- rique. Arch. de Medinasidonia. E. 

cayde de Cañete envió á decir al 7 Falta en la Abrev. desde Don 

Rey de Aragón , y las razones que Juan Alfonso, //¿íí/íí , mayor de Sevilla. 



4 CRO^MCADELREV 

A. C. Caballeros , é gentes del Andalucía. E estando et Rey Don 
ijóp. Enrique en Sevilla , antes que dende partiese sopo como 
los que estaban en Toledo , desque sopieron como el Rey 
Don Pedro era desbaratado é muerto , ficieron su pleytesia 
con el Arzobispo Don Gómez Manrique , é con ios otros 5 
Caballeros que él desára en el real , en manera que dieron 
la cibdad : é todos los que estaban cercados quedaron en la 
merced del Rey Don Enrique , que ya non tenian viandas 
que comer, E la Reyna Doña Juana muger del Rey Don 
Enrique , é el Infante Don Juan su fijo , desque sopieron en 10 
Burgos , dó estaban , todas estas nuevas , viniéronse para To- 
ledo , é esperaron alli al Rey, E llegáronse y estonce mu- 
chas Compañas con el Rey. 

CAPÍTULO X. 

COMO EL REY DON ENRIQUE TORNÓ 

fara la cibdad de Toledo , que era suya : / como envió d 

Francia for la Infanta Doña Leonor su Jija : é de las 

Compañas que envió d Requena. 

L Rey Don Enrique , desque ovo ordenado sus fronte- 
^ ras asi contra los Moros , como contra Carmona , partid 1 5 



de Sevilla , é vínose para Toledo i , é feUd y á la Reyna Do- 
ña Juana su muger , é al luíante Don Juan su fijo , que eran 
venidos de Burgos , donde avian estado en el tiempo que él 
estovo sobre Toledo : é luego ordenó de enviar á Francia por 
la Infanta Doña Leonor su fija, que la avia dexado en el cas- í20 
tillo de Pierapertusa , que el Rey de Francia le ficiera dar 
quando allá estaba. Otrosí , por quanto el castillo de Rec[ue- 
na , que oviera estado por el Rey Don Pedro , tomara la 
voz del Rey de Aragón , el Rey Don Enrique envió á esa 
comarca á Pero González de Mendoza, Mayordomo mayor 25 

del 

I Trata su caviino fara venir por Mayo A? Carta que se pondrá en las 
Murcia ; pero llegando d VilLmueva Adicioties á estas Notas , dándose por 
de Alcaraz le suspendió, y siguió ai o servido de la buena acogida que ha- 
ledo, después de haber escrito a dicha bia tenido en ella Don Juan San- 
ciudad de Murcia con data de 2.8. de i hez Manuel Conde de Carrion. E. 



Don Enrique Segundo. 5 

del Infante Don Juan su fijo primero heredero, é á Don Al- A. C. 
var Garcia de Albornoz , su Mayordomo mayor. E llegaron 1569. 
estos dos Caballeros con otros Vasallos del Rey , que iban en 
su compañía , á la Mancha de Monte Aragón 2 ^ q allí se 

^ juntaron en uno , é sopieron como Compañas de la cibdad 
de Valencia eran venidas á Requena por esforzar á los del 
castillo de la dicha villa , que estaban por el Rey de Aragón, 
é combatieran la villa de Requena que estaba por el Rey de 
Castilla , é non la pudieran tomar , ca avia aun departimien- 

10 to entre la villa é el castillo ; é se tornaron para Valencia. 
E Don Alvar Garcia de Albornoz , é Pero González de Men- 
doza , desque sopieron qué gentes de Valencia fincaran en el 
dicho castillo de Requena , cavalgaron una noche , é llega- 
ron á Requena , é fallaron en los arravales algunos de los de 

1 5 Valencia , é desbaratáronlos : é estovieron alli algunos dias , te- 
niendo cercados á los de Valencia , que estaban en el casti- 
llo. E los de Valencia , quando lo sopieron , partieron de la 
cibdad con muy grandes Compañas , é vinieron á Requena, 
é pasaron cerca del castillo. E Don Alvar Garcia , é Pero 

20 González de Mendoza estaban en la villa : é desque vieron 
los de Valencia que non querían pelear , tomaron los que 
estaban en el castillo de Requena , é fueronse para Valen- 
cia. 3 

CAPITULO XI. 

COMO EL REY DON ENRIQUE MANDÓ 

labrar una moneda que decían Cruzados , é otra 
que decían Reales. 

EL Rey Don Enrique , estando en Toledo , ovo su conse- 
jo , que por quanto avia de facer grandes pagas á Mo^ 
sen Beltran , é á los Estrangeros que con él vinieran , é otro- 
sí á los suyos , que non lo podia complir , por grandes pechos 

que 

2 De este nombre de Mancha de del Año 1320. y los vio en el Arclii- 
Moute Aragón se trata en una Nota al vo de Bar Letona. E. 
cap. 18. Año 2. del Rey Don Pedro, 3 Sobre esta guerra que se hizo 
^ag. 59. Los instrumentos en Fort u- entonces en las fronteras de Reqitena 
gues que alli menciona Zurita son y Molina entre el Rey Don Enri- 
que, 



6 Crónica delRey 

A. C. que en el Regno echase ; demás que su voluntad era de güar- 
^3^9- dar é non enojar á muchas comarcas del Regno que tovie- 
ron su voz. E por todo esto acordó' de mandar labrar mone- 
da : é fizo estonce labrar una moneda que decían Cruzados, 
que valia cada un Cruzado un maravedí : é otra moneda que 5 
decían Reales , que valían á tres maravedís , é era moneda 
baxa de ley. E ordenó el Rey que en cada Arzobispado é 
Obispado labrasen tal moneda , é púsola á renta i , é monto' 
grandes quantías. E luego de presente aprovecho'se , que pa- 
go' con ella á Mosén Beltraii , é á los Estrangeros que vínie- i o 
ran en su servicio ,"que les debía grandes quantias, otrosí á mu- 
chos de los suyos de mucho que les debía ; pero por tiempo 
daíío' mucho la dicha moneda , ca llegaron las cosas á muy 
grandes prescios , en guisa que valia una dobla trecientos ma- 
ravedís , é un caballo sesenta mil maravedís , é así las otras 15 
cosas. 

CAPITULO XII. 

COMO EL REY DON ENRIQUE OVO NUEVAS 

que el Rey Don Ferrando de Portogal le qiieria, 
jacer guerra. 

Estando el Rey Don Enrique en Toledo 2 ovo nuevas 
que el Rey Don Ferrando de Portogal se aparejaba pa- 
ra le facer guerra , diciendo , que pues el Rey Don Pedro 

era 

que y el de Aragón , y sobre las obreros y monederos , fara que labra- 
alianzas que se trataban por enton- sen moneda según las condiciones con 
ees entre los Reyes de Aragón , Na- que les arrendó esta labor. Entera. 
varra y Portugal con el Príncipe en las Adiciones á estas Notas , como 
de Gales , y los Reyes de Bena- se halla en Cascal. Hist. pag. 124. E. 
marin y Granada , para oponerse al 2 Estaba ya en Toledo á ir. ds 
Rey Don Enrique. Véase ^í Zurita, ]wño , desde donde escribió á la ciu~ 
Anal. lib. X. cap. 7. y 8. E. dad de Murcia mandándola red- 
I Con fecha de 15. de Mayo de biese por su Adelantado mayor á Don 
este Año mandó d los Concejos y Al- Juan Sánchez Manuel Conde de Car- 
caldes de Murcia y su Reyno hicie- rion primo de la Reyna : y con data 
sen dar á Fernán Garda Almo) a- de 12. la escribió también la Reyna 
rife de Sevilla , d Rui Pérez de Es- sobre el propio asunto. Véanse en las 
qiiivel , y a Argüís de Goce , Geno- Adiciones á estas Notas según las trae 
ves , la casa de la moneda de aqiie- Cáscales Hist. fol. 123. Jí. 
lia dudad con todos sus peltreckos, 



Don Enrique Segundo. 7 

era muerto , él fincaba por heredero de Castilla é de León, A. C. 
porque era bisnieto del Rey Don Sancho de Castilla , nieto 1569. 
de la Reyna Doña Beatriz , que fuera fija del dicho Rey Don 
Sancho : é que para esto el Rey de Portogal avia mandado 

e facer armada de doce galeas , é apercebir todos los Fijos-dal- 
go del su Regno. E el Rey Don Enrique envió luego gentes 
contra la frontera de Portogal, é contra los de Zamora , que aun 
estaba alzada , é non le obedescian ; antes avian enviado de- 
cir al Rey de Portogal como eran suyos 3 , é avian tomado 

10 su voz. Otrosí tomaron la parte del Rey de Portogal Cibdad 
Rodrigo , é Alcántara , é Valencia de Alcántara 4 , é la cib- 
dad de Tuy , que es en Galicia : é todos estos logares avian 
tomado la voz del Rey de Portogal , é acogian Compañas su- 
yas , é el Rey de Portogal les enviaba sueldo. E el Rey Don 

l^' Enrique , después que estas nuevas sopo, partió luego de To- 
ledo , é filé para Zamora 5 : é esto fué en el mes de Julio des'^ 
te año , que puso y su real de parte de la puente. 

CAPITULO XIII. ' 

COMO EL REY DON ENRIQUE SOPO QUE EL 

Rey de Portogal entraba en Galicia , ¿ Jué fara alldy 
¿ entró en Portogal. ^ 

Estando el Rey Don Enrique sobre Zamora cuidando tra- 
tar alguna pleytesia con los de la cibdad porque fuesen 
so suyos , ovo nuevas como el Rey Don Ferrando de Portogal 

en- 

3 Abrev. , . . que querían ser suyos, Junio , donde d pedimento de Fernán 
é avian tomado su voz. E otrosi toma- Alfonso de Saavedra , y Andrés Gar- 
rón la voz del Rey de Portugal Cib- cia de Laza Diputados de Murcia, 
dad Rodrigo , Alcántara , é Valencia de descachó Cédula asegurando á la 
Alcántara : é todos estos logares. . . ciudad que jamás la enagenaria de 

4 Alcántara, Valencia de Alean- la Corona , concediéndola varias mer- 
tara , y otros lugares tomaron la voz cedes , y confirmando los privilegios 
del Rey de Portugal , por que el que gozaba. Yó Miguel Ruiz la fice 
Maestre de Alcántara Don Melen escribir por mandado del Rey. Véase 
Suarez se habia pasado á su serví- -en las Adiciones á estas Notas , se^ 
cío. V. Torres Cron. de Alcánt. tom. 2. gun se halla en Cáscales Hist. de 
pag. 127. E. Murcia fol. 126. E. 

5 Estaba sobre T^naatdí i 29. de i Esta feliz jornada contra Por- 

tu- 



8 CRCNrCADELREY 

A. C. entrara por Galicia , é se le diera la Corana , é que toda la 
1569- tierra de Galicia le queria obedescer. E el Rey Don Enrique, 
desque sopo esto , partid luego de solxe Zamora , é fué pa- 
ra Galicia , por ir á pelear con el Rey de Portogal : é iban 
con el Rey Don Enrique ese camino Mosen Beltran de C4a- 5 
quin , é todos los Bretones que con él eran : otrosí todos los 
grandes Señores é Caballeros del su Regno. E el Rey de 
Portogal , desque sopo que el Rey Don Enrique era en Ga- 
licia , non quiso pelear con él , é fuese para la Coruña , é den- 
de entró en sus galeas , é fuese para Portogal : é los suyos 10 
que venían con él tornáronse por tierra 5 pero dexó en la Co- 
ruña algunos dellos , especialmente dexo y á Ñuño Freyre , 
Maestre de Chrístus en Portogal , con buena Compaña. E el 
Rey Don Enrique , desque sopo que el Rey de Portogal 
era tornado á su Regno , acordó con Mosen Beltran de Cía- i j 
quin que era con él , é con el Conde Don Sancho su her- 
mano , é con los otros Señores é Caballeros que y eran , que 
entrasen en Portogal , por ver sí podría el Rey Don Enri- 
que tratar algunas pleytesias con el Rey de Portogal , que 
fuese su amigo. E entro por la comarca de entre Duero é 30 
Miño , é cercó la cíbdad de Braga , é fizóle bastidas , é otros 
pertrechos, fasta que la tomó. E dende vino á Guimaranes, una 
villa de Portogal. 

CAPITULO XIV. 

COMO DON FERRANDO DE CASTRO SE FUSO 

en Gnhnarams. 

TEniendo el Rey Don Enrique cercada la villa de Gui- 
marañes , Don Ferrando de Castro (que andaba con él 25 
después que fuera preso en Montíel quando moriera el Rey 
Don Pedro , é el Rey Don Enrique le dexaba andar suelto, 
salvo que un Alguacil suyo , que decían Ramir Nuñez de 

las 
tus al , y lo que el Rey executó en cribió d la Rey na Doña J ti ana su 
ella hasta iS. de Agosto se refiere inuger desde Bízg^. Véase entera eji 
con mayor extensión y puntualidad las Adiciones á estas Notas. E, 
en una Carta que el mismo Rey es- 



DoTí Enrique Segundo. 9 

las Cuevas le guardaba) llego á la villa de Guiíilaranes dicien- A. C. 
do que quería tablar con los de la villa , para que se diesen 13^9' 
al Rey Don Enrique : é desque estovo cerca , metióse den- 
tro. E Ramir Nuñez , Alguacil que le guardaba , desque le 

^ vid entrado en la villa , non sopo que facer de miedo del Rey, ' 
é púsose dentro en la villa á peligro de muerte , é fué y lue- 
go preso. E el Rey Don Enricjue estovo sobre la villa de 
Guimaranes algunos dias , é vio que non la podía tomar : é 
partió dende , é estovo algunos dias en la comarca de entre 

10 Duero é Mirio faciendo daíío en toda la tierra. E querién- 
dose partir dende para se venir á Castilla , ovo nuevas é car-i 
tas del Rey Don Ferrando de Portogal que le queria dar ba- 
talla, si le atendiese. E estonce el Rey Don Enrique acordó 
de le esperar en su tierra cerca de una comarca que dicen 

1 5 Tras los Montes : é cercó una villa de Portogal que llaman 
Breganza ^ , é alli acordó de recoger sus gentes de Castilla; 
pero el Rey de Portogal non quiso pelear. E el Rey Don 
Enrique tomó la villa é castillo de Breganza que tenia cer- 
cada , é dexó en ella reeabdo , é tornóse para Castilla. 

CAPITULO XV. 

COMO EL REY DON ENRIQUE SOPO QUE LA 

cibdad de Algecira era perdida , / la cobrara el 
Rey de Granada. 

20 "|~7 Stando el Rey Don Enrique en Portogal faciendo guer- 
J^y ra este aíío que dicho avernos , ovo nuevas como la 
cibdad de Algecira , por mal reeabdo que en ella avia , la avian 
cobrado los Moros , é que el Rey de Granada viniera y por 
su cuerpo , é como después que la cobrara la mandara des- 

25 troir, é derribar los muros. E ovo el Rey Don Enrique , é 
todos los del Regno de Castilla , por la pérdida de Algecira 
muy grand pesar , por quanto la ganara el Rey Don Alfon- 
Tjim. IL B so 

I Con data de Braganza á 20. de de Rey , Soto Bermitdo , Valddaca, 
Octubre hizo merced d Juan Rodri- y el Castillo de Santibañez. ialaz. 
guez de Biedma, su Vasallo, de Villa Casa de Lara, tom. i. pag. 40Ó. 



lo Crónica delRev 

A. C. so su padre con muy grand trabajo del , é de todos los de su 
J 5^9- Regno , é con muy grand honra : é era una cibdad que cum- 
plía mucho á Castilla , especialmente á toda el Andalucía ; ca 
era grand puerto de mar i , é logar mucho abastado , ca tenia 
de la una parte á Portogal , é de la otra parte á Aragón , 5 
de do avia grandes acorros : é armábanse en la cibdad de Al- 
gecira dos galeas quando el Rey mandaba armar flota en Sevilla. 

CAPITULO XVI. 

COMO EL REY DON ENRIQUE VINO 

d Toro j é ordenó algunas cosas que eran ds 
su servicio, 

EL Rey Don Enrique , después que ovo cobrado la vi- 
lla é castillo de Breganza , que es en el Regno de Por- 
togal , partió dende , é vinose para Castilla á la villa de To- 10 
ro , é alli estovo algunos dias catando como pagase á Moseii 
Beltran 2 , é á los Estrangeros que estaban en su servicio , lo 
que les debia , por los enviar á sus tierras. Otrosi enviando 
siempre recabdo de gentes á la guerra que avia con el Rey 
de Granada , é á Galicia , é á Carmona , que estaban contra 1 5 
él : otrosi á Zamora , é á Cibdad Rodrigo , é otros logares 
que se tenían por Portogal , é estaban rebeldes contra él. E 
estovo el Rey Don Enrique en Toro lo que quedo' de este 
Año ordenando lo que cumplía á su servicio por poner re- 
cabdo en estas cosas. 3 20 

AÑO 

1 Zuñiga Anal, dice que el Rey vera , con sus oficios , rentas , fe- 
de Granada cegó este puerto , y que chas y derechos. Salazar , Casa de 
nunca fué posible restablecerle , con Lara , tom. i. pag. i-j6. E 

lo qual acabó la gloria de aquella ciu- 3 Se hallaba en Toro á 28. de 

dad , que tanto costó al Rey Don "Noviembre, donde confirmó al Cavildo 

Alonso XI. E. Eclesiástico de Madrid los privile- 

2 Don Beltran Claquin Duque de gios que tenia de los Reyes sus an-. 
Molina , y Conde de Longavilía , ha- tecesores, Alli celebró una Junta , é 
liándose en Segovia á 2. de Novieni- hizo varios ordenamientos sobre Tasa 
bre de este Año , hizo donación á Don de viandas , Moneda , Chancillería, 
Juan Remirez de Arellano Señor de y otras cosas V. lo que se dirá en 
los Cameros , su caro amigo y com- el Apéndice. E 

pañero , de la Villa ^ Castillo de Cet' De Toro fué d Salamanca , y eS' 

tan- 



Don Enrique Segundo. i i 

AÑO QUINTO 

QUE EL REY DON ENRIQUE REGNÓ, 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos é setenta ; é de 

la Era de César , segund costumbre de España , de mil qua- 

trocientos é ocho ; é del Criamiento del mundo , segund la 

cuenta de los Hebreos , cinco mil ciento é treinta ; é de 

los Alárabes , en que Mahomad comenzó su seéta , 

setecientos é setenta é dos. 

CAPITULO I. 

COMO EL REY DON ENRIQUE CERCÓ 

d Cibdad Rodrigo , é non la fiLdo tomar, 

SOpo el Rey Don Enrique como el Rey de PorEogal avia 
enviado un Caballero suyo , que decian Gómez Loren- 
ció de Avelaes ^ , á Cibdad Rodrigo con cien Omes de armas, 
é facian grand daño en toda aquella tierra que estaba por el 
5 Rey_ Don Enrique : ca Cibdad Rodrigo estaba estonce por el 
Rey de Portogal. E partió luego el Rey Don Enrique de 
Toro , é fué cercar á Cibdad Rodrigo , é fizóle poner mu- 
chos engeños , é facer muchas cavas , en guisa que cayó un 
grand portillo del muro ; pero tan grande era el invierno de 
I o aguas c[ue non la podia combatir , nin le venian viandas ningu- 
nas de ninguna parte, por las grandes aguas é invierno que facía: 
por lo quai non pudo mas estar alli 2 . E partió dende , é vino- 

B2 se 

tando en aquella ciudad d 15. de Rodrigo á 9. días de Marzo escribió 
Diciembre confirmó d los Pastores de á la ciudad de Murcia dándola no- 
la Mesta un Privilegio de Don San- ticia de lo que hahia sucedido en 
dio el Bravo. E este cerco. Véase la Carta en las 

1 En las impr. Avclcs. En otro Adiciones á estas Notas según la trae 
MS. Aveldes. Cáscales Hist. fol. 129. E. 

2 Con data en í/ Real de Cibdad 



A. C. 

IJ70. 



12 CrON IC A DEL Re Y 

A. C. se para Salamanca , é dende para Medina del Campo 3 : é allí 
i 57°- fizo sus Cortes, que estaban y los Procuradores del Regno, 
por quien avia enviado : é lo que alii ordenó fue esto : Pri- 
meramente pago é libró á Mosen Beltran 4 , é á los Estran- 
geros que le avian servido , á quien debia grandes quantias , 5 

cien- 



3 Sif hallaba ya. en Medina del 
Campo á 20. de Marzo , con cuya 
data confimió al Hospital del Em- 
perador de la ciudad de Burgos la 
Villa de Arcos y otras. Salaz. Casa 
de Lara tom. i. pag. 478. A 26. del 
mismo hizo merced d Lope Ochoa 
de Avellaneda de Gumiel de Mer- 
cado , Valdesgueva y Yillabella , y 
de todas las heredades y vasallos que 
Doña Juana de Castro tenia en Ci- 
ruelos y en Aranzo de Miel. Salaz. 
Advert. Históricas pag. 160. Por el 
Testamento del Rey Don Enrique 
consta que habia tomado algunos lu- 
gares á Doña Juana de Castro , y 
mandó se la devolviesen. Esta Doña 
Juana era la que el Rey Don Pedro 
seduxo finxiendo que casaba con ella. 
Murió el año 1374. d 21. de Agosto, 
según el epitafio de su sepulcro , cjue 
está en ht Iglesia de Santiago. To- 
davía se hallaba el Rey en Medina 
del Campo á 16. de Abril según la 
fecha de la merced que hizo d Don 
Alvar Garda de Albornoz su Ma- 
yordomo mayor , libertando de todo 
pecho , salvo moneda forera , d cien 
hombres criados y paniaguados su- 
yos. Don Juan Baños , Mem. del Mar- 
qués de Estepa pag. 68. En ninguno 
de estos documentos , ni en otros que 
hemos visto con Data en Medina del 
Campo , se dice , Dado .en las Cor- 
tes &c. como era costumbre poner en 
los que se expedían en ellas ; de 
que se infiere que no fueron Cortes 
formales , sino Junta. Estando en la 
misma villa recibió Mensageros de 
Murcia con cartas dándole noticia de 
los tratos en que andaban algunos 
sequaces del Rey Don Pedro , y de 



que los Moros habían empezado guer- 
ra. Véanse las respuestas que dio d 
la ciudad en las Adiciones á estas 
Notas. E. 

4 En esta parte se halla muy 
defe¿liwsa la vulgar , asi en las de 
inano , como en las impresas año de 
1495. jV de i=¡i6. pues dexan de re- 
ferir uíia cosa tan señalada como 
es lo que se dio d los principales Ca- 
pitanes que vinieron d servir en esta 
guerra al Rey Don Enrique ; aunque 
ya se cor rigió algo esta letra en la vul- 
gar impresa año de 1 542.í'« laAbrev. 
se lee como se sigue : E fizo el Rey 
Don Enrique entregar á Mosen Beltran 
á Soria, é Almazan , é Atienza , é De- 
za , é Monteagudo , é Serón. E dio á 
Mosen Oliver de Manny , su primo 
del dicho Mosen Beltran , la Villa de 
Agreda. E dio al Begucr de Villanes á 
Ribadeo , é fizóle Conde dende , é 
casóle con una su parienta de los de 
Guzman. Otrosí dio á Mosen Arnao 
de Solier , que decían Limosin , á Vi- 
llalpando. E dio á Mosen Jofre Re- 
chon , Bretón , á Aguilar de Campos. 
E esto fecho , el Mosen Beltran fuese 
luego para Francia, ca el Rey de Fran- 
cia enviaba cada día á rog.ir al Rey 
Don Enrique que ge lo enviase , por 
quanto avía muy gran guerra con In- 
glaterra , é avia fecho su Condestable 
al dicho Mosen Beltran. Otrosí envió á 
Galicia á Pero Manrique Adelantado... 
De estos dos Caballeros Limosin , 
y Rechon hace mención Frossardo co- 
mo de muy principales Capitanes , y 
dice que se hallaron en servicio del 
Rey Don Enrique en la batalla de 
Montiel. Al Jofre Rechon llama FroS' 
sardo Geoñoi Ricons. 



Don Enrique SEéuNco. 13 

ciento é veinte mil doblas por la pleytesia que fuera fecha A. C. 
quando el Rey Don Pedro morio', que fué entregado al Pvey ^57°- 
Don Enrique en la posada de Mosen Beltran en el real de 
Montiel , segund avernos contado. E en pago de ellas diole 

e al Rey de Napol en cuenta de setenta mil doblas , é las otras 
en oro é en moneda. Otrosi fizo entregar á Mosen Beltran 
á Soria, é Almazan , é Atíenza , é Deza , é Monteagudo, é Se- 
rón , é otros logares que le avian de ser entregados , por lo 
que dicho es , segund el Rey Don Enrique ge lo prometie- 

10 ra en Montiel quando el Rey Don Pedro morid. E dio á 
Mosen Oliver de Manny , su primo del dicho Mosen Beltran, 
á Agreda : é al Besgue de Villanes á Ribadeo , é fizóle Con- 
de , é casóle con una su parienta de los de Guzman. Otrosi 
dió á Mosen Arnao de Solier , que decían Limosin , á Villal- 

15 pando. E dio á Mosen lofre Rechon, Bretón, á Aguilar de 
Campos. 

CAPITULO II. 

COMO EL REY DON ENRIQUE ENVIÓ A PERO 

Manrique , é d Pero Ruiz Sarmiento d Galicia , por quanto 

Don Ferrando de Castro andaba en la dicha tierra 

faciendo grand guerra contra él. 

Estando el Rey Don Enrique en Medina del Campo or- 
denando las gentes de armas que avian de ir con él al 
Andalucía , por quanto Carmona estaba alzada , ordenó de 
so enviar á Galicia á Pero Manrique su Adelantado mayor de 
Castilla , é á Pero Ruiz Sarmiento su Adelantado mayor de 
Galicia , por quanto Don Ferrando de Castro andaba en Ga- 
licia muy apoderado , é tenia la cibdad de Santiago , é Luo-o, 
é Tuy. Otrosi la Coruña estaba por el Rey de Portogal , é 
25 facían dende grand guerra á todos los que estaban por el Rey 
Don Enrique en aquella tierra. E libróles sueldo , é envió- 
los luego para allá, i 

CA- 

1 Por entonces envió el Rey de juraron amistades y alianzas entre 
PortiK^al Mensajeros al Rey de ambos Reyes. El de Portugal kabia 
Aragón que se hallaba en Barcelona, de casar con la Infanta Doña Leo' 
A pies de Junio se concordaron y ñor de Aragón. El de Aragón se 

obli- 



A. C. 

1570. 



J4 



Crónica deí. Rev 
CAPITULO III. 



COMO EL REY DON ENRIQUE FUE PARA 

Sevilla , ^or qiianto el Rey de Granada , é los di 
Car mona k facían guerra. 

EL Rey Don Enrique , desque ovo ordenado todas las 
pagas de Mosen Beltran , é la su partida para Francia, 
é ovo enviado á Galicia á los Adelantados de Castilla é de 
Galicia , segund dicho avernos , partid de Medina del Cam- 
po , é fuese para Toledo , é dende para Sevilla i , á poner 

re- 

'Confirmó ni Monasterio de Sant Oval 
la aldea de Navatijera. Pell. Infor. 
de los Sarm. pag. 100. Desde Gua- 
cíala jara á 10. de Junio escribió á la 
ciudad de Murcia una Carta que 
pondremos entera en las Adiciones á 
estas Notas , dándola noticia de ha- 
berse ajustado paces con los Reres 
de Benamarin y de Granada por 
ocho años , y mandando se publica- 
sen-, que esperaba hacerlas presto con 
todos los Reyes comarcanos : y que 
Mosen Beltran y todas sus gentes 
habian partido para Francia. Otra 
•vez en Alcalá á 20. de Junio confirmó 
Á Dojí Alvar Garda de Albornoz , su 
Vasallo y Mayordomo mayor , la Al- 
dea de Beteta , que habia comprado 
de Doña Leonor de Guzman madre 
del Rey. Baños , Mem. del Marq. ds 
Estepa , pag. 66, Estando ya en la 
muy noble é leal cibdad de Cordova 
á 23. de Julio concedió d Tello Gon- 
zález de A^uilar , su Vasallo , los 
oficios de Alcalde , Alguacil , y Al- 
férez mayor de Ecija. Yo el Rey. Por 
mandado del Rey N. S, Antonio Gó- 
mez de Requena su Secretario. Alar- 
con , Relac. Escrit. 172. del Apend. 
A 30. de Julio habia llegado á Sevilla, 
donde hizo merced á Fernán Sánchez 
de Tovar , su Vasallo y Guarda ma^ 
yor , del lugar de Gelves en el Alxa- 

ra~ 



obligó a hacer guerra al Rey Don 
Enrique y sus valedores desde prin- 
cipio de Septiembre próximo ; y para 
ello habia de pagar el Rey de Por- 
tugal el sueldo de mil y quinientas 
lanzas por tres años. Se estipidó que 
el Rey de Aragón y sus sucesores 
intitulasen al Rey de Portugal Rey 
de Castilla , y de los otros Rey nos 
de esta Corona ; exceptuando el de 
Murcia , y el Señorío de Molina , que 
habian de quedar para el Rey de 
Aragón , con los lugares de Reque- 
na , Utiel , Mora , Cañete , Cuenca, 
Medinaceli , Almazan , Soria y 
Agreda , y con todas las villas y al- 
deas que están entre dichas villas, 
y los términos de Aragón y Valencia. 
Zur. Anal. lib. X. cap. 10. E. 

I Antes de ir d Sevilla estuvo 
en Alcalá de Henares , Madrid , y 
Guadala'jara , según residta de ins- 
trumentos. En Alcalá á 15. de Abril 
confirmó á Don Alvar Garda de 
Albornoz , su Vasallo , la merced que 
el Rey Don Alonso el XI. le habia 
hecho de los lugares de Torralva y 
Tragacete , cuyo privilegio habia per- 
dido con otros en Burgos al tiempo 
de marchar con el Rey Don Enrique 
á la batalla de Náxera , Baños de 
Velasco , Mem. del Marq. de Estepa, 
pag. 68. JÍK Madrid á 12. de Mayo 



Don Enrique Segundo. 15 

recabdo en la tierra : porque facían los que estaban en Car- A. G, 
mona mucho daño en las comarcas por aquella tierra ; é eso ij/o- 
mesmo los Moros la corrían de cada día. E la flota del Rey 
de Portogal de navios é galeas , con algunas naos de Gueta- 
5 ría , que es una villa de Guipúzcoa que toviera siempre con 
el Rey Don Pedro , estaban en el río de Guadalquibír , en 
guisa que Sevilla non tenia la mar suelta , nin le podían ve- 
nir dende ningunos provechos^ 

CAPITULO IV. 

COMO EL REY DON ENRIQUE ENVIÓ SUS 

galeas fara pelear con la Jlota de Portogal , 
é cómo acaesció. 

ANtes que el Rey llegase á Sevilla , sopo en el camino 
como el Maestre de Santiago Don Gonzalo Mexia i , 
é el Maestre de Calatrava Don Pero Moñiz avian fecho é 
firmado tregua con el Rey de Granada : de lo qual pldgole 
mucho. E el Rey llego á la cíbdad de Sevilla , é vid como 
estaba muy aquexada por la flota de Portogal que estaba en 

15 el rio de Güadalquíbir , é avia destruido toda la isla de Cá- 
liz , é facía mucho daíío por toda aquella comarca , asi en 
la tierra como en la mar. E la flota de Portogal eran diez é 
seis galeas , é veinte é quatro naos. E el Rey , después que 
llegó á Sevilla , mando armar galeas , é pusieron veinte ga- 

20 leas en el agua ; pero non pudieron aver remos , por quan- 
to el Rey Don Pedro ííciera levar todos los remos que avía 
en Sevilla á la villa de Carmona 2 , que agora estaba alzada: 

■ ., ; é 

rafe de Sevilla. Mem. del pleyto so- 2 "En la Abrev. á la villa de Car- 

bre el Estado de Berianga. Y á 1%. de mona , quando ponía en ella basteci- 

Sept. en la misma ciudad , á peti- miento , para facer viratones : ca di- 

cion de la de Segovia , frohivió que xeron los Estrelleros al Rey Don Pe- 

los Ministros de justicia pudiesen dro , quél avia dé ser cercado en un lo- 

arrendar rentas Reales. Colmenares gar ; é él tenia por ende siempre , que 

pag. 290. £. este logar seria Carmona , que alíi te- 

I Don Gonzalo Mexia murió nia su voluntad , por quanto era muy 

<ií 15. de Agosto de este Año , según fuerte : é por ende la bastecía siempre' 

la Kalenda de üclés. V. las Adicio- mucho de todo lo que se podía y poner.; 

nes á estas Notas. E, é como quier que las veinte ... 



l6 CrOIÍI C A DE L Re Y 

A. C. é asi las galeas non se podían armar en Sevilla del todo por 
^37°- mengua de remos , como dicho es. Pero el Rey fizo repar- 
tir los remos que avia , en guisa que cada galea ovo cien re- 
mos : é maguer que fallescian en cada galea ochenta remos 3 , 
el Rey tenia que cumplían para llegar aquellas veinte galeas 5 
con las mareas á la flota de Portogal por pelear con ella. 
E fizo el Rey entrar muchos Caballeros é Ornes de armas , é 
muchos Ballesteros que alli tenia , en las veinte galeas , é par- 
tieron de Sevilla para ir á pelear con la flota de Portogal ; é 
el Rey con otras Compañas iba por la tierra. Pero en este lo 
consejo los Mareantes 4 eran contrarios 5 ca decían que el Rey 
enviaba estas sus galeas á grand peligro , porque si viniese la 
baxa de la marea , enviarlos ia en poder de la flota de Por- 
togal , que tenia naos muy bien armadas ; lo qual non te- 
nia la flota de Castilla : é que iban con pocos remos , é non 15 
se podían bien gobernar^ Empero como el Rey Don Enrique 
era Príncipe de grand corazón , non quiso creer ál , salvo '■. z 
que las sus galeas fuesen pelear. E llegando las galeas del 
Rey, que se armaron en Sevilla , á Coria , que es sobre Gua- 
dal quibir , la flota de Portogal se puso mas dentro en la mar. 20 
E otro día llego la flota del Rey de Castilla á las Porcadas, 
que es en el rio de Guadalquibír , é sopieron nuevas como 
la flota del l^ey de Portogal , asi naos , como galeas , eran par- 
tidas del logar donde estaban , é se metieran dentro en la mar 
á lo largo , é non osaron atender á la pelea. E las veinte ga- 25 
leas del Rey fueron fasta Sant Lucar de Barrameda ; ca non 
podieron ir mas por la mar alta , por los pocos remos que 
tenían , ca non se podían gobernar con ellos. E el Rey Don 

--. , - , -. , En- 

3 En el libro de las Armas del lear. F ^í'oí/^«í : E llegando las galeas 
Rey de Aragón deste mismo tiempo de Sevilla aforradas á las Forcadas , que 
parece que en cada galera , aorafue- es un brazo del rio Guadalquibir , so- 
se de las que llamaban bastardas, ó pieron . . . Ahora se llaman también 
sotiles , remaban ciento y ochenta re- Horcadas, y es á donde surgen los Jia^ 
mas : por donde se entiende que eran vios de alto bordo , y descargan , por' 
de treinta bancos por vanda , y en no poder subir el rio arriba. En la' 
cada banco tres remos ; que conforma Abrev. se dice que las Forcadas era un 
con lo que aqui se dice. brazo del rio Guadalquibir :jy en lo an- 

4 En la Abrev. falta desde , Pe- tiguo se hace mención que entraba 
ro en este consejo , hasta fuesen á pe- con dos brazos en Lt mar. 



Don Enrique Segundo. 17 

Enrique llego' ese día á Saiit Lucar por tierra , con Compa- A. C. 
ñas que iban con él , en acorro de sus galeas , si les fuera me- ^57^- 
nester ; ca por quanto avian pocos remos , non dubdaba , que si 
desvario o' desbarato les viniese , se llegarían á la tierra : é por 

5 tanto iba el Rey por tierra. E llego el Rey , como dicho es, 
á Sant Lucar ; é la flota de Portogal , asi naos , como galeas, 
andaban dentro en la mar. E como dicho avemos , las galeas 
de Castilla , por los pocos remos que levaban , non podian en- 
trar en alta mar. E desque fué el Rey Don Enrique en Sant 

10 Lucar de Barrameda fizo armar siete galeas de las veinte su- 
yas , que fueron muy bien complidas de todos los remos que 
avian menester , é envió con ellas á Micer Ambrosio Boca- 
negra su Almirante contra Vizcaya á facer armar naos , é 
buscar remos , é todo lo que menester fuese para la flota , é 

1 5 facer daño en Portogal. E partieron estas siete galeas , que el 
Rey Don Enrique enviaba á Vizcaya , de noche , porque non 
las viese la flota de Portogal : é asi tomaron su camino para. 
Vizcaya. E el Rey tornóse para Sevilla ; é las otras trece ga- 
leas que estaban en Barrameda , que non eran bien armadas, 

20 con las mareas leváronlas á Sevilla. Pero luego que el Rey 
fué tornado á Sevilla , é sus galeas , la flota de Portogal , que 
era salida á la mar larga , torno'se al rio de Guadalquibir , é 
plisóse en aquel logar dó primero estaba : é á esto non pudo 
el Rey poner otro cobro , salvo esperar las sus siete galeas 

35 que enviara á Vizcaya , é dos que mandara armar en Santan- 
der , é Castro de Urdíales , é las naos porque enviara á la su 
marisma é costa de Galicia , é de Asturias , é Vizcaya , é Gui- 
púzcoa. 

CAPITULO V. 

COMO LLEGARON MENSAGEROS DEL PAPA 

al Rey d Sevilla : e como llegó lajlota de Vizcaya , 

e lo que fizo. 

Estando el Rey estonce en Sevilla llegaron y dos Obis- 
pos Mensageros del Papa Urbano V. el uno era Obis- 
po de Comenge , é era Francés ; é el otro era Romano , é 
decíanle Micer Agapito de la Columna , é era Obispo de Lis- 
Tom. IL C bo^ 



i8 CronicadelRey 

A. C. bona , é después fueron Cardenales i . Estos dos Obispos vi- 
JJ7°- nieron á tratar paz entre el Rey de Castilla , é el de Porto- 
gal. E eso mesmo fueron á Carmona , por ver si podrían traer 
á Don Martin López de Córdoba á la merced del Rey ; pe- 
ro non pudieron. E en este Ario cerco el Rey la villa de Car- 
mona : é estando y llegaron las galeas que avia enviado á 
la costa de la mar de Galicia , é de Vizcaya , é las naos por- 
que avia enviado ; é venia por Capitán de las naos un Caba- 
llero de Trasmiera 2 ^ que decian Pero González de Agüe- 
ro. E entraron por el rio de Guadalquibir , é llegaron do es- 
taba la flota de Portogal , é tomaron tres galeas é dos naos : 
é las otras naos é galeas desviáronse 3 ; ca la canal do esta- 
ban era lo mas ancho , é non les podieron facer mas daño. 
E de alli adelante non tornaron ende mas galeas de Portogal, 
é finco' desembargada la mar á Sevilla , é á toda esa tierra , 
que le avia fecho muy grand daño la estada de la flota de 
Portogal alli. 4 

CA- 

yes d seguir una guerra en que todos 
se interesaban. Véase este Breve ente- 
ro en el Apéndice. Al mismo tiempo 
escribió el Papa á Don Enrique y 
Doña Juana Reyes de Castilla , á 
Don Pedro y Doña Leonor Reyes de 
Aragón , y d Don Fernando Rey de 
Portugal exortandolos d la paz : y d 
los Arzobispos Don Gómez de Tole~ 
do , Don Rodrigo de Santiago , Don 
Pedro de Sevilla , y d Don Vasco 
Obispo de Coimbra , para que coopera- 
sen d ella. Raynaldo Anales. E. 

2 En las imjjr. de Trastamara. 

3 Abrev. é las otras naos é galeas 
fuyeron. 

4 Del que hicieron en Cádiz tocó 
mucha parte d su Obispo é Iglesia ; 
d los quales socorrieron el Arzobispo 
Don Pedro Gómez Alvarez de Al- 
bornoz , y el Cabildo de Sevilla con 
cantidad de trigo y dinero , como 
consta por Escritura de 9. de Junio, 
en que el Obispo de Cádiz Don Gon- 
zalo , y su Cabildo , les dieron reciba 
y las gracias. Zuñ. Anal. E. 



I Estos Nuncios eran Bertrando 
Obispo de Comenge , y Agapito Obis- 
po de Brixia. El Breve de comisión 
tiene Data en Roma d 24. de Febre- 
ro de este Año. Dice el Papa, en el 
exordio haberle llegado la triste re- 
lación de que gran multitud de im- 
píos Sarracenos de Benamarin y Gra- 
nada, por las disensiones de los Reyes 
Christianos , hablan hedió irrupción 
en los términos de Castilla , tomando 
la ciudad de Algecira y otros luga- 
res , destrozando los fieles sin perdo- 
nar edad ni sexo , profanando los lu- 
gares sagrados , incendiando , y ro- 
bándolo todo. Que aunque el Rey D. 
Enrique se preparaba para oponerse 
d su furor , lo ex editarla mas pode- 
rosamente , si la guerra que susten- 
taba con el Rey de Portugal , y la 
que se temia de los Reyes de Aragón 
y N abarra , no se lo estorvasen. Les 
encarga procuren establecer paz en- 
tre todos estos Reyes : que alabando 
al Rey Don Enrique su propósito de 
resistir d los Sarracenos , le confirmeti 
en él: y que exorten d los demás Re- 



10 



15 



Don Enrique Segundo. 19 

A. C. 

CAPITULO VI. ^370- 

COMO MORIÓ DON TELLO SEÑOR DE 

Vizcaya , é como el Injatite Don Juan , Jijh del Key 
Don Enrique , ovo el Señorio. 

EN este Año ^ á quince dias de o¿tubre morio' el Con- 
de Don Tello Señor de Vizcaya é de Lara , al qual el 
Rey Don Enrique su hermano mandara estar frontero de Por- 
togal : é algunos decian que le fueran dadas hiervas , é que 

5 se las diera un Físico que decian 2 Maestre Romano , que 
era Físico del Rey Don Enrique , é que se las diera por man- 
dado de dicho Rey , por razón que Don Tello andaba siem- 
pre tratando con todos aquellos que él sabia que non querían 
bien al Rey Don Enrique ; pero esto non es cierto , salvo la 

I o fama que fué asi. E yace enterrado el Conde Don Tello en 
el Monesterio de Sant Francisco de Falencia. E dio el Rey 
el Señorio de Lara é de Vizcaya á su fijo el Infante Don 
Juan , que era primero heredero del Regno , por quanto non 
dexo' fijo legítimo Don Tello , é otrosí porque estos dos Seño- 

1 5 ríos pertenescian por herencia á la Reyna Doña Juana su mu- 
ger madre del dicho Infante. E dio el Rey algunos logares 
que fueron de Don Tello á otros Caballeros. 3 

Cs AÑO 

1 Abrev. Otrosí este Aiío por los Adiciones á estas Notas. 

Todos Santos murió el Conde Don Te- 3 Abrev. E en este dicho Año mu- 
llo , Señor de Vizcaya , en Medellin , rió el Papa Urbano V. é fué creado 
dó el Rey Don Enrique su hermano le Pontífice Gregorio XI. que era Carde- 
mandara estar frontero de Portogal. nal de Belforte. Esto falta en las de 

2 Falta desde , é algunos decian, mano originales de la Vulgar , y en 
hasta de Sant Francisco de Falencia : las Impresas , y se suple for la Ábre- 
y ,prosis^ue : E dio el Rey el Señorio de viada , considerando que el omitirlo 
Vizcaya , por quanto Don Tello non fué notorio yerro de los escribientes. 
dexó fijo legitimo, á su fijo el Infante Eti el cap. 7. del Año siguiente se 
Don Juan : é dio el Rey otros logares hace mención del Papa Gregorio •,y 
que fueron de Don Tello á otros Ca- no es de creer que no la hubiese hecho 
balleros. En el Compendio se dice, que de la muerte de su predecesor , par- 
la muerte de Don Tello sucedió en que habla del Papa Urbano como fi 
Trujillo d ^. de O^ubre. Véanse las ya le hubiera nombrado atites. 



A. C. 



'20 CllON IC A DE L Rey 

AÑO SEXTO 

QUE EL REY DON ENRIQUE REGNÓ^ 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos setenta é uno ; 

é de la Era de César , segund costumbre de España , de mil 

quatrocientos é nueve ; é del Criamiento del mundo , segund 

la cuenta de los Hebreos , cinco mil ciento é treinta é unoj 

é de los Alárabes , en que Mahomad comenzó su 

secla , setecientos é setenta é tres. 

CAPITULO I. 

COMO EL REY DON ENRIQUE CERCÓ 

d Carmona , é fueron muertos los que escalaban 

la villa. 



M i 



L Rey Don Enrique ovo su acuerdo de cercar la villa de 
^ Carmona ^ , do estaba Don Martin López de Córdoba, 



Maestre que se llamaba de Calatraba , é tenia y los fijos del 
Rey Don Pedro. E fué el Rey Don Enrique allá , é puso 
su real sobre la dicha villa , é fizo facer ciertas bastidas ender- 5 
redor della , do' puso gentes , ca non se podia cercar del 
todo. E estando sobre Carmona 2 fizo escalar una torre de 
la villa de noche , é subieron en ella quarenta Ornes de armas 
muy buenos : é los de la villa , desque lo barruntaron , recu- 
dieron alli , é pelearon con ellos , de guisa que algunos de los i o 
que avian subido saltaron contra fuera , é quebrantaron las es- 
calas : é los que avian cobrado la torre non pudieron ál facer, 

é 

I Puso 'este cerco viernes 21. de juzgaba se harta luego la faz con 

Marzo , y con fecha de 25. lo partid- Portugal. Véase la Carta en las Adi- 

fó á la ciudad de Murcia , dicien- ciones á estas Notas. E. 

dola al mismo tiempo, que algunos ve- 2 Ábrev. é estando sobre ella fizo 

cinos de ella traian tratos para en~ una noche escalar una torre de la villa. 
fregarla al Rey de Aragón ; y que 



' Don Enrique Segundo. 21 

é fueron todos tomados. E Don Martin López de Córdoba, A. C. 
Maestre que se decía de Calatrava , desque llego, fallólos presos i J71 • 
á todos los que subieron por el escala , é fizólos todos matar 3 : 
por lo qual el Rey Don Enrique ovo grand saña é grand 
5 sentimiento de Don Martin López , por quanto ficiera matar 
asi aquellos Ornes teniéndolos en su poder. 

CAPITULO II. 

COMO SE DIO CARMONA , E COMO FUERON 

muertos Don Martin López , / Matheos 
Ferrmdez. 

Estando el Rey Don Enrique sobre la" villa de Cannona, 
ya las viandas fallescian á los de dentro , é muchos de 
los que estaban con Don Martin López se partían dende , é 

j o se venian para el Rey. E Don Martin López , desque vido que 
non se podian mas defender , é que non avia acorro ninguno 
de Inglaterra , nin de Granada , traxo su pleytesia con el Rey 
Don Enrique , que le daria la villa de Carmona , é todo lo ál 
que fincaba del tesoro del Rey Don Pedro ; ca lo mas avia 

I ^ dado el dicho Don Martin López á los que con él estaban 
en cuenta de sueldo que les daba. Otrosí que daria preso á 
Matheos Ferrandez de Cáceres , que fuera Chanciller del se- 
llo de la poridad del Rey Don Pedro i , que estaba y con 
él : é que el dicho Don Martin López se íliese en salvo, 

20 é el Rey le mandase poner en otro Regno do él quisiese , 
ó le ficiese merced , si con él quisiese fincar. E al Rey Don 

En- 

3 Abrev. é fizólos á todos matar riese , por muclias juras qué! ficiese. 
de malas maneras en nn corral á espa- i Abrev. del Rey Don Pedro : é 
dadas é lanzadas: por lo qual el Rey al Rey Don Enrique plógole desta plcy- 
Don Enrique , que cobdiciaba mucho tesia , é fizólo asi. E después que Don 
antes traer á su merced é servicio á Don Martin López ovo entregado á Carrao- 
Martin López, por ser buen Caballé- na , é á los fijos del Rey Don Pedro, 
ro , ovo estonce por esto muy gran é á Matheos Fernandez , é el tesoro , el 
saña contra él , por quanto ficiera matar Rey mandó prender al dicho Don Mar- 
todos aquellos Ornes teniéndolos presos tin López , é leváronlo á Sevilla ; é por 
en su poder ; é juró que nunca faria otra quanto el Rey lo avia sentenciado , é 
pleytesia con él , si non qué! mu- otrosi por saña. . . 



2 2 CRONICADELREy 

A. C. Enrique plogo desta pleytesia , é otorgoselo así 2 : e fué fe- 
^37^- cha jura al dicho Don Martin López por el Maestre de San- 
tiago Don Ferrand Osores , que el Rey Don Enrique le guar- 
daría el seguro que le avia fecho. E desque todo esto fué asi 
ordenado , é ovo entregado é compiído el dicho Don Mar- 
tín López todo lo que prometió al Rey , el Rey mandóle 
prender : é desque fué preso leváronle á Sevilla. E por quan- 
to el Rey le avia sentenciado , é otrosí por la safia que avia 
del , especialmente por la muerte que ficiera de aquellos Omes 
de armas sus criados del Rey que avian subido por el escala 
en Carmona , fizólos matar en Sevilla á él , é á Matheos Fer- 
randez 3 . Empero algunos que amaban servicio del Rey , es- 
pecialmente Don Ferrand Osores Maestre de Santiago , fué 
muy quejado , é non le plogo , por quanto el Rey le man- 
dara que asegurase de muerte al dicho Don Martin López, 
é quejóse mucho dello al Rey ; pero non le pudo aprove- 
char al dicho Don Martín López que non moriese 4 . Otrosí 
el Rey Don Enrique cobró en Carmona muchas joyas de las 
que fueron del Rey Don Pedro , é le entregaron sus fijos que 
allí estaban : é el Rey enviólos presos á Toledo , é tornóse el 
Rey á Sevilla. 5 

CA- 

le abrieron las puertas ; é Doa Martín 
López alzóse con el alcázar con los lijos 
del Rey Don Pedro. E luego el jueves 
siguiente se fizo la pleytesia entre Don 
Martin López , é el Rey ; é el lunes si- 
guiente se vino el Rey para Sevilla con 
toda su hueste , que tenia sobre Car- 
mona. E túvola cercada dos años. É 
truxo consigo á Don Martin López , é á 
Doña Isabel , é á los fijos del Rey Don 
Pedro , é á AL^theos Fernandez. E el 
jueves siguiente mandó arrastrar por to- 
da Sevilla á el dicho Matheos Eernan- 
dez , é cortáronle los pies é manos , ó 
degolláronlo. E el lunes doce dias de 
Junio [el 12. de Junio fué jueves) Aua.s- 
traron á Martin López por toda Sevilla, 
é le cortaron los pies é las manos en la 
plaza de San Francisco, é le quemaron. 
5 Se m^intuvo el Rey en Anda- 
lucía hasta que vino f ara celebrar las 

Cor- 



2 Fué tomada Carmona sábado 
diez dias corridos del mes de Mayo, 
según lo farticijjó el Rey á la ciu- 
dad de Murcia en Carta que cita 
Cáscales , Hist. de aquella ciudad 
fol. 132. E. 

3 Don Martin López tuvo una 
hija llamada Doña Leonor López , 
que ocupó gran lugar en la gracia 
de la Revna Doña Catlialina madre 
de Don Juan II. Véase la Cron. de 
este Rey Año VIL cap. 2. y las Ge- 
neraciones y Sembl. cap. 30. £n dicha 
Cron. se hace mención de un hermano 
de Doña Leonor , sin expresar su 
nombre. E. 

4 En el Compendio se dice, que se 
executó la justicia muy rigorosamente: 
En este tercero Año entró el Rey D. En- 
rique en Carmona un sábado en la tarde 
á seis dias de Mayo [debe decir 10.; que 



10 



15 



20 



lO 



Don Enrique Segundo. 2 

CAPITULO III. 

COMO PERO FERRANDEZ DE VELASCO 

fekó en las barreras en Zamora con Ferrand Alfonso , 

é k prendió. 

EN estos días , que el Rey Don Enrique estaba sobre la 
villa de Carmona , ovo nuevas que Pero Ferrandez de 
Velasco su Camarero mayor peleara en la cibdad de Zamora 
con Ferrand Alfonso de Zamora , que avia fuido de la pri- 
sión dó estaba en Valladolid , é era entrado en Zamora : é 
salió, á las barreras á pelear con Pero Ferrandez , é fué to- 
mado alli preso. E cobróse la cibdad de Zamora por el Rey : 
empero antes desto el castillo de Zamora ya estaba por el 
Rey } ca uno que le tenia avia ya tomado la partida del Rey. i 

CAPITULO IV. 

COMO EL REY OVO NUEVAS QUE PERO 

Manrique , é Pero Ru'iz Sarmiento pelearon con Don Fer-^ 

rando de Castro , é le vencieron. E como fué levado el 

cuerpo del Rey Don Alfonso d Cordova. 

OTrosi en este Aiío Pero Manrique Adelantado mayor de 
Castilla , é Pero Ruiz Sarmiento Adelantado de Gali- 
cia , los quales el Rey avia enviado á Galicia por defender 

la 



A. C. 



Cortes de Toro. En Sevilla á i6. de 
Mayo hizo merced d Per Afán do 
Rivera su Vasallo de unas casas que 
fueron de nuestra seáora Doña Leonor, 
que Dios dé santo paraíso. Zuñ. Anal. 
£n Carmona á ip. del mismo conce- 
dió d Don Juan Alfonso de Guzman 
facultad para fundar Mayorazgo. 
En Sevilla á 4. de Junio concedió al 
Maestre de Calatrava quatro caba- 
llerías de tierra cerca de Carmona 
fara fundar una ¡termita y Cape- 
llanía, Aguiiar Defeiisono , pag. ó 12. 



Y en la misma ciudad á \2.. del pro' 
prio mes dio licencia á Leonor Pe~ 
rez , viuda de Francisco Fernandez , 
para poblar con veinte ■vecinos fran- 
cos su torre y heredad de Gómez 
Cárdena ; y á Alfonso Fernandez su 
hijo , de cincuenta pobladores fran- 
cos para su villa de Castilleja de 
Talara. Zuñiga , Anal, pag. 233. E. 

i Véase en las Adiciones á estas 
Notas la Carta que desde Sevilla 3. 6. 
de Marzo escribió el Rey á la ciudad 
de Murcia , participándola que se 

ha- 



24 Crónica del Rey 

A. C, la tierra , por quanto Don Ferrando de Castro estaba y faciendo 
^37^- guerra á los que tenian la partida del Rey Don Enrique , pe- 
learon en Galicia en un logar do dicen el Puerto de Bueyes con 
Don Ferrando de Castro , é le vencieron , é echaron de Ga- 
licia : é él fuese para Portogal. 5 

En este Año el Rey Don Enrique fizo levar el cuerpo del 
Rey Don Alfonso su padre , que yacia enterrado en Sevilla en 
la capilla de los Reyes , á la cibdad de Córdoba : é fué levado 
muy honradamente , é enterrado en la capilla de los Reyes 
en la Iglesia mayor de Sanda Maria , do yacia el Rey Don i o 
Ferrando padre del dicho Rey Don Alfonso. E esto fizo el Rey 
Don Enrique, por quanto fuera asi la voluntad del Rey Don 
Alfonso , de ser enterrado en Córdoba con el Rey Don Fer- 
rando su padre , é asi lo avia mandado en su testamento. 

CAPITULO V. ^ . 

COMO DON' PHELIFE DE CASTRO PELEO 

con los de Paredes de Nava , é le mataron. 

kOn Phelipe de Castro era un Rico orne de Aragón , é 15 
era casado con Doña Juana , hermana del Rey Don 
Enrique , é dierale el Rey por heredad á Paredes de Nava, 
é á Medina de Rioseco , é á Oterdehumos ^ . E estando en 
estos sus logares , envió demandar al logar de Paredes de Na- 
va, que le diese cierta quantia de algo 5 é non se avinieron 2,0 
con él. E él fué para el dicho logar á prender algunos dellos, 
é escarmentar otros ; é los del logar salieron al camino , é pe- 
learon con él , é matáronle. E ese dia mesmo so'polo Pero 
Ferrandez de Velasco , que estaba cerca dende en otro logar, 
é vino para acorrer á Don Phelipe ; é quando llego fallo' que 25 

era 

habia tomado d Zamora el miércoles dina de Rioseco y sus aldeas ; pero 

26. de Febrero , y que estaba ya se las quitó el Rey para darlas a 

concertada la paz con Portugal. E. Don Fadrique su hijo Duque de Be- 

1 Falta en la Abrev. navente , asignándola en recompensa 

2 Don Phelipe de Castro tuvo en diez mil doblas de oro para su casa- 
Doña Juana una hija que se llamó miento. Parece que murió sin suce- 
Doña Leonor de Castro. Fué señora sion. Véase el num. 34. del Testa- 
de las Villas de Tor dehumos ,y Me- mentó del Rey. E. 




Don Enrique Segundo. 25 

era muerto , é topo con los de Paredes , que aun non eran A. C. 
llegados á su logar, é peleo' con ellos, é mato muchos dellos, iJZi* 
é entro' en el logar , é lizo y grand daño. E aun después el 
Rey Don Enrique envió' allá , é mando matar é facer justicia 
5 de algunos , é levó de los otros muy grand algo. 

CAPITULO VI. 

COMO SE FIZO LA PAZ CON FORTOGAL, 

é se trató casamiento del Rey de Fort o gal con la Injantci 
F>oña Leonor fija del Rey Don Fnrlqiie. 

Estando el Rey en Sevilla , después que ovo cobrado la 
villa de Carmona , fué tratada pleytesia con el Rey Don 
Ferrando de Portogal por Don Alfonso Pérez de Guzman Se- 
ñor de Gibraleon , Alguacil mayor de Sevilla i , que fuera cria« 

I o do en Portogal , é era natural de aquel Regno de parte de su 
madre , que el Rey Don Ferrando de Portogal casase con la 
Infanta Doña Leonor fija del Rey Don Enrique , é que de- 
sembargase las villas de Castilla que le tenia : é que el Rey 
Don Enrique diese con la dicha Infanta su fija en casamiento 

15 tres cuentos. E firmáronlo asi : é dio el Rey Don Enrique en 
arrehenes del dicho casamiento que se faria los castillos de 
Alburquerque , é Alconchel , é Azagala , é que los toviese el 
dicho Don Alfonso Pérez de Guzman. E dio al Rey Don Fer- 
rando de Portogal en arrehenes á Campo mayor , é Marvan , é 

20 Nodar , é Portalegre ; pero que los toviese otro Caballero suyo 
de Portogal en arrehenes para complir el dicho casamiento. 
E todos estos dichos castillos se daban con ciertas condicio- 
nes , porque el casamiento , que era tratado , se ficiese. E par- 
tid el Rey Don Enrique para Castilla á aparejar lo que 

35 era menester para las bodas de su fija la Infanta : é llegó á 
Toro 2 ^ do tenia acordado de facer Cortes , é ordenar los Ca- 
balleros é Dueñas que avian de ir con su fija. 
Tom. IL D CA- 

I Abrev. . . de Sevilla en esta mane- bargise las villas é castillos que tenia 
ra : que el Rey Don Enrique diese en ganados. Falta lo que se sigue hasta, 
casamiento al Rey de Portugal á la que era tratado , se ficiese. 
Infanta Doña Leonor su fija , é desem- 2 Se hallaba ya en Toro á 28. 

de 



2() Crónica DEL Rey 

A.C. 
157X. CAPITULO VII. 

COMO EL REY DON FERRANDO DE 

Rortogal envió sus Mensageros al Rey de CastilLi d se 
esciísar que non ^odia Jacer el casamiento. 

Estando el Rey Don Enrique en las Cortes que facía en 
Toro , llegaron y á él Mensageros del Rey de Porto- 
gal , por los quales le facía saber , que él casara , é era casa- 
do con una Dueña del su Regno de Portogal , que decían 
Doña Leonor Teliez de Meneses i : que le rogaba que lo non 5 
oviese por enojo , por quanto non podía casar con la Infanta 
Doña Leonor su fija del Rey Don Enrique , ca antes que 
el dicho casamiento se afirmase él oviera tomado por muger 
á la dicha Doña Leonor Teliez de Meneses. Pero con todo 
eso que su voluntad era de quedar su amigo , é otrosí de le 10 
mandar entregar las villas de Castilla que tenía. E como quiér 
que non plogo al Rey Don Enrique con estas nuevas , por 
dexar el Rey de Portogal de casar con su fija la Infanta , se- 
gund fuera tratado é acordado entre ellos , é pudiera el Rey 
Don Enrique acaloñar al Rey de Portogal las juras é orne- 15 
nages que se ficieran entre ellos por el dicho casamiento ; em- 
pero tan grand voluntad avia de aver paz , que ovo su con- 
se- 
de Agosto según la data de una Cé- Salmerón y Valdeolivas en treinta 
dula concediendo d la Iglesia de San- mil fraíleos de oro , diciendo que lo 
to Domingo de la Calzada licencia hacia corno Reyna é Señora , é asi 
de sacar de las salinas de Anana como heredera de Don Johan mió 
150. fanegas de sal. Tejada , Hist. padre , que Dios perdone , cuyos fue- 
de Santo Domingo , fol. 23 í. En es- ron los dichos logares Salaz. Pruev. 
tas Cortes concedió , y confirmó gran de la Casa de Lara , pag. 652. E. 
número de mercedes , donaciones , y i Doña Leonor Teliez estaba ca- 
frivilegios , y entre ellos uno d la sada con Juan Lorenzo de Acuña 
Orden de Calatra-va , que se halla Caballero principal. Quando sujjo , y 
entero en su Bull. con todos los Con- se aseguro de que el Rey se habió. 
firmadores. La Reyna. Doña Juana enamorado y queria casarse con ella, 
confirmó y aprovó también la com- puso d Juan Lorenzo demanda de 
fra que Micer Gómez de Albornoz, jiulidad de matrimonio , fundada en 
Mayordomo mayor del Rey , habia que eran parientes , y se habían ca^ 
hecho á Don Alfonso Marqués de sado sin dispensa. E. 
Villena de los lugares de Alcocer ¡ 



Don Enrique Segundo. 27 

sejo de non tomar por esto queja ninguna , en tal que el Rey A. C. 
de Portogaí fincase su amigo , é otrosí que le entregase las ^37^' 
villas que tenia de Castilla , las quales eran la Coruña , é Cib- 
dad Rodrigo , é Valencia de Alcántara. E por tanto el Rey 

5 Don Enrique respondió á los Mensageros del Rey de Porto- 
gal , que él era contento de lo que le enviara decir en ra- 
zón del casamiento que avia fecho con aquella Dueña del su 
Regno ; é que á su fija la Infanta non le menguaría otro tan 
grand casamiento. Otrosí que las villas de Castilla , que el Rey 

10 de Portogaí tenia , le rogaba que se las ficiese dar é entregar 
luego , é que ellos fincasen amigos. E los Mensageros de Por- 
togaí dixeron , que ellos tenían poder para ello : é el Rey en- 
vió con ellos , é entregáronle las villas. E el Rey Don Enri- 
que estovo en Toro faciendo sus Cortes , é sus Ordenamien- 

15 tos , segund entendía que compila á su servicio , é pro de sus 
Regnos i . E acordó de enviar gentes suyas contra la villa de 
Vióloria , é Logroíío , é Salvatierra que estaban por el Rey 
de Navarra , las quales el dicho Rey de Navarra tomó quan- 
do el Rey Don Enrique estaba sobre la cibdad de Toledo , 

20 segund que avenios contado ; empero luego á pocos dias se 
trató que las dichas villas estoviesen en manos del Papa Gre- 
gorio en manera de secrestación , hasta que el Papa enviase 
un Cardenal que lo librase : é asi se fizo. Otrosí en estas Cor- 
tes se ordenó , que los Judíos é Moros del Regno traxesen 

25 alguna señal en los paños , por dó se conosciesen. 

CAPITULO VIII. 

DE LO QUE SE ORDENÓ EN LAS CORTES DE 

Toro en razón de las Behetrías ; é en razón de las 

monedas que el Rey aína mandado labrar. 

EN estas Cortes ^ que el Rey fizo en Toro quisieron or- 
denar que se partiesen las Behetrías del Regno , dicien- 
do que eran achaque é razón por dó crescieron mvichos es- 

D 2 cán- 

I En la Abrev. concluye aquí el estas Cortes de Toro quiso el Rey or- 

capítulo. denar que se partiesen las Behetrías del 

I En la Abrev. empieza : En Reyíio , diciendo que eran achaque qua 

tra- 



2 8 C R o N I C A D E L R E Y 

A. C cándalos é guerras entre los Señores é Caballeros de Castilla, 
^37^' é de León. E fabld por muchas vegadas con los Señores é Ca- 
balleros que y eran : é ellos dixeron al Rey , que fuese la su 
merced de los oir un día sobre esto. E al Rey plogo dello, 
é dixeronle asi: ,, Señor : Ya otros Reyes vuestros antecesores 5 
,, quisieron facer estas particiones de Behetrías , é los Caballeros 
„ fueron oidos sobre ello. E Señor, nos creemos é sabemos bien 
,,que vuestra entencion de partir estas Behetrías es buena é jus- 
,,ta , pensando que las guerras é contiendas que son entre los 
,, Caballeros de vuestros Regnos cesarán. E todos los Caballé- 10 
,, ros é Fijos-dalgo que acjui son , é los que aqui non son , quer- 
,, rian facer vos servicio é placer en todo , é vos tienen en mer- 
,, ced la vuestra buena entencion ; pero en este caso han grand 
,,rescelo de dos cosas. Lo primero , que algunos Condes é 
5, grandes Señores querrían tomar partida de las dichas Be- 15 
,,hetrias , puesto que non fuesen naturales dellas : é esto deci- 
,, mos por aver algunos vuestros parientes , e' poderosos , que 
,, querrán aver su parte de las diciías Behetrías, asi como el 
5, Conde Don Sancho vuestro hermano , é el Conde Don Al- 
,,fonso vuestro fijo , é el Conde Don Pedro vuestro sobrino. 30 
,, Otrosi , Señor , porque algunos Caballeros hay que con vues- 
,, tra privanza han cobrado muchas Belietrias , por ventura de 
,, que algunos non. so-n naturales , é querrían quedar con tan 
,, grand partida dellas , que sería cosa sin razón : ca otros que 
,, non son vuestros privados , nin tienen la posesión de las Be- 25 
,,hetrias , por ventura non avrian parte qual compila ; é Dios 
,, querrá que eras, ó otro dia serán vuestros privados, d por 
j, otras maneras cobrarán Behetrías. E asi , Señor, sea la vues- 
,, tra merced de non querer agora facer esta partición : ca 
,, muchas Doncellas fijas de Ricos omes é Caballeros son 30 
,,hoy en el vuestro Regno , que por ser naturales de Be- 
„hetrias cobran casamientos , las quales agora en esta par- 
,, ticion avrian , si aqui se ficiese , muy pequeña par- 
,, te. " E el Rey desque esto oyd , é vid la voluntad de 

los 

traian , por áó recresciau muchos es- destorbaronlo, señaladamente Don Fer- 

cándalos é guerras entre los Señores , rand Pérez de Ay<iLi , é Rui Di.iz 

é Caballeros de Castilla j é de León; de Rojas, é otros. E dixeron al Rey 

pero algunos Caballeros que y eran asi : „ Señor , nos . . . 



los Caballeros , non 



Don Enrique Segundo. 
quiso en ello mas fablar. 



29 



Otrosí en estas Cortes ordenó el Rey Don Enrique di- 
ciendo , que por sus guerras é menesteres ordenara en el tiem- 
po pasado de mandar labrar 2 una moneda que decían Cruza- 

5 dos , é otra que decían Reales , de pequeña ley , que valia el 
Cruzado un maravedí , é el Real tres maravedís 3 ; lo qual se 
avía fecho por poder pagar muchas é muy grandes quantías que 
debía á Mosen Beltran de Claquin , é á otros Estrangeros , é á 
Caballeros de su Regno, Pero por qualquier cosa que fué , era 

10 ya tan daiíada la moneda, que non valia nada: é por esta razón 
las viandas, é armas, é caballos, é joyas, é plata eran en tal quan- 
tia que se non podían comprar , ca valía un caballo bueno 
ochenta mil maravedís de aquella moneda, é una muía quarenta 
mil maravedís. E ordeno' en estas Cortes , que fasta que él ovie- 

j^ se mas tesoro para labrar otra moneda, que tornase el Real , que 
valia tres maravedís , á valer uno : é el Cruzado , que valia un 
maravedí , que valiese dos cornados. E con esto emendóse el 
fecho por algund tiempo , fasta que después lo ordeno de otra 
guisa. 4 



A. C. 



3 Abrev de mandar labrar una 

moneda que decían Reales , é otra que 
decían Cruzados , de pequeña ley , en 
guisa que los Reales eran tres quartos 
de cobre , é uno de plata , é valia el 
Real tres maravedís : é los Cruzados 
seis partes de cobre , é una de plata , é 
valia el Cruzado un maravedí. E esto 
ficiera por poder pagar. . . £n otro ori~ 
ginal de la Abrev. se dice : en guisa 
que los Reales eran de tres meajas de 
cobre , é una de plata , é valia el Real 
tres maravedís : é los Cruzados eran de 
seis meajas de cobre , é una de plata, 
é valían á maravedí. 

3 Véase el capítulo XI. del Año 
1369. donde dice que llegó á valer 
una dobla trecientos maravedís , y un 
Caballo sesenta mil maravedís. Allí se 
eita el arrendamiento que se hizo para 
labrar esta mala moneda, que fué ori- 
gen depraves daños en el Rey no. £. 



CA^ 

4 "Después el mismo Rey Don En' 
rique en la Era 1 4 1 1 . hizo nuevo 
Ordenamiento en razón de la moneda, 
vieja , que se rediixo á su valor an- 
tiguo , que eran diez dineros por ma- 
ravedí , y seis cornados un mar ave-' 
di , dos cinquienes un cornado , y 
tres sueldos quatro dineros en plata: 
que valiese el real tres maravedís, 
y la dobla Castellana treinta y cÍ7ico 
maravedís , la Moriega treinta y dos, 
y la Marroquí , y la que llamaban 
Mohán , treinta y quatro maravedís. 
Declaróse también el valor de las 
monedas á razón del peso de plata 
por el Rey Don Juan su hijo en las 
Cortes de Brivíesca. En el Testa- 
mento del Rey Don Pedro se hace 
mención de las doblas Marroquíes, 
y Castellanas , y que las Castellanas 
que él mandó labrar eran de treinta 
y cinco maravedís. 



A. C. 



Crónica del Rey- 
CAPITULO IX. 



COMO FIZO EL REY DON ENRIQUE 

después de las Cortes de Toro. 

F Echas las Cortes de Toro i , el Rey se fué para Bur- 
gos 2 ^ é envió algunos de los suyos á ver si podria co- 
brar las villas de Victoria , é Logroíío , é SanAa Cruz de Cam- 
peszo , é Salvatierra que el Rey de Navarra le tenia tomadas, 
por quanto las dichas villas se avian dado al Rey de Navar- 
ra. E aquellos que el Rey envió' por esta razón Hcieron quan- 
to pudieron por cobrar las dichas villas , pero non pudieron 
ál facer , salvo que la villa de Salvatierra 3 , é Sanóla Cruz 
tornaron á tomar la voz del Rey Don Enrique ; pero Viíto- 
ria , é Logroño fincaron en mano del Papa Gregorio , en ma- 
nera de secrestación , fasta que el Papa librase estos fechos , ss- 
gund avernos contado 4 . E tomólas en fialdad Don Juan Re- 

mi- 
Rey de Navarra. E el Rey de Navarra 
non era estonce en su Reyno , que era 
ido á Francia. . . 

4 Ray ruido , Anales 1371. 4. 
trae itn Breve del Papa Gregorio XI. 
al Rey Don Enrique dándole gracias 
Noviembre según la data de una Cé- j}or el regalo que le habia hecho con 
dula por la qual concedió al Monas- el Cardenal de Santa Práxedis , de 
terio de Santa Maria la Real de dos hermosos caballos: y porque en las 
Burgos varias rentas y bienes ; por- cartas que habia ret ibido suyas le de' 
que el diciio Monasterio es íechura é cia , que no obstante haber empeza-- 
limosna de los Reyes onde Nos veni- do guerra con el Rey de Islavarra , 
mos , é por razón de que Nos rescebi- para la qual tenia preparado pode- 
mos la honra de nuestro Coronamiento roso exército , desistia de ella, y de- 
en el Altar de Santa Maria la Real del ' ' 
dicho Monasterio. Manr. Anal. Cisterc. 
sacado del Arch. de las Huelgas. En 
la misma ciudad á 15. de Diciem- 
bre despachó privilegio rodado con- 
firmando á Don Bernardo de Bear- 
ne , y a Doña Isabel de la Cerda su 
muger el Condado de Medinaceli. 
Zuñiga Anal, de Sevilla. E. 

3 Abrev . . .salvo que la villa ds Sal- 
vatierra tornó á tomar la voz del Rey 
Don Enrique ; pero Vitoria , é Logro- 
ño , é Santa Cruz fincaron en poder del 



1 A 20. de 0¿1ubre duraban to- 
davía las Cortes de Toro , en las qua- 
les confirmó con esta data los privi- 
legios de Cárdena. Berganza , Antig. 
tom. 2. pag. 207. E. 

2 Se hallaba en Burgos á 24. de 



jaba al arbitrio de Su Santidad, y del 
Rey de Francia todas las diferen- 
cias que tenia con dicho Rey. Dado 
en Aviñon á 12. de Diciembre 1371. 
Véase entero en el Apéndice. El Car- 
denal de Santa Práxedis era D. Pe- 
dro Qomez Barroso , que habia sida 
Arzobispo de Sevilla. E. 

Zurita Anal. lib. X. cap. 14. refie- 
re la negociación que hubo d fines de 
este año y principios del de 13 72- en- 
tre los Reyes de Castilla y de Aragón, 
d instancia de los Nuncios Pontificios 

que 



10 



Don Enrique Segundo. qi 

mirez de Arelkno , un Caballero natural de Navarra , que A. C. 
era en servicio del Rey Don Enrique , é fiaba mucho del , iJZi- 
é le avia heredado en Castilla. E el Rey de Navarra non 
era estonce en su Regno , ca era ido á Francia , é dexára en 
c el Regno la Reyna su muger , que era hermana del Rey de 
Francia. Otrosí en este Año sábado veinte dias de Diciembre 
entro el Infante Don Juan , fijo del Rey Don Enrique , en 
Vizcaya , é le tomaron por Señor. 

CAPITULO X. 

COMO EL REY DON ENRIQUE OVO NUEVAS 

¿[lis el su Almirante frisiera en la, mar al Conde ds 

Peñabroch Capitán de Inglaterra. ^ 

ESte año ovo nuevas el Rey Don Enrique como Micer Am- 
brosio Bocanegra su Almirante , con doce galeas suyas, 
las quales él avia enviado en ayuda del Rey de Francia , es- 
tando cerca de la Rochela , que estaba estonce por Inglater- 
ra , llegara y el Conde de Peñabrocli , que venia por Lugar 
teniente del Rey de Inglaterra en Guiana , con treinta é seis 
I j naos , é con mucha compaña de Caballeros , é Escuderos , é 
Ornes de armas , é con grand tesoro que el Rey de Ingla- 
terra le diera para facer guerra en Francia : é que llegando 
el dicho Conde de Peñabroch á la villa de la Rochela con 
las dichas naos , las doce galeas de Castilla pelearon con él , é 

le 

^iie se mencionaron en el cap. V. del mil marcos de oro. Se firmó el com- 
año 1370. El Rey de Castilla nom- promiso en Alcañiz á \. de Enero de 
bró por Comisarios suyos al Obispo de it,-]!. y se ratificó en la misma villa. 
Burgos , y d Don Alvar Garda de á t¡. de Febrero , en presencia de Pe- 
Albornoz sil Mayordomo mayor , los ro López de Padilla , Embajador que 
quales fueron á Cañete. El de Ara- envió el R ey Don Enrique para este 
gon nombró al Obispo de Lérida , y efecto. Y. el cap. entero en Zur. E. 
d Don Ramón Alaman de Cervellon, 1 Este cap. es en los impr.y mss. 
que vinieron áCastelfavib, donde se de la Vulgar el segundo del Año si- 
hallaba el Obispo de Comenge, que ya guiente 1372. pero debe estar aquí, 
era Cardenal. Acordaron compróme- porque la batalla que en él se refiere 
ter las diferencias que tenian ambos se dio vispera de San Juan B antis tu 
Reyes en el Papa y Colegio de Car- 23. de Junio de 1371. según Wal- 
denales , y que entr? tanto no se ino' singhan , Frossardo , y todas las Me- 
vase cosa alguna so pena, de veinte morías de aquel tiempo. E. 



32 Crónica del Rey 

A. C. le desbarataron , é prendiéronle á él , é á todos los Caballe- 
1371- ros é Ornes de armas que con él venían, é tomaron todos los 
navios é tesoros que fraian. E luego los de la dicha villa de 
la Rochela 2 , desque vieron preso al Conde de Peñabroch 
tomaron la voz del Rey de Francia , é derribaron un castillo 5 
que el Rey de Inglaterra mandara y facer. Otrosí que luego 
esto fecho que el Conde de Peñabroch fué preso , é la Ro- 
chela tornada Francesa, muchas otras villas é castillos de Guiana 
ficieron eso mismo , é se tornaron á la obediencia del Rey de 
Francia. E el Rey Don Enrique ovo grand placer con estas i o 
nuevas , é estovo en Burgos fasta que le enviaron alli al Con- 
de de Peñabroch , é á los Caballeros que con él fueron pre- 
sos , los quales eran setenta Caballeros de espuelas doradas , é 
enviáronle iodo el tesoro : é fizo por ello muchas mercedes 
ai Almirante 3 , é á todos los que con él fueran en la dicha i c 
batalla de la mar, E ovo §\ Rey muy grandes rendiciones del 
Conde , é de los otros prisioneros ^ é mucho tesoro de lo que 
y fué tomado ; como quier que muchos de los Caballeros que 
allí fueron presos morieron en la prisión. E estovo el dicho 
Conde un tiempo preso en el castillo de Curiel ; é después 20 
le dio el Rey á Mosen Beltran de Claquin , quando compro 
del á Soria , é Almazara , é Atienza , é los otros logares cjue 
él avia en Castilla , en cuenta de cien mil francos de oro 4 . 
E eso mesmo dio' en paga al dicho Mosen Beltran en otras 
grandes quaníias algunos otros Caballeros de los que en es- s^ 
ta batalla fueron presos con el dicho Conde , entre los qua- 
les 5 le dio al Señor de Poyana , é al Mariscal de Inglaterra, 
que decían Mosen Guischart de Angle , é otros muchos Caba- 
lleros , segund adelante contaremos. 

AÑO 

2 Desde , E luego los de la Ro- ta al cap . 2. de dicho Año. E. 
chela , hasta obediencia del Rey de 3 En Zamora á 5 . de Noviembre 

Francia, no corresponde d este cap. ni de 1372. concedió el Rej al Almirau- 

d este tiempo , pues la Rochela no se te la villa de Linares por instru- 

rindió entonces de residías delapri- mentó que se imprimió en el Catálo- 

sion del Conde de Penibroch , sino el go de los Señores y Condes de Fernán 

dia 15. de Agosto del año siguiente de Nuñez. £, 

iT,-]!. quando fué con la Jiota de Cas- 4 Solo se ha de decir cien mil 

tilla Rui Diaz de Rojas , y prendie- francos , sin expresar de oro. 
ron al Cabial de Buch. Véase la Na- 5 Falta en la Abrev. desde , en- 
tre 



Don Enrique Shcundo. 33 

AÑO SÉPTIMO 

QUE EL REY DON ENRIQUE REGNÓ, 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos é setenta é dos ; 

é de la Era de César , segund costumbre de España , de mil 

quatrocientos é diez ; é del Criamiento del mundo , segund 

la cuenta de los Hebreos , cinco mil ciento é treinta é dos ; 

é de los Alárabes , en que Mahomad comenzó su 

seíla , setecientos é setenta é quatro. 

CAPITULO I. 

COMO EL REY DON ENRIQUE CERCÓ LA 

cibdad de Tui , é la tomó. 

OVo nuevas el Rey Don Enrique como algunos Caballeros, 
é otros Omes de armas de Galicia , é otros de Castilla 
que non amaban su servicio , eran idos á la cibdad de Tui , de 
los quales eran ^ Alfonso Gómez de Liria natural de Galicia, 
^ é Pero Diaz Palomeque , Comendador de Santiago , natural 
de Toledo , é Men Rodríguez de Senabria , los quales esta- 
ban en Portogal , é se alzaron con la dicha cibdad de Tui. 
E luego que el Rey lo sopo partid de Burgos , é fué para 
Tui , é cerco' la cibdad , é estovo y fasta que la cobró 2 : q 
I o dexó en ella recabdo , é tornóse para Castilla. 

Tom. 11. E CA- 

tre los quales , hasta fin del cap. En 2 Estuvo por entonces en Lugo, 

los impr. Señor de Pinana, y Richar donde á 8. de Febrero dio Cédula 

Engle. Adelante se hace mención de mandando á Pedro Sarmiento , Ade~ 

ellos Año IX. cap. 8. y del Señor de lantado mayor de Galicia , guar- 

Poyaiía Año XVII. del Rey Don dase todas sus jitrisdiciones tempo- 

Pedro cap. 13. Alli , y en este lugar rales á la Iglesia de Mondoñedo , 

está en las de mano Señor de Poyana. especialmente las de Vivero y Riva- 

I Eji la Abrev. falta desde de deo. También estuvo en Portomariño, 

los quales eran , hasta estaban en Por- y alli despachó otra Cedida i 20. de 

togal. Mayo mandando al Obispo de Mon- 
da- 



1 



A.C. 

ij7a. 



A. C. 

1 571. 



34 



Crónica del Rey 



CAPITULO II. ^ 



COMO EL 

d Santander . 



REY DON ENRIQUE FUE 
é envió d Rui Diaz de Rojas con naos 
a la guerra de Francia. 



EL Rey Don Enrique partió de Burgos 2 ^ é fué para 
Santander , é fizo armar quarenta naos , é envió por Ca- 
pitán dellas un Caballero que era Merino de Guipúzcoa , al 
qual decían Rui Diaz de Rojas , para la Rochela. E eran y 
veinte barcas de Francia , en las quales iba un grand Señor 5 
de Gales que decian Juan de Gales , que servia al Rey de 
Francia. E estovieron algunos dias cerca dende , por quanto 
les decian los de la Rochela , que el Rey de Inglaterra en- 
viaba grand flota contra ellos 3 ; caso que non vino navio 
ninguno contra ellos de Inglaterra. E acaesció en estos dias, 10 

que 



dpñedo entregase d dicho Adelan- 
tado el Castillo de Felgoso , hacien- 
do antes el Adelantado pleyto ome- 
nage en manos del Obispo. Florez Esp. 
Sagr. tom. i8. trat, 59. cap. 7. E. 

1 Falta este cap. en la Abrev. 

2 Se hallaba de vuelta de Gali- 
cia en Burjios á 8. de Junio , donde 
confirmó la donación de la Villa de 
Cervera , ciue Don Beltran Claquin, 
Duque de Molina y Conde de Lon- 
gavilla , habió, hecho en Segovia á 2 . 
de 'noviembre de 1370. á Don Juan 
Ramirez de Arellano Señor de los 
Cameros. Salazar Casa de Laratom. r. 
pag. 376. E. 

■ 3 Esto dd á entender que la Ro- 
chela estaba ya por el Rey de Fran- 
cia , y temía ser atacada por una 



expresan este cap. y el siguiente : 

Don Enrique &c. AI Concejo é Al- 
caldes &c. Facemos vos saber que las 
nuevas de acá son estas. Sabed, que por 
quanto los traydores de Fernand Al- 
fonso de Zamora j é de Men Rodrí- 
guez de Sanabria , con otras Compa- 
ñías , avian escalado en Galicia dos lu- 
gares nuestros , ovímos de venir aquí 
á Benavente por entrar en Galicia á 
prender aquellos traydores , é cobrar 
aquellos lugares : é tres dias antes que 
de aqui de Benavente saliéramos envia- 
mos adelante al Conde Don Alfonso 
mi fijo con fasta setecientas lanzas , que 
los fuesen á cercar , en tanto que nos 
íbamos. E ellos , asi como sopieron que 
queríamos entrar en Galicia , dexaron 
todas las Compañías en los lugares don- 



Jlota Inglesa ; pero no fué asi , como de andaban alojadas , é Fernand Alfon 
ya dejamos notado, ni se rindió hasta so, é Men Rodríguez fuyeron con quín 



■el dia i',. de Agosto, qu ando fué preso 
el Cabtal de Buch. Todo se comprue- 
•va con la Carta que el Rey Don En- 
rique escribió á la ciudad de Múr- 
ela dándola noticia de los sucesos que 



ce lanzas no mas a fortugal. E sabed 
que luego que el Conde Don Alfonso 
llegó á los dichos lugares , sin otro 
detenimiento ninguno se le rindieron, 
é todos los que allí estaban fueron pre- 
sos. 



Don Enrique Segundo. _q5 

que un grand Caballero de Guiana que tenia la parte del A. C. 
Rey de Inglaterra , que decían el Captal de Buch , peleara iJ7'^' 
en tierra con gentes de Francia , é los desbaratara , é pri- 
siera y un grand Señor que decian el Señor de Pons. E es- 

5 tando en un logar cerca la mar aquel dia que la pelea fuera, 
sopieronlo Juan de Gales , é los que con él iban en las bar- 
cas de Francia , é algunas otras barcas de Vizcaya , é salieron 
de los navios á tierra , é pelearon con el Captal de Buch , á 
venciéronle , é tomáronle preso , é enviáronle al Rey de Fran- 

10 cia. E el Rey de Francia , por quanto el dicho Captal de Buch 
fuera otra vez su preso, é le soltó, é le ficiera merced, é el 
dicho Captal le prometiera de le non deservir , é non lo guar- 
do' asi , esta segunda vez que fué preso mandóle el Rey de 
Francia poner en una torre de París , é estovo alli preso fas- 

i^ ta que morio'. E las naos de Castilla , de las quales era Ca- 
pitán Rui Diaz de Rojas , después que el invierno llego , 

E2 tor- 



sos , los unos para que fagamos justi- 
cia dellos ; é los otros para que , si 
nuestra merced fuere , sean perdona- 
dos. Asi que quando nos allá llegamos 
fallamos todos los fechos sosegados, 
que non teníamos cosa que tacer. E ios 
traydores de Fernand Alfonso , é Mcn 
Rodríguez , sabiendo que el Rey de 
Portugal avia pregonado por todos sus 
Regnos que los matasen si fuesen fa- 
llados , se disfrazaron de manera que 
non ha parescido ninguno dellos ; salvo 
que nos dixeron que Fernand Alfonso 
avia pasado por aquí por tierra de Za- 
mora desconocido, con dos dea muía. 

Otrosí sabed , que viniendo nos 
de Galicia para Castilla , ya que ha- 
bíamos pasado las puntas , tovímos nue- 
vas de nuestra flota , loado Dios , mu- 
chas é muy buenas. Lo primero, como 
la Rochela se había entregado al Rey 
de Francia el dia de Nuestra Señora 
de Agosto que agora pasó. Otrosí , que 
el dia que se entregó la Rochela luego 
se rindieron otras cinco Villas é cas- 
tillos de toda aquella comarca. Otrosí 
nos enviaron decir , que teniendo la 



Villa de la Rochela cercada , que el 
Cabdal del Buxe , é el Senescal de 
Santouge , é el Señor de Maruel , que 
eran Capitanes de todo el Ducado por 
el Rey de Inglaterra , que vinieron alli 
para pelear con nuestra gente , é que 
algunos de nuestra ilota , con otros de 
los Franceses , fueron á pelear con 
ellos , é que fueron los Ingleses venci- 
dos , é que fueron presos el Cabdal 
del Buxe , é el Senescal , é el Señor 
de Maruel , é muchos Caballeros bue- 
nos , que non escaparon todos ellos de 
muertos ó presos. E la condición de 
entre nos , é el Rey de Francia es de 
esta forma : que de quantas cosas se 
ganaren por mar é por tierra ayamos 
nos las dos partes , é el Hey de Fran- 
cia la una. Asi que , loado Dios, todos 
los fechos de aquellas partidas han su- 
cedido bien conforme podíamos desear 
nos , é el Rey de Francia nuestro her- 
mano. E todas estas cosas vos envia- 
mos decir por que sabemos que os 
placerá delias. Dada en Benavente 27. 
días de Septiembre Era de 1410. años.-. 
Nos el Rey., CascaUs Hist. ^ag. 1^2. 



^6 Crónica del Rey " 

A. C. tornáronse para Castilla , é desarmaron las naos. 
^57^- En este Año se trató en Santander, estando y el Rey Don 

Enrique, que Mosen Beltran de Claquin, Condestable de Fran- 
cia , le vendiese á Soria , é Almazan , é Atienza , é los otros lo- 
gares que el Rey le avia dado en Castilla : é alli se fizo la ave- 5 
nencia , é tratóla un Caballero de Francia que decian Mosen 
Juan de Rúa , el qual en aquella armada iba en las barcas del 
Rey de Francia. 

CAPITULO III. 

COMO EL REY DON ENRIQUE FUE 

d Zamora , / dende entró m Portogal. ^ 

DEspues que el Rey Don Enrique partid de Santander, 
é ovo enviado sus naos , tornóse para Burgos : é están- i o 
do y sopo como algunos Caballeros é Escuderos de Castilla, 
que andaban fuera del Regno , é estaban en Portogal , los 
quales eran Ferrand Alfonso de Zamora , é otros ¿ , avian 
tomado un logar de Galicia que dicen Viana , é facían guer- 
ra del. Otrosi le ficieron saber Mareantes de la costa de Gui- 1 5 
puzcoa , é Vizcaya , é Asturias , que el Rey Don Ferrando 
de Portogal les tomara , é mandara tomar sus naos en la cib- 
dad de Lisbona , é non sabian por qué. E el Rey Don En- 
rique fué muy quejado por ello , teniendo que avia paces 
con el Rey de Portogal , é que ge las non guardaba bien : é 20 
luego envió sus cartas al Rey de Portogal , que le mandase 
desembargar é tornar las naos de su Regno que avia fecho to- 
mar á sus Vasallos. Otrosi envió al Conde Don Alfonso su 
lijo con Compañas á cercar á Viana : é él partió luego de Bur- 
gos , é fué para Zamora , é envió por sus Vasallos é gentes 25 
de armas que fuesen con él en Zamora. E alli atendió res- 

pues- 

1 En el discurso de este cap. no fonso de Zamora , é otros -.y es de ad- 
s.e expresa, que entrase entonces en vertir , que en el Año 1 3 7 1 . cap. 3 . 
Portugal, iti que filé á Galicia antes se dice que Fernán Alfonso de Za- 
de ir á Zamora ; pero lo asegura el mora fué preso segujida vez por Pero 
mismo Rey en la carta que copiamos Fernandez de Velasco ; y después no 
en la Nota anterior. E. se refiere como se liberto , j salió de 

2 £« la Abrev. falta Ferrand Al- la prisión. 



Don Enrique Segundo. 37 

puesta del Rey de Portogal sobre las naos de su Regno que A. C. 
avia fecho tomar en Lisbona ; otrosí por saber si era su amigo ^SV^- 
verdadero , ó non. E estando el Rey en Zamora sopo co- 
mo el Conde Don Alfonso su fijo , que él enviara á Viana , do 

e aquellos Caballeros é Escuderos que andaban fuera de Castilla 
eran alzados , la avia tomado ; é los que en ella estaban dexa- 
ron la villa , é se fueron á Oimbra , un castillo de Galicia , 
que era de Men Rodríguez de Senabría , é alli los cerco el 
Conde Don Alfonso , é á algunos pusiera en salvo , é á otros 

10 tomara presos , segund la pleytesia que con ellos ficiera. 

CAPITULO IV. 

COMO DIEGO LÓPEZ PACHECO VINO DE 

Portogal , / contó al Rey Don Enrique las nue-vas 
de Portogal. 

OTrosi estando el Rey Don Enrique ^ en Zamora llegcí 
á él Diego López Pacheco , un Caballero natural de 
Portogal ,'que avia grand tiempo que era con el Rey Don 
Enrique , é le avia servido en sus guerras , é el Rey avíale en- 
1 5 viado al Rey de Portogal sobre estas cosas , á ver íi tenia en 
él amigo , o' enemigo. E como quier que el dicho Diego Ló- 
pez era Portogalés, amaba mucho el servicio del Rey Don En- 
rique , porque avia grand tiempo que eran en su merced él é 
sus fijos , é avíalos heredado en su Regno , que avía dado al 
20 dicho Diego López á Be jar , é á srus fijos otras heredades en 
Castilla 2 . E dixo Diego López al Rey , que fuese cierto que 

el 

1 En la Abrev. empieza asi : dados entonces en Castilla : por' 
Estando el Rey Don Enrique en Zamo- que de Juan Fernandez Pacheco , 
ra , llegó á él Diego López Pache- Señor de Behnonte , que fué agüelo 
co , un Caballero que era natural de de Don Juan Pacheco Marqués de 
Portugal , é avia vivido algún tiempo Villena , Maestre de Santiago , se 
con el Rey Don Enrique , é aviale ser- escribe en el Sumario que compuso 
vido en sus guerras : é el Rey fiaba del Pero Carrillo de Albornoz , Alconero 
é le avia heredado en Castilla. E le avia mayor del Rey Dojí Juan el Segun- 
enviado á Portugal, ... do , que él , y Lope Fernandez su 

2 No hallamos en Autores de hermano se pasaron d Castilla en 
aquellos tiempos quales hijos de Die- tiempo del Rey Don Fnrique el Ter- 
go López Pacheco fuesen yá here- cero , que fué quando se movió la 

guei- 



38 CronicadelRev 

A. C. el Rey Don Ferrando de Portogal de su voluntad non era 
JJ7^- su amigo 3 . Otrosí le contó como el Rey Don Ferrando non 
estaba bien avenido con sus pueblos , nin con los Fiios-dalgo. 
E eso mesmo le contó 4 que el Infante Don Donis , herma- 
no del Rey de Portogal, se quería venir para la su merced, 
é otros Caballeros con él. E luego llego' á Zamora al Rey un 
Escudero suyo , que él avia enviado al Rey de Portogal , é 
contóle que el Rey de Portogal non era claramente su ami- 
go , nin quisiera facer desembargar Jas naos de Castilla que 
estaban en el puerto de Lisbona. 

CAPITULO V. 

COMO EL REY DON ENRIQUE ENTRÓ EN 

Rortogal á facer guerra. 

EL Rey Don Enrique , desque sopo todo esto que Diego 
López Pacheco le contara , entendió que tenia buen 

tiem- 

guerra contra, Portugal , y el Infante fuese hijo de Diego López Pacheco , 
Don Dionis tomó título de Rey : nÍJiguna duda se tiene por los Seño- 



y en el tnismo tiempo se pasaron 
Martin Vázquez, y Lope Vázquez de 
Acuña , Alvar Gonzale z Camelo Prior 
de Ocrato , y Egas Coello. Lo mis- 
mo se afirma por Hernán Pérez de 
Guzman en el libro de las Genera- 
ciones de los Reyes en la vida del 



res que descienden del , y por los que 
han visto cierta fundación del Hos- 
pital del mismo Juan Fernandez 
Pacheco Señor de Belmonte. Zur. 

Véase A Pellicer, Memor. del Marq. 
de Cerralvo , donde ñta un Priv. del 
Rey D. Enrique dado á 26.de Diciem- 



Rey Don Enrique el Tercero , don- bre de este Año por el qual hace mer 



de llama d Alvar González , Alvar 
Gutiérrez : de manera que se podria 
dudar si estos dos hermanos serian 
los hijos de Diego López Pacheco, 
que tanto tiempo antes fueron here- 
dados en estos Rey nos. Por las Ge- 
nealogías del Conde Don Pedro de 
Portugal parece , que Diego López 
Pacheco fué hijo de Lope Fernan- 
dez Pacheco , Señor de Ferreyra , 



ced á Esteban Pacheco de lajurisdi^ 
íion de Cerralvo. E. 

3 Las paces del Rey de Portugal 
eran forzadas y fingidas como se vio 
luego , y para romperlas andaba ya 
entonces en tratos con los enemigos del 
Rey Don Enrique. En la Colee cion de 
Rimer se halla el poder que dio en i-j. 
de Noviembre de este Año para ha- 
cer liga y confederación con el Rey 



gran Privado del Rey Don Alonso el Eduardo de Liglaterra. Este Rey 

Quarto de Portugal , y Ricohombre, dio el suyo d i . de Junio del Año 

nieto de Juan Lernandez Pacheco, siguiente 1373. y se hizo el Tratado 

y que huvo Diego López Pacheco dos en Londres d 16. del mismo. E. 

liijos , que fueron Fernán López , y 4 Falta en la Abrev. desde E eso 
Lope Pernandez. Que Juan Pernan- 
''dez Pacheco , Señor de Belmonte , 



10 



mesmo le contó , hasta fin del cap. 



Don Enrique Segundo. 39 

tiempo para entrar en Portogal , é facer al Rey Don Fer- A. C. 
rando que fuese su amigo , ó le destruir* la tierra. E partió ^37'^' 
luego de Zamora , é entro en Portogal mediado el mes de 
Diciembre deste Año , é tomó luego estos logares : Almey- 

5 da , Pinel , Cellorico , é Linares ^ : é en aquella comarca es- 
tovo algunos dias , é envió por mas Compañas á Castilla, 
é otrosi envió á Sevilla á mandar al su Almirante que vinie- 
se con doce galeas. E estando en aquella comarca vínose pa- 
ra él el Infante Don Donis ^ hermano del Rey de Portogal, 

10 al qual avia Diego López Pacheco dejado apercevido para se 
venir al Rey desque fuese en el Regno de Portogal : é el Rey 
Don Enrique rescibióle muy bien , é partió con él de sus joyas, 
é de sus caballos , é muías , é dineros. Otrosi sopo alli el Rey 
Don Enrique como Don Guido de Boloña , Cardenal Lega- 

I _^ do del Papa Gregorio 3 , era venido en Castilla por tratar paz 
entre él , é el Rey de Portogal 4 , é le enviara sus cartas que 
le ploguiese de le enviar decir cómo quería que él ficíese , si 
iría á él , ó non. E el Rey le envió decir , que le rogaba que 
quisiese irse para la villa de Guadalajara , dó estaba la Reyna 

20 Doña Juana su muger , é los Infantes sus fijos ; é que él , Dios 
queriendo , muy aina avria librado lo que tenía de facer en 
Portogal , é seria en Castilla , é le vería. E el Cardenal, quando 
ovo esta respuesta , entendió que el Rey Don Enrique avía vo- 
luntad de facer grand guerra al Rey de Portogal , é por eso le 

25 enviaba destorvar su ida para él: é pensó en ello , é ovo su con- 
sejo, que pues el Papa le avia enviado por poner paz é bien entre 
los Reyes de Castilla é de Portogal, que le compila de trabajar, é 

ir 

' • I Abrev. Linares y Vlseu. jjara corregir y establecer lo que le 

2 .... é él estando en aquella co- pareciese conveniente , por haber te- 
marca de Viseu lo que fincó deste Año, nido el Papa noticia de estar muy 
esperando las Compañas por que en- deformadas y arruinadas , asi en lo 
"viara á Castilla , vínose para él el In- espiritual, como eii lo temporal. Marca 
fante Don Donis. . . . Hispánica, Apend. pag. 1476. Le nom- 

3 Guido Obispo Portuense , Le- bró el Papa en Aviñon d 7. de Ma- 
gado de la Santa Sede en los Reynos y o; y se hallaba en Barcelona por Sep- 
de Castilla , León , Aragón , Portu- tiembre. E. 

gal, y Nabarra. Trajo comisiojí para 4 Abrev. .. é era llegado á Ciu- 

visitar las Iglesias Catedrales , Co- dad Rodrigo , é como le avia envia- 

legiales , Monasterios , Ordenes de do. . . . 

Caballería ^c. de dichos Reynos , y ■ 



40 CronicadelRev 

A. C. ir ver al Rey de Castilla antes que la guerra mas se encen- 
J J72. diese. E partid de Cibdad Rodrigo , é fué su camino para dó 
era el Rey Don Enrique : é non quiso entrar por aquella co- 
marca que non fallase primero al Rey de Portogal , é fablase 
con él , diciendole , que se aviniese con el Rey de Castilla, 5 
é se partiese de guerra. E asi lo fizo , é fuese para Santaren, 
do' estaba el Rey de Portogal , por otro camino , sin ver al Rey 
de Castilla. 

AÑO OCTAVO 

QUE EL REY DON ENRIQUE REGNO^ 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Seííor Jesu-Cliristo de mil trecientos é setenta é tres; 

é de la Era de César , segund costumbre de España , de mil 

quatrocientos é once ; é del Criamiento del mundo , segund 

la cuenta de los Hebreos , cinco mil ciento é treinta é tres; 

é de los Alárabes , en que Mahomad comenzó su 

seíla , setecientos é setenta é cinco. 

CAPITULO I. 

COMO EL REY DON ENRIQUE LLEGÓ A LA 

Cibdad de Viseo , e la tomó , e esperó y las Compañas 
porque avia enviado. 

A. C. ' I "^Ornaremos á contar como fizo el Rey Don Enrique des- 
IJ75' JL pues que entró en el Regno de Portogal. Asi fué que, 10 
segund avemos contado , el Rey Don Enrique , desque entró 
en Portogal , avia enviado á Castilla por mas Compañas de 
las que tenia consigo , teniendo que el Rey de Portogal quer- 
ria pelear. E desque las Compañas porque él avia enviado á 
Castilla fueron llegadas á la cibdad de Viseo , que es una cib- 15 
dad de Portogal que el Rey tomara estonce , partió dende , 
é fué por la cibdad de Coimbra , é alli se juntaron con él el 
Maestre de Santiago , é el de Calatrava , é el Conde de Nie- 
bla , é los Caballeros é Vasallos del Rey del Andalucía , que 

avian 



Don Enrique Segundo. 41 

avían entrado por Alcántara. E quando el Rey llego á Coim- A. C. 
bra estaba en la dicha cibdad la Reyna Doña Leonor muger ^ JZJ* 
del Rey Don Ferrando i . E el Rey Don Enrique non se 
detovo en la cibdad de Coimbra , é fué camino derecho dó 

5 quier que sabía que era el Rey de Portogal. E desque llegó 
á Torresnovas , un castillo é villa de Portogal , sopo como 
el Rey Don Ferrando era en la villa de Santaren , é como 
el Concejo de Lisbona , é todos los Ricos ornes é Caballeros 
sus Vasallos se venían juntar con él , é que quería darle bata- 

I o lia. E el Rey Don Enrique , desque estas nuevas sopo , esto- 
vo rigiendo sus gentes , é ordenando su batalla dos días en 
Torresnovas ; ca pensaba que la batalla non se escusaria. E 
luego se partió dende camino derecho de Santaren dó el Rey 
de Portogal estaba , é sopo en el camino como el Concejo de 

15 Lisbona .avia partido de la cibdad para se juntar con el Rey 
de Portogal en Santaren , é como se tornara de un logar que 
dicen Acenbucha , que es á cinco leguas de Santaren , para 
la cibdad de Lisbona , é que non estaban bien avenidos coa 
el Rey de Portogal. 

CAPITULO II. 

COMO EL REY DON ENRIQUE LLEGO 

á Santaren dó estaba el Rey de Portogal , é dende 
fué fara Lisbona. 

20 1 ^ L Rey Don Enrique llegó delante de Santaren , é puso y 

1^^ á media legua su real cerca de unos palacios del Rey 

de Portogal , que dicen Alcanaes 2 : é desque él vio que 

el Rey de Portogal non quería pelear , nin tenía gentes con 

qué , ca non tenia estonce en Santaren mas que seiscientos 

25 de caballo , partió de allí , é fué camino de Lisbona. E un 

día antes que allá llegase ordenó que fuesen otro día posar 

él é toda su hueste á un logar que dicen Sandios , que es 

Tom. II. F ar- 

1 Abrev. ...Don Ferrando, que era qual diremos adelante en el cap. 6. 
estonce encaescida de una fija , que di- 2 En un instr. original está hX' 
Xeron la Reyna Doña Beatriz, de la canhaes. 



42 CronicadelRey" 

Á. C. arredrado de la cibdad de Lisbona media legua. E otro dia 
I J7J' de mañana las Compañas non tovieron aquella ordenanza , é 
tomaron por muchas partes camino derecho á la cibdad de 
Lisbona. E la cibdad non era estonce cercada , salvo la villa^ 
do está la Iglesia mayor : é las Compañas entraron en la cib- 5 
dad , é posaron alli ; é los de la cibdad acogiéronse á la villa 
de suso que estaba cercada. 

CAPITULO III. 

COMO EL REY DE FORTOGAL ENVIÓ 

Compañas qin entrasen en Lisbona para ¡a 
dejender. 

DEspues que el Rey Don Ferrando de Portogal sopo que 
el Rey Don Enrique entrara en la cibdad de Lisbona, 
é que posaba alli con todas sus gentes i , ovo muy grand enojo; 10 
pero por quanto la villa de suso con la Iglesia se defendían, 
envió luego de Santaren en barcas á Don Alvar Pérez de 
Castro , é otros Caballeros de Portogal , é entraron en Lisbo- 
na en la Villa que estaba cercada ^ . E en la mar estaban qua- 
tro galeas de Portogal cercadas de ruedas de fierro muy gran- 1 5 
des , é fasta quince naos que estaban allegadas á la cibdad. E 
el Rey Don Enrique quando vino non tenia galeas , nin na- 
vios , porque las sus galeas non eran venidas de Sevilla. E los 
suyos posaban en la cibdad 3 , é avian cada dia muchas pe- 
leas con los de Portogal , que estaban en la villa de suso que 20 
estaba cercada , é avia muchos ferijdos de los del Rey de 
la grand ballestería que avia en Lisbona , é en sus galeas : é 
por esto el Rey acordó , porque non sabía si avria batalla , 

que 

T Bn Lisboa á 19. de Mayo , te- BuIIar. de Santiago , pag. 343. E. 
Hiéndala el Rey cercada , y hallando- 2 Abrev. é entraron en la cibdad 

se el Maestre de Santiago en el exér- de suso que estaba cercada. E en Ja 

cito , cedió el Maestre al Rey los mar estaban quatro galeas de Portugal, 

lugares de Angleria y Cidanion en é fasta veinticinco naos. . . 
Cataluña , j.H'rtenecientes á su Or- 3 Faltj desde , é los suyos po- 

den , que el Rey deseaba tener por saban en la cibdad , /¡asta jin del 

suyos ,- en cambio de qiiatrocientos capítulo. 
jiorines de oro de Aragón cada año^ ... : 



Don Enrique Segundo. 43 

que sería mejor arredrarse á fuera. E fizólo asi , e poso en los A. C. 
Monesterios que son alderredor de la cibdad : é á la partida ^JZJ* 
las gentes del Rey pusieron fuego á la cibdad , é quemaron 
k rúa nova , que es una calle la mas fermosa de la cibdad, 
j é partida de otras calles , é todas las naves de Portogal que: 
fallaron en la Atarazana de Lisbona. 

CAPITULO IV. 

COMO EL CARDENAL DE BOLOÑA TRATABA 

jjkytesíO: entre los Reyes de Castilla , / ds 
Portogal. 

EL Cardenal de Boloíía Don Guido Legado del Papa , del 
qual ya diximos que el Papa le enviara por poner paz , 
después que estovo en Santaren con el Rey de Portogal , lle^ 
10 gd á Lisbona , é fablo' con el Rey Don Enrique , é fallo en 
él que se queria allegar á aver paz. E deude tornóse al Rey 
de Portogal, que estaba en Santaren, por concordar estos fe- 
chos. 

CAPITULO V. 

COMO LAS GALEAS DEL REY DON ENRLQUE 

llegaron d la cibdad de Lisbona. 

A Siete días de Marzo deste Ario llegaron á Lisbona las 
galeas del Rey Don Enrique , que eran doce , é era 
Almirante Micer Ambrosio Bocanegra : é luego tomaron dos 
galeas de Portogal ; é las otras dos pusiéronse allende el rio 
en unas canales que son pegadas á la tierra , é alli desarma- 
ron de las gentes , é non las pudieron las galeas de Castilla 
SO tomar ; mas cobraron todas las naos que alli eran , las quales 
eran todas las mas de Castilla , de las que el Rey Don Fer- 
rando de Portogal avia fecho embargar , que estaban pegadas 
á la cibdad de Lisbona. i 

F2 CA- 

I Falta en la Abrev. que estaban ovo gran terremoto , Era MCCCCXI. 
pegadas ala cibdad de Lisbona : y se y no dice donde, 
añade: Este Ano á tercero día de Marzo 



44 Ci5.onicadei.Reí 

A. C. • 

^373- CAPITULO VI. 

COMO EL CARDENAL DE BOLOÑA FIZO LA 

faz enfre los Reyes de Castilla é de Portogal , s 
qiiaks fueron las condiciones. 

DOn Guido Cardenal de Boloña Legado del Papa , des- 
que ovo acordado con el Rey de Portogal segund 
que el Rey de Castilla lo pidiera , envió al Obispo de Coim- 
bra , que decian Don Pedro Tenorio , al Rey de' Castilla , é 
fizóle saber por él como el avenencia era fecha en esta gui- 5 
sa I : Primeramente , que los Reyes Don Enrique é Don Fer- 
rando fuesen amigos , é que el Rey de Portogal ayudase con 
cinco galeas al Rey de Castilla quando oviese de enviar ga- 
leas suyas en ayuda del Rey de Francia cada un año. Otrosí 
que el Rey de Portogal , para facer cierto al Rey Don En- 10 
que de su amistad , le diese en arrehenes fijos de Caballeros 
é de Cibdadanos de su Regno , numero cierto , é fasta cierto 
tiempo. Otrosi que el Rey de Portogal fasta dia cierto envia- 
se fuera de su Regno á Don Ferrando de Castro 2 , é á to- 
dos los otros Caballeros é Escuderos de Castilla , que anda- 15 
ban en Portogal , que eran fasta quinientos de caballo 3 . E 
después desta pleytesia , los Reyes ficieron otros tratos entre 
sí , que el Conde Don Sancho , hermano del Rey Don Enri- 
que , casase con la Infanta Doña Beatriz hermana del Rey de 
Portogal 4, que era fija del Rey Don Pedro de Portogal , é de 20 
Doña Inés de Castro. Otrosi que el Duque de Benavente Don 
Fadrique , fijo del Rey Don Enrique , é de una Dueña que 
decian Doña Beatriz Ponce , casase con la Infanta Doña Bea- 
triz , fija del Rey Don Ferrando de Portogal , é de la Reyna 
Doña Leonor su muger , la qual Doña Beatriz nasciera en 25 
Coimbra , quando y estaba el Rey Don Enrique , en el Año 

que 

1 Falta desde , que decían Don (¡iie estos cotí-venios se publicaron en 
Pedro Tenorio , hasta en esta guisa. Lisboa el dia 22. de Marzo. E. 

2 . . . é á I3on Ferrand Alfonso de 4 Abrev. . . de padre , é hermana 
Zamora. de madre de los Infantes Don Juan é 

2) Zur. Anal. lib. X. cap. 16. dice Don Donis , que era. . . 



Don Enrique Segundo. 45 

qne entro en el Regno de Portogal : é esta era heredera del A. d. 
Regno de Portogal 5 . Otrosí , que el Conde Don Alfonso iJZJ* 
fijo del Rey Don Enrique casase con otra fija del Rey de 
Portogal , que decían Doña Isabel , que ovo en una Due- 
5 ña antes que casase , é que le diese el Rey de Portogal con 
ella la cibdad de Viseo , é á Celorico , é Linares , é que des- 
de luego estoviesen los dichos logares por el Conde Don 
Alfonso , ca el Rey Don Enrique los avia ganado en esta 
guerra , é los tenia. 

CAPITULO VIL 

COMO LOS REYES DE CASTILLA E DE 

Fortogal se vieron en uno. 

I o T~7 Stas cosas asi acordadas é libradas , entregaron al Rey 

\^ ¿ Don Enrique en Lisbona todas las arrehenes que el Rey 

de Portogal le avía de dar. Otrosí acordaron que los Reyes se 

viesen en uno : é así fué , que el Rey Don Enrique fué para 

Santaren, é poso y cerca en unos palacios del Rey de Portogal, 

1 5 que dicen de Balada. E el Cardenal de Boloña Legado del Pa- 
pa era y , é fizo aparejar tres barcas , é en la una entró el Rey 
Don Enrique , é en otra el Rey de Portogal , é en la otra 
el Cardenal de Boloña : é fizólas aparejar en el río de Tajo: 
é fablaron en uno , é ficieron sus juras é sus amistades. E lue- 

20 go dende á dos dias el Rey de Portogal envió á su hermana 
la Infanta Doña Beatriz , é fizo bodas en el dicho logar de 
Balada con el Conde Don Sancho hermano del Rey Don En- 
rique, I CA- 

5 En la Ábrev. se añade, ex el jos d Don Alfonso Key de Aragón y 

Rey Don Ferrando non tenia otro fijo de tíapoles; d Don Juan, que fué pri- 

nin fija legítima. mero Rey de Navarra , y después de 

I Mataron d Don Sancho en Bur- Aragón , padre del Rey Católico ; y d 

gos el año siguiente de i}"]^- dejan- los Infantes Don Enrique Maestre 

do embarazada d la Infanta su mu- de Santiago , Don Pedro , que murió 

ger ,que dio d luz una hija , llamada en el sitio de Ñapóles , Don Sancho 

Doña Leonor la Rica fembra , Conde- Maestre de Alcántara , Doña Maria 

sa de Albur querque. Esta señora ca- Reyna de Castilla , y Doña Leonor 

so con el Infante Don Fernando que Reyna de Portugal, JÉ. 
fut Rey de Aragón, y tuvo en ella hi- 




45 Crónica DEL Rey 

A. C. 
I57J- CAPITULO VIII. 

COMO EL REY DON ENRIQUE PARTIÓ DE 

Portugal , é fué a la frontera de Navarra , é cobró d Vic- 
toria , é Logroño , é los otros logares que el Rey 
de Navarra avia tomado , é como se Jicieron 
casamientos. 

^Espiies de estos tratos de la paz é casamientos fechos , 
é los otros acordados. é firmados i , el Rey Don En- 
rique partió de Portogal , é vinose para Castilla 5 como quier 
que tardo algunos dias en Portogal , fasta que algunas cosas 
que eran tratadas fuesen complidas , especialmente que los e 
Castellanos que eran en Portogal , los quales eran Don Fer- 
rando de Castro , é otros : : ; : 2 é asi lo ficieron , ca todos 
los envió' el Rey de Portogal al Regno de Granada , é otras 
partes. E después el Rey Don Enrique fué para Castilla , é 
llego á una cibdad suya que dicen Sando Domingo de la Cal- i o 
zada , é de alli envió decir al Rey de Navarra , que le dexa- 
se las sus villas de Vidoria , é Logroño 3 , que le tenia toma- 
das ; é que si non se las quisiese dar , que él non podia es- 
cusar de le entrar en su Regno de Navarra , é facer quanto 
podiese por cobrar sus villas , con las despensas que sobre es- i c 
ta razón ficiese. E el Rey de Navarra le respondió , que pues 
el Cardenal de Boloíía era en el Regno de Castilla , que á 
él placia que el Cardenal tomase este fecho en sí , é lo li- 
brase. E estando los fechos entre el Rey de Castilla é el def 
Navarra en esto , llegó alli el Cardenal de Boloña Don Gui- 20 
do Legado del Papa , é trató entre los dichos Reyes , é 
ficieron sus pleytesias en esta manera : Que el Rey de Na- 
varra >dexase al Rey de Castilla las villas de Vidoria é Lo- 
gro- 

I Abrev. Estos casamientos del é impresos está este lugar defeñuo- 

Duque de Benavente , é Conde Don so , y falta , saliesen de él j o cosíl 

Sancho , é Conde Don Alfonso asi fe- semejante. 

chos é acordados é firmados , el Rey 3 ... De Victoria , é Logroño ¡ é 

Don Enrique. . . SanCta Cruz, 

2 En todos los libros de mam 



Don Enrique Segundo. 47 

groño , é que el Infante 4 Don Carlos , fijo primogénito del A. C. 
Rey de Navarra , casase con la Infanta Doña Leonor fija iJ7J* 
del Rey Don Enrique , é diese el Rey su padre con ella 
cierta quantia de oro , é que los Reyes fuesen amigos : é 

5 asi se fizo. E los Reyes se vieron en uno en una villa de 
Castilla que dicen Briones : é alli estovo el Rey de Navar- 
ra con el Rey de Castilla , é prometió de enviar al Infante 
Don Carlos su fijo heredero luego á se desposar con la In- 
fanta Doíia Leonor fija del Rey Don Enrique , segund era 

10 acordado. Otrosi fincó, que fasta el tiempo que el Infante 
Don Carlos fijo del Rey de Navarra pudiese casar con la 
dicha Infanta Dolía Leonor , que el Rey de Navarra diese 
en arrehenes á otro su fijo menor , que decian el Infante Don 
Pedro , para que anduviese con la Reyna de Castilla 5 . E vie- 

1 5 ronse los Reyes entre Briones é Sant Vicente : é otro dia vi- 
no el Rey de Navarra á Briones , é comió y con el Rey Don 
Enrique , é estovo alli aquel dia. E después envió el Rey de 
Navarra al Infante Don Carlos su fijo primogénito á Burgos, 
é alli se desposó con la Infanta Doíía Leonor fija del Rey 

20 Don Enrique 6 . E fechos los desposorios , el Infante Don Car- 
los tornóse para su padre el Rey de Navarra : é luego envió 
el Rey de Navarra al Infante Don Pedro su fijo á la Reyna 
de Castilla , segund era tratado , fasta el tiempo que pudiese 
casar é facer bodas el Infante Don Carlos, con la Infanta Doña 

Leo-' 

4 ... las dichas villas , é que el muñes se gastasen en provecho común: 
Infante. . . Que de los montes y dehesas comunes 

5 Noticioso el Papa Gregorio XI. se aprovechasen los tres estados de la 
de esta concordia, dirigió ai Rey Don ciudad y tierra en proporción determi- 
Enrique un Breve gratulatorio con nada ; Que los Escuderos que no tubie- 
data en Villanue-va de Aviñon á 12. sen armas y caballos en ser efefiiva- 
de Agosto de este Año. Véase entero mente , no gozasen los privilegios y 
en el Aféndice. E. libertades , por haber en esto muchos 

6 Hallándose el Rey Don Enri- engaños : Y que los Hombres buenos 
^«í en Burgos á 8. de Septiembre ?7z¿z7z- pecheros tubiesen Arancel ajustado de 
dó registrar en su Consejo , y dio todos los derechos de Ministros de Jus- 
autoridad y fuerza de leyes munici- ticia , prisiones y carcelages ; en todo 
fales d los capítidos de una concor- lo qual eran antes muy opriirüdos con 
dij-t hecha por la nobleza y común de excesos y molestias , que pe Jian mo- 
la ciudad de Segovia , los quales dis' deracion y remedio. Colín. Hist. de 
£onian: Que los bienes y propios co- Seg. caj). 26..j>ag, 291. E. 



48 Crónica del Rey 

A. C. Leonor su esposa. Otrosí fizo el Rey de Navarra entregar 
í J7J- al Rey Don Enrique las villas de Viíloria , é Logroíío 7 , que 
él tenia. E fincó asosegado todo esto entre los Reyes de Cas- 
tilla é de Navarra. 

CAPITULO IX. 

COMO EL REY DE NAVARRA VINO 

d J\dadrid al Rey Don Enrique , é de lo que y 

se trató. 

EN este Año , después que estas cosas fincaron asosegadas 5 
con el Rey de Castilla , el Rey Don Carlos de Navar- 
ra vino al Rey Don Enrique á Madrid , é fabld con él , que 
el Rey de Inglaterra , é el Príncipe de Gales serian sus ami- 
gos , é farian con él paz , é que él fuese su amigo dellos , é 
que se tirase de la liga del Rey de Francia : é que el Rey 10 
de Inglaterra , é el Príncipe dexarian la guerra que avian con 
él , é non ayudarían á las fijas del Rey Don Pedro que es- 
taban en Inglaterra. E para esto que el Rey Don Enrique 
diese al Príncipe de Gales alguna suma de dineros por la deb- 
da que le debía el Rey Don Pedro de los gages i que ovieran 1 5 
de aver él , é los otros Señores é gentes de armas , los qua- 
les él pagara por venir con el Rey Don Pedro á Castilla. E 
que faciendo el Rey Don Enrique esto , el Príncipe dexaria 
todas las otras demandas del Regno de Castilla , é asi lo faria 
el Duque de Alencastre , que era ya casado con Doña Cos- 520 
tanza fija del Rey Don Pedro. E el Rey Don Enrique dixo 
al Rey de Navarra , que le gradescía su buena voluntad con 
que le ploguiera trabajar , é venir á él á su Regno ; pero que 
en ninguna manera del mundo non se partiría de la liga de 
Francia. E non quiso mas oír esta pleytesia j pero dixo 2 ^ qug 25 
faciéndose la paz entre el Rey de Francia é el de Inglaterra, 
é seyendo todos amigos , que él faria como contentase al Prín- 

ci- 

7 Abrev. . . é Sanfta Cruz. 2 Falta desde , pero dixo , hasta, 

I Falta desde , de los gages, has- non se acordaron. 
ta fija del Rey Don Pedro. 



Dov Enrique Segundo. 49 

cipe , é al Duque de Alencastre con alguna quantia , en tal que A. C. 
se dexasen de la demanda que facían por las fijas del Rey Don 1 573- 
Pedro. E el Rey de Navarra le dixo , que la paz de Francia é 
de Inglaterra era aún por tratar , é avia en ella muchas dub- 
das , é que non sabía sí se podría facer. E asi non se acorda- 
ron : é el Rey Don Enrique fuese para el Andalucía , é el 
Rey de Navarra tornóse para su tierra. 

CAPITULO X. 



COMO LA CONDESA DE AL ANZO N ENVIÓ 

demandar los Señoríos de Lar a , / de Vizcaya, 

EN este dicho i Ario Doña María de Lara , fija de Don 
Ferrando de la Cerda , é de Doíía Juana de Lara , 
I o hermana de Don Juan Nuñez de Lara Seíior de Vizcaya , 
Condesa de Alanzon , que era en Francia , é fué primero 
casada en Francia con el Conde de Estampas , que dixe- 
ron Don Luís , é era del linage del Rey de Francia de la 
Flor de Lis , é ovo del un fijo , que fué Conde de Estam- 
15 pas , que dixeron Don Luis 2 como á su padre ; é después 



Tom. IL 

1 En la Abrev. Este Año dicho 
Doáa Maria de Lara , hermana de Don 
Juan Nuñez de Lara , é Condesa de 
Alanzon , que era en Francia , envió 
al Rey Don Enrique un Caballero de 
Bretaña , que decían Mosen Tilomas 
de Peñahcdit , é era muy buen Caba- 
llero , cá fuera uno de los treinta Bre- 
tones que pelearan con los treinta In- 
gleses , é los vencieran , é era ya viejo, 
é cojo de la pierna de feridas que ovo. 
E llegó al Rey en Burgos , é dióle sus 
cartas de creencia que traia de la Conde- 
sa: é por la creencia dióle (í/ i?í'jy)una es- 
critura , que decía que non quería darle 
á Vizcaya , que non la avía porque aver 
otro. No dice mas en esta materia, 
y acaba aqui el capítulo. 

2 Era Conde de Estampas Car- 
los hermano de Filipo Rey d: Fran- Alanzon su segundo marido ; y que 
cia Año de i}}}- y creo que casó no podría ser otro , como parece 

en 



G ca- 

Doña Maria de la Cerda con este Con- 
de , porque en el mesmo Año trataba 
de casar el Rey d la hija de Don 
Fernando de la Cerda , que dice se 
habia criado en Francia , con el In- 
fante Don Guillen Duque de Ate- 
nas. Véase en la Historia del Rey 
Don Pedro de Aragón al fin del Año 
1344. lo que se dice de D. Luis Prín- 
cipe de la Fortuna , que debió ser 
hijo del Conde de Estampas Don 
Luis , y de esta Doña Maria de la 
Cerda. Por el tiempo que se refiere 
en la Historia del Rey Don Pedro 
de Aragón que vino el Príncipe Don 
Luis á Valencia , parece que debió 
ser el Conde de Estampas hijo de 
la Doña Maria y del Conde de 
Estampas , y no hijo del Conde de 



^o Crónica DEL Rey 

A. C. casó con el Conde de Alanzon , hermano del Rey Don 
IJ7J- Phelipe de Francia , é ovo del muchos lijos , de los gua- 
les fué el uno Conde de Alanzon , é otro Conde de Per- 
chan , é otro Cardenal , é otro Arzobispo , é otros dos que 
finaron. E murió su marido desta Condesa Doña Maria , que 5 
era Conde de Alanzon , en la batalla de Carsi , do peleó el 
Rey Don Phelipe de Francia con el Rey de Inglaterra. E esta 
Condesa Doña Maria envió al Rey Don Enrique un Caballero 
suyo de su casa : é llegó este Caballero al Rey en Burgos , é 
dióle sus cartas de creencia que traia de la Condesa : é el Rey le i o 
rescibió muy bien, é dixo que le placia de le oir á toda su volun- 
tad. E el Caballero, por virtud de la creencia, dixo al Rey, que 
la Condesa de Alanzon su señora le enviaba á él sobre razón de 
demandar las tierras de Lara é de Vizcaya , á las quales ella 
avia derecho. E el Rey Don Enrique le respondió , que le 1 5 
diese por escripto la información dello : é el Caballero de la 
Condesa dio al Rey un escripto que decía asi : 

,, Muy excelente Príncipe, é poderoso Rey, é Señor : Mí se- 
„ ñora Doña Maria de Lara , Condesa de Alanzon , vuestra pa- 
,, rienta , se vos encomienda , é vos dice : Que por quanto ella 20 
,, sabe , é es bien cierta, que vos sodes un muy noble Príncipe, 
„ que non queredes facer á ninguna persona agravio , ella en- 
,, tiende que por ser natural deste vuestro Regno , é de vues- 
,, tro linage ,, podrá alcanzar justicia delante la vuestra Real 
,,Magestad. E por ende , Señor , vos face saber , que las tierras 25 
,,de Lara é de Vizcaya , que son en el vuestro Regno, deben 
,,ser suyas por derecho, é que vos non ge las debedes tirar 
,, nin embargar. E porque vos mas llanamente dello seades in- 
,, formado ,dicevos, que la razón é justicia que ella há para 
,, aver las dichas tierras de Lara é de Vizcaya es esta. El Con- 30 
„ de Don Lope , que fué Señor de Vizcaya , fijo de Don Die- 
„ go el que se quemó en los baños de Bañares , al qual Con- 
„ de Don Lope mató el Rey Don Sancho en la villa de AL 
„ faro , ovo hermanos legítimos á Don Diego , é á Doña Te- 
„resa. Este Don Lope que morió en Alfaro dexó una fija, q^ 

„ que 

en el capítulo siguiente. En la His- gon ha de decir , nieto de Don Fet- 
toria del Rey Don Pedro de Ara- nando , y no de Don Juan. 



Don Enrique Segundo. 51 

„que decían Doña María, que era casada con el Infante Don A. C 
„ Juan de Castilla , é fué Señora de Vizcaya : é ovo el Infan- i JZJ* 
,, te Don Juan de la dicha Doña María un fijo , que díxeron 
„ Don Juan el Tuerto, que fué Señor de Vizcaya, al qual mató 

5 ,, el Rey Don Alfonso en Toro por malos consegeros : é es- 
,,te Don Juan el Tuerto dexd una fija , que díxeron Doña 
,, María , la qual caso con Don Juan Nuñez de Lara, fijo de 
„ Don Ferrando de la Cerda , é de Doña Juana de Lara , ( de 
„la qual diremos después) hermano de mí señora la Conde- 

10 ,, sa. Otrosí Doña Teresa hermana del dicho Conde Don Lope 
,, casó con Don Juan Nuñez de Lara el viejo , é ovo fija á la 
,, dicha Doña Juana de Lara , que fué casada con Don Fer- 
,, rando de la Cerda , é fué madre de mi señora la Condesa. E 
„ asi , segund esto , Doña Juana muger de Don Ferrando de 

15 ,, la Cerda , é Doña María muger del Infante Don Juan , eran 
,, primas , fijas de hermano é hermana. E esta Doña Juana de 
,, Lara que casó con Don Ferrando de la Cerda ovo fijos á Don 
,, Juan Nuñez de Lara , é á Doña Blanca , é á Doña Marga- 
,, rida , é á esta Doña María Condesa de Alanzon , mi señora. 

20 ,,E por esto fué fecho el casamiento de Don Juan Nuñez de 
,, Lara hermano de la dicha Condesa de Alanzon , con Do- 
,, ña María Señora de Vizcaya , nieta de Doña María de Víz- 
,, caya muger del Infante Don Juan , fija del Conde Don Lo- 
,, pe , porque si la dicha Doña María moriese sin fijos herederos, 

2^ „la tierra de Vizcaya debía venir por derecho áDoña Juana de 
,,Lara , que era prima suya , madre del dicho Don Juan Nu- 
,, ñez : á asi tornaba la tierra al dicho Don Juan Nuñez su fijo, 
„ é fincaba en los herederos legítimos é derechos del linage de 
„ Vizcaya é de Lara. E este Don Juan Nuñez de Lara Se- 

00 ,, ñor de Vizcaya ovo fijos de Doña María á Don Lope , é 
„ á Don Ñuño , é á Doña Juana que casó con el Conde Don 
,,TelIo , é á Doña Isabel que casó con el Infante Don Juan 
„ de Aragón : é todos estos fijos é fijas de Don Juan Nuñez 
,,moríeron sin dexar fijos herederos de sus cuerpos. E Don 

2^ ,, Diego hermano del Conde Don Lope ovo fijo á Don Lo- 
,,pe , é Don Lope á Don Diego , é Don Diego á Don Pe- 
„dro, é todos morieron sin fijos. Por la qual razón parescS 
„ manifiestamente que las dichas tierras é Señoríos de Lara é 

G 2 „ de 



5» Crónica del Rey 

A. C. ,, de Vizcaya debían tomar á la dicha Doña Maria Condesa de 
IJ7J „Alanzon , é ella los debe heredar , é ser Seríorade Vizcaya 
„ é de Lara , é non otra persona alguna , pues es tia de los 
„ dichos fijos é fijas de Don Juan Nuñez su hermano , los qua- 
,,les morieron sin herederos de sus cuerpos. E la señora Do- 5 
„ ña Juana Reyna de Castilla , vuestra muger , por quien vos 
,,tenédes los dichos Señoríos de Lara é de Vizcaya , es pri- 
„ ma de los fijos é fijas del dicho Don Juan Nuñez ; é la di- 
,,cha Doña Maria Condesa de Alanzon , mi señora, es tia. E 
„asi , si la dicha Doña Maria Condesa de Alanzon fuese muer- 10 
„ ta antes que Doña Blanca é Doña Margarida sus herma- 
„ ñas , sería razón que la dicha señora Doña Juana Reyna de 
„ Castilla vuestra muger fuese heredera de las dichas Casas de 
„ Lara é de Vizcaya , antes que los fijos de la dicha Doña Ma- 
„ ria Condesa de Alanzon , mi señora ; ca fincaba Doña Blan- 1 5 
„ ca madre de la Reyna Doña Juana vuestra muger , que era 
,, tia , é los fijos de mi señora la Condesa de Alanzon que fin- 
„cáran fueran primos 3 , é la herencia tornara al mas propin- 
„ co , segund derecho. Mas pues que la dicha mi señora Doña 
„ Maria Condesa de Alanzon es viva , é Doña Blanca , é Doña 20 
,, Margarida sus hermanas son muertas, é esta Doña Maria es 
,, tia de los fijos del dicho Don Juan Nuñez de Lara su her- 
,,mano , que morieron después de la muerte del dicho Don 
,,Juan Nuñez Señor de Lara , é de Doña Maria de Vizcaya 
„ Señora de la tierra de Vizcaya , que eran su padre é su ma- 25 
,,dre dellos , é es mas cercana del linage dellos que non la di- 
„ cha señora Reyna Doña Juana vuestra muger , que es sobrina, 
,, por ende torna la herencia á ella , ca la dicha señora Reyna es 
,, prima , como dicho es , é la dicha señora Doña Maria Con- 
„desa de Alanzon es tia. E asi puede parescer claramente á 30 
,, toda persona de razón , que la dicha Doña Maria Condesa de 
,, Alanzon debe ser Señora é heredera de las dichas Casas de 

„ Viz- 

3 En los Impr.y MSS. hay aqni señora la Condesa de Alanzon , que 

•visible falta , ó equivocación de co- fincaran, fueran sobrinos j é la herencia 

fiantes , pues dicen , antes que los tornara al mas propinco. Véase en las 

íjos de la dicha Doña Maria , Con- Adiciones á las Notas el Árbol de 

desa de Alanzon , mi señora : ca fin- los descientes da Don Diego Señor 

caba la Reyna Doña Juana vuestra de Vizcaya. E. 
muger , que era tia ; é los fijos de mi 



Don Enrique Segundo. 53 

,, Vizcaya e de Lara , é non otra persona. E por semejante A. C. 

„ razón la señora Doña Juana Reyna de Castilla vuestra mu- ^373- 

,,ger tiene é hereda la tierra de Don Juan Manuel su pa- 

„dre , é non el Rey Don Ferrando de Portogal su sobri- 

c ,, no , fijo de Doña Costanza su hermana , como quier que 

,,el Rey de Portogal sea fijo de la hermana mayor de días , 

» porque la dicha señora Reyna de Castilla es mas cercana de 

,,Íinage , ca ella es fija de Don Juan Manuel , é el Rey de 

„ Portogal es nieto , fijo de Doña Costanza su fija. Otrosí 

10 ,,esto paresce muy claramente por la sucesión é herencia del 

,,Regno de Castilla ; ca el Infante Don Ferrando de Casti- 

„ lia de la Cerda , que fué el fijo mayor heredero del señor 

„ Rey Don Alfonso de Castilla , que Dios perdone , el que 

,,ovo de ser Emperador, ovo dos fijos , que llamaban al uno 

15 ,,Don Alfonso , é al otro Don Ferrando : el qual Don Al- 

jjfonso non fué Rey de Castilla , como quier que fué fijo 

,,del Infante Don Ferrando , que era fijo primero del dicho 

,,Rey Don Alfonso , é mayor de dias ; mas fué Rey el In- 

„ fante Don Sancho , que era tio de los dichos Don Alfonso 

so „é Don Ferrando , porque el Infante Don Sancho era fijo 

,, del dicho señor Rey Don Alfonso , é los otros Don Ferran- 

,,do é Don Alfonso de la Cerda eran nietos. Otrosí, vos se- 

,, ñor Rey Don Enrique , quando estabades en París , que era- 

„ des Conde , é erades y con el Rey Don Juan de Francia, 

25 „díxístes á la dicha Doña María Condesa de Alanzon , mí se- 

,, ñora, como sus sobrinas fijas de Don Juan Nuñez su hermano 

,, ( las quales eran Doña Juana muger que fué del Conde Don 

,, Tello vuestro hermano , é Doña Isabel muger que fué del 

„ Infante Don Juan de Aragón ) eran muertas , é como vos 

go „sabíades muy bien que ella debía ser heredera de Vizcaya 

,,é de Lara , é que fia vades en Dios que vos le ayudaria- 

,,des á cobrar las dichas tierras. E como quier que después 

,, algunas personas ovíesen dicho que la dicha Doña Juana de 

„ Lara su sobrina , muger que fué de Don Tello vuestro her- 

55 „ mano , era viva , esto non es de creer ; ca vos el señor Rey 

,,de Castilla , é todos los de la tierra , saben ciertamente que 

„ la dicha Doña Juana era muerta , ca la ficiera matar el Rey 

,>Don Pedro en Sevilla , é después íüé fallada su sepultu- 

„ra 



A. C. 
ÍJ7J- 



54 



Crónica d£l Rey 



ra cerca la Iglesia de Sant Miguel de Sevilla 



segund á mí 



lO 



15 



es dicho por ornes de creer. E aun el Conde Don Tello con- 
feso' é dixo al tiempo de su muerte , que aquella que se de- 
cía Doria Juana de Lara non era su muger ; pero que lo con- 
sintiera por segurar la tierra de Vizcaya. E vos , señor Rey 
de Castilla , sabedes muy bien que esta dicha Doña Juana 
está enterrada en Sevilla , é que vos la mandastes desen- 
terrar é tirar del logar donde estaba , é poner en otro lo- 
gar mejor que non era aquel. E por todas estas razones 
mi señora la Condesa de Alanzon vos suplica é pide ho- 
milmente por justicia , que vos le querades dar é desem- 
bargar las tierras é Señoríos de Lara é de Vizcaya , pues 
son suyas , é pertenescen á ella , segund se muestra : é ella 
tener vos lo ha en mucha merced señalada , é rogará á Dios 
por vos que vos agradezca que le fagades cumplimiento de 
derecho i é los sus Hjos , que serán sus herederos de las dichas 
tierras de Lara é de Vizcaya después de sus dias della , vos 
lo servirán bien é lealmente , segund es derecho é razón. E 
Señor , dice tos asi la Condesa de Alanzon mi señora , que 
las tierras que ella demanda han estos logares é pertenencias 2Q 
en el Regno de Castilla , los quales son estos que yo aqui 
nombraré. Primeramente la tierra de Vizcaya, con todos sus 
Monesíerios , é derechos , é devisas : é mas á fuera de la 
tierra de Vizcaya estos logares , es á saber , las Encartaciones 
que ovo el Señor de Vizcaya en troque de otras tierras que 
fueron suyas , é la villa de San¿la Gadea , é Lozoya , é 
Grisaleña , é Fuenteburueva , é Berzosa , é Cibico de la Tor- 
re , é Cigales , é Paredes de Nava , é Villalon , é Cuenca 
de Tamariz , é Melgar de la Frontera , é el Barzón , é Mo- 
ral de la Reyna , é Aguilar de Campos , é Castroverde de 
Campos , é Cabreros , é Belver , é Santiago de la Puebla 
cerca de Salamanca , é Oropesa , é el Campo de Arañuelo. 
Otrosi la tierra de Lara há estos logares : Lerma con su 
tierra , é Villafranca de Montes Doca , é Ameyugo , é Bus- 
to , é Valluercanos , é Torre de Lobaton. Otrosi de mas este 
Señorío de Lara es natural en las Behetrías 4 de Castilla , é 

„por 

4 De ser el Señorío de Lara natural de las Behetrías de Castilla sí 

ha- 



25 



Z5 



Don Enrique Segundo. rr 

„por consentimiento de todos los Fijos-dalgo han sendos A. C. 
,, yantares en todas sus Behetrías. Otrosí el Señorío de Vizcaya i J75- 
„ es natural de las Behetrías , mas non de tanto como el de 
,, Lara. Otrosí el Señor de Lara es siempre Alférez mayor 
5 „del Rey : é el Señor de Vizcaya ha siempre la debntera 
„ en las batallas do' vá por su cuerpo el Rey. Otrosí el Señor 
,, de Lara tabla siempre en las Cortes por los Fijos-dalgo de 
„ Castilla. " 

CAPITULO XL 

DE LA RESPUESTA QUE EL REY 

JDon Enrique dio al Caballero de la Condesa de Alanzan 

sobre la demanda que Jizo de las tierras de Lara, 

é de Vizcaya^ 

EL Rey Don Enrique , desque ovo oído las razones que 
el Caballero de la Condesa de Alanzon le díxo de su 
parte sobre la demanda que le facía de los Señoríos de Lara 
é de Vizcaya, respondióle muy graciosamente, que él avría 
su acuerdo é consejo , é le faría respuesta buena , qual debía 
dar á tal Señora como ella. E luego el Rey mostró á los Se- 

15 ñores é Perlados é Caballeros del su consejo la enformacion 
que el dicho Caballero le avia dado de partes de la Condesa 
de Alanzon , é demandóles consejo como debía facer. E ovo 
en el consejo del Rey sobre esta razón muchos acuerdos: 
los unos decían , que el Rey debía facer justicia de sí , é que 

20 la Condesa pusiese su procurador , é le ficiese cumplir de 
derecho delante los Oydores de la su Corte , que eran jueces 
deste pleyto , por quanto las tierras de Lara é de Vizcaya , 
que ella demandaba , son en el Señorío de los Regnos de Cas- 
tilla é de León. Otros decían , que estas dos Casas de Lara é 

25 de Vizcaya , son los dos mayores Señoríos que en el Regno 
avia , é que era fuerte cosa ponerlas en juicio é pleyto : é por 
ende que el Rey diese alguna respuesta fermosa luego al Ca- 
ballero de la Condesa de Alanzon j pero que non pusiese 

ea 

hace mención en la Historia Portuguesa del Rey Don Alonso: que ¿ana. la 
batalla de las Navas. 



56 Crónica del Rey 

A. C. en fuero tales tierras como eran Lara é Vizcaya , que non sa- 
ÍJ7J* bian los ornes lo que ella podria provar. E después que to- 
dos los del su Consejo ovieron dicho cada uno su opinión de 
lo que les páresela , el Rey dixo , que él queria dar al Caba- 
llero de la Condesa de Alanzon la respuesta que entendía ^ 
que seria razonable ; enpero queria facérsela luego saber á los 
del su Consejo , é que bien pensaba seria tal que ellos ter- 
nian que era buena. E porque mejor avisados fuesen della, 
que les queria decir lo que tenia acordado é pensado de res- 
ponder al Caballero de la Condesa de Alanzon en este fe- 10 
cho : é dixo asi. ,,Que yo quiera enviar decir á la Condesa 
„ de Alanzon mi parienta , que esta demanda que ella face 
,, de las Casas de Lara é de Vizcaya se libre delante los Oy- 
„ dores de la mi Audiencia , é que ella envié y su procurador; 
„ella terna que por ser mios los Oydores non farán otra cosa 15 
„ salvo lo que yo les mandare , é non se terna por contenta, 
„ é averíos ha por sospechosos , é terna que este pleyto será 
,, luengo para non aver fin. Otrosi , que le yo diga que non 
,,le puedo facer dar las dichas tierras , poniendo otras escu- 
„ sas é luengas , seria á mi vergoñoso de lo decir , é á la fin 20 
„ paresceria la verdad qual era. E por tanto es mejor de le de- 
,, cir luego lo que se puede facer en este fecho , é lo que yo 
,, debo , segund á mi pertenesce , facer. Yo diré á este Ca- 
„ ballero de la Condesa , que estas dos Casas de Lara é de 
„ Vizcaya son las dos mayores Casas é Señoríos del mi Reg- 25 
„ no ; ca siempre se contaron en Castilla tres Casas grandes 
„ de Señoríos , es á saber , Lara , é Vizcaya , é Castro , de las 
„ quales estas dos son las primeras : é que por tanto , yo des- 
„ embargar estas dos Casas tan grandes , de las quales los Reyes 
„ de Castilla , é el Regno resciben muchos servicios é muchas 30 
„ ayudas , á personas que están fuera de mis Regnos é de mi 
„ tierra , sería grand daño , é avrian los Reyes de Castilla pe- 
„queño provecho dende , por quanto los Reyes de Castilla 
„han de cada día grandes menesteres , é non han escusado 
,,el servicio de tales dos Casas como son Lara é Vizcaya ; qj 
,, é teniéndolas los fijos de la Condesa de Alanzon , ellos vi- 
„ viendo en Francia , sería muy lueñe el servicio que po- 
„drian facer. E por tanto , yo non catando en estos fechos 

„ cob- 



Don Enrique Segundo. 57 

„clicía alguna; mas placiéndome que vengan á este mi Reg- A.C. 
„no grandes ornes á poblar é vivir en él , digo asi : que á ^373- 
„ mí place , que pues la Condesa de Alanzon mi parienta tie- 
,, ne buenos íijos varones , que ella me envié dos dellos , que 

5 ,, vengan á este Regno á vivir é poblar é morar ; é estonce 
,,yo daré al uno dellos la Casa de Lara , é al otro la Casa 
„de Vizcaya é les daré de lo mió mas en tierra que de mí 
,, tengan, en guisa que ellos puedan mantener sus estados hon- 
,, radamente , porque me puedan bien servir. " E el Rey da- 
lo ba esta respuesta muy buena ; é al fin del fecho la verdad era 
esta , que los fijos de la Condesa de Alanzon , ni alguno de- 
llos , non vernia á vivir al Regno de Castilla , ca eran muy 
heredados en Francia , é vivían en tierra mas sosegada , é non 
COK tantos bollicios como eran en el Regno de Castilla ; ca 

15 el uno de sus fijos de la Condesa era Conde de Alanzon , é 
el otro Conde de Percha , é el otro Conde de Estampas , que 
son tres grandes Condados en el Regno de Francia : otrosí 
los otros dos fijos que la Condesa avia eran Perlados , é non 
podían aver la tierra. E asi , segund esta razón , tenia el Rey 

20 Don Enrique , que asaz compila , é facía buena respuesta á 
la Condesa en le otorgar los Señoríos de Lara é de Vizcaya. 
E á los del consejo del Rey Don Enrique parescidies muy 
buena razón la que el Rey avia acordado de dar en respues- 
ta al Caballero de la Condesa , é loáronla. E el Rey fizo Ha- 

25 mar al Caballero de la Condesa ante los del su Consejo, é dídle 
esta respuesta que avedes oído. E el Caballero dixo , que oía 
bien lo que el Rey decía , é entendía que decía cosa aguisa- 
da é razonable ; pero , que si su merced fuese , que de jus- 
ticia é de derecho las tierras de Lara é de Vizcaya pertenes- 

30 cían á la dicha su señora la Condesa de Alanzon , é que ge 
las debía entregar á ella ; é que después ella ordenaría entre 
sus fijos segund que le ploguíese : é que entendía que en es- 
te caso la ordenanza é partición que ella faria sería á servicio 
de Dios , é del Rey , é del Regno de Castilla. Empero pues 

35 el Rey asi lo decía , que él diría á su señora la Condesa la 
respuesta que el Rey le daba. E el Rey le dio sus cartas para 
la Condesa : é partió el Caballero contento é pagado del Rey 
Don Enrique. 

Tom.II. H E 



58 Crónica del Rey 

A. C. E en este Año , después que el Rey Don Enrique ovo 

íJZJ- fecho su paz con Portogal , envió á Ferrand Sánchez de 
Tovar su Almirante con quince galeas al Rey de Francia , pa- 
ra le ayudar á la guerra que avia con Inglaterra, j 



j Es muy notable que el Cronista 
omitiese del todo las negociaciones 
que hubo este Año con Aragón. Sin 
embargo de que Don Enrique había 
comprometido en el Papa y Colegio 
de Cardenales sus diferencias con 
aquel Rey , como se dixo en una hlota 
al cap. ultimo del Año 1 3 7 1 • parece 
que no tuvo efecto , por que Don En- 
rique nunca gustó de que sus nego- 
cios se decidiesen por ageno arvitrio. 
Viendo el Rey de Aragón que Don 
Enrique habia hecho paces con Por- 
tugal , estaba temeroso de que em- 
prendiese guerra contra él. Su mayor 
recelo era, dice Zurita Anales , lib.X. 
cap. 16. que el Rey Don Enrique , so- 
bre ser tan valeroso y amado de los 
suyos , tenia gran noticia d¿ todas 
las fortalezas importantes de la fron- 
tera de Aragón : ninguna cosa de las 
mas secretas y ocultas se le encubría: 
estaba muy atento d todas las oca- 
siones ; y con su gran diligencia , vi- 
gilancia y fatiga habia salido con 
grande honra de la empresa de Por- 
tugal. El Rey Don Enrique , para 
embarazar al de Aragón , favorecía 
al Infante de Mallorca , que estaba. 
al otro lado de los Pirineos con mu- 
chas Compañas amenazando entrar 
en Cataluña , como lo hizo el Año 
siguiente. Véase eJi el mismo cap. eu 
que términos quiso mediar entre los 
dos Reyes el Duque de Anjou : como 
dejando de ser arvitro , se hizo ene- 
migo del Rey de Aragón : como los 
dos Reyes nombraron Comisarios para 
concordarse por sí mismos : como to- 
maron por mediador al Cardenal Don 
Guido , para que con asistencia de 
los Comisarios finalizase el convenio: 



ANO 

y como el Conde de Ampurias , y Don 
Juan Remirez de Arellano se con- 
vinieron por el mes de Diciembre en 
que hubiese treguas hasta el dia de 
l-'entecostes del año próximo. Entre- 
tanto el Rey de Inglaterra , y el Du' 
que de Lancaster , que se llamaba 
Rey de Castilla , enviaron por el mes 
de Oüubre un Emisario al de Ara- 
gón para proponer ligas y confedera- 
ciones. DeSj.ues se juntaron en Jaca 
Embajadores de una y otra parte. 
Los de Aragón ofrecieron que su Rey 
favorecería la empresa del Duque 
contra Don Enrique , si le diesen el 
Reyno de Murcia , Requena , Uíiel, 
Moya , Cañete , Cuenca , Molina , 
Medinaceli, Almazan , Soria y Agre- 
da , como lo habia estipulado con Don 
Enrique d tiempo que se hallaba en 
Aragón preparándose para su entra- 
da contra el Rey Don Pedro ; y que 
quando el Duque estubiese ya en Lo- 
groño con poderoso exercito para la 
conquista de Castilla, enviaría 1 5 00. 
lamas d hacer guerra en dichos lu- 
gares , que según su opinión le per- 
tenecían. Instaba el Duque sobre que 
se finalizase el convenio , y sobre que 
el Rey de Aragón hiciese guerra 
abierta d Don Enrique al tiempo que 
él entrase en Castilla ; pero el de 
Aragón era sagaz y político , y fué 
entreteniendo la platica ¡por no pro- 
vocar anticipadamente d un enemiga 
poderoso , que con su actividad ordí' 
naria sabia tomar pronta satisfac- 
ción. E. 

A 15. de Oílubre de este Año 
dprovó el Papa Gregorio XI. la Re- 
ligión de San Gerónimo. Véase d Si- 
güenza Crónica de esta Orden. E. 



Don Enrique Segundo. 59 

A. C. 

ANO NONO '^^'' 

QUE EL REY DON ENRIQUE REGNÓ, 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos setenta é quatroj 

é de la Era de César , segund costumbre de España , de mil 

quatrocientos é doce ; é del Criamiento del mundo , segund la 

cuenta de los Hebreos , cinco mil ciento é treinta é quatroj 

é de los Alárabes , en que Mahomad comenzó su 

secla , setecientos é setenta é seis. 

CAPITULO L 

COMO EL REY DON ENRIQUE AYUNTÓ SUS 

Compañas , por qiianto le decían que el T)uqiie ds 
Alencasfre quería venir á Castilla. 

EL Rey Don Enrique vino del Andalucía para Burgos i , 
é alli sopo como el Duque de Alencastre , que era 
pasado el Año antes deste 2 con muchas Compañas en Fran- 
cia , se acercaba contra las partidas de Guiana que son mas 
c cerca de Castilla que las otras tierras de Francia donde el 
Duque de Alencastre avia estado , é non sabía si queria ve- 
nir á Castilla , ó como faria ; é por tanto se queria apercevir. 
Ca el Rey Don Enrique se rescelaba del Duque de Alencas- 
tre , porque casara con Doña Costanza fija del Rey Don 
10 Pedro , é de Doña Maria de Padilla : é llamábase el dicho 
Duque de Alencastre Rey de Castilla é de León , é traia ar- 
mas de Castillos é Leones 3 j ca decia que Doña Costan- 

H 2 za 

I' JS'ííiíí'í? íK Burgos á 30. deEnc' 2 el Año antes deste Falta en ln 

To , donde confirmó á los Priores y Ahrev. 

Conventos de San Agustín un Privi- 3 En la Colección de Rimer hay 

legio de Don Fernando IV. Hcrr. varios instrumentos suyos intitulan- 

Hist. del Conv. de S. Agust. de Salam. dose : Johanes Dei gratia Rex Caste- 

cap. I. £. llae & Lcgioiiis , Toleti , Galicia; , i^ibi- 



li 



IX, 



A. C. 



6o Crónica DEL Rey 

za 4 su muger, con quien él casara, era lija del Rey Don Pedro 
mayor é legítima , é de la Reyna Doña Maria de Padilla su 
muger , é que todos los de Castilla é de León 5 la avian jurado 
por heredera de los dichos Regnos después de la vida del Rey 
Don Pedro su padre : é por ende que él heredaba los dichos 
Regnos : é llamábase la dicha Doña Costanza Reyna de Cas- 
tilla é de León. E el Rey Don Enrique por esta razón , por 
defender la tierra que él tenia en su poder , envió luego por 
todas las mas Compañas que pudo , é mandóles que fuesen 
luego todas juntas con él en la cibdad de Burgos. ^ 



lO 



CAPITULO IL 

COMO MATARON AL CONDE DON SANCHO 

I en Burgos. 




Si fué , que estando el Rey Don Enrique en Burgos es- 
perando sus Compañas é gentes de armas , llegó alli 
el Conde Don Sancho su hermano, que era Conde de Al- 
burquerque , é revolvióse una pelea en el barrio del Conde á 
Sant Esteban sobre las posadas , coii Compañas de Pero Gon- 

za- 



\\x , Cordubiae , Murciae , GyeniJ , Al- 
gacbi , Algesiiae , Duc Lancastia: , & 
Dominus Molina;. El primero de to- 
dos tiene la data en Londres di). 



en la mano contra los Moros fronte^ 
rizos. Pero que siendo la necesidad 
del Rey tan urgente , no se lo puda 
conceder ; y la ciudad envió á Bur- 



de Jimio de 1372. También hay di- gos con el Alférez Vicente Montagud 



hujo del gran sello de plomo que usa- 
ba , sin mas blasón que el de Casti- 
llos y Leones. E. 

4 Akrev. que la Infanta Doña Cos- 
tanza. . . 

j del Rey Don Pedro , é 

de la Reyna Dona Maria de Padilla 
su muger , é que todos los de Cas- 
tilla. 

6 Cáscales , Hist. de Murcia fol. 
133. dice que pidió d aquella ciudad 
cien Ballesteros : y que la ciudad 
envió d suplicarle con Juan Fernan- 
dez de Mena , y Alfonso Martínez 
de Agüero se sirviese escusarla , por 
quanto estaba siempre can las armas 



¿os cien Ballesteros escogidos entre 
los mejores , mas prácticos , y mas 
bien armados : librándoles el sueldo 
por tres meses sobre las rentas Rea- 
les Don Samuel Altavalla Tesorero 
del Rey. Por entonces Donjuán Sán- 
chez Manuel Conde de Carrion hizo 
ajusticiar en Murcia cinco vecinos de 
la ciudad por perturvadores , y se^ 
gnir el partido del Duque Lancas~ 
ter. En remuneración de este servi- 
cio concedió el Rey al Conde la mi- 
nera de Axebe de Cartagena : y pro- 
metió d la ciudad hacerla merce- 
des. E. 



15 



Don Enrique Segundo. 6i 

zalez de Mendoza i . E el Conde Den Sancho salió' por los A. C. 
despartir armado de todas armas : é un ome non le conoscien- 1 574- 
do , didle con una lanza por el rostro , é luego á poca de ho- 
ra fino aquel dia 2 . E al Rey peso mucho , é quisiera facer 

5 sobre ello grand escarmiento ; pero sopo después que fuera 
por ocasión , é aconsejáronle que non matase ningunos ornes 
por ello , salvo algunos omes de poca valia que volvieron la 
pelea. E esto fué á diez é nueve dias de Marzo 3 deste Año. 
E finco' la Condesa Doria Beatriz, muger del dicho Conde Don 

I o Sancho, en cinta , é ovo una fija que dixeron Doiía Leonor, 
que es agora muger del Infante Don Ferrando , nieto deste 
Rey Don Enrique , fijo del Rey Don Juan su fijo , la qual 
nasció en el mes de Septiembre después de la muerte del 
Conde su padre en este dicho Aííq. 

CAPITULO III. 

COMO EL REY DON ENRIQUE PUSO SU REAL 

en Bañares , é Jizo alarde, 

1 5 '\2 L Rey Don Enrique , desque ovo todas sus Compañas 
j^^ juntas , partid de Burgos , é vinose para Rioja , é puso 
su real en el encinar de Bañares , é fizo alli facer á los suyos 
alarde , é fallo' cinco mil lanzas ^ Castellanos , é mil docieníos 
Ginetes , é cinco mil omes de pie. Pero luego sopo que el Du- 

í20 que de Aleucastre non venia á Castilla ; antes por el grand 
trabajo que pasaran en Francia él é sus gentes , llegados á 
Burdeos , dende se iban para Inglaterra. 2 

CA- 

1 Taita tn la A¿>rev. con Com- i/re el caso , descubrieron los a^^reso- 
pañas de Pero González de Mendoza. res , y en reveld'ia fueron condecía- 

2 Participio el Rey la muerte del dos á muerte. Véanse las dos car- 
Conde su hermano á la ciudad de tas en las Adiciones á estjs Notas. E. 
Murcia en carta de 22. de Febrero 3 En la Abrev. falta desde , E 
que trae Cáscales Hist. fol. 134. En esto fué , hasta fin del cap. 

ella dice que le mataron sin cono- i Abrev. é falló y siete mil lanzas 
cerle el Domingo iC). y por otra car- Castellanos é Ginetes, é tenia muy mu- 
ía del mismo Rey consta que los Al- cha buena Compañíi. 
caldes de Corte hicieron pesquisa so- % Antes de resolverse d entrar 

en 



62 



A. C. 

IJ74- 



Crónica del Reí 
CAPITULO IV. 



COMO EL DUQUE DE ANJEUS ENVIÓ SUS 

jMensageros al Rey Don Enrique j^ara que cercasen 

d Bayona. 

L Legaron estonce al Rey Don Enrique Mensageros del 
Duque de Anjeus hermano del Rey de Francia , que 
era su Lugar teniente en Lenguadoc , é en las partidas de 
Guiana , por los quales le enviaba decir , quel Duque de Alen- 
castre avia perdido en la cavalgada que fizo en Francia muchas 
de sus gentes , é se tornaba en Inglaterra : é que al Rey Don 
Enrique ploguiese venir poderosamente sobre Bayona , una 
cibdad muy buena C2ue es del Rey de Inglaterra : é que el 
Duque de Anjeus faria eso mismo , é que asi podrían tomar 
aquella cibdad. E al Rey Don Enrique pldgole dello , por 
quanto aquella cibdad de Bayona está sobre la mar , é facia 
grand daño á todas las costas de Vizcaya é Guipúzcoa. E fin- 
co' asosegado é jurado asi entre el Rey Don Enrique , é los 
dichos Embajadores del Duque de Anjeus. E el Rey envió 
luego por todas sus Compañas , que estaban juntas en las co- 
marcas de enderredor de Burgos , segund dicho avernos : é 
desque fueron juntadas con él , partió luego , é llegó á Bayo- 
na á aquel plazo que puso con los Mensageros del Duque 
de Anjeus. 



■en España procuró el Duque se fina^ 
lizassn los convenios que tenia en- 
tablados con el Rey de Aragón , y 
á este fin le envió quatro Embaja- 
dores , entre ellos n Garci Fernan- 
dez de Villodre que seguía su par- 
tido. Se infiere que no lo consiguió, 
por el embarazo y perplegidad en que 
se hallaba el Rey de Aragón entonces, 
viendo que el Infante de Mallorca 
estaba en t>¡arbona arnenazando en- 
trar en Cataluña por el Rosellon y 



CA. 

Cerdania , y que las tropas del Rey 
Don Enrique , acostumbradas á inva' 
dir prontamente los territorios enemi- 
gos , se acercaban á sus fronteras , 
donde se hallaban por el mes de Abril, 
manifestando designio de sitiar d, 
Monzón luego que se finalizase la tre- 
gua que habia entre los dos Reyes, 
Esta perplegidad del Rey de Ara- 
gón pudo contribuir d que el Duque 
desistiese de entrar en España. V. 
Zur. Anal. lib. X. cap. 1 7. E. 



10 



15 



Don Enrique Segundo. 6^ 

A. C, 
CAPITULO V. 1574- 

COMO EL REY DON ENRIQUE FUE SOBRE 

Bayona de Inglaterra. 

EL Rey Don Enrique fué su camino por tierra de Gui- 
púzcoa á cercar la cibdad de Bayona , segund era orde- 
nado : é como quier que era verano por el Sant Juan i , las 
aguas fueron muchas , é tan grandes que se perdían muchos 

5 caballos é bestias por aquella tierra de Guipúzcoa , que es muy 
fuerte : é fué la hueste del Rey muy menguada de viandas ; 
ca por la tierra non las podian aver , lo uno por las grandes 
aguas , é lo ál por la tierra de Guipúzcoa ser muy arredrada 
de donde son las viandas. Otrosi por la mar el Rey non fue- 

I o ra apercevido , é non tenia navios 2 para las traer ; salvo ocho 
galeas suyas que estaban ante Bayona , que llegaron estonce 
de Sevilla , é iban facer guerra en la costa de Inglaterra , é 
desque sopieron que el Rey venia sobre Bayona , viniéronse 
para él. E el Rey atendió sobre Bayona , cuidando que el Du- 

1 j- que de Anjeus vernia , segund ge lo avia enviado decir. E 
desque vio' que non venia , envió á él á Tolosa de Francia, 
donde estaba , á Pero Ferrandez de Velasco su Camarero ma- 
yor , é Don Juan Remirez de Arellano , un Caballero del su 
consejo , é falláronle en Tolosa la grande , que es una cibdad 

20 del Rey de Francia : é dixeronle 3 , como el Rey Don En- 
rique , guardando lo que prometiera á los Caballeros que á él 
enviara , era venido sobre Bayona al tiempo que fuera asig- 
nado , é que le esperaba alli : é que las gentes suyas non po- 
dian aver viandas , nin estar mas alli : é que le rogaba que le 

s^ enviase decir su voluntad cómo queria facer. E el Duque es- 
cusóse que non podia venir á Bayona , por quanto tenia un 
logar aplazado en Guiana , que dicen Montalvan , é los In- 
gleses decian que le vernian á acorrer j é que por tanto él non 

se 

1 Abrev. falta por el San Ju^m. 3 Abrev- Don Juan Remirez de 

2 é 110a tenia viaadas nin Arellano, é f.illaionie en Tolosa la gran- 

navios. . . de , é dixeronle. . . 



64 Crónica del Rey 

A. C. se podía partir de alli. E era asi la verdad ; é aun estonce vino 
1 J74- en ayuda del Duque de Anjeus sobre aquel logar de Montal- 
van el Conde de Saboya con muchas Compañas , cuidando que 
los Ingleses vernian á acorrer al logar de Montalvan , é avrian 
batalla. E Pero Ferrandez de Velasco , é Don Juan Remirez 
de Arellano , desque ovieron esta respuesta del Duque de An- 
jeus , tornáronse para el Rey Don Enrique á Bayona , do le 
avian dexado , é contarongelo todo. 

CAPITULO VI. 

COMO EL REY DON ENRIQUE ALZÓ SU REAL 

di sobre Bayona , é se vino para Castilla. 



E 



L Rey Don Enrique , desque vio' que el Duque de An- 
^ jeus non venia á la cerca de Bayona do él estaba , se- 10 
gund los sus Mensageros lo avian firmado é asosegado con él: 
otrosí que non se podían aver viandas , nin mantenimientos, 
partió de Bayona , é tornóse para Castilla , é mandó á todos los 
suyos que se tornasen para sus tierras. E el Rey estovo algu- 
nos días en Burgos , é dende fué para León : é al comienzo \e 
del invierno fuese para Sevilla i , é dexó á su fijo el Infante 
Don Juan en Castilla. 

CAPITULO VII. 
COMO MORIÓ EL REY DE NAFOL. 

N este Ario sopo el Rey Don Enrique como el Infante 



E^ 



de Mallorcas , (sobrino del Rey de Aragón , fijo de su 



hermana , é de Don Jaymes , el que fué Rey de Mallorcas, 20 
é le privó del Regno el Rey de Aragón ; é agora este In- 
fante , porque casara con Doña Juana Reyna de Napol , se 
llamaba Rey de Napol ) é la Marquesa de Monferrat su 

her- 

I Zuñiga , Anal, dice que le lia- guerra con los Moros , según consta de 
maba aquella ciudad con repetidas sú- fidedignos papeles. E. 
plicas, por (jue había muchos recelos de 



Don Enrique Segundo. 6^ 

hermana ^ con grandes Compañas entraron en el Regno de A. C. 
Aragón , é facían guerra por causa é razón del dicho Regno *574- 
de Mallorcas. E era y por Capitán desta gente un Caballero 
de Bretaña que venia con ellos , al qual decían Mosen Juan 

5 de Malestret , é facían guerra en Aragón por título del Reg- 
nado de Mallorcas , segund dicho es. E por quanto el Rey- 
Don Enrique era quejado del Rey de Aragón porque non 
le daba á su fija la Infanta Doña Leonor , de quien fuera pues- 
to casamiento con el Infante Don Juan su fijo del dicho Rey 

lo Don Enrique , pldgole de la guerra , é aun non estorva- 
ba nin extrañaba á algunos suyos que ayudasen al Infante de 
Mallorcas , que agora era Rey de Napol , é entraban por al- 
gunas partidas en Aragón , diciendo que lo facían de su pro- 
pia voluntad , sin mandado del Rey Don Enrique 2 , E el 

1 5 Infante de Mallorcas , que se llamaba Rey de Napol , é la In- 
fanta su hermana , que era Marquesa de Monferrat , desque 
anduvieron algún tiempo en Aragón faciendo guerra , falles- 
cieronles las viandas ; é desque vieron que non las podían aver 
por las grandes fortalezas que son en Aragón , é estaban 

SO muchos castillos en los caminos por do' ellos andaban , é eran 
con ellos muchas Compañas , salieron á tierra de Castilla 
por refrescar é tomar algún espacio , ca andaban muy eno- 
jados , é salieron á tierra de Soria , é dende á Almazan. 
E luego que el Rey de Napol , é su hermana la Marquesa 

2^ de Monferrat , é las Compañas que con él eran , llegaron allí, 
Tom. 11. I mo- 

I Esta Infanta se llamó DoñaTsa' Duque de Angeus , como parece en 

bel , casada con el Marqués de Man- el proceso de la privación del Rey no 

ferrat; la qual al tiempo de su ma~ de Mallorca fol. 22. No quedaron 

trimonio , de consentimiento del Mar- otros hijos del Rej Don Jayme de 

qués su marido , d 12. de Mayo de Mallorca el último sino estos. La 

z}^%. habia cedido su derecho al Rey- muerte del Infante de Mallorca fué 

no de Mallorca , y d las Islas ad- á principios del Año 1375. como pa- 

yacentes , y Condados de Rosellon ,y rece en Registro de Cortes de Ara" 

Cerdania , y Valespir , y otros qua- gon. 

lesquier títulos. Y después de la 2 Zur. Anal, lib, X. cap. 17. ¿//V^ 
muerte del Infante su hermano , de que entraron Don Bernal de Be ame 
que aqui se hace mención , la Infanta Cojide de Medinaceli , y Jofre Re- 
Doña Isabel cedió y transfirió su chon , d quien el Rey Don Enrique 
derecho , que primero habia dado al hahia dado la villa ¿e Aguilar de 
. Rey Don Pedro su tío , en Don Luis Campos. E. 



66 Crónica delRey 

A. C. morio el Rey de Napol de su dolencia 3 : é el Infante Don 
JJ74' Juan , fijo del Rey Don Enrique , el qual fué después Rey 
de Castilla , que era en esta comarca , fizóle enterrar muy 
honradamente en el Monesterio de Sant Francisco de Soria. 
Otrosi rescibió muy bien á la Infanta de Mallorcas 4 Mar- 5 
quesa de Monferrat , é á todas las Compaíías que venian con 
ella , é á Mosen Juan de Malestret , que era el mayor Ca- 
pitán que alli venia , é fizóles dar muchas viandas , é partió 
con ellos de sus joyas. E de alli tomaron su camino para Gas- 
cueña , é se tornaron para sus tierras. 1 o 

CAPITULO VIII. 

COMO EL REY PAGÓ A MOSEN BELTRAN^ 

ds Claqnin la quant'ia qiis le avia a dar de la com^rOt 

de Soria , é Almazan , é Atienza , é otras 

villas que del compró. 

EN este Año pago el Rey Don Enrique lo que montó 
la compra que fizo á Mosen Beltran de la cibdad de 
Soria , é las villas de Almazan , é Atienza , é los otros loga- 
res que le avia dado , en docientas é quarenta mil doblas ; é 
dello le pagó en dinero , é dello le dio prisioneros en pago. 15 
Antes le avia dado al Rey de Napol por cien mil francos de 
oro , é dióle agora al Conde de Peñabroch en otros cien mil 
francos de oro. E el Conde fué entregado á Mosen Beltran , 
é antes que le pagase los cien mil francos de su rendición , 
morió el Conde en poder del dicho Mosen Beltran su muer- i20 
te natural. E dióle mas el Rey Don Enrique al dicho Mo- 
sen Beltran en cuenta de la paga veinte é seis prisioneros Ca- 
balleros Ingleses , que fueron tomados con el Conde de Pe- 

ña- 

3 La entrada del Infante de Ma- Cerdama,Valesp{r y Colibre. El Du- 
llorcas fué á fines de este Año de 1374. que se preparó j}ara hacer guerra al 
y murió á principios del siguiente de Rey de Aragón sobre aposesionarse de 
1375. ellos , y envió Embajadores al Rey 

4 Queda dicho que esta Infanta Don Enrique pidiéndole auxilio. Vea- 
hizo después cesión al Duque de Anjoii se en las Adiciones á estas Notas Año 
de todos sus derechos al Reyno de Ma- 1376. la. instrucción que trageron. E. 
Horca ,y d los Condados de Rosellony 



10 



Don Enrique Segundo. 67 

ñabroch : é otrosí le dio otros prisioneros quél tenia , entre A. C. 
los quales le dio un Mariscal de Inglaterra que decían Mo- iJ74' 
sen Guischart , é otro Caballero que decían el Señor de Po- 
yana , en precio de treinta é quatro mil francos. 

CAPITULO IX. 

COMO EL REY ENVIÓ ARMADA POR LA 

mar en ayuda del Rey de Francia. 

EN este Año envío el Rey Don Enrique grand armada 
de galeas é naos en ayuda del Rey de Francia : é pa- 
saron estas galeas en la Isla Duyc i , que es de Inglaterra : 
é era Almirante de la flota de Castilla Don Ferrand Sánchez 
de Tovar. E el Rey de Francia fizo grand armada : é ficie- 
ron mucho daño en la costa de Inglaterra : é era Almirante 
de Francia Mosen Juan de Viana. 2 



U 



CA- 



I En las hnpr.y algunos MSS. Isla 
Duc ; y en la, Abrev. Isla de Duyc, que 
es mas conforme al nombre vulgar In- 
glés Wi^ht , de donde se corrompió 
en nuestra lengua Duyc : y es la Isla 
^ue se llamó en lo antiguo Veílis , 
o Veila , que está en frente del 
puerto de Portsmouth , contra la eos- 
ta de Normandia. También se dice 
en la Abrev. que fué preso entonces 
el Cabdal de Buch : y porque es muy 
señalada la diferencia que hay en- 
tre la Abrev. y la Vulgar , pondre- 
mos lo que alli se dice : Otrosí en- 
vió el Rey Don Enrique grand armada 
de galeas é naos en ayuda del Rey de 
Francia : é fué preso estonce el Cab- 
dal de Buch : é pasaron estas gentes 
en Isla de Duyc , que es en Inglaterra, 
é grand armada de galeas é barcas , que 
el Rey de Francia armó , é ficieron 
mucho daño. E iva estonce en aquella 
armada de galeas Ivan de Gales , que 



era un gran Señor de Gales , € servia al 
Rey de Francia. E por Capitán de la 
armada de Castilla iva Ferrand Sánchez 
de Tovar. Lo de la prisión del Cab- 
dal de Buch se pone mas particular- 
mente en la Vulgar en el Año Vil. 
del Rey Don Enrique cap. 3. ( donde 
debe estar , según la Carta del Rey que 
alli se cita ) y se hacen .diferentes las 
jornadas. En la Abrev. no se refiere 
inas que tma , y se pione en este Aña 
de 1374-^ 

2 Fué este Caballero muy seña- 
lado entre los Almirantes de Fran- 
cia. En la Abrev. se dice , que iba, 
en aquella armada de Francia Ivan 
de G'ales , que era un gran Señor 
Inglés que estaba en servicio del Rey 
de Francia , á donde pasó por ha- 
ver muerto el Rey Eduardo Tercero 
d su padre. De él se hizo arriba 
mención por Don Pedro López de 
Ayala en el Año VIL cap. 3. 



68' Crónica del Rey 

A. C. 

W4- CAPITULO X. 

COMO EL REY DON ENRIQUE E NVIÓ 

demandar al Rey de Aragón la Infanta Doña Leonor 

su Jija , tj^ite Juera desposada con el I/Jante 

Don Jíian. 

DEspues desto en este Año envió el Rey Don Enri- 
que sus Mensageros al Rey Don Pedro de Aragón , 
por los quales le envió decir , que bien sabia como estando 
él en el su Regno de Aragón , quando las Compatías do eran 
Mosen Beltran , é los otros Caballeros Franceses é Ingleses 5 
é Bretones fueron y venidas para que entrasen en Castilla , 
fueron fechos ciertos tratos , entre los quales fué uno quel In- 
fante Don Juan su fijo casase con la Infanta Doña Leonor su 
fija del Rey de Aragón : é c[ue después que él entrara en Cas- 
tilla , é el Regno se le diera , el Rey de Aragón le enviara la 10 
dicha Infanta Doíía Leonor , é estoviera en el Regno de Cas- 
tilla en la cibdad de Burgos , é se criaran en uno ella é el di- 
cho Infante Don Juan su fijo. Pero que después que la bata- 
lla de Najara fuera perdida por su parte , la Reyna Dolía Jua- 
na su muger , é los Infantes Don Juan é Doña Leonor sus 1 5 
fijos , é la dicha Infanta fija del Rey de Aragón , partieron da 
Castilla , é fueron para Aragón : é que estonce luego quan- 
do llegaran en Zaragoza , que es su cibdad , tomara el Rey 
de Aragón á Doña Leonor su fija , é dixera que non era su 
voluntad que el casamiento se ficiese segund era puesto. E 30 
que después acá muchas vegadas le avia rogado é requerido^ 
que toviese por bien de tener é guardar que el dicho casa- 
miento se ficiese , segund que entre ellos fuera acordado é fir- 
mado é jurado , é que lo non avia querido facer : é que agora 
nuevamente le rogaba é requería que quisiese tener é com- 25 
plir que se ficiese el dicho casamiento , segund fuera jurado 
é firmado por ellos , é le ploguiese de enviar la dicha Infanta 
su fija á Castilla. 



CA- 



Don Enrique Segundo. 6^ 

A. C. 
CAPITULO XI. IJ74- 

DE LA RESPUESTA QUE EL REY DE ARAGÓN 

dio al Rey Don Enrique sobre la demanda que h 

fizo de su jija , é del casamiento, 

DEsque entendió el Rey Don Pedro de Aragón las razones 
quel Rey Don Enrique le enviaba decir en la demanda 
que facia de la Infanta Doña Leonor su fija , respondió á los sus 
Mensageros , é dixoles , que era verdad que todas las pleytesias 
5 pasaran en la manera que el Rey Don Enrique decía , é que 
el dicho casamiento fuera entre ellos asi acordado ; pero que 
bien sabía el Rey Don Enrique que otros tratos avia entre ellos 
de algunas cosas que el Rey Don Enrique oviera de complir, 
asi como de dar ciertas cibdades é villas del Regno de Cas- 
io tilla al Rey de Aragón , en caso que él cobrase el dicho Reg- 
no de Castilla , por las grandes costas é despensas que el Rey 
de Aragón fizo en pagar las Compaiías que con él entraran en 
Castilla. E que él bien sabia que después que cobrara el dicho 
Regno de Castilla enviara á él á Burgos al Arzobispo de Zarago-» 
15 za Don Lope Ferrandez de Luna, é á Don Juan Ferrandez de 
Heredia Castellan Damposta , é le requiriera que le complie- 
se los dichos tratos , segund fueran acordados entre ellos : e 
que él pusiera á ello sus escusas , diciendo , que el Rey Don 
Pedro de Castilla queria entrar poderosamente en el Regno, 
so trayendo consigo al Príncipe de Gales fijo del Rey de Ingla- 
terra , é otras muy grandes Compañas , é que aun non tenia 
bien sosegado el Regno : é que por estas razones non se atre- 
vía á facer tal movimiento , nin enagenar ninguna cibdad , nin 
villa , nin logar del dicho Regno ; pero que fiaba en Dios que 
35 le daria tiempo asosegado , é ternia lugar para lo complir. E 
como quiera que todas estas razones fueron bien dichas , é con 
asaz grandes escusas ; enpero que él non cobrara del Rey de 
Castilla lo que era tenudo de le dar segund los tratos entre ellos 
jurados. E agora , pues tenia el Rey Don Enrique los Reg- 
30 nos de Castilla é de León asosegados en su poder , que le ro«- 
gaba é requería que le ploguiese de complir lo que le avía 

ju- 



yo CronicadelRey 

A. C. jurado é prometido de le dar : é que si esto ficlese , que él 
IJ74- daria su fija la Infanta Doña Leonor , segund era jurado é fir- 
mado entre ellos. Pero que de presente , en quanto á la de- 
manda que el Rey Don Enrique le facia de la Infanta su fija, 
non era tenudo de ge la dar , pues él non tenia lo que prome- 5 
tiera. Pero queriendo el Rey Don Enrique complir todo lo 
que entre ellos fuera puesto é acordado é firmado como dicho 
es , que él era aparejado en todas maneras del mundo de tener 
é guardar é complir , asi lo del casamiento , como qualesquier 
otras posturas é condiciones é tratos que entre ellos fuesen 10 
puestos é acordados é firmados. 

CAPITULO XII. 

T>E OTRAS RAZONES QUE EL REY 

Don Enrique envió decir al Rey de Aragón sobre 
el dicho casamiento. 

EL Rey Don Enrique , desque oyó' la respuesta que el ~~ 
Rey de Aragón le envió por sus Mensageros sobre ra- 
zón del dicho casamiento , segund avemos contado , envióle 
otra vez responder , que era verdad que entre ellos oviera al- 1 5 
gunos tratos , segund el Rey de Aragón decia , quando el Rey 
Don Enrique partió de Aragón para venir á Castilla ; pero 
que después sabía que el Rey de Aragón firmara contra 
él sus amistades con el Príncipe de Gales , fijo del Rey de 
Inglaterra , que era enemigo suyo : por lo qual non le era te- 20 
nudo á dar cibdad nin villa de Castilla. Otrosí que después 
de la batalla de Najara , estando él en Francia catando mane- 
ras para tornar con Compañas á Castilla , le enviara el Rey de 
Aragón su Gobernador de Rosellon á un castillo de Francia, 
dó él estaba , que dicen Pierapertusa , á le requerir é decir 25 
que non entrase nin pasase por su Regno : é mandó apercebir 
todos los suyos para le destorvar é detener el camino , é fi- 
ciera sacar el su pendón fuera de Zaragoza , é juntar sus gen-- 
tes para ge le detener. E que él con todo esto avia pasa- 
do por Aragón , é venido en Castilla , é le avia enviado sus ^o 
Mensageros á le requerir que le ploguiese de ser su amigo , 

é 



Don Enrique Segundo. 71 

é le ayudar , é le requeriera de ello por muchas veces. E es- A. C. 
ta razón le envió decir con ciertos Mensageros é Embajadores í J74« 
suyos , é nunca pudiera aver buena respuesta sobre ello ; antes 
le tomara la villa de Molina , que era , é es de la Corona i 

r de Castilla , é asi mesmo le ficiera cercar el su castillo de Re- 
quena , é ficiera asaz muestras de non ser su amigo. E que 
por todas estas razones él non le era tenudo de complir las 
'■■ cosas que le demandaba j é aun este casamiento de la Infan- 
ta Doíía Leonor con su fijo el Infante Don Juan , él non 

10 le requiriera tanto sobre ello ,, salvo porque su fijo el Infante 
le decia , que pues el Rey de Aragón la enviara con él en 
Castilla , é se criaran en uno , que le era grand vergüenza en 
se desatar el dicho casamiento 2 . E para esto decia el Rey 
Don Enrique , que él faiia asi : que él non queria que el Rey 

j^ de Aragón diese alguna cosa con la Infanta su fija en casa- 
miento , segund fuera ordenado al comienzo quando el casa- 
miento se pusiera : é que por algunas despensas que el Rey 
de Aragón avia fecho en tener é guardar las villas de Moli-. 
na é Requena , queria é le placia de le dar alguna quan- 

20 tia de moneda , é que todavía el casamiento se ficiese , é que 
el Rey de Aragón tornase á Molina é Requena. E sobre 
esto ovo muchos debates é saiías entre los dichos Reyes. E á 
la Reyna de Aragón , que era fija del Rey de Secilia , non 

le 

1 Abrev. que era de la Corona ho haguerera fet volonter. Mas per 
ReaJ, . . que á Ja dita Reyna niuller nostra , é 

2 El Rey D Pedro de Aragón en mare de la diva Infanta non plahia , 
sus Memorias en el lílt.^. de ellas dice: per zo com la casa nostra d' Aragó ha- 
En lo temps que la guerra deCastella via haut molt daffany é dan per lo dit 
dura , lo Rey Don Enrich estant comte Rey Don Enrich , mayorment que sen 
de Trastamara comana son lili á nos, fos empobrida , voliali grant mal ; é 
apellar Infant Don Johan , quil ten- com ne ohia parlar , sen regiraba , é 
gue'm com á nostre till : lo qual estant non volgue consentir : é nos per com- 
en la nostra cort deseja molt ha ver per plaure 11 non fem. . . . E morta la dita 
muUer la Infanta Dona Elionor filia Reyna , lo Rey Don Enrich de Cas- 
nostra , é de la Reyna Dona Elionor tclla nos requerí que la dita nostra filia 
Siciliana muller nostra. . . per zo com donasem á son fill ; é si no ho volietn, 
la d>ta Infanta era molt bella creatura. quens desafiaba. Sigue diciendo que 
E. . . lo fill requería lo pere que li faes mediante el mal estado de su pa- 
dar per muller la dita Infanta Dona trimonio y rentas , y for los grandes 
Elionor : per la qual raho lo dit Rey servicios que le habla hecho Don £n- 
deCastella nsfeu misatgeria á nos j qui ricjue ¡ acordó dársela. E. 



72 Crónica del Rey 

A. C. le placía que se ficíese el dicho casamiento , é destorvaba qnan- 
I J74- to podia en ello. E sobre estas cosas el Rey de Aragón ovo 
su consejo , é falló que era bien que se ficiese el dicho casamien- 
to , ca veía que el Rey Don Enrique era ya apoderado de 
los Regnos de Castilla é de León , é otrosi que era Rey de 5 
grand corazón , é que por aventura avria guerra entre ellos. 
E por ende 3 envió al Infante Don Juan de Castilla , que 
era en Almazan , sus Mensageros , los quales eran Don Lope 
Ferrandez de Luna Arzobispo de Zaragoza , é Mosen Re- 
mon Alemán de en Cervellon su Camarero mayor : é desque i o 
llegaron y , fablaron con el Infante Don Juan , é asosega- 
ron el casamiento suyo , é de la Infanta Doña Leonor. E asi 
fueron bien acordados 4 , é les plogo de ayuntar el dicho casa- 
miento , é que el Rey de Aragón dexase la villa é castillo de 
Molina , é el castillo de Requena , é todas las otras demandas 1 5 
que él demandaba al Rey de Castilla. Otrosi que el Rey Don 

En- 
3 Los sucesos que de aqui ade- Abril , se^iin la fórmula que remiíia 
lan'-' se refieren no ^'erteiiecen á este ^ara que se pregonasen en ella , y 
Año , sino al siguiente de 1375- como en las otras ciudades , villas y luga- 
parece por varias Cartas á la ciu- res de aquel Reyno. Y otra del Rey 
dad de Murcia que trae Cáscales Don Enrique fecha en Toledo á 28. 
pag. 135. una del Rey Don Enrique de Abril , mandando d los de Mur^ 
dada í?z Arjona á i. de Febrero, _^rí- cia restituyesen todo lo que hablan 
viniendo d la ciudad , villas y lu- tomado en la entrada que hicieron en 
gares de aquel Reyno , que sus fe- Aragón apoderándose de la villa de 
chos coa Aragón no estaban bien se- Crevillen.Veanse enteras las Cartas en 
guros , antes avia mas principio de /tW Adiciones á estas Notas, ^wb 13 y 5. 
guerra que de paz : que hiciesen 4 Zur. Anal. lib.X. cap. 19. rí?}íí?rí - 
velas y rondas , y recogiesen d los con mayor individualidad las con~ 
lugares murados los víveres que te- diciones de este tratado , que se es- 
nian en los abiertos. Otra dada en tipuló en el Convento de San FraH~ 
nuestros Palacios de tres Pinos ^no se cisco de Almazan dicho dia 12. de 
qae Inalados eran estos ) diciendo d Abril. Expresa los grandes Señores 
la misma ciudad , que la tregua con de Castilla y Aragón que le juraron: 
Aragón cumplía d 20. de Marzo , y dice que la Infanta trajo en dote dos- 
mandándola pusiese buen racado en cientos mil florines que el Rey snpa- 
sí misma , y en sus castillos y for~ dre había dado d Don Enrique quan- 
talezas , y recogiese sus ganados, do estaba para entrar en Castilla con- 
frutos y provisiones , y que pasado el tra el Rey Don Pedro ; y que los 
plazo de la tregua se hiciese guerra Jlorines que el Rey Don Enrique ha- 
d Aragón. Otra del Infante D. Juan bia de dar al de Aragón fueron cien- 
avisando d la ciudad que las paces to y ochenta mil , declarajido el 
con Aragón estaban hechas ,y se ha- tiempo y monedas en que se debim 
bian pregonado en Almazan á 12. de hacer el pago. Véase. E. 



lO 



J5 



Don Enrique Segundo. 73 

Enrique cfiese al Rey de Aragón cierta quantia de moneda 
por ks despensas en guardar las villas de Molina é Requena , é 
otras costas que ficiera. E el Arzobispo de Zaragoza , ó Mosen 
Remon Alemán asosegáronlo con el Infante Don Juan fijo del 
Rey Don Enrique , que era en Almazan , é firmaron todas 
estas cosas con él , é fincaron los Reyes amigos , é todo bien 
acordado , é que el Rey de Aragón enviase luego á la Infan- 
ta Doiía Leonor su fija para ser muger del dicho Infante. E fin- 
co que el Rey Don Enrique diese al Rey de Aragón ochen- 
ta mil florines , lo uno , por las despensas que facia en enviar 
su fija la Iníanta en Castilla á facer sus bodas con el Infan- 
te Don Juan , é otrosi por algunas labores é costas que el Rey 
de Aragón ficiera en las villas de Molina é Requena , que 
él tenia aún ; é que el Rey de Aragón desembargase luego 
como las bodas se ficiesen las dichas villas. E asi como se or- 
denó , asi se cumplió todo , é se pagaron los dichos ochenta 
juil Aprines. 4 



A. C. 

IJ74. 



Tom. II. 



K 



ANO 



4 Falta en laAhrev. desde, E así 
como se ordenó. Z. Este Año dirigió 
el Papa Gregorio XI. al Rey Don 
Enrique un Breve su data en Aviñon 
á 1 5 . de Oftubre recomendándole la 
Religión de San Geróniíno que habia 
agravado bajo la Regla de San Agus- 
tín. RayiialJo Anal. Véase d Siguen- 
za , Crónica de S. Gerón. E. 

Cáscales Hist. de Murcia Discur- 
so VII. cap. 9. dice que sin embargo 
de que for este tiem-po habia paz 
entre el Rey Don Enrique y el de 
Granada ,,poco á poco se fué sol- 
„ tando la obligación de ella ; por que 
,y de nuestra parte y de la suya se 
„ hadan correrlas sin orden, sin van- 
„ deras , y sin pendón : . . se traian 
,,y llevaban cautivos , y se robaban 
„ unos d otros quanto podian. Esto 
„ habia, llegado d tanta rotura , que 
,,ya no parecían paces , sino guerra 
„ declarada : y asi acordaron ambos 



„ Reyes de renovar y confirmar las 
,, paces , mandándolas de nuevo pre^ 
„gonar , y haciendo primero resti^ 
„ tuir los cautivos que se hablan to- 
,, mado , y los robos que se habían 
„ hecho. " Refiere dos ocasiones en 
que lograron ventajas las gentes de 
Murcia. En una de ellas, andando los 
Moros por los campos de Cartagena ro- 
bando y cautivando las gentes de las 
alquerías , los acometieron diez y 
ocho pastores con lanzas y espadas, 
de que siempre iban prevenidos , los 
persiguieron hasta Vera , mataron la 
mayor parte, y trageron las cabezas d 
la ciudad, lí en otra , una quadrilla 
de vecinos de la misma ciudad acau- 
dillados por Alonso de Molina , sa- 
biendo que ginetes y peones Moros 
andaban haciendo cabalgadas , die- 
ron una noche sobre ellos , y mataron 
muchos , trayendo en las puntas de 
las lanzas siete cabezas, E. 



A. C. 



74 CronicadelRey 

AÑO DÉCIMO 

QUE EL HEY DON ENRIQUE REGNÓ, 

QUE^FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos é setenta é cinco; 

é de la Era de César , segund costumbre de España , de mil 

quatrocientos é trece ; é del Criamiento del mundo , segund 

Ja cuenta de los Hebreos , cinco mil ciento é treinta é cinco, 

é de los Alárabes , en que Mahomad comenzó su 

seda, setecientos é setenta é siete. ^ 

CAPITULO I. 

COMO EL REY DE ARAGÓN ENVIÓ 

d sil Jija la Infanta Doña Leonor d Castilla , farOi 
casar con el Infante Don Juan. 

EN este Año ordeno el Rey de Aragón de enviar la 
Infanta Doña Leonor su fija á Castilla , para que fi- 
ciese su casamiento con el Infante Don Juan fijo del Rey 
Don Enrique , segund que lo avian acordado. E desque el Rey 
Don Enrique lo sopo , é fué cierto de ello , partió de Sevi- 
lla , é vinose para Castilla 2 , é mandó venir á todos los gran- 
des 



1 A principas de este Año , con 
noticia que el Rey Don Enrique tuvo 
de que el Papa Gregorio XI. había 
determinado trasladar su Corte de 
Aviñon d Roma , le escribió una lar- 
ga carta exponiéndole el gran sen- 
timiento que le causaba el que se 
alejase de él y de sus Reynos en 
ocasión que mas necesitaba de su 
consejo y auxilio para la guerra que 
pensaba hacer d los Moros luego que 
asegurase paz con todos los Reyes 
Christianos. Le respondió el Papa en 
Ayiñoii á 26. de Febrero asegurán- 



dole , que el sentimiento que mani- 
festaba era nuevo motivo para que á 
él y d sus Vasallos los tuviese mas 
en su corazón., y les dispensase las 
gracias y favores de la Santa Sede. 
Entera en el Apéndice , según se ha- 
lla en Raynaldo Anal. 1375. 21. E. 
2 .iá 3. de Enero de este Año se 
hallaba el Rey en Alcalá de Henares, 
y despachó confirmación de los pri- 
vilegios de la villa de Arjona. Xi- 
mena , Anal. pag. 350. En la misma 
villa de Alcalá d 12. del propio mes 
en vista de los documentos presen' 

ta- 



Don Enrique Segundo. 75 

des Señores é Caballeros de su Regno , para que estoviesen A. C. 

á las bodas de su fijo el Infante Don Juan. Las quales bodas ^37 S' 
fué ordenado que se ficiesen en la cibdad de Soria. 

CAPITULO II. 

COMO EL REY DON ENRIQUE ENVIÓ 

d rogar al Rey de Navarra que enviase al lujante Don 

Carlos su jijo , fara que jiciese bodas con la Injanta 

Dona Leonor^ 

EN este tiempo el Rey Don Enrique envió sus Mensa- 
geros al Rey de Navarra , por los quales le envió decir, 
como él quería facer las bodas del Infante Don Juan su fijo, 
con la Infanta Doña Leonor fija del Rey Don Pedro de Ara- 
gón : é que si al Rey de Navarra ploguiese , que él querría que 
en aquel tiempo que las dichas bodas del Infante Don Juan se 

10 avian de facer , se ficiesen las bodas del Infante Don Carlos su 
fijo , con la Infanta Doria Leonor fija del Rey Don Enrique ; é 
que él sería muy alegre porque estas bodas se ficiesen en un 
tiempo , é que avia ordenado que se ficiesen en Soria , por 
quanto estaba en comarca cerca de Aragón é de Navarra, E el 

1 5 Rey de Navarra le envió decir que le placia mucho dello. E 
ovo el Rey de Navarra por este casamiento ciento é veinte mil 
doblas , las cien mil que el Rey Don Enrique daba con su fija 
la Infanta Doña Leonor en casamiento , é las veinte mil por 
costas é labores é despensas que el Rey de Navarra ficiera 

Í20 en las villas de Viíloria é Logroño é Salvatierra , que to vie- 
ra en su poder en el tiempo de la guerra pasada. E todo se 
cumplió é pagó ^ salvo que el Rey de Navarra non quiso res- 
cebir de Pero Ferrandez i , Tesorero mayor de Castilla , cien- 
to é cincuenta mil reales de plata que tenia en Logroño pa- 

K 2 ra 

iados por la -villa de Santa Marina lucia , y estaba en Arjona á i. ds Fs- 

del Rey sobre la exención de pechos brero. É. 

Reales , la declaró libre de las doce i Ábrev. Pero Ferrandez de Vi- 

monedas de servicioqite le concedió el llegas. . . . Reales que tenia. . . . Aqui, 

Reyno Año 1373. Archivo de la Igl. y mas abajo falta la expresión de 

de Astorga. De Alcalá fué á Anda- que eran ds plata. 



7$ CroniííadelRey 

A. C. ra cumplimiento desta paga , diciendo que ge los avia de dar 
^375' en oro. E estovo la dicha quantia en la villa de Logroño mu- 
chos dias por esta porfía , fasta que fué después la guerra entre 
Castilla é Navarra , é fincaron los dichos ciento é cincuenta 
mil reales de plata en poder del Rey Don Enrique , é nunca 
el Rey de Navarra los cobró después. E la Reyna Doña Jua- 
na , muger del Rey Don Enrique , é los Infantes Don Juan 
é Doña Leonor sus fijos , fueronse para la cibdad de Soria , é 
alli fueron ayuntados todos los grandes Señores de Castilla. E 
llegó y el Arzobispo de Zaragoza Don Lope Ferrandéz de 
Luna , é Mosen Remon Alemán de en Cervellon , é otros 
Caballeros de Aragón , é troxeron la Infanta Doña Leonor fi^ 
ja del Rey de Aragón. Otrosí llegó y el Infante Don Car- 
los fijo del Rey de Navarra , é luego fueron fechas las bodas 
destos Señores con muy grandes fiestas , é con muchas ale- 
grías , que duraron por todo el mes de Mayo 2 . 

E en este Año , estando el Rey Don Enrique en Soria 
faciendo las dichas bodas á sus fijos , sopo como Don Ferran- 
do de Castro , quQ estaba en Inglaterra , era finado. 



10 



^5 



2 Después de , todo el mes de 
Mayo , se añade en la Abrev. E fizo 
bodas el Infante de Navarra con la In- 
fanta Doña Leonor de Castilla en Soria, 
como dicho es, domingo 27. dias de 
Mayo del dicho Año del Señor de 
1375, é de Cesar de 1413. años. E fizo 
bodas el Infante Don Juan de Castilla 
con Doña Leonor Infanta de Aragón 
en la cibdad de Soria á 18. dias át Junio 
del dicho Año. E en esta cibdad de 
Soria , estando y el Rey Don Enrique, 
vino y á le ver Micer Gómez de Albor- 
noz , sobrino del Cardenal Don Gil 
Alvarez de Albornoz , que era Senador 
de Roma , é Juez de las apelaciones 
della , é Duque de Tusculi , é Conde 
de Asculi , é Marqués de la Marca de 
Ancona. E vino en gran estado , que 



CA- 

traía seiscientas cavaígadiiras , é mu- 
cha vaxilla de oro , é de plata , é jo- 
yas , é divisas : é después que salió da 
Castilla murió á pocos dias. E en este 
tiempo , estando en Soria el Rey Don 
Enrique , perdonó á Don Juan Alfonso 
de Haro , Señor de Ocon , que estaba 
preso en Lara , é fué traído ay á Soria. 
E fué mucho ayudador en este perdón 
Pero Fernandez de Velasco , é Don 
Juan Remirez de Arellano , que avian 
gran privanza con el Rey ; pero á poco 
tiempo murió : el qual avia seido preso 
en el castillo de Ocon. E en este Año, 
estando el Rey Don Enrique en Soria 
faciendo las dichas bodas á sus fijos, 
sopo como Don Fernando de Castro» 
que estaba en Inglaterra , era finado. 



Don Enrique Segundo. 

CAPITUL O III. 



11 



A. C. 

^31b' 



lo 



25 



COMO EL REY DON ENRIQUE ENVIÓ 

Mensajeros d los tratos de Francia, é de 
Inglaterra. 

DEspues que partió' de Soria el Rey Don Enrique fuese 
para Burgos : é estando alli sopo como el Conde Don 
Alfonso su fijo , por non querer casar con la fija del Rey- 
Don Ferrando de Portogal , con la qual le avia desposado , era 
partido de Castilla , é era ido por mar á la Rochela , que es en 
Francia i . E al Rey pesó dello : é partió de Burgos , é fuese 
para la cibdad de León , é dende para Sevilla 2 . E estando 
y ovo cartas del Rey de Francia , como sobre los tratos de 
la paz entre los Reyes de Francia é de Inglaterra se avian 
de ayuntar en la villa de Brujas , que es en el Condado de 
Flandes , el Duque de Anjeus , é el Duque de Borgoíía sus 
hermanos del Rey de Francia ; é de la parte de Inglaterra el 
Duque de Alencastre , é Mosen Aymon Duque de York , 
sus tios del Rey de Inglaterra 3 . E el Rey Don Enrique en- 
vió allá por sus Procuradores é Embajadores á Pero Ferran- 

dez 



1 De la Rochela pasó á Parts , y 

se quejó al Rey Carlos V. de Fran- 
cia de que el Rey Don Enrique su 
fadre le quería violentar á este ca- 
samiento. Le aconsejó el Rey de 
Francia que hiciese la voluntad de 
su padre : y él se fué d Aviñon á 
dar las mismas quejas al Papa Gre- 
gorio XI. que le aconsejó lo mismo. 
Últimamente , por amenazas del Rey 
su padre ) vino , y se casó en Burgos, 
como veremos Año 1377. E. 

2 En Sevilla 325. de Diciembre 
dio algunas providencias acerca de 
las Hermandades de Guipúzcoa co- 
mo parece por una Carta que cita 
Garibay lib. 15. cap. 8. Zuñ. Anal. 
dice que durante las fiestas de Navi- 
dad hizo en Sevilla, ua famoso tor- 



neo , en que lucieron mucho los Caba- 
lleros de la Vanda j que aunque habia 
decaído algo de su instituto , queria fo- 
mentarla por obra del Rey Don Alonso 
su padre. E. 

3 Se entiende tios del Rey de 
Inglaterra Ricardo II. que reynaba 
quando esto se escribió ; no del Rey 
de Inglaterra que reynaba este Año 
en que va la Crónica , pues vivia aun 
Eduardo III. padre del Príncipe de 
Gales que vino á Castilla en favor 
del Rey Don Pedro , y de ¿os Du- 
ques de Lancaster y de Yorch. El 
Príncipe de Gales murió á i-]. de Ju- 
lio del Año siguiente de 1376. de- 
xando por hijo á Ricardo II. que 
reynó por muerte de su abuelo Eduar- 
do III. E. 



78 Croníca del Rev 

A C, dez de Velasco su Camarero mayor , é al Obispo de Salaman- 
1J75' ca , que decían Don Alfonso de Barrasa. E los dichos Emba- 
jadores del Rey fueron para una villa de Vizcaya que dicen 
Bermeo , por aparejar y naos , é pasar en la Rochela. 

CAPITULO IV. 

COMO PERO FERRANDEZ DE VE LASCO 

tomó en la mar al Señor dd Esgarra. 

DEspues que Pero Ferrandez de Velasco , é el Obispo ^ 
de Salamanca , Mensageros del Rey Don Enrique , 
llegaron á Bermeo , entraron en la mar , é levaban tres naos 
armadas , é encontraron con otras dos que partían de Burdeus, 
en las quales iba un Señor de tierra de Guíana , que decían 
el Señor del Esparra , que iba para Inglaterra , é tomáronle, i o 
E el Señor del Esparra decía que iba seguro por treguas que 
eran puestas entre Francia é Castilla é Inglaterra por cierto 
tiempo. E Pero Ferrandez de Velasco decía que el Señor del 
Esparra viniera á él por le tomar sus naos , é le acometiera 
primero ; é que él defendiéndose le tomara preso. E como \e 
quier que fué , el Señor del Esparra ovo de ser preso , é Pero 
Ferrandez de Velasco tornóse para Castilla con él. 

E en este Año fino Don Gómez Manrique Arzobispo de 
Toledo I , é ovo en la Iglesia de Toledo grand contienda sobre 
la elección : ca los unos querían aver por Arzobispo á Don Juan 30 
Ferrandez Cabeza de Vaca , Dean de la dicha Iglesia j é otros 
querían á Don Juan García Manrique , Obispo que era de 
Orens 2 , é sobrino del dicho Arzobispo Don Gómez Man- 
rique , fijo de su hermano. E el Papa Gregorio , que era es- 
tonce , dio el Arzobispado á Don Pero Tenorio 3 , Obispo 2 i 
que era de Coimbra. 

AÑO 

1 Murió el dia 19. de Díciem- Orense ^ luego de Siguenza^ Coimbra, 
Ire de este Año 1375. Narboiia, Vida y después Arzobispo de Santiago , y 
de Don Pedro Tenorio. E. tutor del Rey Don Enrique III. Véase 

2 Asi estdenlos impr.y MSS.y su vida en la Casa de Lara tom. 2. 
en la Abrev dice Ggntnzdi. En el cap. pag. 349. 

z. del Año siguiente está átdg\xe,nzi 3 Natural de Toledo , hermano 
en los itnpr. y M SS. y en la Abrev. del Almirante Alonso Jofré Tenorio, 
y es por que primero fué Obispo de Narbona en su vida. E. 



Don Enrique Segundo. ng 

A. C. 

ANO UNDÉCIMO '^^' 

QUE EL REY DON ENRIQUE REGNO, 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos é setenta é seis ; 

é de la Era de César , segund costumbre de España , de mil 

quatrocientos é catorce ; é del Criamiento del mundo , segund 

la cuenta de los Hebreos , cinco mil ciento é treinta é seis j 

é de los Alárabes , en que Mahiomad comenzó sii 

se£la , setecientos é setenta é ocho. 

CAPITULO I. 

COMO LIBRARON' LOS MENS ACEROS 

del Rey T>on Enrique con el Rey de Francia. : é de la, 
tenida del DiiqiLe de Borbon d Castilla, i 

DEspues que Pero Ferrandez de Velasco ovo tomado en la 
mar al Señor del Esparra , segund avemos contado , tor- 
nóse á Castilla : é dende á dos meses partió de Castilla para 
ir al Rey de Francia , segund el Rey Don Enrique tenia or- 
5 denado. E fué por tierra por el Regno de Aragón fasta Pa- 
rís , dó falló al Rey de Francia. E quando Pero Ferrandez de 
Velasco fué con el Rey de Francia , los Duques de Anjeus, 
é de Borgoña hermanos del Rey de Francia , eran ya tor- 
nados de las vistas de Brujas con los Ingleses 2 ^ é eran 
10 en París , dó los fallaron el dicho Pero Ferrandez de Velasco , é 

el 

I A 7. de Febrero de este Año se 2 Por mediación del Pafa se 

hallaba el Rey en Sevilla según la j>rorrogaron entonces las treguas que 

data de una concesión que hizo al fiabia entre los Reyes de Francia y 

Hospital de San Lázaro , para que de Inglaterra desde el dia último 

tuviese ochenta limosneros libres de de Junio de este Año 1376. en que 

fechos. En la misma ciudad á 27. habían de cumplir , hasta el dia i. 

de Marzo confirmó un privilegio d los de Abril del año siguiente : y por 

Oficiales de la Casa de la Moneda, instrum. dado en Westm. á 28. de 

Zuñiga Anal. pag. 238. Map declaró el Rey de Inglaterra, 

que 



8o Crónica del Rey 

A. C. el Obispo de Salamanca. E allí libraron con el Rey de Fran- 
1J76. cia , é con ellos , sobre lo que el Rey Don Enrique los en- 
viara. E dende tornáronse para Castilla , é fallaron al Rey en 
la cibdad de Segovia 3 . E estonce estando el Rey alli , llegó 
ende el Duque de Borbon 4 , que venia en romería á San- ^ 
tiago , é fué á Segovia dó el Rey estaba por le ver é facer re- 
verencia. E el Rey rescividle muy bien , é le fizo grand fies- 
ta , é didle muchas joyas. E el Duque , desque estovo con el 
Rey algunos dias , fué á su romería para Santiago , é dende - 
tornóse para Francia. E el Rey vinose para la cibdad de León, i o 
é moró y el verano , é después tornóse para Sevilla. í 

CAPITULO II. 

DE ALGUNAS RAZONES QUE EL REY 

Don Enrique envió decir al Rey de Aragón sobre el riepto 
di Don Juan Remirez de Arellano. 

SEgund diximos morió Don Gómez Manrique Arzobispo de 
Toledo, é ovo grand contienda en la Iglesia de Toledo por 
aver Arzobispo ; ca unos querían á Don Juan García Manrique, 1 5 
Obispo de Siguenza, é sobrino del Arzobispo Don Gómez Man- 
rique ; é otros á Don Juan Ferrandez Cabeza de Vaca , Dean 
de la dicha Iglesia : é el Rey quería mas que lo fuese el Obispo 
de Siguenza. E éste ovo de ir al Papa Gregorio , é fueron 
con él muchos Caballeros sus parientes é amigos , entre los 

qua- 

qite estas treguas se debían observar subgitz , aliez , amis , aidaníz ou bien- 

entre él, sus hijos ¡ hermanos , sub- velllantz 1' un del' autre , ne á lour 

ditos y dominios , y el Rey de Fran- terres , país. . . . Riiner ABa piibl. E. 

cia , sus hijos , hermanos , aliados y 3 En Segovia á 26. de Julio con- 

^aises , & par especial pur Heiiri , qui firmó á Men Rodríguez de Benavi- 

se dit Roí de Castel , & pur le Roialme des la villa de Santisteban del Puer^ 

de Castelle d' autre part. . . Et enquc- to para que fundase mayorazgo de 

res, par especial estoit promis & assu- ella. Salaz. Casa de Lara , tom. i. 

rez que nostre tres cher filz Johan Roí pag. 328. E. 

de Castille & de León Duc de Lan- 4 En las impr. de Borgoña. E. 

castre , ou Henri son adversaire de Cas- 5 Según la data de un instru- 

tiUe , ne pourroient faire , les ditz trie- mentó que cita Zuñ. Anal. pag. 238. 

ues dourantz, aucun domage , frief, em- se hallaba ya en Sevilla á 22. idc 

peschement ou moleste á queconques Agosto. E. 



Don Enrique Segundo, 8i 

quales fué Don Juan Remirez de Arellano i , que era natu- ^- ^• 
ral de Navarra 2 , é avia servido siempre al Rey Don En- ^37^' 
rique en sus guerras , é le avia heredado en Castilla , ca le diera 
los Cameros , é la villa de Yanguas , é Cervera , é Nalda , é 

5 otros logares : é un fijo deste Don Juan Remirez 3 era casa- 
do con hermana del dicho Obispo de Siguenza ; é por le 
acompañar fué con él al Papa. E á la venida que tornaron 
del Papa pasaron por el Regno de Aragón , é fallaron al Rey- 
de Aragón en Barcelona. E un dia , estando en la Corte 

I o delante el Rey , un Caballero de Aragón , que era Vizconde 
de Rueda 4 , dixo mal á Don Juan Remirez , diciendole , que 
seyendo Camarero del Rey de Aragón tratara que el Infan- 
te de Mallorcas , que era Rey de Napol , enemigo del Rey 
de Aragón , maguer era su sobrino , que entrase en el Reg- 

1 5 no de Aragón con gentes de armas á facer guerra : é á esto 
que le pornia las manos que era asi. E Don Juan Remirez 
de Arellano le respondió 5 , que él le faria desdecir de todo 
lo que decia. E el Rey de Aragón fué muy vandero del Viz- 
conde de Rueda , é mandó á Don Juan Remirez que fasta 

*¡ó noventa dias viniese á su Regno de Aragón á responder por 
su cuerpo con armas en campo con el dicho Vizconde ; é si 
asi non lo ficiese , que él pasaría contra él , por quanto el di- 
cho Don Juan Remirez era su Camarero mayor , é aún te- 
nia heredades en el su Regno. E Don Juan Remirez le res- 

sj pondió , que le placia. E partióse de allí , é desque llegó en 

Castilla , fizólo saber al Rey Don Enrique , é dixole , que en 

todas maneras él iría á combatir con el dicho Vizconde de 

Rueda en el Regno de Aragón sobre este fecho , maguer veía 

Tom. II. L que 

1 ElPapaGregorio XI. en Mar- grande, natural. . . 

sella dia de San Miguel , pentiltimo 3 Se llamaba también Don Juan 
de Septiembre , á súplica del Rey Ramírez de Arellano , y su muger 
JDon Enrique , y del Maestre Don Doña Teresa Manrique , como se ex- 
Fernando Osorez , tendixo el Pendón presa en la Abrev. Salaz. Casa de Lara, 
de Santiago j que le presentaron Don tom. 2. pag. 373. E. 
Juan Remirez de Arellano, y Don Ro- 4 Este Caballero Vizconde de 
drigo Bernal Embajadores del Rey, Rueda era Mosen Francés de Pere- 
y Diego Fernandez Comendador de llós , de quien se hace mucha memoria 
los Bastir/lientos del campo de Mon- en la Crónica del Rey Don Pedro. E. 
tiel. Bul!, de Sant. pag. 346. E. j Abrev. le respondió, que mentiaj 

2 Abrev. que era un Caballero muy é que él le faria. . . 



8 a CkonicadelRey 

A. C. que el Rey de Aragón era vandero. E el Rey Don Enrique 
^37^- envió un su Caballero al Rey de Aragón , con sus cartas de 
creencia 6 sobre este fecho , que le dixese algunas razones 
que adelante diremos. E el Caballero del Rey de Castilla lle- 
go' á Barcelona , é fallo y al Rey de Aragón é dixole asi : 5 
,, Señor , el Rey de Castilla mi señor vos envía esta carta de 
,, creencia : é quando vuestra merced fuere , yo vos diré secre- 
,, tamente , d si vos place , delante el vuestro Consejo , todo lo 
,,que él me mandó que vos dixese de su parte. E Señor , por- 
,,qiie mejor vos avisedes en qué manera queredes que vos 10 
„ diga estas razones que vos he á decir , son en fecho de Don 
,, Juan Remirez de Arellano , sobre el riepto que le dice el 
,, Vizconde de Rueda." E el Rey de Aragón dixo al Caba- 
llero del Rey de Castilla , que le placia de le oir ; pero- que- 
ría que fuese delante el su grand Consejo , é non de otra ma- 15 
ñera. E otro dia el Rey de Aragón ovo su consejo , é esta- 
ba y la Reyna su muger , é el Conde de Urgel , é el Conde 
de Ampurías , é el Conde de Prades , é el Obispo de Valen- 
cia , que eran todos sus primos del Rey de Aragón , fijos de 
hermanos ; é el Conde de Cardona , é Don Lope Ferrandez 20 
de Luna Arzobispo de Zaragoza , é otros Caballeros. E el 
Rey de Aragón dixo al Caballero del Rey de Castilla asi : 
,, Caballero, vos me dixistes que el Rey de Castilla vuestro 
,, señor vos mandara que me dixesedes algunas razones sobre 
„el riepto que el Vizconde de Rueda dice á Don Juan Re- 25 
„ mirez de Arellano : é pues mi consejo está aquí presente 
,, conmigo , vos las podréis decir , que yo vos oiré. " E el Ca^ 
ballero dixo así : ,, Señor, pues que á vos place que ante vues- 
,, tro grand Consejo vos diga la creencia que el Rej'' mi señor 
,, vos envía decir por mí , es esta. Señor , el Rey mi señor vos 30 
,, face saber , que Don Juan Remirez le dixo , é fizo entender, 
,,que quando él pasara poco tiempo há por vuestro Reg- 
„ no , delante la vuestra persona el Vizconde de Rueda le 
,, riepto, diciendo, que él seyendo vuestro Camarero fuera en 
„ consejo que el Infante de Mallorcas vuestro enemigo en- ^^ 
,,trase en el vuestro Regno con gente de armas á vos facer 



guer- 



6 de creencia, que era Pero López de Ayala , sobre este. 



1 



Don Enrique Segundo. 83 

„ guerra ; por lo qual el dicho Don Juan Remirez le puso las A. C. 
,, manos para se combatir con él : é que vos, Seiíor , le distes íJ7^* 
„ plazo é término de noventa dias á que fuese el campo , é 
„ Don Juan Remirez viniese. E el dicho Don Juan Remirez 

5 ,, se apareja de sus armas é Caballos para tener la jornada que 
„ vos le asignastes á defender su fama é su verdad :. é sed cier- 
„ to , Seiíor , que para el dia é término que le distes él será 
„ en el campo, Enpero , Señor , el Rey de Castilla mi señor 
,, vos dice asi : que bien sabedes vos que Don Juan Remi- 

10 ,,rez es leal Caballero, é sirvió á vos é á él en las guerras 
„que ovistes con el Rey Don Pedro muy bien ; é que le 
,, desplace mucho por ser él asi rieptado en vuestro Regno, 
„ é en vuestra Corte delante la vuestra presencia j é aún mas 
,, le desplace , é se face maravillado en vos ser vandero con- 

15 „tra Don Juan Remirez : ca vos , Señor , sodes Rey é Juez, 
„ é debedes ser igual á las partes. E por tanto vos envia ro- 
„ gar el Rey mi señor , que á vos plega de mandar cesar este 
„ riepto , é que Don Juan Remirez sea vuestro servidor leal, 
,,como siempre fué : ca vos podedes bien entender que Don 

20 ,, Juan Remirez nunca tal cosa fizo , é que esto es por querer 
„ algunos mal á Don Juan Remirez. "E el Rey de Aragón 
dixo luego , que en ninguna manera él non mandaria cesar el 
riepto ; antes , si Don Juan Remirez non viniese al dia que 
le fuera asignado , que él pasaria contra él como fallase por 

25 fuero 7 de Aragón. E el Caballero del Rey de Castilla dixo: 
,, Señor , pues que vuestra merced es que este riepto non cese, 
,, é que Don Juan Remirez de Arellano venga á tener su cam:< 
,, po , mi señor el Rey de Castilla vos dice , que pues vos que> 
,, redes ser vandero é favorable al Vizconde de Rueda , que 

30 ,, él non puede escusar de ayudar á Don Juan 'Remirez de 
,, Arellano , especialmente á guardar su fama : é que él le en- 
,,viára , é mandara que venga al dia que le vos asignastes á 
,, tener su campo é defender su verdad. Enpero , porque Don 
,, Juan Remirez sea mas seguro en el dicho campo , vos face 

L 2 ,, cier- 

7 por fuero é por derecho fecho al Rey mi señor ? E el Rey de 

de Aragón. E el Caballero del Rey de Aragón dixo, que él non entendía dar 

Castilla le dixo asi ; Señor ¿ es vues- nin facer otra respuesta. E el Caba- 

tra merced dar otra respuesta sobre este llero. . . 



84 Crónica DEt Rey 

A. C j,, cierto el Rey mi señor , que para aquel día él enviará el 
^37^' ,,su pendón con tres mil lanzas de Caballeros é Escuderos , 
,,que tengan el campo seguro á Don Juan Remirez. " E el 
Rey de Aragón , desque esto oyó , fué muy saííudo , é dixo: 
„Pues si esta cosa quiere el Rey de Castilla , la guerra es en- 5 
,, tre él é mí. " E el Caballero le respondió : ,, Sefíor , el Rey 
,,m¡ señor es vuestro amigo , é quanto por su partida non se- 
,, rá guerra , nin entiende ál facer salvo esto que dicho he." 
E los del consejo del Rey de Aragón le dixeron : „ Señor , 
,,sea la vuestra merced que vos ayades vuestro consejo sobre 10 
,,esto que este Caballero del Rey de Castilla vos ha dicho de 
,, su parte , é estonce le faredes respuesta qual debedes. " E 
fincó asi aquel día. E luego otro dia el Rey de Aragón ovo 
su consejo , é avia con él algunos que amaban servir al Rey 
Don Enrique , asi como eran el Conde de Ampurias , é el 15 
Conde de Prades , é el Obispo de Valencia hermano del Mar- 
ques de Villena , é el Arzobispo de Zaragoza , é placíales de 
lo que el Caballero del Rey de Castilla dixera al Rey de Ara- 
gón sobre este fecho del riepto de Don Juan Remirez, E es- 
tos Señores dixeron al Rey de Aragón , que era bien ser él 2,0 
amigo del Rey Don Enrique , é que considerase muchas bue- 
nas obras que le ficiera en defendimiento del Regno de 
Aragón , quando él avia guerra con el Rey Don Pedro de 
Castilla. Otrosi que el Rey de Castilla era de grand poder, 
é orne de grand corazón , é muy amado de los suyos , é que 25 
mejor consejo era averie por amigo , que por enemigo 5 ca 
fuese bien cierto, que de la manera que lo enviaba decir por su 
Caballero , que él enviarla tres mil lanzas con el su pendón á te- 
ner el campo seguro á Don Juan Remirez de Arellano , que 
asi lo faria , é que bien podia entender que avria guerra el 30 
dia que aquello se ficiese. Pero la Reyna , é otros Señores de 
Aragón estorvaban todo esto , que non querian bien al Rey 
Don Enrique : é eran en este vando con la Reyna el Conde 
de Urgel , é el Conde de Cardona , é otros. Pero el Rey de 
Aragón, ávido su consejo, mandó al Vizconde de Rueda que 3c 
se dexase de aquel riepto , é dio por quito á Don Juan Re- 
mirez de Arellano , é fincaron los Reyes amigos. 

AÑO 



Don Enrique Segundo. 85 

AÑO DUODÉCIMO 

QUE EL REY DON ENRIQUE REGNÓ, 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos é setenta é siete; 

é de la Era de César , segund costumbre de España , de mil 

quatrocientos é quince ; é del Criamiento del mundo , segund 

la cuenta de los Hebreos , cinco mil ciento é treinta é sietej 

€ de los Alárabes , en que Mahomad comenzó' su 

seála , setecientos é setenta é nueve. 

CAPITULO I. I 

COMO FUÉ EL INFANTE DE NAVARRA 

d Francia , é Jtd preso Jaques de Rtia , ¿fué detenido el 
Infante , éfiié destroida Normandia 

ESte Año dixo el Infante Don Carlos de Navarra , casado 
con la Infanta Doña Leonor fija del Rey de Castilla Don 
Enrique , que queria ir á ver al Rey de Francia , que era sii 
tio , hermano de su madre. E el Rey Don Enrique , como 
quier que le dixo que le placia , non le plogo 2 ^ por quanto 

se 

1 En los impf. y MSS. dé< la clpio del Año 1378. que es donde 

Vulgar empieta el primer cap.de esté debe estar. El viage del Infante pa^ 

Año con el epígrafe siguiente : Como rece fué á mediado este Año 1377. 

el Rey Don Enrique fizo facer bodas la venida de los Embajadores á fin 

en Burgos á Don Pedro fijo del Mar- de U , pues el Rey estaba en Pa- 

qués de Villena con una su fija ; é al lencia , donde los recivió , d %2. de 

Conde Don Alfonso con la fija del Rey ^Diciembre. Por esta razón se colo- 

de Portogal : y bajo de este título can , primero el cap. del viage del 

sigue lo de las bodas , la venida de Infante , y después el de los Mensa- 

los Mensageros de Francia que re- geros. E. 

(ivió el Rey en P alenda , y la ida 2 Abrév. . . non le plogo , lo uno 

del Infante de Navarra á Francia, por que avia poco tiempo que era ca- 

En una Abrev. está lo del viage del sado , é non le páresela bien tan aina 

Infante aqiii , con el epígrafe que partirse del , pues le facia tantas honra* 

^ponemos ; y lo de las bodas dprin- como podía j otrosí por que se resce- 

la- 



A. C. 

IJ77- 



86 Crónica del Rey 

A. C. se rescelaba que su padre el Rey de Navarra , por algunas 
'^177- maneras pasadas , non quería bienal Rey de Francia , é que 
el Infante iría á peligro , segund las maneras estaban. E el In- 
fante Don Carlos partióse del Rey , é tomo su camino para 
Navarra , do' era el Rey su padre , é luego ordenó su camino 5 
para Francia : é antes que llegase á París fué dicho al Rey de 
Francia , que el Rey de Navarra enviaba al Infante su fijo por 
poner recabdo en las sus fortalezas que él avia en Normandia, 
que eran muchas é buenas , é que se juntaría con los Ingleses. 
E el Rey de Francia fizo prender en el camino por dó iva el i o 
Infante un Escudero del Rey de Navarra , que decían Jaques 
de Rúa , que iba con el dicho Infante , é era muy privado 
del Rey de Navarra : é falláronle un escrito de remenbranza 
de algunas cosas que el Rey de Navarra le dixera. E dixo el 
Escudero 3, que le mandara el Rey de Navarra, que sí el 15 
Rey de Inglaterra quisiese dar al Rey de Navarra su poder en 
el Ducado de Guiana , é le diese dos mil lanzas pagadas , que 
él por su cuerpo faria guerra á Francia : otrosí que le ayuda- 
ría con todas sus fortalezas que él tenia en Normandia , que 
eran muchas é nobles. E desque el dicho Jaques dixo todo es- 20 
Xo al consejo 4 , finalmente fué muerto en París. E el Rey 
de Francia mando al Infante Don Carlos de Navarra su so- 
brino , é á otro su hermano que decían Don Pedro , que se 
fuesen para él : é desque y fueron , mandóles que se non par- 
tiesen de allí. E envío al Duque de Borgoña su hermano ,625 

á 

laba que el Rey de Navarra le facía ir ra á Francia , é otrosi que le ayudaría 

por que non estoviese con él ; ca el Rey con todas sus fortalezas. . . 
de Navarra j por a!guna-s maneras pa- 4 Confesó también Jaques de Rúa 

sadas , non quería bien a! Rey de Fran- que el Rey de Navarra había conve- 

cia j nin al Rey Don Enrique. E el In- nido con un Médico natural de Chi- 

fante. . . j>re , que vivía eii Estella , llamado 

3 que el Rey de Navarra Maestro Ángel , en que diese veneno 

le mandara tratar con los Ingleses. E al Rey de Francia; f ero que el Me- 

fué puesto á tormento sobre ello ; é dico huyó después por no cometer el 

finalmente dixo el Escudero , que le delito : y que sabía esto j¡or boca del 

mandara el Rey de Navarra , que si el mismo Rey. Se halla la declaración 

Rey de Inglaterra quisiese dar al Rey con fecha de 15. de Junio de 1378. 

de Navarra que toviese en su poder á en Martene Thesaur. pag. 1531. La 

Guiana , é le diese dos mil lanzas pa- muerte de Rúa fué el mismo Año. E. 
gadas , que él por su cuerpo faria guer- 



Don Enrique Segundo. 87 

á Mosen Beltran su Condestable á tierra de Normandia , é fi- 
zo tomar todos los castillos é fortalezas del Rey de Navarra , 
é mandólas derribar : las quales eran muy nobles é muy fer- 
mosas. Pero el Rey de Navarra tenia un castillo en Norman- 
dia ribera de la mar que decian Gherbourg 4, é quando es- 
to acaesció empeñóle al Rey de Inglaterra por cierta suma de 
oro : del qual castillo los Ingleses ücieron después muy grand 
guerra á Francia, 



A.C. 

^377- 



CAPITULO 11. 

COMO VINIERON MENSÁGEROS DEL REY 

£Íe Francia, 



10 



EN este Ario vinieron Mensageros del Rey de Francia ai 
Rey Don Enrique á la cibdad de Falencia do era á la 
sazón : é el Rey los rescivió muy bien , é plogole mucho con - 
ellos. E el Rey acordó de enviar al Rey de Francia sus Men- 
sageros á le responder sobre las razones que le enviara de- 
cir. I 



CA^ 



4 En la Colección de Rimer hay 
un instrumento de Ricardo II. Rey 
de IngLiterra , su d.ita en Westm. 
á I. de Agosto it^i-j. for el qual pro- 
mete ayudar y socorrer al de Na- 
varra con quinientos hombres de ar- 
mas , y quinientos Jlecheros , para 
que le sirviesen por quatro meses en 
la campaña que habia de hacer en 
persona dentro de su mismo Reyno, 
ó entrando en el de España á guer- 
rear le bastard Henri ocupaiit á pre- 
sent le dit Roiaume d' Espaigne , en 
recompensa de que el Rey de Na- 
varra habia entregado al de Ingla- 
terra el castillo de Chirbourg para 
que le tuviese por tres años. E. 

1 , Los lugares donde parece resi- 
dió el Rey Don Enrique en el dis- 
curso de este Año de 1377. según, las 



datas de instrumentos son : en Cor- 
dova, donde d 20. de Enero hizo do- 
nación d la Orden de Calatrava de 
la villa de Villafranca , término de 
aquella ciudad , en cambio de las vi- 
llas de Loranza y Cogolludo. Agui- 
lar , Defensorio pag. 622. En Sevilla 
á 22. de Julio hizo merced d Gonzalo 
Fernandez de Cordova de la juris- 
dicion civil y criminal de Cañete. 
Zuñ. Anal. pag. 239. Otra vez en 
Cordova á 29. de Agosto insíituijó 
mayorazgo de los estados que poseía 
Gonzalo Fernandez de Cordova. PelJ. 
Memorial de Don Pern. de Jos Rios, 
pag. i-j.Y en Falencia á 22. de Di- 
ciembre , según la data de un manda- 
miento que cita Castella Ferrer , para 
que los concejos de Segovia y Olmedo 
pagasen el Voto d^ Santiago, Desde 

Pa- 



A.C. 



88 



Crónica del Rev 



CAPITULO III. I 



COMO VINO ESTE ANO EL EMPERADOR 

de Alemana al Rey de Francia. 

N este Año Carlos Emperador de Alemana vino á Pa- 
rís á ver al Rey Don Carlos de Francia : é la razón por 
qué vino es esta. Todos los mayores Señores de Alemana , 
especialmente aquellos que han de esleer el Emperador , é 
otros de los que han grand poder en la tierra , eran amigos 
é aliados con el Rey de Francia. E el Emperador era ya muy 
viejo , é tenia un fijo que era Rey de Bohemia , que decían 
Venceslao : é vino el dicho Emperador rogar al Rey de Fran- 
cia , que él líciese mucho con los dichos Esleedores é Seño- 
res de Alemana , que le ficiesen cierto , que después de sus 
días esleerian Emperador al diclio su fijo que diciio avenios. 
E el Rey de Francia fizólo asi , é librólo con los dichos Se- 
ñores. E era el Rey de Francia sobrino deste Emperador , fijo 
de una su hermana que dixeron Madama Bona , que fué mu- 
ger del Rey Don Juan de Francia su padre. E quando el Em- 
perador vino á París el Rey de Francia le rescivió muy bien, 
é con grand fiesta , é didle muchas joyas , ca le dio una capi- 
lla , é una bagilla para su mesa , todo de oro , é muchas otras 
joyas , que las presciaban en cien mil francos de oro. 



lO 



15 



Falencia pasaría d Burgos para ce- 
iebrar las bodas de sus hijos d prin^ 
cipios del Año siguiente de 1378. 

r Este cap. es el último del Año 
1376. en los impr. y M SS. de la, 
"Vulgar ; pero se debe poner aqui como 
advierte Zurita , por que la venida 
del Emperador Carlos de Luxem- 
íourg d Francia con su hijo Wen- 
ceslao fué d fines de este Año 1377. 
/ entraron ¿n París el dia 4. de 



ANO 

Enero de 1378. Según los Historia^ 
dores de Francia su venida fué d 
cumplir el voto que tenia hecho de 
visitar el Monasterio de San Mauro 
cerca de Paris. No pudo ser que el 
Emperador viniese d solicitar el fa-' 
vor del Rey de Francia para la elec- 
ción de su hijo en Rey de Romanos, 
como dice el Cronista , pues ya estaba 
elegido desde el dia de Pentecostés 
del Año anterior 1376. E. 



Don Enrique Segundo. 89 

A.C. 

AÑO TRECENO "''^' 

QUE EL REY DON ENRIQUE REGNÓ, 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos setenta é ocho ; 

é de la Era de César , segund costumbre de Espaiía , de mil 

quatrocientos é diez é seis ; é del Criamiento del mundo , segund 

la cuenta de los Hebreos , cinco mil ciento é treinta é ocho j 

é de los Alárabes , en que Mahomad comenzó su 

secla , setecientos é ochenta. 

CAPITULO I. I 

COMO EL REY DON ENRIQUE FIZO FACER 

bodas d Don Alfonso , é Doña Juana 
sus fijos. 



E 



L Rey Don Enrique , estando en la cibdad de Burgos , fi- 
^ zo facer bodas al Conde Don Alfonso su fijo , con la 
fija del Rey de Portogal , que oviera en una Dueña ^ , se- 
gund que fuera tratado quando se fizo la paz de Portogal. 
Otrosí se ficieron bodas de Don Pedro fijo del Marques de 
Villena , con Doña Juana fija del Rey Don Enrique. 3 
Tom.IL M CA^ 

1 En la Nota i. al cap. i. del Sousa , Pruev. d^ la H'ist. Geneal. 
Año anterior se dixo que este cap. de la Casa Real de Portug.d. E. 
está en la Abrev, por primero de este 3 De Don Pedro hijo del Mar- 
Año 1378. E. qués de Villena , y padre del fa- 

2 El Rey de Portugal dio en moso Don Enrique de Villena , se 
dote á la Condesa Doña Isabel su hace mención en la Crónica del Rey 
hija para el matrimonio con Don Don Pedro Año XV III. cap. 3. 
Alfonso Conde de Gijon y de Noro- Murió en la batalla de Aljub.v rota, 
ña , Señor de Atera y de Riveyra, según la Crónica del Rey Don Juanl. 
la ciudad de Viseo , y los lugares de Año VII. cap. 15. Hernán Pérez 
Celorico , Linhares , y Algodr^s con de Guzman en las Generac. y Senibl. 
todas sus pertenencias. Dante en Va- cap. XXVIII. dice que el Rey Dow 
Ihada á par de Santarem dous dias de Enrique hubo d Doña Ju.ina en una- 
Outobro. .. Era 1415. (Año 1377.) Dueña de los de la Vega. Z.- - ■• 



90 GiioNicA DEL Rey 

A C 
,j78.' CAPITULO II. I 

COMO EL REY DE FRANCIA ENVIÓ CONTAR 

for sus J\d¿nsageros al Rey Don Enrique lo qus 
Jiciera el Rey de Navarra. 

EL Rey de Francia envío contar todo lo susodicho 2 al 
Rey Don Enrique , que era su amigo é su aliado , é á 
le rogar é requerir por las ligas que entre ellos eran , que 
se quisiese sentir desto , é que ficiese guerra al Rey de Na- 
varra. E el Rey Don Emúque estaba en Sevilla estonce 3 , 5 
é Pero Manrique su Adelantado mayor de Castilla le avia en- 
viado decir por un Escudero , que el Rey de Navarra le fa- 
cía cada dia decir , que le diese la villa de Logroño que 
tenia por el Rey ^ é que le daria veinte mil doblas : é que 
si pluguiese al Rey Don Enrique , pues el Rey de Navar- 10 
ra le acometiera que ficiese esto , que él librarla bien den- 
de. E el Rey Don Enrique estovo algunos dias que non le 
placia que se ficiese j antes enviaba decir á Pero Manrique , 
que en ninguna manera non tratase con el Rey de Navarra, 
nin le diese respuesta sobre esta razón. E después que los 15 
Mensageros del Rey de Francia llegaron al Rey Don Enri- 
que , é le contaron todas las nuevas como fuera preso aquel Es- 
cudero del Rey de Navarra , é como confesara algunas de las 
cosas que el Rey de Navarra le mandara tratar , el Rey Don 
Enrique fué muy quejado , teniendo , que pues él , é el Rey 20 
de Navarra tenian casados los fijos en uno , que non debiera 
facer tales tratos. E con la grand quexa que ovo , envió lue- 
go mandar á Pero Manrique , dixese al Rey de Navarra , 
que le daria la villa de Logroíío , é que él le diese las do- 
blas : é que ficiese mucho por le tomar, si podiese , dentro en la 25 
dicha villa. 

CA- 

I En los impr.y MSS. s-e pone de los primeros copiantes el desorden 

este cap. y el T,. 4. 5. 6. 7. 8. p.jy 10. que hay en los capítulos de los tres 

siguientes bajo el título del Año an- Años últimos de esta Crónica. E. 
terior de 1377 ; pero deben estar bajo. 2 En el cap. i. del Año anterior. 
el título de este Año de 1378. por 3 Hallándose e7i^^\\\z%z}ú2,i.c>\i. 

que los sucesps que refieren pertene- de JuJío de 1378. disolvió un litigio 

cen 4 él- Se deb^ atribuir 4 culpa adjudicando n Micer Alfonso Boca- 

ne~ 



Don Enrique Segundo. pi 

A. C. 
CAPITULO III. ÍJ78- 

COMO EL REY DE NAVARRA CUIDO COBRAR 

d Logroño , / cómo esto acaesció. 

PEro Manrique , vistas las cartas del Rey Don Enrique , 
por las quales le dio licencia é envió mandar que oye- 
se lo que el Rey de Navarra le queria acometer porque le 
diese la villa de Logroiío , fizólo asi , é envió luego á le decir, 

5 que aquella razón que le acometiera de darle á Logroño , que 
avia pensado en ella , é que le placia de le dar la dicha villa, 
dándole luego algunas doblas de las que le mandara ; é que 
quando le ploguiese que se viniese para la villa de Logroño, 

: é que ge la entregaría é acogerla en ella. E al Rey de Na- 

I o varra piogo mucho desto que Pero Manrique le envió decir: 
é juntó sus gentes fasta quatrocientas lanzas , é llegó fasta cer- 
ca de Logroño , é envió á Pero Manrique con un Escudero 
algunas doblas. E Pero Manricjue estaba apercebido , ca tenia 
Compañas asaz en la villa de Logroño ; é en otro lo^ar acer- 

15 ca de alli dos leguas , que dicen Navarrete , estaban seiscientas 
lanzas del Rey Don Enrique para le acorrer , las quales fa- 
cían fama que estaban contra Pero Manrique , é estaba por 
Capitán dellas Pero González de Mendoza Mayordomo ma- 
yor del Rey. E el Rey de Navarra , teniendo cobdicia de co- 

20 brar la villa de Logroño , como quier que aún dubdaba si Pe- 
ro Manrique facía esto con algund arte , llegó á la puente de 
Logroño , é fizo entrar dentro en la villa todas sus gentes de 
armas : é Pero Manrique las fizo acoger , é dar posadas ; é sa- 
lió al Rey de Navarra fuera de la villa , é pidióle por mer- 

25 ced que entrase. E como quiera que fué , ya el Rey de Na^ 
varra non se fiaba en aquella cavalgada , é pensó que pues 
los suyos eran entrados en la villa , que luego paresceria si avia 
en este fecho alguna burla , é que le cumplía de atender lo 
que seria : é non quiso entrar ; antes se arredró de la puente, 

M2 é 

Hégra las villas de Palma y Fmnte el Álamo. Salaz. Casa de Lara tom. 2. 
pag. 594. E. ' 



93 CronicadelRey 

A. C. é dixo que otro dia seria alli , é que entraría de buenamente. 

^57^- E Pero Manrique^ desque vio que el Rey de Navarra toma- 
ba miedo , é non queria entrar , vínose para la villa lo mas 
aína que pudo ; ca eso mesmo se rescelaba que el Rey de 
Navarra le prendería. E luego que entro en la villa fizo pren- 5 
der é robar las Compañas del Rey de Navarra que allí entra- 
ron : é fueron presos algunos Caballeros de Gascueña , que ve- 
nían por su sueldo que el Rey de Navarra les diera. E des- 
que esto fué fecho , Pero Manrique fizólo saber al Rey Don 
Enrique , que era en Sevilla , como todos los fechos acaescie- i o 
ran. E el Rey Don Enrique envió mandar al Infante Don 
Juan su fijo , que con todas las Compañas que él pudiese aver, 
entrase luego en Navarra y é ficiese guerra é daño en el dicho 
Regno quanto pudiese ; ca la guerra fincaba ya descubierta. 
E esto facía el Rey Don Enrique por complir las ligas é coa- 1 5 
federaciones que avia con el Rey de Francia , que avia de fa-- 
cer guerra al Rey de Navarra é á su Regno ; especialmente, 
por quanto el Rey de Navarra se descubriera asi para ser su 
coatrario , á le querer tomar la villa de Logroño. 

CAPITULO IV. 

DE LA GUERRA QUE ESTE ANO ACAESCIO 

entre Castilla ¿ Navarra. 

EL Rey de Navarra, desque sopo que las gentes se aper- 20 
cebian en Castilla para le facer guerra , é fué cierto dello, 
fué para una su villa que es en comarca de Gascueña , que di- 
cen Sant Juan del pie del Puerto , é cato las Compañas que 
pudo aver por su sueldo para se defender. E vínole un Ca- 
ballero Ingles , que le decían Mosen Tomás Trivet ,. con tre- 25 
cientas lanzas , é el Rey de Navarra le fizo entregar el castillo 
de la villa de Tudela. E vino á él otro Caballero de Guíana, 
que decían Mosen Per Ducas de Lebret , con otras trecientas 
lanzas , é fizóle dar el Rey de Navarra el castillo de Estella. 
E estas gentes comenzaron á entrar en Castilla , é á facer ro- ^o 
bos é guerras : é eso mesmo facían los de Castilla en Navar- 
ra , é la guerra era abierta. E estas gentes del Rey de Navarra 
entraron á tierra de Soria , é levaron muchos ganados. 

CA- 



Don Enrique Segundo. 93 

A.C. 

CAPITULO V. ^37^- 

COMO EL INFANTE DON JUAN ENTRO 

a facer guerra en Navarra. 

EL Infante Don Juan , fijo primogénito del Rey Don En- 
rique , por mandado que ovo del Rey su padre para fa- 
cer guerra al Rey de Navarra , segund dicho avemos , desque 
ovo llegados los Seííores é Caballeros é ornes de armas de 
5 Castilla fasta quatro mil lanzas , é muchos omes de pie Ba- 
llesteros é Lanceros de las Montaíías de Vizcaya é de Gui- 
púzcoa é Alaba , que son cerca de alli , llegó á una comar- 
ca que és cerca de la cibdad de Pamplona en Navarra , ía 
qual llaman la Cuenca de Pamplona : é iban con él Don Al- 
10 fonso Marques de Vil lena é Conde de Denia é de Rivagor- 
za , fijo del Infante Don Pedro , é nieto del Rey Don Jay- 
mes de Aragón , que era Vasallo del Rey Don Enrique por 
la tierra del Marquesado de Villena que le diera en el Regno 
de Castilla por servicios que le ficiera , ca entrara con él con 
15 muchas Compañas quando el dicho Rey Don Enrique entró 
en Castilla , é se llamó Rey en la cibdad de Calahorra : é otrosí 
iban con el Infante Don Juan en esta guerra Don Alfonso Con- 
de de Noroiía , é Don Pedro Conde de Trastamára , é mu- 
chos otros Ricos omes é Caballeros de Castilla é de León. E 
«o llegó á Pamplona , é fizo quemar é destroir toda la comar- 
ca que es alli enderredor de la cibdad : otrosí tomó algunos 
logares en la dicha tierra ; é dende vino sobre una villa de 
Navarra que dicen Viana , é cercóla , é púsole engeños , é es- 
tovo sobre ella fasta que se le dio por pleytesia. E desque 
3j ovo cobrado la dicha villa de Viana , entrególa á Pero Man- 
rique Adelantado mayor de Castilla , que la to viese, é posie- 
se recabdo en ella , ca esta villa es á una legua de Logroño, 
logar muy frontero del Regno de Castilla. Otrosí en todos los 
otros logares que avia ganado del Regno de Navarra dexó gen- 
30 tes de armas é Ballesteros que los guardasen. E en el tiempo 
ífesta gtierra fué muerto en pelea que ovo con algunos Gas- 
cones que tenían la parte del Rey de Navarra un Caballero 

Va- 



94 C RON IC A DEL ReV 

A. C. Vasallo del Rey de Castilla , que decían Rui Diaz de Rojas, 
^37^' que era Adelantado mayor de Guipúzcoa. E el Infante Don 
Juan partió' de Natrarra , é vínose para Castilla , por quanto 
el invierno era grande ya , ca era esto en el mes de Noviem- 
bre. E agora tornaremos á contar del Rey Don Enrique , que í 
estaba en la cibdad de Córdoba. 

CAPITULO VI. 

COMO EL REY DON ENRIQUE ESTANDO 

en Córdoba ovo Mensageros del Papa que avian esleído 
en Roma , que decían Urbano. 

Stando el Rey Don Enrique en la cibdad de Córdoba, 
ovo Mensageros del Papa Urbano VI. que los Cardena- 
les , después de la muerte del Papa Gregorio i , esleyeron en 
Roma : é eran dos Caballeros , el uno Italiano , é el otro Fran- i o 
ees. E desque llegaron al Rey díeronle las cartas que traían 
del Papa , é saludáronle , é dixeronle como el Papa le facia 
saber , que después de la muerte del Papa Gregorio , los Car- 
denales que eran en la cibdad de Roma le esleyeron por Pa- 
pa todos en concordia , é fuera por ellos consagrado , é esco- i j 
giera ser llamado Urbano VI. E que ge lo facia saber como era 
razón , por que el Rey de Castilla es uno de los mayores Re- 
yes é Príncipes de Christianos. Otrosí le enviaba el dicho Papa 
decir por los dichos Embajadores , que él avia entencion de 
trabajar quanto pudiese por poner paz entre los Reyes é Prín- ü o 
cipes Christianos, aunque por su cuerpo lo ovíese de traba- 
jar andando en ello. Otrosí , que era su voluntad de poner 
muy buena regla en la vida que él , é los Cardenales é Per- 
lados é Clerecía avian de facer. Otrosí , que quería que todos 
los Reyes , é las Reynas sus mugeres , é sus fijos primeros ü^ 
legítimos fuesen cada año vestidos de su librea , que es colo- 
rado : é que luego , por señal desto , enviaba al Rey Don En-. 

ri- 

I El Papa Gregorio XI. murió Abril : / su coronación , el dia de 
en Roma di-], de Marzo. La elcc- Pascua i8. del mismo. ^. 
cion de Uré'ano VI. fué viernes (j. de 



Don Enrique Segundo. g^ 

riqíie , é á la Reyna Doña Juana su muger , é al Infante pri- A. C. 
mogenito Don Juan su fijo , tres piezas de escarlata , é que ^37^^- 
asi lo oviesen de cada año ; é como quier que non era gran 
don , enpero era señal de grand amor. Otrosí , que era su 

^ voluntad de dar las Dignidades é Beneficios de qualquier Reg- 
no á los naturales de la tierra , é non á otros extraños algunos. 
E todas estas cosas , é otras muchas , los dichos dos Caballeros 
que deximos troxeronlas por escripto , é dieronlas al Rey Don 
Enrique 2 . E al Rey Don Enrique plogo mucho de todas estas 

10 cosas que el Papa le envió decir , é demandólas que ge las 
diesen por escripto segund que ellos las traían : é otro día 
comieron con él , é fizóles grand fiesta. E como quier c]ue 
todas estas cosas que el Papa Urbano quería ordenar eran sane- 
tas é buenas , enpero tovieron grand daño al Papa , porque 

1 5 tan temprano las comenzó á decir ; ca los Cardenales ovieron 
del grand temor que lo faría así , é aun mas reciamente que 
lo decía. E el Rey Don Enrique non les dio otra respuesta,, 
salvo la que adelante oyredes. 

CAPITULO VII. 

DEL ACUERDO QUE EL REY DON ENRIQUE 

ovo cómo res-ponderia á los J\dmsagtros del Pa^a, Urbci- 
no VI. que avian Jecho en Roma. 

EL Rey Don Enrique ovo su consejo con los Perlados é 
Caballeros que eran con él en la cibdad de Córdoba , 
en qué manera respondería á los Mensageros del Papa. E fué 
y dicho , que en esta eslecion que ílié techa en Roma avia 
grand discordia ; ca los Cardenales que eran partidos de Ro- 
ma , é se avian venido para una villa que dicen Anania , que 
25 es cerca dende , decían que quanto ficíeran , tanto fuera con 
miedo de los Romanos : por lo <^ual fallaban que aquel que 

se 

2 Abrev. sigue : E otrosí que non vcchosas á servicio de Dios , é á las 

podia decir luego de cierto lo que fa- Iglesias , é si podria catar alguna buena 

da ; mas que su voluntad era de pensar manera con los Príncipes ea este caso, 

bien en ello , é ver si las temporalida- E al Rey. . . 
des que los Perlados tenian eran pro- 



96 GrowíCA del Rey 

A. C, se ikmaba Papa non fuera esleído como debía. E por estas 
I J7^- razones que el Rey Don Enrique sopo que se decían, fallo que 
era su servicio alongar esta respuesta fasta saber mas cierto en 
qué estado eran estos fechos : de más que el Rey tenia buena 
respuesta para les dar , por quanto su fijo el Infante Don Juan j 
estaba en la guerra de Navarra , é eran con él todos los ma- 
yores ornes de su Regno é de su Consejo , é que el Infante 
avía de ser con el Rey dende á pocos días en Toledo , se- 
gund que ge lo enviara manciar : é que para estonce serian y 
con él todos los Sefíores é Caballeros del su Consejo, los qua- 10 
les andaban con el Infante su fijo : é que venidos , el Rey res- 
pondería á los Mensageros mas complídamente. E finco asi 
asosegada esta respuesta que el Rey les avía de dar , é ellos 
fincaron contentos. E este consejo ovo el Rey , porque entre 
tanto sóplese mas en que estado estaba este fecho en Ro- jc 
ma , é sí avia en ello algund escándalo. 

CAPITULO VIII. 

COMO EL REY LLEGO A TOLEDO , E VLNO Y 

el lujante Don Jíian su Jijo : / como llegaron alU 2Úm-^ 

saberos del Rey de Francia sobre el Jecho 

de la Iglesia. 

^Artio' el Rey Don Enrique de Córdoba , é vínose para 
Toledo I \ é dende á pocos días que y vino llego el In- 
fante Don Juan su fijo que venía de la guerra de Navarra. 
E eran y los Mensageros del Papa Urbano VI. que estaba en 20 
Roma , los quales atendían la respuesta del Rey , segund que 
en Córdoba les dixera que les respondería en Toledo desque 
el Infante su fijo fuese llegado de la guerra de Navarra. E 

es- 

I El Rey se hallaba ya cnTolcáo no restituiría el Adelantamieitto cíe^ 

á 15. de Agosto segun la fecha de la aquel Reyno al Conde de Carrion. 

confirmación que dio d la Iglesia de Véase entera la Carta en las Adic. á 

S antillana de los privilegios que te- estas Notas. Volvió á loledo , d d&n- 

nia. Colecc> Diptom. de la Acad. De de vino el Infante Donjuán por el 

Toledo pasó á Madrid desde do7ide mes de Noviembre ^ fowu í^ expresa 

á 15. de Otlubre escribió d la ciu- al fm del cap. 4. anterior. ■-" 

dad de Murcia asegurándola , que ■■^'"L' ^'*^ 



Don Enrique Segundo. 97 

estando el Rey Don Enrique en Toledo llegaron Mensage- A. C, 
ros del Rey Don Carlos de Francia , por los quales le envía- ^ J7^- 
ba decir , que ya sabia como en el mes de Marzo de aquel 
año moriera el Papa Gregorio en Roma , é que los Carde- 

5 nales avian grand quistion contra los Romanos , diciendo, que 
luego c;^ue el dicho Papa Gregorio fino' , ellos , segund lo avian 
de uso é de costumbre , entraran en el Conclave por esleer Pa- 
pa ; é que los del pueblo de Roma armados, é con grand alboro- 
zo , repicando las campanas , llegaron al dicho Conclave do' los 

1 o Cardenales estaban ayuntados , é con grandes clamores les di- 
xeron : ,,Papa Romano queremos, ó á lo menos Italiano." 
E que los Cardenales ovieron tan grand temor que cuidaron 
ser muertos , é non sabian como facian : é que estonce , con 
grand miedo , non sabian que decir , por el grand afinca- 

15 miento que los Romanos facian , diciendo que les nombrasen 
Papa. E que estando en esto , algunos de los Romanos arma- 
dos entraron en el Conclave , é quebraron é rompieron algu- 
nas cerraduras de madera que y eran fechas , segund se acos- 
tumbraban fac^er en tal lugar. E que los Cardenales , quando 

20 lo vieron , pensaron ser muertos , é levantáronse : é les dixe- 
ron los Romanos : „ Dadnos Papa Romano , ó á lo menos Ita- 
„liano." E que un Cardenal de los que y eran , por non dar 
lugar al escándalo , é que ellos podiesen salir de alli , dixo á 
los Romanos: ,, Catad aqui el Cardenal de San Pedro que es 

55 ,,Papa." E tomaron luego al dicho Cardenal de San Pedro, 
é pusiéronle en la Silla : é él decia: ,,Dexadme , que non só 
„ Papa , ca el Arzobispo de Bari avedes por Papa. " E los Car- 
denales en tanto fueronse para sus posadas : é decían , que era 
verdad que con aquel grand miedo que ovieran nombraran 

30 algunos dellos rebatadamente al Arzobispo de Bari por Papa. 
E los Romanos fueron catar al Arzobispo de Bari , é tomáron- 
le , é troxieronle , é asentáronle por Papa : é los Cardenales 
vinieron á él , é ordenaron su esleílion , segund que los de- 
rechos mandan : é lo mas aína que podieron se partieron 

25 de Roma , é se fueron para una villa que dicen Anania , é 
alli declararon , que quanto avian fecho era con grande mie- 
do é temor de los Romanos , é que non valia segund dere- 
cho : é desque se vieron libres , é en su poder , sin aver algund 
Tom. II. N te- 



A. G. 



98 Ci\oN I c A D E L Rey 

temor , esleyeron por Papa al Cardenal de Gebéna , el 
qual escogiera ser llamado Clemente VII 2 . E el Rey de 
Francia envió' decir al Rey de Castilla , que tres Cardena- 
les vinieron á él á París , é le juraron sobre el cuerpo de 
Dios consagrado en el altar , que la primera esledion fe- 
cha en Roma era ninguna , ca fuera fecha con muy grand 
temor que ovieron los Cardenales , tal , que qualquier ome, 
por esforzado que fuese , avria razón de temer : é que la se- 
gunda esleílion era verdadera , é verdadero Papa é Vicario de 
Jesu-Christo. E el dicho Rey de Francia , teniendo que era 
bien informado en este fecho por los dichos tres Cardenales, 
que lo facia saber al Rey Don Enrique , é le rogaba quisiese 
tener aquella via , é aver por Padre santo é Vicario de Jesu- 
Christo al dicho Clemente VIL 



10 



CAPITULO TX. 

DE LA RESPUESTA QUE EL REY 

Don Enrique dio d los J^cnsageros del Rey 
de Francia. 



EL Rey Don Enrique , desque ovo oído é entendido esto 1 5 
que el Rey de Francia le envió decir sobre el fecho 
de la Iglesia , pesóle mucho de la discordia é cisma que avia 
en la Iglesia de Dios , é envió luego sus Mensageros al Rey 
de Francia , que fueron dos Doclores : é la respuesta fue es- 
ta I : Que él avia oído é entendido todo lo que le enviaba 2© 
decir sobre el fecho de la discordia que era en la Iglesia de 

Dios ; 



2 Clemente VIL fué elexicío en 
Fundi el dia 20. de Septiembre. E. 

I Antes de dar esta respuesta 
hizo el Rey en Illescas una Junta de 
arelados y Magnates. Rayualdo Ana]. 
1379. cita un escrito de Don Pedro 
lenorio Arzobispo de Toledo , respon- 
diendo á otro en que el Cardenal de 
San Eustaquio pretendió provar, que 
no se necesitaba Concilio general para 
decidir la controversia de la elección 



de Papa. En él dixo el Arzobispo, se 
inceleberrimis abHenricoRegeordinum 
Casteliaj conventibus habitis in urbe cui 
Iliescas nomen est ^ eam sententiam cum 
máxima Castellanorum parte ample- 
xum , ut iicet ob mctiim a Romanis in- 
jeilum Urbani eleftio celebrara virio 
extitissetj o b unanimem tameii in eo pa- 
pau corona solemni ritu cingendo , ae 
sacros pontificibus honores ilii toties 
totiesc[ue impensos, prius vitium purga- 

tum 



15 



Don Enrique Segundo. oq 

Dios ; de lo qual Dios sabia que le pesaba. Pero que este fecho 
era muy grande , é que oyera decir que algunos Cardenales 
eran venidos á la cibdad de Niza , que non fueran en este 
fecho de la segunda esle¿lion ^ : otrosi que otros Cardenales 
eran en.Aviñon , que fincaran y quando el Papa Gregorio 
partid dende para ir á Italia , é que queria saber , é informar- 
se de todos estos , é saber sus entenciones , é lo que decian : é 
que sobre todo avria su consejo 3 : é que fasta todo esto ser 
visto é examinado , que su voluntad era de estar indiferente, 
é non tener por la una parte nin por la otra : é que le roga- 
ba que esto non lo oviese si non á bien , por el querer tener 
este consejo. Otrosi le envió decir , que Mensageros del pri- 
mero esleido , que decian Urbano , que estaba en Roma , vi- 
nieran á él , é que esta mesma respuesta les entendía dar ; é 
que si Clemente enviase á él , esta respuesta tenia acordado 
de darle. E que le rogaba al dicho Rey de Francia , que non 
pensase que esto facia él por otra entencion : é que convenia 
que él ficiese esto por tal manera que todo su Regno se to- 
viese por contento é bien aconsejado de lo que él ficiese. 



A.C. 

IJ78. 



Ns 



CA- 



tum fuissc. En efeBo se hallaba el Rey 
en lllescas á 8. de Diciembre de 1371^. 
con cuya data , sin hacer mención del 
privilegio que el Rey Don Pedro con- 
cedió á la villa de Jiimilla fara que 
no fuese enagenada de la Corona , la 
hizo esta misma gracia , la confirmó 
el fuero de Murcia , y la eximió per- 
petuamente de todo pecho , según se 
le habia confirmado el Conde de Car- 
rion quando la villa tomó la voz del 
Rey D. Enrique. Privilegios de Jumilla 
presentados en el Consejo. La estancia 
del Rey en lllescas se confirma con la 
carta que la Reyna Doña Juana es- 
cribió d la ciudad de Murcia en 
Toledo á 25. de Diciembre á favor 
de su primo Donjuán Sánchez Ma- 
nuel Conde de Carrion , que empieza: 



Fagovos saber, que agora quando vine 
á lllescas á ver al Rey mi señor , que le 
fallé enojado con el Conde mi primo. . . 
Véase entera en las Adiciones á estas 
Notas. E. 

2 En la Abrev. se dice que estos 
Cardenales eran el de Florencia , y 
el de Milán : y esto se pone mas par~ 
ticularmente en la carta que el Rey 
Donjuán el I. escribió alas ciuda- 
des del Reyno , quando se declaro 
por el Papa Clemente. 

3 A este fin pnrece que el Rey 
pensaba celebrar nueva Junta en Bur- 
gos el próximo mes de Mayo. Véase en 
las Adicciones á estas Notas una carta 
de Fr. Pedro de Aragón , Infante 
de Aragón , Religioso de San Iran- 
cisco. E. 





lOO 


Crónica del Reí 


A. C. 






JJ7S. 




CAPITULO X, 



DE LA RESPUESTA QUE EL REY 

Dan Enrique dio d los Jy'hnsageros del Pa^a. 

SEgund avernos dicho , el Rey Don Enrique avia dado sa 
respuesta á los dos Caballeros que el Papa Urbano , que 
estaba en Roma , envió á él , la qual era , que después que el 
Infante Don Juan su fijo , que era en la guerra de Navarra, 
fuese con él , avria su consejo , é les respondería. E asi lo fizo: 5 
ea después que el Infante fué con él , ovo su consejo , é mandó 
venir á los dichos dos Caballeros , é dióles esa mesma respue»' 
ta que dio á los Mensageros del Rey de Francia. E asi co- 
mo dixo á los unos , asi dixo á los otros , é asi lo puso por 
obra : ca luego envió sus cartas á todos los Perlados , é por i o 
todas las Iglesias de sus Regnos , que todos los maravedís que 
pertenescian al Papa en qualquier manera , los pusiesen en te- 
soro á buen recabdo , para los dar á aquel que fallasen to- 
dos los Christianos que era verdadero Papa : é que fasta es- 
tonce non recudiesen con quantias algunas de las dichas ren- i ^ 
tas é derechos á ninguna persona. E asi se fizo é complió 
en quanto el Rey Don Enrique fué vivo j é aún después al- 
guna tiempo , segund adelante contaremos. 



ANO 



Don Enrique Segundo. ioi 

A.C. 

AÑO CATORCENO '^^^ 

QUE EL REY DON ENRIQUE RE(?n6, 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos setenta é nueve; 

é de la Era de César segund costumbre de España , de mil 

quatrocientos é diez é siete ; é del Criamiento del mundo , s&« 

sund la cuenta de los Hebreos , cinco mil ciento é treinta é 

nueve ; é de los Alárabes , en que Mahomad comenzó 

su sedla , setecientos é ochenta é uno. ^ 

CAPITULO I. 

COMO EL INFANTE DON JUAN FIZO 

guerra al Regno ds Navarra , é ds la fleyfesia 

que se fizo. 

DEsque el Rey Don Enrique ovo enviado sus Mensage-- 
ros al Rey de Francia sobre el fecho de la Iglesia , 
segund avedes oído que acordara de facer , partió' de Toledo, 
é fuese para Burgos 2 , é alli fizo ayuntar todas sus gen- 
tes de armas , é ordenó como el Infiínte Don Juan su fijo 
entrase en el Regno de Navarra : ca todavía era su entencion 
facer guerra al Rey de Navarra , por tal que oviese paz con 

él, 

1 En los impr. y MSS. de la fué á León , y con dala en aquella 

"Vulgar falta este epígrafe ; y los ciudad á 12. del propio mes de Fe- 

tres capítulos que se siguen continúan brero escribió día ciudad de Mur- 

tomo si fuesen del Año 1378. Los he- cia la carta que cita Cáscales Hisi. 

chos que refieren son del 1379- por pag. iis,i. mandándola que aprestase 

cuya razón se ha puesto el epígrafe cien Ballesteros práBicos y bien ar~ 

según corresponde. E. mados para la guerra de Navarra. 

* 2 A 7. de Febrero se hallaba en Habían de estar en Logroño para el 

Burgos , donde confirmó al Con-oento día 8. de Abril : fué á encargarse 

de Santa Maria del Puerto de Sal- de ellos Alonso lañez Fajardo , y los 

meron los privilegios de los Reyes condujo con prevención de buenas ba- 

/mtepasados. Herr. Hist. del Conv. de llestas , hiervas , y mantenimientos 

S. Ag. de Salam. pag. 223. De Burgos para el viage. E. 



102 Crónica DEL Rey 

A.C. él , é fuese seguro dél. E estando en Burgos envicíle decir 
JJ79/ el Rey de Navarra , que si le ploguiese , non quería aver 
con él guerra ninguna , é que le enviaria sus Embajadores pa- 
ra tratar con él amorío. E al Rey plogo dello , é envióle de- 
cir , que enviase á él sus Embajadores é Procuradores con su 5 
poder suficiente , é que avria con él paz é buena concordia. 
E el Rey de Navarra envióle un Caballero suyo que decían 
Don Ramir Sánchez de Arellano 3 , é otrosí le envió con él 
un Prior de Roncesvalles , que era orne honrado é bueno , é 
troxieron poder del Rey de Navarra para tratar é acordar é 10 
firmar con el Rey de Castilla treguas é avenencias de paz 
final. E llegaron á la cibdad de Burgos , é fallaron y al Rey 
Don Enrique , é al Infante Don Juan su fijo , que aún non 
era partido para la guerra de Navarra : é fablaron con el Rey 
Don Enrique , é le dixeron , que la voluntad del Rey de Na- 1 5 
varra su señor era de aver paz con él , parando mientes á los 
grandes debdos que avían , teniendo sus fijos casados en uno, 
é que por esta razón los enviaba á él con su poder bastante 
para tratar é acordar é firmar en la manera que á él ploguie- 
se. E al Rey Don Enrique plogo mucho dello , é firmaron 20 
sus paces en esta manera : Primeramente , que ellos fuesen 
amigos , guardando las ligas que el Rey de Castilla avia con 
el Rey de Francia. Otrosí que el Rey de Navarra envíase 
todos los Capitanes Ingleses que tenia en su Regno que se 
fuesen para sus tierras. Otrosí , que porque el Rey de Castilla 25 
fuese seguro del Rey de Navarra , que toviese en arrehenes 
estos logares de su Regno : el castillo de Tudela , los Arcos, 
Sant Vicente , Bernedo , Viana , Estella , Lerin , Lárraga , é 
otros algunos , que eran veinte , é que estos castillos los to- 
viesen Caballeros del Rey de Castilla ; enpero que el casti- 30 
lio de Estella le toviese Don Ramir Sánchez de Arellano en 
fieldad por los dos Reyes. Otrosí que el Rey de Castilla pres- 
tase al Rey de Navarra , para ayuda de pagar el sueldo que 
debía á los Ingleses é Gascones que le vinieron ayudar , vein-« 
te mil doblas , é que el Rey de Navarra le diese en prendas 35 
por ello el castillo de la Guardia : é que estas arrehenes estO' 

vie- 
3 £}i las imj}r. dice con- error , Dpn Juan Rcniirez de Arellano. E. 



Don Enrique Segundo. 103 

viesen asi fasta diez años. Otrosi que el Rey de Castilla tor- A. C. 
nase al Rey de Navarra todos los logares que le tomara en 1 579- 
la guerra el Infante Don Juan su fijo. E esto se trato , acordó é 
juro é firmó en la manera que dicho avernos. E el Infante partió 
5 luego de Burgos , é fuese para Alfaro : é alli vino á él el Rey 
de Navarra , é estovieron en uno , é fueron entregadas las forta- 
lezas sobredichas. 

CAPITULO II. 

COMO EL REY DE NAVARRA VINO AL REY 

Don Enrique d SanUo Domingo de la Calzada. 

DEspues que todo esto se afirmó , el Rey de Navarra vi- 
no á verse con el Rey Don Enrique á una cibdad suya 

10 que dicen Sando Domingo de la Calzada i . E el Rey Don 
Enrique envió al Infante Don Juan su fijo á una villa que 
dicen Briones , que atendiese alli al Rey de Navarra quan- 
do entrase en el Regno de Castilla , é que viniese con él fasta 
la cibdad de Sandio Domingo : é asi lo fizo. E el Rey le res- 

1 5 civió muy bien , é le fizo grand fiesta , é estovieron ende en 
uno seis dias , é ratificaron é juraron todos sus tratos. E tor- - 
nóse el Rey de Navarra para su Regno. 

CAPITULO III. 
COMO FINÓ EL REY DON ENRIQUE. 

EL Rey Don Enrique , después que el Rey de Navarra 
partió de Sánelo Domingo , non se sintió bien 5 ca ovo 
20 una dolencia, é súbito fué muy afincado della. E á los diez 

dias 

1 Se hallaba ya el Rey Don En- doso y el Vado. Salaz. Casa de Lara, 

rique en Santo Domingo de la Calzada tom. i. pag. 41 1. En la misma ciu- 

á ¿6. de Abril, í-o?z cuya fecha hizo dad ái^. de Miyo ajjrovó el Mayo- 

merced de Cogolliido y Loranza á tazgo que habían fundado Pedro Gon- 

Doña Maria su hija , muger de Don zalez de Mendoza señor de Hita 

Diego Furtado hijo heredero de Pedro y Buitrago , y Doña Aidonza de 

González de Mendoza Mayordomo Ayala su muger , en cabeza del di' 

mayor del Infante Don Juan : y Pe- cíio Don Diego Furtado de Mendoza 

dro González dio en arras d Doña su primogénito. Sal. pag. 352. £. 
Maria los lugares del Colmenar , Car- 



1 04 CronicadelRey 

A. C. dias al alva del día demandó que le dixesen Misa. E por quan- 
^J79- to tan aína non venia su Confesor , que era de la Orden de 
los Predicadores , el Rey se comenzó á quexar , é decir asi : 
,, Señor , pidote por merced que veas la mi voluntad , que yo 
„te querría ver antes que saliese deste mundo." E en tanto 5 
vino su Confesor , é dixole Misa , é oleóle. E después el Rey 
asentóse en la cama vestido de una vestidura de oro , é un 
manto de oro cubierto enforrado en peñas veras. E estaba acos- 
tado á unos cabezales , é dixo asi , estando presentes Don Juan 
Garcia Manrique Obispo de Siguenza , su Chanciller mayor, i o 
é otros Caballeros : ,, Decid al Infante Don Juan mi fijo , que 
,, en razón de la Iglesia , é de la cisma que hay en ella, que 
,, le ruego que haya buen consejo , é *epa bien como debe 
,, facer ; ca es un caso muy dubdoso , é muy peligroso. Otrosí 
„ que yo le ruego que siempre sea amigo de la Casa de Fran- 15 
„cia, de quien yo rescebí muchas ayudas. Otrosi que yo man- 
„ do , que todos los presos Christianos que sean en el mi Reg- 
„ no , Ingleses , ó Portogaleses , é de otra nación , que todos 
,, sean sueltos. " E estonce le dixo Don Juan Garcia Manrique 
Obispo de Siguenza: ,, Señor, ^' en qué logar vos mandades 20 
,5 enterrar? " E dixo: ,,En la mi capilla que fice en Toledo, 
,,en hábito de Sandio Domingo de la Orden de los Predicado- 
,, res : ca fué natural deste mi Regno , é los Reyes de Castilla 
,,mis antecesores siempre ovieron Confesor desta Orden. E 
,,como quier que quando yo era Conde avia Confesor de la 2^ 
,, Orden de Sant Francisco ; empero después que Dios me fi- 
,, zo merced , é fui Rey , siempre ove Confesor de los Pre- 
„ dicadores." E estonce el Obispo de Siguenza tomó un esca- 
pulario de un su Confesor que alli estaba , é vistiógelo. E el 
Rey hablando en estas cosas , á poco de espacio dio el alma 30 
á Dios , é finó á cabo de doce dias que se sintiera de la do- 
lencia. E fué la su muerte muy plañida de todos los suyos. 
E luego tomaron por Rey al Infante Don Juan su fijo que alli 
era : el qual partió luego de Saníto Domingo , é fizo levar 
el cuerpo del Rey su padre para la cibdad de Burgos , dó es- oc 
taba la Reyna Doña Juana su muger , é alli le ficieron los 
complimientos de sus esequias muy solemnemente : ca esta- 
ban y los mayores del Regno ayuntados. Morió el Rey Don 

En- 



Don Enrique Segundo. 105 

Enrique en edad de quarenta é seis años , é cinco meses : é 
finó lunes á dos horas del dia veinte é nueve i dias de Ma- 
yo el segundo dia de Cinquesma deste ario , que fué del Ñas- 
cimiento de Nuestro Señor Jesu-Christo de mil e trecientos é 

5 setenta é nueve , é de la Era de César de mil é quatrocientos 
é diez é siete. E regnó del dia que fué nombrado por Rey 
de Castilla en Calahorra trece años , é dos meses. E fué pe- 
queño de cuerpo , pero bien fecho , é blanco é rubio , é de 
buen seso , é de grande esfuerzo , é franco , é virtuoso , é 

I o muy buen rescebidor é honrador de las gentes. Fué luego le- 
vado el su cuerpo á Burgos , é enterrado en hábito de Sane- 
to Domingo de los Predicadores en manera de deposito en 
el cabildo de Sanóta Maria en la capilla que dicen de Sanóla 
Catalina , é alli le íicieron todos sus complimientos. E dende 

15a pocos dias le levaron á Valladolid , é alli estovo algund tiem- 
po : é después le levaron á Toledo á enterrar en la su capi- 
lla que él mandó facer en la Iglesia mayor de Sanóla Maria de 
la dicha cibdad , é alli yace hoy enterrado. Dios le quiera 
perdonar , Amen. 2 

Tom. 11. O TES-^ 



A. C. 

IJ79* 



I En los impr. i(). y etilos MSS. 
29. Aquel Año el lunes segundo dia de 
Cincuesmcij esto es, segundo dia de Pen- 
tecostés, fué «30. de Mayo, y se debe 
entender que murió en la noche del do- 
mingo 29. dos horas después de las do- 
ce, que ya era limes 30. En la Abrev. 
á otro dia de Cincuesraa. 

2 En la Abrev. hablando de la 
muerte del Rey Don Enrique , se 
añade lo siguiente : Fué su muerte 
muy plañida de todos los suyos : é non 
sin razón , cá pues tenia sus paces , é 
tratos , é casamientos , é sosiegos fe- 
chos en Francia , é Portogal , é Ara- 
gón , é Navarra , de fecho trataba , 
é lo mandaba ir guisando ^ que si vi- 
viera era su intención de armar grand 
flota , é tomar la mar del Estrecho á 
Granada. E después que él toviese to- 
mada la mar , que de allende non se 
pudiesen ayudar los Moros , facer en 
su Rcgno tres quadrillas ^ una él , é 



otra el Infante Don Juan su fi)o_, é 
otra el Conde Don Alonso su fijo ; é 
en su quadrilla que irian tres mil lan- 
zas con él , é quinientos ginetes , é diez 
mil omes de pie : é en las otras qua- 
drillas cada dos mil lanzas , é cada 
mil ginetes, é cada diez mil omes de 
pie : é entrar cada año tres entradas de 
quatro á quatro meses , é andar todo el 
Regno , é non cercar logar , mas fal- 
car quanto fallasen verde. E que irian 
las quadrillas de guisa que en un dia 
se pudiesen acorrer , si tal caso recre- 
ciese ; é después salir á folgar á Sevilla, 
é Córdoba , ó otro logar do tenian sus 
bastecimientos. Que desta guisa fasta 
dos ó tres años le darian el Regno 
por pura fuerza de fambre , é faria da 
los Moros quanto quisiese. E Dios non 
quiso que se compílese , ca tomóle la 
muerte como avedes oido. En el Com- 
pendio se dice , que á diez é seis del 
mismo mes de Mayo , un lunes des- 
pués 



io6 



TESTAMENTO 
DEL REY DON ENRIQU 



17 



-■.'■'\ .. í. 



SEGUNDO DE CASTILLA, 

FECHO EN BURGOS A 29. DE MAYO ERA 

1412. Año de Christo 1374. 

EN el nombre de Dios Padre , é Fijo , é Espíritu Sanólo, 
que son tres personas , é un Dios verdadero , que vive 
é regna para siempre : é de la Virgen gloriosa Sánela María 
su madre , á la qual nos avemos por nuestra abogada é ayuda- 
dora en todos nuestros fechos : é á honra é loor de todos los 5 
Sánelos é Sanólas de la Corte Celestial. Porque segund Dios, 
é derecho , é buena razón todo ome es tenudo é obligado de 
facer conoscimiento á Dios su Señor é Criador , señalaciamen- 
te por tres beneficios é. gracias que del rescivió , é espera aver: 
el primero es porque le crio' , é fizo nascer é crescer á su fi- 10 
gura , é á su semejanza : el segundo porque le dio sentido , 
é entendimiento , é discreción natural para le conoscer , é en- 
tender el bien é el mal , é para vivir bien é honestamente en 
este mundo ; el tercero , porque bien obrando espera de aver 
salvación del alma para siempre en la gloria celestial. E como 1 5 
quier que todo ome que es nascido , é ha de morir debe fa- 
cer estos conoscimientos á Dios su Criador, mucho mas son 
tenudos de los facer los Reyes , por la mayoría é ventaja é 
señorío que les dio é encomendó en este mundo , para re- 
gir é señorear el su pueblo, é para que los obedesciesen to- 20 
das las gentes de su señorío en lugar de Dios. Por ende se- 
pan todos quantos esta carta de Testamenro vieren como nos 
Don Enrique por la gracia de Dios Rey de Castilla , de León, 
de Toledo , de Galicia , de Sevilla , de Córdoba , de Murcia, 

de 

pues de vísperas^ fizo el sol eclipse , é fuera medía noche ; é duró aquella es- 

se escureció todo él j que non se veían curldad una hora : jy ^iie falleció el 

los ornes unos á otros , é aparecieron Rey el lunes á 30. del mismo mes. 
las estrellas en el cielo ¿ asi como si 



Don Enrique Segundo. 107 

de Jaén , del Algarbe , de Algecira , é Señor de Molina , es- 
tando en nuestra buena memoria é entendimiento , é conos- 
ciendo á nuestro Señor Dios Criador é Salvador de todas 
las gracias é beneficios susodichos que nos fizo , é muchos 

5 mas , por procurar é dexar en buen estado la nuestra ánima, 
é los nuestros Regnos que nos dio é encomendó , é creyen- 
do firmemente en la Sancta Trinidad , é en la Fé Católica , é 
temiéndonos de la muerte , que es natural , de la qual ningund 
eme terrenal non puede escapar : por ende establescemos é 

10 ordenamos este nuestro postrimero Testamento , por el qual 
revocamos especialmente , é de cierta sciencia todos los otros 
Testamentos é Codicilos , é qualesquier postrimera , o' postri- 
meras voluntades que nos ayamos fecho é otorgado fasta es- 
te presente dia. 

15 I E ante de todas las cosas mandamos é dexamos la nues- 
tra ánima á nuestro Señor Dios que la crió , é la ha de sal- 
var , si la su mesced fuere. Lo segundo mandamos este nues- 
tro cuerpo , que nos dio Dios , á la tierra de que fué fecho 
é formado , para que sea enterrado honradamente , como de 

20 Rey , en la Iglesia de Sanda Maria de Toledo , delante de 
aquel lugar do anduvo la Virgen San£ta Maria , é puso los pies 
quando dio la vestidura á Sanílo Alfonso : en la qual nos ave- 
rnos muy grand fiucia é devoción , porque nos acorrió , é li- 
bró de muclias priesas é peligros , quando lo ovimos menes- 

35 ter. E mandamos , é tenemos por bien que en el dicho lugar_ 
sea fecha una capilla la mas honrada que ser pudiere , é que 
sean y puestas é establecidas doce capellanias perpetuas , é 
canten j é digan los Capellanes dellas cada dia Misas , é las 
otras horas canónicas por la nuestra ánima que la quiera Dios 

30 perdonar. E estos doce Capellanes que ayan su salario cada 
año , cada un Capellán mil é quinientos maravedís por el ter- 
cio del año. E que sean puestas Guardas , é Sacristán , é orna- 
mentos en la dicha capilla , é todas las otras cosas que fueren 
necesarias , segund que están puestas é ordenadas en la capi- 

35 lia del Rey Don Alonso nuestro padre , que Dios perdone, 
que está enterrado en la cibdad de Córdoba. E para complir 
é pagar cada año los salarios de los dichos Capellanes , é Guar- 
das , é Sacristán , é las otras cosas que fueren menester para 

O 3 la 



io8 Testamento DEL Re? 

la dicha capilla , asinamosles que ayan , é les sean pagados 
los maravedís que en ello montaren de cada año para siem- 
pre de la cabeza del pecho de los Judíos de la dicha cíbdad 
de Toledo , bien é complidamente por los tercios del año , 
segund dicho es. 5 

2 Otrosí mandamos que el día de nuestro enterramien- 
to den á mil é cien pobres de vestir , á los ciento cada uno 
ocho varas de paño de color ; é á los mil , sayos é capas de 
sayal : é que les den los nueve días que durare el nuestro en- 
terramiento de comer. E mandamos que todas las Ordenes 10 
de los Religiosos é Religiosas , é todos los Clérigos de las 
Iglesias parroquiales de la cíbdad de Toledo , que el dia de 
nuestro enterramiento , é los nueve días , vengan todos á can- 
tar Misas , é rogar á Dios por nuestra ánima , é que den 

á cada Orden de los dichos Religiosos é Religiosas mil ma- 15 
ravedis , é á cada Iglesia parroquial quinientos maravedís. 

3 Otrosí mandamos á la obra de Sandia María de la dicha 
cibdad de Toledo diez mil maravedís, 

4 Otrosí mandamos al Dean é Cabildo de la dicha Igle- 
sia Catedral de Sandia María de Toledo , porque fagan cada 20. 
año aniversario é remenbranza por nuestra ánima para siem- 
pre en tal dia como fueren al nuestro enterramiento , dos mil 
maravedís. E mandamos que al dicho aniversario de cada año 
vengan los Frayles , é los Religiosos varones de todas las Or- 
denes de la dicha cíbdad á decir Misas , é á rogar á Dios por 25 
nuestra ánima , é que les den aquel día á cada Orden de los 
dichos Religiosos docientos maravedís. E estos dichos dos mil 
maravedís que mandamos al dicho Dean é Cabildo , é los di- 
chos docientos maravedís. que mandamos á los dichos Frayles 

é Religiosos , tenemos por bien que los ayan de cada año. 30 

5 Otrosí mandamos á las obras de todas las Iglesias cate- 
drales de los nuestros Regnos , porque rueguen á Dios por 
nuestra ánima , cíen mil maravedís á cada una. 

- 6 Otrosí mandamos para las obras de Sanóla María de Gua- 
dalupe , é de Sánela Ana de Sevilla , porque rueguen á Dios ;^^ 
por nuestra ánima , á cada una dellas diez mil maravedís. 

7 Otrosí mandamos que sean sacados cíen captivos de tierra 
de Moros , é que sean todas mugeres mozas de quarenta años á 
yuso. Otro- 



Don Enrique Segundo. 109 

8 Otrosí ma/ndamos , é tenemos por bien , que la Reyna 
Doña Juana mi muger que tenga por su vida todas las cib- 
dades , villas é logares que agora tiene , é que aya el seño- 
río , é rentas , é pechos , é derechos dellas , segund que se las 

5 mandamos , é las ovo fasta el día de hoy ; pero que después 
de su vida queden é finquen para la Corona de nuestros 
Regnos. 

9 Otrosí mandamos á Don Alonso mí fijo i , encima de 
los otros logares , é de las otras mercedes que le ficimos , con^ 

10 viene á saber , la Puebla de Villavícíosa , é la Puebla de Co. 
lunga , con Cangas de Onis , é Cabranes , é Pongrin , é Ma- 
rinan , é Parras , é Pilona , é Caso , é Hallér , é las Pueblas de 
Grado , é de Právia , é de Valdés , é de Salas , é de Luarca, 
é con todos sus términos , é Vasallos , é Fijos-dalgo , é fueros, 

j^ é con todas sus rentas , é pechos , é derechos , é con todas sus 
pertenescencías , é con el señorío Real , é mero-mixto imperio 
que los nos avemos ; pero todavía tenemos por bien , que si 
él moriere sin fijos legítimos , que se tornen los logares á la 
Corona de los nuestros Regnos. 

so 10 Otrosí mandamos á Don Fadríque 2 mi fijo la villa 
de Mansilla con sus aldeas , que es en el Regno de León , é 
Alcalá de los Gazules , é Medina-Sidonia , que son en la Fron- 
tera , con todos sus términos , é pertenescencías , é rentas , é 
pechos , é derechos , é con el señorío Real , é mero-mixto ím- 

25 perio. Erogamos é mandamos á la Reyna é al Infante, que 
le guarden al dicho Don Fadríque mí fijo esta dicha gracia 

e 

I Y de Doña Elvira Iñiguez Véase los Santa Martas , t. 2. pag. 827. E. 

adelante nuni. !•]. Fué Conde de Gi- 2 Conocido en las Hist. con el tí- 

jón y de Noroña , con cuyo título es tulo de Duque Benavente , y el prime- 

conocido en las Historias. Casó con ro que en Castilla se llamó Duque. 

' Doña Isabel hija del Rey de Portugal También desobedeció á los Reyes Don 

como se expresa en el Año i'y'Jj. cap. Juan I. y Don Enrique 111. y al fin 

1. de esta Crónica. Tuvo también los murió preso en el Castillo de Almodo' 

Señoríos de Atera , Rivera, Rióse co, var. Dejó itna hija llamada Doña 

Paredes , y Tor dehumos. An.duvo ca- Leonor , que casó con Don Pedro 

si toda su vida fuera de la obediencia Manrique IV. de este nombre , Señor 

de los Reyes Donjuán 1. y Don Enri- de Amasco. Salazar Casa de Lara t. 

que 111. como se verá en sus Crónicas. 2. pag. 43. Véanse en los num. }^. 

£1 , y su muger se retiraron d la Ro- y 34. otras mandas que le hizo el 

(hela , y murieron en Marans , según Rey sii_padre. 



lio Testamento DEL Rey 

é merced que le facemos , é que le quieran acrecentar mas 
en ello , é le pongan casa , porque él lo pase bien é honra- 
damente , segund á él pertenesce. 

1 1 Otrosí mandamos que al dicho Don Fadrique le 
tenga Doria Beatriz 3 su madre , é le crie fasta que sea de 5 
edad de catorce arios , é que recudan á ella en el dicho tiem- 
po con las dichas rentas , é pechos , é derechos de los dichos 
logares para su mantenimiento della , é del dicho Don Fadri- 
que. E en caso que el dicho Don Fadrique fallesciere , d mo- 
riere antes de la dicha edad , mandamos que la dicha Doña lo 
Beatriz su madre aya el setíorio é la justicia de la dicha vi- 
lla de Mansilla , é que lleve por toda su vida las rentas , é 
pechos , é derechos de la dicha villa de Mansilla , que es nues- 
tra merced que aya para su mantenimiento. E rogamos á la 
dicha Reyna é Infante , que si alguna saña de la dicha Doña 15 
Beatriz tienen , que tengan por bien de la perdonar por amor 
de Dios , é por nuestra honra , é porque Dios perdone á ellos: 
é que le quieran guardar la gracia é merced que le nos fa- 
cimos á la dicha Doña Beatriz , en que le dimos que oviese 
en toda su vida lo mostrenco é algaribo de la Frontera. E si 30 
acaesciere finamiento della , que esta renta que la aya el dicho 
Don Fadrique mi fijo , segund que mejor é mas complidamen- 
te la ovo Don Pedro Ponce de Marchena. 4 

1 2 Otrosi tenemos por bien , é mandamos , que en caso 
que el casamiento de Doña Leonor mi fija 5 non se ficiese 25 

con 



3 Doña Beatriz Ponce de León , 
cómo se comprneva por privilegio de 
Donjuán 1. que dice : Por facer bien 
é mercet á vos Doña Beatriz Ponce de 
León madre de Don Fadrique nuestro 
hermano, Duque de Benavente. . . Véa- 
se quien fué esta Señora en Salazar 
Casa de Lara , t. 2. pag. 43. £. 

4 Ye ase el num. 3 5 . 

j Y de Leonor Álvarez, num. 18. 
cuyas circunstancias se ignoran. No 
tuvo efeBo el matrimnnio de Doña 
Leonor con Don Alonso. De estas dos 
m.idre é hija , dice Zurita , es la ca- 
j^illa que tiene su tumbn en el Con- 



vento de San Francisco de Val lado - 
lid, como se entra de la sacristía d la 
capilla mayor , que llaman de los 
Leones. De Doña Leonor la hija , Se- 
ñora de Dueñas , es la escritura si- 
guiente, que sacó el mismo Zurita de 
una copia auténtica testificada el 
año 1 413. 

Sepan quantos esta carta vieren co- 
mo yo Doña Leonor fija del Rey D. 
Enrique , que Dios perdone , é Señora 
de la villa de Diienyas, otorgo é conoz- 
co é digo , que por razón que agón 
quando finó en Sevilla la Condesa Do- 
ña Beatriz mi hermana , muger que 

fué 



Don Enrique Segundo. iii 

con Don Alfonso fijo del Marques de Villena , con quien ago- 
ra es desposada , que den á la dicha Doña Leonor veinte mil 
doblas de oro para su casamiento , é estas doblas que se las 
den de qualquier tesoro que nos dexemos , d de las rentas de 
5 nuestros Regnos, E si las doblas non se podieren aver , man- 
damos que le den heredades que monten esta quantia , aque- 
llas que sean bien vistas de la Regna é del Infante , ó de 
qualquier dellos. 

1 3 Otrosí eso mesmo tenemos por bien , é mandamos , 
I o que si el casamiento de Doña Juana mi fija 6 non oviese aca- 
bamiento con Don Pedro fijo del Marques de Villena , con 

quien 



fué del Conde Don Juan de Niebla , 
ovo dexado de bienes suyos muebles, 
aljófar , é joyas , é formalles , é oro , é 
plata , é una Alora suya captiva que lla- 
man Varea, con un Moreznillo su fijo 
captivo , que llaman Almanzor, é otras 
cosas algunas , las qualcs pertencscen 
aver é heredar todas á Don Enrique 
Conde de Niebla , é á Don Alfonso , é 
áDon Juan , asi como sus fillos legíti- 
mos herederos que son de la dicha mi 
hermana. E por quanto yo á la sazón 
que las dichas joyas quedaron , quando 
la dicha mi hermana finó , yo poderosa- 
mente con fuerza é contra derecho en- 
tré , é tomé , é tengo en mi poderlo to- 
das las dichas joyas , é aljófar , é plata, 
é oro , é la dicha Mora é Moro , en tal 
manera, que los dichos mis sobrinos sus 
herederos , nin alguno dellos, nunca ovo 
de mí , nin de otri por mí , fasta agora, 
todas las dichas joyas , nin de parte 
dellas , por la qual razón yo esto encar- 
gada de concencia , é só tenuda de sa- 
tisfacer á los dichos sus herederos de to- 
do lo que ansí tomé é rescebí en mí 
de los dichos bienes é joyas , como di- 
cho es. Por ende yo, por descargamien- 
to de mi ánima, é por remuneración del 
dicho depdo , otorgo é conozco , que 
dó en pago , é en prescio é desquento 
de todo el dicho depdo al dicho Don 
Enrique Conde de Niebla , é al dicho 
Don Alfonso , é al dicho Don Juan mis 



sobrinos , herederos de la dicha Doña 
Beatriz mi hermana , todo el logar de 
Torre- alva con todos sus términos , é 
tierras , é vasallos , é jurisdiciones civi- 
les é criminales , é justicia, é señorío, 
é justo mero é mixto imperio , é tribu- 
tos , ansi como yo oy dia tengo , é 
me pertenesce aver de fecho é de de- 
recho en qualquier manera , é por qual- 
quier razón. E doles mas á los dichos 
herederos toda la mi heredad que yo 
he é tengo en Palomares , aldea del 
Alxarafe de Sevilla , é en su término, 
que son olivares , é casas, é otros bie- 
nes qualesquiere , &c. en esta manera , 
que después de mi vida que sean todos 
suyos , é los partan entre sí igualmente, 
&c. Y sino los pudieren cobrar , les 
dexa diez mil doblas , fara que las 
rehartan entre ellos , &c. Fecha , é 
otorgada la carta en el dicho logar de 
Torre-alva a 26. días del mes de Junio 
añodelNasclmiento de nuestro Salvador 
de 1409. 

6 Y de Doña Elvira Iñiguez. Véase 
adelante num.i-]. tuvo efecto este ma- 
trimonio , y de él nació Don Enrique 
de Villena Conde de Cangas y Tineo, 
que casó con Doña Maria de Albor- 
noz señora del Infantado ,y tío tuvie- 
ron sucesión. Este Don Enrique fué 
aquel famoso Astrólogo tenido por 
nigromántico. Véase su vida en las 
Gener. y Sembl. cap. 28. 



TI2 Testamento del Rev 

quien agora es desposada , que aya la dicha Doña Juana á 
Urueña con todas las rentas , é pechos , é derechos , é con el 
señorío Real , é mero-mixto imperio. E rogamos á la Reyna 
é al Infante , que le quieran guardar é mantener esta gracia 
é merced que le facemos , é encima que le fagan merced é 5 
ayuda de otros logares é rentas , é que la casen honradamen- 
te , segund que á ella pertenezca ; pero que si inoriere sin fi- 
jos legítimos , que la dicha villa de Urueña torne á la Coro- 
na de los nuestros Regnos. 

1 4 Otrosí por quanto es firmado casamiento por palabras i o 
entre Doña Costanza mi fija 7 con el Infante Don Dionis , 
tenemos por bien , que sí el dicho casamiento viniere á acaba- 
miento , el dicho Infante é la dicha Doña Costanza ayan la 
villa de Alva de Tormes , de que nos le avernos fecho mer- 
ced , con aquellas condiciones que en el privilegio se con- 15 
tienen. Pero en caso que el dicho casamiento se desficiese , é 
non viniese á acabamiento con el dicho Infante , manda- 
mos que la dicha villa de Alva de Tormes sea de la dicha 
Doña Costanza , é mas que le den encima para ayuda de su 
casamiento diez mil doblas de oro. Pero todavía tenemos por í20 
bien , que sí la dicha Doña Costanza moríere sin fijos legíti- 
mos , que la dicha villa torne á la Corona de los nuestros 
Regnos. 

1 5 Otrosí mandamos , é tenemos por bien , que las di- 
chas Doña Leonor , é Doña Juana , é Doña Costanza núes- 2J 
tras fijas , que non puedan casar sin licencia é mandado de 

la Reyna , ó del Infante , é á su consentimiento dellos : é 
caso que ellas , o alguna dellas casase sia licencia é manda- 
do de los dichos Reyna , d Infante , ó de qualquier dellos , se- 
gund dicho es , mandamos que estas mercedes , é mandas que 30 
les facemos que non valan ninguna cosa. 

1 6 Otrosí eso mesmo rogamos é mandamos á la Reyna, 

é 

7 vS"í? imora quien fué su madre, fante Don Juan y "Doña Costanza 

No casó después con el Infante Don tubieron por hijas d Doña Maria , 

Dionis, sino con el Infante Don Juan Doña Beatriz , y Doña Juana de 

de Portugal su hermano , hijos am- Portugal , de las quales trata Sou- 

bos del Rey Don Pedro de Por tu- sa , Casa Real de Portugal tom. n. 

gal, y Doña Inés de Castro. El In- lib. 13. 



Don Enríque Segundo. i 13 

é al Infante , que á Don Hernando mi fijo 8 , e á Doña Ma- 
ría mi fija 9 , que si entendieren criarlos é facerles mercedes, 
que lo fagan ; é si non , que al dicho Don Hernando que lo 
fagan Clérigo , que aya alguna honra é dinidad de la sánela 

5 madre Iglesia en los nuestros Regnos : é á la dicha Doña Ma- 
ría que la pongan en una Orden para servir á Dios , ó á do' 
entendieren que estará mas honradamente , é que le den con 
qué pueda bien pasar , segund que á ella pertenesce. Pero to- 
davía mandamos que sea guardada á la dicha Doña Maria la 

10 merced que le aviamos fecho del logar de Villafranca , que 
es cerca de Córdoba , ca nuestra merced es que aya el dicho 
logar. E si la dicha Doña Maria moriere , que el dicho logar 
lo ayan sus fijos legítimos , si los oviere : é en caso que 
non los aya , é moriere antes que Beatriz Ferrandez 10 su 

j 5 madre , mandamos que el dicho logar de Villafranca que le 
aya en su vida la dicha Beatriz Ferrandez. 

1 7 Otrosí mandamos á Doña Elvira Iñiguez ^ ^ , madre 
de los dichos Don Alonso é Doña Juana mis fijos , para 
que aya de cada año para en toda su vida para su man- 

Tom. II. P te- 

8 Don Fernando casó con Doña lo "No se sabe quien era. 
Leonor Sarmiento , y para casarse 1 1 Hernán Pérez de Guzman en 
le dio sil hermana Doña Leonor ¡laque las Generaciones y Semblanz,is cap. 
se cita num. 12. la mitad de la villa XXVIK. dice que Doña Elvira Iñi- 
de Dueñas. Pcll.Inf. de los Sarm.f.92. guez era de los de la Vega. Don Alon- 

9 Si el Rey Don Enrique no tu- so fué Conde de Gijón : Doña Juana 
•vo otra hija del mismo nombre , esta casó con Don Pedro hijo de Don 
Doña Maria será la que casó después Alonso Conde de Rib.^gorza y Denia, 
con Don Diego Hurtado de Mendo- y hubieron á Don Enrique de Ville- 
za, , que fué Almirante de Castilla, na , y á Doña Leonor de Vilhna. Z. 
llevando en dote d Cosolludo y Lo- Doña Elvira /«^ hermana de Dun Rui 
ranea. Véase una Nota al cap. z.Año Diaz de la Vega Maestre de Ahán- 
XIV. déla Crónica de este Rey. En tara , hijos ambos de Diego Laso de 
la Relación Geneal. de la Casa de Aya- la Vega , y nietos de Rui Pérez de 
la se dice que esta Doña Maria ovo la Vega. Su madre se llamó Doña 
un fijo que dixeron Pero González, que Elvira de Salcedo , hija de Diego 
murió niño en Madrid por grand oca- Sánchez de Salcedo. Torres , Crón. 
sion , que cayó por un forado de la sa- de Alcánt. /. 2. p. 132. Pellicer , Inf. 
la del alcázar : é ovo otra fija que di- por el Conde de Noroñ 1 , dice que era 
xeron Doña Aldonza , que casó con fija de Suero Fernandez de Vega, Se- 
Don Fadrique Duque de Arjona, é Con- ñor de Villalabos. Ve^rse a Florez , 
de de Trastamára. Pruev. de la Casa de Reynas tom. 2. Artículo de Doña El- 
Lara pag. 5 9. Esta Doña, Aldonza no vira Iñiguez. E. 

dejó sucesión. 



ii4 Testamento delRe¥ 

tenimíento , treinta mil maravedis. 

1 8 Otrosí á Beatriz Ferrandez , madre de la dicha Doña 
Maria mi fija 12 , otros treinta mil maravedis cada aíío para 
en toda su vida para su mantenimiento. E á Leonor Alva- - 
rez 13 , madre de la dicha Doña Leonor mi fija , encima de 5 
las otras mercedes que le avenios fecho , de cada año para en 
toda su vida diez mil maravedis. E rogamos é mandamos á 

la Reyna é al Infante , que estas quantias de maravedis que 
nos mandamos dar á los sobredichos de cada año para en to- 
da su vida , segund dicho es , se les paguen , é fagan dar é i o 
pagar en logares ciertos , para que los puedan bien cobrar pa- 
ra su mantenimiento. 

1 9 Otrosí , conosciendo á nuestro Señor Dios el bien é 
la merced que nos fizo en nos dar vítoria contra Don Pedro, 
que se decía Rey , nuestro enemigo , que fué vencido é 15 
muerto en la batalla de Montíel por los sus pecados é meres- 
cimientos , é está el su cuerpo en la villa de Montíel , como 
quier que lo non debíamos facer por las sus obras é meresci- 
mientos , pero conosciendo á Dios la dicha gracia é merced 
que nos fizo , segund dicho es , tenemos por bien , é manda- 20 
mos que sea fecho é establecido un Monesterio , en que aya 
doce Frayles , cerca de la dicha villa de Montíel , que sea do- 
tado el dicho Monesterio de logares é de bienes rayces con 
que se puedan mantener los dichos doce Frayles , é que sea 
enterrado dentro del dicho Monesterio el cuerpo del dicho 25 
Don Pedro antel altar mayor : é que sea fecho é obrado el 
dicho Monesterio camino de Santiago : é que los dichos Fray- 
les sean tenudos de rogar á Dios por su ánima del dicho Don 
Pedro que le quiera perdonar. 14 

20 Otrosí mandamos al dicho Infante mí fijo , que quan- 30 
do fuere voluntad de Dios que oviere de casar , que non dé 

á la Reyna su muger con quien casare tanta tierra , é cibda- 

des, 

1 2 La que se cita num. i6. y fundación : ni se sabe quando trasla- 
^afece que también fué madre del daron el cuerpo del Rey "Don Pedro 
Don Fernando que igualmente se ci- de Montiel á la Iglesia de Santiago 
ta alli. de la Puebla de Alcocer , de donde 

13 Véase num. \2. le traxeron á Santo Domingo el Real 

14 No llegó d tener efe¿lo esta de Madrid el año i^^^j. 



Don Enrique Segundo. i i r 

dQS , é villas , é logares como la Reyna Doña Juana mi mu- 
ger tiene agora , por quanto non fué Reyna en Castilla que 
tanta tierra toviese , como quier que se la nos dimos por lo 
ella merescer por muchas razones ; pero que á la Reyna con 

5 quien casare que dé aquella tierra é logares que entendiere 
que la cumple. 

2 r Otrosí mandamos al dicho Infante que guarde é ten- 
ga firmemente la paz é el buen amor que es puesto entre 
nos , é el Rey de Francia , é el Duque Dangeos su herma- 

lo no : é esto mismo que la guarde á su fijo heredero de la Casa 
de Francia bien é verdaderamente , segund que mejor é mas 
complidamente se contiene en los tratos é posturas que en 
uno avernos. 

22 Otrosí, por quanto nos agora poco há partimos algu- 
1 5 ñas de las nuestras joyas , é dimos algunas dellas al Infante, 

é otras á la Infanta para sus casamientos , mandamos , é tene- 
mos por bien , que la dicha Infanta aya las dichas joyas que 
le nos dimos , é demás que le sean dados á la dicha Infanta 
tres cuentos de maravedís , que le fueron asignados en las 
20 Cortes que ficimos en Toro para ayuda de su casamiento. 

23 Otrosí por razón de los muchos , é grandes , é seííala- 
dos servicios que nos ficieron en los nuestros menesteres los 
Perlados , Condes , é Duques , é Marqueses , é Maestres , é 
Ricos ornes , é Infanzones , é los Caballeros , é Escuderos , é 

25 Cibdadanos , así los naturales de nuestros Regnos , como los 
de fuera dellos , é algunas cibdades , villas é logares de los 
nuestros Regnos , é otras personas singulares , de qualquier 
estado o condición que sean , por lo qual les ovimos de fa- 
cer algunas gracias é mercedes , porque nos lo avian bien ser- 

2© vido é merescído , é que son tales que lo servirán é meres- 
cerán de aquí adelante : por ende mandamos á la Reyna , é 
al dicho Infante mi fijo , que les guarden é cumplan é man- 
tengan las dichas gracias é mercedes que les nos ficimos , é 
que se las non quebranten , nin mengüen por ninguna razón 

3 5 que sea : ca nos ge las confirmamos , segund que se las nos 
dimos é confirmamos é mandamos guardar en las Cortes 
que ficimos en Toro ; pero que todavía las ayan por mayo- 
razgo , é que finquen en su fijo legítimo mayor de cada uno 

P 2 de- 



n6 Testamento delRey 

dellos ; é sí morieren sin fijo legítimo , que se tornen los sus 
locares del que asi moriere á la Corona de los nuestros Reg- 
nos. E á los que nos non ovimos lugar fasta aqui de facer 
bien é merced segund su estado é merescimientos , que se 
la quiera él facer : que en todo fará servicio á Dios , é cum- 5 
plirá nuestra voluntad. 

24 Otrosi mandamos , que á todos los nuestros Oficiales 
de la nuestra Casa , de los mayores , que les sean pagadas sus 
raciones é quitaciones que les fueren debidas fasta el dia de 
nuestro finamiento. lO 

£5 Otrosi, que sean pagados los nuestros Escuderos de 
pié , é Monteros , é Mozos de caballos , é les den su ración é 
quitación de aquel dia fasta un año adelante. 

26 Otrosi rogamos é mandamos al dicho Infante , que 
después que Dios quisiere que él regne , que non tire nin 15 
quite los oficios mayores de la nuestra Casa á aquellas per^ 
sonas que los agora tienen de nos ; mas que se los guarden, 

é los mantengan en ellos , por quanto nos han servido 
muy bien , é servirán eso mismo á él con los oficios. E con 
los que tienen agora los tales oficios en Casa del dicho Infante, 20 
que él les faga merced en otras cosas , segund que cada uno 
meresciere. Pero tenemos por bien , que Pero González de 
Mendoza , que nos ha bien servido , que sea su Mayordomo 
mayor del dicho Infante después que él regnare. 

27 Otrosi , por quanto nos tenemos cargo sobre nuestra 25 
ánima de algunos logares é bienes que tomamos á algunas per- 
sonas del nuestro seííorío , mandamos , é tenemos por bien, 
que todos aquellos que fuere fallado por verdad que les nos 
tomamos , é mandamos tomar sin razón é sin derecho , que 

les sean tornados á quien fueron tomados , ó á sus herederos 30 
que les sea fecha emienda por ello. Especialmente nos acor- 
damos que tomamos algunos logares á Doña Juana de Cas- 
tro 1 5 , é á Men Rodríguez de Benavides , é á Doña Maria fija 
de Don Alonso Fernandez Coronel , muger que fué de Don 
Juan 16 : é á estos sobredichos mandamos , que todo lo que 35 

fue- 

15 La que seduxo el Rey JD.Pe- 16 Donjuán de la Cerda. Cron. 
dro fingiendo que cdsaba con ella. del Rey J). Pedro ¡ Año 1357. ca£. 5 , 



Don Enrique Segundo. 117 

fuere fallado por verdad que les nos tomamos , o mandamos 
tomar de lo suyo , que les sea tornado , é fecha emienda por 
ello i todavía tornando el dicho Men Rodríguez á Sant Este- 
van del puerto , é Doña Juana á Villafranca de Valdecal , 

r de que les ovimos fecho merced por enmienda de lo que les 
o vimos tomado. 

28 Otrosí tenemos por bien é mandamos , que si algu^ 
ñas debdas parescieren que nos debemos á algunas personas, 
que les sean luego pagadas. 

10 29 Otrosí mandamos é tenemos por bíen , que después 
de nuestros días que haya é herede todos los nuestros Reg- 
nos el Infante Don Juan mi fijo , é de la Reyna Doña Juana 
mi muger , á quien nos establecemos é ordenamos por nues- 
tro heredero universal de los dichos Regnos, E pedimos por 

je merced á Dios que le dé gracia , é esfuerzo , é saber para 
que viva é regne por muchos años á su servicio , é que les 
faga , é ordene , é mantenga en paz , é en derecho , é en jus- 
ticia : la qual le nos firmemente encomendamos , porque es 
la más noble , é mas alta virtud que Dios crió para el buen 

20 regimiento é mantenimiento de los Regnos temporales. E 
porcjue el dicho Infante Don Juan , segund el tiempo é la 
edad que há , es de buen entendimiento , é de buena dis- 
posición , le damos por de edad legítima para que pueda reg- 
nar después de los nuestros días , é dispensamos con él de 

ar cierta scíencia sobre la dicha edad , de manera que pueda re- 
gir , é facer en vida é en muerte todas aquellas cosas , é cada 
una dellas , que todo Rey de edad complida puede é debe 
facer de derecho. E mandamos firmemente , é so pena de 
traycion , á todos los Perlados , é Condes , é Duques , é Mar- 

Qo queses , é Maestres , é Priores de las Ordenes , é Ricos ornes, 
é Infanzones , é Caballeros , é Escuderos , é á todos los otros 
Fíjos-dalgo , é á los nuestros Vasallos , asi á los de los nues- 
tros Regnos , como á los de fuera dellos , é á todos los Con- 
cejos de todas las cibdades , é villas , é logares de los nuestros 

25 Regnos , é á todos los otros nuestros naturales que agora son, 
é serán de aquí adelante , que ayan , é guarden , é obedez- 
can después de nuestros días al dicho Infante mí fijo por 
su Rey é por su Señor natural , eu todas las cosas que él 

man- 



ii8 Testamento DEL Rey 

mandare é ordenare , segund que mejor é mas cumplidamen- 
te lo obedecieron é guardaron á nos , é á los Reyes de don- 
de nos venimos. 

30 E para complir é pagar todo esto que avernos ordenado 
en este nuestro Testamento é postrimera voluntad establece- 5 
mos por nuestros Albaceas executores dello , conviene á saber, 

á la dicha Reyna Doña Juana mi muger , é á Don Gómez Ar- 
zobispo de Toledo nuestro Chanciller mayor , é á Don Diego 
Obispo de Burgos , é á Don Ferrando Asores Maestre de San- 
tiago , é á Don Pero Moñiz Maestre de Calatrava , é á Pero i o 
Ferrandez de Velasco nuestro Camarero mayor , é á Ferrand 
Sánchez de Tovar nuestro Guarda mayor , é á Pero González 
de Mendoza Mayordomo mayor del dicho Infante : á los quales, 
d á la mayor parte dellos , con la dicha Reyna , damos é otor- 
gamos llenero é cumplido poder , para que puedan tomar , é 1 5 
tomen de las nuestras rentas tanto quanto ellos entendieren que 
cumple para cumplir este nuestro Testamento. E si por aventura 
en los nuestros tesoros no fueren fallados tantos maravedís de 
nuestras rentas , que sean vendidas las nuestras joyas , é paños, 
é vaxilla fasta la quantia que montare éste nuestro Testamen- 20 
to. E si de los dichos maravedís , é paños , é joyas , é vaxilla 
non oviere cumplimiento , mandamos que puedan vender é 
empeñar algunas villas é logares de los dichos nuestros Reg- 
nos , las que se entendiere que se puede facer mas sin daño 
é sin escándalo de los nuestros Regnos ; pero que las non 25 
puedan vender , nin empeñar á persona eclesiástica , nin de 
religión , nin á otra persona fuera de los nuestros Regnos, 
salvo á otras qualesquier personas seglares que sean naturales 
de los nuestros Regnos. E rogamos , é mandamos á la di- 
cha Reyna , é Infante , é á los Albaceas , que todas estas ^O 
dichas cosas que nos ordenamos é mandamos en este nues- 
tro Testamento que las quieran complir del dia que nos fina- 
remos en fasta un año. 

31 Otrosí rogamos é mandamos al dicho Infante , que 
todavía tenga su Testamento fecho , é que le faga con qua- 35 
tro ó cinco de los que él mas fiare en aquella manera que 

él mas entendiere que cumple al servicio de Dios é suyo , é 
á pro é guarda de los Regnos , para que en tal manera , 

des- 



Don Enrique Segundo. iia 

después de sus dias , non aya división ninguna en ellos. 

3 2 Otrosi , porque es ordenado que nos demos en casa- 
miento con la Infanta mi fija al Infante Don Carlos de Na- 
varra , con quien es desposada , cien mil doblas de oro : por 

5 esta razón tenemos por bien , que si el dicho casamiento ovie- 
re acabamiento , é le fueren dadas las dichas cien mil doblas 
de oro , d parte dellas , que le sean descontadas las dichas do- 
blas que le ansí fueren dadas de los dichos tres quentos que 
fueron asignados á la dicha Infanta para su casamiento , segund 

10 dicho es. 

^^ Otrosi tenemos por bien , que por quanto fasta agora 
non avemos puesto casa á Don Fadrique mi fijo ^7 con nues- 
tros menesteres , é otrosi por c[uanto aún es pequeño , man- 
damos al dicho Don Fadrique la nuestra villa de Benavente 

1 ^ con sus castillos , é con todas sus aldeas , é términos , é per- 
tenescencias , é recibos , é pechos , é derechos , é con la justi- 
cia civil é criminal , é mero-mixto imperio , segund que la 
nos avemos. 

34 Otrosi le mandamos las villas de Tordehumos , é Me- 
so dina de Rioseco con todos sus castillos , é aldeas , términos, 
é pertenescencias , quantas el dia de hoy há , con rentas , é 
pechos , é derechos , é con la justicia civil é criminal , las qua- 
les eran de Doña Leonor de Castro nuestra sobrina , fija de 
Doña Juana nuestra hermana i8 ; pero que tenemos por bien 

256 mandamos, que sean dadas á la dicha nuestra sobrina en en- 
mienda de los dichos logares diez mil doblas de oro para su 
casamiento. E esta nuestra merced destas villas facemos al di- 
cho Don Fadrique mi fijo encima de las otras villas que le 
avemos dado , é de las mercedes que le avemos fecho , por- 

30 que el dicho Don Fadrique aya con esto casamiento como 
á él pertenesce , é pueda con ello servir al Infante su her- 
mano. 

3 5 Otrosi , por quanto la merced que ovimos fecho á Do- 
ña Beatriz su madre 19 de lo mostrenco é algaribo de la Fron- 

3 5 tera , se la avemos quitado , é la avemos dado para sacar cap- 

ti- 

1 7 Véanse los nuin. 10. y 11. Yease una Nota al cap. Y. Año 1371. 

18 Y de Do7t Pheli£e de Castro. 19 Víase el num. 11. 



120 Testamento del Rey 

tivos de tierra de Moros : por esta razón tenemos por bien, 
é mandamos , que sean dados á la dicha Doña Beatriz de cada 
aíío para su mantenimiento quarenta mil maravedís : é estos 
maravedís mandamos que le sean puestos á la dicha Doña Bea- 
triz en las rentas , é pechos , é derechos de las dichas villas é 
logares que nos damos al dicho Don Fadrique mi fijo , fasta 
tanto que el díclio Don Fadrique aya edad de los diclios ca- 
torce años. 

36 Otrosí por quanto fasta agora á algunos otros nuestros 
fijos é fijas que avernos ávido 20 j^ion les avemos dado nin- 

gu- 

20 Sousa en la Hist. de la Casa madre , ó madres se ignoran. La pri- 
Real de Poit. t. XII. pag. 158. hace mera se dssposó clandestinamente con 
mención de una Doña Juana hija del Don Gonzalo Nuñez de Giizman 
Rey Don Enrique diversa de la del Maestre que después fus de Alcdn- 
num. 13. habida en Doña Juana de tara. Véase d Torres Crón. de dicha 
Cifuentes dama Aragonesa. Casó con Orden t. 2. pag. 151. Ella y Doña 
el Infante Don Dionis de Portugal Inés su hermana entraron Religiosas 
que tomó títido de Rey , y tuvieron " "' .—..-._ 

algunos hijos que refiere el mismo Sou- 
sa. Don Dionis y Doña Juana están 
sepultados en Giiadalups. 

Colmenares Hist. de Seg. p. 283. 
trae un Instnim. de dotación de Ca- 
pellanías que hizo el Rey Don Enri- 
que en aquella Iglesia , para que rue- 
guen á Dios por las ánimas del dicho 
Rey mió padre , é de nuestra madre que 
Dios perdone , é del dicho Don Pedro 
mió fijo , é por la nuestra vida é saludj 
é de la Reyna Doña Juana mi muger, 
.é de los Infantes Don Juan , é Doña 
Leonor , é Doña Juana mios fijos é su- 
yos de la dicha Reyna Doña Juana mi 
muger. Dado en las Cortes de Burgos 
á 26. de Enero Año ij6j. Algunos han 
tenido por legítimo áeste Don Pedro, 
cuya madre se ignora j pero el Padre 
Florez en las Reynas repara muy fé del mismo Salazar , le pone como 



en Santa Clara de Toledo. El Rey 
Don Enrique III. las nombró en su 
testamento llamándolas tias suyas. 
En carta original que cita Zurita 
consta que Doña Inés era Abadesa 
de dicho Monasterio , y Doña Isabel 
Monja. Se dice en ella que eran hi- 
jas del Rey Don Enrique , y se lla- 
man Capellanas y tias del Rey. Do- 
ña Isabel se querelló de que Don En- 
rique de Villena la tomó su taficeria, 
joyas y renta quando entró en el Mo- 
nasterio , y suplica al Rey le manda- 
se las restituya. 

En Escrituras antiguas , que pa- 
rece vio Salazar de Mendoza , se hace 
meJicion de otro hijo llamado Don En- 
rique Conde de Cabra, Duque de Me' 
dinasidonia , Señor de Alcalá y de 
Morón. Florez en las Reynas , sobre la 



bien que si lo hubiera sido , le habria 
nombrado el Rey por hijo de la Rey- 
7ia Doña Juana , como nombra d los 
otros. Murió de poca edad , y esta 
sepultado en una capilla del claustro 
de dicha Iglesia. 

Tuvo el Rey otras dos hijas , lla- 
madas Doña Isabel, y Doña Inés , cuya 



habido en Doña Beatriz Ponce de 
León la de los num. 11. y 35. 

El mismo Florez, sobre lafé de 
Zuñiga Anal, de Sev. 1379. pone como 
habida en la misma señora d Doña 
Beatriz , hija del Rey , que casó con 
Don Juan Alfonso de Guzman , pri- 
mer Conde de Niebla. Concedió el 

Rey 



10 



Don EnríQUe Segundo. 12i 

guna cosa , nín fecho ninguna merced , rogamos é mandamos 
á la Reyna é al Infante que los quieran criar , é dar casas , é 
facerles mandas , aquellas que ellos entendieren que deben 
aver , porque ellos lo puedan pasar como á nos pertenesce , 

5 é á su honra. E porque todo esto sea firme , é non venga en 
dubda , otorgamos este dicho nuestro Testamento , en el qual 
escribimos nuestro nombre , é le mandamos sellar con nuestro 
sello pendiente , é mandamos á Miguel Ruiz nuestro Secreta- 
rio , é Notario público en la nuestra Corte , é en todos los 

I o nuestros Regnos que lo firme de su nombre , é lo signe con 
su signo. El qual fué fecho é otorgado en la muy noble cib- 
dad de Burgos á veinte é nueve dias del mes de Mayo , Era 
de mil é quatrocientos é doce aííos. Testigos que fueron pre- 
sentes , el Obispo de Falencia , é Pero Ferrandez de Velasco 

i^ Camarero mayor del Rey , é Fernán Sánchez de Tovar su 
Guarda mayor , é Pero González de Mendoza Mayordomo 
mayor del Infante. NOS EL REY. - Episcop. Palentin. - 
Pero Ferrandez. ^ Pero González. — Ferran Sánchez. 

E yo Miguel Ruiz , Escribano é Notario público susodi- 

30 cho , fui presente á todo lo sobredicho en esta carta de Tes- 
tamento contenido , en uno con los dichos testigos : é por man-^ 
dado del dicho seííor Rey lo fiz escribir , é fiz aqui este mío 
signo acostumbrado en testimonio ^ de verdad. 2 



Tom. 11. Q CO- 

Key D.Enriqm á D.Juan Alfonso es- ro no hallamos seguridad de que fue' 

te Condado por Alvaláde i. de Mayo se hija de Doña Beatriz Ponce j ait- 

de 126^. en dote con su sobrina Doña tes, for lo que se deduce de dicho 

Juana Enriques hija del Maestre Instrum. copiado en la Nota al num. 

DonFadrique; por muerte de la qual 12, pudiéramos inclinarnos á creer 

casó dicho Don Juan Alfonso de se- que fué hermana entera de Doña 

gundas nupcias con Doña Beatriz hi- Leonor señora de Dueñas ,y por con^ 

ja del mismo Rey , y tuvo en ella d secuencia hija de Leonor Alvarez 

Don Enrique Conde de Niebla , Don num. 18. 

Alfonso y DonJuan,seguftelIns- 2 Publico Dormer esteTestamen- 

trum. que copiamos en la Nota al to , cuya copia halló entre los pape- 

num. 12. El mismo Donjuán Alfon- les de Zurita en el Archivo del ReV' 

so expresó en su testamento que su no de Aragón, 
muger s^ llamaba Doña Beatriz -.pe- 




tJ-.^Srn:fí^ íftiri.i/. 



N JUAN EL 



Km 



w; 



123 



COMIENZA LA CRÓNICA 

DEL REY DON JUAN 

EL PRIMERO DE, CASTILLA 

E DE LEÓN- 

Ga €^ , .a 

AÑO PRIMERO 

QUE EL REY DON JUAN REGNÓ, 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos setenta é nueve; 
é de la Era de César , segund costumbre de España , de mil 
quatrocientos é diez é siete ; é del Criamiento del mundo , se- 
gund la cuenta de los Hebreos , cinco mil ciento é treinta é 
nueve ; é de los Alárabes , en que Mahomad comenzó 
su seíla , setecientos é ochenta é uno. 

CAPITULO I. 

COMO REGlSrÓ EL REY DON JUAN, 
é se coronó en la cibdad de Burgos. 

Espues que el Rey Don Enrique fino , segund que A. C. 
avernos contado , regnó el Infante Don Juan su fijo, IJ79. 
é fué alzado Rey en la cibdad de Sando Domingo 
de la Calzada el dia que su padre finó , que fué lunes vein- 
te é nueve dias de Mayo i , año del nascimiento de Nuestro 
Señor Jesu-Christo de mil é trecientos é setenta é nueve años, 
é de la Era de César , segund costumbre de España > de mil 

Q 2 é 

I Véase la nota i.pag. \o<,,de la Crórt. del Key J). Enrique Segundo. E. 




124 Crónica DEt Rey 

A. C. é quatroclentos é diez é siete años. E este Rey Don Juan 
^J79- fué el primero Rey que asi ovo nombre de los Reyes que 
regnaron en Castilla , é en León : é empezó' á regnar en edad 
de veinte é un años é dos mes é medio. E luego el dia de 
Santiago adelante de este dicho Año se coronó en el Monestesio 
de las Dueñas de las Huelgas cerca de la cibdad de Burgos i : 
é en aquel dia que él se coronó , fizo coronar á la Reyna 
Doña Leonor su muger , que era fija del Rey Don Pedro de 
Aragón. Otrosi aquel dia que él se coronó armó cien Caballe- 
ros 2 de su Regno, de linage de Ricos ornes, Caballeros : é fue- 
ron fechas aquellos dias muy grandes fiestas en la cibdad de Bur- 
gos. E dio el Rey á la cibdad de Burgos estonce , por quanto 
se coronara alli , la villa de Pancorvo : é fizo alli sus Cortes, 
é confirmó todos los previlegios , é juró de guardar las fran- 
quezas é libertades , é buenos usos , é buenas costumbres del 
Regno. E estovo en Burgos é por la comarca algunos dias 3 . 



lO 



15 



1 En EiTgOs á 21. de )m\\o expi- 
dió provisión para que no se escribiese 
en los Extremos ni en las Sierras los 
caballos , yeguas y potros de los pas- 
tores de la Mesta , y no los molesta^ 
sen los Alcaldes y Jueces de Sacas. 
Don Juan Obispo de Siguenza Chan- 
ciller mayor , y Juan Alfonso , Oido- 
res , la mandaron dar. Yo Juan Sán- 
chez Escribano la- fice escribir. Qua- 
derno de la Mesta pag. 86. Con Data 
de 26. del mismo escribió á la ciudad 
de Murcia la carta qtie copiaremos 
en las Adiciones á estas Notas , por la 
qual parece que ya habia despachado- 
convocatoria para éelebrar Cortes. 
A 1 2. de Jutio se habían etnpezadoya, 
según se expresa en la data del pri- 
vilegio que coiuedió á los vecinos de 
la Parroquia de San Nicolás de Orio 
situada cerca del mar , orilla del rio 
Arages en Guipúzcoa , para que for- 
masen villa fortificada con muros , y 
layokltisen al fuero de San Sebastian. 



CA- 

Gaiibay liS. i j. cap. 20. Duraban tO' 
davia las Cortes á 10. de Noviembre 
según la fecha de la confirmación que 
dio á la villa de Muía del privilegio 
de no ser enagenada de la Corona 
concedido por el Rey su padre. Me- 
mor. Ajust. del pleyto entre Lorca y 
Muía sobre términos. Confirmó en es- 
tas Cortes gran numero de privilegios, 
y entre ellos los de la Orden de San 
Agustín á pedimento del Procurador 
general Fr. Pedro de Padilla. Se co- 
piarán en las Adiciones á estas Notas 
los Confirmadores ¡para que se vea 
quienes tenian á principio de este rey' 
nado los oficios de la Corona. E. 

2 Abrev. armó muchos CabalJe- 
ros . . . 

3 En la Abrev. sigue este cap. re- 
firiendo el nacimiento del hifante 
Don Enrique , la ida de los Emba- 
jadores á Francia , y el socorro de 
ocho Galeas que envió el Rey Don 
Juan, 



Don Juan el Primero. 125 

A. C. 
CAPITULO II. IJ79. 

COMO EL REY DON JUAN LUEGO QUE REGNO 

envió galeas en ayuda del Rey de Francia. 

LUego que el Rey Don Juan regnd este Año envió' en 
ayuda del Rey Don Carlos de Francia ocho galeas : é 
como quier que en vida del Rey Don Enrique su padre eran 
armadas , enpero quando el Rey Don Enrique finó las di- 

5 chas ocho galeas , é cinco de Portogal , que el Rey Don Fer« 
rando de Portogal enviaba en ayuda del Rey de Francia , se- 
gund los tratos que el Rey Don Enrique ficiera con él en Lis- 
bona , como ya avemos contado i , estaban en Santander que 
iban para Francia. Las cinco galeas de Portogal luego que so- 

JO pieron como el Rey Don Enrique era finado, tornáronse pa- 
ra Portogal : é el Capitán de Castilla , que iba con las ocho ga- 
leas del Rey , le envió decir como las galeas de Portogal eran 
tornadas, é que enviaba saber de la su merced cómo le man- 
daba facer. E el Rey Don Juan envióle mandar , que se fue- 

15 se con las ocho galeas que tenia suyas en ayuda del Rey 
de Francia : é el Capitán fizólo asi. E estonce avia el Rey de 
Francia guerra con el Rey de Inglaterra , é con Don Juan 
Conde de Monfort é Duque de Bretaña 2 : é el Rey de 
Francia non le tenia por Duque , por quanto los Ingleses ayu- 

£0 daban al dicho Duque , como quier que después vino á la su 
merced. E las ocho galeas de Castilla fueron en Bretaña por 
mandamiento del Rey de Francia , é tomaron un castillo que 
estaba por el Duque de Bretaña , que dicen la Rocha Gayón, 
que es al cabo de la Loyra 3 : otrosí tomaron quatro barcas 

25 armadas de Ingleses , en que venian ornes de armas á Bretaña 
en ayuda del Duque. E tovose el Rey de Francia por muy 
contento del Rey de Castilla ,. é de lo que el Capitán suyo, 
é las sus galeas ficieron en Bretaña , é enviógelo mucho gra- 
descer por sus Mensageros , é fizo muchas gracias é mercedes 

op al Capitán del Rey de Castilla» 

CA- 

I Cron. de "Don Enrique jjag. 44. 3 La. Loíre , rio caudaloso , na- 
1 Abrev. Juan de Monfort Du- vegahle tierra adentro hasta mucho 
que de Bretaña, mas arriba de Nantes. E. 



326 Crónica dbl Rey- 

A. C. 
JJ79- CAPITULO III. 

COMO ESTANDO EL REY DON JUAN 

en Burgos ganaron los Judíos Jin alvala , callada la verdad^ 
faro, matar d un Judio de la Corte : / el escarmiento 
quélRey. mandó facer sobre ello. 
■'l■'<■f^J- ■ 

Estando el Rey Don Juan en Burgos , después que fué 
coronado , faciendo sus Cortes , acaescid que un Judio 
andaba en la su Corte , que decian Don luzaf Pichón natural 
de Sevilla , orne honrado entre los Judíos , que avia seido Con- 
tador mayor del Rey Don Enrique : é algunos de los Judios 5 
de los mayores de las Aljamas que andaban en la Corte que- 
ríanle mal , é le acusaran en tiempo del Rey Don Enrique, 
é le ficieran prender en Sevilla : é el Rey Don Enrique levó 
del quarenta mil doblas , é pagólas en veinte dias : é después 
fué suelto, é él. acusaba á los otros Judios. E en esta fiesta 10 
de la coronación del Rey llegaron algunos Judios de las Al- 
jamas al Rey , é dixeronle , que su merced fuese de les dar 
un alvalá para su Alguacil , que si ellos le mostrasen é di- 
xesen que entre ellos era algún Judio malsín , que le ficie- 
se matar : ca décian que siempre ovieran ellos por costumbre 1 5 
de matar qualquier Judío que era malsín. E el Rey dióles 
aquel alvalá , é tovo que lo facían como siempre ovieran por 
costumbre de ganar tales alvalaes del Rey para matar algu- 
nos Judíos de poco valor i , que eran malsines entre ellos , 
é de mala condición. E el Rey , con la grand priesa de la su 20 
coronación , non pensó quS podría ser otra cosa , salvo lo acos- 
tumbrado , € asi libróles el alvalá que los Judíos le deman- 
daron : é aún decíase , que algunos privados del Rey ovieran 
algo de los Judíos por librar aquel alvalá. E los Judios , 
después que tovieron librado el alvalá del Rey , ficieron 2< 
luego ellos otro suyo firmado de los nombres de aque- 
llos que avian poder para ello , en que decian al Alguacil, 
que cumpliendo el alvalá del Rey , fuese luego con ellos , é 

- I Abrev. de poca cuenta , é mala condición. 



Don Juan el Primero. 127 

ficiese matar á Don luzaf Pichón. E como el Alguacil vio el A. C. 
alvaki del Rey , é otro de los Judíos que regían é goberna- ^379- 
ban las Aljamas del Regno , respondió que le placía complír 
mandamiento del Rey. E los Judíos levaron consigo al Algua- 
5 cil , é fueronse para la posada de Don luzaf Pichón , é ficíe- 
ronle llamar. E era un día de grand mañana 2 antes que la 
gente se levantase en la posada de Don luzaf Pichón , que aún 
yacía en la cama : é entraron en la posada diciendo , que le 
querían tomar las muías algunos ornes por ponimientos que 

1 o tenían sobre él de dineros que avia de dar. E esto era ínfin-.' 
ta ; ca lo facían porque él descendiese de la cámara do' estaba. 
E él vino luego á los Judíos que le facían llamar , porque le 
querían levar sus muías , á una entrada de la posada dó el po- 
saba : é estaba y el Alguacil del Rey que iba con los Judíos 

15 por complir el alvalá del Rey que le fliera mostrado : é quani 
do Don luzaf vído á los Judíos , é al Alguacil , luego fué to;^ 
mado é degollado , sin le decir ninguna cosa , dentro en su po- 
sada. E esto sopólo luego el Rey , é fué muy maravillado é 
enojado de tal obra , que un Judio asi honrado , que fuera ofi- 

20 cíal en casa del Rey su padre , é le avia servido , en tal fies- 
ta como era la de su coronación , é sin lo él saber mas por 
especial , salvo por un alvalá que fuera ganado callada la ver- 
dad , é non le nombrando la persona de quien los Judíos se 
querellaban , fuese así muerto, E mando el Rey luego pren- 

2^ der á aquellos Judíos que firmaron el alvalá , é al Alguacil: 
é á los tres Judíos de los mayores que fueron en este fecho 3 
mandólos matar , é facer justicia dellos : é al Alguacil , porque 
algunos Caballeros le pidieron merced , diciendo que fuera en- 
gañado con aquel alvalá , non le mataron ; empero cortaron- 

30 le la una mano : é mataron otro Merino de la judería de la 
qibdad de Burgos , porque fué en esta obra que así acaescid. 
E de aquel día en adelante mandó el Rey que los Judíos non 
ovíesen poder de facer justicia de sangre en Judio ninguno ; 
lo qual fasta estonce facían , é lo libraban segund su ley é 

sus 
2 En el Compendio se dice que 3 Según el Autor del Com.pendio 
era domingo 21. de Agosto ; y no pu- el Alguacil se llamaba Fernán Mar- 
do ser i pues el 21. de Agosto fue tin , y los Judíos , que supone eran 
martes, dos , Don Zulema , y Don Zag. 



128 Crónica del Re? 

A. C. sus ordenanzas. E asi se fizo : é por este fecho que asi ficie- 
1379- ron lo perdieron para siempre en el Regno de Castilla é de 
León , é en los otros señoríos del Rey. 

CAPITULO IV. 

COMO NA se 10 EN BURGOS EL INFANTE- 

Don Enrique. ^ 



M A 



N este Aíío en la cibdad de Burgos nascio' al Rey Don 
^ Juan un fijo de la Reyna Doña Leonor su muger , fija 



del Rey Don Pedro de Aragón , que dixieron Don Enri- 
que ~, é fué su fijo primogénito : é nasció dia de Sant Fran- 
cisco á quatro dias de Oílubre deste Año. El qual es hoy 
Rey en Castilla , é en León : é Dios le deje vivir é regnar, 
é regir bien sus Regnos , é ensalzar la Corona de Castilla : é 10 
le deje Dios bien acabar á su servicio. E tomo el Regno grand 
placer con su nascimiento , especialmente porque ovo el nom- 
bre de su abuelo el Rey Don Enrique , que fLiera muy ama-, 
do de todos : ca fuera el Regno muy honrado por él , é muy 
temido de todos sus vecinos. El Rey Don Juan estovo en 15 
Burgos lo que fincó deste Año ordenando lo que cumplía á 
su servicio , é provecho de sus Regnos. 

CAPITULO V. 

COMO EL REY DON JU AN ENVIÓ 

sus Mensageros al Rey de Francia á firmar las ligas 

é amistades que avian en nno en el tiempo del Rey 

Don Enrique su padre, ^ 

SEgund avernos contado en este libro , el Rey Don En- 
rique , padre deste Rey Don Juan , avia sus ligas é amis- 
tades con el Rey de Francia en manera que ellos , é sus 20 
fijos primogénitos , nascidos é por nascer , continuasen estas 
ligas é amistades. E quando el Rey Don Enrique finó , se- 

gund 

I. 2. Faltan estos dos ca^. en la Ahrev. 



Don Juan el Primero. 129 

giiiid avernos contado , mandó é dixo á su fijo el Rey Don A. C. 
Juan, que oviese con la Casa de Francia su amistad, segund ^379- 
que la él oviera. E este Rey Don Juan fizólo asi , é luego 
que regnó envió sus Mensageros al Rey Don Carlos V. de 
j Francia , que estonce regnaba , é confirmó con él sus ligas é 
amistades , segund que su padre el Rey Don Enrique las ovie- 
ra , é fincaron amigos é aliados en uno. 

AÑO SEGUNDO 

QUE EL REY DON JUAN REGNO, 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos é ochenta ; é de 

la Era de César , segund costumbre de España , de mil qua- , 

trocientes é diez é ocho; é del Criamiento del mundo, segund 

la cuenta de los Hebreos , cinco mil ciento é quarenta i 

é de los Alárabes , en que Mahomad comenzó su 

se¿la , setecientos é ochenta é dos. 

CAPITULO I. 

DE COMO EL REY DON JUAN FIZO LEVAR 

el cuerpo del Rey su -padre d la c'ihdad de Toledo , dé 

se avia de enterrar : é como envió veinte galeas 

en ayuda del Rey de Francia, 

EN este Aiío partió el Rey Don Juan de Burgos , é fizo A. C. 
levar el cuerpo del Rey Don Enrique su padre á Va- ijSo- 
10 lladolid , é dende á Toledo ^ , con muy grand aparejo , se- 
gund pertenescia , é alli le fizo enterrar en su capilla que el 
Tom. IL R di- 

I En Valladolid á 20. de Enero cedió á Diego Gómez Manrique su 

confirmó á la Orden de Santiago el Repostero mayor , por su gran leal- 

privilegio de diez vecinos francos en tad , y muy nobles y altos servicios 

Santa Maria de Paramo. Chaves, hechos á la Corona , la villa de Na~ 

Estado del Arch. de Uclés pag. 21. En varrete. Sa!. Piiiev. de Ij Casa de L.tra 

la misma villa, d 10. de Febr. con- pag. 232. Eij Toledo á 51. de Febrero 

a£ro- 



130 CronicadelRev 

A. C. dicho Rey Don Enrique mandara facer en la Iglesia mayor 
ijSo. ¿Q la dicha cibdad de Toledo. E desque el cuerpo del Rey 
Don Enrique fué enterrado con grand solemnidad partió el 
Rey Don Juan dende , é fué para Sevilla 2 , é alli lizo ar- 
mar veinte galeas , las quales envió con Don Ferrand San- 5 
chez de Tovar su Almirante , en ayuda del Rey de Francia; 
pero el Rey de Francia pagó lo que costaron armar las diez 
galeas , segund los tratos que eran entre ellos. Las quales fi- 
eieron grand guerra este Año á los Ingleses por la mar ; é en- 
traron por el rio de Artamisa 3 fasta cerca de la cibdad de Lon- i o 
dres , á dó galeas de enemigos nunca entraron. 

CAPITULO II. 

COMO LLEGARON AL REY MENSAGEROS 

del Rey de Francia, d refirmar sus ligas, é Jablar sobrs 
la cisma, de la Iglesia, 

ESte Año que dicho avernos envió el Rey de Francia 
Embajadores al Rey Don Juan sobre fecho de la cis- 
ma de la Iglesia : otrosi por refirmar las ligas é amistades del 
Rey de Francia con él , segund que eran con el Rey Don 15 
Enrique su padre. E firmaron con el Rey Don Juan las di- 
chas ligas é amistades: é esto fecho , los Caballeros que vi- 
nieron al Rey tornáronse para el Rey de Francia ; é otros 
Perlados é Doolores que eran ende venidos fincaron con el 
Rey sobre fecho de la cisma de la Iglesia , fasta que el Rey 20 
oviese declarado su entencion. 

CA- 

ajirovó el Mayorazgo que habían f un- de Sevilla. Con data de 30. de Abdl 

dado Pedro González de Mendoza dio á aquella ciudad un ordena- 

su Mayordomo mayor , y Doña Al- miento en que especialmente se trata 

don:^a de Ayala su muger. Sal. Casa del modo de tener su juzgado los Al- 

de Lara tom. i. pag. ^i^i. E. caldes mayores los lunes , miércoles 

1 En unos Anal, antig. de Sev. que y viernes d hora de prima d las puer- 

ctta Zuñiga pag. 242. se dice En sa- tas del Alcázar , para oir y senten- 

bado 10. de Marzo entró este Rey Don ciar las querellas y pleytos que ocur- 

Juan en Sevilla : é el lunes siguiente riesen , sentándose en el tribunal qu^ 

entró la Reyna su muger Doña Leonor; erixió alli el Rey Don Pedro. £. 
é el lunes postrimero de Abril partió 3 Por el rio Támesis. £. 



Don Juan el Primero. 131 

A. C. 
CAPITULO III. ij8o' 

COMO SE TRATÓ CASAMIENTO DEL INFANTE 

Don Enrique con la Infanta Doña Beatriz fija del Rey 

de JPortogal, é de otros tratos que se Jicieron. 

AGora tornaremos á contar como fizo el Rey Don Juan 
después que envió las veinte galeas á la guerra en ayu- 
da del Rey de Francia. Asi fué , que el Rey después que 
ovo enviado las veinte galeas á Francia , partid de Sevilla , é 

5 vinose para Castilla : é fuele fablado de partes del Rey de Por- 
togal , que como quier que el Rey Don Enrique dexara pues- 
to casamiento de su fijo Don Fadrique Duque de Benavente^ 
con la Infanta Doria Beatriz fija del Rey Don Ferrando de 
Portogal , que si al Rey de Castilla ploguiese , que el di- 

10 cho casamiento non se ficiese con el Duque de Benavente ; 
mas que se ficiese con el Infante Don Enrique fijo del Rey 
Don Juan que estonce nasciera. E al Rey Dorn Juan plo- 
go dello , é pusieron que los Procuradores del Rey de Porto- 
gal viniesen al Rey de Castilla con poder para firmar este 

35 casamiento. Otrosí por quanto el Rey de Castilla , é el de 
Portogal , eran primos fijos de hermanas , ( ca el Rey de 
Portogal era fijo de Doña Costanza , muger que fué del Rey 
Don Pedro de Portogal ; é el Rey Don Juan era fijo de 
la Reyna Doíía Juana , que fué muger del Rey Don En- 

20 rique : las quales Doria Juana é Doña Costanza eran herma-- 
ñas , fijas de Don Juan Manuel : asi que estos dos Reyes 
de Castilla é de Portogal eran primos fijos de dos hermanas : 
é otrosí eran visnietos del Rey Don Sancho de Castilla : ) por 
tanto trataron estos dos Reyes, que fuese tal condición entre 

25 ellos , que qualquier dellos que moriese sin dejar fijos legíti- 
mos herederos , que el otro le sucediese en el Regno. E á 
los dos Reyes plogo dello , é acordaron de lo facer. E el Rey 
de Castilla mandó ayuntar sus Cortes en la cibdad de Soria i : 

R2 é 

I Se hallaba por el mes de Sep- donde con data de 10. confirmó va- 
tlembre celebrando Cortes en Soria , ríos ^rivil. al Concejo de la Mesta. 

Con- 



T'¿2, Crónica delRey 

A. C. é el F.ey Don Ferrando de Portogal envió' al Rey de Cas- 
1580. tilla alli á Soria sus Mensageros 2 , q allí fué acordado todo 
esto , é asosegado en esta guisa : Primeramente se ficieron los 
desposorios dei Infante Don Enrique fijo primogénito del Rey 
Don Juan , que y era presente , con la Infanta Doíía Beatriz 5 
fija dei Rey de Portogal , por los Procuradores del Rey de 
Portogal qixe alli eran. Otrosi se firmaron los tratos de las 
sucesiones de los Regnos , segund dicho avernos : é fueron de 
todo esto fechos públicos instrumentos , é jurados por las cib- 
dades é villas , é Fijos dalg,o de los Regnos de Castilla é de 10 
portogal. 3 

CAPITULO IV. 

COMO EL REY DON JUAN FIZO PRENDER 

d Pero Alanrique sti. Adelantado mayor de Castilla^ 
é forque razón. 



E 



L Rey Don Juan estovo en Soria después que ovo fe- 

_^^ ¿ cho sus Cortes : é asi fué , que algunos le dixeron que 

Pero Manrique , Adelantado mayor de Castilla , fablara con el 
Conde Don Alfonso en algunas maneras de bollicio que non 
eran complideras á servicio del Rey. E el Rey dixo todas ir 

es- 

Confirmó asi mismo al Maestre de Don Fernando y Doña 'Leonor ha- 
Santiago el privil. de la luctuosa , en bian confirmado las alianzas que te- 
las Cortes qtie nos mandamos facer eu nian hechas con Juan Du^jue cíe Lan- 
la cibdad de Soria á 24. dias de Sep- easter , r Doña Costanza su miíger, 
tiembre Era de 1418. años. Yo Gon- que se llamaban Reyes de Castilla 
zalo López lo tiz escrebir por mandado y de León, y juraron guardarlas % 
del Rey. Alvarus Decretorum Dodor. prometiendo que si viniese el Conde 
Bull. pag. '^0,%. de Cantabrigia con mil hombres de 

2 En la Abrev. se añade , los armas y mil Jlecheros , los acogerian 
quales fueron el Conde Don Enrique en sus tierras : que luego que llega- 
Manuel j que después desto le ñzo el sen , el Rey de Portugal haria guerra 
Rey de Portogal Conde de Sintra , é el por tierra y por mar contra los Rey- 
Obispo de la Guardia ^ é un Dean de nos de Castilla en ayuda de los di~- 
Coimbra Dotór en Decretos , quél de- chos Duque y Duquesa su muger s 
cian Rui Lorenzo de Tavira , é otro y que trayendo el Conde de Canta- 
Dotor quél decian Gil de Sen. E alli brigia consigo á su hijo , le casariaJt 
fué acordado. . . con la Infanta Doña Beatriz. La 

3 Es digno de notarse , que este data en Estremoz á 1 5 . de Julio. Vea- 
mismo Año los Rejes de Portugal se en la Colección de Rimer. E, 



Don Juan el Primero. 133 

estas razones que le fueron dichas á algunos parientes de Pero A. C. 
Manrique que estaban y en la su Corte. E por quanto el ijSo. 
Conde Don Alfonso era y en la Corte , el Rey mando llamar 
un dia por su Camarero al dicho Conde , é á Pero Manrique, 

¿ é estando y presentes los de su Consejo , pregunto el Rey al 
Conde Don Alfonso , si era verdad que Pero Manrique oviese 
fablado- con él en la manera que le avian dicho. E el Conde, 
delante Pero Manrique , dixo que si. E Pero Manrique fizo 
salvas dello al Rey negando , é diciendo , que él nunca tal 

1 o cosa fablara. Enpero porque Pero Manrique era ome de pe- 
queño regimiento en su facienda , é tenia el Rey que con 
simpleza dixera algunas cosas destas , con consejo é voluntad 
de sus parientes de Pero Manricjue fizóle prender , é levar al 
alcázar de Plasencia , que le tenia Lope Ferrandez de Pa- 

ic dilla, primo del dicho Pero Manrique. E mandóle el Rey que 
le ficiese toda honra, é que le ficiese dar todo lo que oviese' 
menester , é quancio quisiese que anduviese a caza : é asi se 
fizo. E alli finó dende á un año poco mas : é dio el Rey el 
Adelantamiento de Castilla á Diego Gómez Manrique su her- 

20 mano , é todas las heredades que Pero Manrique avia , por 
quanto non tenia fijos legítimos, i 

CA- 

I JE'w la Abrév. se fone mas por la guerra de Navarra pasada. E quedó 
extenso como sucedieroJt liespites los de Diego Gómez fijo Pero Manrique, 
señores desta casa en este oficio , y que casó con Doña Leonor fija de Don 
dice asi: E dio el Rey el Adelanta- Fadrique Duque de Benavente , é es 
miento de Castilla á Diego Gómez Adelantado de León. E su madre de 
Manrique su hermano , é todas las he- Diego Gómez casó después con Don 
redades que Pero Manrique avia , por Alfonso Enriquez, fijo del Maestre Don 
quanto él non tenia fijos legítimos : con Fadrique , hermano del Conde Don Pe- 
lo que casó el dicho Diego Gómez con dro, que es Almirante de la mar. E 
Doña Juana , fija de Pero González de quando murió en el Año del Señor de 
Mendoza, el qual ayudó porque Diego 141 1. el dicho Gómez Manrique, la 
Gómez oviera el oficio , é la tierra. Reyna Doña Catalina^ é el Infante Don 
Otrosi ayudó, Don Juan Garcia Man- Fernando, Tutores del Rey Don Juan 
rique Arzobispo de Santiago , que era el Segundo , dieron el Adelantamiento 
hermano de Pero Manrique , é de Die- de Castilla á Diego de Sandoval _, cria- 
go Gómez. E después murió en la ba- do del dicho Infante , é fué dello que- 
talla de Aljubarrota Diego Gómez , é xado Pero Manrique , diciendo , quél 
ovo el oficio del Adelantamiento de pertenescia, é que rescibi.i agravio. Cb;/- 
Castilla Gómez Manrique , fijo del di- forma á la letra con la de mano de 
cho Pero Manrique , que casó con fija Guadalupe -.y parece que se anadio 
de Rui Diaz de Rojas ^ que murió en por allano de aquel tiempo , pues 

Don 



134 Crónica DEL Rey 

A. C. 
^3'^o. CAPITULO y. 

COMO EL REY DON JUAN OVO NUEVAS QUE 

era, muerto el Rey Don Carlos de Francia. 

EN este Año , estando el Rey Don Juan en un logar que 
dicen Vinuesa , que es de la cibdad de Soria , ovo 
nuevas como finara Don Carlos Rey de Francia á veinte 
dias del mes de Septiembre de este Año : de lo qual ovo 
muy grand enojo é pesar , ca les fuera siempre á su padre , é 5 
á él leal amigo. E sopo como regnara luego en Francia Don 
Carlos su fijo , que era llamado primero Delfín de Viana. E 
el Rey fué para Medina del Campo , é alli fizo facer sus exe- 
quias del Rey de Francia , segund que debia , estando pre- 
sentes los Embajadores del Rey de Francia, que eran veni- 10 
dos á él sobre fecho de la cisma que era en la Iglesia de 
Dios. Otrosi llegaron en este tiempo al Rey Don Juan dos 
Mensageros del Duque de Anjeus hermano del Rey de Fran- 
cia , é venian por demanda que el Duque avia contra el Rey 
Don Pedro de Aragón ; ca le demandaba el Regno de Ma- 1 5 
Horcas , diciendo que la Marquesa de Monferrat fija de Don 
Jaymes Rey que fu@ra de Mallorcas , que era heredera del 
dicho Regno de Mallorcas , vendiera su derecho al dicho Du- 
que de Anjeus. E el Rey Don Juan , por ser casado con la 
Reyna Doña Leonor , fija del Rey Don Pedro de Aragón, 20 
trabajábase por poner concordia entre ellos , é aún prometía de 
dar al Duque de Anjeus cien mil francos de oro i , de mas de 
io que el Rey de Aragón diese , en tal que non oviese guerra 
entre ellos. E tratábase que el Duque de Anjeus casase un 
su fijo que avia con una fija del Rey de Aragón ; é que el 125 
Rey de Aragón , en nombre de dote diese á su fija ciento é 
cincuenta mil florines de oro : é asi cesase la guerra. 

CA- 

Don Pedro Lojiez de Ayala habia que , Adelantado mayor de Castilla, 

fallecido año 1407. según dice Her- trata el mismo autor en el cap. XV. 

nan Pérez de Guzman en sus Claros i ^¿r^-o. cien mil florines, demás... 
Varones cap. 7. De Gómez Manri- 



Don Juan el Primero. 135 

A. C. 
CAPITULO VI. ijSo- 

COMO EL REY DON JUAN OVO CARTAS 

del Rey ds Armenia , que yacía ca-ptivo en Babilonia. 

Estando el Rey en Medina del Campo ovo cartas del Rey- 
de Armenia , que era captivo é preso en poder del Sol- 
dán de Babilonia , el c]ual entrara en el Regno de Arme- 
nia , é le conquistara todo , é levara dende preso al dicho Rey 
5 de Armenia , é á la Reyna su muger , é á una su fija. E 
después que fueron captivos moriera la dicha Reyna é la fija 
en la prisión. E el Rey de Armenia , que fincara en la prisión 
del Soldán , enviara pedir esfuerzo é ayuda á los Reyes Chris- 
tianos , porque se catase alguna manera para le sacar de aque- 
10 lia prisión tan dura como estaba en poder de enemigos de la 
Fé de Jesu-Christo. E el Rey Don Juan , quando vio las car- 
tas del Rey de Armenia , ovo muy grand piedad , é pregun- ' 
tó á un Obispo Freyle de San Francisco , é á un Caballero que 
el Rey de Armenia le enviara por Mensageros , que era la 
1 5 quantia por la qual el Soldán de Babilonia soltarla al Rey dé 
Armenia de la prisión , que á él de buenamente le placia 
de lo complir. E los dichos Mensageros le dixeron , que el 
Soldán de Babilonia non quería dineros por el Rey de Arme- 
nia , que asaz avia de oro é riquezas ; mas quería que los Re- 
20 yes Chrístianos ge lo enviasen rogar é demandar que le sol- 
tase por honra dellos : otrosí que le placia mucho al Soldán 
que los Reyes Chrístianos le enviasen algunas joyas de las que 
non avia en su tierra , asi como escarlatas , é falcones gerifaltes, 
petíasveras , é grises é tales cosas como estas. E el Rey Don 
s^ Juan fizo luego catar todo esto lo mas é mejor que se pudo 
aver , é ordenó sus Mensageros é sus cartas para el Soldán, 
por los quales muy amigablemente le envío rogar , que le pío- 
guíese por su honra soltar de la prisión al Rey de Armenia, 
é que esto seria una cosa que le agradesceria mucho. E envióle 
30 con sus Mensageros escarlatas las mejores que pudo aver , é 
peñas grises é veras , é falcones gerifaltes , é otras joyas de 
oro é de plata muy bien labradas : las quales le envió mas por 

la 



136 Crónica del Rey 

A. C. la obra fermosa que en ellas avia , que por la riqueza. E estos 
1580. Mensageros que el Rey Don Juan envió al Soldán fueronse 
para Barcelona , é entraron por la mar en una galea del Rey 
de Aragón que allí fallaron armada , en la qual iba un Caba- 
llero que el Rey de Aragón enviaba al Soldán por este mes- 5 
mo fecho del Rey de Armenia. E los Mensageros del Rey 
de Castilla é del Rey de Aragón fueron en uno , como quier 
que los Mensageros del Rey de Aragón non levaban joyas 
para el Soldán , salvo sus cartas de ruego. E asi llegaren los 
Mensageros sobredichos al Cayre , é dende al Soldán á Ba- 10 
bilonia , é dieronle las cartas del Rey de Castilla é sus joyas, 
é fueron del rescevidas : é otrosi los Mensageros del Rey' de 
Aragón le dieron sus cartas. E luego el Soldán mando' venir 
ante sí al Rey de Armenia , é fué suelto é librado de la pri- 
sión , é vinose en aquella galea en que los Mensageros iban. 1 5 
E viniéronse derechamente para Aviñon , dó estaba el Papa 
Clemente VII. é dende para Castilla , segund adelante dire- 
mos. 

CAPITULO VIL 

COMO EL REY DON JUAN TRABAJABA 

qiianto podía por saber el Jecho de la cisma como se pudiese 

tirar : / como este Aíío nasció el Infante Don Ferrando 

Jijo del Rey Don Juan. 

klcho avernos como el Rey Don Juan se trabajaba por 
saber la qulstion que era en la Iglesia de Dios por dos 20 
Éíeólos que avia. E en este Aiío llegaron al Rey Mensage- 
ros de aquel que los de Roma , é algunos Reyes tenian por 
Papa , el qual fué el Arzobispo de Bari , que decían Urbano 
VI. é estaba en Roma , por mostrar al Rey todo su derecho, 
é le enformar en la eslecion que los Cardenales ficieron en í?5 
Roma. E eran estos Mensageros un Obispo de Favencia muy 
grand letrado , é otro muy grand Doélor que decian Micer 
Francisco de Pavia. Otrosi vino por la parte de Clemente VIL 
que era otro esleido que estaba en Aviñon , por el qual te- 
nia el Rey de Francia é otros Príncipes , el Cardenal de 30 
Aragón , que decian Don Pedro de Luna , que era natural 

de 




Don Juan el Primero. 13-7 

de Aragón , que fué después llamado Papa Benedicto XIII. A. C. 
Otrosí , como dicho avemos , vinieran al Rey por la parte del 13^0. 
Rey de Francia , por le mostrar la información que él avia ávi- 
do del Papa que estaba en Aviñon , un Obispo de Amienes, 

5 é otros dos Doélores , é por le mostrar como ciertos Cardena- 
les vinieran á París al Rey de Francia , é la información que 
le ficieron era esta , diciendo que la esleílion fecha en Roma 
era ninguna , é que fuera fecha con temor é miedo que los 
Cardenales ovieron. E que la otra esledion que después ficíe- 

10 ran los Cardenales del Cardenal de Genéva , que era llamado 
Clemente VIL era buena é verdadera. E el Rey Don Juan, 
desque todos estos Mensageros fueron con él en Medina del 
Campo , mandó venir allí todos los Perlados é Letrados del 
su Regno , para veer é acordar sobre ello : ca el Rey Don 

15 Juan avia grand voluntad de saber este fecho , é fizo sobre 
ello muchas despensas , poniendo grand diligencia. E comen- 
zaron luego todos estos Embajadores de ambas las partes de 
los Eleftos á fablar en ello de cada día , é avian sus dispu- 
taciones ; ca el fecho era peligroso é muy dubdoso , é non 

20 se podía tan aina declarar- i 

Otrosí en este Aíío en día de Sant Fagund á veinte é sie- 
te días del mes de Noviembre en Medina del Campo nasció 
al Rey Don Juan un fijo de la Rey na Doíía Leonor su mu- 
ger , fija del Rey Don Pedro de Aragón , que dixieron el In- 

25 fante Don Ferrando , que es agora Señor de Lara , é Duque 
de Peñafiel , é Conde de Mayorga. 2 



Tom. II. 



CA- 



1 Véase en el k.^éxs.&czla noticia 
de dos Códices de las Añas de es- 
tas Juntas , y un extraño de ellas 
hecho por Esteban Baluzio, que le in- 
sertó en las Notas á las vidas de los 
Papas Aviñonenses pag. 1281. E. 

2 En una Abre-v. se añade : E fué 
muy leal é homilde al Rey Don Enri- 
que su hermano. E fué orne de gran 
devoción á la Virgen Santa Maria , é 
obediente á la Casa de Dios. E orne 



muy casto , que nunca conoció otra mu- 
ger , salvo á Doña Leonor fija del Con- 
de Don Sancho su muger. E después 
que murió el Rey Don Enrique fué Tu- 
tor del Rey Don Juan el segundo su 
sobrino , é Regidor de sus Reynos : é 
fué muy leal , manteniéndole sus Rey- 
nos en justicia. Esto no es de D. Pero 
López de Áyala , sino adición del 
copiante. 



io8 Crónica DEL Rey 

A. C. 
'3^0. CAPITULO VIII. 

COMO LOS ABADES E ABADESAS BENITOS 

d& todos los jMonesterios de Castilla e de León se quere- 
llaron al Rey de las encomiendas que tomaban los 
Caballeros : c de lo que el Rey mandó 
sobre ello. 

Estando el Rey Don Juan este Año en Medina del Cam- 
po por entender en el fecho de la Iglesia , segund di- 
ciio avernos , todos los Abades é Abadesas del Regno de Cas- 
tilla é de León llegaron á él , é se querellaron diciendo, 
como algunos grandes Señores , asi Condes , como Caballeros, c 
é otros , contra su voluntad les tomaban todos los logares , é 
sus va&allos , diciendo que los tenian en su encomienda : é 
que con este achaque los avian desapoderado dellos , é echa- 
ban pechos é pedidos en los dichos logares á sus vasallos, é 
los razonaban por suyos i é que los tales vasallos de las dichas i o 
Ordenes ya non tenian que eran de los Abades é Conventos, 
nin les conoscian señorio : é por ende que le pedian por mer- 
ced que quisiese proveerlos de remedio en los quitar el tal tri- 
buto ; ca fueron los dichos Monesterios fundados por los Reyes 
sus antecesores , é por el Conde Don Ferrand González , do' 15 
venian los Reyes de Castilla : otrosi por el Cid Rui Diaz. E 
los Condes é Caballeros que estas encomiendas tenian , de- 
cían que de grand tiempo acá sus padres é abuelos las tovie- 
ran asi : é que pedian al Rey por merced que non les tira- 
se las encomiendas. E el Rey mando á dos Caballeros é i. 2.0 
dos Do6l:ores que fuesen jueces desto , é que oídas las partes, 
é vistos los previlegios , diesen sentencia. E los dos Caballe- 
ros fueron Pero López de Ayala , é Juan Martínez de Ro- 
jas : é los Do¿lores eran Pero Ferrandez de Burgos , é Alvar 
Martínez de Villa Real , Doctores , é Oydores del Rey. E vis- 25 
tas las demandas é respuestas de cada partida , é los previle- 
gios , é los fundamentos de los dichos Monesterios , fallaron 
f( que fueran fundados por los Reyes , é por el Cid Rui Diaz, 
é por el Conde Don Ferrand González j é dieron sentencia, 

por 



Don Juan el Primero. iqq 

por la qual dixeron , que fallaban que los dichos Señores é Ca- A. C. 
balleros non avian derecho alguno para tener las dichas enco- i j8o. 
miendas de los dichos Monesterios é Iglesias : é la conclusión 
de la sentencia fué esta : Que todos aquellos Monesterios é 

5 Iglesias que fundaron los Reyes é Reynas , é Condes é Con- 
desas , de cuyo linage venian los Reyes de Castilla é de León, 
que ningunos los pudiesen tener en encomienda , salvo el 
Rey. Otrosí que las heredades quQ las Iglesias é Monesterios 
cobraron por troques , é por donaciones á ellos fechas , que las 

10 non tengan Caballeros , salvo si vinieren legítimos de linages 
de los que tales donaciones íicieron á las tales Iglesias , ó Mo- 
nesterios : é que dende adelante ninguno dellos non toviese 
tal encomienda ; salvo que estoviesen los tales logares so en- 
comienda é merced del Rey para los defender. E esta senten- 

1 5 cia dada , los que por su parte la ovieron leváronla , é se íízie-( 
ron treslados para cada uno de los dichos Monesterios é Igle- 
sias : é guardóse siempre en tiempo del Rey Don Juan, i 

CAPITULO IX. 

DE LAS COSAS QUE ACAESCIERON ESTE ANO 

en Francia. 

EN este Año , segund ya avernos contado , fino' el Rey de 
Francia Carlos V. que asi ovo nombre , é regnó Carlos 
20 VI. su fijo. E avia regnado el dicho Carlos V. diez é sévs 
años : é fué muy noble Rey , é muy cuerdo , é franco , é ca- 
tólico. Dios por su merced le quiera perdonar. E en su tiem- 
po se cobró lo mas del Ducado de Guiana , que los Ingleses 
tenían. E dexó fijos al dicho Carlos VI. que regnó de once 
25 años ; é á Don Luís Conde de Valois , que fué después Du- 

S 3 que 

I Hicieron los Abades y Priores, fué en Soria , dicha declaración se 
Abadesas y Prioras, y otros Eclesiás- hizo después en Medina del Campo á 
ticos este recurso en las Cortes de 21. áe, Diciembre : y con la misnia/e- 
Soria , como parece por la declara- cha se hizo otra que cita Florez 1. 1%. 
cion de los Jueces aprovada por el trat. 59. cap. 7. d favor del Obispo y 
Rey á favor del Monasterio de Car- cavildo de Mondoñe do contra el Con- 
dena , que trae entera Berganza Aii- de Don Pedro , Pertiguero mayor de 
íig. t. 2. pag. 210. Aunque el recurso la Iglesia de Santiago. í.. 



1^0 Crónica DEL Rev 

A. C. que de Tureina , é después Duque de Orliens. E casó el Rey 
ijSo. Carlos VI. con fija del Duque de Baviera en Alemana : é 
casó Don Luis Duque de Orliens su hermano con fija del 
Conde de Vertudes en Italia i , é dieronle con la muger la 
cibdad de Este , que es muy noble , é ha muchos castillos 
só su señorío. ^ 

AÑO TERCERO 

QUE EL REY DON JUAN REGNO, 

QUE FUE AKO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos é ochenta é uno; 

é de la Era de César , segund costumbre de España , de mil 

quatrocientos é diez é nueve ; é del Criamiento del mundo, 

segund la cuenta de los Hebreos , cinco mil ciento é quaren- 

ta Q uno ; é de los Alárabes , en que Mahomad comen,-. 

zó su seda , setecientos é ochenta é tres. 

CAPITULO I. 

COMO EL REY DON JUAN DECLARÓ 

for d Fajpci Clemente VIL 

A. C. T } Stando el Rey Don Juan en la villa de Medina del Cam^ 
ij8i. 1^^ po , segund dicho avemos , dó fizo llegar todos los Per- 
lados é Letrados de su Regno , porque estoviesen presentes 

á 

1 Caso con Valentina , hija de ca , y á Fernando Alfonso de Alda- 
Juan Galeazo Conde de Virtudes , na , Doctor en Decretos , Dean de la 
frimer Duque de Milán. De este Santa Iglesia de Burgos , los quales 
Conde de Virtudes se hace mención en Vicetrc cerca de París á 22. de Abril 
adelante Año VII. cap. 2 1 . renovaron las ligas y confederaciones 

2 Con motivo de la muerte del que se hicieron entre el Rey Don En- 
Rey Carlos V. de Francia envió el Rey rique II. y los Reyes de Francia. Se 
Don Juan por sus Embajadores al dice en este Instrumento, que hablen-' 
Rey Carlos VI. á Don Pedro López dose estiptdado en dichas ligas , que 
de Ayala su Alférez , Merino mayor si el Rey Don Pedro fuese hecho pri- 

de Qui£uzíoa , autor de esta Cróni- siQner& en guerra se entregas g al Rey 

Don 



Don Juan el Primero. 141 

á ver las razones que los Mensageros , asi de los Electos , co- A, C. 
mo del Rey de Francia , que á él vinieron , querían decir ca- ^3'^^- 
da uno por su partida , sobre el fecho de la división é cisma 
que era en la Iglesia de Dios : ca el Rey se queria informar 

5 de todo este fecho , porque él mas sin peligro de su ánima pu- 
diese saber qual parte ternia. E estovieron todos los Mensa- 
geros é Letrados que dicho avernos en Medina del Campo 
muchos dias ayuntándose de cada dia en un logar apartado, 
que el Rey ordenó para esto , é los mas dias alli comian. 

10 E estonce los que alli los veian ayuntar é apartar decían á 
aquel logar do ellos estaban el conclave , por quanto se tra- 
taba el fecho del Papa para ver qual era el verdadero Eleíto. 
E como quier que en la dicha villa de Medina tenia el Rey 
este ayuntamiento de Perlados é Letrados , é alli era su volun- 

3 5 tad de asosegar fasta que el fecho de la Iglesia , quanto ataííía 
á él , fuese determinado ; enpero por quanto el Rey rescela- 
ba la guerra de Portogal , llegóse mas cerca del Regno de Por- 
togal á la cibdad de Salamanca : é alli le dixeron los del Con- 
sejo é Letrados del su Regno , que por todas las razones que 

20 avian entendido fallaban que el Papa Clemente VIL segund 
lo que ellos pudieron entender , era verdadero Papa. E los 
de la otra parte que tenían la opinión del Eleéto en Roma 
primero , lo contradecían quanto podían mostrándole sus ra- 
zones. E el Rey , ávido su consejo con todos los dichos Per- 
2 5 lados é Letrados , un día ^ con grand solemnidad dixo , que 
declaraba ser por el Papa Clemente VIL é tener que aquel 
era Vicario de Jesu-Chrísto , é sucesor de Sant Pedro. En- 
pero ovo algunos aquel día c[ue les ploguiera que el Rey 
dixera quando se declaro por el Papa Clemente VIL unas 

30 razones de protextacion que el Rey de Francia dixo quan- 
do declaro' por el dicho Papa Clemente VIL por guarda 
de su consciencía , con consejo de Letrados : las quales son 
estas. 

„ Nos Carlos V. Rey de Francia , pretextamos que esta- 

„mos 

Don Enrique ; mediante que el Rey Castilla, se hahia di entregar al Rey 

Don Pedro había muerto , se enten^ Donjuán. Colección de Rimer. Vea- 

diese , que si fuese preso el Duque de se entero en el Apéndice. E. 
Lancastre , que se llamaba Rej de i Domingo \<j. de Mayo de \'fix. 



142 Crónica del Rey 

A. C. ,,nios é somos siempre aparejado de estar obediente ala de- 
' J^^- ,, claracion del Concilio general , é de nos non partir de la uni- 
,, dad de la sanóta Iglesia Apostólica por ninguna manera. Pe- 
,,ro parando mientes á las relaciones que nos traxieron mu- 
,, chas nuestros Mensageros que enviamos en Italia , é en otras 5 
,, partidas asaz alongadas, é al juramento fecho sobre este ca- 
,, so por tres Cardenales que vinieron á nos á París , é vista 
,, sobre el dicho juramento su información , otrosí vistas é exa- 
,, minadas todas las palabras que á nos son dichas por las par- 
,, tidas de cada uno de los Eleétos , salva siempre nuestra cons- 10 
,, ciencia , quanto es de presente non osamos partirnos de la 
,, obediencia de nuestro señor el Papa Clemente VIL el qual 
,,tovimos por verdadero Papa fasta aqui , é tenemos : nin nos 
,, partiremos dende ; antes le obedescemos como á verdadero 
,, Vicario de Jesu-Christo , si non fuéremos en otra manera de- 15 
,, bida informados. " 

Otrosí decían algunos , que en esta declaración que el Rey 
fizo debiera decir , si su merced fuera , que si otra cosa pa- 
resciese , por la qual la verdad de este fecho mas en claro fue- 
se , que él se ternia á ello , é facer protextacion especial : ca 20 
asi lo ficieron é dixeron otros Príncipes que tomaron qual- 
quier partida de estas dos, E desta declaración que el Rey 
fizo envío' una carta por todos sus Regnos en Latín , por- 
que la pudiesen ver los de los otros Regnos extraños : de 
la qual el tenor es este , que acordamos de le poner aqui 25 
en lengua de Castilla. 

CAPITULO II. 

DE LA CARTA QUE EL REY DON JUAN 

envió sobre la declaración del Ta^a, 
Clemente VIL 

I^On Juan por la gracia de Dios Rey de Castilla , é de 

León: á todos los fieles Christianos salud é gracia, 

,, aquella que face á los omes venir á conoscimiento del su 

„ Pastor verdadero. Desde el lugar do el sol nasce , fasta do 30 

,,se pone paresce asaz manifiestamente quanta tribulación es 




Don Juan el Primero. 143 

,, levantada en la Christiandad , é quanta malicia el enemigo A.C, 
,,del humanal linage ha sembrado en el Santuario de Dios : ijSi- 
,, ca contra él , é contra el su ungido puso asenchanzas llenas 
,,de pestilencia, segund su acostumbrada maldad, é con fu- 

e ,, riosos ruegos , é comienzos aborrescederos é con artes é en- 
„ ganos feos é malos daño el principazgo é seííorío de los 
,, oficios del servicio divinal con malicia que se non puede de- 
„ cir , amargando la entegridad é unión de la Fé é de su re- 
,,ligion, é menospresciandola, é escureciendola ^ : éasi se puso 

10 „por romper el atamiento de la unidad católica, que con sus 
„ artes mortales afogada la verdad de la devoción del fijo , se 
„ esforzó é armó á contrariar la piedad del padre, olvidada la 
,, unidad ; é con maravillosos engaños de la ceguedad fea , é 
,, non limpia , para rescevir una esposa fizo llamar dos mari- 

15 ,,dos , é para guarda del su ganado , en lugar de. un pastor, 
,, fizo quistion de dos pastores. E asi en la dubda del casa- 
,, miento de la esposa se movió quistion escura , la qual non 
,, se determina ; é seyendo manifiesta la herencia , qual de 
,, los fijos la debe aver es entre los huérfanos la dubda : lo 

20 ,,qual con grand dolor es de doler é de gemir, é diremos 
„ asi : ¡ O devoción corrompida del pueblo Christiano ! crueza 
„ arrebatada ! ceguedad engañosa sin piedad 1 ¿cómo se escure- 
,, ció el sol , é el guiador lumbroso de la verdad , é como los 
„ carros resplandecientes de luz son trastornados en tinie- 

25 „ bras ? ¿ A dó es , á dó es la Fé de Jesu-Chrísto ? á dó está la 
„ ley é el atamiento é ayuntamiento de la caridad ? E asi non 
„ es maravilla si los que tienen la ley de Jesu-Christo , é son 
„ servidores é guardadores de la Fé Católica , si los Reyes que 
„ esto ven son maravillados é conturbados é entre sí muy mo- 

30 „ vidos , é si el espanto de lo tal les alcanzó. 

,, E por ende , por estos tales ruidos é movimientos é amo- 

„res 

I De aqui adelante falta esta se ve que se traduxo materialmente 

declaración en todos los impresos : y palabra por palabra , y asi resultó 

es muy notable que los primeros edic- un lenguage obscuro , que en algunos 

tares la hubiesen omitido , sin em- fasages no ha sido posible mejorar 

bargo de hallarse en todos los MSS. con el auxilio de los dos MSS. de lit 

y de ser cosa tan señalada y digna Acad. y una del señor Velasco. E,, 
de memoria. En el exordio di ella. 



144 Crónica DE lRe? 

A. C. ,, res aborridos despertado el muy noble de buena recordación 
'Jí^i- ,, mí señor é mi padre el Rey Don Enrique , con deseo de la 
,, piadosa voluntad quando vivo era , con grand diligencia ca- 
,, tando de quantos peligros esta cosa fuese cargada, é de quan- 
,, tos enojos , é de quantos estropiezos é caídas , como si fuese 5 
,, una mesquíndad desaventurada de pestilencia que se non 
,, puede decir, é catando todo esto por non ser engañado de 
,, algunas razones que se decían , las quales eran afeitadas con 
„ colores do eran palabras sospechosas que pudieran criar é 
„ acarrear pujamiento aborrido , para saber buscar el remedio 10 
,,de esta cosa , é escodriñarlo bien , dejónos comienzo por 
,, temor de Dios , é nos fizo seguir las sus pisadas , é apares- 
„ cer que aquel que él dejo' en su silla sucesor , é en la altura 
,, de su asentamiento , fincó en el celo de la fé , é en la pu- 
„reza , de su clara memoria compañero. 1 j 

,, E por ende nos , catando é pensando las cosas non asenta- 
,,das de la sobredicha pestilencia , é volviéndolas entre los en- 
,, cerramientos de nuestro pecho, non sin grand amargura por 
,,el grand peligro de qual fuese la salida de tal negocio : otrosí 
,, teniendo , que sí esta cosa con menos diligencia se tardase 520 
,,de saber, quanto daño é mal dello vernía, especialmente á 
,, do' la dolencia es en la cabeza , que derramada á los miem- 
,,bros, los consumiría , ó tormentándolos con mas cruo tor- 
,, mentó , los destruyese : é otrosí catando é considerando como 
,, el pueblo muy creedizo de ligero , non por su juicio , mas 25 
,,enducido por esquivas é extrañas nuevas , muchas vegadas 
,, deja el camino abierto , é va por senderos desviados é fra- 
„ gosos é llenos de error , é yendo por tiníebras acostado á 
,, pisadas agenas , entra é topa en algunos imaginamientos que 
,,non debe aver , nin se puedan fallar j é asi poco á poco des- qo 
,,lesnando , cae, fasta que, en uno con los guiadores , entra 
,,en el peligroso infierno é abismo mortal : porque la cura 
,, é cuidado de desviar esto sea mas cargada en aquel que 
,,guia é govierna la cosa pública, por el qual el dulzor déla 
,,paz non tan solamente se debe aparejar é aprovecliar á los 35 
„ ornes , mas aun dar folgura á las animalías : á loor é glo- 
,,ria de aquel por el qual los Reyes regnan , é por su gover- 
,, namiento todas las cosas comenzadas con bien é con piado- 

,sos 



)i 



Don Juan el Primero. 145^ 

,, sos deseos han buena ventura é fin loado , é la fé del qual A. C 
,,en tiempo de paz é de sosiego es mas servida é con mayor ij^i- 
„ devoción : é otrosí á salud de todos los bien creyentes fieles, 
,,para escudriñar la sciencia é sabiduría deste fecho , é saber 

5 ,,qual es el verdadero pastor de Jesu-Christo , tomamos en 
,,esta cosa la orden que adelante diremos con la mayor dili- 
,, gencia que pudimos , lo qual contaremos lo mas breve que 
,, pudiéremos , é queremos declarar á todos los fieles de Jesu- 
,, Christo aquello que la luz divinal en este fecho nos alumbró 

10 ,,é mostró. " 

„Asi es que quando el tiempo pasado el bienaventurado 
,, setíor Padre santo Papa Gregorio Onceno cumplió los dias 
,,de la su vida, é finó en la cibdad de Roma , llegaron nue- 
,, vas al Rey Don Enrique de clara memoria mi padre é mi 

15 ,, señor , que estonce vivia , é á mi, muy manifiestas , que los 
„ muy honrados Cardenales de sanóla Iglesia de Roma , que 
,, estonce eran en la dicha cibdad , á los quales la esleélion de 
„ Padre santo Obispo de Roma era otorgada , estando en el 
,, conclave asi llamado , segund es costumbre , el pueblo de 

20 ,, Roma pidiera que le dieran Papa Romano , ó de Italia ; é 
,,esto con ligero é liviano pedimiento , é con grand infamia: 
,, é que por grand temor estonce fuera esleído por ellos el 
„ Arzobispo de Barí por Papa , é por ellos consagrado , é en- 
,, tronizado , é coronado. E después, non por espacio de luen- 

35 ,, go tiempo , por cartas de los dichos Cardenales se decia , que 
,,con violencia é fuerza é costreñimiento é miedo é injurias 
,, fechas, é imprision de los Romanos, ser fecho todo esto en 
,,la dicha esledlion, si asi debía ser dicha ; é que los Carde- 
„ nales partieran con cabtela , é se arredraran de la cibdad de 

30 ,,Roma á un logar llamado Anania ; é dende partieran luego 
,, para otro logar llamado Fundes , que es cibdad , é se llega- 
„ ron allí , é con caridad é benignamente ficieron saber al di- 
„ cho Arzobispo de Barí la esleSlion ser ninguna , é que era 
„ fecha por imprision , é con grand fuerza é violencia á ellos 

35 ,, fecha. E sobre esto en la cibdad de Fundes los dichos Car- 

,, denales ficieron su declaración: é luego después de la de- 

„ claracíon fecha , ayuntados en la dicha cibdad segund que 

„ debían , esleyeron por Papa al muy honrado Padre Don 

Tom. 11. T „Ru^ 



)» 



146 Crónica delRey 

A. C. ,,Rubert de Genéva por la forma que debían. E destas dos . 

■'jSi- ,, cosas , asi contrarias é asi nuevas en el mundo , mi padre 
,, é mi señor el Rey Don Enrique de buena memoria , todo 
,, espantado é dubdando , ávido su consejo con los sus fieles 
,, Consejeros , fallo' que lo mas cierto é seguro era estar en in- 5 
,, diferencia , antes que allegarse al uno dellos , fasta que el 
,, negocio fuese mas declarado , é non cayese en algún error; 
,, maguer luego que lo sopo comenzase á tener partida , lo 
,, quai por su buena ventura non levó adelante. " 

,,E por ende nos , que por la gracia de Dios á nos otor- 10 
„ gada , fuimos é somos su heredero , é esperamos de lo ser 
,, en todas aquellas cosas que cumplen é pertenescen al ser- 
,, vicio de Dios , é de la su sanóta Fé católica , asi aquello 
,, quél comenzó bien dubdancio esta quistion, quesimos levarlo 
,, adelante á loor é gloria de Dios , é de la su sanóla Iglesia, i^ 
,,E luego en el comienzo del nuestro coronamiento llama- 
,,mos é ayuntamos todos los Perlados é Ricos omes , Doólo- 
, res é Letrados de nuestros Regnos , é por su consejo de- 
,, terminando , to vimos la carrera de la indiferencia que el di- 
,,cho mi padre tovo , fasta que aquel que es la verdad nos 20 
,, mostrase la luz é la verdad desta cosa. Para la qual saber, 
,, Dios lo sabe é es testigo que non perdonamos nin escusa- 
,, mos á los trabajos é á las despensas , escribiendo á los Prín- 
,, cipes Christianos , é á los Cardenales, é á todos los otros 
,, Perlados , é otras privadas personas que estovieron en estos 25 
,, fechos quando acaescieron , ó avian especial noticia é sabi- 
5,dur¡a dellos , por especiales Mensageros , rogando á todos 
,, con muchas rogarlas , que si alguna cosa en esta dubda so- 
,, piesen , les ploguiese con caridad de nos la decir , é parti- 
5, cipar con nos , á loor de Dios , é gloria de la su sanda Fé: 30 
,,otrosi escodriííando , é obrando , é requiriendo todas las otras 
,, cosas por dó podiesemos venir á la fin deseada de saber pu- 
„ ramente la verdad , porque con la gracia de Dios lo pudie- 
„ semos alcanzar , é qualquier cosa de las que acaescieron en 
,, este fecho non fuese olvidada nin escondida , é nuestra enten- 35 
„cion alcanzase sus deseos. Otrosí á qualquier de los dichos 
„ Fiedlos enviamos nuestros Mensageros é Embajadores , va- 
„ renes cuerdos é sabidores é fieles , porque con diligencia é 

„ cor- 



Don Juan el Primero. 147 

,, cordura les preguntasen de la verdad sobre peligro de sus A. C. 
,, almas , en quanto buenamente se podría saber ; todavía sal- ij8í- 
,,va la reverencia de las sus dignidades. Otrosí sopiesen los 
,, nuestros Mensageros todas las circunstancias de las dichas es- 
5 ,,le¿l:iones , é en quales cosas avie falsedad , é do era el de- 
,, recho , é con diligencia é discretamente ficíesen la inquisi- 
,, cion , é curasen de ser bien enformados , en tal manera que 
„ todas estas cosas fielmente sacadas por escrituras nos abríe- 
,,sen adelante la verdad de la cosa como paso'. Los quales 

10 ,, Mensageros nuestros fueron á la presencia de los dichos Elec- 
,, tos con grand diligencia é cuidado , cumpliendo todo lo que 
,,por nos les era mandado , é otrosí mostrándoles informacío- 
,,nes que nos fecimos tomar en Roma de cibdadanos fieles 
„ é dignos , é de las guardas del conclave , que fueran traídas 

15 ,,á nos por escritura fiel, especialmente la enformacion que 
,, o vimos de los muy honrados Padres Cardenales de Milán 
„ é de Florencia , que de presente están en la cíbdad de Niza, 
„ los quales , con los otros muy honrados Padres Cardenales, 
,, fueron en la cíbdad de Roma en el tiempo de la dicha es- 

20 ,,le¿l:íon, é agora, segund decían, eran indiferentes é aparta- 
„dos de los dichos dos Ele6los. Otrosí el primero Eieólo que 
„ está en Roma envió con los nuestros Mensageros á nuestra 
„ presencia al honrado padre Obispo de Favencia Doctor en 
„ Decretos , é á Micer Francisco de Pavía Do£tor en Leyes, 

25 ,,los quales nos traxeron el caso de este fecho fiímadodesiz 
,, nombre del Ele£to , é en buida cerrada. E en tanto que es- 
„ tas cosas se facían , esperábamos la venida de los Cardenales 
,,de Milán é de Florencia de do' estaban , á los quales avía- 
„mos enviado rogar que les ploguiese llegar á nos ; é por 

30 ,, quanto non venían , por saber mas llanamente la enformacion 
„suya sobre estas cosas , enviamos á ellos al honrado padre 
„ Doéior en Decretos nuestro Consegero el Obispo de Zamo-- 
,,ra,con cierto número de galeas aparejadas como compila, 
,, á les rogar que quisiesen personalmente venir á nuestro Reg- 

35 ,,no á dar é mostrar carrera de salud á nos é á nuestros súb- 
„ ditos : los quales Cardenales se escusaron de la venida que 
,,nos prometieran , é dieron las sus enformaciones al dicho 
,, Obispo de Zamora ; las quales el dicho Obispo nos trajo fiel- 

T 3 „ men- 



148 Crónica del Rey 

A. C. ,, mente á la villa de Medina del Campo á la diócesi de Sa- 
ijSi- ,,Iamanca , á donde nos estonce estábamos , teniendo y ayun- 
„ tados é llamados todos los Perlados é Duques é Condes é 
,, Seiíores é Grandes del Regno , é otrosi muchos Do¿lores 
,, é Religiosos de grand abtoridad : á do estaba por la parte ^ 
„ del segundo Ele¿lo , llamado Clemente Vil. el muy honra- 
,,do padre Don Pedro del titulo de Saníla Maria in Cosme- 
,, din Diácono Cardenal llamado Cardenal de Luna , el qual 
„ era alli llegado con comisión especial ; é estando y presen- 
j^tes por la parte del primero Elefto , llamado Urbano VI. los 10 
„ sobredichos Obispo de Favencia , é Micer Francisco , Doc- 
„ tores. Los quales todos ayuntados , é oídos é examinados di- 
jjligentemente , por quanto la grandeza é la materia del ne- 
,, gocio requeria maduro consejo , por la diversidad é variacioia 
,., de las cosas por cada parte alegadas é escodriñadas primera- 1 í 
,, mente , é por los casos á nos presentados por las dichas dos 
„ partes de los Eleílos : catadas las circunstancias dello todo 
,,por especial, é vistos los juramentos en las conciencias del 
„ Cardenal de Luna , é Obispo de Favencia , é Micer Fran- 
ja CÍ5CO en la nuestra presencia é en el nuestro Consejo pubii- 20 
,, camente delante todos ; é las preguntas é respuestas entre 
,, el dicho Cardenal , é el Obispo , é Micer Francisco de cada 
,, parte alegadas ; é las enformaciones é los atestiguamientos de 
,, los Perlados é Doílores , é de los otros dignos de fé que 
,, desta cosa asi pasada oviesen noticia sobre juramento , é con 2 f 
,, aquella solepnidad que en tal caso se debia tener ; é abier- 
,,tas é publicadas las disputaciones é collaciones que unos con 
,, otros ovieron delante el nuestro Consejo é en la nuestra pre- 
„ seneia por muchos días continuados sobre estas dubdas 5 é 
,, todo el proceso , asi del fecho , como del derecho , visto , se- so 
,,gund mas largamente en él se contiene , por nos é por el 
„ nuestro Consejo ; finalmente vistas todas las cosas é cada una 
„dellas que acataban el dicho negocio , por los sobredichos 
,, Perlados é Religiosos é Clérigos é Maestros en Teología é 
„ Doólores en Derecho canónico é cevíl , é por otros ornes qc 
„ de grand abtoridad é honrados é antiguos en el nuestro Con- 
,, sejo , é con grand maduramiento é grand delíveracion , é 
„ en, concordia de un coraron é de un juicio , fué declarado 



i> 



Don Juan el Pri>íero. 149 

é concliilcto , é sin otra dubda alguna determinado en la su A. C. 
,, conciencia dellos , é en peligro de sus almas , por la virtud ^3^^- 
,, del juramento que sobre este caso ficieron , el dicho Bartho- 
,,Iomé primero esleído , Arzobispo que fué de Bari , ser for- 

e „zador de la Silla Apostolical , é en ella intruso por la fuet- 
iza fecha por el pueblo , é manifiesta impresión á los Carde- 
,, nales por los Romanos j otrosí el segundo Eledo el muy 
„ honrado in Christo padre Don Rubert , estonce Cardenal 
,,de Genéva , aver seydo é ser soberano é verdadero Obispo, 

10 ,, é Vicario de Jesu-Christo , é muy verdadero subcesor de 
,,Sant Pedro , llamado agora Clemente VIL esleido de Dios 
,, Pastor sin dubda ninguna del su ganado , é que debe ser obe^ 
,,descido asi como verdadero Papa." 

,,E nos , allegándonos al sobredicho consejo , abrazándole 

j^ ,,en la virtud del muy alto Señor, é queriendo seguir las pi- 
,,sadas de los nuestros antecesores , de los quales la su firme- 
,, za en la Fé católica , é devoción sin mancilla , fué siempre 
„muy firme , é resplandeció enteramente , dando gracias á 
,,Dios de toda nuestra voluntad é pureza de corazón , el qual 

20 ,, nos dio lumbre é conoscimiento del su digno Pastor , é so- 
,, bre esto dichas las solepnidades de las Misas , llamado el nom- 
,,bre de Jesu-Christo , de consejo de los nuestros , é en su 
„ presencia , en el dia , é hora , é lugar de yuso dichos , al di- 
,, cho Bartholomé , segund dicho es dafíadamente é contra raí 

25 ,, zon intruso en la Silla Apostolical , le recusamos é esquiva- 
„mos ; é (declaramos) el muy Sanéto Padre in Christo é Se- 
,,ñor Clemente VII. sobredicho ser verdadero Papa é Vicario 
,,de Jesu-Christo , é guiador de las sus obejas. E nos devota- 
,, mente le resciviendo , é allegándonos á la su obediencia , á 

30 ,, todos , é á cada uno de los nuestros subditos fieles declara- 
,,mos , mandamos , decimos , é aún publicamos el dicho Bar- 
„tholomé aver seydo, é ser , segund dicho es , por manifiesta 
,, fuerza intruso en la Silla Apostolical , é non ser Papa, mas 
„ ser apostático , é asi deber ser nombrado , é non ser de obe- 

35 ,, descer , nin allegarse á él , nin á la su opinión : é otrosi el 
„ sobredicho San(So Padre é señor Clemente VIL aver seydo 
,,é ser verdadero Papa Vicario de Jesu-Christo , é subcesor de 
5, Sant Pedro muy verdadero , é á él ser debido obedescer de- 

vo- 



>> 



150 Crónica del Rey 

A. C. „ votamente é con toda omildad asi como á verdadero Papa." 
íjSi < ,, E por ende á todos los nuestros subditos é líeles vasallos, 

,, de qualquier estado , dignidad , o condición que sean , muy 
,,sin debda mandamos , que so pena de la nuestra merced é 
,, saiía é indignación , esta declaración , denunciación , é pu- 5 
,,blicacion de nuestro mandamiento sobredicho guarden é 
,, tengan á todo su poder. De las quales cosas para memoria 
,, perdurable públicos instrumentos mandamos facer , é con 
,, buida é sello plomado de la nuestra Real Magestad por ma- 
„ yor firmeza lo fecimos reforzar , seyendo presentes á ello el 10 
,, muy honrado padre en Christo Don Pedro de Luna Car- 
5, denal , é los honrados Arzobispos , é Obispos , é Abades , é 
,, los otros Perlados de los nuestros Regnos , é los honrados 
,, Ricos omes , Varones é otros muchos Caballeros grandes del 
,, Regno , é muchos clérigos , é seglares , é eclesiásticos de di- 15 
,, versas dignidades , Maestros en Teología , é Do¿lores en De- 
,, cretos é Leyes , é mucha otra clerecía á esto llamada é 
5, ayuntada , é grand pueblo presente. E aquel por cuya de- 
„vocion é fé esto fecimos haya merced é piedad de nos, é 
,,resciva el servicio de la nuestra primicia á loor é honor é 20 
,, gloria saníta suya ; pues lo trabajamos é fecimos por salud 
5) de las almas de los fieles , é honor de sanda Iglesia , por- 
,, que por ende los gozos perdurables merezcamos ganar. Da- 
5, da en la nuestra cibdad de Salamanca á catorce de las Ca- 
„ leudas de Junio , que es á diez é nueve dias de Mayo , aíío 2} 
,,del Nascimiento de Nuestro Señor Jesu-Christo de mil é 
,, trescientos é ochenta é uno , en el tercero Año de nuestro 
„Regnado." i 

Pero muchos ovo este dia de la declaración que les plo- 
guiera quél Rey ficiera la protextacion que diximos en el ca- 30 
pítulo primero antes deste que fizo el Rey de Francia quan- 
do declaró su entencion en fecho de la Iglesia , alli dó dixi- 
mos : ,, Pretextamos &c." E otros muchos ovo á quienes 
ploguiera quél Rey non declarara por ninguna partida de los 
Ele6tos : ca si los Reyes todos asi lo ficieran , non durara tanto 35 
la cisma. CA- 

I En los Afiales ds Raynaldo se halla la oiiayor j)aríe de esta Decla- 
, ración en Latín. E. 



Don Juan ex, Pk.imer.0. 151 

A. C. 
CAPITULO III. ijSi*. 

COMO FINÓ LA REY NA DOÑA JUAN A x 

¿ como el Rey sofo la venida de los Ingleses : é como jiis 

d Oviedo , / vino el Conde Don Alfonso á la, 

su merced. 

EN este Año estando el Rey Don Juan en la cibdad da 
Salamanca después que ovo declarado tener que Cle^ 
mente VIL era verdadero Papa , finó la Reyna Doña Juana 
su madre miércoles veinte é siete dias de Marzo i deste Año : 
5 é levaron su cuerpo á enterrar á la cibdad de Toledo en la 
capilla que y ficiera el Rey Don Enrique su marido en la 
Iglesia de Sanóla Maria la mayor. E filé esta Reyna Doña 
Juana fija de Don Juan Manuel , que fué fijo del Infante Don 
Manuel , el qual fué fijo del Rey Don Ferrando que ganó á 

I o Sevilla é á Córdoba é á toda la Frontera : é fué fija de Doña 
Blanca de la Cerda , fija de Don Ferrando de la Cerda , é de 
Doña Juana de Lara , la qual Doña Juana de Lara fué fija de 
Don Juan Nuñez de Lara , é de Doña Teresa hermana del 
Conde Don Lope Señor de Vizcaya , el que mataron en Al- 

15 faro: é Doña Blanca fué hermana de Don Juan Nuñez de 
Lara , é de Doña Margarida , é de Doña Maria que casó con 
él Conde de Alanzon en Francia. E fué esta Reyna Doña 
Juana muy devota é muy laoble Señora : é finó en edad de 
quarenta é dos años. 

20 Otrosi estando el Rey Don Juan en Salamanca ovo nue- 
vas como Monsen Aymon , Conde de Cantabrigia , fijo del 
Rey de Inglaterra , que después fué Duque de York , se apa- 
rejaba para pasar á Portogal , para ayudar al Rey Don Fer- 
rando de Portogal contra él , é que traia consigo mil Omes de 

ar- 

I £"m los impr.y en algunos MSS. miércoles , y 710 el 2<f. de Marzo , ni 

está 1'^. de Marzo : en el Epitafio de el Zf. de Mayo, como notó el P. Florez 

esta Reyna i-j. de Mayo ; pero se en las Reynas. 0)W?Ví»zí7J' el Epitafio , 

debe tomar el dia del Epitafio , y que trae el mismo Florez , porque sin 

el mes de la Crónica , y poner 27. duda es muy posterior. E. 
de Marzo ¡ pues solo este dia fué 



1^3 Crónica del Rey 

A. C. armas , é mil Frecheros , é que traía la voz é demanda del 
ijSi- Duque de Alencastre su hermano del derecho que tenia al 
Regno de Castilla , por parte de Doña Costanza su muger fija 
del Rey Don Pedro. Otrosi , ovo nuevas el Rey Don Juan, 
como Mosen Aymon era ya en la mar para venir en Castilla : c 
é otrosi ovo nuevas como el Rey Don Ferrando de Portogal 
le quería facer guerra , é se aparejaba de cada día asi en armar 
galeas é grand ficta , como en pagar toda su gente de tierras 
á de sueldo. 

Otrosi sopo el Rey como el Conde Don Alfonso su her- i o 
mano era en Paredes de Nava , un lugar suyo , é que era fama 
que traía sus pleytesias con el Rey de Portogal. E el Rey, 
desque esto oyó de algunos , é fué apercebido dello , partió 
luego de Salamanca donde estaba , é fuese á Paredes de Nava, 
cuidando y tomar al dicho Conde Don Alfonso , é non le fa- i r 
lió , ca fuera apercebido , é ya era partido dende , é ido para 
Asturias 2 . E el Rey fué para Oviedo : é quando el Conde 
Don Alfonso sopo que el Rey era en aquella tierra , envió 
á él sus Mensageros , é trató su avenencia con él , é vínose 
luego para la su merced 3 . E el Rey fuese para Zamora, que 20 
yá la guerra de Portogal era publicada , é dende entró en Por- 
togal , é cercó un castillo llano , que es en comarca de Cibdad 
Rodrigo , que dicen Almeyda. 4 E el Rey avía fecho en Sevi- 
lla armada de galeas , é era ya en la flota su Almirante , que 
decían Don Ferrand Sánchez de Tovar : é cada dia atendía 25 
el Rey nuevas que avian peleado con la flota de Portogal. 

CA- 

2 En el Compendio se dice , que de Asturias á muchos Caballeros As- 
el Conde Don Alfonso se alzó en Gi- turianos que se mantuviesen allí d 
jón miércoles d •^. de Junio de , este las ordenes de Don Gutierre de To- 
año. ledo Obispo de Oviedo. E. 

3 Se hallaba el Rey en Oviedo 4 Hallándose en Almeyda á 28. 
á 27. de Junio , desde donde escribió de Agosto , recelando que Mosen Ay^ 
d la ciudad de Murcia la Carta que mon y los Portugueses intentasen en- 
copiaremos en las Adiciones á estas trar por alguna parte en sus Rey- 
Notas, diciendola que tenia en su nos , mandó alzar y retirar las vian- 
merced al Conde Don Alfonso , y que das de las aldeas y lugares abier- 
al dia siguiente partirla d hacer tos , d las villas y fortalezas. Véase 
guerra en Portugal. Para asegurarse en las citadas Adiciones un artículo 
de las prognes as del Conde mandó de la carta d la ciudad de Mur- 
por Cédula que trae Carballo Hist. cia. E. 



Don Juan el Primero. 153 

A. C. 
CAPITULO IV. '3^'- 

COMO EL REY DON JUAN OVO NUEVAS 
qiis sujiota fdidra en la mar con la flota de Portugal ^ 
é la, vsnciera. E como entró en el Regno de Porto^ 
gal , é ovo grand dolencia. -- 

EN estos días que estas cosas así pasaron llegaron al Rey 
Don Juan nuevas como Don Ferrand Sánchez de To- 
yar su Almirante mayor de Castilla , con diez é siete galeas 
que fueran armadas, en Sevilla , peleara con la flota del Rey 

5 de Portogal , que eran veinte é tres galeas , cerca de Saltes, 
é que la desbaratara , é tomara veinte galeas de los Porto- 
gueses , é al Almirante de Portogal que decian Don Juan 
Alfonso Tello , hermano de la Reyna Doíía Leonor de Por- - 
togal 1 ,. é que todas las Compaíías é Caballeros que venían 

I o en ellas eran muertos , o presos , é que los avian levado á Se- 
villa : é fué esta batalla á diez é siete días de Julio deste di- 
cho año. E el Rey ovo muy grand placer con estas nuevas, 
ca cobró toda la mar por sí , é tenia , que pues la flota de Por- 
togal era perdida , é él estaba tan poderoso , que Mosen Ay- 

15 mon , é los Ingleses que con él avian de venir á Portogal , 
non se pornian en aventura de venir. Enpero non fué asi ; ca 
el Almirante de Castilla , desque ovo cobrado la flota de Por- 
togal , fuese para Sevilla , por levar allá las galeas que toma- 
ra , é en tanto llego Mosen Aymon é los Ingleses á Lisbona, 

20 é desarmaron allí las naos en que vinieron , é pusiéronlas pe- 
gadas á la cibdad , por rescelo de las galeas de Castilla quan- 
do por alli tornasen. E estando el Rey Don Juan sobre el 
castillo de Almeyda , que es de Portogal , é le tenia cercado, 
Tom. 11. V ado- 

I En el Compeiidio se escribe, Doña Leonor , coft quien casó el Rey 
que el Almirante que fue preso en Don Fernando , y que fué ¿f i-". de 
esta batalla se llamaba Gonzalo Ter- Julio. De Alonso Ternyro , Caballero 
reyro , y que la batalla fué á 17. de de Portugal, que era natural de Ga- 
Junio. Todas las de mano dicen , que licia , y fué criado del Rey Don 
el Almirante fué Don Juan Alfonso Fernando , se hace men':ion adelante 
Tello , Conde de Barcélos, como se re- Año VI. caj). 10. y Año VIL ca£. 7. 
fite adelante , hermano de la ReyUíi 



154 Crónica DEL Rey 

A. C. adolesció , é llego á peligro de muerte ; pero fué sano , é to- 
ijSí- mo' aquel castillo sobre que estaba. Otrosí estando el Rey so- 
bre aquel logar llegaron y el Infante Don Juan de Portogal , 
é Pero Ferrandez de Velasco , é el Conde de Mayorga , que 
decían Don Pero Nuñez de Lara , fijo de Don Juan Nuñez 5 
de Lara Señor de Vizcaya , que le avia ávido etí una Due- 
ña , é otros muchos Caballeros de Castilla , los quales estaban 
en comarca de Yelves de Portogal faciendo guerra : ca el Rey 
Don Juan avia enviado por ellos , que se ayuntasen todos con 
él deseque sopiesen que Mosen Aymon ,- fijo del Rey de In- i o 
glaterra , era ya venido á Lisbona , entendiendo que avria de 
pelear con él é con el Rey de Portogal. 

CAPITULO V. 

COMO EL REY DON JUAN ENVIÓ SUS CARTAS 

d JVIosen Aymon d k decir algunas razones. 

DEsque sopo el Rey Don Juan como Mosen Aymon 
Conde de Cartabrigia , é los Ingleses que con él venian 
eran llegados á la cibdad de Lisbona , envióle sus cartas , por 1 5 
las quales le facia saber , que él sopiera como el dicho Mosen 
Aymon , é muchos buenos Caballeros usados de guerra , é 
Ornes de arma^ eran llegados á Lisbona por facer guerra eii 
el Regno de Castilla so título é voz c|el Duque de Alencas- 
tre en ayuda del Rey de Portogal. É por quanto él sabia 20 
que venian alli buenos Caballeros usados de guerra , é que an- 
daban por cobrar honra é prez , que les facia saber, que él avia 
tomado un castillo de Portogal , el qual avia cercado , é que 
si ellos le ficiesen cierto de batalla , que el los atendería y , d 
entrar ia dos jornadas o' tres mas dentro en el Regno de Por- 225 
togal. E Mosen Aymon , é los Ingleses que con él eran , aún 
non avian cavalgaduras ; ca como vinieran por la mar , non las 
traxeron , porque el Rey Don Ferrando de Portogal les en- 
viara decir á Inglaterra , que quando fuesen en su Regno de 
Portogal , él les daria cavalgaduras : é asi lo fizo adelante. E 30 
por tanto non quisieron dar respuesta al Rey de Castilla de 
lo que les envió decir por su& caitas , antes prendieron ai 

Men- 






lO 



15 



Don Juan el Primero. 155 

Mensagero , é le tovieron muchos días preso. E el Rey , des- A. C. 
que ovo tomado el castillo de Almeyda, vínose á Castilla , é ij^i* 
estovo algunos días én la villa de Coca ordenando lo que 
compila á su servicio. E por quanto sopo que el Rey Don 
Ferrando de Portogal se trabajaba mucho por catar caballos é 
muías é las mas bestias que podia aver para Mosen Aymon 
que le viniera á ayudar , porque él é todos los suyos vinieran 
por mar , é non traian bestias , é decia que en quanto tuvie- 
sen cavalgaduras queria luego entrar en Castilla ; por esta ra- 
zón non quiso el Rey dexar que las Compañas que tenia se 
partiesen para sus tierras , porque después non podría tan aína 
ayuntarlas : é ordenó de las poner en logares ciertos del Reg- 
no acerca de Portogal , é dídles su sueldo , é estovieron asi 
seis meses deste año. E el Rey todavía enviaba por todos los 
suyos , apercebiendose para pelear con el Rey de Portogal , é 
con los Ingleses si entrasen en su Regno. E estovo lo mas deste 
tiempo en la cibdad de Avila , é en aquella comarca, i 



Vs 



AÑO 



I Sí hallaba en Madrigal á 9. de 
Diciembre , según la, data de una 
sentencia de los Oidores de la Real 
Audiencia Juan Alfonso , Diego del 
Corral , Alvar Martínez , y Pedro 
Fernandez d favor de la ciudad de 
Segovia en pleyto que siguió con la de 
Avila sobre la dehesa de Azálváfo. 
Colm. Hist. de Seg. cap. XXVI. §. 6. 
A 20. de Enero del Año siguiente 
1382. estaba en Valladolid , donde 
á pedimento de Juan Pérez , Cape- 
llán del Maestre de Santiago con- 
firmó la libertad de pecho para 
diez labradores , que el Rey Don 
Enrique habia concedido á la Igle- 
sia de Santa Maria del Páramo , de 



la qital dicho Juan Pérez era Co- 
mendador. Y hallándose en Avila á 
31. del mismo , Donjuán Obispo de 
Burgos Chanciller mayor , y los Oy do- 
res Juan Alfonso , y Pero'Firrande¿^ 
condenaron al Recaudador Don Sa- 
lomón Axeas d que restituyese las 
prendas que habia tomado á dicho Co' 
mendaddr para obligarle á pagar las 
Monedas que aquel Año se hablan 
repartido correspondientes d dichos 
diez Escusados. Bullar. de Sant. pag. 
349. Eti Segovia á 15. de Mayo hizo 
merced d Don Pedro Nuñez de Lara 
Conde de Mayorga del Monasterio 
de Begoña , cerca de Bilbao. Salaz. 
Pruev. de la Casa de Lara pag. 649. E. 



A. C, 



156 CronicadelRey 

ANO QUARTO 

QUE EL REY DON JUAN REGNO, 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Cliristo de mil trecientos é ochenta é dos, 

é de la Era de César segund costumbre de España , de mil 

quatrocientos é veinte ; é del Criamiento del mundo , segund 

la cuenta de los Hebreos, cinco mil ciento é quarenta é dos; 

é de. los Alárabes , en que Mahomad comenzó su 

seóta , setecientos é ochenta é quatro» 

CAPITULO I. 

COMO EL CONDE DON ALFONSO ESTABA 

en Breganza tratando con el Rey de Portogal : é como 
el Rey Don Juan Jué ¿ Badajoz. 

L Rey Don Juan partió de la cibdad de Avila , é víno- 
se para Oterdesillas . é estovo y algunos dias. E después 
fué para Simancas , é allí estovo un mes : é dende envió 
sus cartas al Conde Don Alfonso su hermano , que estaba en 
Breganza trayendo sus pleytesias con el Rey Don Ferrando 
de Portogal , é el Rey Don Juan queriaselo estorvar por le 
traer á la su merced. E desque vio que el Conde non se lle-^ 
gaba á lo que él queria , partió de Simancas ^ , é fuese para Za- 
mora , é allí ayuntó sua Compañas ,, porque le decian é sabía. 

que 

I Se hallaba en Castro Ñuño, d di sus padres , dejando uno d su hija 

19. de Mayo , desde donde escribió mayor Pedro , y otro d su hijo se^ 

día ciudad de Murcia la Carta que inundo Fernando , sin embargo de lo 

pondremos en las Adiciones á estas dispuesto por los fundadoies , que 

Notas. Y en Zamora á 21. de Junio previnieron recayesen en el hijo ma~ 

concedió facultad d Fernán Car rulo, yor : pues de esta forma, se conser-*. 

hijo de Juan Ruiz Carrillo , y de varían las dos casas con armas y 

Doña Isabel Fernandez , para que apellido distinto. Adic. al Mera, del 

pudiese repartir los dos Mayorazgos pleyto sobre la propiedad del estado, 

que le perteneciMi por ambas lineas de Beiianga. E. 



DoÑ Juan el Primero. 1^7 

que el Rey de Portogal , é Mosen Aymon fijo del Rey de A. C. 
Inglaterra se aparejaban para entrar en Castilla. E el Rey, des^ ij^a. 
que esto sopo de cierto , envió requerir al Conde Don Alfon- 
so por muchas cartas é Mensageros , é á todos los que con él 

e estaban , que por k' naturaleza que avian con él se viniesen 
para él , é non tardasen : que su voluntad era partir luego 
de Zamora , é ir pelear con el Rey de Portogal , é con Mo- 
sen Aymon , que le decian de cierto que entraban por la co- 
marca de Badajoz. E el Conde Don Alfonso le respondió asaz 

1 o bien por sus cartas , enpero demandaba arrehenes de personas 
é castillos al Rey ; é el Rey non fué en consejo de los dar : ca 
demandaba al Infante Don Ferrando su fijo , é seis fijos de 
Caballeros quales él nombrase , é el castillo de Aiburquerque, 
do los toviese. E los que eran con el Conde Don Alfonso, 

j^ desque vieron las cartas del Rey , por las quales les enviaba 
decir que se viniesen para él , é á la su merced , luego se vi-^ 
nieron todos para Zam.ora al Rey : é el Rey púsoles tierras 
é mercedes. E el Conde , desque vid que todas las Compañas 
que tenia consigo le avian dejado , trató sus pleytesias con ei 

so Rey , é vínose para la su merced. E en este tiempo , estando 
el Rey Don Juan en Zamora , fizo Condestable á Don Al- 
fonso Marques de Yillena é Conde de Denia 2 , é fizo Maris- 
cales de la hueste á Ferrand Alvarez de Toledo , é á Pero 
Ruiz Sarmiento : é estos oficios nunca fueron en Castilla fas- 

2_j ta aqui. E el Rey partid de Zamora con todas sus gentes de 
armas que alli tenia allegadas : é levaba consigo cinco mil Ornes 
de armas , é mil é quinientos Ginetes , é mucha gente de pie 
Ballesteros é Lanceros , é llegó á Badajoz. E el Rey de Por- 
togal , é Mosen Aymon llegaron á Yelves , que es á tres le- 

20 guas de un logar al otro : é cada uno de los Reyes ordenó 
su batalla. E el Rey de Portogal tenia tres mil Omes de ar- 
mas de los Fijos-dalgo de su Regno : é Mosen Aymon tenia 
mil Omes de armas de Ingleses , é mil Frecheros. E cada uno 
de los Reyes avia asaz Compañas de pie. 3 

CA^ 

2 Veas-e eji las Adiciones á estas 3 ^n el Compendio se declara- 
Kotas el título que le descachó. E. esto algo mas ,j)ues dice i En el quar- 

to 



A. C. 

Ij82. 



158 



Crónica del Rey 
CAPITULO II. 



COMO SE FIZO LA PAZ ENTRE CASTILLA 

é Portogal , é de los tratos qiu y jasaron. 

Estando asi estos dos Reyes de Castilla é de Portógal pa- 
ra pelear , ovó ende algunos que querían paz , é trata- 
ron entre ellos algunas maneras de buen sosiego i . E el Rey 
de Portógal envió al Rey de Castilla al Conde Don Alvar 
Pérez de Castro hermano de Don Ferrando de Castro , que 
se llamaba Conde de Arroyuelos , é fabló con él de partes 
del Rey de Portógal , que quisiese dar lugar á la paz : é al 
Rey pldgole dello. E el Rey Don Juan envió al Rey de Por- 
tógal sus Embajadores , é trataron con él todo acuerdo é bien 
de paz que pudieron. Ca estos dos Reyes eran primos , fijos 
de hermanas : ca el Rey Don Juan era fijo de la Reyria Do- 
ña Juana de Castilla ; é el Rey de Portógal Don Ferrando 

era 



to Año de su reynado , que fué el de 
mil quatrocientos y ochenta y dos , en- 
tró el Rey Don Juan en Portugal , é 
puso sus haces en el campo de Caya 
contra el Rey de Portugal , y contra 
Mosen Ayinon. ^ste campo de Caya 
es entre Badajoz y Yelves , que mas 
comunmente se dice Riva de Caya, 
como parece en el Año V. del Rey 
Don Pedro cap. 7. Frossardodice, 
que por orden de los Reyes se escogió 
el campo entre Badajoz y Yelves ,y 
fué entre ellos aplazada la batalla 
campal : que estuvieron los exercitos 
á vista el uno del otro por quince 
dias, haciendo diversos aHos de guer- 
ra , y grandes escaramuzas de Ca- 
balleros mozos que se querían seña- 
lar de una y otra parte : que la ba- 
talla se escusa por el Rey de Portu- 
gal , por la gran ventaja, que le ha- 
cia el Rey de Castilla , y por el pe- 
ligro en que ponia su Reyno ; y que 
con achaque de esperar la venida del 
Duque de Alencastre , se movió por 



su parte platica de paz , sin saH- 
duria ni intención de los Ingleses, 
con gran sentimiento y pesar del 
Cotide de Cantabrigia. 

I En el Compendio se dice que 
vino y el Cardenal de Luna , é puso 
paz entre ellos ; pero en ningún otro 
Autor se halla que en esto intervi- 
niese el Cardenal, que era Legado en 
España por el Papa Clemente. Fros- 
sardo pone los nombres de dos Ca- 
balleros que intervinieron en los me~ 
dios de la paz con los Obispos de 
Burgos y Lisboa , y están corrompí' 
dos de modo que no se puede ati- 
nar quienes eran , pues los llama el 
Maestre de Castreyme, jy Don Pretic 
de Modesque. Por congetura parece 
que lo dice por Don Alvar Pérez de 
Castro^ á quien nombra el Cronista, 
que fué enviado por el Rey de Por- 
tugal para este efeBo ; y el otro 
por parte del Rey de Castilla seria 
Pero Ferrandez de Velasco. 



10 



Don Juak el Primero. 150 

era fijo de Doña Costanza Reyna de Portogal : é fueran es- A. C. 
tas dos hermanas Rey ñas fijas de Don Juan Manuel. E des- ijS^- 
pues los que querían servicio destos dos Reyes trataron la 
paz : é finalmente fiíeron acordados los Reyes , que la Infanta 
5 Doña Beatriz fija heredera del Rey Don Ferrando de Porto- 
gal, (que era puesto su casamiento de primero , segund que 
avemos contado , con el Infante Don Enrique fijo heredero 
del Rey de Castilla ; é después que los Ingleses vinieron en 
Portogal fué puesto su casamiento con Eduarte fijo de Mo- 
lo sen Aymon) que se desatase aquel casamiento , é se ficiese 
con el Infante Don Ferrando fijo segundo del Rey de Cas- 
tilla 2 . E esto queria el Rey de Portogal , porque el Infente 
Don Ferrando , casando con su fija Doña Beatriz ^ seria Rey 
de Portogal , é non se mezclarla aquel Regno con el Regno 
15 de Castilla ; lo qual non avria lugar si casase cojí el Infante 
Don Enrique , por ser heredero de Castilla. Otrosi , que el 
Rey Don Juan diese é tornase al Rey de Portogal las veinte 
galeas que le avia tomado su Almirante en la batalla de la 
mar. Otrosí que soltase de la prisión al Conde de Barcelos 
Í20 Don Juan Alfonso Tello , que era su Almirante , é á to- 
dos los otros Caballeros é Escuderos, é ornes de qualesquier 
condición , naturales de Portogal , que fuesen presos en Cas- 
tilla. Otrosi que diese el Rey de Castilla á Mosen Aymon 
navios en que pudiese tornar para Inglaterra con las Compa- 
35 ñas que con él eran venidas , é que el dicho Mosen Aymon 
pagase el frete de los dichos navios. E esto era por quanto el 
Rey de Castilla tenia su flota delante de Lisbona -, é el Rey 

■ de 

2 ^¿ri?f. é fué partido el casamíen- dre de Eduardo Rey de Inglaterra 

to de Ja Infanta Doña Beatriz de Por- el Quarto de este nombre , y de Ri- 

togal , é de Duarte fijo de Moscb Ay- eardo el Tercero ^ que también fué 

mon Duque de Ayorc é de la Infanta Rey de Inglaterra. Deducían su des- 

Doña IsalJel fija del Rey Don Pedro, cendencia ds Filloa , hija de Leo^ 

Este Duarte ,6 Eduardo , fué Conde nelo Duque de Clarencia , hijo del 

de Rolanda , y murió sin dexar sU' Rey Eduardo el Valeroso , que fué 

cesión. De Ricardo su hermano , que el tercero de esta casa y linea de los 

fué Conde de Cantabrigia , y casó Plantaginetas. De Aymon Duque de 

con Ana hija de Roger Conde de Ayorque , y de la Infanta Doña Isa' 

la Marcha , fué hijo Ricardo , de bel descendió Enrico OBavo , Rey de 

sobrenombre Plautagiiieta , que fué ^a- Inglaterra for £arte de su madre. 



i6o Crónica DEL Rey 

A. C. de Portogal non avia navios. Otrosí fué acordado que el Rey 
1582. de Castilla diese ciertas arrehenes al Rey de Portogal fijos de 
Caballeros para complir é tener esto , es á saber , que el Rey 
faria tornar las veinte galeas que le fueron tomadas en la ba- 
talla de la mar : otrosi que Mosen Aymon iría seguro á In^ 5- 
glaterra en los navios que el Rey de Castilla le faria dar. E 
complio'se todo asi , que el Rey de Castilla dio las arrehenes, 
é luego fueron prestas las naos , é partieron Mosen Aymon é 
sus Compañas para Inglaterra. E el Rey de Castilla , é el de 
Portogal fincaron amigos , é los fijos desposados luego de pre- i o 
senté , segund fue tratado. 

CAPITULO III. 

COMO EL REY D. JUAN SOPO QUE LA RETNA 

Doña Leonor su mugcr era finada. 

ESto asi asosegado , partió el Rey Don Juan de Badajoz, 
é vinose para tierra de Toledo , é fué algunos dias do- 
liente en Madrid i . E estando alli sopo nuevas como la Rey- 
na Doria Leonor su muger era finada , é que moriera en la 1 5 
villa de Cuellar de parto de una fija que encaescio' , la qual 
vivió' poco tiempo después 2 . E el Rey ovo muy grande eno- 
jo dello , ca era muy noble seííora , é tenia el Rey della dos 
fijos , el Infante Don Enrique , que era el mayor , que es agora 
Rey, é el Infante Don Ferrando, que es agora Señor de Lara 3 . 20 
E el Rey mandó traer el cuerpo de la Reyna Doña Leonor 
su muger á la cibdad de Toledo , é fué y enterrado en la Iglesia 
de Sanóla Maria en la capilla que fizo el Rey Don Enrique. 4 

CA^ 

1 Con data í?w Madrid á 27. de murió la Reyna Doña Leonor sábado 
O^xibre. despachó Cédala mandando 12. de Agosto. , 
d la ciudad de Jaén que reciviese 3 En la Abrev. Señor de Lara , é 
á los Frayles de la Orden de Santo Duque de Peñatiel , é Conde de Ma- 
Domingo de los Predicadores , pues yorga é de Alburquerque. 

era su voluntad que fundasen con- 4 Véase un singular elogio de esta 

vento en ella en los palacios que fue- Reyna en el Compendio histórico de 

ron de los Reyes Moros. Xiinena Anal, los Reyes de Castilla , escrito por su 

de Jaén, pag. 360. E. Despensero , que se publicará en esta 

2 En í.'/ Compendio se dice que Colección. E. 



Don Juan el Primero. i6i 

A. C. 
CAPITULO IV. íjSz. 

COMO EL REY DE PORTOGAL ENVIÓ 

Mensageroí d tratar casamiento del Rey Don Juan 
con la Infanta Doña Beatriz su fija. 

EL Rey Don Juan, después de todo esto , estovo por la co- 
marca de Toledo , é vinieron á él á un logar que dicen 
pinto Mensageros del Rey de Portogal , é dixeronle , que el 
Rey de Portogal le enviaba decir , que pues él era viudo , é 

5 non tenia muger , que le placerla si él quisiese casar con la 
Infanta Doña Beatriz su fija , que avria entre ellos mas bien, 
é mas sosiego : ca él non avia otro fijo , nin fija si non aque- 
lla ; é si el Rey de Castilla la oviese por muger , que des- 
pués de sus dias del Rey Don Ferrando fincarla Rey de 

I o Portogal por razón de su muger la Infanta , que era herede- 
ra de aquel Regno. E el Rey Don Juan rescibio' muy bien 
á los Mensageros , é respondióles , que él avria su consejo so- 
bre esto que ellos le decian de parte del Rey de Portogal 
en razón deste casamiento , é les faria respuesta. 

CAPITULO V. 

COMO EL REY DON JUAN D IXO A LOS 
Mensageros , que le f lacia de casar con la Infanta Doña, 
Beatriz : / como envió sobre esta razón al Rey ds 
Fortogal al Arzobispo de Santiago. ^ 

X 5 TT? L Rey Don Juan , desque oyó á los Mensageros del Rey 
1^^ de Portogal lo que le dixeron sobre fecho de este casa- 
miento , ovo su consejo sobre ello : é como quier que era pues^ 
Tom. II. X to 

1 Todo lo que se expresa en este de la Era 1421. A. C T383. Véase 
capítulo pertenece al Año que se si- en las Adiciones á estas Notas un 
gue ; pues el poder que el Rey Don instrumento donde se inserta dicho 
Juan dio al Arzobispo de Santiago poder , y otras cosas relativas al ca- 
para tratar su casamiento tiene la Sarniento del Rey Don Juan con la 
fecha enTordesillas dii.de Marzo Infanta Doña Beatriz , según se ha* 

lia 



i6i2 Crónica delRev 

A. C. to casamiento de la dicha Infanta Doña Beatriz con el Infan- 
ijo2. te Don Ferrando su fijo , segund avenios contado , entendien- 
do el Rey cobrar el Regno de Portogal , dixo que le placía; 
é envió sobre esto al Rey de Portogai á Don Juan Garcia 
Manrique Arzobispo de Santiago , su Chanciller mayor , á tra- 5 
tar el dicho casamiento con ciertas condiciones é capítulos, 
é con poder de lo firmar. E el Arzobispo de Santiago llegó 
al Rey de Portogai , é ficieron sus tratos , en los quales avia 
estos capítulos : Primeramente , que non aviendo el Rey Don 
Ferrando de Portogai fijo varón , la Infanta Doña Beatriz su" 10 
fija , después de sus dias , heredase el Regno de Portogai : é ' 
que el Rey Don Juan casando con ella, se llamase estonce 
Rey de Portogai. Otrosí , que después de la vida del Rey de 
Portogai , la Reyna Doña Leonor su muger en su vida fuese.^ 
Regidora é Gobernadora del Regno de Portogai, é que ella" ií 
oviese poder de tomar omenajes é quitarlos en razón de los 
castillos , é que pudiese mandar facer justicia en el Regno , é 
labrar moneda. E que este regimiento é gobernamiento de to- 
do el Regno de Portogai toviese la Reyna Doña Leonor fasta 
que el Rey Don Juan de Castilla , é la Infanta Doña Beatriz- 20 
su muger oviesen fijo ó fija en edad de catorce años : é que 
estonce fincase el regimiento del dicho Regno de Portogai al 
fijo ó fija de los dichos Rey Don Juan é Infanta Doña Bea^ 
triz. Otrosí , nascíendo fijo varón , ó fija al Rey de Castilla de 
la dicha Doña Beatriz su muger , dejasen de se llamar Rey 2§ 
é Reyna de Portogai , é se llamase Rey de Portogai el dicho 
fijo del Rey Don Juan é de la Reyna Doña Beatriz ; é. que 
si fija fuese , que se llamase Reyna. E todos estos capítulos , é 
oíros fueron acordados é firmados é jurados por el Arzobispo 
de Santiago , por virtud del poder que tenia del Rey de Cas- 30 
tilla , con el Rey de Portogai. E asi se firmó el casamiento: ^ , 
é el Arzobispo de Santiago envió decir al Rey Don Juan, co-^ 
mo su casamiento era ya firmado con la Infanta Doña Beatriz: 

á 

lia en Sonsa , Historia Genealog. de veinte oficiales que vivan é moren en Ja 

la Casa Real de Portugal t. I. pag. 296. cibdad , asi Cottio maestros de facer 

En ¿a tnisma villa de Tordesidas á i. ballestas , é frenos , é sillas , escusados 

de Abril concedió á la ciudad de de rentas y pechos Reales. Cascal. 

Murcia frivile¿io fara que tuviese Hist. f. 147. ¿\ ■. 



Don Juan el Primero. 163 

á la qnal , luego que el casamiento fué firmado , llamaron Rey- A. C. 
na de Castilla. Otrosí envió decir al Rey Don Juan , como avia iJ^^- 
puesto con el Rey de Portogal que se ficiesen las bodas del 
é de la Reyna Doiía Beatriz su esposa en la villa de Yelves, 
^ d en la cibdad de Badajoz. E al Rey de Castilla, luego que 
sopo que su casamiento era afirmado , pldgole dende , é man- 
dó aparejar todas las cosas que cumplían para las bodas , é en- 
vió por Perlados é Señores é Caballeros que avian de ir con 
él : é luego vinieron. Otrosi envió por muchas nobles Dueñas 
I o de Castilla , que viniesen á Badajoz , para acompañar á la Rey- 
na Doña Beatriz su muger que avia de ser. 

CAPITULO VI. 

T>B LO QUE ACAESCIÓ ESTE AÑO EN 

el Regno de Francia. 

ESte Año los de la tierra de Flandes rebelaron contra el 
Conde de Flandes su señor , é pelearon con él , é ven- 
ciéronle delante la villa de Brujas una legua de la villa , en 

I ^ un logar que dicen Mala , el dia de Sanóla Cruz de Mayo i . 
E el Conde , después de aquel vencimiento , vinose al Rey 
Don Carlos VI. de Francia , que era su señor soberano ; ca 
de la tierra de Flandes las apelaciones van al Rey de Fran- 
cia : é el Conde se le querelló , é pidió ayuda. E el Rey de 

20 Francia le respondió que le placia de le ayudar : é fué para 
Flandes , é los del Condado tenían cercada una villa del Con- 
de su señor , en la qual estaban muchos Caballeros suyos , é 
dicen á la villa Audenarda. E el Rey de Francia envió á los 
de Flandes sus Mensageros , los quales eran un Obispo que 

25 después fué Cardenal de Laon , é un Rico eme que decían 
Raúl de Rayneval , é un Presidente del su Parlamento que 
decían Mosen Arnao de Corvia , á les decir , que él quería ser 
juez é avenidor .deste fecho , é que ellos descercasen aquella 

X 2 vi- 

,1 Robi'ríoGaain3!o,y Paulo Emi- giia for las Historias de Flandes 
lio escriben que esta batalla de Brii- que fué el 1382. conformando con el 
jas se dio Año 1381. fero se avert- tiempo en que la ^one el Cronista, 



1 64 CronicadelRey 

A. C. villa. E los de Flandes non lo quisieron facer , nin le dieron 
.IJ82. á ello buena respuesta: é por tanto el Rey de Francia entró 
en tierra de Flandes , é levaba consigo estonce seis mil Ornes 
de armas de Caballeros é Escuderos , ca non espero mas. E 
segund decian los que los vieron , en aquellos seis mil Omes 5 
de armas que eran con el Rey de Francia avia tres Duques, 
é veinte é dos Condes , é ciento é veinte pendones de Ricos 
ornes. E estos se ayuntaron con él en quince dias , que los 
envió llamar para que fuesen con él á la dicha batalla. E los 
tres Duques eran el Duque de Berri , é el Duque de Bor- i o 
goiía hermano del Rey Don Carlos su padre , é el Duque 
de Borbon hermano de la Reyna su madre. E desque entró 
el Rey de Francia en la tierra de Flandes cobró luego una 
puente que es sobre un rio en un logar que dicen Cominas, 
é alii ovo alguna vuelta , é morieron seiscientos omes de Flan- 1 5 
des : é después luego se le dio la villa de Ipre. E los que 
tenian cercada la villa de Audenarda , que eran Flamencos , 
vinieron pelear con el Rey de Francia , é era Capitán dellos 
nn grand ome que decian Phelipe Artevelle 2 ^ é pelearon 
al alva del dia en un campo que dicen Rosembert. E eran 20 
con Artevelle ochenta mil omes de Flandes 3 , é fueron desba- 
ratados los de Flandes , é morieron dellos en ese dia en aquella 
batalla veinte é seis mil omes 4 : é fué esta batalla jueves vein- 
te é siete dias de Noviembre dia de Sant Fagund é Sant 
Primitivo , é duró la porfía quanto media hora antes que pa- 25 
resciese quien ganaba ó perdia : é todos los de Francia pe- 
learon á pie en muy buena ordenanza. E el Rey de Fran- 
cia non avia aquel dia quando fué aquella batalla mas de trece 
años : é por quanto era de tan pequeña edad é de cuer- 
po , iba en un rocin pequeño , é sin espuelas , é iban con él 30 
once Caballeros , á los quales fué acomendada la guarda del 
cuerpo del Rey , los quales eran estos : Poserol señor de Ray- 
neval , é el Vesgue de Villaines que era en Castilla Conde de 
Ribadeo , é Pero López de Ayala que el Rey de Francia 
ficiera estonce su Camarero , é Mosen Amenny de Pomieres, ^^ 



2 Abrev. un orne de Gante que 3 ocho mil omes armados. 

decian. . . 4 seis mil ornes ; é fue. . . 



Don Juan el Primero. 165 

é Mosen Guid Lebaneux , é Mesen Guillen de Bordas , é 
Mesen Charles de Bovilla , é Mosen Nicolás Peynel , é el 
Vizconde de Darsy que decían Mosen Juan de la Persona , é 
el Banderan de la Huesa , é Mosen Enguerrant de Heluin Se- 
c nescal de Belcayre : é asi eran once Caballeros 5 . E murie- 
ron de los del Rey de Francia aquel dia veinte é seis Caba- 
lleros é Escuderos é ornes de cuenta , é non mas. E después 
desta batalla el Rey de Francia estovo en Flandes en una villa 
que dicen Contray tratando con los de Gante un mes , é 
1 o puso treguas , é que ellos enviasen á él sus Mensageros á Pa- 
rís : é asi lo ficieron. E el Rey de Francia , cjuando partid de 
Flandes , fizo levar los cuerpos de los veinte é seis Caballeros 
é Escuderos suyos que morieron en la batalla , muy honrada- 
mente con paños de oro , á la su cibdad de Tornay : é estando 
15 él alli fizóles facer sus exequias é cumplimientos en la Igle- 
sia del Monesterio de Sant Martin de la dicha cibdad. E des- 
pués de la Misa dio el Rey á los Monges de aquel Mones- 
terio quince mil francos para facer una capilla do' aquellos 
veinte é seis Caballeros é Escutieros fuesen enterrados : é dio- 
so les mas otros quince mil francos para comprar posesiones é 
heredades para dotar capellanías que cantasen por sus ánimas 
dellos. E partióse el Rey de Francia de Tornay , é fuese 
para París. 



A.C. 

i'íSa. 



ANO 



5 Frosardo escribe , que fueron 
nombrados fara la guarda de la per- 
sona del Rey los Caballeros siguien- 
tes : el señor Rovoval , el Veguer de 
Vilanes , el señor de Amenny de Po- 
mieres , el señor Nicolás Peynel , el 
señor Engarra de Huedi , el Vizconde 



de Darsy que llamaban laPrcsona^ el 
señor Guido de Lebaneux ^ y el señor 
Guillen de las Bordas. £« ellos confor- 
vía D. Pedro Lofez de Avala, j solo 
difiere en los tres que añade ; rnas 
parece que se le debe dar crédito, 
pues dice que fué 'uno de ellos. 



A. C. 



i66 Crónica del Rey 

~ AÑO QUINTO 

QUE EL REY DON JUAN REGNÓ, 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos é ochenta é tres; 
é de la Era de César , segund costumbre de España , de mil 
quatrocientos é veinte é uno ; é del Criamiento del mundo , se- 
gund la cuenta de los Hebreos , cinco mil ciento é quarenta 
é tres ; é de los Alárabes , en que Mahomad comenzó 
su se¿ta, setecientos é ochenta é cinco. ^ 

CAPITULO I. 

COMO SE FIRMÓ EL CASAMIENTO DEL REY 

Don Juan con la In-fanta. Doña Beatriz jija del Rey 

de Portugal : é como fueron jurados los tratos ^ 

é casó el Rey Don Juan. 

SEgund ya avernos contado , Don Juan Garcia Manrique 
Arzobispo de Santiago , después que ovo firmado con 
el Rey de Portogal el casamiento del Rey de Castilla con la 
Infanta Doña Beatriz de Portogal , lo fizo saber al Rey , é 
envióle decir como el Rey de Portogal estaba muy mal do- e 
liente de dolencia que non podia mucho vivir , é que non po- 
dia venir á sus bodas •■, pero que la Reyna Doña Leonor su 
muger , é todos los Grandes del Regno de Portogal estaban 
prestos para ser en Yelves , é traer allí á la Infanta Doña Bea- 
triz , con la qual él avia de casar. E luego el Rey ordeno ^o 

to- 

I A princij)ios de este Año pa- tratar , convenir y pacificar las di- 
rece se trataba convenio entre el Rey ferencias , contiendas y guerras que 
D.Jiian, y el de Inglaterra, y sus tíos habian U , Sus tios , futrientes y 
casados con las hijas del Rey Don subditos con Johan hijo de Enrique 
Pedro , pies en la. Colección de Ri- pro Rege Castellae & Legionis se ge- 
mer hay un fwder dado por Ricar- rente , y otras personas de su sangre, 
do II. en Westminster á i . de Abril subditos , amigos y aliados , y esti- 
d un Obispo y dos Doctores , para ^ular paz y amistad con él. E, 



Don Juan el Prijiero. 167 

todas las cosas que cumplían para las dichas bodas, é fué para A. C. 
Badajoz , é llego y al comienzo de Mayo deste Año 2 . E la i3^J-' 
Reyna de Portogal Doña Leonor , é su fija Doña Beatriz , 
que llamaban ya- Reyna de Castilla , eran' en una villa de Por- 

c togal que llaman Estremoz : é estando en aquellos logares 
ordenando los tratos que dicho avemos que eran puestos en- 
tre el Rey de Castilla é el de Portogal sobre razón del di- 
cho casamiento , el Arzobispo de Santiago tomo juramento al 
Rey de Portogal,. é á todos los Grandes de su Regno sobre 

10 el cuerpo de Dios en el altar. E el Rey de Portogal envió á 
Don Martin Obispo de Lisbona , é á otros de su consejo á 
Ba,dajoz , do estaba el Rey de Castilla ,é tomó del , é de todos 
los Grandes que con él eran juramento sobre el cuerpo de 
Dios consagrado de tener é guardar los dichos tratos : é vi- 

1 5 nieron alli á Badajoz todos los grandes Señores que eran en 
Portogal , que ficieron el juramento. Otrosi la Reyna Doña 
Leonor de Portogal , é su fija la Infanta Doña Beatriz , que 
se llamaba ya Reyna de Castilla , vinieron para Yelves , que 
es á tres leguas de Badajoz , é ficieron poner muchas tiendas 

20 fuera de la villa : é el Rey de Castilla vino alli , é vieronse 
en uno él é la Reyna Doña Leonor , é alli se ficieron las 
fiestas de las bodas , estando y todos los Grandes señores del 
Regno de Portogal , é muchos de Castilla. E todos los Perla- 
dos é Ricos ornes é Caballeros que y eran con él ficieron 

2^ juramento en la cibdad de Badajoz , presentes los Procurado- 
res del Rey de Portogal , é muchos Señores del su Regno, 
todos sobre el Cuerpo de Dios , de tener é guardar los dichos' 
tratos , segund lo avian jurado el Rey de Portogal é los suyos. 
E esto fecho , otro dia fué el Rey ver la Reyna de Portogal 

20 su suegra, é falló que salia á él fuera de la villa de Yelves á 
las tiendas que ende estaban , é alli traxieron á la Reyna Doña 

Bea- 

2 Qwda not.Tdo que por el mes mandándole repartir á su costa la 
de Marzo , y principios de Abril se presa del rio Or-oigo por donde ve- 
hallaba el Rey en 1'ordesillas. ^ 21. nia el agua al lugar de Santa Ma- 
del propio mes de Abril estaba en riña del Rey , que él , 6 sus criados 
Medina del Campo , donde expidió hablan desbaratado ' , y condenan- 
Cédula ton inserción di la sentencia dolé en las costas del pleyto. Axcimsx 
pronunciada contra Pedro Suarez de de la Igl. de Astoiga. £. ;, 
Qiññones 'Adelantado mayor de Leotti " " ' 



i68 Crontca del Rey 

A. C. Beatriz , que estonce avia de tomar por su muger : é tomo'la, 
I J^J- é traxola consigo ese dia para Badajoz , é otro dia se velo con 
ella , é alli fueron fechas grandes fiestas , estando y los Seño- 
res é Ricos ornes é Caballeros de Portogal , é muchos de 
Castilla. 5 

CAPITULO II. 

COMO EL REY DE ARMENIA LLEGO AL REY 
Don Juan m Badajoz. 

Estando el Rey Don Juan en Badajoz en este tiempo que 
facia sus bodas llego y el Rey de Armenia , que de- 
cían León V. é era de los Reyes de Chipre , de un li- 
nage muy alto que decian Lusiñano , é venia de Bibilonia, 
do estoviera preso en poder del Soldán , é le librara de la pri- lo 
sion por ruego del Rey Don Juan , segund que avernos con- 
tado. E el Rey , quando sopo que el Rey de Armenia ve- 
nia , avia enviado á los términos del Regno Caballeros que 
viniesen con él , é muías , é apostamientos , é vaxillas de pla- 
ta , é mandó que le ficiesen por todo el Regno de Castilla i ^ 
mucha honra é servicio : é asi lo ficieron. E el dia que llego 
el Rey de Armenia á Badajoz salió el Rey Don Juan á le 
rescebir una legua de la cibdad : é quando el Rey de Arme- 
nia vido que el Rey venia , dixo á los que venian con él , que 
le mostrasen do venia el Rey de Castilla : é ellos se le 20 
mostraron , diciendo le asi : „ En esta gente que agora viene 
,„ delante vos , do traen el espada alzada , viene el Rey de 
,, Castilla. " Estonce el Rey de Armenia , desque le vio cerca, 
descavalgó de la muía en que venia , é fincó los finojos en 
tierra , é tiróse el sombrero é el capirote de la cabeza. E el 25 
Rey Don Juan , quando aquello vio , descavalgó de su muía, 
é todos los Seiíores é Caballeros que alli eran se pusieron á 
pie. E el Rey de Armenia dixo al Rey de Castilla: ,, Señor, 
„ yo só el que debo facer tal reverencia á la vuestra Real Ma- 
„ gestad , como aquel que por vos , é por la vuestra bondad 30 
„ só librado de tan cruel é dura prisión como yo estaba. " 
E el Rey de Castilla le abrazó , é dieronse paz , é cavalgaron 
luego. E otro dia el Rey Don Juan le envió muchos paños 

de 



Don Juan el Primero. 169 

de oro é de seda , é muchas joyas , é doblas , é vajillas de plata, A. C. 
é didle para en toda su vida la villa de Madrid , é la de Villa- i J^J* 
real , é la de Andujar con todos sus pechos é derechos é rentas 
que en ellas avia , é dióle mas en cada año para en toda su 
5 vida ciento é cinquenta mil maravedís. 2 

CAPITULO III. 

COMO LLEGARON AL REY CON EL REY 

de Armenia los Mensageros que avia enviado al Sol- 
dan de Babilonia : é de la Carta que le envió 
el Soldán. 

DEspues que el Rey de Armenia ovo fecho su reveren- 
cia al Rey Don Juan , llegaron á él los Mensageros 
suyos que avia enviado al Soldán de Babilonia con sus car- 
tas de ruego por facer delibrar de la prisión al dicho Rey de 
Armenia , é dieronle una carta que el Soldán le enviaba , el 
I o traslado de la qual es éste : é dieronle también otra carta que 
le enviaba el Alguacil del Soldán , de la qual pornemos des- 
pués el traslado. 

,,E1 Rey alto regnante , Rey justo , seiíor noble , justl- 
„ Clero , conqueridor , hermitaño , defendedor , é favorable 
15 ,, vencedor , mejoramiento del mundo é de la fé , Rey de 
Tom. IL Y ,, la 

I Los Historiadores de Madrid Oítubre , confirmando á la villa sus 

traen el poder que la villa junta en fueros y privilegios. En la Colección 

concejo en la Iglesia de San Salva- de Rimer hay un poder de Ricardo 

dor dio el dia 2 . de Oótubre de este II. de Inglaterra dado en Westnt. 

año 1^1%^. á Diego Fernandez de Ma- d 22. de Enero de 1386. para ira- 

drid , Alvar Fernandez de Lago , tar de paz con Francia á requisi^ 

Alfonso Garda ,y Diego Fernandez cion del Rey de Armenia. Otro ins- 

de Castro , para que en su nombre trumento concediendo al Rey de Ar- 

hiciesen omenage al Rey de Arme- menta mil libras de moneda Inglesa 

nia\un privilegio del Rey Don Juan al año, para mantener su estado^ 

dado en las Cortes de Segovia á 12. mediante que por permisión de Dios 

ds Oítubre del mismo año , para que se hallaba desposeido de su Reyno. 

la villa no fuese enagenada de la Y en 12. de Marzo dio salvo con- 

Corona , diciendo que si la habia daño para que el Rey de Armenia 

dado al Rey de Armenia , era solo fuese y volviese de Inglaterra con sus 

por su vida : y otro instrumento del Vasallos y criados , y con quarenta. 

Rey de Armenia , Señor de Madrid, caballos. Murió el Rey de Armenia 

Villareal y Andujar , firmado REY en París año 1391. E. 
I-EON, en Segovia á 19. del laisino ' 



I jo Crónica DEL Rey 

A. C. ,,la morisma é de los Moros , averiguador de la justicia en los 
ij8j- ,, mundos, atendedor de los agraviados, é destroidor de los 
,, agraviadores é de los hereges é descreidos , conqueridor de 
„ las tierras é de los Regnos é de los climas , heredero del se- 
,, ñorio de los Arábigos é de los Ladinos é de los Turcos , 5 
,, Alexandre del tiempo , señor de la guerra , ay untador de 
„ las palabras de creencia , sombra de Dios en la tierra , afir- 
„ mador de la su ley é de los sus mandamientos , asegurador 
„ de las carreras de los romerages , servidor de las dos casas 
j, sanólas , é señor de los Reyes é Emperadores, ensalzado 10 
,,Rey de los creyentes Abulanayche Hagi , fijo del Rey 
„ de fé , Rey noble defendedor del mundo é de la fé Abul- 
„ nafehete Huave , fijo del Rey honrado noble del mundo é 
„ de la fé Abulmahibi Hucayne , fijo del Rey defendedor 
,,del mundo é de la féMahomad, fijo del Rey Almanzor , ir 
,, espada del mundo é de la fé , ensalce Dios su regnado , é 
„ defienda sus gentes , é sus ayuntamientos , é su caballeria. 
,, Acresciente Dios la nobleza de la presencia honrada del Rey 
„ grande honrador , ensalzado , presciado , esforzado , el Caba- 
,, llero de prez , el león Juan , defendedor de la Christiandad, 20 
„ homador de la gente de Jesu , corona de la ley de Christus 
„ defendedor de las partes de los enemigos , afirmador de las 
,, gentes de la Cruz, facedor de los Caballeros , fermosura 
„ de las noblezas é de las coro'nicas , amigo de los Reyes é 
,,delos Emperadores, señor de Castilla, é de los otros seño- sr 
,, rios que son con ella , é de las villas que él cobro' , é de los 
,, señoríos que él enseñorea : al qual Dios non quite su amo- 
,, rio , é le acresciente en noblezas , alcanzando lo que cobc}¡- 
„cia de la nuestra merced honrada, en la qual es adelantado 
.„ é afirmado , é bien aventurado en las sus intenciones , é en nQ 
,,sus Mandaderos, é mandaderias. Parescieron sus presentes 
5, merescientes del agradescimiento convenible al amorio , é 
,, recudió' el nuestro rescebimiento al complimiento de la 
,,su demanda, E conviene declarar al su saber bienaventu- 
j,rado, que las sus cartas nos llegaron por los sus servidores or 
,, honrados sus Mensageros presciados (aderescelos Dios): 
„ las quales cartas nos honramos , é vimos lo que en ellas se 
„ contiene del su amorío , é de la su amistad , é de la su bien 

„ que- 



Don Juan el Primero. 171 

,, querencia, é del libramiento de los sus Mandaderos en ra- A. C. 
„zon del Rey de los Armenios , é de la Rey na, é de sus ^3^3- 
,, gentes , é de sus servidores , é de la su demanda de la núes- 
,,tra merced honrada. E por complir voluntad de la presen- 

5 ,, cia del Rey en lo que demando' de soltar al Rey de los Ar- 
,, minios , é á la Reyna , é á sus fijos é servidores , nos , des- 
,,que sopimos esto, afirmamos en amorio la demanda de la 
„ presencia del Rey , é parescieron nuestros mandamientos 
,, obedescidos en tirar los sus ocupamientos , é quitar los sus 

10 ,, enojos jca mandárnoslos soltar por complir la entencion de 
„ la presencia del Rey. E queremos que sea desto sabidor , é 
,, que lleve adelante lo que comenzó del amorio é de la amis- 
,, tad , é de la bien querencia , é que nos sean llegadas las sus 
,, nuevas , é de los sus recrescimientos , é de las joyas , é de 

15 ,,los presentes , é que agora sepa todo esto. E Dios le ade- 
„ resce la mejor de las carreras por la su merced , é la su ben- 
„ dicion : é asi lo quiera Dios alto é poderoso. Fecha á veinte 
„ é un dias de Rajab el sencillo , Era de los Alárabes de siete- 
„ cientos é ochenta é quatro aííos. " 

20 Concierta esta Era segund el cuento det almanaque á- 

29. dias de Septiembre , Año del Señor mil é trescientos é 
ochenta é dos , é de la Era de César mil é quatrocientos é 
veinte años. 

CAPITULO IV. 

DE LA CARTA QUE EL AMIRALLE, 

privado é consegero del Soldán de Babilonia , envió 
al Rey Don Juan. 



^'^Trosi un privado del Soldán , que decían Amiralle i 
ñor es este: 



25 v_/ envió otra carta al Rey Don Juan , de la qual el t*» 



„ Acresciente Dios ensalzado la vida del grande , prescia-i 
,,do, noble , esforzado , alto , franco , loado , Caballero de prez, 
,,leon bravo , enseñoreado loannes el sabidor en sus gentes, 

Y 2 „jus- 

I Eft los im^r. Almirable; Acaso deberá decir AvD.\tKVi. E. 



172 CronicadeíRey 

A. C. ,, justiciero en sus pueblos , honra de la ley de Christus , co- 
ijSj* ,, roña de la Christiandad , afirmador de la compaña de la Cruz, 
„ amigo de los Reyes é de los Emperadores : ensalce su esta- 
„ do , é guarde su salud , é renueve su placer. Adelántese es- 
,,ta escriptura al que sigue la fé adereszada , é teme el costre- 5 
„ ñimiento del dia del juicio. Conviene declarar al su saber, 
„que las sus cartas llegaron á nos por sus Mandaderos hon- 
„ rados ( aderescelos Dios) , en que se contiene lo que el Rey 
„ declaró en ellas de partes del Enseñoreado que eraen Ar- 
„ menia , é de la Reyna , é de sus fijos , é lo que pidió el Rey 10 
„ de gracia en razón del dicho Enseñoreado de Armenia , en- 
,, viando decir que en soltar al dicho Enseñoreado rescebi- 
,,ria merced : é envió rogar á los estados altos , é á las mer- 
„ cedes honradas , que le fuese fecha esta gracia de soltar al . 
„ dicho Enseñoreado de Armenia , é á la Reyna , é á sus fi- 15 
,,jos , é librar la presentación de la su mandaderia por los sus 
,,Mensageros ante las presencias que Dios acresciente la su 
,, honra , é todo lo demás que envió rogar é encomendar en 
,, razón de endereszar la petición de la merced. Vimos las di- 
5, chas cartas , é sopimos todo lo cjue en ellas se contiene , se- 
,, gund la manera que el Rey lo declaró : é llegaron los di- 
5, chos sus Mensageros con lo que en su poder venia , que 
,,fué enviado para las presencias altas , é presentamoslo an- 
,, te la merced del señorio honrado , é fué presciado ante la 
„ vista honrada , é alcanzó el bien complido. E leímos las di- 25- 
„ chas cartas del Rey ante los oídos honrados , é recontóse 
,, su fecho en los consejos altos , é pedimosles mercedes no- 
,, bles ,( acresciente Dios la su nobleza) , para que se cumplie- 
,, se la petición del Rey. E fué alcanzado rescebimiento hon- 
„ rado en razón de la petición , é correspondieron las merce- 30 
„ des honradas á lo que en esto pidió , é salieron los manda- 
„ mientos altos ( que Dios ensalce su señorio) con la gracia en 
,, razón del dicho Enseñoreado de Armenia , é de la Reyna, 
„ é sus fijos , é gente toda , que los enviase al Rey de Cas- 
,, tilla con los sus Mandaderos. E segund que esto pasó , en- 35- 
„ viamosle esta carta de respuesta con sus Mandaderos , é ade- 
,, reszamoslos , segund ellos contarán ante la su presencia lo 
„ que les fus respuesto á xaX petición. E él escuche todo es- 



20 



Don Juan el Primero. i 73 

,, to , é recuda á las mercedes honradas con acrescentamiento A. C. 
,,de amorío é afirmación de amistad , é honrarseha en el su ijSj- 
„ Regno , é publicarseha con ello entre su gente é pueblo : é 
„leve adelante lo que comenzó del su amorio con los esta- 

5 „ dos honrados , é aderescese en esta noble costumbre é com- 
,, plida regla , que siga con sus cartas é sus demandas , é con 
„ las cosas que le cumplan. E Dios le aderesce á las carreras 
,,mas declaradas en la su merced é gracia. Asi lo quiera Dios 
„alto. Fecho á veinte dias de Rajab el sencillo del año sie- 

10 „tecientos é ochenta é quatro de la Era de los Moros. 

Concierta esta Era segund el cuento del almanaque á 
528. dias de Septiembre , Aiío del Seríor de mil é trecientos 
é ochenta © dos , Era de César mil é quatrocientos é veintq 
años. 

CAPITULO V. 

COMO SOPO EL REY DON JUAN QUE EL 

Conde Don Alfonso su hermano era alzado en Gijón , é como 

fué allá : é de las Cortes que fizo en Segovia , é de 

las leyes que en ellas ordenó. 

35 j% Gora tornaremos á contar lo que después desto acaes- 
Jl\^ ció. Asi fué , que después que el Rey Don Juan par- 
tió de Badajoz , dó ficiera sus bodas , sopo como el Conde 
Don Alfonso su hermano estaba en Gijón , é bastecia sus for- 
talezas. E luego que lo sopo envió mandar á Pero Ferrandez 

20 de Velasco su Camarero mayor , é á Pero Ruiz Sarmiento 
su Adelantado mayor de Galicia , que fuesen para Asturias: 
é ellos ficieronlo asi , é levaron cartas del Rey para todos los 
Vasallos de tierra de León , é para los Concejos , que ficiesen 
por ellos asi como por el Rey. E entraron en Asturias , é lie- 

25 garon cerca de Gijón dó estaba el Conde. E el Rey dende 
á pocos dias fué para tierra de León , é dende para Asturias, 
é cercó al dicho Conde en Gijón , é estovo alli fasta que él 
salió , é todos los que con él estaban, á la su merced. E el 
Rey perdonó al Conde , é á los que con él eran : otrosí el 

20 Conde fizo ciertos recabdos al Rey por le facer seguro que 
él seria siempre en su servicio, E partió el Rey dende , é vi- 
no- 



174 Croxica del Re/ 

A. C. nose para la cibdad de Segovia , é allí fizo sus Cortes i , é 
i^Sj. muchas leyes é ordenamientos , de las quales pocas se guar- 
daron ; salvo una ley que fizo , en que mando que se non pu- 
.siese en las escripturas la Era de César , salvo el Año del Nas- 
cimiento de nuestro Salvador Jesu-Christo. 5 

CAPITULO VI. 

COMO EL REY DON JUAN MANDÓ TIRAR 

la Era de César , / poner el Año del Nascimiento de Nuestro 
: Señor Jesu-Christo : é como ovo nuevas que el Rey Don 

Ferrando de Portogal era muy enfermo ^ é d 
i _ peligro de muerte. . : 

EL Rey Don Juan , estando en estas Cortes , ordenó é 
mandó que en las escripturas que de aqui adelante se 
ficiesen se pusiese el Aíío del Nascimiento de Nuestro Señor 
Jesu-Christo , que comenzó este Año dende la Navidad en 
adelante , é fué Año del Señor de mil é trecientos é ochenta 10 
é tres ; é non se .pusiese la Era de César , que fasta estonce se 
usara en Castilla é en León. E fué muy bien fecho , é plogo 
á todos dello 2 . - 

Otrosi estando el Rey en Segovia sopo como el Rey de Por- 
togal su suegro estaba muy mal doliente de dolencia que non 1 5 
podia luengamente vivir : é envió allá algunos de quien fia- 
ba por saber el estado del Regno , é fablar con algunos de 
los de Portogal , porque acaesciendo muerte del dicho Rey, 
fallase el Regno en su obediencia , segund los tratos que sobre 
esto eran fechos. 



CA- 

I Eh estas Cortesa 15. de Sep- vincia : y con data de 3. de Oítubrc 

tlembre dio j)rivilegio á los de la tier- dio á la villa de Villareal de Urre- 

ra de Ayzarna en Guipúzcoa para chiia los mismos privilegios. Garibay 

gue poblasen la villa de Santa Cruz lib. 15. cap. 21, E. 
de Cestona co7i los privilegios y exen- 2 Véase en las Adiciones á estas 

dones de las demds villas de la Pro- Notas la ley que se hizo. E, 



Don Juan el Primero. 175 

A. C. 
CAPITULO VIL ijSj- 

COMO EL REY DON JUAN SOFO QUE ERA 

Jinado el Rey de Fortogal : é como ■prendió al Conde 

Don Alfonso. 

F Echas las Cortes de Segovla i , el Rey se partió' dende , é 
pasó los puertos , é fué á tierra de Toledo á un logar que 
dicen Torrijos : ca era su voluntad de ir á Sevilla. E estando y en 
el mes de Odubre deste año ovo nuevas como el Rey Don Fer- 

^ rando de Portogal su suegro era finado 2 : é aun ovo cartas de 
grandes om'cs del Regno de Portogal en que ge lo facian sa- 
ber , pidiéndole por merced que quisiese ir allá. E el primer 
eme del Regno de Portogal que le escribió como el Rey 
Don Ferrando era finado , é que acuciase su camino en ir á 

I o tomar el Regno de Portogal , que pertenescia de derecho á la 
Reyna Doña Beatriz su muger , fué Don Juan Maestre Da- 
vis , hermano del Rey Don Ferrando de Portogal, que después 
se llamó Rey de Portogal , segund adelante oyredes. E el 
Rey partió de Torrijos , é fué para Toledo , é alli fizo facer 

15 complimiento por el Rey de Portogal. E luego tomó voz 
é armas de Portogal : é desto non plogo á todos los del su 
consejo ; que algunos quisieran que atendiera primero á saber 
la voluntad dé los del Regno de Portogal. 

El Rey partió de Toledo para la Puebla de Montalvan 3 , 



1 Se hallaba todavía en Segovia 3 "En la Puebla dcMontalvaii á 1 7. 
á 16. de Odubre en cuyo dia los di~ ác'íio\\tmhvc despachó título de Ade- 
futados de la villa de Cuellar , que lantado mayor del Reyno de Mur- 
el Rey Iiabia dado en arras á la cia d Alfonso Yañez Fajardo, dscú. 
Reyna Doña Beatriz, la hicieron Hist. Disc. VIH. cap. 10. Se hallaba 
fleyto omenage en manos de Roi entonces el Rey muy escaso de mo- 
Martinez su Mayordomo mayor ¡ ha- neda para los gastos en que se iba 
liándose presentes D. Alfonso Obispo d empeñar , y determinó pedir un 
de la Guardia su Chanciller mayor, enprestido d los vecinos principales 
Alfonso Estebanez su Capellán ma- y ricos de las ciudades. Véase en 
yor , y Don Juan Obispo de Calahor- las Adiciones á estas Notas la carta 
r<?. Colín. Hist. deSeg. cap.26. §.7. £'. que escribió a los de Murcia , en- 

2 Murió jueves 22. de Oftubre viandosela con el dicho Alfonso Ya- 
■«ntre ■]. ^ Z, de lanoche.'S.. ñez. 'E. 



176 Crónica DEL Rev 

A. C. é alli prendió aí Conde Don Alfonso su hermano. E la razoft 
ijSj- era ésta, segund que el Rey decía : que el dicho Conde /des- 
pués que partió' de Gijon , é viniera á la su merced , errara en 
enviar algunas cartas á Portogal contra su servicio ; aunque el 
Conde decia quél nunca tal cosa ficiéra, E el Rey envió al 5 
Conde preso luego ese dia que le prendió al castillo de Mon- 
talvan , que es á dos leguas de alli : é después le levaron al 
Alcázar de Toledo , é fué entregado á Don Pero Tenorio, Ar- 
zobispo de Toledo : é dende leváronle al castillo de Almo- 
nacir, é en él estovo preso grand tiempo. E dio el Rey es- 10 
íonce la tierra de Norueña á la Iglesia de Oviedo , é confisco 
para su Corona todos los otros bienes que el Conde avia ea 
Asturias. 

CAPITULO VIII. 

COMO EL REY DON JUAN PRENDIÓ 

al Injants Don Juan di Tortogal. 

QUando el Rey Don Juan ovo nuevas como el Rey Don 
Ferrando de Portogal era finado , mandó luego pren- 1 5 
" der al Infante Don Juan de Portogal , hermano del 
dicho Rey de Portogal , é llevarle preso al Alcázar de Toledo. 
E decia que á este Infante non le prendía por ninguna cosa 
que él ficiese contra su servicio ; mas porque se rescelaba que 
algunos de Portogal quisiesen tomar á él por Rey , ante que 20 
4 la Reyna Doña Beatriz su muger , é que él oviese la pose- 
sión del Regno : é que fasta que todo esto fuese asosegado, 
que le quería tener preso , porque non le ficiese bollicio. E 
así lo fizo decir al dicho Infante Don Juan. 

CAPITULO IX. 

COMO EL REY DON JUAN QUERÍA ENTRAR 

en el Regno de Portogal , é los consejos qiie ovo 
sobre ello. 



L Rey Don Juan , desque sopo que el Rey Don Fer- 
^ rando de Portogal era finado , luego envió por Com- 
pañas é Ornes de armas para entrar en Portogal. Enpero sobre 

es- 



J á 



25 



Don Juan el Primero. 177 

esto oyó grand consejo en el logar de la Puebla de Montal- A. C. 
van : é ovo y algunos que decían , que el Rey non debía IJ%' 
entrar en Portogal , segund los tratos fechos entre él é el Rey 
de Portogal , é que complía mucho á su servicio , pues los di- 

5 dios tratos eran jurados é firmados , de los tener é guardar , 
é tomar otras maneras con los de Portogal , en guisa que él 
non fuese , nin entrase por fuerza , nin con gente de armas en 
el dicho Regno : lo uno , porque asi el juramento seria tenido, 
é guardada la verdad segund que la puso ; é lo al , porque 

10 si el Rey entrase en el Regno de Portogal con Comparias 
de armas , non podría escusar de non facer daño en la tierra 
en tomar viandas , é cresceria el omecillo entre los de Cas- 
tilla é de Portogal : é que si entrase con poca gente , que 
seria peligro. Asi que les parescia á los que este consejo da- 

1 5 ban , que era bien que el Rey se fuese para Salamanca , é que 
non enviase por ninguna gente de armas , é que dende allí 
enviase sus Embajadores á los del Regno de Portogal , por los 
quales les enviase decir , como él avia sabido que el Rey Don 
Ferrando de Portogal era finado , é que bien sabían ellos como 

20 fincara por heredera del Regno de Portogal su fija la Rey na 
Doña Beatriz muger del dicho Rey Don Juan , é que sobre 
esto avia ciertos tratos é recabdos entre ellos é entre los Reg- 
nos de Castilla é de Portogal con fuertes juramentos de la 
manera que se avia de tener en estos fechos. E que en tanto 

35 que esto enviase el Rey mostrar á los de Portogal por acor- 
dar con ellos como debía facer, que se llegase á la cibdad de Sa- 
lamanca , que es acerca del Regno de Portogal , é que dende 
allí les ficiese saber que su voluntad era de tener é guardar 
todo lo que era contenido en los dichos tratos , segund que lo 

30 tenia con ellos firmado é jurado; pero que si ellos é el Regno 
de Portogal entendían que avia alguna cosa mas de emendar, 
o' de menguar en los dichos tratos , que fuese provecho é hon- 
ra del Regno de Portogal , seyendo guardado servicio del 
Rey de Castilla é su derecho , que él estaba muy contento 

35 dello: é que para esto concordar , que el Regno de Porto- 
gal enviase á él sus Embajadores los que les pluguiese , que 
llegasen seguros á la cibdad de Salamanca do él estaba , é 
que veria todo esto con ellos , é lo concordaría. Otrosí los que 
Tom. II. Z es- 



178 CronicadelRey 

A. C. esto decían daban su consejo , que el Rey ficiese á los Emba- 
* J^J- jadores de Portogal que á él viniesen mucha honra , é partiese 
con ellos de sus joyas , é les dixese todas estas razones que 
dicho avernos , como á él placia de tener aquellas maneras 
con ellos que fuesen á su servicio, é aprovecho é honra del Reg- e 
no de Portogal , é dellos mesmos. Otrosí que les dixese , que 
bien sabían como en los tratos que eran firmados é jurados 
entre él é el Rey Don Ferrando de Portogal se contenia , que 
la Reyna Doíía Leonor , muger que fuera del Rey Don Fer- 
rando de Portogal , é madre que era de la Reyna Doña Bea- i a 
triz su muger , avia de ser Gobernadora del Regno de Porto- 
gal , fasta que el Rey Don Juan oviese fijo ó fija de la Reyna 
Doña Beatriz su muger , é fuese en edad de catorce años ; é 
que á él asi le placía de lo guardar é tener. Enpero si al 
Regno de Portogal páresela otra manera de regimiento , é que 1 5 
otros algunos de los naturales de Portogal , guardando su ser- 
vicio , fuesen Regidor , ó Regidores , que á él placia dello, 
o otra manera de regimiento qual á ellos ploguiese. E decían 
los que este consejo daban al Rey , que diciendoles estas ra- 
zones los Mensageros que él enviase , los de Portogal se asegu- «20 
rarian, é les placería de las maneras que el Rey quería tener con 
ellos , é con el Regno de Portogal , é asosegarían sus volun- 
tades. E otros ovo en el consejo del Rey que díxeron , que 
aquellos tratos fueron fechos contra honra del Rey , é aun 
contra derecho , é que non valían, nin debían ser guardados; 25 
é que era lo mejor , antes que los de Portogal se apercibiesen, 
entrar en el Regno poderosamente , é tomar su derecho : é 
que luego partiese de allí , é tomase su camino para Porto- 
gal : é sí alguna avenencia oviese de aver , que mas servicio 
era del Rey que se ficiese en el Regno de Portogal , que non 30 
estando él en Castilla. E el Rey avía voluntad de cobrar el 
Regno de Portogal , é allegóse mas á esta razón , teniendo 
que si él entrase con gente de armas en el Regno de Por- 
togal , que le obedescerían todos , é cobraría todo el Regno , 
é que en esto non avia dubda ninguna. 35 



CA- 



Don Juan el Primero. 17^ 

CAPITULO X. ij8j" 

COMO EL OBISPO DE LA GUARDIA DIXO 

al Rey Don Juan , qm le darla la cibdad de la Guardia : 
/ como algunos del sti^onsejo ge lo estorbaban , dicien- 
do , que non complia al su servicio d& lo 
facer asi. 

Estando el Rey en este consejo , si entraría en el Regno 
de Portogal , d non , estaba en la su Corte el Obispo de 
la Guardia , que es en Portogal , que era Chanciller de la 
Reyna Doña Beatriz su muger , que le diera por su Chanci- 

5 11er el Rey Don Ferrando de Portogal su padre quando ca- 
sara , é era un orne bueno é honrado : é con buena volun^ 
tad dixo al Rey de Castilla , que la cibdad de la Guardia , don- 
de él era Obispo , era frontera de Castilla , é muy fiíerte cib- 
dad , é que todos los mas que alli vivian eran sus criados , é 

10 farian lo que él les mandase : é que si su voluntad era de ir 
allá , que él le faria luego acoger en ella. E al Rey plogo 
mucho dello , é tovogelo en grand servicio : é por esto que 
el Obispo le dixo , é porque lo avia en voluntad , acordó de 
entrar en Portogal luego. E partió de la Puebla de Montal- 

15 van dó estaba , é envió por Compañas é gentes de armas, 
que se viniesen luego para él dó quiera que él fuese. E fué 
para la cibdad de Plasencia , é levó consigo la Reyna Doña 
Beatriz , é alli dixo á los de su Consejo como el Obispo de 
la Guardia le dixera que le daria la cibdad de la Guardia , é 

20 qué les páresela de esto. E algunos le dixeron , que bien sabia 
que avia ciertos tratos jurados con los de Portogal , que los 
non debia pasar : é que él entrando en esta manera en aquella 
cibdad , los del Regno de Portogal se temerian del , diciendo, 
que aunque ellos non quisiesen, él queria tomar el Regno, 

55 é apoderarse del. Otrosi decian los que esto le consejaban, 
que segund los tratos , él non lo podia facer , pues que la 
gobernación fincaba en la Reyna Doña Leonor su suegra. 
Otrosi le dixeron , que ellos avian sabido como en la cibdad 
de la Guardia avia un castillo bueno , é que le tenia un Escu- 

Z2 de- 



l8o CROíítCADELREY 

A. C. dero que non era de la parte del Obispo ; é que non le com- 
^ jSj- plia entrar en la cibdad de la Guardia para non cobrar el di- 
cho castillo. Otros ovo en el Consejo del Rey que dixeron , 
que era bien que el Rey fuese é cobrase la cibdad de la Guar- 
dia , ca es cabeza de grand tierra que alli es llamada la Vera, 5 
é que avia en la dicha tierra muchos Ricos omes é Caball e- 
ros é Escuderos que se vernian al Rey , é que querrian mas 
ser so el seííorio suyo é governanza , que non de la Reyna 
Doña Leonor su suegra. E el Rey avia grand talante é vo- 
luntad de entrar en el Regno de Portogal , é tomo su cami- 10 
no para la Guardia , é envió al Obispo adelante , para que 
toviese concertado como el Rey fuese rescebido en la dicha 
cibdad. 

CAPITULO XL 

COMO EL REY ENTRÓ EN LA CIBDAD 

di la Guardia, , é como vinieron a él Ricos ornes é Ca-' 
balkros de la Vera^ 

QUando el Rey Don Juan llegó á la cibdad de la Guar- 
dia non ivan con él mas de veinte é cinco ó treinta 15 
' Omes de armas de oficiales suyos que andaban con 
él de cada dia. E el Obispa de la Guardia salió á él con su 
Clerecía , é rescibióle en la cibdad con la mejor solemnidad 
que él pudo ; pero el Alcayde del castillo non quiso salir al 
Rey , é estovo quedo en su castillo. E dende á tres dias 20 
llegaron al Rey Compañas de gentes de armas de Castilla , 
é cada dia le venian mas , en guisa que en los dias que y esto- 
vieron le llegaron quinientos Omes de armas. E estando el 
Rey Don Juan en la cibdad de la Guardia vinieron á él 
algunos Ricos ornes é Caballeros é Escuderos que vivian en Í25 
aquella comarca que dicen la Vera , los quales eran estos: 
Vasco Martínez Dacuña , é Martin Vázquez su fijo , é otros 
sus fijos , é Martin Alfonso de Merlo , é Ferrand Alfonso de 
Merlo , é Alvar Gil de Caraballo , é el Alcayde de Almey- 
da , é otros: é el Rey rescibiólos bien , é dixoles que le ficie- 30 
sen pleyto é omenage por los castillos é fortalezas que te- 
nían. E ellos ficieron omenage de rescebir é aver por su Reyna 

c 



Don Juan el Primero. i8i 

é su señora á la Rey na Doña Beatriz su mugar , é á él , asi A. C. 
como á su marido della ; pero que todavia esto entendían i J^J- 
ellos facer seyendo guardados los tratos que fueron fechos en- 
tre el Rey de Castilla , é el Rey Don Ferrando de Portogal. 
5 E al Rey Don Juan non le placía , porque ponían esta con- 
dición de los tratos , ca en todas maneras tenia que non va- 
lían , é asi ge lo decían algunos del su Consejo. E como quíer 
que estos Caballeros é Fijos dalgo de Portogal vinieron al 
Rey en la cibdad de la Guardia , enpero non se contentaban 

10 del acogimiento que en el Rey fallaron, é otrosí porque el 
Rey non Ijs daba luego dineros ; é esto el Rey non lo podía 
facer , ca tan apresuradamente viniera á entrar en el Regno 
de Portogal , que non espero que le troxesen moneda. Otrosí 
non se contentaban del Rey , por quanto era orne de pocas 

35 palabras ; é ellos eran usados con el Rey Don Ferrando de 
Portogal , que era ome de grandes gasajados : é tan aína como 
vinieron á él , tan aína comenzaron de tratar entresí por se 
partir del , segund que lo ficíeron adelante los mas dellos. 

CAPITULO XIL 

COMO EL REY DON JUAN ENVIÓ UN 

Caballero de Santiago d Lisbona con cartas : / lo 
que y acaesció. 

AGora tornaremos á contar como pasaron estos fechos en 
Lisbona después que el Rey Don Ferrando murió'. 
Así fué que quando el Rey Don Ferrando finó , el Rey Don 
Juan envió un Caballero de la Orden de Santiago , que le 
decían Alfonso López de Tejada , natural de Salamanca , é 
levó cartas para la Reyna de Portogal Doña Leonor su sue- 
25 gra , é para todos los Condes é Maestres é Señores é Caba- 
lleros de Portogal , é para las cibdades é villas del Regno , por 
las quales les enviara decir el Rey , que bien sabían como la 
Reyna Doña Beatriz su muger , fija del Rey Don Ferrando, 
era heredera del dicho Regno de Portogal , pues el Rey Don 
20 Ferrando su padre era finado , é non dexára otro fijo legítimo 
heredero del Regno si non á la Reyna Doña Beatriz su fija : 

é 



182 Crónica del Rey 

A. C. é por ende que les rogaba que quisiesen guardar en este ca- 
ij8j. so aquello que eran tenudos asi como buenos é leales Vasa- 
llos , tomando á la Rey na Doña Beatriz por su Reyna é por 
su señora , é é. él por su Rey é por su señor , asi como á sa 
marido : é ellos faciéndolo asi farian su debdo , é complirian la 5 
lealtad que debían : por lo qual él é la Reyna Doña Beatriz 
su muger les serian tenudos de les facer por ello muchas mer- 
cedes. E el dicho Alfonso López llegó en la cibdad de Lis- 
bona , é fallo' y á la Reyna Doña Leonor madre de la Rey- 
na Doña Beatriz , é todos los Grandes del Regno de Porto- 10 
gal , que alli eran ayuntados por facer el complimjento de los 
setenta dias i después que el Rey Don Ferrando finara. E 
el dicho Alfonso López dio las cartas que levó del Rey de 
Castilla á la Reyna , é á los otros Señores é Caballeros para 
quien eran , é fabló con ellos , é con cada uno dellos : é ellos 1 5 
le respondieron diciendo , que su voluntad era de aver por su 
Reyna é señora á la Reyna Doña Beatriz fija del Rey Don 
Ferrando su señor , é que estaban prestos para tener é guar- 
dar los tratos que fueran fechos sobre esta razón entre el Rey 
de Castilla é el de Portogal. Enpero avia algunos , que ma- so 
guer asi lo decían , non lo tenían en voluntad. 

CAPITULO XIIL 

COMO TOMARON EN LISBONA VOZ POR LA 
Reyna Doña Beatriz. 

EL día que se fizo el complimiento de los setenta dias por 
el Rey Don Ferrando en Lisbona , luego después de 
la Misa , un Conde de Sintra que y era , é avía nombre Don 
Enrique Manuel, (que era fijo de Don Juan Manuel , é tío aj 
del Rey Don Ferrando de Portogal , é del Rey Don Juaa 
de Castilla , ca era hermano de sus madres , é era éso mesmo 
tío de la Reyna Doña Beatriz ) tomó el pendón de Quinas^ 
que son armas de Portogal , é algunos criados del Rey Don 
Ferrando con él , é fueron por la rúa nova de Lisbona Ha- 30 

man- 
I Aírev. sesenta dias. . 



Don Juan el Primero. 183 

mando Real ,,Real , Portogal , Portogal por la Reyn^ Doña A. C. 
Beatriz: é iban eso mesmo algunos otros con él. Pero á muchos, ij^j- 
asi Caballeros, como de la cibdad non les placia dello , ca non 
quisieran bien al Rey Don Ferrando , nin á la Reyna Doña 

^ Leonor su muger , nin les placia que la Reyna Doña Beatriz su 
fija oviese el Regno de Portogal , especialmente por ser casada 
con el Rey de Castilla , rescelandose que el Regno de Portogal 
se mezclaría con el Regno de Castilla, é seria uno con él, 
dó agora era Regno por sí. E esto fecho , anduvo asi entre los 

1 o que alli eran asaz dudoso : é algunos de los mayores , é los de 
la cibdad de Lisbona quisieran aver por su Rey al Infante 
Don Juan , hermano del Rey Don Ferrando , del que dixi- 
mos que el Rey Don Juan mandara prender luego que sopo 
la muerte del Rey Don Ferrando. 

CAPITULO XIV. 

COMO EL MAESTRE DAVIS MATÓ AL CONDE 

ds Oren en el palacio de la Reyna : ¿ como ese din 
mataron al Obispo de Lisbona. 

15 TT? Staba estonce en la cibdad de Lisbona un Caballero de 
J__^ Galicia que llamaban Don Juan Ferrandez de Andero, 
que el Rey Don Ferrando de Portogal avia fecho Conde de 
Oren , é le ficiera otras muchas mercedes : é este Conde te- 
nia estonce consigo muchas Compañas 5 enpero non era bien 

30 amado de algunos Señores é Caballeros de Portogal , nin de 
los de la cibdad de Lisbona. E un hermano del Rey Don 
Ferrando de Portogal , que decian Don Juan , é era Maestre 
Davis , era uno de los que peor querían al Conde de Oren. 
E este Maestre Davís era estonce bien quisto de los déla cib- 

25 dad de Lisbona : é después que el Rey Don Ferrando mu- 
riera tenía tratado con algunos otros que matasen á este Con- 
de de Oren. E un día llegó el dicho Maestre al palacio de la 
Reyna Doña Leonor en Lisbona , é con él fasta quarenta ornes 
con sus cotas vestidas é cubiertas , é iban todos apercebidos 

30 para matar al Conde de Oren. E entraron en el palacio : é 
el Maestre Davis quando fué dentro fallo y al Conde de 

Oren^ 



184 Crónica del Rey 

A. C. Oren , é firiole de un cuchillo complido muy gra-nd golpe. E 
ijSj' el Conde quísose poner en la cámara de la Reyna asi ferido 
como iba ; é otro Caballero que y estaba , que decian Rui Pe- 
reyra , dio'le con un estoque otro golpe , en guisa que cayó 
el Conde , é alli fué muerto. E luego fué .fecho grand boUi- 5 
ció por la cibdad de Lisbona , diciendo al contrario , que el 
Conde de Oren matara al Maestre Davis : é todos los de la 
cibdad llegaron armados al palacio de la Reyna , diciendo que 
pondrían fuego á quantos y estaban , d que les dixesen qué 
era del Maestre Davis. E luego el Maestre parescid á una ven- i o 
tana , é dixoles cjue era vivo é sano , é que non ficiesen ruido 
ninguno , é asosegasen el pueblo , é que les grádesela mucho 
el -sentimiento que del facian. E desque sopieron que el Con- 
de de Oren era muerto , é el A'Iaestre Davis era vivo , asose- 
gáronse. E un Obispo de la cibdad de Lisbona , natural de rj 
Zamora , privado que fuera del Rey Don Ferrando , que de- 
cian Don Martin , non era bien quisto en la cibdad : é desque 
oyd que el Conde de Oren era muerto ovo grand temor , é 
púsose en una torre de la Iglesia mayor de la cibdad , do es- 
taban Compañas : é todo el pueblo fué para allá , é alli le 20 
mataron , é le derribaron de la torre ayuso. E la Reyna Doña 
Leonor , quando oyd que esto era fecho , ovo grand miedo 
de estar en la dicha cibdad de Lisbona , é trato con el Maes- 
tre Davis , que estaba ya apoderado en la cibdad , sus pleytesias, 
é partió de alli para Alanquer , una villa é castillo cerca den- 25 
de , é luego fuese para la villa de Santaren , é alli estovo. E el 
Maestre Davis fincó en la cibdad de Lisbona muy apodera- 
do della, é bien quisto , é de todos bien amado é querido: é 
todos los que con él eran decian públicamente , que non que- 
rían aver por Reyna á la Reyna Doña Beatriz muger del 30 
Rey Don Juan de Castilla , nin al Rey Don Juan por Rey, 
salvo seyendo el Maestre Davis Regidor del Regno. E filé 
cresciendo la enemistad entre los de Portogal é los de Cas- 
tilla. 



CA- 



Don Juan el Primero. 185 

CAPITULO XV. fjSj. 

DE LO QUE ESTE ANO ACONTESCIÓ 

en el Regno de Francia. 

EN este Año el Rey Don Carlos VI. de Francia sopo 
como un Obispo de Inglaterra, que decían el Obispo 
de Nordvich , é Caballeros de Inglaterra , que decían Mosen 
Hugo de Caureley , é Mosen Tomás Tribet , é otros Capí- 

5 tañes Ingleses , entraran en tierra de Flandes , é que cerca- 
ran la villa de Ipre , que tenía la parte del ^Rey de Francia, 
con ayuda é favor de los de la villa de Gante , que estaban 
contra el Rey de Francia. E el Rey de Francia luego que lo 
sopo entro en Flandes , por acorrer á los de la villa de Ipre: 

10 é pensando que lo que estas gentes facían era con esfuerzo 
del Rey de Inglaterra , que pasaría luego en Flandes , é 
avrian batalla , llego' muchas Compaíías de armas por ir acor- 
rer la dicha villa de Ipre. E ivan con el Rey de Francia en 
esta cabalgada veinte é dos mil Omes de armas armados de 

15 todas piezas , entre los quales ivan ocho Duques , que eran, 
el Duque de Berrí , el Duque de Borgoría , el Duque de 
Borbon , el Duque de Bretaiía , el Duque de Lorena , el Du- 
que de Bar , .el Duque de Tourayne i , é el Duque de Ba- 
viera : é treinta é seis Condes , con el Conde de Saboya , é 

20 con el Conde de Flandes : é trecientas é sesenta banderas de 
Ricos omes. E eran en esta cabalgada destos veinte é dos mil 
Omes de armas los ocho mil de ellos Caballeros de espue- 
las doradas , é catorce mil Escuderos de honor. E pensó el 
Rey de Francia aver batalla con el Rey de Inglaterra , é por 

^5 esto levó tanta gente , teniendo que aquella Compaña de 
Ingleses non entrara salvo con esfuerzo de acorro del Rey de 
Inglaterra , segund dicho avemos. E eran los Ingleses mil é 
Tom. II. Aa seís- 

I No se hace mención del Duque hermano del Rey Car los VI. de Frau- 
de Tourayne por ninguno de los au- cia , fué Duque de Tourayne ,y des- 
tores estranger os que tratan desta pues de Orliens , y lo mismo parece 
jornada , y solo nombraJí siete Du- por las Historias Francesas : y asi 
ques. En el capítulo VI. del Año debe ser éste el que dice se halló en 
segundo de esta Crónica hizo men- esta jornada, 
cion Don Pedro López de que Luis, 



i86 Cronlca del Rev 

A. C. seiscientas lanzas , é de los Flamencos que les ayudaban cien 
Jj8j- mil ornes. E luego que sopieron que el Rey de Francia era 
en la tierra levantáronse de la cerca que tenian sobre la villa 
de Ipre , é pusiéronse en tres villas de Flandes , que dicen á 
la una Gravelingas , é á la otra Boubure , é á la otra Bergas. 5 
E fué el Rey de Francia á ellos , é dieronle las villas , é sa- 
lieron con pleytesia que fuesen seguros. E decian que el Du- 
que de Bretaiía queria bien á los ingleses, pues les traxiera 
tan buena pleytesia ; ca todos estaban perdidos. E esto fecho, 
el Rey de Francia tornóse á París , é mandó fincar en Gra- i o 
velingas quatrocientas lanzas , é labróla muy bien , por quanto 
los Ingleses solían aver paso por alli á Calés , que por aquel lo- 
gar de Gravelingas les venia grand acorrimiento , que era ea 
el paso. 

ANO SEXTO 

QUE EL REY DON JUAN REGNO^ 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos é ochenta é quatroj 

é del Criamiento del mundo , segund la cuenta de los Hebreos, 

cinco mil ciento é quarenta é quatro ; é de los Alárabes , 

en que Mahomad comenzó su seda , setecientos 

é ochenta é seis, i 

CAPITULO I. 

COMO EL REY DON JUAN FUE PARA 

Santarén, é le rmiincló la Reyna Doña Leonor su suegra 

el governamiento del Regna de Portogal. 

A. C. yi Gora tornaremos á contar como el Rey Don Juan es- 15 
J 5^4- ^¿\. tovo en la cibdad de la Guardia , do avemos dicho que 
era llegado , é le avia fecho acoger el Obispo de la Guardia 2 ^ 

é 

I De aqui adelante no se pone 2 Era Poriitgttés , y se llamaba 
la Era de César , pues quedó abolida Don Alofiso Correa. Perdió este Obis- 
el Año anterior cap. 6. E. pado por haber seguido la voz de la 

Rey- 



Don Juan el Primero. 187 

é lo que después acaescio'. Asi fué , que estando el Rey Don A. C. 
Juan en la cibdad de la Guardia al comienzo deste Año ovo i J84. 
cartas é Mensageros de la Reyna de Portogal Doña Leonor su 
suegra , de como estos fechos avian acaescido , é como el Maes- 

r tre Davis en su presencia della é en su palacio matara al 
Conde de Oren , é como mataran al Obispo de Lisbona , é 
ella era venida á la villa de Santarén : é que le rogaba que 
quisiese acuciar su camino , é ir para allá , ca ella se tenia por 
muy deshonrada del Maestre Davis , é entendía que él é los 

10 de Lisbona non querían á la Reyna Doña Beatriz su fija, 
muger del Rey Don Juan , por Reyna de Portogal ; enpero 
que ella tenia hermanos é parientes muy apoderados en el 
Regno de Portogal , é tenia la villa de Santarén , que es la 
mas honrada villa é fuerte del Regno , é entendía ayudarle 

I r en muchas maneras : é por esto compila mucho que acuciase 
su ida para do ella estaba. E el Rey , desque ovo las cartas 
de la Reyna Doña Leonor su suegra , plogole mucho con 
ellas , é partid de la Guardia , é fué para Santarén ^ . E en 
el camino por do' iba está la cibdad de Coimbra , do estaba 

20 el Conde Don Gonzalo hermano de la Reyna Doña Leo- 
nor , é un Caballero tio de la dicha Reyna , que decian Gon- 
zalo Méndez de Vasconceles ; é otrosí en otra villa que dicen 
Tomar , que es en el camino , estaba el Maestre de Chris- 
tus , que era sobrino de la dicha Reyna , fijo de su hermana : 

25 é estos non salieron al Rey , nin le acogieron en los logares 
que tenian ; antes mostraron bien que non les placia con él. 
E el Rey pasó por los dichos logares , é llego á Santarén , é 
viose con la Reyna Doña Leonor : é ella rescivióle muy bien, 
é fizóle acoger dentro en la villa , é dieronle posadas muy 

30 buenas para todos los suyos , é entrególe las fortalezas que en 

la villa eran, é la Reyna le renunció el governamiento del 

Aa 2 Reg- 

Reyna Doña Beatriz , y le dieron poner , transixir y pacificar todos 

después el de Segovia. Colm. Hist. los debates ¡discordias y guerras que 

de Seg. cap. XXVII.. §. 11. 12. E. tenia con el Rey de Inglaterra , y 

I En Santarén á 22. de Enero dio con Juan Duque de Lancaster. Se 

poder á Don Pedro López de Ayala concordaron las treguas y se hizo el 

Señor de Salvatierra , y á Pedro Lo- tratado en Boloigne d 14. de Sept. de 

pez Doctor en Decretos , que esta- este año. Véase en el Apéndice según 

ban en Francia , para tratar , coin- se /talla en la Colección de Rimer. £. 



1 88 CronicadelRev 

A. C. Regno, que segund los tratos que fueron fechos quando el Rey 
ij^4- casó con su fija la Reyna Doña Beatriz , avia ella de tener 
fasta que el Rey de Castilla oviese fijo ó fija de la Reyna 
Doña Beatriz su muger , é oviese cierta edad. Otrosi didle 
ciertas joyas de las que fueron del Rey Don Ferrando : é el r 
Rey ge lo agradesció niuciio , é estaban muy amigos. E vi- 
nieron alli al Rey estos Caballeros del Regno de Portogal, 
que eran ornes honrados , é tenían fortalezas : Gonzalo Váz- 
quez de Acebedo , que tenia á Torres novas ; é Vasco Pé- 
rez de Camoes , que tenia á Alanquer , como quier que era i o 
de Galicia , é fué criado del Rey Don Ferrando ; é Don En-i 
rique Manuel Conde de Sintra , natural de Castilla, fijo de 
Don Juan Manuel , que tenia la fortaleza de Sintra ; é Juan 
González de Tejeyra , que fué Chanciller del Rey Don Fer- 
rando , que tenia á Obidos ; é Don Per Alvarez Pereyra, i!¡ 
Prior del Hospital de Portogal ; é Diego Alvarez , é Ferrand 
Pereyra sus hermanos : é eran con el Rey Vasco Martínez 
Dacuña , é Martin Vázquez , é Gil Vázquez , é Vasco 
Martínez sus fijos ; é Vasco Martínez de Merlo é sus fijos ; é 
Juan Alfonso Pimentel , é Juan Martínez Puertocarrero , é 20 
Martin González de Atayde , é Alfonso Gómez de Silva , é 
Ferrand Gómez de Silva , é el Conde Don Juan Alfonso 
hermano de la Reyna Doña Leonor , é el Conde de Viana, 
é Martin Alfonso de Merlo , é Vasco Martínez su hermano, 
é sus fijos dellos , é Ferrand González de Sousa , é Gon2alo 525 
Rodríguez de Sousa. E por el Regno muchos é buenos Ca- 
balleros , que tenían grandes fortalezas 2 , asi entre Duero é 
^iño , como en la Vera , é entre Tajo é Guadiana , estaban 
por el Rey , é obedescian por señora á la Reyna Doña Bea- 
triz su muger, 3^ 



CA- 

2 En la Ahrev. se añade Gon- ni MSS. y en todas se tiombra ads- 
zalo Yañez de Castil Davis , del qual lante cap. lo. 
no se hace aqiñ mención en las impr. 



Don Juan el Primero. 189 

A.C. 
CAPITULO II. 1584- 

COMO EL REY DON JUAN SOPO QUE EL 

Maestre Davis se afodiraba en la, cibdad de Lisbona , 

/ decían que querían aver por Rey al Injants 

Don Juan. 

Estando el Rey Don Juan en Santarén sopo como el 
Maestre Davis se apoderaba de la cibdad de Lisbona 
cada dia mas , é que él , é todos los que y eran decían que 
querían aver por su Rey al Infante Don Juan que el Rey 
5 de Castilla tenia preso : é decían al Maestre Davís , quél to- 
mase el regimiento del Regno por el dicho Infante Don Juan, 
fasta que le pudiesen aver suelto de la prisión en que el Rey 
de Castilla le tenia. E muchas cibdades é villas del Regno, 
é Fijos-dalgo tenían esta demanda. E ficíeron facer un pen- 
só don á Quinas de Portogal , é en la vara del pendón era pintado 
el Infante Don Juan como estaba preso en cadenas i . Pero es- 
to decían que facía el Maestre Davis por se apoderar mas cada 
día , teniendo quél avría parte en el Regno , segund después 
páreselo. • 

CAPITULO IIL 

COMO EL REY DON JUAN ENVIÓ AL 

Maestre de Santiago , é d Pero Ferrandez de 
Velasco d cercar d Lisbona. 

15 l^L Rey Don Juan, desque sopo como estas cosas iban, 
\_j envió á Don Pero Ferrandez Cabeza de Vaca Maestre 
de Santiago , é á Pero Ferrandez de Velasco su Camarero ma- 
yor, é á Pero Ruiz Sarmiento Adelantado de Galicia, é á otros 
Caballeros con elJos , con mil Omes de armas , que fuesen 

20 cerca de Lisbona, por estar y mas cerca del Maestre Davis, é 
de los de Lisbona , é non les dar lugar á que se estendíesen 

por 

t Abrev. en cadenas : c asi tomaron voz por ei Infante Don Juan. Pero esto 
facía el Maestre. ... 



190 Crónica del Rey 

A. C. por la tierra. E todos estos partiéronse del Rey , é fueronse 
I J^4- poner á una legua de Lisbona en un logar que dicen la Puen- 
te de Loures , é estovieron y esperando batalla : é estaban en 
esa tierra atendiendo si el Maestre Davis , é los que con él 
eran querian pelear con ellos , é estovieron en aquella comar- 5 
ca seis semanas i ; pero el Maestre Davis , nin los de Lisbona 
non salieron á ellos , nin quisieron pelear. E el Rey Don Juan 
partid de Santarén 2 , é fué para la comarca cerca de Lis- 
bona ; é finco' en Santarén la Reyna Doña Leonor. E dexó 
el Rey en el alcázar un Caballero que decian Lope Ferran- 10 
dez de Padilla ; é en otro castillo que es en la dicha villa , que 
llaman el Alcazaba , dexó otro Caballero , que decian Ferrand 
Carrillo , é con ellos gentes para guardar la villa. E comenzó 
la guerra entre los de Castilla é Portogal á levantarse de ca- 
da dia mas : é el Rey entendió que avia menester tener mas 1 5 
Compañas de los suyos , é envió decir al Marques de Ville- 
na Don Alfonso , é al Arzobispo de Toledo , é á Pero Gon- 
zález de Mendoza , los quales dexára en Torrijos cerca de 
Toledo , é con ellos su Chancilleria , que le enviasen mas 
Compañas fasta numero de mil lanzas. E asi lo ficieron : ca lo 20 
mas aina que ser pudo fueron fechas cartas para los Caballe- 
ros que avian fincado en el Regno , que las librasen luego, 
é enviasen al Rey. E fueron bien menester las Compañas por- 
que el Rey envió , segund páreselo después. 

CAPITULO IV. 

COMO NÜÑO ALVAREZ FEREYRA FUE 

allende Tajo , é peleó con el J\daestn de Alcántara, 
' é otros Señores , é los venció. 

Estando el Rey en la comarca cerca de Lisbona , sopo co- 35 
mo un Escudero que decian Ñuño Alvarez Pereyra , fijo 
del Prior que fuera del Hospital de Portogal , é hermano de 

Don 

1 Asi está en los impr. y en el 2. Pedro Rodríguez de Fonseca de dos 
de la Acad. En el i. y en el del señor lugares que hablan sido de Ñuño Al- 
Velasco , tres semanas. E. varez Pereyra. Véase lo que se dice 

2 Se hallaba todavia en Santarén en la Cédula que se pondrá en las 
á 2. de Marzo donde hizo merced á Adiciones á estas Notas. E. 



Don Juan el Primero. 191 

Don Per Alvarez que era estonce Prior del Hospital , era A. C. 
partido de Lisbona , é pasara allende el rio de Tajo á la cibdad 1 5^4* 
de Evora , por guardar aquella comarca , é otrosí por facer 
daño en los logares fronteros de Castilla , que son Badajoz , é 

< otros I . E el Rey , desque lo sopo , envió mandar á Don 
Juan Alfonso de Guzman Conde de Niebla , é á Don Fer- 
rand Sánchez de Tovar su Almirante mayor , é á Don Diego 
Martínez Maestre de Alcántara , é á otros , que fuesen para 
aquella partida , porque peleasen con Ñuño Alvarez. E ficie- 

I o ronlo asi , é ovieron de fallar al dicho Ñuño Alvarez , é pe- 
learon con él : é por la mala ordenanza que ovieron fueron 
desbaratados , é murió y el Maestre de Alcántara 2 ; pero los 
otros recogiéronse en uno , é los de Portogal non los osaroa 
Hias acometer , é partióse asi la pelea. 

CAPITULO V. 

COMO EL REY DON JUAN ENVIÓ A PERO 

Ruiz Sarmiento allende Tajo , é lo que y acaesció : é 

como el Rey fué d Coimbra cuidándola aver. 

15 'Tr> L Rey Don Juan , desque sopo como el Maestre de Al- 
§^ j cántara era muerto , envió allende Tajo contra la comar- 
ca de la cibdad de Evora , á Pero Ruiz Sarmiento su Ade- 
lantado mayor de Galicia con pieza de gente de armas , ^ á 
Juan Rodríguez de Castañeda , é á otros Caballeros : é pasa- 
so ron allende Tajo , dó andaba el dicho Ñuño Alvarez , é ovie- 
ron de verse , é cada uno dellos puso su batalla en la mejor 
ordenanza que pudo , é non quisieron pelear. E el Rey esta- 
ba en la comarca cerca de Lisbona , é aun non tenia cercada 
la cibdad : é fuele dicho que se llegase á la cibdad de Coimbra, 



I Por este servicio , y otros diri- boa á i . de Julio. Sousa Pruev. de la 
gidos á que el Reyno de Portugal no Hist. Geneal. de la Casa Real ,de Port, 
cayese en posesión del Rey de Casti- t. 3. pag. 515. £. 
lia, le hizo merced el Maestre de 2 Zuñ. Anal, de Sevilla hace me^ 
A-ois ¡llamándose defensor y regente moria de varios Caballeros de aque- 
de los Reynos de Portugal, del Conda- lia ciudad que murieron en esta oca- 
do de Ouren , y otras "tierras , eíi Lk- sion.a. 



192 Crónica DEL Rev 

A. C. é levase allá á la Rey na Doña Leonor sii suegra , é que co- 
IJ84. braria la dicha cibdad , por quanto el Conde Don Gonzalo, 
que estaba allí por Capitán , era hermano de la dicha Reyna 
Doña Leonor , é otrosí un Caballero que decian Gonzalo Mén- 
dez de Vasconcelos , que tenia el castillo de la dicha cibdad, J 
era tio de la Reyna. E el Rey dexo' Compañas asaz ender- 
redor de Lisbona , é fuese para la cibdad de Coimbra , é levó 
consigo la Reyna Doña Leonor su suegra , é la Reyna Doña 
Beatriz su muger. E llego á la cibdad ; é como quier que 
allí fué llegado , é fabld con el Conde Don Gonzalo , é con la 
Gonzalo Méndez de Vasconcelos , que pues eran parien- 
tes de la Reyna su muger , é avian tan grand debdo con ella, 
como el Conde ser hermano de su madre , é Gonzalo Mén- 
dez tio , que quisiesen tomar su voz , é acogerla en la cibdad, 
é que él les faria muchas é grandes mercedes. Enpero ellos 15 
non lo quisieron facer en ninguna manera ; antes facian tirar 
de la cibdad muchos truenos é saetas , é le mataron algunos 
de ios suyos. 

CAPITULO VI. 

COMO EL CONDE DON PEDRO SE PUSO 

en Coimbra : é fué presa la Reyna Doña Leonor. 

A Si acaescio' , que estando el Rey Don Juan sobre la cib- 
dad de Coimbra , fué dicho al Conde Don Pedro ( que 20 
estaba y con el Rey , é era su primo , ca era fijo de Don Fa- 
drique Maestre que fuera de Santiago ) que el Rey tomaba 
dubda en él : é con miedo que ovo , una noche , con algunos 
pocos de los suyos , se puso en la cibdad de Coimbra 5 é el 
Rey ovo dello grand enojo. E fué dicho estonce al Rey , que 25 
la Reyna Doña Leonor su suegra , que alli estaba , oviera en- 
viado sus cartas é Mensageros al Conde Don Gonzalo su her- 
mano , que tenia la dicha cibdad de Coimbra , é á Gonzalo 
Méndez su tio , que non acogiesen al Rey en ella : é que ella 
sopo de la entrada quél Conde Don Pedro fizo en Coimbra. 30 
E por esto ovo su consejo el Rey , qué faria sobre ello : é al- 
gunos del su consejo que alli vinieron con él , le dixeron , que 
era bien que prendiese á la Reyna Doña Leonor , é la envia- 
se 



Don Juan el Primero. 193 

se para Castilla , diciendo , que si la Reyna estovlese en el A. C. 
Regno de Portogal , de cada dia enviaria sus cartas é sus re- » J^4- 
cabdos á muchos del Regno para que non viniesen á la obe^ 
diencia del Rey. E otros algunos ovo del consejo que decian, 
5 que non era bien quél Rey ficiese prender la Reyna Doña 
Leonor : lo uno , porque ella le diera la villa de Santarén , é 
los castillos que alli eran ; otrosi le diera é dejara el goberna- 
miento que ella debia tener segund los tratos que fueron fe- 
chos é jurados entre él , é el Rey Don Ferrando de Portó- 
lo gal. Otrosi por ser madre de la Reyna su muger , é Dueña 
tan grande , que non era honesta cosa , nin parescia bien de 
la prender. Pero el Rey tovose al consejo de los que decian 
que la Reyna fuese presa é enviada á Castilla : é fizólo asi , 
ca luego ordenó Caballeros é gentes que fuesen para Castilla, 
1 5 é levasen á la dicha Reyna al Monesterio de Oterdesillas , é 
la pusiesen alli con otras Dueñas que estaban ende, 

CAPITULO VIL 

COMO EL REY OVO CON'SEJO ST CERCARÍA 

d Lisbona : / como era ya, pestilencia en las gentes del 
Rey , / morian muchos de I los. 



E 



L Rey Don Juan partió de la clbdad de Coimbra do era 
j ido , segund avernos contado , é tornóse para la comar- 
ca de Lisbona ^ : é desque y fué , era ya la pestilencia muy 
30 grande en los suyos , é morieron Don Pero Ferrandez Cabe- 
za de Vaca Maestre de Santiago , é otros Caballeros Vasallos 
del Rey. Estonce ovo su consejo , si cercarla la cibdad de Lis- 
bona , o si andarla por el Regno faciendo guerra ; ca la guerra 
era ya muy descubierta entre él , é los del Regno de Porto- 
25 gal. E ovo y en el consejo algunos que le dixeron , que les 
Tom, IL Bb noa 

I Hallándose en Morlncra , cerca gozaban las exenciones de HijosdaU 
de Lisboa á 20. de Mayo escribió días ¿o ;^ que d^ no h-uerlo asi , quedasen 
ciudades y villas de sus Rey no s ¡} ara por pecheros. Véase en Lis Adiciones á 
que acudiesen n servirle en aquella estas Notas la carta que escribió d las 
ocasión , mandando que particular-- ciudades y villas del Repto de Mur-r 
mente lo executasen los' que en ellas (ia. £, 



194 CronicadelRey 

A. C. non parescia buen consejo cercar la cibdad de Lisbona , por 
^ J^4- quanto ya la pestilencia comenzaba , é que mas se pornia en 
su gente desc][ue fuese ayuntada , que en otra guisa. Otrosí , 
que todos los del Regno de Portogal se revelaban é eran con- 
tra él , é que era mejor de andar por el Regno apoderan- 5 
dose , é faciendo daño en los rebeldes que non le obedes- 
cian , que cercar á Lisbona. Otrosí que non tenia allí su flota, 
é que non era bueno cercar la cibdad de Lisbona , si la mar 
-non fuese guardada. Otros del su consejo le decían, que era me- 
jor cercar la cibdad ; ca decían , que si él tomase aquella cib- i o 
dad , que todo el Regno ganaba , ca estaba en ella el Maes- 
tre Davis , é todos los mas grandes é mejores del Regno. 
Otrosí que aquella cibdad era la principal cabeza del Reg- 
no , á quien todos tenían ojo , é que estaba en ella mucha 
gente , é que non podía ser que las viandas fuesen tantas por- 1 5 
que grand tiempo ge la pudiesen defender ; é que cobrada la 
dicha cibdad , todo el Regno era cobrado. E el Rey de su 
voluntad non quería cercar la cibdad , é quisiera tenerse al con- 
sejo de aquellos que decían que era mejor andar por el Reg- 
no ; pero tantos é tan grandes fueron los que le consejaban 20 
que cercase la cibdad , que lo ovo de facer 2 ^ é seguir su con- 
sejo : é fué muy grand daño , segund adelante oíredes. E el 
Rey fué luego poner su real sobre Lisbona de la parte del 
Monesterio que dicen San¿tos , é estovo y pieza de días , que 
su voluntad era de estar allí : é la su flota non era venida, é 2§ 
los de la cibdad avian quantas viandas querían por la mar , é 

de 

2 Esíal^a ya sobre L\shosí á 28. de portage , é en el acorage de la dicha 
Julio , con cuya data expidió la Cé- villa que á nos pertenesce. . . fasta en 
dula siguiente •.Yüon^üsin é Doña, ^ea.- quantia de mil libras. .. Dada en el 
triz por la gracia de Dios Rey é Reyíia nuestro Real de sobre Lisboa á 28. de 
de Castilla é de Portogal &c. Por fa- Julio del año del Nascimiento de N. S. 
cer bien é merced á vos Pedro Rodri- Jesu-Christo de 1384. años. Nos el 
guez de Fonscca nuestro vasallo j é Al- Rey — Yo la Kcyna,- Archivo del 
cayde de la nuestra villa de Olivenza, Marqués de Monesterio y la Lapilla. 
por los muchos servicios é buenos que En el mismo B^eú áai. de Agosto Z). 
fecistes al Rey Don Ferrando nuestro Alonso Bocaiiegra hizo su testamento, 
padre , que Dios perdone , é facedes á fundó mayorazgo de la villa de Pal- 
nos de cada dia , damosvos , é facemos- ma. Pell. Memor. de Don Fern. de los 
vos merced de todo lo que montare en Rios_, pag. 16. 
el terzuelo , é en el aduana , 6 en el 



Don Juan el Primero. 195 

de la parte de allende Tajo , que se las traían. Enpero des- A. C. 
pues vino la flota de Castilla , asi galeas , como naos , é pusie- iJ^4' 
ronse de la parte de Almada , é guardaban quanto podían que 
non entrasen viandas en la cibdad. Pero la mortandad fué lúe-, 

5 go en el real muy grande , é morían cada día muy muchos 
omes : con lo qual el Rey , é todos los que eran allí en su ser- 
vicio , estaban muy enojados. E el Rey , después que tovo su 
real asentado , con fiuza de cobrar la cibdad , non quería par- 
tir de allí , é de cada día avia muy grandes peleas de los del 

10 Rey con los de la cibdad. 

CAPITULO VIII. 

COMO LOS QUE ESTABAN EN LISBO NA 

enviaron d la, cibdad dd Puerto de E orto gal jpor la Jlota. 
que los acorriese : é como vino la Jiota , é lo 
que y acaesció. . . 

LOs de Lísbona , desque se vieron tan afincados de la flo- 
ta d[el Rey de Castilla , que les vedaba que non ovíe- 
sen viandas por la mar , enviaron al Puerto de Portogal , que 
es una cibdad muy buena , á armar flota de naos é galeas pa- 

15 ra que los viniesen acorrer , é por aver consigo al Conde 
Don Gonzalo , que estaba en la cibdad de Coimbra , é otros 
Caballeros é Escuderos que eran con el en aquella comarca. 
E el Conde Don Gonzalo partió' de Coimbra , é fué para la 
cibdad del Puerto , é armó luego allí con muy grand priesa 

«20 diez é ocho galeas , é seis naos , é entraron en ellas muchas 
Compañas , é viniéronse derechamente para la cibdad de Lís- 
bona. Eun dia con la marea, é grand refrescamiento de vien- 
to que oviéron, entraron por el puerto. E las galeas é naos del 
Rey de Castilla , que eran trece galeas , é naos é barcas doce, 

25 estaban de la otra parte de la tierra dó el Rey Don Juan tenia 
su real : é quando la flota de Portogal entraba en el puerto, en- 
traron por la parte de Almada las galeas pegadas á la tierra 
de Almada , é las naos contra lo largo cerca dellas. E estonce 
la flota de Castilla comenzó de pelear , é los de la flota de Por- 

30 togal non curaban de ál , salvo por llegar á la cibdad -, é asi 

Bb 2 lo 



196 Cróííica DEt Rey 

A, C. lo ficieroii. E la flota de Castilla tomo' tres naos de Portogal, 

^3^4- é en la una mataron un Caballero que venia por Capitán de 

las naos , que decian Ruii Pereyra ; é las otras tres naos , é 

j diez é ocho galeas de Portogal pusiéronse pegadas á la cibdad: 

é los que y estaban cobraron con ellas muy grand esfuerzo. 5 
E las, galeas de Portogal é todas sus naos fueron luego desar- 
madas , salvo quatro galeas que estaban pegadas á la cibdad. 

CAPITULO. IX. 

DE LA PLEYTESIA QUE SE TRATABA 

con los de Lisbona. 

EStándo asi cercada la cibdad de Lisbona , tnóvióse pley- 
tesia : é por mandado del Rey , Pero Ferrandez de Ve- 
lasco su Camarero vidse con el Maestre Davis , que era el i o 
Capitán mayor de Portogal , que estaba en Lisbona. E la pley- 
tesia fué esta : que el Maestre Davis decia , que si al Rey de 
Castilla ploguiese que el dicho Maestre fuese Gobernador del 
Regno de Portogal fasta que el Rey o vi ése fijo de la Rey na 
Doña Beatriz su múger , é que oviese- aquel poder del gober- ,15 
namiento como le avia de tener la Reyna Doíía Leonor , se- 
gund los tratos que se ficieron entre él , é el Rey DonFer- - 
randb- de Portogal', que él tomaria voz de la Reyna Doña 
Beatriz su sobrina, é gobernaría el Regno por ella ;' é quel 
Rey Don Juan se tornase para Castilla : é que dé todo esto 20 
le faria qualquier pleytos , é omenages , é juras , é recabdos 
que en este caso compliesen. E Pero Ferrandez de Velasco di- 
xole ,- qué'éi Rey ' de Castilla non 'le faria tal pley tesia en nin- 
guna manera del- -mundos } mas que le fa'ria^ tanto , que fuesen 
dos Gobernadotes en el Regno de Pbrtógaí,él uno el dicho 25 
Maestre , é el otro" un' Caballero de Castilla , qüal el Rey de 
Castilla quisiese. E el Maestre Davis dixole , que en- ninguna 
iñanefa rión ib'eonséntiria el Regno de Portogal ,. que Caba- 
Befó 'de Gaítítla, fuese ^Regidor nih' Gobernador. E asi se par*^' 
fiefóéjno'n • acóí dados én la pleyíesiá'..' ■-^''-'" ' 3° 



CA- 



Don Juan el Pkimero. J97 

A. C. 
CAPITULO X. '584- 

COMO LA GUERRA SE AVIVABA: E QUALES 

Cabalkros del Regno de Portogal tenían la. parte del 

Rey Don Juan é de la Reyna. Doña, Beatriz 

sil muger. 

EN todo este tiempo la guerra era muy grande por todo 
el Regno de Portogal : é estaban con el Rey de Castilla 
muchos é muy grandes Caballeros de Portogal que tenian su 
partida , é eran estos : En la tierra que dicen entre Duero é 
5 Miño eran por la parte del Rey de Castilla , é de la Reyna 
Doria Beatriz su muger Lope Gómez de Liria , que como 
quier que era natural de Galicia , avia grand tiempo que vi- 
via en Portogal , é el Rey Don Ferrando ficierale muchas mer- 
cedes , que le avía fecho Merino mayor de aquella tierra en- 

10 tré Duero y Miño , é tenia alli inuchas fortalezas : é éste tenia 
siempre la parte de la Reyna Doña Beatriz , é tenia á Valen- 
cia , é la Puente de Limia , é otros logares. Otrosí era y otro 
Caballero natural de Portogal , que decían Arias Gómez de 
Silva , que era muy buen Caballero , é fuera ayo del Rey Don 

15 Ferrando , é tenia la villa é castillo de Guimaranes. E otro 
Caballero Portogues , que decían Martín González de Atayde, 
tenia á Chaves en la comarca do' dicen Tras los montes. E 
tm CaTíallero que decían Juan Alfonso Pimentel tenia la villa 
de Breganza. E otro Caballero , que decían Juan Rodríguez 

20 Puertocarrero , tenia á Villano va de Pavoes , é otros logares. 
E en la Vera estaban por el Rey Alfon Gómez de Silva , que 
fenia la villa é castillo é tierra de Covillana : é su hermano, 
que decían Ferrand Gómez de Silva , que tenía el castillo de 
Monsando , é Peñamacor. Otrosí estaba por el Rey Alvar 

«5 Gil de Carvallo , que tenia la villa é castillo de Sabugal. E 
estaba por el Rey otro Caballero de Portogal , que era na- 
tural de Galicia , é fué criado del Rey Don Ferrando , que 
decían Alfonso Tenreyro , que era Freyre de la Orden de 
Christus , é tenia la villa é castillo de Miranda de Duero. E 

30 estaba por el Rey Gonzalo Vázquez de Azevedo , que fué 

muy 



198 Crónica del Ret 

A. C. muy privado del Rey Don Ferrando , é tenia la villa é cas- 
ÍJS4 tillo de Torres novas. E estaba por el Rey Vasco Pérez de 
Camoes , que era un Caballero natural de Galicia , criado del 
Rey Don Ferrando de Portogal , é tenia la villa é castillo 
de Alenquer ; é Juan González de Tejeyra , Chanciller que 5 
íiié del Rey Don Ferrando de Portogal , que tenia la villa 
é castillo de Óvidos. E estaba por el Rey el Conde Don 
Enrique Manuel , que tenia á Sintra , é era Conde del di- 
cho logar , é Sefior de Cáscales ; é Ferrand González de 
Meyra , que tenia la villa é castillo de Torres vedras , é en- i o 
tregó al Rey el logar , é el Rey puso allí á Juan Duque , 
un Caballero de Castilla. E estaban por el Rey Martin Alfon- 
so de Merlo , que tenia á Cellorico de la Vera ; é Ferrand 
Alfonso su fijo ; é Don Per Alvarez Pereyra , Prior del 
Hospital en Portogal , que tenia muchos castillos de la Or- 1 5 
den ; é su hermano Diego Alvarez. E estaba por el Rey Mar- 
tin Yaiíez de Barbudo i , Freyre de la Orden Davis , que te- 
nia á Monfort ; é Don Ferrand Dantes , Comendador mayor 
de la Orden de Santiago , que tenia la villa é castillo de Mér- 
tola ; é Pero Rodríguez de Fuentseca , que tenia la villa é 20 
castillo de Olivenza ; é el Conde de Viana , que avia á Via- 
na , é otros logares ; é Pay Rodríguez , un Caballero natural 
de Galicia , criado del Rey Don Ferrando , que tenia á Cam- 
po mayor ; é Ferrand González de Sousa , que tenia á Por- 
tel. E estaban por el Rey todos los Alcaydes que tenian las 25 
villas é castillos de Ribadecoa ; é Gonzalo Yañez de Castil Da- 
vis , que tenia la villa é castillo del dicho logar de Castil Da- 
vis ; é Vasco Martínez de Merlo , é sus fijos. E eran con el 
Rey Alvar González de Mora , que tenia la villa é castillo 
de Mora ; é otros muchos Caballeros é Escuderos de Por- 30 
togal. 



CA 

no parece < 
el Reyno de Granada quando entró Año XIL ca£. 15. 



I Hizole después el Rey D.Juan en él reynando Don 'Enrique III. 
Maestre de Alcántara , y murió en Era Portugués, como parece adelante 



Don Juan el Primero. ip^ 

A. C. 
CAPITULO XI. 1584. 

COMO ERA GRAND PESTILENCIA EN EL 

real del Rey Don Jtian : / como ovo su consejo de 
se partir dende. 

Estando el Rey Don Juan en su real que tenia sobre Lis- 
bona , la pestilencia é mortandad fué cada día crescien- 
do muy fuertemente , é morian muchos de los que con él es- 
taban , en manera que del dia que morid el Maestre de San- 
jf tiago , fasta dos meses , morieron de las Compañas del Rey dos 
mil Omes de armas de los mejores que tenia , é mucha otra 
gente : entre los quales morid el Maestre de Santiago Don 
Pero Ferrandez Cabeza de Vaca , segund que dicho avernos, 
é otro Maestre de Santiago , que fué fecho luego después del, 
JO que decian Don Rui González Mexia. E morio' Don Pero 
Ruiz de Sandoval Comendador mayor de Castilla , que cui- 
daba ser Maestre ; é Pero Ferrandez de Velasco Camarero 
mayor del Rey , é Don Ferrand Sánchez de Tovar Almi- 
rante mayor de la mar , é Ferrand Alvarez de Toledo Ma- 
15 riscal de Castilla, é Pero Ruiz Sarmiento Mariscal de Casti- 
lla , é Don Pero Nuñez de Lara Conde de Mayorga , é Juan 
Martínez de Rojas , é Lope Ochoa de Avellaneda i , é Juan 
Martinez de Leyva 2 5 é de Toledo morieron trece Caballeros 
Vasallos del Rey ; é morieron muchos otros Ricos omes é Ca- 
so balleros é Escuderos de Castilla é de León. E en este tiempo 
desta guerra era y en el real con el Rey Don Juan el Infan- 
te Don Carlos heredero de Navarra , que era casado con la 
Infanta Doña Leonor hermana del Rey , el qual es agora Rey 
de Navarra : é en todo el tiempo desta guerra nunca se partiera 
35 del Rey Don Juan. E el Rey , é el Infante de Navarra ovie- 
ron su consejo como farian , ca la mortandad era muy gran- 
de , asi en el real ,. como en los que estaban en la flota de la 

mar: 

I Otorgó su test ámenlo á 21. 2 Asi dice la Abrev. como parece 
de Agosto en el Real sobre Lisboa, debe estar. En otros M. SS. Veyra , 
Pel¿. Grandeza de la Casa de Mi- Meyva , y Neyra. E. 
randa f. 57.E. 



Í200 Crónica dsl Rey 

A. C. mar : é todos los que y eran con el Rey le díxeron , que fue- 
1 5^4- se la su merced de non querer tentar á Dios , é que se par- 
tiesen del real , é se tornasen para Castilla ; ca él dexaba 
en Portogal muchas buenas Compañas de Señores é Caballe- 
ros que tenían muchas villas é castillos por él , é farian grand 5 
guerra al Maestre Davis , é á los que tenian su partida : é 
que desque á Dios ploguiese que la pestilencia cesase , podía 
tornar , é cobrar el Regno. E como quier que el Rey non 
lo quería facer , nin se partir de allí de aquella cerca , en- 
pero con grand afincamiento de los suyos , otrosí , por la grand j o 
pestilencia que veía , que non avía día que docientos ornes , 
ó mas , non moriesen , ovo de partir del dicho real , é vínose 
para la villa de Santarén , é dexó y mucha buena Compaña 
en guarda de la dicha villa. E dexó por mayor della á Diego 
Gómez Sarmiento su Repostero mayor , al qual ficiera su Ma- 1 5 
riscal de Castilla después que murieran Pero Ruiz Sarmiento 
su hermano , é Ferrand Alvarez de Toledo. Otrosí dexo' y mu- 
chos Caballeros é Escuderos , é pieza de Ballesteros , en guisa 
que fincaron y en número de seiscientas lanzas , é trecientos 
Ballesteros. Otrosí dexó en Alenquer á Vasco Pérez de Ca- 20 : 
moes , é en Sintra al Conde Don Enrique Manuel , é en Tor- 
res vedras un Caballero de Castilla que decían Juan Duque; 
é en Óvidos á Juan González de Tejeyra Chanciller que 
fuera del Rey Don Ferrando de Portogal , é en Torres no- 
vas á Alfonso López de Tejeda , natural de Castilla , Comen- 2 5 '' 
dador de Santiago. E en todos estos logares dexó el Rey con 
estos Alcaydes Caballeros é Escuderos sus Vasallos : é en las 
* otras villas é castillos de Portogal dexó aquellos Caballeros que 
díximos que los tenían. E el Rey tornóse para Castilla asaz 
quexado por la mucha buena gente que perdiera en aquella 30 
mortandad , é fuese para Sevilla. E eso mesmo la su flota , 
que era en la mar cabe la cíbdad de Lísbona , partió dende, 
ca perdía cada dia mucha gente de aquella pestilencia , é fue- 
se para Sevilla, 



CA- 



Don Juan el Primero. 30i 

A C. 

CAPITULO XII. '3^-i- 

COMO EL REY, DESPUÉS QUE LLEGÓ 

d Stvilla. , mandó armar naos é galeas ^ara enviar sobrs 

Lishona : / cómo ordenó de los Maestrazgos de 

Santiago é de Calatrava. 

DEsque llegó el Rey Don Juan á Sevilla ovo su acuer- 
do de enviar á Francia cartas por algunas ^ gentes de 
armas que le viniesen ayudar á esta guerra , por quanto él 
avia perdido muchas Compañas de las suyas en la pestilencia 

5 que oviera en el real sobre Lisbona. Otrosí fizo armar algu- 
nas galeas é naos , é de cada dia se aparejaba para tornar á la 
guerra de Portogal : ca dexára en el Regno de Portogal mu- 
chos Caballeros de Castilla é de Portogal , que esperaban de 
cada dia su acorro. Otrosí ordenó el Rey , que Don Pero Mo- 

10 ííiz de Godoy Maestre de Calatrava , fuese Maestre de San- 
tiago ; é que Don Per Alvarez Pereyra , Prior que era del 
Hospital de Portogal , que y era con él , fuese Maestre de Ca- 
latrava 2 : é ficíeron los Freyres de las dichas Ordenes se- 
gund que el Rey les mandó : é envió el Rey , después que 

1 5 esto acordó de facer , al Papa Clemente VIL que estaba en 
Aviñon , é confirmólo todo , segund que el Rey lo avia or- 
denado. E desta ordenanza que el Rey fizo en las dos Ordenes 
non plogo á algunos del Regno , é del consejo del Rey , por 
quanto les páresela este mudamiento tal en estas Ordenes 

2 o cosa muy estraña , quel Maestre de Calatrava , que es de 
la Orden del Cistel , fuese Maestre de Santiago , que es Or- 
den de Caballería : é otrosí quel Prior de Sant Juan tor- 
nase á ser Maestre de Calatrava. 

En este Año de que este libro cuenta finó Don Luís 
Tom.IL Ce fi- 

I Abrev. á Francia á catar algu- Convento de esta Orden á 26. de Abril 

ñas ... 1385- hizo donación al Prior y Frey- 

1 Don Fr. Per Alvarez Pereyra, les de dicho Conveyíto del molino de 

llamándose Prior del Hospital de Valbuena orilla de Guadiana. BuJl. 

San Juan en Portugal , eleSlo Maes- de Calatr. E. 
tre de Calatrava , y hallándose en el 



202 Crónica del Rey 

A. C. fijo del Rey Don Juan de Francia , que fuera Duque de An- 
I j84- jeus , é era agora Rey de Secilia , en la cibdad de Sant Nicolás 
de Bari en Italia : é los que tenian su partida tomaron por Rey 
á su fijo Don Luis, que era de edad de diez aííos. E era en Na- 
pol Carlos de la Paz su contrario , que se llamaba Rey de 
Napol, é avian guerra asaz , como quier que el Rey Don Luis 
estaba aun en Francia quando su padre fino'. 



ANO SÉPTIMO 

QUE EL REY DONJUÁN REGNÓ, 



o idos 



QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

•Nuestro Seiíor Jesu-Christí) de mil trecientos é ochenta é cincO; 
é del Criamiento del mundo , segund la cuenta de los Hebreos, 
. o ' cinco mil ciento é quarenta é cinco ; é de los Alárabes , 
n 'i; : en que Mahomad comenzó su se¿la , setecientos 
íob fita íyííp -loi-i . . é ochenta é siete. '-t- ^üj' -' — 

-_ ...:.3bnO 2SfbÍbeA'3pi-f[t'y-L^Ó^'¿^' 

DE CÓMO EL REY ENVJÓ SU FLOTA CONTRA 

-¡■'^ortogdl : é como so f o que Diego Gómez Sarmiento peleara 
con el .Maestre de Christus , é cort el Prior 

O':': i: . del Hos^itaL '■> ^' "' 

A. C. TT ^ ^^y T)on Juan estando en Sevilla envió' doce galeas 
^3^5- , ñj é veinte naos á facer guerra á la cibdad de Lisbona, 

é á los del Regno de Portogal que non estaban en su obe- lo 
diencia. Otrosi envió llamar á todos los sus Vasallos de Cas- 
tilla que fuesen con él para entrar en el Regno de Porto- 
gal I . Otrosi ovo nuevas como Diego Gómez Sarmiento , é 
:los Caballeros é Escuderos que dexára en Santarén , avian pe- 

lea- 

I No solamente llamó á los Va~ nes á estas Notas la convocatoria que 
salios , sino á las gentes de las ciit- se dhixió d las del Reyno de Mur- 
dades y villas. Véase en las Adicio- cía. E. 



Don Juan el Primero. 203 

leado con el Maestre de Christus de Portogal , é con Alvar A. C. 
González Camelo , Prior que se llamaba del Hospital , que ^3^5' 
eran de la parte del Maestre Davis , cerca de Torres novas , é 
que los venciera el dicho Diego Gómez , é prendiera al dicho 
5 Maestre de Christus, é á Alvar González, é que los levara pre- 
sos á Santarén. 

CAPITULO II. 

COMO EL REY SOPO QUE EL CONDE 

Don Pedro se fuslera en Torres vedras. 

OTrosi ovo nuevas el Rey Don Juáñ como el Conde 
Don Pedro , que diximos se pusiera en Coimbra quan- 
do el Rey fuera alli , estando después en el Puerto de Por- 

10 togal ficiera guerra contra los que tenian la parte del Rey 
de Castilla entre Duero é Miíío , é después viniera en la flo- 
ta de Lisbona , é agora estaba con el Maestre Davis en Lis- 
bóna , é que era partido del , é se pusiera en Torres vedras, 
dó estaba Juan Duque , queriéndose venir para la merced del 

15 Rey. E sopo el Rey que se pusieran con el dicho Conde 
Don Pedro en el dicho logar de Torres vedras otros Caballe- 
ros de Castilla que estaban en Lisbona , los quales eran Don 
Pedro de Castro fijo de Don Alvar Pérez de Castro Conde 
de Arroyuelos , é Juan Alfonso de Baeza , é otros Escuderos : 

20 é plogo dello al Rey. 

CAPITULO III. 

COMO LLEGARON AL REY DE CASTILLA 

Mensageros del Rey de Francia. 

OTrosi en este tiempo llegaron al Rey Don Juan á Se- 
villa Mensageros del Rey Don Carlos VI. de Francia, 
é eran dos Caballeros , é un Dodtor , por los quales el Rey 
de Francia le facia saber , que él avia ávido su consejo de pa- 
25 sar con todo su poder en la isla de Inglaterra : é por ende 
le rogaba que le ayudase con algunas galeas. E el Rey le res- - 
pondid , que le placería de lo facer ; pero que ellos veian el 

Ce 2 grand 



204 Crónica del Rey 

A. C. grand menester que él tenia de la guerra de Portogal , por 
í 5^5' lo qual de presente non lo podía facer, l'ero que fiaba en Dios, 
que segund él tenia villas é castillos é Caballeros de su par- 
tida en el Regno de Portogal , que muy aina cobrarla aquel 
Regno , é que estonce con todo lo que él oviese ayudarla al 5 
Rey de Francia muy de buenamente. E los Mensageros del 
Rey de Francia ge lo agradescieron de su parte ; ca bien vie- 
ron que decía razón , é que non podia de presente partirse 
de la guerra que avia comenzado : é tornáronse para el Rey 
de Francia su señor. 10 

CAPITULO IV. 

COMO EL REY DEMANDÓ A LOS DEL SU 

consejo cómo Jarla del Conde Don Alfonso qu& 
tenia en friswn. 

DEspues que el Rey Don Juan partió de la cerca de Lis- 
bona vínose para Sevilla , é ovo una dolencia muy 
fuerte , de la qual llegó á grand peligro , en manera que 
cuidaron una noche que moriera. E desque guáreselo de 
la dolencia , é se sintió mejor , fizo venir delante sí los del 15 
su consejo , é dixoles , como bien sabían ellos que al Conde 
Don Alfonso su hermano , después que moriera el Rey Don 
Enrique su padre , le ficiera muchas mercedes en le heredar 
nuevamente , ca le diera el salín de Aviles , que es de muy 
grand renta , é otrosí en le acrescentar tierra mas de lo que 20 
tenia primero de su padre , é le diera muchos Caballeros é 
Escuderos de su Regno que le guardasen. E que el Conde, 
non parando mientes á esto , tratara con el Rey de Portogal 
su enemigo : por lo qual , después que sopiera que él lo sabia, 
se fuera para Asturias , é que el Rey oviera de ir allá. E des- 25 
que viera el Conde que non podia defenderse del , se vinie- 
ra para él á Oviedo , é que él le perdonara todo lo pasado. 
E que después desto el Conde , non parando mientes á ello, 
se le pusiera otra vez en la villa de Breganza , que era del 
Rey de Portogal , é tratara su casamiento con la Infanta Do- 30 
ña Beatriz fija del Rey de Portogal , seyendo desposada , é 
: :.; pues- 



Don Juan el Primero. 5o^ 

puesto su casamiento della con el Infante Don Enrique su íí- A. C. 
jo. E como quier que él estando en Zamora le enviara re- IJ85. 
querir que se viniese para él , por quanto él iba por su cuer- 
po i pelear con el Rey de Portogal , é con Mosen Aymon 

5 Conde de Cantabrigia fijo del Rey de Inglaterra , que que- 
rian entrar en Castilla por las partidas de Yelves , que lo non 
quisiera facer el dicho Conde , salvo dándole arrehenes por- 
que viniese seguro : en las quales arrehenes demandaba al In- 
fante Don Ferrando su fijo , é que le diese el castillo de Al- 

10 burquerque , dó él le toviese , é ciertos fijos de Caballeros. 
E que después desto los Caballeros é Escuderos que estaban 
con el Conde en Breganza , que eran naturales de Castilla , 
como vieron que él iba á pelear , partiéronse del Conde , é 
se vinieron para él á Castilla ; é el Conde , quando se viera de- 

1 j samparado , é sin gentes , é sopo que el Rey era partido de 
Zamora , é se iba para Badajoz á la batalla que entendia aver 
con el Rey de Portogal é con Mosen Aymon , trató sus 
pleytesias con Don Juan Garcia Manrique Arzobispo de San- 
tiago , al qual dexára el Rey en la cibdad de Zamora con 

20 gentes de armas por guarda de la tierra , por quanto el dicho 
Conde estaba en Breganza , que es en aquellas partes. E el 
dicho Arzobispo , por su servicio , ovo sus pleytesias con el 
Conde , é trató con él en tal manera porque fuese en la su 
merced. E esto asosegado , el Conde Don Alfonso viniera para 

25 él á Zamora , é dende para Badajoz , é él le rescibiera muy 
bien , é le perdonara todo lo pasado. E después desto , quan- 
do él fué á facer sus bodas á Badajoz con la Reyna Doña 
Beatriz su muger , enviara por el Conde , é por los Grandes 
de su Regno , que fuesen con él ; é el Conde non quiso venir, 

go antes se fué para su tierra de Asturias , é comenzó á bastecer 
sus villas é castillos , é robaban sus gentes : por lo qual el 
Rey ovo de enviar allá á Pero Ferrandez de Velasco su Ca- 
marero mayor , é á Pero Ruiz Sarmiento su Mariscal , con 
Compañas de armas. Otrosi después que el Rey ficiera sus 

35 bodas, é partiera de Badajoz, enviara Caballeros é cartas al 
Conde que' se viniese á su merced ; é que él non lo quiso 
facer ; antes se bastecia mas de cada dia , é trataba con los 
Ingleses , especialmente con los de Bayona , que le enviasen 

acor- 



2o6 Crónica del Rey 

A. C. acorro de gentes é de navios : por lo qual él non pudo escu- 
1585- sar de llegar á Asturias. E llego á la villa de Gijon , do' estaba 
el Conde , é non le acogieron en ella ; antes le tiraban con 
truenos , é con ballestas , é piedras , é ge la defendían. E como 
quier que algunos de los que estaban dentro con el Conde le 5 
daban entrada en la dicha villa , él , aviendo piedad del Con- 
de , non lo quiso facer ; antes le perdono , é le torno todas 
sus tierras , é las mercedes que del tenia. E después desto , an- 
dando con él en la su Corte , tratara con el Rey de Portogal 
algunas cosas que eran contra su servicio : por lo qual él le lo 
ficiera prender en la Puebla de Montalvan. E agora , quando 
él llegara en Sevilla á peligro de muerte de la dolencia que 
ovo , segund dicho es , pensara como dexaba á su fijo el In- 
fante Don Enrique muy pequeiío , que non avia mas de cinco 
años : é rescelára , que si algo acaesciese del , que el Conde 1 5 
posiese algund bollicio en el Regno. E por tanto que les pe- 
dia consejo , pues le tenia preso , qué les páresela que debia 
facer del ; ca él les mostrarla por cartas é por escripturas , co- 
mo el dicho Conde Don Alfonso merescia grand pena : é que 
sobre esto les demandaba consejo como faria. E los Perlados i20 
que estaban en el consejo del Rey dixeron , que en este fe- 
cho ellos non podian fablar , por quanto era fecho de muer- 
te. E los Caballeros que estaban en el consejo dixeron al Rey, 
que su merced fuese de les dar plazo para que acordasen 
sobre esta razón , é que le darían respuesta : é al Rey 25 
plogo dello. E en tanto el Rey partió' de Sevilla , é fué 
en galeas á ver la isla é cibdad de Cáliz , é dende vino á 
Xeréz de la Frontera. 

CAPITULO V. 

COMO RESPONDIERON AL REY LOS 

Caballeros del su Consejo sobre ¡a razón que les dixira 
del Conde Don Alfonso. 

j^Espues que el Rey vino de la cibdad de Cáliz á la villa 
de Xeréz , é tornó á Sevilla , un dia mando venir ante 30 
sí á los Caballeros del su consejo , é preguntóles , qué avian 

acor- 




Don Juan el Primero. £07 

acordado sobre la razón que les dixera del Conde Don Al- A. C. 
fonso. E los Caballeros eran dos , é non mas , ca todos los 1385. 
otros eran Perlados é ornes de Iglesia : é el uno dixo asi : 

,,Yohe pensado en esta razón del Conde Don Alfonso 
5 „ de los yerros que vos fizo , é como se los perdonastes , é 
,,le tornastes sus tierras ; é después decides que torno otra 
,, vez á vos errar. E, Señor, á mi me parece que vos debedes 
,, encomendar este fecho á dos Alcaldes vuestros de la vues- 
,, tra Corte , que vean todos los recabdos que vos tenedes : 

10 ,,é si después del perdón que vos le fecistes el Conde vos 
,, erró, que lo juzguen, é se libre segund fallaren, por derecho 
,, é fuero de Castilla é de León , si lo él asi meresciere. Ca, 
,, Señor , orne que tantos yerros vos fizo seyendo vos vivo é 
,, sano en la edad que sodes , de presumir es que faria mucho 

15 ,, mas si algo contesciese de vos, fincando vuestro fijo el Infante 
,, primogénito é heredero en la edad en que está." 

E después que este Caballero dixo su consejo , segund que 
avedes oido , el Rey pregunto' al otro Caballero , qué le páres- 
ela deste fecho : é el Caballero le dixo asi : 

20 ,, Señor : Yo he pensado en esta razón que avedes dicho 
„ á los del vuestro Consejo sobre el fecho del Conde Don Al- 
„ fonso : é como quier que veo asaz peligros en ello , yo non 
,, querria por cosa del mundo que vos fuesedes contra Dios, 
,,nin contra vuestra fama ; antes querria que vos parasedes á 

25 ,, todos los peligros que venir vos pudiesen. E esta razón es 
„ loada é alabada de todos los sabidores , que antes debe sufrir 
„ ome qualquier peligro , aunque sea de muerte , que es el 
„ mas duro que ser pueda , que facer cosa mala nin fea. E 
„ pues esto dixeron los sabidores Gentiles , que non ovieron 

30 „ conoscencia de Dios, mucho mas firme finca hoy la razón 
,, en aquellos que han ley , é temen á Dios , quando el yerro 
„ fuese contra Dios é contra consciencia. E , Señor , loado sea 
,,Dios, todos los que vos conoscen tienen que sodes ome 
,, que temedes á Dios , é amades justicia , é estades en buena 

^^ ,,famadesto, asi en los vuestros , como en todos los otros 
,, Regnos de Christianos : é non quiera Dios que por nin- 
,, guna barata , nin provecho mundanal fagades vos cosa 
„ que contra esto sea. Ca , Señor , algunos Reyes vuestros 

„an- 



2o8 Crónica del Rey 

A. C. ,, antecesores en Castilla é en León ficieron algunas- obras 
^3^5- „destas, por las quales las sus famas se dañaron , é les vinie- 
„ ron grandes deservicios : é mal pecado , todos los Reyes de 
,, Christianos fablan dello , diciendo que los Reyes de Cas- 
,, tilla mataron rebatadamente en sus palacios , é sin forma de ^ 
„ justicia , á algunos Grandes de sus Regnos : de los quales vos 
„porné algunos exemplos, que son estos. " 

„ El Rey Don Alfonso que fué esleído por Emperador 
„ de Alemana , é fué fijo del Rey Don Ferrando que ganó 
,, á Sevilla é la Frontera , é padre del Rey Don Sancho , mató lo 
„ en el castillo de Burgos al Infante Don Fadrique su herma- 
„ no legítimo , é á Don Simón de los Cameros , que era un 
„ grand Rico ome , é fueron muertos escondidamente , non 
„ mostrando el Rey razón por qué los matara : por lo qual 
,, todos los grandes Señores é Caballeros de Castilla fueron 15 
,, muy espantados , é Don Ñuño , que era Señor de Lara , é 
„ Don Ferrand Ruiz de Saldaña , é otros grandes Señores é 
,, Ricos omes é Caballeros salieron del Regno , é fueronse pa- 
,, ra Granada , é acogiólos bien el Rey de Granada , é fizóles 
„ muchas honras , é muchas mercedes , é mandó facer fuera 30 
,, de la cibdad unos palacios muy grandes para Don Ñuño en 
„ que posase , los quales son y hoy en dia , é alli posan agora 
,,los Christianos que allá van , é llamanlos palacios de Don 
,,Nuño : é estovieron alli grand tiempo , que non querían tor- 
„nar á Castilla. E ellos , é todos los del Regno tomaron tan 2^ 
„ grand desamor con el Rey Don Alfonso , que quando fué 
,,la contienda entre él , é el Infante Don Sancho su fijo , todos 
,, tovieron contra él con el Infante. E quando fué dada la senten- 
„ cia de Valladolid á consentimiento é pedimento del Regno , 
„ que tirasen al Rey Don Alfonso la administración del Regno, 30 
„una de tres razones que fueron puestas contra él fué esta : que 
„le debia ser tirada la espada de la justicia de la mano, por quan- 
,, to non usara bien della ; ca matara al Infante Don Fadrique 
„ su hermano , é á Don Simón de los Cameros sin ser oidos. " 

„ Otrosi , Señor , el Rey Don Sancho , fijo deste Rey Don g j 
,, Alfonso que avemos contado , fizo matar en Alfaro , é en 
,, su Cámara , con Ballesteros , al Conde Don Lope Señor de 
,, Vizcaya : por lo qual Don Diego su hermano del dicho Con- 

„de 



Don Juan el Primero. 209 

,,de Don Lope , c otros Caballeros coa él , se fueron para A. C. 
„ Aragón , é ficieron guerra á Castilla , tanto que el Rey ovo ij^í" 
„ de enviar allá á Don Rui Paez de Sotomayor , que era muy 
,,buen Caballero , con dos mil de caballo de la su mesnada, 

5 ,,é con el su pendón. E salió Don Diego á ellos , é peleó 
,,con ellos , é venciólos , é mató á Don Rui Paez de Soto- 
,, mayor , é tomó los pendones del Rey , é levólos á Teruel, 
„ é allí estovieron colgados en la Iglesia , fasta quel Rey 
„Don Pedro ganó la dicha villa en tiempo que avia guerra 

10 „con Aragón , é los mandó tirar de allí." 

,,Otrosi , Señor , el Rey Don Alfonso vuestro abuelo , se- 
,, yendo mozo, fizo matar en su palacio en Toro á Don Juan 
,, el Tuerto , que era Seííor de Vizcaya , fijo del Infante Don 
,, Juan que morió en la Vega , é nieto del Conde Don Lo- 

15 „pe que morió en Alfaro : é fueron muy espantados todos los 
„ del Regno por esta muerte. Pero por quanto el Rey era 
„ mozo de pequeíía edad , fué puesta la culpa al Conde Don 
,, Alvar Nuñez de Osorio , é morió por ello." 

„ Otrosí , Seííor , el dicho Rey Don Alfonso vuestro abue- 

20 „ lo mató en Agusejo á Don Juan Alfonso Señor de los Ca- 
,, meros. Levando convidado el dicho Don Juan Alfonso al 
„ Rey á correr monte , é viniendo con el Rey á la villa , ma- 
„taronle dos Donceles del Rey de la gineta á lanzadas: é 
„ como quíer que el Rey decía que le mandara matar por- 

25 5»^u® tomara sueldo del para ir acorrer á Gibraltar quan- 
„do la perdió Vasco Pérez de Meyra , é que non fuera 
„ con él , fué esta muerte muy retraída al Rey , por quanto 
„ le mató sin ser oído , é todos los Caballeros fueron muy es- 
„ pautados del por ello. E de aquel dia acá la Casa de los Ca- 

30 „ meros fué muy abatida : é esto fué muy grand daño , ca eran 
,, grandes Señores , é servían mucho á la Casa de Castilla; ca 
„ Don Juan Alfonso , padre deste quel Rey matara , peleara 
,, entre Alfaro é Corella , dó dicen Entrabarria, teniendo la voz 
„del Rey , con Don Juan Nuñez de Lara , que facía guerra á 

35 „ Castilla, é vencióle, éprísóle, é traxole preso al Rey í5onFer- 

,, rando vuestro bisabuelo al real que tenia sobre Palenzuela ^ : 

Tom. II Dd ,, é 

I De esta batalla se hace mención en el Año VJ. dd reynado de 

Don 



2IO Crónica del Rey 

A C. ,,é cobró el Rey la villa , é todos los otros logares de Don 

^3^5- ,,Juan Nuñez de Lara , é aseguraroase todos los fechos." 

,, Otrosí el Rey Don Alfonso vuestro abuelo mató á Don 

„ Gonzalo Martínez de Oviedo Maestre de Alcántara 2 sin 

,, juicio , por quanto le volvieron con él algunos ; é ovieronlo 5 

,, por estraño en Castilla , é por muy grand mal , por quanto 

,, el dicho Don Gonzalo Martínez íiciera un servicio muy se- 

,, ñalado á la Casa de Castilla , ca venciera é matara al Infante 

„ Abomelic , llamado Picazo , fijo del Rey Abulhacen de Be- 

,,namarin , que pasó á la Frontera á facer guerra con ocho 10 

,-, mil de caballo. 3 " 

„ Otrosí el Rey Don Pedro vuestro tío fizo matar en Se- 

,, villa en su palacio á Don Fadrique su hermano Maestre 

„ de Santiago , é fizóle matar á los Ballesteros de maza : é den- 

,,de á quince días fizo matar en Bilbao al Infante Donjuán 15 

,,de Aragón su primo en su palacio, eso mesmo por Balles- 

,, teros de maza ; por lo qual muchos de los Caballeros é Es- 

,, cuderos que vivían con él se fueron para Aragón , é los per- 

,, dio para siempre. E el Rey Don Enrique vuestro padre , 

,, seyendo Conde , é estando en Aragón , sintióse de la muer- 20 

,, te del Maestre sü hermano ; é el Infante Don Ferrando Mar- 

,,ques de Tortosa sintióse de la muerte del Infante Don Juan 

,,su hermano , é quebrantaron las treguas que estaban pues- 

,, tas entre Aragón é Castilla , é ficieron guerra : ca el Infan- 

,, te Don Ferrando entró por el Regno de Murcia , é el Conde 25 

,, Don Enrique por tierra de Soria , é volvióse la guerra , é 

,,dende vino mucho mal é mucho daño en los Regnos de Cas- 

,, tilla é de Aragón, dó primero avía alguna esperanza de paz 

„ é de sosiego. " 

,,E, Señor, como quier que todos estos daños é males 30 

„ayan 

Don Fernando IV. y, se dice que fui Alfonso é el Rey de Portogal vencic- 

entre Alfaro v Araciel. ron al Rey de Benamarin , é al Rey de 

2 Se refiere esta muerte en la Tremecen, é á otros Rey es, éá ochen- 
Crónica de Don Alonso XI. Año ta mil de caballo que traia el Rey de 
XXVIII. y en la del Rey Don Benamarin padre del dicho Infante. ¿"í- 
Pídro Año 1353. cap. I. to parece añadido por el copiante^ 

3 Abrev. con ocho mil de caballo, haciendo Reyes distintos , de Beyía- 
E desto nasció después la batalla de marin , y de Tremecen , no siendo 
sobre Tarifa , que el- dicho Rey Don mtts que uno. 



Don Juan el Primero. ' 21 r 

„ ayan. acaescido por ser fechas tales muertes como estas ; pe- A. C. 
,, ro lo peor dello fué , que tocaron en la fama de los Reyes ^3^5- 
,,que tales muertes , é en tal manera mandaron facer 4. E 
,,como quier , Señor, que estotro Caballero de vuestro con- 
5 ,, se jo aya bien dicho , que este fecho le mandéis ver á los 
,, vuestros Alcaldes que le libren por justicia; enpero tal fe-« 
,,cho como este del Conde Don Alfonso me paresce que 
„ non debe ser puesto asi en los Alcaldes de la vuestra Cor^ 
„te ; ca há ome rescelo , que por aventura , teniendo que vos 

10 „ cumplen voluntad , pecasen en este fecho , si el Conde non 
„ toviese quien razonase por él ; lo qual seria á él grave de 
„ fallar , desque viesen que vos avedes contra él mal talante. " 

„ Otrosí , Señor , fuera deste Regno non seria bien conta- 
„do ; ca dirían que los vuestros Alcaldes non farán sí non 

15 ,, lo que vos les mandasedes , é que por esto les aviades enco- 
,,mendado este fecho. E por tanto, Señor, lo que á mí paresce 
,,que debedes facer en este caso es esto. Debe saberla vues- 
„ tra Real Magestad , que el Rey Don Juan de Francia , abue- 
,,lo deste Rey Don Carlos que agora reyna , fizo prender al 

20 „Rey Don Carlos de Navarra , que es hoy vivo , é era ca- 
,, sado con su fija del Rey de Francia , é el dicho Rey de Fran^ 
,, cía era casado con hermana del Rey de Navarra : é fizóle pren- 
,,der en París, é puesto en prisión, acusábale, diciendo que tra- 
,,tára con los Ingleses sus enemigos , seyendo el Rey de Na- 

25 ,,varra tenudo al Rey de Francia por la tierra que tiene del 

Dda „en 

4 ^¿-rív.... mandaron facer. Calo con caridad atiende audiencia , é que 
peor que al Rey é al Príncipe de la oirá al acusado en quaiquier caso quel 
tierra puede ser , es si una vez toma acusen , é que non se moverá aun quel 
posesión en su fama de que mata los instiguen , é que pasará por Justicia : 
omcs por información o voltura de de tal Señor desean su vista, é estar cer- 
los otros , sin los oir como debe. Ca ca del , é van seguros á su llamado ; é 
después que este espanto é temor es en todos los qui vé viven bien , é son 
el su pueblo , ninguno non se fia en justos sus pensamientos con la voluntad 
el , é todos temen sus muertes , é de ser del Rey para le servir , é nasce dello 
vueltos ; é quando los llama , aunque todo bien , como de lo contrario nascc 
sea sin mal propósito , cuidan que los todo mal fruto ; de lo qual, asi en Gen- 
llama á muerte , é siempre van á él tiles , como en Christianos de antigue- 
con espanto , é aborrescen su vista , é dad podríamos dar grandes auílorida- 
le desean muerte , como quien está ca- des. E como quiera j Señor j que este 
tivo, é entiende se librar. E quando otro Caballero j &c. 
sienten que en este caso es tempradoj é 



£12 Crónica DEL Re V 

A. C. j, en Normandia. E el Rey de Francia ovo su consejo cómo 
^3^5- ,, faria del , sile mataría , ó le ternia siempre en prisión. E los 
,, del su consejo le dixeron , que ficiese saber al Rey de Na- 
,, varra como él le entendía acusar que fuera en trato con los 
.„ Ingleses sus enemigos en deservicio suyo é de su Regno, 5 
,, seyendo su Vasallo por la dicha tierra de Normandia , por 
,,lo qual merescia muerte , é perder la tierra : é que el Rey 
,,de Navarra catase Abogados para que defendiesen su dere- 
„ cho , que fuesen de Italia , o' de Lombardia , ó de Alematía, 
i,, o' de España , d de otra parte qual él quisiese : é que el Rey 10 
,,de Francia pagarla el salario de los Doctores que alli vinie- 
,, sen á defender el derecho del Rey de Navarra , en tal guisa 
,, que fuesen contentos. E asi se fizo , que el Rey de Navarra 
„ fizo venir buenos Do6lores que defendiesen su parte. E un 
„ dia en la semana traian al Rey de Navarra á juicio , é los 15 
„ Procuradores del Rey de Francia acusábanle ; é los Procu- 
■„ radores del Rey de Navarra defendían su derecho. E el Rey 
„ de Francia le fizo decir , que se esforzase bien á se defen- 
,, der ; ca si él fuese fallado salvo de ac[uelia acusación , él en- 
„ tendía de le demandar perdón , é facerle emienda é satisfa- 20 
,, clon del enojo que avia rescebido. E si por aventura fuese 
,, fallado culpado , que en él fincaba aver piedad del , ó de fa- 
„ cer aquello que debiese con buen consejo , de guisa que nin- 
,, guno diria que pasaba contra él sin forma de derecho , é 
,,sin justicia. E estando los fechos en esto, fué el Rey de 2^ 
,, Francia preso en la batalla de Piteus , é con los bollicios que 
,,ovo en el Regno , é en la cibdad de París , fué suelto el 
„Rey de Navarra sin mandamiento del Rey , é non vinieron 
,,los fechos á juicio." 

,, E , Seríor , á mí paresce , sí la vuestra merced fuera , que oo\ 

„ vos en esta guisa debedes tener el fecho del Conde Don Al- 

.,, fonso de que demandastes consejo, é que en esto guardaredes 

„ justicia, é vuestra fama 5 é si él meresce pena , qualquíera 

,, que sea , todos los de los vuestros Regnos , é los de los otros 

„Regnos de Christianos , é de Moros , do' esto fuere sabido, sj-j 

,, ternan que lo que ficierdes será bien fecho. E si fallaredes 

' ,, que non meresce pena , avredes guardado todo lo que de- 

„bedes de derecho é justicia." 

El 



Don Juan el Primero. 213 

El Rey Don Juan era orne de buena consclencia , é A. Q 
amaba mucho aver buena fama , é pldgole deste consejo , é i jSj- 
quisieralo facer asi , segund que este Caballero le dixera 5 , é to- 
vogelo en servicio ; enpero luego que esto acaesció á pocos 

5 días entro el Rey en el Regno de Portogal , é ovo de aver 
batalla en que fué desbaratado , por lo qual ovo grand bolli- 
cio en su Regno , é vino el Duque de Alencastre para en- 
trar en Castilla , é de si non ovo el Rey sosiego para facer esto 
que quería en razón del Conde Don Alfonso ; é después dende 

10 á poco tiempo fino el Rey. 

CAPITULO VI. 

COMO EL MAESTRE DAVIS SE FIZO LLAMAR 

Rey de JPortogal en la cibdad de Coimbra. 

Estando el Rey Don Juan en la cibdad de Sevilla sopo 
como el Maestre Davis llegara á Coimbra, é ayuntara y 
todos los Maestres é Caballeros , é los Procuradores de Lisbona, 
é de otras cibdades é villas de Portogal que tenian su parte, 

t^ é oviera su consejo con ellos, E ovo y letrados que le dixeron, 
que pues el Rey Don Ferrando de Portogal moriera , é non 
dexara fijos legítimos que heredasen el Regno , que los del 
Regno podian de derecho esleer Rey que los rigiese é gover- 
nase , é que ellos non podian mejor Rey esleer para los de- 

í20 fender, que al dicho Don Juan Maestre Davis i , por quanto 
venia del linage de los Reyes , é le avian provado que era , é 
avia seido buen defensor de aquel Regno. E algunos ovo que 
dixeron , que non les páresela bien de lo facer asi , é que era 
menester catar alguna buena pleytesia con el Rey de Castilla, 

25 para que oviese ciertos Regidores é Governadores en el Reg- 
no 

5 Abrev. le dixera ; el qual era ó de Galicia. Joseph Soares de Silva 

Pero López de Ayala ; é tovogelo. . . en las Memorias para la vida de dicho 

I D.Juan Maestra de Avis, lia- Rey Don Juan quiere provar que se 

mado desfiles Don Juan I. de Por- llamó Doña Teresa Gil de Andrade, 

■ tiigal , fué hijo del Rey Don Pe- hija de Gil Rodríguez de Vallada- 

dro I. habido en Teresa Lorenzo, que res , Señor de Saxamonde en Ga- 

Otros llaman Doña Teresa Gallega, ¡ida. ¡E. 



214 Crónica del Rey 

A C. no de Portogal naturales del dicho Regno , fasta que el Rey 
ij>^^5' Don Juan oviese fijo de la Reyna Doña Beatriz su muger, 
á quien el dicho Regno de Portogal pertenescia. E otros ovo 
en el consejo que dixeron , quel Infante Don Juan , fijo del 
Rey Don Pedro de Portogal , era bien que fuese Rey : é que j 
lo podía bien ser , ca el Rey su padre dixera , seyendo vivo , é 
regnando , que el dicho Infante é sus hermanos eran legíti- 
mos , ca él fuera casado con Dolía Inés de Castro su madre. 
E por esta razón decían estos , que era mejor aver aquel In- 
fante Don Juan por Rey , maguer estaba preso en Castilla , é lo 
esperar la merced de Dios fasta que fuese suelto: é como 
quier que él estoviese preso en Castilla en poder del Rey , 
que era bien que el diclio Don Juan Maestre Davis tovlese 
en tanto el regimiento del Regno de Portogal por él. E en 
este fecho estovierqn grand tiempo que se non acordaban ; 15 
enpero después desto , ios que decían que era mejor consejo 
que él por sí fuese Rey ovo de valer su opinión. E al Maes- 
tre Davis , que tenia el poderío , plogole dello : é tomá- 
ronle por su Rey , é plogo dello á todos los mas del Regno 
de Portogal , asi cibdades é villas , como Fijos-dalgo é otros ; 20 
salvo aquellos que tenían la parte del Rey de Castilla , é de la 
Reyna Doña Beatriz su muger , que tenían algunas villas é cas- 
tillos por ella en Portogal. E allí luego en la cibdad de Coimbra 
fué llamado Rey de Portogal el dicho Maestre Davis. 2 

CAPITULO VIL 

COMO EL MAESTRE DAVIS , QUE SE LLAMO 

Rey de Portogal, ganó las villas é castillos de entre Duero 

é Miño , que estaban for el Rey de Castilla , / ^or 

su muger la Reyna Doña Beatriz. 

DEspues que el Maestre Davis fué alzado por Rey de 25^ 
Portogal en la cibdad de Coimbra , segund dicho es, 
partió' de allí , é fué á una tierra del Regno de Portogal , que 

es 

2 El instruminto de elección y de Avis por Rey de Portugal está 
aclamación de Don Juan Maestre impeso en el 4. tomo de las Memo' 

rias 



Don Juan el Primero. 5215 

es entre Duero é Miño , dó está la cibdad de Braga, é algu- A.C. 
ñas villas é castillos estaban por el Rey de Castilla , é por la ijSj- 
Reyna Doria Beatriz su muger : é cercó luego la villa é cas- 
tillo de Guimaranes , dó estaba un Caballero muy bueno , na- 
5 tural del Regno de Portogal , que tenia la parte del Rey de 
Castilla , que decian Arias Gómez de Silva , é púsole engeños 
é bastidas , é todos los otros pertrechos que pedieron ser fe- 
chos á orne cercado , fasta que el dicho Caballero ya non se 
pedia defender , é ovo de tratar su pleytesia en tal manera, 

10 que le diese t^uarenta diasde plazo para que él enviase facer 
saber al Rey de Castilla , é á la Reyna Doña Beatriz su mu- 
ger , sus Señores , por quien él tenia la dicha villa é castillo 
de Guimaranes , como él estaba cercado , é se non podía de- 
fender , é que les pedia que le acorriesen , ó que le quitasen el 

1 5 pley to é omenage que les tenia fecho por la dicha villa é cas- 
tillo. E ficieronle la dicha pleytesia , é otorgáronle los qua- 
renta dias de plazo : é Arias Gómez envió al Rey de Castilla, 
é á la Reyna Doña Beatriz sü muger , un Caballero su parien- 
te , é falló al Rey en la cibdad de Córdoba , que allegaba las 

20 mas gentes que podía para entrar en Portogal , é díxole todo 
lo que Arias Gómez le enviaba decir , é como estaba cercado 
del Maestre Davis , que se llamaba Rey de Portogal , é estaba 
muy afincado , asi de muchos engeños que le tiraban de no- 
che é de dia , como de otros muchos combatimientos que le 

25 ficieron ; por lo qual ovo de facer su pleytesia , que lo él pu- 
diese facer saber al Rey , é á la Reyna Doña Beatriz su seño- 
ra , é que les pedia por merced que le acorriesen , que non 
se podia mas defender ; ó le quitasen el pleyto é omenaje que 
por lá dicha villa é castillo les tenia fecho. E el Rey de Cas- 

20 tilla , desque oyó la's razones que el Caballero pariente de 
Arias Gómez le dixo , respondió , que él sabia cierto como el 
dicho Arias Gómez , é los que con él estaban en la dicha villa 
é castillo de Guimaranes fueran muy afincados de muchos com- 
batimientos , é que él tenia en grand servicio señalado á Arias 

Go- 

rhs para la vida del mismo Rey niter publicata hace in civitate Colim- 

«scritas por Josepk Soares da Sil- brcnsi in Pallatio regali sexta die men- 

va , y en las Pruev. de la Hiit. sis Aprilis de anno Nativitatis Domíni 

Gene al. de la Casa Real de Port. i^^'j. Véase un exíra¿lo efz las Adic. 

t, i.pag, 347. A¿ta fucrunt , & solem- á estas Notas. E. 



2i6 Crónica del Rey 

A. C. Gómez de Silva , é á todos los que con él se avian acaescido 
Í5S5. en la dicha villa é castillo, que tanto trabajo avian sofrido poc 
su servicio , é de la Reyna Doña Beatriz su muger : é que por 
una tal villa é castillo como Guimaranes , é aunque fuese muy 
mejor , non era su voluntad que tal Caballero como Arias 5 
Gómez , ni tales Fijos dalgo como los que con él estaban se 
perdiesen. E que bien veia el dicho Caballero que Arias Gó- 
mez le envió' como él ayuntaba é allegaba las mas Compaíía- 
ñas del su Regno que podia aver , é avia ya enviado por ellas 
para entrar en el Regno de Portugal , é para acorrer á Arias i o 
Gómez , é á los otros Caballeros é Fijos dalgo que tenian su 
parte , é estaban en villas é castillos del Regno de Portogal 
teniendo su voz , é de la Reyna Doña Beatriz su muger. Otrosí 
que avia enviado su flota por la mar , en la qual iban doce 
galeas é veinte naos , é las mandara ir sobre la cibdad de Lis- 1 5 
bona á guardar el puerto , porque los de la cibdad que esta- 
ban contra su obediencia , é rebeldes contra su señorío oviesen 
enojo , é non oviesen acorro de viandas de ninguna parte como 
solían aver. E que luego de presente , al término de los qua- 
renta días que el dicho Arias Gómez tomó de emplazamiento 20 
para ser acorrido , en ninguna manera él non le podia acor- 
rer , ca era tiempo muy breve ; pero que su voluntad é enten- 
cion era quél dicho Arias Gómez apn se perdiese , que mas 
presciaba á él , que non á la villa é castillo de Guimaranes : 
é pues tal pleyto avia fecho con el Maestre Davis , que le 25 
entregase el dicho logar , porque el dicho Arias Gómez , é 
los que con él estaban saliesen salvos , é se viniesen á la su 
merced ; ca él entendía , con la ayuda de Dios , en muy poco 
tiempo cobrar el Regno de Portogal que contra su servicio 
estaba rebelde. E el dicho Caballero , desque oyó la respuesta 30 
que el Rey le dio , tornóse , é fizólo saber así á Arias Gómez 
lo mas aína que pudo. E Arias Gómez , pasados los quarenta 
días del emplazamiento , ávido el mandamiento del Rey de, 
Castilla, entregó el castillo de Guimaranes ; ca la villa era ya 
tomada , que non se pudo defender : é á pocos días que ovo ^^ 
entregado el castillo niorió ^ . E el Maestre Davis , que se 

Ha- 
I En un j}rivile¿io del mismo Rey Donjuán dado en Medina del Cam- 



Don Juan el Primero. 217 

llamaba Rey de Portogal , desque ovo cobrado la villa é cas- A C. 
tillo de Guimaranes , gano' en aquella comarca la cibdad de 1585- 
Braga , é otro logar que dicen Puente de Lima , do estaba un 
Caballero natural de Galicia que decian Lope Gómez de Li- 

j ria 2 j que era Merino de aquella tierra de entre Duero é 
Miíío por el Rey de Castilla , é por la Reyna Doña Beatriz 
su muger : el qual fizo mucho por le defender ; pero algunos 
Portogueses que eran con él dieron la puerta de la villa al 
Maestre Da vis , que se llamaba Rey de Portogal , é después 

I o fué el dicho Lope Gómez de Liria combatido , é puesto fue- 
go á las puertas del castillo do estaba , en guisa que lo non 
pudo sofrir , é tomáronle preso á él , é á su muger é fijos. E 
asi gano el dicho Maestre Davis todos los otros logares de 
aquella comarca , salvo la villa de Valencia sobre Duero , que 

1 5 la tenia Ferrand Pérez de Andrade , un Caballero de Galicia. 
Otrosi otras villas que eran Tras los niontes fincaron por el 
Rey de Castilla , asi como Breganza , que la tenia Juan Al- 
fonso Pimentel ; é Miranda , que la tenia Alfonso Tenreyro 
Comendador de Christus ; é Chaves , que la tenia Martin Gon- 

20 zalez de Atayde ; é Villareal de Pavoes , é otros logares que 
tenia Juan Rodríguez Puertocarrero : é estos Caballeros todos 
estaban por el Rey de Castilla , é guardaban los logares en 
que estaban lo mejor que podían. E el Maestre Davis, desque 
esto ovo fecho , partió de aquella comarca , é vínose para tierra 
de Coimbra. 

CAPITULO VIII. 

COMO EL REY DON JUAN ENVIÓ AL 

Arzohisfo de Toledo Don Pedro Tenorio para que ficlesz 

guerra en Portogal : é de la pelea, de Troncóse. 

EL Rey Don Juan de Castilla , que segund ya diximos era 
en Córdoba , avia ya enviado su flota por la mar ; é otrosi 
Tom.IL Ee en- 

^0 á 20. dias de Tüciembre año de to en el mundo avian en el su Reyno 
1388. se encarece la. fidelidad y leal- de Portugal. Fuh Doña Urraca Te- 
tad grande de Arias Gómez de Sil- norio aya de la Reyna Doria Be a- 
va , y de Doña Urraca Tenorio su triz , como Arias Gómez lo avia sido 
muger , que por su servicio , y el de la del Rey Don Fernando su ^adre. 
Reyna Doña Beatriz perdieron quau- 2 Alrrev. Leyria. 



25 



2i8 CronicadelRey 

A. C. enviara por todos los Señores é Caballeros é Ornes de armas 
^3^5- para ir entrar en el Regno de Portogal. E envió mandar á 
Don Pedro Tenorio Arzobispo de Toledo , é á ciertos Caba- 
lleros, sus Vasallos que fuesen con él para Cibdad Rodrigo , é 
que dende entrasen en Portogal á facer talar los panes é vi- 5 
ñas , é facer todo el daíío que pudiesen , ca era ya por el Sant 
Juan : é ellos ficieronlo asi. E el Rey queria entrar por las 
partes de Badajoz con otras Compañas. E el Arzobispo de To- 
ledo vínose para la cibdad de Salamanca , é esperaba y todos 
los Vasallos del Rey que avian de entrar con él en Portogal. i o 
E antes que el Arzobispo llegase á Salamanca , Caballeros Va- 
sallos del Rey , que eran trecientas lanzas , de las quales eran 
Capitanes Juan Rodriguez de Castañeda , é Pero Suarez de 
Toledo Alcalde mayor de la dicha cibdad , é Alvar García 
de Albornoz Copero mayor del Rey , é otros Caballeros eran 1 5 
llegados á Cibdad Rodrigo , é ficieron entrada en Portogal con- 
tra tierra de Viseo é Celiorico, é traian muy grand cabalgada : é 
pasaron á la tornada cerca de una villa de Portogal que dicen 
Troncoso, dó eran ayuntados algunos Caballeros é pieza de Peo- 
nes con ellos , que tenian la parte del Maestre Davis , que se lia- 20 
maba Rey de Portogal. E destas Compañas de Portogal eran Ca- 
pitanes tres Caballeros, los quales eran Martin Vázquez de Acu- 
ña , é Gonzalo Vázquez Coutiño, é Juan Ferrandez Pacheco 3 : 
é quando vieron venir los Caballeros de Castilla con su presa é 
con sus ganados que traian , pusieron su batalla cerca la villa de 25 
Troncoso. E Juan Rodriguez de Castañeda , é Pero Suarez 
de Toledo , é Alvar Garcia de Albornoz , é los otros Caba- 
lleros é Escuderos que y venian , desque vieron los enemigos, 
ovieron su acuerdo de como farian : é algunos ovo y que di- 
xeron , que pues ellos avian estado en la tierra de Portogal, 30 
é dormido y tres noches , é iban con su presa , que non avia 
por qué se desviar para ir á ellos , é que debian ir continuan- 
do su camino ; é que si los de Portogal , pues los veian , qui- 
siesen venir á pelear con ellos por les tomar la presa , que es- 
tonce los atendiesen , é peleasen con ellos. E otros ovo que 3 j 
dixeron , que les era grand vergüenza ver los enemigos á ojo, 

é 
3 Dicen que fué abuelo del Maestre Don Juan Pacheco. Pulgar Claros 
Varones. 



Don Juan el Primero. 219 

é non ir pelear con ellos ; é que los que lo oyesen en Cas- A. C. 
tilla, que se lo razonarían mal. E con vergüenza de esto ovie- ijSj. 
ron de ir á pelear : é apeáronse en unas tierras labradas que 
y avia por dó avian de ir ; é los de Portogal estovieron que- 

5 dos en su batalla esperándolos. E los de Castilla fiíeron grand 
pieza de pie á ellos ; é con la grand calor que facia , que era 
en el mes de Julio , é por ser la tierra labrada que facia gran- 
des polvos , desordenáronse , é fueron mal reglados , é non 
ayuntados como debian. E algunos Ginetes que iban con los 

10 de Castilla fueron á unos Peones de Portogal que estaban á 
las espaldas de los sus Ornes de armas , é mataban dellos ; é 
aun decian que los Peones de Portogal fuyeran , é asi lo avian 
comenzado , salvo por los Ginetes , que se les pusieron á las es- 
paldas entre los Peones de Portogal , é la villa de Troncoso. 

15 E los de Portogal , como estaban quedos en su batalla , vie- 
ron venir desordenados á los Omes de armas de Castilla : é 
tenian muchos Omes de pie consigo , é esperáronlos á toda 
su aventaja , en guisa que los desbarataron , é mataron y á los 
dichos Juan Rodríguez de Castañeda , é Pero Suarez , é otros 

2 o Caballeros é Escuderos , en manera que todos los mas Omes 
de armas que y eran morieron ; é el dicho Alvar Garcia es- 
capó ferido. E cobraron los de Portogal con esto , é con otras 
dichas que avian ávido ante desto , esfuerzo é orgullo. 

CAPITULO IX. 

COMO EL REY DON JUAN SOPO QUE 

Don Alvar Pérez de Giizman acorriera la. villa. 

é castillo de Mértola. 

EL Rey Don Juan era partido de Córdoba , é era entrado 
por la parte de Badajoz , é estaba sobre una villa de 
Portogal que dicen Yelves , é sopo nuevas como estos Ca- 
balleros suyos eran desbaratados é muertos en aquella pelea 
de Troncoso. E partió luego dende , é vinose para Cibdad 
Rodrigo I , é envió mandar á todos sus Vasallos que fuesen 

Ee 2 con 

Tor entonces vino el Rey á Madrigal, donde se hallaba d lo. de Mayo, 



220 Crónica del Rev 

A. C. con él en este mes de Julio de este año. E en viniendo 
^3^5- para Cibdad Rodrigo , ovo nuevas en Alcántara , que los Ca- 
balleros é Peones del Algarbe , é de Beja , é de aquella co- 
marca , que son de Portogal , vinieran sobre Mértola , que es 
una villa de Portogal , é teníala Don Ferrand Dantes , natu- r 
ral de Portogal , Caballero de la Orden de Santiago , que te- 
nia la parte del Rey de Castilla , é que la avian tomado los 
de Portogal , ca ge la dieran los vecinos que y moraban , é 
que tenían cercado el dicho castillo de Mértola , donde estaba 
el dicho Don Ferrand Dantes : el qual , con el grand afinca- i o 
miento en que se vio , envió sus cartas é recabdos á la cib- 
dad de Sevilla , por las quales les fizo saber , que los de Por- 
togal le avian tomado la villa de Mértola , é le tenían cer- 
cado en el castillo de la dicha villa , é que les pedia que le 
acorriesen ; si non, que sopiesen que él non se podria defender. 1 5 
E los de Sevilla , desque vieron las cartas de Don Ferrand 
Dantes , acordaron de le en'^ñar acorro ; ca aquel logar de 
Mértola complia mucho á los de Sevilla de le acorrer é guar- 
dar , por quanto era la principal entrada por aquella comarca 
de Sevilla contra el Algarbe , é el campo de Orique : é otrosí 20 
porque compila á servicio del Rey , pues aquel Caballero te- 
nia su parte. E Don Alvar Pérez de Guzman Alguacil ma- 
yor de Sevilla , que y era , é era en edad de diez é ocho años, 
dixoles , que por servicio del Rey , é honra del concejo de 
Sevilla , dándole ellos gentes que fuesen con él , aunque non 2 5 
fiíesen tantos como los que tenían cercado el castillo de Mér- 
tola , que él de buenamente tomaría carga de ir pelear con 
los que tenían cercado el dicho castillo de Mértola , é ayudar 
al dicho Don Ferrand Dantes. E á los de Sevilla plogo mu- 
cho de lo que díxo Don Alvar Pérez de Guzman : é por él 30 
querer tomar esta carga , dieronle Compañas» E Dan Alvar 

Pe- 

como consta de una provisión, que en- dio tres años antes , y no la habió, 

vio lila Iglesia de Sevilla \y se infie- -pedido , con deseo de esctisarlo , /las- 

re que también d todas las demás de ta que las urgentes necesidades e?i 

sus Reynos. Pedia en ella al Ar- que se hallaba le compelían d ello ; 

zobispo Don Pedro , y al Dean y bien que era su voluntad se cobrase 

Cavildo , diesen forma de pagarle por la mas suatie manera que ser pU' 

cierta decima que el Papa le conce- diese. Zuñiga Anal. E. 



Don Juan el Primero. 52i 

Pérez partió luego de Sevilla , é levó consigo trecientos Ornes A. C. 
de armas , é ochocientos de pie. E llegó al logar de Mértola, ^3^5- 
é falló que los de Portogal avian cobrado la villa , é tenian 
cercado el castillo dó estaba el Comendador Don Ferrand 
e Dantes. E eran los de Portogal docientos Ornes de caballo, 
é quatro mil de pie : é peleó con ellos , é venciólos , é prisó 
muchos dellos , é basteció la villa , en guisa que el dicho Co- 
mendador fincó acorrido é bastecido. 

CAPITULO X. 

COMO DON .ALFONSO FERRANDEZ 

de Montemayor , é Don Garcl Ferrandez de Villagarcia Co- 
mendador mayor de Castilla , desbarataron d los que levaban 
la recua a Ronches : / como sopo el Rey que la siijlotci 
era ya delante de Lisbona» 

EN este mes de Julio ovo el Rey nuevas como los de 
Yelves é de Estremoz levaban grand recua de viandas 
á un logar de Portogal que dicen Ronches , que estaba por 
ellos. E Don Alfonso Ferrandez de Montemayor señor de 
Alcabdete , natural de Córdoba , é Don Garcl Ferrandez 
de Villagarcia Comendador mayor de Castilla de la Orden 
1 5 de Santiago , que estaban en Badajoz , sopieronlo , é fueron 
para allá , é toparon con los que levaban la dicha recua , é 
pelearon con ellos , é desbaratáronlos , é mataron é prisieron 
muchos dellos. Otrosí estonce ovo el Rey nuevas como vein- 
te é seis naos suyas que mandara venir de Vizcaya , é de Gui- 
so puzcoa , é de Asturias , eran llegadas delante la cibdad de Lis- 
bona , é traian mucho pan é muchas viandas , que el Rey man- 
dara poner en ellas para bastecimiento de las villas é casti- 
llos que estaban por él en la comarca de Lisbona. Otrosí 
sopo como las sus galeas que avia enviado de Sevilla , é otras 
a^ naos que levaban así viandas , eran ya todas juntas sobre Lis- 
bona : é ovo dende muy grand placer , ca los de Portogal 
que eran contra él non tenian ya poder en la inar. 



CAh 



22^ Crónica del Reí 

A.C. 
1585. CAPITULO XI. 

COMO EL REY LLEGÓ A CIBDAD RODRIGO: 

é del consejo que ovo si entraría en el Regno 
de JPortogal. 

SOpo el Rey Don Juan , estando en Cibdad Rodrigo , co- 
mo el Maq^re Davis que se llamaba Rey de Portogal, 
avia pasado á Duero , é se venia para tierra de Coimbra : é 
alli ovo el Rey su acuerdo co'mo faria , si entrarla en el Reg- 
no de Portogal por su cuerpo , o si dexaria puestos sus fron- 5 
teros. E sobre esto ovo muchos consejos : é algunos decian 
que les parescia , que el Rey debia entrar por su cuerpo con 
todos los suyos en el Regno de Portogal ; ca non se les en- 
tendía que el Maestre Davis fuese osado de pelear con él : é 
puesto que pelear quisiese , que non tenia tantos nin tan bue- i o 
nos Caballeros é gentes como él levarla. Otrosi que el Rey 
Don Juan avia enviado decir á sus Caballeros é gentes que 
estaban en Santarén , é en las otras villas é castillos que 
suso nombramos , que los iria luego acorrer ; é si sopiesen 
que el Rey se tornaba de Cibdad Rodrigo , que les pesarla 1 5 
mucho , é perderían las voluntades que teman para le servir. 
E que pues el Rey avia nuevas que la cibdad de Lisbona es- 
taba tan afincada , asi de las villas é castillos que tenia en- 
derredor , que estaban por él , é la facian grand guerra , como 
de la flota de naos é galeas que estaban delante la cibdad , que 20 
eran del Rey , que entrando él con su poder , aquella cibdad 
de Lisbona se le darla , é non manternia mas esta porfía que 
avia comenzado contra él. Otros ovo en su consejo que di- 
xeron , qiiQ les parescia que el Rey non debia estonce entrar 
por su cuerpo en Portogal: é las razones por qué, eran estas. 2^ 
Lo primero , porque el Rey avia seido pocos dias avia muy 
mal doliente , é aun non era bien sano , é adolescia cada dia 
de sus dolencias que él avia muy á menudo : é que si adoles- 
ciese entrando en el Regno de Portogal , estonce les seria 
grand desmano ; ca avia pocos , o non ningunos cabdillos en 30 
la hueste que pusiesen en ella recabdo qual cumplía ; ca los 

que 



Don Juan el Primero. 223 

que la sabían ordenar eran muertos en la pestilencia que fuera A, C. 
sobre Lisbona. Otrosí , que el Rey avia perdido, asi en la dicha ^3^5- 
pestilencia de mortandad , como en la pelea de Troncoso, to- 
das las mas Compañas é Ornes de armas usados de guerra que 

5 él avia , que facían cuenta que perdiera en estas dos veces dos 
mil Omes de armas , é mas. Otrosí que los Capitanes que y 
eran estonce con él en Cibdad Rodrigo eran omes mancebos , 
que non se avian visto en guerras nin en batallas , é que era 
grand peligro provar luego con ellos batalla tal como ésta : 

10 que bien sabia que el Maestre Davis , que se llamaba Rey 
de Portogal , estaba en acuerdo de aventurar todo su fecho 
por batalla , ca non avía otro remedio , é todos los que con 
él eran , que podían ser fasta dos mil Omes de armas , eran en 
este consejo , é lo avían grand voluntad , como omes que non 

15 avian otro cobro , salvo ponerlo todo un día en el campo. 
Otrosí Omes de armas é Frecheros de Inglaterra , que estonce 
venieron en acorro al dicho Maestre Davis, le consejaban que 
así lo librase , é aventurase por batalla : é ademas desto avian 
cobrado la cibdad de Braga , é pieza de villas é logares entre 

20 Duero é Miíío , é tenían grand orgullo con estas dichas que 
avían ávido. Otrosí con las pérdidas que el Rey de Castilla 
oviera en la pestilencia de mortandad que oviera en sus gen- 
tes en el real de Lisbona , é con aquella dicha que los suyos 
ovieron en la pelea de Troncoso contra gentes del Rey de 

25 Castilla , estaba el dicho Maestre Davis , é los de su partida, 
orgullosos é sobervios. Otrosí que el Rey sabia bien que los 
Caballeros, é otras gentes que él dexára en la villa de Santarén, 
é en Torres vedras , é en Torres novas , é Óvidos , é Alen- 
quer , é Sintra , é otros logares , que de cada día le dexaban, 

30 por quanto avia grand tiempo que non eran pagados de su 
sueldo : é que todos esperaban que el Rey les levaría paga de 
lo que les era debido ; é que el Rey non lo tenía asi aguisa- 
do , nin levaba consigo tesoro alguno para facer las dichas pa- 
gas : é desque le viesen en el Regno de Portogal , é non les 

35 pagase , por aventura algunos de los que eran naturales del 
Regno de Portogal non porfiarían mas por el Rey de Casti- 
lla : é los de Castilla , que tenian fortalezas , se ternian por mal 
contentos , é dirían que non lo podían sofrlr , ca non avian 

cab- 



224 Crónica del Re? 

A. C. cabdales para ello. E que por todo esto era mejor que el Rey, 
I J^5- en este tiempo que fincaba deste año, pusiese este fecho á guerra 
guerreada , é enviase á la partida de Badajoz mil Ornes de 
armas , é á la partida de Galicia quinientos , é en la comarca 
de Alcántara fasta Cibdad Rodrigo otros quinientos : é que de la 5 
flota de galeas que estaba sobre Lisbona , é de muchas naos de 
Vizcaya , é de su Regno , que eran venidas con pan é vian- 
das , ficiese bastecer la villa de Santarén , é todas las otras vi- 
llas é castillos que estaban por él , é les repartiese las vian- 
das que tenia en las dichas naos en cuenta del sueldo que 10 
les debia , lo qual ellos tomarían de bueaamente , é fincarían ' 
muy alegres é bastecidos para facer guerra á Lisbona , en la 
qual ya non avia viandas : é que él Rey tornase á su Regno, 
é catase los dineros que aver pudiese para los enviar á aque- 
llos que él dexára por fronteros estonce , é otrosí para pagar á 1 5 
los que estaban en Portogal en su servicio en las dichas villas 
é castillos. Que faciendo esta guerra segund esta ordenanza 
que dicho avemos , el Maestre Davis se veria en grand prie- 
sa , é non sabria qué consejo poner ; ca si acorriese á la par- 
tida de Badajoz , los que estoviesen en Galicia , é en Al- 20 
cántara , é en Cibdad Rodrigo entrarían por las comarcas do 
estaban fronteros , é destroirian la tierra ; é si el Maes- 
tre Davis se acostase á qualquier otra parte de las fronteras, 
eso mesmo farian los que el Rey de Castilla pornia fronteros 
en las otras partidas. Otrosí , que la mar fincarla por el Rey de 25 
Castilla : é que asi con esta ordenanza de guerra , él cobraría 
el Regno de Portogal en poco tiempo, E dixeron , que el Rey 
non debia aventurar en ninguna guisa por batalla este fecho; 
ca debia pensar é catar como Dios quisiera dar aquella pesti- 
_ lencia tan grande en su hueste de mortandad , é de otras des- 30 
dichas muy rebesadas que avia ávido en esta guerra : é por 
tanto debia tomar esta guerra con tiento , por las mejores ma- 
neras de guerra que pudiese. E aún dixeron al Rey , que si 
alguna buena pleytesia pudiese aver de Portogal , que serian 
en consejo que la ficiese ; ca les decían , é asi era verdad, que 35 
el dicho Maestre Davis le acometiera pleytesia que le daría 
una grand partida del Regno. E el Rey , como quier que oía 
.todas estas razones de los que destorvaban la entrada , é de lo 

po- 



Don Juan el Primero. 225 

poner todo en aventura de batalla , en todas maneras del mun- A. C. 
do se allegaba al consejo de los que decían que entrase , di- ^3^5- 
ciendo á los que le aconsejaban que non entrase , que su vo- 
luntad era de entrar por la comarca de la Vera , é destroirla, 

5 é facer el daño que pudiese , é tornarse : é que non quería pa- 
sar los puertos foza Coimbra , é que de allí se tornaría , é por- 
nía sus fronteros , segund el consejo que ellos le daban. E co- 
mo quier el Rey así lo decía , su entencíon era llegar fasta 
Santarén. E los que las razones de que non entrase le avian 

I o dicho le dixeron otrosí sobre esto , que tal cabalgada como 
aquella de entrar por la Vera , é tornarse , non era honrosa á 
él ; ca non era dado al Rey facer almogaveria. E el Rey non 
los quiso creer , é siguió su voluntad que avia de entrar en 
Portogal , é siguió el consejo de los que decían que entrase : 

15 é asi entró en Portogal. Otrosí acordó de enviar por el Infan- 
te Don Juan de Portogal , que tenia preso en el castillo de 
Almonacir ; ca le quería levar consigo , por poner algund des- 
varío en las gentes de Portogal , diciendo , que algunos se 
vernían para él. E envió por el dicho Infante ; enpero el Rey 

20 non le esperó allí , nin entró con él. 

CAPITULO XII. 

COMO EL REY DON JUAN ENTRO 

en Portogal , é di las cosas qiu y acaescieron antes 
de la batalla, 

EL Rey Don Juan , después de todos estos consejos , en- 
tró en Portogal : é como quíer que decía en Cíbdad 
Rodrigo que non era su voluntad de pasar á tierra de Coim- 
bra ; enpero después que fué en el Regno de Portogal non 
25 se detuvo , salvo andar de cada día. E tomó luego un castillo 
que dicen Cellorico de la Vera i , é dexó y gentes que le 
guardasen. E pasó por Coimbra , é fizo quemar el arraval de 
Tom.II. Ff la 

I Tenia su real sobre Celorico de se inserta en el cap. 6. Año 1392. de 
la Vera á 2\. de Julio en cuyo dia la Crónica del Rey Don £nríque III. 
ordenó y or torga su testamento , que su hijo. E. 



226 Crónica del Rey 

A. C. la cibdad , que era muy grande. E dende fuese fasta que Ile- 
1J85. g¿ 4 Leyra , que es una villa é castillo muy fuerte , é teníale 
un Caballero natural de Galicia criado del Rey Don Ferran- 
do de Portogal , que decían Garci Rodríguez de Tavorda , é 
decia que le tenia por la Reyna Doña Leonor de Portogal, 5 
muger del Rey Don Ferrando , é alli tenia muchas joyas su- 
yas. E el Rey Don Juan llegó alli ; é como quier que el Ca- 
ballero non le acogió en la villa é castillo de Leyra , pero 
dio viandas á su hueste de las que avia en la villa por sus di- 
neros , é él se vino al Rey para ir con él dó la su merced 10 
fuese , é después fué con él en la batalla. E alli sopo el Rey 
como el Maestre Davis , que se llamaba Rey de Portogal , que- 
ría pelear , é que estaba en un logar que dicen Tomar orde- 
nando sus gentes para la batalla , é que todo su consejo é acuer- 
do era este. E llegó al Rey un Escudero del Maestre Davis, 1 5 
é fallóle en un logar de la Orden de Christus , que dicen So- 
ris , é troxole una carta de Ñuño Alvarez Pereyra , que su 
Señor el Maestre Davis ficiera estonce Condestable de su hues- 
te : la qual carta decia asi : 

,, Diredes al Rey de Castilla, que mi señor el Rey de 20 
, Portogal , é todos los suyos naturales del su Regno de Por- 
, togal , que están con él , le dicen de parte de Dios , é de 
, Sant Jorge , que él non quiera estroir la su tierra de Por- 
, togal : é c]ue por servicio de Dios , se^^endo guardada la 
, honra de mi señor el Rey de Portogal, afincando el Rey 25 
, mi señor Rey de Portogal , que él fará con el Rey de Cas- 
, tilla buena avenencia aquella que fuere razonable. E non 
, queriendo el Rey de Castilla dexar , nin desembargar , é 
, partirse del dicho Regno de Portogal libremente , mi señor 
, el Rey de Portogal lo pone en la mano de Dios , é lo quie- qo 
, re librar por batalla , é quiere sobre esto atender el juicio 
,de Dios. " 

E el Escudero dio aqueste escripto al Rey Don Juan : 
é el Rey respondióle asi por otra carta que dio al dicho Es- 
cudero , que decia en esta guisa : 3^ 

,, Decid vos á Ñuño Alvarez Pereyra , que él sabe bien 
,,como yo casé con la Reyna Doña Beatriz mi muger fija 
„ del Rey Don Ferrando de Portogal , é fice bodas con ella 

„en 



Don Juan el Primero. 227 

,,en la mí cibdad de Badajoz , é el Maestre Davls , (Jue se A. C. 
„ llama Rey, é todos los otros Grandes del Regno de Por- ^3^5* 
,,togal vinieron y, é le besaran la mano por su Reyna , é se- 
,, ñora del dicho Regno de Portogal , é á mi asi como su ma- 

e ,,rido , después de los dias del Rey Don Ferrando : é de esta 
,,ficieron sus ciertos tratos , é lo juraron sobre el Cuerpo de 
,, Dios, E que yo he derecho á este Regno de Portogal por 
,, la dicha Doña Beatriz mi muger : é si el dicho Maestre 
,, Davis , é los que con él son , quieren venir á la mi merced, 

10 „non catando el mucho deservicio que me han fecho é facen, 
„ yo partiré con ellos este Regno , asi en tierras , como en 
,, oficios grandes , é honradas mercedes , en guisa que ellos 
,,sean pagados. E si esto non quisieren, salvo perseverar en 
„su rebeldía é desobediencia, é lo quieren librar por batalla, 

•15 j>y° tengo que Dios me ayudará con el buen derecho que 
„yo hé : é que yo los iré buscar."" 

CAPITULO XIII. 

COMO EL REY DON JUAN CONTINUÓ 

su camino : é como algunos Caballeros suyos , por su 

mandamiento , fahlaron con Ñuño Alvarez ant¿s 

ds la batalla. 

EL Maestre Davis , que se llamaba Rey de Portogal , des- 
que sopo que el Rey de Castilla era ya cerca dó él 
estaba en un logar que dicen Soris , partió de Tomar do él 
20 estaba, é vínose para otro logar que dicen Puerto de Moas, 
é puso su batalla á dos leguas dende en una plaza que de 
las dos partes era llana , é de las otras dos partes avia dos va- 
lles : é allí ordenó su gente , que podían ser fasta dos mil é 
doscientos Ornes de armas , é diez mil Ornes de pie Lanceros, 
25 é Ballesteros. E el Rey de Castilla era ya partido de Soris i , 
é era llegado á una plaza que era á legua é media de los 

Ff 2 ene- 

1 "En una Historia Portuguesa que ha de estar por Soris , aunque 

del Condestable "Ñuño Alvarez Pe- arriba se hace mención de este fue- 

reyra se llama el lugar donde estaba blo. Z. Pero también se dice arriba 

el Rey de Castilla Leyrea , y asi creo que enLeyra no le quisieron acogerá. 



228 Crónica del Rey 

A. C enemigos ; é otro dia fué para aquel campo donde estaban 
IJ85. é tenían su batalla puesta, é púsose cerca dellos en un cam- 
po llano , é ordeno su batalla : é esto era víspera de Sanóla 
María de Agosto , lunes catorce días del dicho mes deste 
Año. E el Rey non estaba bien sano , que bien avia quince 5 
dias que era doliente. E algunos Caballeros del Rey fueron 
llamados é requeridos por Nurío Alvarez Pereyra Condestable 
de los enemigos , que quería fablar con ellos 2 ; q ellos , con 
licencia del Rey , fueron allá á fablar con Nuíío Alvarez aquel 
dia , é díxeronle , que bien sabia como su señor el Maestre Da- 1 o 
vis , é todos los que y eran con él , íícieran jura sobre el Cuer- 
po de Dios al Rey de Castilla su señor de aver , é rescebir, 
é tomar á la Reyna Doña Beatriz su muger , fija del Rey 
Don Ferrando de Portogal , después de sus dias , por su seño- 
ra , é Reyna de Portogal ; é otrosí al Rey de Castilla Don 1 5 
Juan , así como á su marido de la dicha Reyna Doña Bea- 
triz : é que este juramento ficiera el Maestre Davis , que ellos 
llamaban Rey , é todos los Grandes que alli eran aquel día 
con él : é por ende que les requerían que quisiesen guardar 
el juramento que ficieran ; sí non , que Dios fuese juez dello 20 
aquel dia. E Ñuño Alvarez les respondió : que era verdad 
que se ficieran ciertos tratos entre el Rey Don Ferrando de 
Portogal , é el Rey de Castilla quando se fizo el casamiento 
que ellos decían , los quales fueron jurados sobre el Cuerpo de 
Dios por cada parte ; é que tenían todos ellos , que el Rey 2^ 
de Castilla non les guardara los dichos tratos segund los jura- 
ra , é que los avía todos pasado , ca entrara en el Regno de 
Portogal contra ordenanza de los tratos , é tomara é quitara 
dmenajes , é tomara el regimiento del Regno que tenia la Rey- 
na Doña Leonor , lo qual todo era defendido por los tratos: é 30 
por tanto , que el regimiento del Regno de Portogal prove- 
yera de aver Rey é defensor , el qual estaba allí : é que te- 
nían que avian justicia é derecho , é por ende lo ponían 
en juicio de batalla : é que otra pleytesia non entendían facerj 

an- 

2 En la Historia de este Con- después fué preso en la batalla , y 
destable se dice que los Caballeros Diego Alvarez hermano del mismo 
eran Don Pero López de Ayala , que Ñuño Alvarez. 



Don Juan el Primero. 229 

antes declan su Señor , é ellos , que requerían al Rey de Cas- A. C. 
tilla , que quisiese partirse , é salir del Regno de Portogal , é ^3^5- 
non les entrar su tierra. E los Caballeros del Rey de Casti- 
lla le respondieron , que al Rey su señor non le era defendí- 

jf do por los tratos de entrar en el su Regno de Portogal , que 
él avia de aver por la Reyna Doña Beatriz su muger : é que 
pleytos de castillos é villas él non quitara 5 enpero muchos 
Caballeros que tenian villas é castillos en Portogal vinieran 
por su voluntad á la obediencia de la Reyna su muger asi co- 
ló mo su señora é su Reyna , é tenian las dichas villas é casti- 
llos por ella. E quanto al regimiento é gobernamiento que 
ellos decian que el Rey tomara á la Reyna Doña Leonor , el 
qual regimiento é gobernamiento ella debia tener fasta cier- 
to tiempo , segund los tratos : á esto respondieron é dixeron, 

15 que el Rey non tomara el dicho gobernamiento á la dicha 
Reyna Doña Leonor ; mas ella por su propia voluntad ge le 
renunciara é dexára quando se viera con ella en la villa de 
Santarén : é que las razones que decía Ñuño Alvarez eran es- 
cusadas , é era mejor venir su señor , é él , é los otros que con 

20 ellos eran á la obediencia del Rey de Castilla , é que él les 
faria muy grandes mercedes. E el dicho Ñuño Alvarez dixo, 
que las cosas ya non estaban en tales términos ; ca de todo 
punto su señor , é ellos , ponían este fecho en la mano de Dios, 
é que se librase por batalla. Pero decía Ñuño Alvarez , é los 

Í25 de Portogal , que á lo que decían que la Reyna Doña Leo- 
nor dexára de su voluntad el regimiento é gobernamiento 
del Regno de Portogal que ella tenia , é debia tener segund 
los tratos jurados sobre esta razón , que esto noia lo pudiera 
facer la Reyna Doña Leonor sin voluntad é consejo é acuerdo 

00 de todos los del Regno de Portogal , por quanto aquel gover- 
namiento le fuera encomendado á la Reyna Doña Leonor en 
favor de todo el Regno de Portogal , por escusar que le non 
©viese el Rey Don Juan , porque el Regno de Portogal non 
se mezclase con el Regno de Castilla , é que estoviese en go- 

25 bernamiento de la Reyna Doña Leonor fasta que el Rey de 
Castilla ovíese fijo de la Reyna Doña Beatriz su muger : é que 
asi tenian que el Rey pasara en este punto é en otros los tra- 
tos , é que ge los non guardara. E los Caballeros de Castilla res- 
pon- 



A. C. 



230 Crónica DEL Rev 

pondieron sobre esto muchas razones , las quales entendían 
que les cumplía decir por guarda del derecho del Rey su 
señor. E los Caballeros de Castilla que todo esto fablaron aquel 
dia con Ñuño Alvarez cataron é avisáronse bien de la orde- 
nanza que tenían los de Portogal , é viniéronse para el Rey. 

CAPITULO XIV. 

DEL CONSEJO QUE EL REY DON JUAN 

ovo sobre la ordenanza de la batalla : é de como jus 

la batalla. 



EL Rey Don Juan estaba en el campo echado , é acostado 
á un Caballero , é muy doliente , que apenas podía Ta- 
blar. E quando aquellos Caballeros suyos que avian Tablado 
con Ñuño Alvarez fueron á él , fallaron allí otros Caballeros 
que estaban delante el Rey acordando qué ordenanza ternian 
en aquella batalla. E avian sobre ello muchas porfías : ca los 
unos decían que fuesen acometer á los de Portogal en aque- 
lla plaza donde estaban ; é otros decían que non. E sobre eí,ío 
el Rey preguntó á aquellos Caballeros que fablaron con Ñuño 
Alvarez , é vieron la ordenanza que tenían los de Portogal 
de su batalla , qué les parescia : é los Caballeros le dixe- 
ron asi. 

,, Señor : Nos avenios estado con Ñuño Alvarez , é ave- 
, mos avisado la ordenanza que los vuestros contrarios tienen 
, en su batalla : otrosí avemos con ellos razonado asaz de lo 
, que nos paresció que cumplía á vuestro servicio ; pero 
, non fallamos que su señor , nin él quieran otra cosa salvo 
, batalla. E quanto á lo que nos preguntades como deben fa- 
, cer vuestras gentes en esta batalla el dia de hoy : Seííor , á 
, nosotros paresce , so emienda de la vuestra merced , é de 
,los Señores é Caballeros que aqui están , en razón de la 
, ordenanza de la batalla , lo que aqui diremos. Señor : el día 
, es ya muy baxo , ca es hora de vísperas : é demás ., Vos , nía 
, vuestra gentes non han hoy comido nin bebido nin tan sola- 
, mente del agua , maguer face grand calentura , é están eno- 
, jados del camino que han andado ; é aun pieza de los Omes 

„ de 



lO 



20 



Don Juan el Primero. «31 

de pie Ballesteros é Lanceros non son llegados , ca vie- A. C. 
nen con las acémilas , é con las carretas de la hueste. Otrosi, 1585. 
Señor , segund avernos visto la ordenanza de la batalla , la 
vuestra avanguarda está muy bien , é en buena ordenanza 
para pelear contra la avanguarda de los enemigos. Pero en 
las dos alas de la vuestra batalla , dó están muchos Caballe- 
ros é Escuderos muy buenos ,' segund la ordenanza que ve- 
mos , non nos podríamos aprovechar dellos ; ca las dos alas 
de los vuestros tienen delante dos valles que non pueden 
pasar para acometer á vuestros enemigos , é acorrer á los de 
vuestra avanguarda ; é los enemigos tienen su avanguarda , 
é dos alas juntas en uno , en que han grand gente de Peo- 
nes é Ballesteros. E parescenos , Serior , que teniendo vos 
tanta buena gente como aqui tenedes , vos debedes orde- 
nar en manera que vos aprovechedes dellos , é se puedan 
ayudar los unos á los otros : é para esto , á nos paresce que 
debedes facer asi. Señor , pues vos estades en la plaza , é tene- 
des vuestras batallas bien ordenadas , que les mandédes estar 
quedos en su ordenanza. Faciéndolo asi , vuestros enemigos 
de dos cosas farán la una : ó saldrán de aquella ordenanza 
é aventaja que tomaron para pelear fuera de donde agora 
están , é si esto facen , todos los vuestros, asi los que están 
en la avanguarda , como los que están en las dos alas , po- 
dran pelear , é aprovecharse unos de otros , é estonce Dios 
sea juez , é loamos la batalla ; ó si los de Portogal reusan 
de salir de aquella ordenanza que tienen , non ha dubda 
que muestran en ello grand miedo : é la noche viene cerca, 
é muchos dellos partieran de alli ; ca es razón de pensar , que 
los que durando el dia non quisieron pelear , non lo dexa- 
ron por otra aventaja , salvo por miedo. Demás , Señor , que 
sabemos cierto que ellos non troxeron viandas , salvo para 
hoy ; é vos estades en el campo , é tenedes muchas viandas 
para les mantener porfía. E asi , Señor , segund estas cosas, 
nuestro consejo es , que las vuestras gentes estén quedas , é 
que esperemos si los enemigos saldrán de aquella aventaja 
que tomaron. " 
Otrosi ovo y Caballeros mancebos que dixeron , que el 
Rey tenia muchas aventajas de sus enemigos , asi en ser Rey 

de 



232 Crónica del Rey 

A, C. de Castilla , que es de los mayores Reyes de la Cliristiandad, 
ijSf- como en ser casado con fija del Rey Don Ferrando de Porto- 
gal , que era heredera del Regno de Portogal, por do' avia dere- 
cho al Regno, é otrosí por que tenia alli muchos buenos Caballe- 
ros, é de grandes linages : é que páresela á los que esto decían, 5 
que el Rey debia mandar á los suyos que acometiesen á los 
enemigos ; é que liaban en Dios que seria de su parte del 
Rey de Castilla en darles buena ventura , é que los sus ene-^ 
migos, que contra la su obediencia aquel día se pusieron en 
aquella plaza , avrian penitencia del yerro que contra él é la 10 
Reyna Doíía Beatriz su muger facían. 

E después de todos estos consejos que asi pasaron delante 
el Rey cada uno diciendo lo que le parescia , estaba y un Ca- 
ballero de Francia , que decían Mosen Juan de Ría , ( que era 
muy buen Caballero , é avia seydo en muchas guerras é en 1 5 
muchas batallas , é era de edad de setenta años i , d mas , é 
era Camarero del Rey de Francia , que era venido al Rey 
en mensageria por partes del Rey su señor ; é desque vio que 
el Rey iba á entrar en el Regno de Portogal , é que todos 
pensaron que avria batalla , non se quiso partir del Rey , é 20 
fuese con él , é estaba y aquel día , é alli morid : ) é desque 
oyd las razones que los Caballeros dixeron delante del Rey 
sobre la ordenanza que debían tener en aquella batalla los unos 
é los otros , díxo así al Rey : 

,, Señor : Yo so un Caballero del Rey de Francia vues- 25 
„ tro hermano é amigo , é só en la edad que vos vedes , é 
„ he visto é estado en muchas batallas , así de Christianos , co- 
„ mo de Moros estando alien mar : é por tanto he yo apren- 
,', dido , que la cosa del mundo porque ome mayor aventaja 
,, puede tomar de su enemigo es ponerse en buena ordenan- 30 
,,za , así en guerra , como en batalla. E , Señor , en dos batallas 
,, que los Reyes de Francia mis señores , el Rey Don Phelipe, 
„é el Rey Don Juan , ovieron con el Rey Eduarte de In- 
,,glaterra, é con el Príncipe de Gales su fijo, perdieron las 
,, batallas los Reyes de Francia , é fué todo por non tener 35 
,, buena ordenanza en su batalla. E por ende , Señor , vos pido 

„por 
I En las im^r. y en la Abrev. sesenta. 



Don Juan el Primero. 233 

,,por merced , que vos querades el dia de hoy mandar á los A. C. 
, vuestros que se tengan en buena ordenanza en conoscer ^n iJ^j- 
,, aventaja ; ca yo só en el consejo de los Caballeros que han 
,, dicho , que los vuestros deben tenerse quedos en el logar 

5 ,, do están, fasta que los enemigos se partan de la aventaja que 
„ tienen tomada. Ca , Señor, segund vuestros Caballeros vos 
,,han dicho , si vuestros enemigos non parten de aquel logar 
,,do' están , non es dubda que muestran grand miedo , é non 
,, pueden luengamente durar en aquel logar dó han tomado 

10 ,, aquella aventaja que agora tienen ; ca antes de la noche 
„ ellos vernan pelear fuera de la aventaja que han tomado , d 
,, desque fuere la noche perderán la vergüenza , é partirán de 
,, allí , ca non tienen viandas mas de para hoy , segund se pue- 
,, de saber. E , Seííor , qualquier ome lo puede ver , que las 

15 ,,dos alas de la vuestra batalla , desque la avanguarda movie- 
,, re para pelear , van topar en unos valles que tienen delan- 
„ te , é non pueden llegar á los enemigos , nin ayudar á los 
,, suyos de la vuestra avanguarda." 

E al Rey plogo mucho deste consejo , é mando que se 

20 ficiese asi. Pero algunos Caballeros del Rey , que eran ornes 
mancebos 2 , é nunca se vieran en otra batalla , non se tovie- 
ron á aquel consejo , diciendo que era cobardía : é teniendo 
en poco los enemigos , acometiéronlos. E asi fué , segund que 
algunos avian rescelo , que las dos alas de la batalla del Rey 

25 non pudieron pelear , que cada una dellas falló un valle que 
non pudo pasar , é la avanguarda del Rey peleo sin acorro de 
las sus alas ; é en las dos alas de los enemigos estaban muchos 
omes de pie , é tenían muchas piedras é grand ballestería , los 
quales ficieron grand daño en los de la avanguarda del Rey: 

30 asi que la avanguarda , é las dos alas de los enemigos pelea- 
ban con la avanguarda del Rey sola , ca las dos alas suyas non 
pudieron acorrerla , nin peleaban. Otrosi Don Gonzalo Nuñez 
de Guzman , Maestre de Alcántara que era estonce , é fué 
después Maestre de Galatrava , estaba á las espaldas de los ene- 
Tom. II. Gg mi- 

2 Hentan Pérez de Guzman di^ Sarmiento , que con orgullo de aco- 
ce , que estos Caballeros eran Diego meter , no querían estar á la orde- 
Gomez Manrique , y Diego Gómez nanza. 



234 Crónica delRey 

A. C. migos de caballo , con cierta gente que el Rey le diera que 
I jSf. estoviese con él , é acometió a pelear ; é los Peones é Lance- 
ros de Portogal eran muchos , é tiraban muchos dardos é sae- 
tas , é piedras , en guisa que los Caballeros non podian entrar 
en ellos. E aún , segund dicen , ovo otro daíío , que los peones j 
de Portogal fuyeran , salvo por los de caballo de Castilla que 
estaban á sus espaldas de aquella parte , é non podian salir : é 
asi forzadamente se avian á defender é pelear. E esto es con- 
tra buena ordenanza que los antiguos mandaron guardar en 
las batallas , que nunca ome debe poner á su enemigo en las i o 
espaldas ninguna pelea , por le dar logar para foir. E la bata- 
lla asi comenzada , los de la avanguarda de Portogal tenian 
grand aventaja , ca todos , con ayuda de los Peones que tenian 
en las sus alas , peleaban con la avanguarda de Castilla sola : 
é los de las dos alas de Castilla non peleaban , ca non pudie- 1 5 
ron pasar los valles que tenian delante , segund dicho ave- 
rnos. 3 E esta batalla era cerca de una aldea que dicen Aljubar- 
rota 4 . E al Rey , al comienzo de la batalla , como estaba fla- 
co , leváronle en unas andas Caballeros é Escuderos que eran 
ordenados para la guarda de su cuerpo : é desque vieron la ba- í2o 
talla vuelta , pusiéronle en una muía : é quando vieron que 
las gentes del Rey se retraían , é muchos dellos cavalgaban 
para se ir del campo , estonce pusieron al Rey en un caballo, 
é sacáronle del campo , maguer estaba muy doliente. E duró 
la porfía de la batalla , antes que pareciese quáles perdían ,025 
ganaban , media hora asaz pequeña. 

^ CA- 

3 Zoí Escritores Portugueses, no da obra , donde hallará recogidas 
hacen mención de estos valles , ni muchas particularidades que parece- 
del terreno ventajoso que como há- rán fabulosas ó exageradas á los que 
bil caudillo s7i_po elegir el Condestable no sean de aquella nación. E. 
\Miiño Alvar ez Pereyra , de que le 4 En ningún libro impreso ni 
resultó acaso mayor gloria que del MSS. de la vulgar hay la expresión 
vencimiento , el qualfué consecuencia de que esta batalla fué cerca de una al- 
de su acertada disposición ; ó la ha- dea que dicen Aljubarrota ,y se ha su- 
cen solo para negar que los suyos tu- plido por la Abreviada : pues pare- 
biesen tal ventaja , como lo execu- ce que el Autor no dejaría de natri- 
ta Joseplt Soarez da Silva en las brar el lugar donde fué la batalla. 
Memorias de Don Juan I. de Portu- quedando tan celebrado en la memo- 
gal. Quien no quedare satisfecho de ria de las gentes. Hizo mención de 
la narración breve y sencilla de Don él Frossardo, que era de aquel tiempo. 
Pedro Lopiez de Ayala lea la referí- 



Don Juan el Primero. 2^^ 

A. C. 

CAPITULO XV. '3^5- 

COMO EL REY DON JUAN, DESPUÉS DE LA 

batalla desbaratada , partió del campo , / llegó d Santarén : 

é como entró en la mar , e se fue para Sevilla : / qué 

Caballeros morieran en la batalla. 

DEsque el Rey Don Juan vio que los suyos se vencían, 
é que non avia otro remedio , partió del campo , é lle- 
gó aquella noche á Santarén, (que es á once leguas de alli muy 
grandes ) la qual villa estaba por él : é fué grand maravilla có- 

5 mo lo pudo facer con la grand dolencia que tenia , ca fué siem- 
pre en el caballo. E desque llegó á Santarén entró en el al- 
cázar , é dieronle de comer. E falló el Rey en el alcázar de 
Santarén al Maestre de Christus , é al Prior del Hospital pre- 
sos , los quales avia prendido en la pelea de Torres novas Diego 

I o Gómez Sarmiento ; é mandó al Alcayde del alcázar que pu- 
siese recabdo en ellos. Pero el Alcayde , desque vio al Rey 
partido de Santarén , non se atrevió á defender el alcázar, é 
partió dende , é dexó solos los dichos presos. E el Rey par- 
tió luego dende , é falló un leiío en el rio de Tajo , é entró en 

15 él , é fuese para su flota , que estaba sobre Lisbona , asi galeas 
como naos , é entró en una nao , é fuese para Sevilla. 

La batalla fué desbaratada , é fueron muertos y muchos é 
muy buenos Señores é Caballeros. Morió alli Don Pedro fijo 
del Marques de Villena , visnieto legítimo del Rey Don Jay- 

20 mes de Aragón , é Don Juan Señor de Aguilar é de Castañe- 
da fijo del Conde Don Tello , é Don Ferrando fijo del Conde 
Don Sancho , é el Prior de Sant Juan que decian Don Pero 
Diaz de Iveas i , que era Gallego , é Diego Gómez Manrique 
Adelantado mayor de Castilla , é Don Juan Ferrandez de To- 

£5 var Almirante de Castilla , é Diego Gómez Sarmiento Maris- 
cal de Castilla , é Pero González Carrillo Mariscal de Cas- 

Gg 2 ti- 

I Se hace mención de él entre los Rey Don Alonso padre del Rey Don 
que se armaron Caballeros por mano Pedro, 
de Ricos hombres en la coronación díl 



A.C. 



>3Ó 



Crónica del Rey 
tilla - , é Pedro González de Mendoza Mayordomo mayor del 
Rey , é Alvar González de Saudoval , é Ferrand González 
su hermano , é Rui Barba , é Juan Martínez de Medrano , é 
Ferrand Carrillo de Pliego , ó Ferrand Carrillo de Mazuelo , é 
Gonzalo Diaz Carrillo , é Diego Garcia de Toledo , é Gonza- 
lo Alfonso de Cervantes, é Don Juan Remirez de Arellano 3 , 
é Juan Ortiz de las Cuevas, é Rui Ferrandez de Tovar , é 
Gutier González de Quirds 4 , é Juan Pérez de Godoy fijo 
del Maestre de Calatrava Don Pero Moñiz , é otros muchos 
Caballeros de Castilla é de León 5 . Otrosí Caballeros de Por- 
togal que iban con el Rey de Castilla morieron estos : Don 
Juan Alfonso Tello tio de la Reyna Doíía Beatriz , que el Rey 
ficiera Conde de Mayorga , é Don Pero Alvarez Pereyra que 
ficiera Maestre de Calatrava , é Diego Alvarez su hermano, 
é Gonzalo Vázquez de Azebedo , é Alvar González su lijo, 
é otros. E morieron y Mosen Juan de Ria , el Caballero del 
Rey de Francia de quien avernos dicho , é Don Boil , é 
Mosen Luis su hermano , fijos de Don Pedro Boil ^ , é Gar- 
ci Rodríguez de Taborda Álcayde de Leyra. E Don Gon- 

za' 



2 lin los libros mas antiguos del 
Marqués de Saniiílana falta Pero 
González Carrillo. Los impresos dicen 
Don Pero Carrillo , Mariscal de Cas- 
tilla ; lo que no se halla en ninguno 
de mano. Pero como en el Testamento 
del Rey D. Juan se ordena , que Pero 
González Carrillo fuese Mariscal del 
Rey Don Enrique , é su Posadero ma- 
yor _, que era confirmarle en el oficio, 
parece claro que se ha de leer , é Pero 
González Carrillo Mariscal de Castilla. 
Murieron los dos Mariscales en esta 
batalla , como sus predecesores de la 
pestilencia estando sobre Lisboa. De 
Don Pero González Carrillo , hijo 
de Gonzalo Alfonso Carrillo que de- 
cían de Quintana , se hace mención 
en el Año VI. del Rey Don Pedro, 
cajjíinlo 14. Es de advertir que en los 
MSS. de la Crónica del Rey Don 
Enrique III. donde estáelTestamen- 
to del 'Rey Don Juan , se lee , Pero 
López Carrillo ; ^)ero en una copa au- 



10 



téntica de él está , é que Pero Gonzá- 
lez Carrillo sea su Marisca! j é su Po- 
sadero mayor. 

3 Abrev. de Arellano el mozo. 

4 Ferrandez de Qulrós. 

? Entre ellos Tel González de 
Aguilar , Capitán de la gente de 
Ecija. Alarcon Relae. Instr. 172. de! 
Apéndice. E. También murió en esta 
batalla Alvar Rodríguez Daza , como 
parece en Lis Anotaciones al capí- 
tulo I . del Año X. del Rey Don Pe- 
dro. Z. 

6 En solo un MS. que fué del 
Marqués de Santillana Don Iñigo 
López de Mendoza , se po7ie , que 
Don Boil , é Mosen Luis su herma- 
no , fijos de Don Pero Boil , mu- 
rieron también en esta batalla : y 
tiene aquel libro tanto crédito por su 
antigüedad , que aunque no se halla 
en ninguno de los otros originales de 
la Vulgar , ni en las Abreviadas , ni 
en las impresas , me pareció que se- 

gu- 



15 



Don Juan el Primero. 5237 

zalo Nuñez de Guzman Maestre de Alcántara estovo grand A. C. 
pieza con los de caballo en el campo después que la bata- i5^5' 
lia fué desbaratada ; é los de Portogal non querían partirse 
de la su ordenanza , é estovieron quedos en su plaza fasta 

r que el Maestre partió dende : el qual se fué después , é levó 
consigo muchos que escaparon por él : é llegó otro dia de ma- 
ñana á Santarén , é non se detovo alli , é pasó el rio de Tajo, 
é tomó su camino para Castilla , é con él muchas gentes que 
escaparon de la batalla. E el Alcayde de Santarén , que era 

1 o Rodrigo Alvarez de Santoyo , que le tenia por Diego Gómez 
Sarmiento , é el Alcayde de otro castillo de Santarén , que di- 
cen el Alcazaba , que era Gómez Pérez de Valderrabano, des- 
que el Rey partió de alli , é vieron al Maestre de Alcánta- 
ra , é á todos los otros que eran partidos de la batalla , tomar 

I jf su camino para Castilla , partieron otrosí ellos de dicha villa 
de Santarén , é fueron para Castilla , é dexaroii á Santarén. 

CAPITULO XVI. 

COMO DON CARLOS INFANTE DE NAVARRA 
venia al Rey para entrar con él en Portogal. 

. On Carlos Infante primogénito heredero del Rey de Na- 
varra , que era casado con la Infanta Doña Leonor her- 
mana del Rey Don Juan , avia enviado á decir al Rey que 

20 le esperase , ca él venia quanto podia andar para entrar con . 
él en el Regno de Portogal. E el Rey non le atendió ; pero 
después , luego que el Rey partió de Cibdad Rodrigo , el In- 
fante llegó alli , é con él algunos Caballeros de Aragón , é de 
Bretaíía , é de Castilla : é por quanto non pudo alcanzar al 
Rey , ca le dixeron que era ya pasado á Coimbra , entró el 

55 dicho Infante á tierra de Lamego , é fizo alli mucho daño. E 
estando en aquella comarca sopo como el Rey era desbarata- 
do , é tornóse para Castilla. 

■ ■..- \ CA- 

juramente se podta fóner como e^stá en la batalla de Najera en servicio 
. en aquella. De Alosen Fero Boíl se del Rey Dojz Ettrique , y fué ^ress 
hace .mención en todas que se halló en ella. 




'2^S Crónica del Rey 

A. C. 

^5^5- CAPITULO XVII. 

COMO EL MAESTRE DAVIS COBRÓ MUCHAS 

villas é castillos qm estaban for el Rey Don Juan en 
Portugal desunes que la batalla fué fecha. 

EL Maestre Davis , que se llamaba Rey de Portogal , des< 
que la batalla fué vencida , otro dia martes partió' del 
campo , é vino su camino para Santarén , é cobróla , é el al- 
cázar ; ca ya non estaban y gentes de Castilla. E fallo' en el 
alcázar al Maestre de Christus , é al Prior del Hospital de 5 
Portogal , c[ue primero eran y presos , los quales prendiera 
Diego Gómez Sarmiento en pelea cerca de Torres novas , se- 
gund avemos contado : é quando el Rey pasó de Santarén, 
non curó él , nin los Alcaydes de aquella villa de los levar 
consigo, é dexaronlos allí , é fueron sueltos luego. E desque 10 
el Maestre Davis cobró á Santarén , luego cobró todas las for- 
talezas que el Rey Don Juan tenia en aquella comarca ; ca 
los que las tenian , los unos eran muertos en la batalla , é los 
otros las desampararon. E los logares que el Maestre Davis 
cobró luego fueron estos : Santarén , Torres vedras , Alen- 15 
quer , Sintra , Óvidos. Otrosi cobró entre Duero é Miño á 
Valencia , é otros muchos logares Tras los montes , é en la 
Vera. Pero una fortaleza que dicen Torres novas , que tenia 
. un Caballero de la Orden de Santiago , que decian Alfonso 
López de Tejeda natural de Castilla , non la pudo el Maestre 20 
Davis cobrar ; antes se le defendió muy esforzadamente , fasta 
que sacó con él pleytesia de tres meses , para lo facer saber 
al Rey de Castilla su seííor. E asi se fizo : é el Rey envió 
decir á este Caballero , que tenia en servicio lo que ficiera ; é 
mandóle que entregase el logar. Otrosi todas las fortalezas que 25 
estaban por el Rey entre Duero é Miño , é Tras los montes 
se dieron al Maestre Davis ; salvo una villa que dicen Cha- 
ves, que la tenia un Caballero de Portogal que decian Mar- 
tin González de Atayde , é otros dos castillos que dicen Mon- 
zón , y Melgaso. 30 

CA. 



Don Juan el Primero. 139 

A C 
CAPITULO XVIII. ,j85.' 

COMO EL MAESTRE DAVIS ENVIÓ 

su Condestable Nuíío Alvar ez , é otras sus gentes , ^tie 
entrasen en Castilla : é lo que y acaesció. 

DEspues que el Maestre Davis llegó á Santarén , é co- 
bro las fortalezas que estaban en aquella comarca , é 
sopo como la flota de Castilla que estaba sobre Lisbona era 
partida , ordenó que Ñuño Alvarez Pereyra su Condestable, 
c é el Prior del Hospital de Portogal , que decian Don Alvar 
González Camelo , é otros Caballeros é Escuderos , que po- 
dían ser fasta ochocientos Ornes de armas , é seis mil Peones, 
entrasen por Castilla. E asi lo ficieron , é pasaron á Tajo , é 
entraron por la comarca de Mérida , é de Xeréz de Badajoz, 
loé por aquella tierra. E los de Castilla que se ayuntaron para 
les defender la tierra , é pelear con ellos , eran Don Pero Mo- 
ñiz Maestre de Santiago, é Don Gonzalo Nufíez de Guzman , 
que fué Maestre de Alcántara , é el Rey le avia fecho estonce 
Maestre de Calatrava , é Don Martin Yañez de Barbudo natural 
1 5 de Portogal, que el Rey íiciera estonce Maestre de Alcántara , é 
el Conde de Niebla que decian Don Juan Alfonso de Guzman, 
é Don Alvar Pérez de Guzman , é los Caballeros de Córdoba , 
é muchos otros Seííores é Caballeros é Peones de la Frontera. 
E juntáronse en uno, é vinieron dó sopieron que Ñuño Alvarez 
20 é los de Portogal andaban por la tierra , é llegaron á un logar 
que dicen Valverde , é puso cada una de las dichas partidas 
sus batallas en orden. Enpero los de Castilla eran muchos Peo- 
nes , é" afincaron tanto á los de Portogal , que tovieron que 
eran vencidos , é vieronse en tan grand priesa , que ovo ajgu- 
25 nos que se rendían , é pasaban á la otra parte. E con la grand 
desesperación que los de Portogal ovieron aquel dia , é con 
la poca ventura que los de Castilla avian en esta guerra , aco- 
metieron á los de Castilla en alguna partida , que les non to- 
vieron rostro , é se volvieron. E alli recudió el Maestre de San- 
go tiago Don Pero Moñiz , é firieronle el caballo de manera que 
cayó , é alli morió i . E los de su partida , deseque le vieron 

muer- 

1 Abrev. é alli morió ea Valverde. 



240 Crónica del Rey 

A. C. muerto , non curaron mas de pelear , é afloxaron luego , é 
^5^^ 5- parueron de alli ; caso que non morieron otras gentes de Cas- 
tilla. E esta fué una grand desaventura entre todas las otras 
que acaescieron en esta guerra después que fué comenzada. 
E los de Portogal tornáronse para su tierra ; enpero non le- 5 
varón presa de ganados , nin otros robos. E el Rey Don Juan, 
desque el Maestre de Santiago Don Pero Moiíiz morid , fizo 
facer Maestre á Don Garci Ferrandez de Villagarcia , Co- 
mendador mayor de Castilla en la Orden de Santiago. 

CAPITULO XÍX. 

COMO EL MAESTRE DAVIS CERCÓ 

d Chaves , é la tomó. 



Jl í 



N este tiempo , después de la dicha batalla , el Maestre i o 
^ Davis que se llamaba Rey de Portogal , después que 
ovo enviado á Ñuño Alvarez su Condestable que entrase en 
Castilla , partid de la villa de Santarén , é fué para otra co- 
marca , é cerco la villa de Chaves , que tenia la parte del Rey 
de Castilla , é estaba en ella Martin González de Atayde , un 15 
Caballero muy bueno de Portogal , é la tovo grand tiempo 
cercada tirándole con engeííos , é combatiéndola fasta que la 
tomo. E los que en ella estaban ficieron su pleytesia , que los 
pusiesen en salvo en Castilla en un logar que dicen Monte- 
rey ; enpero primero lo ficieron saber al Rey de Castilla si 20 
los podria acorrer : é él envidies mandar que entregasen el di- 
cho logar. E estaba y otro Caballero de Galicia que deciaa 
Vasco Gómez de Xexos i , que entrara y por servicio del Rey. 
E después que fué tomada la villa de Chaves , el Maestre Da- 
vis andovo por aquella comarca de Tras los montes, fasta que 2^ 
cobro á Breganza que la tenia un Caballero que decian Juan 
Alonso Pimentel , é se vino para él , é cobro todos los otros 
logares que por alli eran : é los Caballeros que se los dieron 
dellos fincaron con él , é otros se vinieron para Castilla. 

CA- 

I En otros MSS. Xexes j en los Garci Pérez de Xcxos entre los Caba^ 

iinj)r. Xeres. En instrumentos anti-- lleros que fueron armados en la fies- 

giios se lee Xexos : y en la Hist. de ta de su coronación. 
DoH Alonso XI. se hace mención de 



Don Juan el Primero. 241 

A.C. 
CAPITULO XX. ijSi- 

COMO EL REY DON JUAN LLEGÓ A SEVILLA 

des-piies de la batalla , é lo qiiejizo. 

AGora tornaremos á contar co'mo fizo el Rey Don Juan 
después que esta batalla fué perdida. Asi fué que el Rey 
Don Juan , después que la dicha batalla de Portogal , dó él 
se acaescid , fué desbaratada , llego' como diximos á Santa- 
5 rén , é partió de alli , é entró en su flota que tenia sobre Lis- 
bona , é fuese para Sevilla , é alli se vistió de paños prietos, 
é los traxo asi algunos dias : é dende fué para Castilla i . E 
todos los mayores Caballeros del Regno que avian fincado que 
non fueron con él en la dicha batalla , é otros muchos que esto 

I o vieron é escaparon de la batalla , viniéronse para él á la villa de 
Valladolid , é alli fizo sus Cortes , é acordó de enviar catar gen- 
tes á todas partes , é de facer saber todo lo que le avia acaescido 
al Rey de Francia su amigo. E envióle pedir acorro de gentes 
suyas é de dineros , por quanto sabia , que luego que él fuera 

1 5 desbaratado en Portogal, el Maestre Davis, que se llamaba Rey 
de Portogal, avia enviado sus Mensageros á Inglaterra , especial- 
mente al Duque de Alencastre , que era casado con una fija 
del Rey Don Pedro , que decian Doíía Costanza , é por ra- 
zón de ella se llamaba el Duque de Alencastre Rey de Cas- 

20 tilla é de León , por los quales le facia saber como el Rey 
de Castilla fuera desbaratado , é avia perdido muchas gentes 
suyas de las mejores que en el Regno de Castilla avia ; é 
Tom. 11. Hh que 

I Luego que llegó á Sevilla dio Hist. cap. 26. §. 8. Y con data de 15:. 

cuenta á las ciudades del Reyno de la refiriendo que Diego Gómez Manri~ 

férdida de la batalla. Véase en las que , su Adelantado mayor de Cas- 

Adiciones á estas Notas la carta que tilla , hahia muerto en su servicio en 

escribió á !a ciudad de Murcia con fecha esta batalla ( de Aljub arrota ) confi- 

de 29. de Agosto en la qual dice que rió el Adelantamiento á su hijo Pe- 

habia determinado celebrar Cortes en dro Manrique : y por quaitto éste era 

Valladolid , y empezarlas el dia i. muy pequeño , nombró para servirle 

de Oítubre. Hallándose en dicha vi- d Gómez Manrique su Vasallo. Sa- 

/Al á I. de Diciembre co;z/zr OTÓ ««/ri- laz. Pruev. de la Casa de Lara pag, 

vilegio al Cavildo de Segovia. Colm. 54. £. 



242 Crónica DEi Rey 

A. C. que agora tenia tiempo de se venir el dicho Duque para Cas- 
1585. tilla : ca con el título que él tenia en se llamar Rey de Cas- 
tilla , é fallar á su adversario desbaratado é menguado de Com- 
pañías , oírosi teniendo á él por ayudador con mucha gente 
que tenia , podria acabar su entencion 5 é que non tardase la 5 
su venida, E por esta razón el Rey Don Juan envió luego 
sus Mensageros al Rey de Francia á le rogar que le quisiese 
ayudar , como diclio avernos , con gentes é con tesoro. Otrosí 
envió Mensageros al Papa Clemente VIL que estaba en Aviñon 
á le facer saber todo esto segund pasara. 10 

CAPITULO XXI. 

VE LO QUE EN ESTE AÑO ACAESCIÓ 

en el Ducado de 2dilan. 



E 



N este Aíío Micer Galeazo Conde de Virtudes envió de- 
^ cir á Micer Bernabo Sefíor de Milán su tio, hermano 



de su padre , é su suegro , padre de su muger , como él que- 
ría dexarle toda su tierra , é se quería poner hermitafío , é que 
primero le quería ver : é tales maneras tovo en esto , que lo 1 5 
creyó Micer Bernabo su tio. E yendo su camino para ir dó 
avia de ser hermitaño , pasó cerca de la cibdad de Milán , dó 
estaba Micer Bernabo su tio é suegro. El Conde de Virtudes 
levaba consigo dos mil lanzas , diciendo que iban con él por 
le facer honra , pues dexaba el mundo , fasta le poner en la so 
hermita dó avía de estar. E Micer Bernabo , creyendo que 
todo esto era verdad , é íiandose en el sobrino é yerno , é pla- 
ciéndole mucho , por quanto le dexaba la tierra , salió á él al 
camino cerca la cibdad de Milán con pocas gentes, é levaba con- 
sigo sus fijos. E el Conde de Virtudes , desque vido al tio que 25 
se llegaba á él , é le abrazaba , é estaba en su poder , pren- 
dióle á él é á sus fijos pequeños que eran allí con él , é to- 
móle la tierra j é después matóle en la prisión. 



ANO 



Don Juan el Primero. 243 

A. C. 

ANO OCTAVO ''''' 

QUE EL REY DON JUAN REGNÓ, 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos é ochenta é seis; 

é del Criamiento del mundo , segund la cuenta de los Hebreos, 

cinco mil ciento é quarenta é seis ; é de los Alárabes , 

en que Mahomad comenzó su seda , setecientos 

é ochenta é ocho. 

CAPITULO I. 

COMO LOS MENSAGEROS QUE EL REY 

envió al Rey de Francia llegaron d él d Parts , / lo qiis 
le dixeron de partes del Rey Don Juan. ^ 

EL Rey Don Juan envió' sus Mensageros al Rey Don Car- 
los de Francia , su hermano é amigo , á le pedir ayuda 
de gente é tesoro para este menester que tenia. E los Men- 
sageros llegaron al Rey de Francia á París dó él estaba , é 
^ dieronle las cartas que el Rey de Castilla le enviaba , é di- 
xeronle todo lo que les avia mandado decir , como le acaes- 
ció la pérdida de la batalla , é como fincó muy menguado de 
gentes é de tesoros , é como el Maestre Davis , que se lla- 
maba Rey de Portogal , avia enviado sus cartas al Duque de 
10 Alencastre á le acuciar su venida en Castilla 2 : é que por 
todas estas razones le enviaba rogar como á hermano é ami- 

Hh 2 go, 

I "Estaba el Rey en Burgos á 26. cedido el Rey no. Zuñiga Anal. E. 
de Febrero según la fecha de tin pri- 2 Véase lo que se dirá en las 

vilegio de la villa de Pancorvo. Y Adiciones á estas Notas sobre la -ve- 

en la misma ciudad con data de nida del Duque de Lencaster con in- 

28. dio carta de creencia d Don Juan tentó de apoderarse de los Reynos de 

González de Avellaneda , Notario Castilla y León , que suponía perte^ 

mayor del Andalucía para que fuese necerle por su muger Doña Cos tanza, 

á Sevilla a defender las Fronteras, hija del Rey Don Pedro. E. 
y cobrar el servicio que le habia con- 




244 CllONICA DEL ReY 

A. C. go que le quisiese ayudar. E fallaron en el Rey de Francia 
I j86. muy buen acogimiento , é dixoles , que luego él avria su con- 
sejo con los Duques de Berri , é de Borgoiía sus tios , é con 
otros Señores del su Consejo , é les daría buena respuesta. 



CAPITULO II. 

DE LA RESPUESTA QUE EL REY DE FRANCIA 

fizo d los JSdmsageros del Rey de Castilla. 

Espues desto el Rey de Francia fizo llamar á los Du- 5 
ques sus tios , é á los del su Consejo , é ovo su acuer- 
do con ellos , é todos le dieron por consejo que ayudase al 
Rey de Castilla en quanto oviese menester. E el Rey , des- 
que este consejo ovo , fizo venir delante sí los Mensageros del 
Rey de Castilla , é dixoles asi. delante los dichos Duques sus 10 
tios , é todo su Consejo. 

,, El Rey de Castilla , mi hermano é amigo , me. envió sus 
cartas de creencia , que yo crea á vosotros lo que me dixis- 
tes de su parte : é vosotros me avedes dicho toda la creen- 
cia que él vos mando que me dixesedes , asi como buenos 15" 
é leales Mensageros. E yo he entendido muy bien la razón, 
é he ávido sobre ello mi consejo como vos debo responder, 
é qué es lo que debo facer. Vos diredes asi al Rey de Cas- 
tilla mi hermano é mi amigo : que del acaescimiento que 
ovo en la batalla de Portogal que perdió , que me pesa mu- 20 
cho dello , é entiendo que la su ganancia é bien que él ovie- 
re es mió ; é de lo contrario quando acaesciere á mí viene 
mi parte. Pero en este caso le ruego yo que él tome muy 
grand conorte , é muy grand esfuerzo ; ca las batallas son en 
Dios , é ninguno non puede contrariar la su voluntad. E 25 
quél sabe muy bien que leemos por Hestorias é Cordnicas, 
é vemos de cada dia que muchos grandes Príncipes é Re^ 
yes é Serlores que pelearon fueron algunas vegadas venci- 
dos ; pero por esto non perdieron sus honras ; antes torna- 
ron con mayor esfuerzo á su guerra , é ovieron muy buenas 30 
venturas. E por tanto que él non debe por esta pérdida que 
ovo tomar enojo ; mas tener que Dios que esto fizo le pue- 

„de 



Don Juan el Primero. 245 

,, de dar mucha buena ventura sobre sus enemigos con el buen A C. 
,, derecho que tiene. Otrosi, a lo que me envía pedir ayuda ij^ó. 
,,de gentes é de tesoros para el menester en que está : todo 
,, lo que yo hé es muy presto para su ayuda, é para su honra, 
5 „ é para su placer. E que yo le fago cierto que luego le en- 
,,viaré dos mil lanzas de los mejores Caballeros é Escuderos 
,, que yo tengo : é ge las enviaré con otros Capitanes, los qua- 
„ les serán á su mandamiento , asi como de mi mesmo. Otrosi 
,, que yo le quiero dar para sueldo destas dos mil lanzas cien 

10 ,,mil francos de oro que luego sean aqui pagados , porque 

,, la Gente de armas que á él ha de ir non se detenga. E 

„ caso quél oviese menester mayor ayuda , yo esto' presto para 

,, lo facer , fasta que yo por mi cuerpo lo oviese de complir." 

E los Embajadores del Rey de Castilla que y estaban le 

j 5 dixeron : 

,, Señor : En nombre del Rey de Castilla vuestro her- 
„ mano é amigo , é nuestro Señor , vos damos muchas gra- 
,, cías por la buena voluntad , é buenas obras que vos quere- 
„ des facer al Rey vuestro hermano : por lo qual él é todo su 

20 „Regno será siempre temido á la vuestra Corona de facer 
j, todo el placer que pudiere. " 

E segund los tratos que eran entre el Rey de Castilla é 
el Rey de Francia era un capítulo , que si qualquíer dellos 
oviese menester por mar 6 por tierra gentes é acorro , que el 

25 otro ge lo envíase á su espensa de aquel que el acorro é 
gentes oviese menester. Pero el Rey de Francia envió lue- 
go al Rey de Castilla su hermano las dos mil lanzas paga- 
das : las quales luego se partieron de Francia , é vinieron ai 
Rey de Castilla : é era mayor de ellas el Duque de Borbon 

30 tío del Rey de Francia , hermano de su madre i , é con él dos 
Caballeros muy buenos por Capitanes, al uno decían Mosen 
Guillen de Neyllac , é al otro Mosen Gualter de Passac : é 
continuaron su camino fasta que llegaron al Rey de Castilla, 



segund adelante diremos. 



CA- 



I Y también hermano de la Reyna Doña Blanca de Berhon mugsr que 
fué del Rey Don Pedro. E. 



246 Crónica del Rev 

A. C. 
ij86. CAPITULO III. 

DE LA CARTA QUE EL PAPA CLEMENTE VIL 

envió al Rey Don Juan consolándole de la pérdida, 
de la batalla de Portugal. 

E' L Papa Clemente VIL que estaba en Aviñon, después que 
¿ sopo la pérdida que el Rey Don Juan oviera en la batalla, 
ovo dello muy grand enojo é pesar , é envióle una carta de con- 
solación , de la qual el tenor es éste en la lengua de Castilla. 

,, Clemente Obispo siervo de los siervos de Dios. Al 5 
,, amado é muy alto fijo Joan Rey de Castilla é de León , 
„ salud , é espíritu de fortaleza en las cosas contrarias. Oí nue- 
„ vas de que toda mi voluntad fué conturbada: é de las voces 
,, que oí los labros de mi boca se estremecieron : ca por fé é 
,, relación de muchos he sabido , que aquel dia fué de ira é 10 
,-, de saña espantable contra la tu Real Magestad : ca la tu glo- 
„ ria , é de toda España , que desde dó el Sol nasce , fasta el 
„ su ponimiento era temida de todos , por un arrebatimiento, 
„ apenas comenzado , cayo. Mas por ende , Príncipe muy alto, 
,,non te espantes, nin tomes muy grand pesar ; ca léese que 15 
„ muchas veces el vencedor es vencido de otro mas bajo. 
,, Leemos que el Arca del Testamento del Señor de los que 
,,non creían en él fué robada. Leemos c[ue Saúl, é Jonatás 
,, su fijo vencidos é muertos fueron de los Philisteos. Leemos 
„ que la grand cibdad de Roma , señora del mundo , muchas 20 
,, veces fué vencida. Non dubdamos que aquel grand Ciro , se- 
„ ñor de Babilonia , de mugeres fué vencido. Léese que Da- 
,,, rio , Rey de los Reyes , del su subdito é vasallo fué vencido. 
„ Non dubdamos que Rodrigo , Rey é Señor de toda España, 
,t, vencido é perseguido fué de los Alárabes. Sabemos lo que 25 
,, poco tiempo ha que fué , que la noble flor de Lys por veces 
„ de los Ingleses ha seydo derribada é vencida. E bien sabes 
„ tú que aquel noble é escogido entre los nobles omes de 
,, caballería , é Caballero sobre los Caballeros , que en los pe- 
,, ligros de la muerte mostraba el su grand esfuerzo , el Rey <^o 
,, Enrique tu padre , vencido fué : acuérdate dello. E aquel 
,, á quien Dios ama , aquel castiga é corrige. E si firió , é llago 

„6Í 



Don Juan el Primero. 247 

„el tu pie , Dios es el que sana las llagas , é enderesza los A.C. 
,, contrechos. E si el su azote é castigo con paciencia le so- ij86. 
,, frieres , el tu dolor tornarseha en gozo é en placer. E se- 
,, gund la grandeza del dolor de tu corazón que agora tienes, 
5 ,, grand consolación é alegría avrá la tu ánima , é porná Dios 
,, en tí la su misericordia. E por aventura te castiga é apremia 
,, en este mundo en los bienes temporales , porque non ayas 
„ después de pasar ardor de la muerte perdurable. Escripto 
„ es que en la ediricacion del templo de Jerusalém todas las 

10 ,, piedras eran primeramente labradas é picadas con martillos, 
,, porque mansamente fuesen puestas en la lavor que avia de 
„ durar. E por este exemplo tienen que aquellos que son á 
„ poner en la pared é muro de aquel templo celestial , que es 
„ dicho Jerusalém , é parayso , primero en este mundo son 

15 ,, atormentados é feridos de muchos peligros é fortunas, por- 
„que después con paz é mansamente sean alli trasladados 
„ é puestos. Por la quai razón tú , varón de bien , en el qual 
j, nunca ovo engaño ^ por qué te atormentas con tan grand 
„ dolor? E como quier que justa razón de doler te mueva, 

20 ,, al sabidor cumple encubrirlo , é non lo publicar. E asi quan- 
„ do el grand dolor te mueve , esfuérzate de lo encobrir mos- 
„ trando alegría : ca el dolor publicado face á los tus amigos 
„ engendrar é acrescentar pesar , é acarrea grand placer á los 
„ enemigos. E por ende , fijo muy amado , te ruego quanto 

25 „ puedo , que en este caso non te sea tan grande la manera del 
,, dolor que te ponga fuera del tu seso ; mas vístete de vesti- 
„ duras de salud é de fortaleza é de gracia , é pon los tus fe- 
chos en esperanza de aquel que acorre é ayuda á los que 
,en él esperan. Dada en Aviñon , &c. '* 






CAPITULO IV. 

COMO EL CONDE DON PEDRO , QUE ESTABA 

en Francia , vino d la merced del Rey ^or le servir , 
desfiles que sofo la pérdida de la batalla. 

30 OEgund avemjos contado, por saíía que el Rey oviera del 
»^3 Conde Don Pedro mandóle salir del Regno ; é él fizólo 
asi , é fuese para el Rey de Francia. E agora quando sopo 

es- 



A:C. 
ijSó. 



248 Crónica del Rey 

esta pérdida de la batalla, envío sus cartas al Rey coitlo le 
quería venir á servir , si su merced fuese. E el Rey le res- 
pondió muy bien , é le torno' toda su tierra. E por quanto 
quando el Rey Don Juan casara al Infante Don Juan de Por- 
togal con Doña Costanza su hermana i le diera á Alva de 
Tormes , que fuera del Conde Don Pedro , agora quando el 
Conde vino al Rey dióle á Paredes de Nava en emienda de 
Alva de Tormes : el qual logar fuera del Conde Don, Alfonso, 
é ge le tomara el Rey quando le priso'. 



CAPITULO V. 

COMO EL MAESTRE DAVIS CERCÓ 

la clbdad de Coria. 




Ste Año el Maestre Davis que se llamaba Rey de Por- lo 
togal , después que cerco' la villa de Chaves , do' estaba 
Martin González de Atayde , un Caballero natural de Porto- 
gal que tenia la parte del Rey de Castilla , é de la Reyna 
Doña Beatriz su muger , é la ovo tomado , partió' dende , é 
entró en Castilla , é cercó la cibdad de Coria. E como quier 1 5 
que non es grande , pero está cerca de Portogal , é quisiera- 
la cobrar. E estovo sobre ella algunos dias ; pero non la pudo 
aver , ca de Compañas de Castilla , estando él en el real so- 
bre la dicha cibdad de Coria , entraron quarenta lanzas , de las 
quales era Capitán un Caballero que decian Rodrigo Alva- 20 
rez de Santoyo , el que diximos que tenia el alcázar de San- 
tarén. E el Maestre Davis , desque vido que eran entradas 
Compañas de gentes de Castilla en la cibdad de Coria , é que 
non la podia aver , tornóse para Portogal, 



I En el Testamento del Rey Don 
Ejirique II. se dice qtie estaba fir- 
mado casamiento entre el Infante 
Don Dionis y Doña Costanza su hija 
for jjalabras de presente ; y aqui se 



CA- 

dice que el casamiento se hizo con el 
Infante Don Juan , que era hermana 
■mayor de Don Dionis , y ambos eran 
hijos del Rey Don Pedro de Portu^ 
gal , y de Doña Inés de Castro. 




Don Juan el Primero. 249 

A.C. 
CAPITULO VI. JjS6. 

COMO EL DUQUE DE ALENCASTRE VINO 

en Galicia , é que Compañas traía. 

^Ende á pocos días llegáronle nuevas al Maestre Davis 
como el Ducjue de Alencastre era aportado con pieza 
de navios é de gentes en la villa de la Coruña , que es en 
Galicia , dia de Santiago , é como tomara y algunas galeas que 
5 fallo del Rey de Castilla : é que la gente que el dicho Duque 
traia eran mil é quinientas lanzas , é oíros tantos Archeros, é 
todo de muy buena gente. E traia consigo su muger Doña 
Costanza , que era fija del Rey Don Pedro , é una fija que 
avia della , que decian Doña Catalina. E traia otras dos fijas 

I o que el Duque oviera primero de otra muger con quien fuera 
casado antes , fija de otro Duque de Alencastre é Conde de 
Dervi que fuera antes del ^ , é á la mayor decian Doña Phe- 
lipa , la qual casó estonce con el Maestre Davis que se lla- 
maba Rey de Portogal , segund adelante diremos ; é á la otra 

1 5 decian Doña Isabel , la qual caso estonce con un Caballero 
que venia con el Duque , que decian Mosen Juan de Holan- 
da , que fuera fijo de la Princesa , é de Mosen Thomas de 
Holanda , que fuera el primer marido de la Princesa 2 •, é era 
estonce Mosen Juan de Holanda en esa cabalgada , é el Du- 

20 que de Alencastre fizóle su Condestable. E desque el Duque 
llegó á la Coruña fizo mucho por cobrar la villa ; pero es- 
taba dentro un Caballero natural de Galicia , que era muy 
buen Caballero é muy poderoso en aquella tierra , que le de- 
cian Don Ferrand Pérez de Andrade , que estaba aperce- 

25 bido, é tenia y mucha buena Compaña , asi de Ornes de ar- 
Tom. II. li mas, 

1 Abrev. . . antes del : é el Rey do Príncipe de Gales , le llaman 
de Inglaterra , que fuera Conde de Juan de Olanda , y no Tomas. Que- 
Dervi , fué hermano destas de padre é daron de aquel matrimonio Tomas 
de madre : é á la mayor. . . de Olanda , y éste Juan de Olanda, 

2 Las Historias de Inglaterra, hermanos de Ricardo Segundo Rey 
al primer marido de Juatia , bija de Inglaterra, , que rey nata en este 
de Apfion de Wodestoc Conde de tiempo. 

Rente , que casó después con Eduar- 



2jo CronicadelRey 

A. C. mas, como Ballesteros , é defendió la villa. E el Duque envió' 
ij86 sus Mensageros al Maestre Davis , por los quales le fizo sa- 
ber como era llegado en Galicia , é que traia consigo su mu- 
ger é sus lijas , é venia con entencion de entrar en el Regno 
de Castilla , é demandar el derecho que la Duquesa su mu- 5 
ger avia en el Regno por herencia del Rey Don Pedro su 
padre. E en todas las cartas que el Duque enviaba se nom- 
braba Rey de Castilla é de León , é de los otros Regnos que 
los Reyes de Castilla se suelen llamar : é traia en sus pendones 
castillos é leones, como quier que también traíalas armas de 10 
Francia é de Inglaterra. E en tanto que estas cartas envió el 
Duque de Alencastre al Maestre Davis, é esperaba respuesta, 
anduvo por Galicia , é diósele la cibdad de Santiago : é algu- 
nos Caballeros é Escuderos de la tierra se vinieron para el di- 
cho Duque de Alencastre. 15 

CAPITULO VIL 

COMO EL MAESTRE DAVIS SOPO QUE 

el Diiqiii di Alencastre era en Galicia , é como ss 
vieron , é lo que trataron. 

L Maestre Davis que se llamaba Rey de Portogal , des- 
^ que ovo rescebido las cartas que el Duque de Alencas- 



tre le envió , plógole mucho porque sopo de su venida ; ca 
entendía que con la venida del Duque de Alencastre , por- 
que traia título de Rey de Castilla , é su muger la Duquesa í20 
Doña Costanza , fija de Don Pedro Rey de Castilla , se lla- 
maba Reyna de Castilla , é con la mucha Comparía de gran- 
des Caballeros que con el Duque venian , é otrosi con la ayu- 
da que ternia del de mucha gente , é bien armada , ( ca esta- 
ba bien esforzado con las buenas dichas que avia ávido en la 25 
guerra) ligeramente podian conquistar á Castilla. E luego el 
dicho Maestre Davis envió sus cartas al Duque de Alencas- 
tre , por las quales le fizo saber como sepiera de su venida, 
é que le placia mucho con ella. Otrosi que le placía de se ver 
con él en el logar que entendiese que era mejor , é de tra- 30 
tar é ver con él todas las cosas que cumplían para facer guerra 

al 



Don Juan el Primero. ízj'i 

al Rey Don Juan de Castilla. E asi fué que luego partió de A. C. 
dó estaba , é llego' al Puerto de Portogal , que es una cibdad iJ^ó. 
muy buena, é dende flié á otro logar desa comarca , é allí 
vino el Duque de Alencastre , é se vieron é comieron en uno. 

5 E alli en aquel logar do' se vieron trataron, primeramente , que 
el Duque de Alencastre diese una su fija que decian Doña Pheli- 
pa por muger al dicho Maestre Davis , cobrando él dispensación 
del Papa para casar con ella , por quanto el Maestre Davis era 
Monge de Cistel , ca era de la Orden Davis , que es como la 

10 de Calatrava. Otrosí tratóse que el Maestre Davis entrase con 
el Duque de Alencastre poderosamente , para le ayudar á co- 
brar el Regno de Castilla : é que si el dicho Duque de Alen- 
castre ganase é cobrase los dichos Regnos de Castilla é de 
León , que diese ciertas villas é logares dellos al Maestre Da- 

15 vis , é otrosi todo lo que montase el sueldo é despensas que fi- 
ciese en aquella cavalgada , del dia que el dicho Maestre Da- 
vis partiese de Portogal para entrar en Castilla , fasta la tor- 
nada , asi sueldo de los suyos , como de su estado , é lo que 
costase facer tal cavalgada: é que el dicho Duque non faria 

20 avenencia con el Rey Don Juan de Castilla sin voluntad é con- 
sentimiento del Maestre Davis. E esto todo se juró é firmó 
entre ellos : é por mayor firmeza el dicho Duque dio en arre- 
henes al Maestre Davis la dicha Doña Phelipa su fija , que es- 
toviese en la cibdad del Puerto de Portogal. Otrosi acordaron, 

35 que pasado el invierno deste año , luego al comienzo del ve- 
rano siguiente entrasen en Castilla con todo su poder. E de 
alli adelante cada uno comenzó á reparar sus gentes , é se aper- 
cevia para aquel tiempo. Pero en este medio ovo en Galicia 
mortandad grande en los Ingleses , en tal guisa , que los mas 

30 é mejores Capitanes que el dicho Duque de Alencastre avia 
traido consigo morieron alli , é otros muchos de los Archeros 
é Gentes de armas. Otrosi estando el Duque de Alencastre 
este tiempo en Galicia , asi como algunos de la dicha tierra 
vinieron para él , asi otros muchos tovieron la parte del Rey 

35 de Castilla , é facían de los castillos donde estaban mucho da- 
ño en las gentes del Duque de Alencastre que iban á catar 
viandas , é mataban muchos dellos. 

I¡3 CA^ 



2j3( Crónica del Rey 

A. a 
ijS6. CAPITULO VIII. 

COMO EL REY DE CASTILLA FACÍA 

bastecer las sus cihdades é villas , é se apercevia qiianto 

podio, , forqiii sus enemigos querían entrar en 

su Regno. 



E 



Stando el Rey Don Juan en Zamora sopo como el 
Duque de Alencastre era venido , é aportara en Gali- 
cia , é llegara dia de Santiago á la Coruiía , é tomara seis 
galeas suyas que estaban y , é ovo dello muy grand enojo : ca 
temia mucho la guerra , por quanto avia grand mengua de 5 
Gentes de armas en el su Regno , ca los mas é mejores 
Capitanes avia perdido en la guerra de Portogal de pestilen- 
cia , é de batallas , segund diciio avernos. Enpero puso en su 
Regno el mejor consejo que pudo : é luego lo primero , por 
quanto le decian que el Duque de Alencastre , é el Maestre i o 
Davis querian entrar por comarca de Campos , envió allá parti- 
da de gentes suyas , que se pusiesen en una villa que es á la en- 
trada de aquella comarca, que dicen Benavehte, é envió á otras 
villas gentes que las guardasen ; é mandó derribar é despo- 
blar todos los logares descercados é llanos. E estonce aun non i ¡ 
eran llegados en Castilla el dicho Duque de Borbon , que vino 
después á él , nin los Capitanes de Francia que traian las dos 
mil lanzas que el Rey de Francia le enviaba 5 enpero otros 
Condes é Caballeros de Francia le eran ya venidos , é venian 
de cada dia de su voluntada le servir, por la grand amistad 20 
que avia con el Rey de Francia : é el Rey Don Juan mandó- 
los rescebir muy bien , é partió con ellos , é dábales sus dones 
é sueldo para las gentes que traian. E envió el Rey á Don 
Juan Garcia Manrique Arzobispo de Santiago á la cibdad de 
León 1 , port|ue la cibdad estoviese mas segura é asosegada para 25 

su 

,1 No le envió á León ; le dejó en participándolas circunst anciadamen- 
aquella ciudad qiiando el Rey niis^ te las disposiciones que tenia dadas 
mo estuvo en ella, como parece por la para la defensa del Reyno. Véase en 
carta circídar que desdeYa.¡hdo¡idi j . las Adiciones á estas Notas la que re- 
de Septiembre escribió d las ciudades ciHó la ciudad de Murcia. E. 



Don Juan el Primero. 253 

su servicio : e el Arzobispo liego' en León , é asosególo todo A. C. 
muy bien. Otrosi envió luego el Rey por todas las mas Com- ^5^^- 
pañas que pudo aver en su Regno , Castellanos , é Ginetes, 
é Ornes de pie , é mandó apercebir todas sus cibdades é villas 
5 é logares , é los enfortalesció. E lo que íincó deste invierno 
estovo el Rey de Castilla en ordenar todas las cosas que cum- 
plían para defendimiento del Regno : ca él non tenia en vo- 
luntad de lo poner por batalla estonce 5 mas solamente guer- 
rear , Q defender el Regno. 

CAPITULO IX. 

COMO EL DUQUE DE ALENCASTRE ENVIÓ 

2in su Heraute al Rey de Castilla : / como el Rey envió 
sus JVÍensageros al Duque de Alencastre. 

I o "|~7 N este dicho Año el Duque de Alencastre que aportó 
1^^ á la Goruña andovo por Galicia , é envió al Rey Don 
Juan un Heraute , por el qual le envió decir , que le facia 
saber , como él era venido en Galicia , é traia consigo la Rey- 
na Doña Costanza su muger fija del Rey Don Pedro , é que 
1 5 venia demandar los Regnos de Castilla é de León , por de- 
recho que la dicha su muger Doña Costanza avia á ellos : é 
que si el Rey Don Juan decia que non era asi , que ge lo 
entendía poner en batalla poder por poder. E el Rey Don 
Juan de Castilla acogió bien al Heraute del Duque de Alen- 
so castre , é fizóle dar de sus joyas : é envió decir al Duque , 
que él le enviarla respuesta por sus Mensageros. E dende á 
pocos dias el Rey Don Juan envió sus Mensageros , los quales 
eran , el Prior de Guadalupe , que decían Don Juan Serrano, 
que era ome de quien él fiaba , é era su Chanciller del sello 
25 de la poiidad , é fué después Obispo de Siguenza ; é el otro 
era un Caballero que decian Diego López de Medrano ; é 
un Do¿lor en Leyes é en Decretos , que decian Alvar Mar- 
tinez de Villareal. E llegaron al Duque de Alencastre en Ga- 
licia á la cibdad de Orens con cartas que ovieron de seguro 
30 del. E desque fueron con él , rescibiólos muy bien , é fizóles 
toda honra : é ellos le dixeron que si su merced era , que 

les 



254 Crónica del Rey 

A. C. les diese audiencia. E el Duque les respondió , que le placía, 
ijS6. é que ellos viesen en qué manera la querían , si la querían 
pública , d secretamente. E ellos le dixeron que la querían 
delante los de su consejo : é él respondióles que le placía ; é 
fizólo asi. E un día , estando y todos los mayores Seííores é 5 
Capitanes que con él venieran de Inglaterra , fizo venir de- 
lante sí los Embajadores del .Rey de Castilla , é dixoles que 
dixesen todo lo que por bien toviesen , é les fuera mandado 
de parte de su Seííor , ca él era presto de los oír buenamen- 
te : é que non lo dexasen de decir por ningún rescelo nin 10 
miedo que toviesen , ca bien sabían ellos que eran seguros por 
cartas suyas que les avia enviado. E aún sin les dar cartas de 
seguro tenia él que era guisado de ser ellos oídos é seguros^ 
pues decían por su Seííor lo que les él mandara. E los Embaja- 
dores del Rey de Castilla ge lo tovieron en merced lo que decía: 1 5 
é luego comenzó el Prior de Guadalupe á fablar , é dixo asi : 

„ Seííor : El Rey de Castilla é de León , é de Portogal , mi 
,, Seííor , vos envía decir , que á él fué dicho é avisado , como 
,,poco tiempo ha que vos aportastes en el su Regno de Ga- 
„lícía cerca de la su villa de la Coruña con muchos navios, 20 
,,é con muchas Gentes de armas : é que vos llamades Rey 
,, de Castilla é de León , é traedes tales armas , é decides que 
,, estos Regaos de Castilla é de León v-os pertenescen por cau- 
,, sa é herencia de vuestra muger Doña Costanza que con vusco ■ 
,, traedes , fija del Rey Don Pedro : é le dicen que vos que- 2,^ 
,, redes ayuntar con el Maestre Davis , que se llama Rey de 
,, Portogal , para entrar en los sus Regnos , diciendo que los 
j, avedes de conquistar é ganar : é sobre esto vos le envíastes 
,,un vuestro Heraute , el qual le dixo de vuestra parte , que 
,, entendíades poner este fecho en batalla poder por poder. E 30 
,,el Rey mi señor dice asi : Que él tiene é posee los Reg- 
,, nos de Castilla é de León por bueno é justo título , que 
,,los ha por derecha herencia , é que vos non fuistes bien in- 
„ formado que vuestra muger haya mas derecho que él ; é si 
„lo queredes demandar , él vos responderá delante aquel que 3 J 
„ puede ser juez dello , é vos complirá de derecho é de jus- 
,, ticia. E faciendo él esto , que vos requiere con Dios , é con 
,, el Apóstol Santiago , que vos non le entredes en sus tierras 



Don Juan el Primero. 255 

,,é Regnos ; é si ál íícieredes , que entiende que lo facedes A. C. 
„con orgullo é sobeivia , é face dello Juez á Dios." ij86. 

E después que el Prior de Guadalupe ovo dicho su razón, 
el Duque de Alencastre, pensando que aquél fablaba por todos, 

5 quisiera luego responder ; ó estonce dixo el Caballero , que de- 
cían Diego López de Medrano : „ Seiíor , sea la vuestra mer- 
,, ced que el Doólor , é yo , que aquí somos venidos en una 
„ compañía con el Prior de Guadalupe por mandado del Rey 
„ de Castilla nuestro seiíor , vos digamos aquellas razones que 

10 ,, nos son mandadas decir. E después , si á la vuestra merced 
„ ploguiere , podredes responder sobre todo." E el Duque di- 
xo que le placía de muy buenamente , é que dixesen todo lo 
que quisiesen decir él , é el Doílor , é que los oiría muy de 
grado. Pero después le dixo el dicho Prior al Duque de Alen- 

j^ castre secretamente , que la razón porque él mas viniera á él 
era , que el Rey Don Juan de Castilla le enviaba decir , que 
el Duque non avia mas de una fija de su muger Doña Costanza 
fija del Rey Don Pedro , que llamaban Doña Catalina j é que 
el Rey Don Juan avia un fijo , é que se ficlese casamiento 

20 dellos , é serian herederos de los Regnos de Castilla é de León, 
é cesarla esta qulstlon é guerra. E el Duque lo oyó de buen ta- 
lante , é plogole dello 2 . E Diego López de Medrano dixo asi: 
,, Señor : El Rey de Castilla mi señor vos dice , que vos 
,,le envlastes un Heraute , por el qual le envlastes decir, que 

25 ,, vos avlades en el Regno de Castilla mayor derecho que non 
„ él ; é si él decía de non , que vos le combatlrlades poder por 
„ poder. A esto vos dice el Rey mi señor , que él há derecho al 
„ Regno de Castilla ; é que si vos decides al contrario , que él 
„ vos lo combatirá su cuerpo al vuestro , ó diez á diez , ó ciento 

30 ,,á ciento, por servicio de Dios, é escusar derramamiento de san- 

,, gre de Chrlstlanos ; que poder á poder non le quiere ayuntar." 

E el Dodlor Alvar Martínez le dixo asi. „Señor: Yo de parte 

„ del Rey de Castilla é de León Don Juan mi señor , é por 

„ guarda de su derecho , vos digo asi : Que vos demandades los 

2 Ahrev. . . i plogole dello , é dixo estoviese en tiempo é términos de pu- 

que esto anduviese secreto por su parte blicarse. E Diego López de Medrano 

entre el Rey Don Juan ,éé\, aparte dixo. . . 
de los otros tratos é fablas , fasta <iue 



A.C. 



256 



Crónica del Rey 



Regnos de Castilla é de León por causa é razón que decides 
que avedes por vuestra muger , que es fija del Rey Don Pe- 
dro , é que vos pertenescen por derecho ; é yo vos respondo, 
que salva la vuestra Señoría , vuestra muger la Duquesa 
Doña Costanza iion há derecho á los Regnos de Castilla é 5 
de León : é la razón por qué , es ésta. El Rey Don Alfon- 
so , que fué esleído por Emperador , é era fijo del Rey Don 
Ferrando que gano á Sevilla , ovo dos fijos , que al primo- 
génito dixeron Don Ferrando de la Cerda , é al segundo 
dixeron Don Sancho. E éste Don Ferrando , que era el ma- 10 
yor heredero , fino en vida del Rey Don Alfonso su pa- 
dre , é dexd un fijo legítimo que dixeron Don Alfonso. E 
el otro fijo del Rey , que decían Don Sancho , en vida de 
su padre el dicho Rey Don Alfonso , con rescelo que el 
Rey su padre quería que su nieto Don Alfonso , fijo del 1 5 
Infante Don Ferrando , fincase heredero del Regno , porque 
era fijo legítimo del su fijo primogénito Don Ferrando de 
la Cerda , ocupo estos Regnos de Castilla é de León , é 
tomo la admínistranza dellos , é asi desheredo al Rey Don 
Alfonso su padre : por lo cjual el padre non le dio la su 20 
bendición ; antes le privó de quak]uier herencia que á él 
pertenesciese en los dichos Regnos , é asi lo puso en su tes- 
tamento , el qual paresce el día de hoy. E en esto estando 
morid el Rey Don Alfonso su padre , que non ovo otra 
avenencia con el dicho Don Sancho su fijo. E segund esto 25 
Don Sancho non pudo heredar por la non bendición del pa- 
dre, é por el fecho que fizo, é por que fué desheredado por el 
padre en su Testamento , segund díclio es : é así los Regnos 
de Castilla é de León de derecho pertenescian á los here- 
deros del Lifante Don Ferrando , que era el fijo primogénito; 30 
é Don Sancho non pudo heredar , nin el Rey Don Fer- 
rando , que fué después su fijo , nin el Rey Don Alfonso 
que fué después su nieto , é segund esto , tampoco pudo he- 
redar el Rey Don Pedro , nin vuestra muger , que fué su 
fija ( hablando , Señor , con reverencia delante vos , por quan- ^5 
to lo he asi á decir por guarda del derecho del Rey mi se- • 
ñor ; ca he de nombrar á vuestra muger , por la qual vos 
decides aver cierecho á estos Regnos de Castilla é de León. ) 

„E 



Don Juan el Primero. S57 

,,Emi señor el Rey Don Juan es Rey con derecho destos A. C. 
,, Regnos de Castilla é tie León , ca el viene legítimo del 1¡- ij^6. 
,, nage de los de la Cerda por su madre la Reyna Doña Juana, 
,, que era 3 nieta de Don Alfonso de la Cerda , é visnieta del 

5 „ Infante Don Ferrando de la Cerda , que con derecho avia de 
,, heredar los Regnos de Castilla , porque fué lijo legítimo pri- 
„ mogenito del Rey Don Alfonso. E , Seííor , si algunos Letra- 
,, dos ha que contra esto quisieren decir algo , yo so presto para 
,, lo disputar, é provar por derecho que es asi como yo digo. " 

lo E el Duque de Alencastre oyó estos Mensageros que el 
Rey de Castilla le envió muy mansamente , é con grand ho- 
nestad : é desque o vieron dicho todo lo c[ue quisieron , el Du- - 
que les dixo asi : Que él avia oido toda su embaxada , é que 
ellos facian como buenos é leales Embaxadores en decir por 

I 5 su Señor todo lo que entendían , é les era mandado , por guar- 
dar é defender é sostener su derecho; enpero que ya era tiempo 
de comer , é que él avria su consejo , é les respondería des- 
pués. E fizóles comer consigo con toda honra. 

: CAPITULO X. 

COMO EL DUQUE DE ALENCASTRE DIO 

sil respuesta d los Embaxadores del Rey de Castilla 
sobre las razones que le dixercn. 

ESe día en la tarde el Duque ovo su consejo con los Se- 
ñores é Caballeros , é con Letrados grandes que con él 
venían : é otro día mandó venir delante sí á los Embajadores 
del Rey de Castilla , estando y presentes los del su consejo, 
é mandó é rogó á Don Juan Obispo de Aquis i , que y era 
con él , que ficiesen en su nombre la respuesta. E el dicho 
Tom.IL Kk Obis- 

3 Abrev. . . que era fija de la fija fonso de la Cerda , que era fijo del di- 
de Don Alfonso de la Cerda : é asi es cho Infante que debiera heredar los 
visnieta del Infante Don Fernando de Regnos. E , Señor , si algunos Le- 
la Cerda , que ya avernos contado que trados. . . 

debia heredar los dichos Regnos , é le i Este Obis-oo era Don Juan de 

privó el dicho Don Sancho su hermano. Castro , el que se supone escribió una 

Ca Don Juan Manuel , fijo del Infante Crónica del Rey Don Pedro. ^, 
Don Manuel , casó con fija de Don AI- 



25^ CronicadelRey 

A. C. Obispo era natural de Castilla , é toviera siempre la parte del 

I jSo* Rey Don Pedro , é nunca se partiera de la Duquesa de Alen- 

castre su fija : el qual Obispo respondió' á cada Mensagero en 

su orden , segund que ellos avian propuesto sus razones. E 

primeramente dixo asi : j 

,, Prior de Guadalupe : Vos decid á vuestro Señor el 
,, tenedor de los Regnos de Castilla é de León , que mi 
,, señor el Rey de Castilla é de León , é Duque de Alen- 
„ castre , que aqui es presente , es venido en esta tierra , que 
„es suya por causa é razón de mi señora su muger la lo 
,,Reyna Doña Costanza , que es fija legítima del Rey Don 
,, Pedro : é que vuestro señor , que se llama Rey de la di- 
,, cha tierra , la ha tenido grand tiempo por fuerza , é que 
,,asi fizo su padre. E tiene mi señor el Rey , que vuestro Se- 
,,ñor, que agora posee los Regnos de Castilla é de León , le 15 
„ es tenudo de tornar toda esta tierra , demás todo lo que han 
,, levado dende él, é su padre el Conde, é mas los daños que 
,,por esta razón mi señor el Rey ha ávido , é las despensas 
,, que él ha fecho , é face de cada dia ; enpero por lo de 
,,D¡os , é por la tomar por su parte , faria con él asi : Que 20 
,, vuestro Señor le desembargue luego sin otra condición los 
,, dichos Regnos é tierras ; é que mi señor el Rey , é mi se- 
,, ñora la Reyna Doña Costanza su muger le dexarán lo que 
„ él é su pacire han levado dende , é le relevarán las espen- 
,, sas que han fecho , é el daño que por esta razón han res- 25 
,, cebido ; é que si asi non lo quisiere facer, mi señor el Rey 
„ entiende de facer á Dios juez dello. " 

Después desto dixo al Caballero que decian Diego López 
de Medrano asi: ,, Caballero; Vos decid á vuestro Señor , que 
,,mi señor el Rey que aqui está presente dice asi : Que él ha 30 
,, derecho á los Regnos de Castilla é de León por causa de ini 
,, señora la Reyna Doña Costanza su muger , asi como fija le- 
„ gítima heredera del Rey Don Pedro su padre. E dice mas, 
„ que aunque esta razón non le valiese , que él ha mayor 
,, derecho en el Regno de Castilla , por causa de ser él de la 35 
,, Casa de Inglaterra, por quanto Doña Leonor, fija que fué del 
,,Rey Don Ferrando que gano á Sevilla , fué casada con el 
jjRey de Inglaterra donde él viene, é es legítimo heredero 

- „de 



Don Juan el Primero. 25^ 

,,de los dichos Regnos de Castilla é de León 2," A. C. 

E después dixo el dicho Don Juan Obispo de Aquis al 15^6. 
DoiStor Alvar Martínez : ,, Vos , Dodor , decid asi á vuestro 
,, Señor : A lo que decides , que el Rey Don Sancho deshe- 

5 ,,redd á su padre el Rey Don Alfonso , é que por esta ra- 
„ zon el dicho su padre non le dio la su bendición , é le des- 
,, heredo en su Testamento ; é que segund esto ningún su 
,, descendiente non pudo heredar los Regnos de Castilla é de 
,, León , pues non los heredaba el dicho Rey Don Sancho : 

10 ,,á esto dice mi señor el Rey , que segund él pudo ser in- 
„ formado , el Rey Don Sancho non fizo yerro contra su 
,, padre , como vos decides ; ca en vida de su padre el Rey 
„ Don Alfonso nunca el Rey Don Sancho se llamo' Rey ; 
,, mas que todos los Regnos de Castilla é de León , veyendo 

15 ,, que el dicho Rey Don Alfonso era prodigo , é desgastador, 
,, é mal administrador de los bienes del Regno , é non bien 
,, guardado acerca de la justicia, tiráronle el proveimiento de 
,, los dichos Regnos , é le acomendaron á su fijo legítimo que 
,, fué el Infante Don Sancho , que después de la vida de su 

20 ,, padre fué Rey, E dice , que el dicho Rey Don Alfonso, 
„ sabiendo que la eslecion del Imperio de Rom.a é de Ale- 
„ maña non fuera en concordia fecha á él , salvo algunas po- 
„cas voces que ovo , hecho en los Regnos de Castilla é de 
„ León muy grandes pechos , é fué fasta Aviñon con muy 

25 ,, grandes espensas, é muchas Compañas, diciendo que avia 
,, de ser Emperador , é llamándose Emperador : en lo qual 
,, dexd los Regnos de Castilla muy gastados é destroidos ; por 
,, donde se prueba su administración qual fué. Otrosi dice, 
,,que el dicho Rey Don Alfonso casó una su fija bastarda, 

30 ,,que decian Doña Beatriz , la qual oviera de una dueña fija 
„ de Don Pedro Nuñez de Guzman , con el Rey de Porto- 
,, gal , é que le dio' por ende el feudo que el Rey de Por- 
,, togal era tenudo de facer á la Corona de Castilla por algu- 
,, ñas villas del Algarbe. Otrosi en la justicia fálleselo mucho ; 

35 ,,ca sin audiencia alguna mató á su hermano legítimo Don 

Kk2 „Fa- 

2 Abrev. . . é de Leoa. E si él dice qualquiera destos casos le combatiría. E 
que non ha derecho el Rey mi señor, en después. . . 



A.C. 



260 Crónica del Rey 

Fadríque , é á Don Simón de los Cameros , é á otros Ca- 
balleros : é por tales cosas como estas le fué tirada la dicha 
administración 3 , é fué dada á su Hjo el Infante Don San- 
cho , que fué después Rey. E asi non erró el dicho Infante 
Don Sancho porque el padre le pudiese desheredar ; antes c 
fué muy buen Rey , é mantovo bien el Regno , é guerreó 
los Moros , é ganó la villa de Tarifa , é nunca en vida de 
su padre el Rey Don Alfonso se llamó Rey. Otrosi su fijo 
deste Rey Don Sancho , que llamaron Don Ferrando , fué 
buen Rey , é ganó la villa de Gibraltar , é la villa é cas- 10 
tillo de Alcabdete. E su fijo el Rey Don Alfonso , al qual 
muchos de los que hoy son vivos le conoscieron , é saben 
que fué noble Rey , venció los Reyes de Benamarin é de 
Granada en la batalla de Tarifa , donde ovo toda la Chris- 
tiandad grand honra , é ganó las villas de Algecira , é Al- i ^ 
cala la Real , é Teba , é otros muchos castillos. E dexó por 
su heredero al Rey Don Pedro su fijo , padre de mi señora 
la Rey na de Castilla que aqui es : al qual , después que el 
dicho Rey Don Alfonso su padre finó , todos los grandes 
Señores , é Perlados, é Ricos ornes , é Caballeros , é cibda- 20 
des , é villas de los Regnos de Castilla é de León , pacifica- 
mente , sin ninguna contradicion , obedescieron por su Rey 
é su señor ; é aun Don Enric]^ue , padre de vuestro Señor el 
tenedor de los Regnos de Castilla é de León , le obedes- 
ció é tomó por su Rey é señor estonce: é asi tiene el Rey 25 
, mi señor que esta razón que vos decides non ha lugar. 
. Otrosi á lo que decides que vuestro Señor viene de la linea 
de los de la Cerda , é que por esta razón ha derecho á los 
Regnos de Castilla é de León : á esto vos respondo , que 
, bien saben en Castilla como Don Alfonso de la Cerda , fijo 
legítimo dése Don Ferrando Infante que vos decides , re- 
nunció el derecho , si le avia , en el Regno , é tomó emien- 
das por él , seyendo jueces dello el Rey Don Donis de Por- 
togal , é el Rey Don Jaymes de Aragón , é le dieron cier- 
tos logares é rentas en el Regno de Castilla 4 : é ya esta 

„quis- 



3 Abrev. . . le fué tirada la admi- 
str'^cion sobre dicha por todo el Reg- 
J j seyendo ayuntados en Cortes en 



Valladolidj é fué dada. . . 

4 Véase en las Adiciones á estas 
Notas el instrumento que se otorgó. 



30 



35 



Don Juan el Primero. 261 

,,qu¡st¡on días há que es cesada. E por ende mi señor el Rey, A. C. 
,,é mi señora la Reyna Doña Costanza su muger non han iji^ó. 
,,por qué poner su derecho en disputación de Leñados; sal- 
,, vo seyendo él , é mi señora la Reyna su muger restituidos 
5 ,, en la posesión de los Regnos de Castilla é de León , se- 
,, gund los tovo pacificamente el Rey Don Pedro , padre de 
„ la dicha Reyna Doña Costanza mi señora , que aqui es , é 
„los otros Reyes donde él vino de grand tiempo acá. E ai 
,, Rey mi señor , é á la Reyna su muger , restituidos que sean 
JO ,, en pacifica posesión de los dichos Regnos , pláceles de com- 
„plir de derecho delante quien fuere juez suficiente dello. " 

E los Embaxadores del Rey Don Juan , desque todo es- 
to ovieron oido , dixeron al Duque de Alencastre , que ellos 
avian entendido todo lo que les avia dicho , é que ellos esta- 
1 5 ban é se afirmaban en lo que primero avian dicho. E el Du- 
que dixo , que diesen seguro á dos Herautes suyos , que txa.i 
xesen seguro para cinco Caballeros que fuesen al Rey de Cas- 
tilla. E dierongele : é el Duque envió un Caballero que de- 
cían Mosen Tomás de Persy al Rey de Castilla , é alli se tra- 
20 tó el casamiento del Infante Don Enrique fijo del Rey Don 
Juan , con Doña Catalina fija del Duque de Alencastre , é de 
Doña Costanza su muger. E luego partieron del Duque los 
dichos Mensageros del Rey Don Juan , é viniéronse para él. 
Pero entre tanto el Rey Don Juan todavía requeria secreta- 
se mente al Duque con los tratos de casamiento , é que le da- 
ría grand quantia de oro , segund adelante se contará. 

CAPITULO XL 

Z)jb lo que acaescjó este ako en el 

Regno de Francia , e en Aragón , / en Navarra. 

EN este Año el Rey Don Carlos VI. de Francia llego' á 
una villa de Flandes que dicen la Esclusa , á tres le- 
guas de Brujas , é ayuntó seiscientos navios , é veinte mil Ornes 
30 de armas para pasar en Inglaterra ; é nunca pudo aver tiem- 
po para ello , é dexó el dicho pasage. E en este Año morid 
el Rey Don Pedro de Aragón , é regnó el Rey Don Juan 

su 




263 Crónica del Rev 

A. C. su fijo. E el Rey Don Pedro de Aragón estovo en el fecho 
1 j8ó. de la cisma de la Iglesia indiferente : é luego que éste su fi- 
jo el Rey Don Juan regnó , determino por Clemente VIL 
que estaba en Aviñon. Otrosi en este Año morid Carlos Rey 
de Navarra , é regno' en su logar Carlos su fijo i : el qual quan- 5 
do ovo nuevas que el Rey su padre era muerto estaba en 
Castilla con el Rey Don Juan ; é luego partid dende , é se 
fué para Navarra á tomar posesión del Regno. E á pocos dias 
que y llegó determino por el Papa Clemente VIL 

CAPITULO XÍL 

ME LO QUE EN ESTE AÑO ACAESCIO^ 

en el Regno de Ungria. 

N este Aíío mataron en Ungria á Carlos Duracio, que lo 
otros le decian de la Paz , é llamábase Rey de Napol, 
é. cuidaba ser Rey de Ungria , diciendo que era heredero. 
E fizóle matar un Conde de Ungria ; é después mataron al 
Conde. E dexd el dicho Carlos en Italia en una cibdad que 
dicen Gayeta á su muger Dolía Margarida , é un su fijo que de- 1 5 
clan Venceslao, é los de la su partida le tomaron por Rey 
de Secilia 2 5 enpero otros tenían la parte del Rey Luis fijo 
del Duque de Anjeus , que se llamaba Rey , é tenia la cib- 
dad de Napol , salvo un castillo que dicen del Huevo. E obe- 
decieron al dicho Rey Luis otras cibdades é villas que son 20 
en Provenza , las quales son Arle , é Marsella , é Sant Maxi- 
mi , é Aques , é Tarascón. E la cibdad de Niza quedo em- 
peñada al fijo del Conde de Saboya , por cierta quantia que 
era debida por el Rey á su padre de las gentes que levó quan- 
do fué en Italia con el Duque de Anjeus, 25 

AÑO 

I Enla Abrev. se afíade,'E.qü2i\\- cieiido pi-imero llanto por el Rey su pa- 

do oVo nuevas Don Carlos Infante de drc, é después faciendo alegrías. Dice 

Navarra que el Rey su padre era muer- tatjibien que el Rey de Navarra morió 

to _, él estaba en Castiíl.i con el Rey primero dia de Enero del Año 1387. 
Don Juan su cuñado en Peñatiel , é alli 2 ... de Secilia la grande, 
tomó la voz de Rey de Navarra- , fa- _ - ■ - ' 



Doíí Juan el Primero. 263 

A. C. 

ANO NONO '^^^' 

QUE EL REY DON JUAN REGNO, 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos é ochenta é sietej 

é del Criamiento del mundo , segund la cuenta de los Hebreos, 

cinco mil ciento é quarenta é siete ; é de los Alárabes , 

en que Mahomad comenzó su seda , setecientos 

é ochenta é nueve. 

CAPITULO I. 

DE COMO EL DUQUE DE ALENCASTRE, 

é el Maestre Davis entraron en Castilla for ¡a 
^partida de Benavente. 

ESte Ario en el mes de Marzo el Duque de Alencas- 
tre I , é el Maestre Davis , quQ se llamaba Rey de Por- 
togal , entraron en el Regno de Castilla por la parte de Be- 
navente : é eran los de Portogal dos mil é seiscientas lanzas , é 

5 seis mil peones : é con el Duque de Alencastre eran seiscien- 
tas lanzas , é otros tantos Archeros ; que todos los otros eran 
muertos de pestilencia en Galicia después que y llegara el 
dicho Duque , é aun morían en la hueste donde andaban. E 
el Duque de Alencastre traia consigo á su muger la Duquesa 

10 Doña Costanza fija del Rey Don Pedro , é dos fijas , una que 
avia de la dicha Duquesa , que deciau Doña Catalina , que fué 
después Reyna de Castilla ; é otra que decian Doña Phelipa, 
con quien fuera puesto el casamiento del Maestre Davis , que 
se llamaba Rey de Portogal , la qual avia dexado en el Puerto 

1 5 de Portogal. E después que el dicho Duque de Alencastre^ 

é 

I El Duque de Lencaster , y su cediendo al Maestre de Avis el de~ 
muger Doña Costanza se hallaban en recho que tenían á los Reynos de Por- 
Babe término de Braganza á 26. de togal. Sousa Pruev. de la Hist. Geneal. 
Marzo, donde otorgaron intrumento t. i. pag. 354. £. 



264 Crónica del Rey 

A. C. é el Maestre Davis entraron en Castilla , llegaron á Benaven- 
^j^7' te , é fallaron y muchas gentes que el Rey de Castilla envia- 
ra , de las quales era Capitán Alvar Pérez de Osorio , que 
era un Caballero de tierra de León , muy poderoso en aque- 
lla tierra : é eran con él fasta seiscientas lanzas por mandado j 
del Rey , é otros muchos Caballeros é Gentes de armas de 
Francia , é pelearon luego con los que llegaron contra la di- 
cha villa en las barreras , é enderredor de la villa. E el Duque 
de Alencastre , é el Maestre Davis estovieron y algunos dias; 
é dende partieron , é fueron adelante , é tomaron una villa pe- 1 o 
quena , é non bien cercada , que era del dicho Alvar Pérez 
de Osorio , que dicen Villalobos. Otrosí tomaron otras dos vi- 
llas pequeiías del dicho Alvar Pérez , una que dicen Roales, 
é otra que dicen Valderas : é destas tres villas pequeñas que 
tomaron ovieron viandas , las quales avian asaz menester , ca 15 
las viandas que trogeran de Portogal eran ya gastadas. E las 
Compañas del Rey de Castilla estaban repartidas por muchos 
logares enderredor do estas gentes andaban ; ca dellos estaban 
en Villalpando , dellos en Valencia de Don Juan , é dellos en 
Castro verde , é asi por todos los otros logares de enderredor, 29 
dó entendían que mas cumplían : por lo qual sus contrarios 
non podían fallar viandas asi libremente. E el Rey de Castilla es- 
taba por aquellas comarcas , algund tierripo en Salamanca , otro 
tiempo en Oterdesillas, é otro tiempo en Toro, segund entendía 
que cumplía. 2 .25 

CAPITULO II. 

COMO EL DUQUE DE ALENCASTRE 

é el Maestre Davis perdían mucha gente que moría 
de pestilencia. 

DEspues que el Duque de Alencastre llego en Galicia, 
é después que entro en Castilla , siempre ovo grand 
mortandad en sus Compañas , en guisa que perdió muchas gen- 
tes 

2 Por este tiempo el Maestre de pues por la provincia deYejra, sin que 

Alcántara D. Martin Yañez de Bar- sepamos lo que execiitó. Torres Hist. 

indo hizo entrada en Portugal, y ganó de la Orden de Alcántara t. 2. pag. 168. 

á Campo major. Volvió á entrar des- citando Memoriales antiguos. 1¿. 



Don Juan el Primero. 265 

tes de las suyas : é segiind se sopo por cierto , morleron tre- A. C, 
cientos Caballeros é Escuderos , é muchos Archeros , é otras 13^7; 
gentes. E los Capitanes mayorales que morieron fueron estos : 
el Seiíor de Escala i , é el Señor de Polingas , é el Seííor de 
5 Astrugas , é Mosen Juan de Astrugas su hermano , é Mosen 
Tomás Flechet , é Mosen Tomás Simón , é Mosen Ricarte 
Burlay Mariscal , é Mosen Tomás de Persy el mozo , é Mo- 
sen Maborin , é Mosen Juan Falconer , é el Señor de Ferres, 
é Mosen Baldovin de Frenil ; como quier que los dos destos, 
I o Mosexi Maborin, é Mosen Juan Falconer morieron de armas. 2 

CAPITULO III. 

COMO EL DUQUE DE ALENCASTRE, 

é el Maestre Davis partieron de Castilla , é se _ 
tornaron á Portugal. 

EL Duque de Alencastre , é el Maestre Davis , que se lla- 
maba Rey de Portogal , desque estovieron algund tiem- 
po en Castilla , é vieron que non podian mas facer , lo uno 
porque avia en su real é gentes pestilencia de mortandad , é 
1 5 perdían muchas gentes : otrosi les fallescian las viandas , que 
las non podian aver por las muchas gentes del Rey de Cas- 
tilla que estaban por los logares fuertes : otrosi que todas las 
otras viandas de la tierra eran ya alzadas é destroidas : acor- 
daron de se tornar para Portogal. E íicieronlo asi , é tornáron- 
se se por la partida de Cibdad Rodrigo , é allí fallaron algunas 
gentes del Rey de Castilla , é ovieron cerca de un rio algunas 
Tom. II. Ll pe- -■• 

1 Frossardo nombra entre los Ca- estaba destroido de Capitanes é Gen- 
balleros señalados que murieron en tes de armas de la mortandad , é de las 
esta jornada del Duque de Alencas- batallas é peleas de Portogal ; pero coa 
tre á Enrique Paysi , que dicen era el buen regimiento que el Rey puso en 
p-imo hermano del Conde de Nortum' los logares de la parte dó anduvieron, 
berland. De Mosen Maborin de Li- con las gentes que tenia , é con grand 
miers dice también Frossardo que lealtanza de los del Regno^ non pu- 
era un muy valiente Caballero del dieron y mas facer el dicho Duque é 
Poitiers , y murió en la villa de Hoya los Portogaleses de lo que avedes oído : 
de pestilencia. en lo qual ovieron los Castellanos hon- 

2 Abrev. . . , dos meses , ó menos, ra de se mostrar buenos defensores de 
E como quier que el Regno de Castilla su Rey en tal tiempo. 



206 Crónica del Rey 

A. C. pequeñas peleas los unos con los otros : é el Duque , é los 
1587- Portogueses pusieron y cerca su real , é dende se tornaron 
para Portogal. E el tiempo que andovieron por Castilla estas 
Compañas pudo ser fasta dos meses poco mas d menos. Otrosí 
el Duque de Alencastre , é el Maestre Davis sabían ya como ^ 
las dos mil lanzas que el Rey de Francia enviaba al Rey de 
Castilla eran ya cerca : é pensaron como ellos andaban ya 
desgastados , é que si aquellas gentes viniesen que podrían 
rescebir algund daño ; é por estas razones se volvieron , é tor- 
naron para Portogal. 10 

CAPITULO IV. 

COMO EL REY DON JUAN SOPO QUE EL 

Duqui de Borbon , / las gentes de Francia venían 
en SIL ayuda. 

DEspues que partieron de Castilla el Duque de Alencas- • 
tre , é el Maestre Davis , que se llamaba Rey de Por- 
togal , ovo nuevas el Rey Don Juan como el Duque de Bor- 
bon , tío del Rey de Francia , hermano de su madre , venia 
en su ayuda con muy buena Compaña. Otrosí como las dos 15 
mil lanzas quel Rey de Francia le enviaba eran ya en las 
partidas de Logroño , é que se venían á mas andar quanto 
podían por llegar á su servicio. Pero quando llegaron á él las 
dichas Compañas , el Duque de Alencastre , é el Maestre Da- 
vis eran ya tornados al Regno de Portogal. E el Duque de 20 
Borbon llego primero al Rey : é algunos días después los Ca- 
pitanes de las dos mil lanzas que el Rey de Francia le en- 
viaba llegaron otrosí al Rey : é el Rey los rescivid muy bien. 
E ovo luego su consejo como faria , é si entraría en Portogal. 
E los Capitanes é Caballeros de Francia , é muchos otros de 25 
Castilla , quisieran que el Rey entrara en Portogal , é fuera 
pelear con el Duque de Alencastre , é con el Maestre Davisj 
enpero algunos otros dubdaron si fallarían viandas para tantas 
gentes. E por tanto acordó el Rey , que por quanto aquella 
Compaña de Francia cada día le facía grand costa en el suel- 30 
do , que era mejor de los contentar é pagar , é enviarlos á 

Fran- 



Don Juan el Primero. 267 

Francia. E esto facía el Rey Don Juan , lo uno porque non A. C. 
podía complír las pagas c]ue ellos debían aver ; otrosí 1 , por- ^5^7- 
que estaba ya concertado entre él , é el Duque de Alencas- 
tre para ser amigos , segund adelante oiredes , en razón de los 

5 casamientos de sus fijos. E el Rey Don Juan fabld con las 
Compañas que eran venidas de Francia , é agradescioles mu- 
cho el aían é trabajo que avian sofrido en venir de tan lexos 
á le servir : é dixoles , que pues loado fuese Dios , sus enemi- 
gos eran ya fuera de sus Regnos , que avia fallado por su con- 

10 sejo , que era bien que se tornasen para Francia , é que él 
les mandaría pagar su sueldo , segund que le avian de aver, 
en guisa que ellos fuesen contentos. E los Capitanes le dixe- 
ron , que ellos eran venidos por mandamiento del Rey de 
Francia su señor á le servir , é que sabia Dios que á ellos plo- 

1 5 guiera mucho de venir antes , porque quando los sus enemi- 
gos eran en el su Regno , pudieran pelear con ellos ; é que 
aún agora , si su merced era que ellos entrasen en el Regno 
de Portogal á buscar batalla con sus enemigos , ellos eran pres- 
tos para lo facer : que asi les era mandado por el Rey de 

20 Francia su señor , que ellos ficiesen siempre voluntad suya , é 
como él por bien toviese é ordenase. 

' CAPITULO V. 

COMO EL REY ORDENÓ QUE IOS CAPITANES 

de las dos mil lanzas se tornasen d Francia con 
toda su gente. 

EL Rey Don Juan , desque vio que non podía entrar en 
Portogal , por non poder fallar viandas , é que facia de 
cada día grand costa en tener tantas Gentes de armas á su 
25 sueldo ,'Tcordó é dixo , que era bien que tornasen para Fran- 
cia aquellas Compañas que el Rey de Francia su hermano 
le enviara , agradesciendoles mucho el trabajo que avian to- 

Ll 2 ma- 

I Ahrev. Otrosí por que estaba ya casamiento de sus fijos , para ser ami- 
concertacjo lo mas del trato entre él , é gos , segund adelante oiredes , el Rey 
el Duque de Alencastre , en razón del Don Juan. ... 



208 Crónica del Rey 

A. C. mado por la venida. E ordenó que Don Juan García Manri- 
1 587- que Arzobispo de Santiago , su Chanciller mayor , fuese á la 
cibdad de Burgos , é fuesen con él sus Contadores , é ficiesen 
cuenta con los Capitanes de lo que avian de aver de sueldo 
é gages , é ge lo ficiesen pagar. E los Capitanes tomaron li- 5 
cencia del Rey , e despidiéronse del , é partieron de alli , é 
fueronse para la comarca de Burgos. E el Arzobispo de San- 
tiago fué con los Contadores del Rey para Burgos , é alli 
les fizo paga de todo lo que avian de aver ; salvo de algu- 
na quantia que se non pudo luego pagar. E desto les ficie- lo 
ron muy buenos recabdos para lo pagar adelante : é asi se 
fizo , que después pagó el Rey á aquellos Caballeros lo que 
les era debido del dicho sueldo , que les non fálleselo ningu- 
na cosa : é aún después que el dicho Rey Don Juan finó les 
pagó el Rey Don Enric[ue su fijo alguna quantia que fincara 15 
de la dicha debda. E los dichos Capitanes , desque ovieron 
rescebido del Arzobispo de Santiago , é de los Contadores del 
Rey lo que avian de aver , partieron de Castilla , é tornáronse 
para Francia, i 

CAPITULO VI. 

COMO EL REY DON JUAN ENVIÓ TRATAR 

con el Duque de Akncastre. 

DEspues que el Duque de Alencastre , é el Maestre Da- 20 
vis , que se llamaba Rey de Portogal , partieron de Cas- 
tilla , é se tornaron para Portogal , el Rey Don Juan envió 
sus Embaxadores al Duque de Alencastre , é falláronle en una 
villa de Portogal que dicen Troncoso , é trataron con él en 
esta manera : Que el fijo primogénito del Rey Don Juan he- 3 5 
redero de Castilla é de León , que decian Don Enrique , ca- 
sase con Doíía Catalina fija del Duque de Alencastrts , éde 
la Duquesa Doña Costanza su muger , fija del Rey Don Pe- 
dro de Castilla : é que el Rey de Castilla diese ciertas villas 
é logares en dote á la dicha Doña Catalina , las quales eran, qo 

la 

I Abrev. se añade : E salieron por Calahorra é Alfaro á la puente de Tudela, 
que es de Navarra. 



Don Juan el Primero. 269 

la cibdad de Soria , é las villas de Atienza , é Almazan , é A. C. 
Deza , é Molina , casando con el dicho Infante Don En- ^-5^7' 
rique su fijo. Otrosi que el Rey de Castilla diese al Duque 
de Alencastre seiscientos mil francos pagados en ciertos tér- 
5 minos ; é mas i por vida del dicho Duque , é de la Duque- 
sa , ó qualquier dellos , cada año quarenta mil francos. Otrosi 
que diese á la Duquesa por su vida las villas de Guadalajara, 
é Medina del Campo , é Olmedo : é todo esto que se com- 
pliese á ciertos términos. E que el dicho Duque de Alencas- 
10 tre , é la dicha Duquesa Doña Costanza su muger , se par- 
tiesen de la demanda que avian á los Regnos de Castilla é de 
León , é á los otros Señoríos del Rey de Castilla , é dexasen 
el título que avian tomado de se llamar Rey é Reyna de Cas- 
tilla é de León , é ficiesen renunciación de ellos , si algund 
15 derecho avian , al Rey Don Juan é á sus herederos. E por- 
que este trato mas complidamente se pudiese facer , é orde- 
nar los recabdos , que compila que el Duque partiese luego 
de Portogal , é se fuese para Bayona , que es en el Señorío del 
Rey de Inglaterra , é cerca de la comarca de Castilla ; é que 
20 el Rey de Castilla enviase allá sus Procuradores , é que se pu- 
siese todo este trato en la forma que complia , é se ficiesen 
dello los recabdos é instrumentos que eran menester. E el 
Duque ovo placer de este trato en la manera que dicha es: 
é luego se fué para el Puerto , que es una cibdad de Porto- 
25 gal , para entrar en las galeas de Portogal que y eran , é se 
ÍT'á ¡Bayona. A ■Á' .v'Ia b no'> <yí^A '•■.m 

CAPITULO VIL 

DEL TRATO QUE EL DUQUE DE ALENCASTRñ' 

ovo con el Jdaestre Davis antes de su partida 
de Fortogal. 

Estando el Duque de Alencastre en la cibdad del Puer- 
to de Portogal , el Maestre Davis , que se llamaba Rey 
de Portogal , demandó que le dotase la su fija Doña Phe- 

li- 

I ..... é mas por vida del dicho dellos , cada año quarenta mil francos^, 
Difc^ue , é de la' Duquesa , ó qualquier • falta en la ¿Itrev. ' 



270 Crónica DEtREyi;; 

A. C. lipa I , con quien el dicho Maestre Davis casara : otrosí, que le 
1587. pagase el sueldo que avia de aver por las gentes que con él 
entraron en Castilla , é las despensas que íiciera. E el Duque 
de Alencastr© quejóse del Maestre Davis , diciendo , que íiciera 
casamiento de fecho con la dicha Doña Phelipa su fija , fian- 5 
dola del , é sabiendo que non debía facer el casamiento fasta 
que ganase dispensación del Papa ; é que la dispensación non 
era ganada. E es verdad que el Maestre Davis avia enviado 
por la dispensación al Obispo de Evora , é á un Caballero que 
decían Gonzalo Gómez de Silva ; pero non la pudieron aver i o 
del Papa que estonce avia en Roma , que decían Urbano VI. 
(ca era en tiempo de la cisma, é otro Papa avia en Aviííon, 
que decían Clemente VIL segund ya avernos contado. ) E la 
dispensación era menester , por quanto el dicho Maestre Da- 
vis era Freyre profeso de la Orden de Cístel, ca así ló son 15 
los Freyres de la Orden Davis segund los Freyres de la 
Orden de Calatrava en Castilla. Pero el Duque de Alencas- 
tre , desque vio que su fija era. ya en poder del dicho Maes- 
tre Davis , cató las mejores maneras que pudo sobre esto; 
é aunque estovieron algunos días non bien acordados , enpero 20 
finalmente quedo que el Maestre Davis envíase por la dis- 
pensación muy afincadamente , para poder tener por su mu- 
ger legítima á la dicha Doña Phelipa. Otrosí por nombre de 
dote para la dicha su fija Doña Phelipa , é por paga de los 
gajes , é sueldo , é despensas que el Maestre Davis avia fe- 25 
cho en la entrada que fizo con el Duque de Alencastre en 
Castilla , fizo el IDüque donación 9.I Maestre Davis , é díole 
todos los logares que avia ganado , é se le avian dado en Gali- 
cia. E -fechos todos los recabdos entre ellos , el Duque de 
Alencastre partió del Puerto de Portogal , é fuese para Bayo- ^o 
na de Inglaterra. E luego que el Duque partió de Portogal 
para ir á Bayona , la cibdad de Santiago de Galicia , é otros 
logares que estaban por él , todos se tornaron al Rey de Cas- 
tilla. E algunos Caballeros de Galicia que eran llegados al Du- 
que de Alencastre quando entró en Galicia , perdonólos el ^5 
Rey de Castilla , é viniéronse para la su merced. 

AÑO 

I Eh los originales de la Vulgar > y en las impresas está mal diese por 

do- 



Don Juan' el Primero. 571 

ANO DÉCIMO 

QUE EL REY DON JUAN REGNÓ, 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos é ochenta é ochoj 

é del Criamiento del mundo , segund la cuenta de los Hebreos, 

cinco mil ciento é quarenta é ocho-, é de los Alárabes , 

en que Mahomad comenzó su se¿la , setecientos 

é noventa. 

CAPITULO L 

COMO DESPUÉS QUE EL DUQUE DE 

Akncastre llegó d Bayona fueron y los JVIensageros del Rey 

de Castilla , éjirmaron los tratos que eran acor dados y 

é los capítulos que ovo en ellos, 

DEspues que el Rey Don Juan sopo que el Duque de 
Alencastre era en Bayona , envió allá sus Mensageros 
sobre los tratos que ya avernos dicho que fueran comen- 
zados entre el Rey é el Duque de Alencastre estando en 
e Portogal. E los Mensageros que allá fueron eran Fray Fer- 
rando de Illescas Confesor del Rey , de la Orden de Sant Fran- 
cisco , é un Dodor en leyes que decian Pero Sánchez del 
Castillo , é Alvar Martínez de Villarreal , que ambos eran 
Oy dores de la Audiencia del Rey i . E el Rey , teniendo que 
I o el dicho trato se faria en todas guisas , fizo Cortes en la villa 
de Briviesca , por quanto la cibdad de Burgos nin las comarcas 
non eran sanas en ese tiempo , que en ellas andaba enfermedad 
de pestilencia. E allí vinieron los Procuradores de las cibdades 

e 

dotase : porque el casamiento ya es- sacion : y asi pedia que dotase á stt 

■taba hecho , y habia asistido d 'el el hija. 

Duque de Alencastre ; aunque tuvo i En la, Abrev. se llaman ambos 

quexa de que el Rey de Portugal Oydores. 

consumó el matrimonio sin la dispen-> 



A.C. 

1588. 



273 Crónica DEL Rey 

A, C. é villas del Regno , é cataron que manera se fallaría para aver 
ij5^- tan grand quantia como aquella que el Rey avia tratado é 
acordado de pagar al Duque de Alencastre , é á su muger 
la Duquesa Doña Costanza , que eran , con los quarenta mil 
de este año , seiscientos é quarenta mil francos. E como quier 5 
que algunos lo contradixeron , fincó que el Rey echase pe- 
cho por todo el Regno , del qual non fuese escusado Cléri- 
go , nin Fijo-dalgo , nin otro de qualquier condición que 
fuese. E los que esto consejaban decían , que pues el Rey li- 
brara el Regno de tan grand demanda como el Duque de 10 
Alencastre pedia de ser Rey , todos debían ayudar é pagar en 
tal pecho, E fueron Techas Cartas en esta razón , é enviáron- 
las por todo el Regno ; como quiera que deste pecho fueron 
muy quejados los Fijos-dalgo , é adelante se ordenó de otra 
manera, i ^ 

CAPITULO II. 

DE LOS capítulos QUE OVO EN EL TRATO 

del Rey Don Juan con el Duque de Alencastre , 
é SIL muger la Duquesa. 

F Echas las Cortes de Briviesca , en_ las quales el Rey Don 
Juan fizo algunas leyes , partió dende , é fué para Soria, 
é Calahorra , é Navarrete , é su comarca , é allí vino á él el 
Rey de Navarra , é estovo con él algunos dias tomando pla- 
cer por carnestolendas deste Año ; é dende tornóse para su 20 
Regno de Navarra. Otrosí vino á él la Reyna de Navarra su 
hermana , que avia seydo muy enferma , é vínose con él para 
Castilla. Otrosí llegaron y al Rey Mensageros del Rey de Fran- 
cia , que eran Mosen Juan de Víana su Almirante , é Mosen 
Moler de Manny i su Camarero : é el Rey rescívíólos muy 25 
bien, éficieron con él cuenta de la armada de galeas que el Rey 
enviara á Francia , é fincaron y avenidos , é partieron del Rey 
bien contentos , é pagados. Otrosí luego que los Mensageros 
del Rey de Castilla llegaron en Bayona firmaron el dicho tra- 
to en esta manera, 30 

Pri- 

I Abrev. Mojclier de Monur. 



Don Juan el Primero. 1273 

Primeramente , que el Rey é el Duque de Alencastre A. C. 
jurarían é farian todo su poder , sin ninguna arte nin mal en- i J^S, 
galio , para asosegar el fecho de la unión de la Iglesia de Dios, 
porque la cisma que era en ella á todo su poder se tirase. 
5 Otrosí que farian todo su poder por facer la paz entre los Re- 
yes de Francia é de Inglaterra , d por poner entre ellos tregua 
luenga. Otrosí que los dichos Rey de Castilla é Duque de 
Alencastre , é la Duquesa Doña Costanza su muger , farian 
sin ningún engaño que se ficiese casamiento por palabras de 
1 o presente del Infante Don Enrique fijo primogénito del Rey 
Don Juan de Castilla , con Doña Catalina fija de los dichos 
Dtique é Duquesa ; é que del día quel trato fuese jurado é 
firmacio , fasta dos meses , públicamente solenizarian el dicho 
casamiento en faz de la Iglesia , é que se consumaria lo mas 
1 5 aína que ser pudiese. Otrosí que el Infinte Don Ferrando , fi- 
jo legítimo segundo del dicho Rey de Castilla , non casaría nin 
se desposaría con ninguna muger fasta que su hermano el In- 
fante Don Enrique fiíese de edad de catorce años , para po- 
der con derecho otorgar el matrimonio é desposorio por pa- 
so labras de presente : é que el dicho Infante Don Ferrando lo 
juraría asi. Otrosí que acaesciendo muerte del dicho Infan- 
te Don Enrique antes de la edad de los catorce años non 
seyendo consumado el matrimonio , que la dicha Doña Ca- 
talina casaría con el dicho Infante Don Ferrando. Otrosí que 
25 el Rey de Castilla faria donación al Infante Don Enrique su 
fijo , é á la dicha Doña Catalina , para se mantener bien , 
é sostener las cargas del casamiento , destos logares , es á saber: 
la cíbdad de Soria , é las villas de Almazan é Atienza é De- 
za é Molina con todos sus términos. Otrosí que fasta dos me- 
go ses primeros siguientes del dicho trato ficiese el Rey Cortes, 
é jurar en ellas á los dichos Infante Don Enrique su fijo , é Do» 
ña Catalina , asi como su muger , por herederos suyos de Cas- 
tilla é de León. Otrosí quél dicho Rey de Castilla diese é pa- 
gase al Duque de Alencastre , é á la Duquesa Doña Costan- 
35 za su muger seiscientos mil francos del cuño de Francia , de 
buen oro , é justo peso , seyendo entregada á él la dicha Do- 
ña Catalina fija de los dichos Duque é Duquesa Doña Cos- 
tanza su muger , para ser muger del dicho Infante Don En- 
Tom . II. Mm li- 



2/4 CronicadelRey 

A. C. rique su fijo , segund era ya tratado : é que los dichos Duque 
í j88. Q Duquesa Doña Costanza su muger renunciasen é demitie- 
sen en el Rey Don Juan é sus herederos , segund dicho es, 
todo el derecho que decían que avian , si le avian , en los Reg- 
nos de Castilla é de León , é Señoríos é tierras subditas al 5 
Rey de Castilla. Otrosi que esta quantia destos seiscientos mil 
francos se pagase á ciertos términos que entre sí ordenaron. 
Otrosi que el dicho Rey de Castilla , é sus herederos darán 
é pagarán á los dichos Duque de Alencastre é Duquesa Do- - 
ña Costanza su muger , por toda su vida dellos , é de qual- i o 
quier dellos , cada año quarenta mil francos de buen oro, é justo 
peso : é puesto que el uno moriese , el otro que viviese gozase 
la dicha suma de los quarenta mil francos por su vida ; é es- 
to en términos ciertos por ellos asignados , é puestos en la 
cibdad de Bayona. E para complir la paga de los dichos seis- i j 
cientos mil francos , el Rey de Castilla dará á los dichos Du- 
que é Duquesa arrehenes de personas quales fuese acorda- 
do , é contentas las partes , seyendo fecha la dicha renuncia- 
ción de la demanda que los dichos Duque é Duquesa Doña 
Costanza demandaban de los Regnos de Castilla é de León. 20 
Otrosi que el Rey de Castilla ayudase al Rey de Francia por 
la mar con tal número de galeas como fasta estonce era te- 
nudo de le ayudar segund los tratos que con él avia , é non 
mas. Otrosi de los fijos del Rey Don Pedro que el Rey de 
Castilla tenia presos , que esto fincase en acuerdo é declara- 25 
cion del Rey é del Duque de Alencastre como en ello acor- 
dasen é entendiesen librar. Otrosi en razón de los bienes de 
Don Pedro de Castro fijo del Conde Don Ferrando de Cas- 
tro , que los pedia diciendo que le fueran tomados por el Rey 
Don Enrique padre del Rey Don Juan por quanto el di- go 
cho Conde Don Ferrando de Castro toviera la voz é parte 
del Rey Don Pedro , en este caso se trató asi : que los dichos 
bienes fuesen tornados al dicho Don Pedro , si por ál non le 
fueron tomados , salvo por tener la voz del Rey Don Pedro 
el Conde Don Ferrando su padre; pero si por otra manera ^^ 
le fueran tomados , que el Rey de Castilla le ficiese compli- 
miento de derecho. Otrosi que este capítulo de los fijos del 
Rey Don Pedro fincase en suspenso fasta dos años , en los 

qua* 



Don Juan el Primero. 5275' 

qiwles el Rey Don Juan é el Duque de Alencastre acorda- A. C. 
rian por sí , ó por sus Procuradores como debiesen facer. Otrosí i j8S- 
que el Rey de Castilla perdonase á todos aquellos Caballeros 
é Escuderos , é otros qualesquier que sean , que tovieron la 

5 parte del Duque de Alencastre , d le dieron cibdades d villas 
d castillos, é que les mandase tornar sus bienes, si por esta razón 
les eran tomados. Otrosi que el dicho Duque de Alencastre é 
la Duquesa Doña Costanza su muger jurasen sobre los sanétos 
Evangelios , que si ellos , d alguno de ellos ovieron , d avian , d 

I o entendían aver demanda , d derecho en los Regnos de Casti- 
lla é de León , Toledo , Galicia , Sevilla , Córdoba , Murcia, 
Jaén , el Algarbe , Algecira , é los Señoríos de Lara é de 
Vizcaya é de Molina , d en alguno dellos , d en cibdades é 
villas é castillos é logares é fortalezas é behetrías , é en mora- 

1 5 dores de ellos , é en señorío , d en alguna parte desto , que 
ellos farian como non empesciese al dicho Rey de Castilla 
por su parte dellos. Otrosi fué afirmado é acordado por los di- 
chos Don Juan Duque de Alencastre , é Doña Costanza su 
muger fija del Rey Don Pedro , de voluntad é consentimien- 

20 to del Duque su marido , el qual luego le otorgd por causa 
de amigable composición , que cada uno dellos traspasaba to- 
do el derecho é señorío que ellos , é cada uuq dellos avian 
en los Regnos de Castilla é de León , Toledo , Galicia , Se- 
villa , Córdoba , Murcia , Jaén , el Algarbe , Algecira , 

Í25 é en los Señoríos de Lara é de Vizcaya é de Molina, é en 
qualquíer dellos , en todos , é en cada uno de los señoríos, 
tierras , cibdades , villas , castillos , fortalezas de los dichos Reg- 
nos é Señoríos , asi en naturalezas , como en naturalidades de- 
llos , é de los moradores dellos , é en qualquier dellos , en el 

30 dicho Don Juan Rey de Castilla é de León fijo del Rey Don 
Enrique , é en sus descendientes que vinieren de su cuerpo 
por derecha linea descendientes legítimos. Enpero que esta 
traspasación é renunciación fuese en esta forma , é con esta 
condición , es á saber : que el dicho Rey Don Juan de Cas- 

35 tilla é de León , fijo del Rey Don Enrique , aya todo el de- 
recho é señorío llano en los dichos Regnos é Señoríos , é en 
todas las. otras cosas sobredichas , é en cada una dellas , si al- 
guno avian , d podieron aver los dichos Duque de Alencastre, 

Mm2 é 



ajó Crónica del Rey 

A. C. é Duquesa Doña Costanza su muger , é cada uno dellos , é que 
I j88. el dicho Rey Don Juan lo aya é posea toda su vida ; é después 
de su vida el Infante Don Enrique su fijo primogénito , asi 
como Señor é Rey , é los sus fijos , nietos , bisnietos é le- 
gítimos descendientes que ovieren é vinieren del é de Doña 5 
Catalina su muger , fija de los dichos Duque é Duquesa Doña 
Costanza su muger. É si la dicha Doña Catalina finase sin aver 
fijos ó fijas , ó fijo d fija del dicho Infante , que ayan é he- 
reden los dichos Regnos é Señorios é tierras los fijos é des- 
cendientes legítimos que el dicho Don Enrique oviere. E si el 10 
dicho Infante Don Enrique finase sin fijos legítimos , que esa 
mesma condición sea en el Infante Don Ferrando su hermano. 
E si el dicho Infante Don Ferrando moriese sin aver fijos legíti- 
mos subcesores, que hayan é hereden los dichos Regnos atierras 
los otros descendientes legítimos del dicho Rey Don Juan. E si i ^ 
el Rey Don Juan moriese sin fijos d nietos legítimos descendien- 
tes de su cuerpo, é otrosí los dichos Infantes Don Enrique é Don 
Ferrando sus fijos , que estonce el derecho é señorío de los di- 
chos Regnos é Señorios é tierras torne á los dichos Duque é 
Duquesa, é á cada uno dellos , é á la dicha Doña Catalina , d á 20 
qualquier otro descendiente legítimo dellos , é á cada uno de 
ellos , si algund derecho han en ellos agora , ó estonce ovieron. 
Otrosí se trató , que esta renunciación que el dicho Duque 
de Alencastre é la Duquesa Doña Costanza su muger facían 
fuese con tal condición , que si los quarenta mil francos que 25' 
el Rey Don Juan é sus herederos eran tenudos á dar é pa- 
gar á los dichos Duque é Duquesa , é á cada uno dellos por 
su vida, non fuesen pagados en la cibdad de Bayona enteramente 
por tres años continuados , por qualquier achaque ó color que 
pongan , que en este caso la diclia renunciación sea ninguna, 30 
é que el dicho Duque de Alencastre , é la Duquesa Doña 
Costanza su muger tornen al primero derecho antiguo , si le 
avian , é como le avian en los dichos Regnos é Señorios é 
tierras , é puedan facer todas aquellas cosas que pudieron facer 
primero ; é que en ningún otro caso non aya lugar la rever- 3 5 
sion , salvo en este. Otrosí que si el dicho Duque de Alen- 
castre , d la dicha Duquesa Doña Costanza su muger , d qual- 
quier dellos dieron algunas cibdades ó villas d fortalezas á 

los 



Don Juan el Primero. 277 

los que las tenían en los dichos Regnos de Castilla é de León, A. C. 
especialmente en Galicia , en tal manera que toviesen omena- ^5^^^' 
ges , d estuviesen por ellos , que ellos soltaban á los moradores 
dende , ó á los que las toviesen , qualesquier juramentos é pley- 
5 tos que oviesen fecho dellas , porque el dicho Rey Don Juan 
las haya libremente : é eso mesmo relajaban los juramentos é 
omenages que Perlados o' Ricos omes , Caballeros é Fijos dalgo 
de los Regnos de Castilla é de León , de qualquier condi- 
ción que fuesen , les ficieron. Otrosí que los dichos Duque é 

10 Duquesa Doíía Costanza su muger nunca pedirán , nín de- 
mandarán absolución de los juramentos , nin de qualquier 
dellos , en público , nin escondido , de qualesquier capítulos 
que en estos tratos se ficieron. Otrosí , para guarda de todo 
esto , é para complír las pagas que se avian de facer de los 

15 seiscientos mil francos tasta día cierto, dio el Rey de Cas- 
tilla al Duque de Alencastre en arrehenes de pagar cierta 
quantia de la dicha suma que estonce se avia de pagar , á Don 
Fadrique Duque de Benavente su hermano , fijo del Rey 
Don Enrique : é asi fasta pagar ciertas pagas dio otras ciertas 

20 arrehenes, que segund se cumpliesen los términos de las pa- 
gas , asi se quitarían las dichas arrehenes : é las otras arrehenes i 
por las otras pagas fueron estos : Don Pero Ponce de León 
Señor de Marchena , Juan de Velasco fijo de Pero Ferrandez 
de Velasco , Carlos de Arellano , Juan de Padilla , Rodrigo 

2§ de Rojas , Lope Ortiz de Estuñiga , Juan Rodríguez de Cis- 
neros , Rodrigo de Castañeda , é otros de cibdades 2 : q com- 
plidse toda la paga de los dichos seiscientos mil francos á los 
términos asignados , é todas las arrehenes fueron libres. Otrosí 
fué tratado , que el Rey Don Juan fuese amigo é aliado del 

30 dicho Duque de Alencastre , salvo las ligas que avia con el 

Rey de Francia , é de los otros con quien era aliado primero : 

é que el dicho Duque fuese amigo é aliado del Rey Don 

Juan 

1 Abrev. . . . arrehenes que se die- de dar éste último hasta sesenta ^er- 

ron é fueron á Inglaterra fueron estos, sonas en rehenes , las concedió salva 

1 Ricardo II. Rey de Inglaterra, guardia f ara que anduviesen franca 

sabiendo que su íio el Duque de y libremente en comitiva de dicho 

Lencaster estaba próximo d hacer Duque. Colección de Rimer. Véase ea 

transacion amigable con el Rey Don el Apéndice. 

Juan I. para cuya seguridad habia 



278 Crónica DEL Rey 

A. C. Juan de Castilla , salvo la liga del Rey de Inglaterra é de los 
ij88. otros sus aliados. Otrosi que el Rey Don Juan diese á la Du- 
quesa Doíía Costanza para en su vida tres villas , es á saber, 
Guadalfajara é Medina del Campo é Olmedo , con todas sus 
rentas é derechos é justicia ; salvo el señorío é soberanidad 5 
Real , é que las fortalezas que oviere en las dichas villas 
se tengan por mandado del Rey , é á sus despensas : otrosi 
que la Duquesa Doña Costanza non pusiese en las dichas vi- 
llas oficiales salvo naturales de Castilla. E de todo esto se ficie- 
ron públicas escrituras firmes é valederas. 10 

CAPITULO III. 

COMO VINO LA PRINCESA DONA CATALINA 

en Castilla : é como el Rey ordenó que se catase otra manera 

^ara jpagar los seiscientos mil jr ancos , for quanto los Fijos- 

dalgo , é algunos libertados , se quejaban del 

refartimiento f rimero. 

OTrosi pusieron é ordenaron los dichos Rey Don Juan 
é Duque de Alencastre en sus tratos , que el dicho In- 
fante Don Enrique oviese título de se llamar Príncipe de As- 
turias , é la dicha Doña Catalina Princesa : é fué ordenado 
que á dia cierto fuese venida la dicha Doña Catalina en Cas- 1 5 
tilla. E el Rey envió luego firmados estos tratos , é las arrehe- 
nes que se avian á dar , é cierta suma de oro. Otrosi envió 
Perlados , Señores , Caballeros é Dueñas á la villa de Fuen- 
terrabia , que esperasen y á la Princesa Doña Catalina , é vi- 
niesen con ella. E ficieronlo asi , é llegaron á la villa de Fuen- 20 
terrabia, que es en Guipúzcoa, é alli troxeron á la Princesa Do- 
ña Catalina Caballeros del Duque de Alencastre , é la entre- 
garon á los que el Rey de Castilla allá envió'. E el Rey en 
tanto ordenó de la atender en la cibdad de Palencia , por quan- 
to es cibdad grande , é muy abastada de viandas, é se avia de 25 
facer en ella la solemnidad de las bodas del Príncipe Don En- 
rique é de la Princesa Doña Catalina. E era estonce el Prín- 
cipe en edad de nueve años , é andaba en diez ; é la Princesa 
era en edad de catorce años. E el Rey , esto asi asosegado, 

ca- 



Don Juan el Primero. 279 

cato' por todas maneras del mundo como pudiese cobrar esta A. C. 
quantia que avia de dar á los dichos Duque de Alencastre, ijí>8' 
é Duquesa Doña Costanza su muger : é envió demandar por 
todo el Regno , asi cibdades é villas , como personas , emprés- 

5 tito. Otrosí era ordenado en las Cortes de Briviesca , segund 
que ya diximos , que para pagar estos seiscientos mil francos 
fuese echado pecho por todo el Regno , del qual ningund 
orne non fuese escusado : é desque las cartas fueron enviadas 
ovo grand movimiento , especialmente en los Fijos-dalgo é 

10 Dueñas é Doncellas á quien pedían este pecho , en tal gui- 
sa que noii se cobraba dinero. E por esto ovo el Rey á ca- 
tar otra manera para poder cobrar la quantia que avia á pa- 
gar al Duque de Alencastre é Duquesa su muger : é fué es- 
ta. El Rey Don Enrique , quando compró de Mosen Beltran 

15 de Claquin la cibdád de Soria , é las villas de Almazan é 
Atienza é Deza , é otros logares que le avia dado , echó en 
el Regno pecho que llamaban empréstito , diciendo en sus 
cartas que ge lo mandaría descontar en los pechos é rentas 
que le avian á dar : é fué cobrado por cierto repartimiento en 

20 las cibdades é villas é logares del Regno , á cada un logar 
cierta quantia , que montó quince cuentos é seiscientos mil ma- 
ravedís. E agora el Rey fizólo asi , é mandólo repartir por 
todo el Regno , é envió luego sobre ello sus cartas , é ornes 
que lo recabdasen. E este pecho non pagaron Perlados nin 

2§ Clérigos , nin Fijos-dalgo nin Dueñas nin Doncellas , nin 
algunos logares que en el pecho que se derramó en tiem- 
po del Rey Don Enrique su padre quando compró á So- 
ria non avían pagado ; salvo aquellas personas é aquellos lo- 
gares que fallaron que avian pagado en la compra de Soria. 

30 E el Rey cobró todo este empréstito é pedido , é fizo sus pa- 
gas de los dichos seiscientos mil francos á los términos que 
fueron ordenados por los tratos» 

E este año sopo el Rey como el Maestre Davís , que se 
llamaba Rey de Portogal , avia cobrado á Melgaso , é tenia 

35 cercada á Campo Mayor , la qual tomó á pocos días ; ca non 
se pudieron acorrer por las grandes pérdidas que el Rey de 
Castilla avia rescebído en la guerra de Portogal , segund que 
avernos ya contado. 

CA- 



38o Crónica del Rev 

A. C. 
»JS8. CAPITULO IV. 

COMO EL REY DON JUAN VINO A FALENCIA, 

é se Jicieron laj solemnidades de las bodas del Príncipe 
sií Jijo , é de la Princesa Doña Catalina. 

EL Rey Don Juan , desque la Princesa Doña Catalina 
era ya en su Regno , segund ge lo avian enviado de- 
cir los Perlados é Señores é Caballeros é Dueñas que con 
ella venían , fuese para la cibdad de Falencia i , é esperóla y. 
E desque llego la dicha Princesa , el Rey rescibiola muy hon- 5 
radamente , como era de razón : é luego fueron fechas las so- 
lemnidades de las bodas segund en los tratos se contenia , é 
rescibieron las bendiciones en la Iglesia de Sant Antolin de la 
dicha cibdad , que es la Iglesia mayor , el Príncipe é la Prin- ' 
cesa , é allí la rescibió por su muger 2 . E fueron fechas muy i o 
grandes alegrías , é muy grandes fiestas , é muclios torneos é 
justas : é el Rey dio de sus joyas á los Caballeros Ingleses 
que el Duque de Alencastre enviara con la Princesa su fija. E 
fechas estas fiestas , el Rey se partió de Palencia , é fuese para 
Oterdesillas , é alli se trató como Doña Costanza Duquesa de 1 5 
Alencastre su prima quería venir en el Regno de Castilla á 
le ver : é al Rey plogo dello , é envió luego á ella al camino 
Perlados é Caballeros que la rescibieron , é le ficieron facer 
por todos los logares por dó venía muchos servicios é muchas 
honras. E el Rey la esperó en la villa de Medina del Campo. 3 20 

CA- 

I Antes de ir á Palencia habia peticiones. Véase en el Apéndice. E. 
estado el Rey en Burgos , donde á 25. 2 Abrev. . . . por muger : é dioles 

de Julio expidió Cédula para que se las bendiciones Don Pedro Arzobispo 

guardasen ciertas Ordenanzas en Se- de Sevilla. 

villa. La cita Zuñiga , y copia otras 3 En Medina del Campo .i 16. de 
Cedidas dadas en la misma ciudad, Oítubre confirmó las mercedes que el 
que por tratar de asuntos notables se Rey Don Enrique su padre habia 
pondrán en las Adiciones. hecho á Basco Fernandez , y Rui 
En Palencia , al mismo tiempo que Paez -.y á 20. de Diciembre dio der- 
las bodas de su hijo, celebró Cortes por to privilegio á Arias Gómez de Sil- 
el mes de Septiembre, Expidió Qua- va. Sal. Casa de Silv. t. i. íol. iji. E. 
derno de ellas , que contiene quines 



Don Juan el Primero. sSi 

A.C. 
CAPITULO V. »J^8. 

COMO LA DUQUESA DOÑA COSTANZA 

-vino al Key Don Juan d Midina del Campo. 

Estando el Rey Don Juan en Medina del Campo este 
Año llego' y Doña Costanza su prima , muger del Du- 
que de Alencastre , en el mes de Noviembre , é el Rey la 
rescibio' muy honradamente , é estovo alli con él algunos días, 

5 é dióle el Rey de sus joyas: otrosi le dio la villa de Huete 
con todos sus pechos é derechos para en su vida , é luego le 
mandó entregar la posesión. E en este tiempo envió el Du- 
que de Alencastre al Rey Don Juan una corona de oro muy 
fermosa , é le envió decir , que él tenia aquella corona para 

I o se coronar por Rey de Castilla ••, mas pues gracias á Dios eran 
avenidos , que ge la enviaba , ca á él cumplia de la traer. Otro- 
si le envió una copa de oro muy rica ^ : é el Rey le envió 
caballos Castellanos é Ginetes , é muías fermosas. E de cada 
dia se enviaban sus joyas é sus dones , é muy buenas cartas, 

15 é crescia grand amor entre ellos. 2 

CAPITULO VL 

DB LA CAVALG ADA QUE EL REY 

de Francia Jizo este año en Alemana. 

EN este Año ovo el Rey Don Juan de Castilla nuevas, 
como estando el Rey Carlos VI. de Francia en una su 
cibdad de Picardia que dicen Amiens llegó á él un Escu- 
dero que decían que era del Duque de Geldria , que es un 
Tom. II Nn grand 

1 Todos los MSS. dicen cinta da villa , los dísbarató junto á Estepo- 
oro. E. na. Consta por una carta del Arzo- 

2 A fines de este Año hicieron hispo de Sevilla , con fecha de lo. de 
entrada los Moros por la parte de Noviembre^ otras memorias del Ar~ 
Ecija : y habiéndoles salido al en- chivo de aquella ciudad. Alarcon Rc- 
cuentro Tello González de Aguilar lac. Genealog. pag. ^53. Véanse las 
€on lamente di la ciudad, entonces Adiciones á estas Notas. E. 



282 Crónica del Rey 

A. C. grand Señor en Alemana , é troxole una carta en pergamino, 
15S8. en la qual se contenia , que el Duque de Geldria desafiaba 
al Rey de Francia , por quanto el dicho Duque era aliado 
del Rey de Inglaterra. E traia pintado en la carta un escudo á 
las armas del dicho Duque , que eran un escudo de oro con un 5 
león de azul , é puesto su sello en la dicha carta. E el Rey 
de Francia fué muy maravillado , é dixo al dicho Escudero 
que le troxo la carta , que dixese á su señor el Duque de Gel- 
dria , que fuese cierto , que pues él le desafiaba , que luego 
seria en Alemana , é que non partiría de la tierra del dicho i o 
Duque fasta que toda ge la destroyese. E asi lo fizo : ca luego 
partid el Rey de Francia de aquella cibdad donde estaba con 
seis mil Omes de armas , que fueron con él en espacio de 
quince días , é fué para Alemana , é entro' en la tierra del di- 
cho Duque , é estovo y destroyendola. E estando ende llegó 1 5 
al Rey de Francia el Duque de lulieres padre del dicho Du- 
que de Geldria, el qual dicho Duque de lulieres era aliado con 
el Rey de Francia é su amigo , é pesábale mucho de lo que 
su fijo el Duque de Geldria facia , é pidió' por merced al Rey 
de Francia , que le ploguiese que el Duque su fijo viniese de- í2o 
lante él á se salvar de aquel fecho ; ca decia que nunca man- 
dara él facer tal desafiamiento. E al Rey de Francia pldgole 
dello , é el dicho Duque de Geldria vino al Rey de Francia 
sobre seguro que ovo del : é quando fué delante él dixo asi: 
,, Señor : Yo veo que vos o vistes saña é quexa de mí por una 35 
,, carta que vos fué. presentada diciendo que yo vos desafiaba. 
„ E , Señor , es verdad que yo di mi sello á un ome de quien 
„ me fiaba , al qual envié á Inglaterra por facer mis ligas con 
„ el Rey de Inglaterra ; pero yo nunca mandé facer tal car- 
,,ta nin tal desafiamiento , é non vos he culpa. Mas puesto, 30 
,,- Señor , que yo la oviese , non era razón que vos por vues- 
„ tro cuerpo viniesedes en mi tierra ; ca vos sodes Señor del 
„ mayor Regno de Christianos que há en el mundo , é en 
,, vuestra Casa son muchos grandes Señores , é qualquier de- 
„llos vos pudiera escusar este trabajo , é aiin un vuestro Ma- 35 
,, riscal pudierades enviar para destroir toda mi tierra , é asaz 
„era para mL Es verdad , Señor , que yo so' aliado con el Rey 
„ de Inglaterra contra todos los que fueren contra él , é desto 

5, nun- 



Don Juan el Primero. 283 

,, nunca le fallesceré , salvo si él me quitase et omenage que A. C. 
,, por esto le fice ; é si él tal omenage me quitase , yo non ca- ij88- 
,,tanaotro Señor si non á vos." E el Rey de Francia le res- 
pondió , que él avia visto su sello é sus armas en la carta del 

5 desafiamiento , é que razón era de lo creer : é que él catase 
de quien fiaba su sello. A lo ál , que era verdad que él pu- 
diera bien escusar de venir por su cuerpo , si la guerra fuera 
de otra manera ; enpero que pues era desafiamiento de su 
persona , forzado le era de venir por su cuerpo. E después 

10 desto el Duque de lulieres padre del Duque de Geldria tra- 
to en esta manera : que si el Duque de Geldria oviese de fa- 
cer guerra en Francia con el Rey de Inglaterra , ó con al- 
gún su Lugar teniente , que un aiío antes lo ficiese saber al 
Rey de Francia. E esto asi asosegado , el Rey de Francia se 

15 torno á su tierra. 

AÑO UNDÉCIMO 

QUE EL REY DON JUAN REGNÓ^ 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Seííor Jesu-Christo de mil trecientos é ochenta é nue- 
ve ; é del Criamiento del mundo , segund la cuenta de los He- 
breos , cinco mil ciento é quarenta é nueve ; é de los Alá- 
rabes , en que Mahomad comenzó su sedta , sete- 
cientos é noventa é uno. 

CAPITULO I. 

COMO SE TRATARON VISTAS ENTRE EL REY 

Don Juan , é el Duque de Akncastre j fero non 

se vieron. 

EL Rey Don Juan partió' de Medina del Campo , é pa- A C. 
so los puertos para ir á tierra de Toledo , por quanto iJ°9' 
era invierno , é la tierra es mas caliente. E estando y tratóse 
que él é el Duque de Alencastre se viesen entre Bayona é 

Nn 2 Fuen- 



284 Crónica del Rey 

A. C. Fuenterrabia. E el Rey dixo que le placía ; é partió de Alca- 
íjSp, lá de Henares i dó avia estado , é con él la Duquesa Doña 
Costanza su prima que estaba en Guadalajara : é él vínose 
á la cibdad de Burgos para aparejar aquellas cosas que cum- 
plían para las Vistas que avia de facer. E estando en Burgos f 
llegaron y Embajadores del Duque de Alencastre , á los qua- 
les decían Mosen Tomás de Persy un Caballero Camarero 
del Duque , é otro Caballero que decían Mosen Guillen Port, 
é un Letrado que decían Maestre Guillen Remon que era 
juez de Burdeos , é trataron con el Rey muchas cosas , é es- 10 
pecialmente asosegaron que el Rey se viese con el dicho Du- 
que segund era tratado. E estando el Rey en Burgos en la 
quaresma adolescíó ; é después que se sintió mejor partió de 
Burgos para Viüoría , á tomar dende su camino para Fuen- 
terrabia : é estonce partid de Burgos la Duquesa Doña Costan- 1 5 
Ea su prima , é fuese para Bayona dó estaba el Duque de 
Alencastre su marido. E el Rey llegó á Vióloria para dende 
ir á las Vistas ; é llegado y , recrescióle la dolencia que oviera 
antes en Burgos , é todos los del su consejo , é los Físicos le 
díxeron que non era su servicio de partir de alli , ca la tierra 20 
de Guipúzcoa , por dó avia de ir , era muy trabajosa de cami- 
nos ; otrosí era invierno , é aún facía nieves é muchas aguas, 
é que él non estaba dispuesto para este trabajo. 



CA- 

s En Alcalá de Henares á i j. de fuerte , que la pertenecía de derecho: 
lEnexo dio Cédula jjara que Alvar Ro- y mediante hallarse en posesión de 
driguez de Cueto su Vasallo vecino ella Don Diego Furtado de Mendo- 
de Valladolid , d quien habia conce- za su Mayordomo mayor , le dio en 
dido el oficio de la Alcaldia Real recompensa los lugares de Guadar- 
mayor de las Mesías de sus Reynos, rama , Navacerrada , Colladomedia- 
jfuese por todas partes seguro , y se no , Galapagar , Collado de Villalva, 
le diesen buenas posadas sin dineros, las Chozas y Guadalix. Snhz. Casi 
y viandas y todas las otras cosas que de Lara t. i. pag. i86. En Burgos á 4. 
hubiese menester por sus dineros. Ar- de Junio concedió al Abad y Monas- 
chivo déla villa de Vilches. A i. de terio de Palazuelos privilegio para 
Marzo mandó restituir á Doña Ma- hacer exentos de tributos d cinco Va- 
ria hija de Don Alonso Fernandez salios del mismo Monasterio. Manr. 
Coronel la villa deTorijay su casa- Anal. Cisterc, t. 4. pag. 590. E, 



Don Juan bl Primero. sS^ 

A. C. 
CAPITULO II. 1J89. 

COMO EL REY ENVIÓ SUS MENSAGEROS 

al Duque de Alencastre d se esciisar de las Vistas. 

EL Rey fizo segund le dixeron los de su Consejo é los 
sus Físicos , é envió al Duque de Alencastre á Bayona 
sus Mensageros , que fueron el Obispo de Osma ^ , é Pero Ló- 
pez de Ayala , é Fray Ferrando de lUescas su Confesor , por 
5 los quales le fizo saber como él llegara á Vióloria , que es á 
veinte é quatro leguas de Bayona , para ir verse con él , se- 
gund lo avian concordado : é desque alli llegara non se sin- 
tiera bien , é que le consejaban los Físicos que non se pusie- 
se en camino en tal tiempo é por tal tierra , é que le rogaba 

10 que quisiese averie por escusado. E los Embaxadores del Rey 
fueron para Bayona : é desque y fueron dixeron al Duque to- 
do lo que el Rey su seííor les mandara , é escusaronle por las 
mejores maneras que pudieron , segund era la verdad , ca el 
Rey , después que sus Mensageros partieron del en Vi¿loria, 

i^ estovo alli non bien sano. 

CAPITULO III. 

COMO RESPONDIÓ EL DUQUE A LOS 

Mensageros del Rey de Castilla. 

EL Duque de Alencastre , desque oyó los Mensageros del 
Rey Don Juan , non se tovo por contento , porque el 
Rey de Castilla non fuera á las Vistas que eran ordenadas en- 
tre ellos , é non quería creer las escusas que los sus Mensage- 
ao ros le decían. E fabló con ellos de muchas cosas que enten- 
día fablar con el Rey de Castilla si le viera: é especialmen- 
te les dixo , que pues entre el Rey de Castilla , é el Rey 
de Inglaterra non avia guerra , salvo par la demanda que el 

. di- 

1 Abrev. ... de Osma , que fué Este Cardenal de Esfaña fué Don 
después Cardenal de España , é . . . . Pedro de Frías. 



286 Crónica del Rey 

A C. dicho Duque ficlera fasta estonce en se llamar Rey de Castl- 
ijSp- lia por razón é causa de su muger la Duquesa Doña Costan- 
za que era fija del Rey Don Pedro , é era avenido é con- 
tento ya de todo esto , é él é su muger avian renunciado 
todo el derecho que entendían aver en este caso , é ya él non 5 
se llamaba Rey , nin ella Reyna de Castilla , que entendía, 
pues esto era acordado é firmado entre ellos , que cesaba la 
guerra de entre Castilla é Inglaterra ; ca otra demanda nin- 
•guna non avia el Rey de Inglaterra contra Castilla , nin el 
Rey de Castilla contra Inglaterra , salvo esta. Por ende que 10 
le páresela , que si al Rey de Castilla ploguiese , que era bien 
Aq ser amigos él é el Rey de Inglaterra , é aliados en uno : 
-é si al Rey de Castilla ploguiese de esto , que él tenia poder 
suficiente del Rey de Inglaterra su sobrino é su señor i para 
facer complir todo -e^o : é entendía que toda guerra que el 15 
Rey de Castilla ficjese de aqui adelante contra el Rey de In- 
glaterra é su Regno , que la faria sin justicia é contra cons- 
ciencia , pues el Rey de Inglaterra non le demandaba cosa al- 
guna , é le pedia paz , pues cesaban los debates quel dicho 
Duque fasta aqui avia contra el Rey Don Juan por causa 20 
del dicho Regno de Castilla , lo qual era ya en buen acuer- 
do , é en buena paz. E los Embaxadores del Rey de Castilla 
le respondieron , que el comienzo de la guerra de Castilla con 
Inglaterra fuera por causa de la ayuda que el Rey Eduarte 
de Inglaterra su padre , é el Príncipe de Gales su hermano 2§ 
del Duque ficieron al Rey Don Pedro contra el Rey Don 
Enrique padre del Rey Don Juan ; por lo qual el dicho Rey 
Don Enrique oviera de facer sus ligas con el Rey de Fran- 
cia Don Carlos muy firmes é valederas , asi con juramentos, 
como con pleytos é omenages : é después desto el dicho Du- qo 
.que de Alencastre casara con la Infanta Doña Costanza fija 
del Rey Don Pedro , é tomara título de Rey de Castilla , é 
íroxera las armas, E como quier que este debate fuese cesado 
por las conveniencias é tratos que agora se. ficieron entre el 
Rey Don Juan é el Duque; enpero que las ligas de Fran- 35 
cia quedaran en su virtud é vigor como fueran entre el 

Rey 

I Ábrev. . . é su scóor ,, el qual era fijo del Príncipe ds Gales , para . . . 



Don Juan el Primero. 287 

Rey Don Enrique , é el Rey Don Carlos de Francia , las A. C. 
quales después eran retiíicadas entre el Rey Don Juan é el 15S9. 
Rey Don Carlos VI. que agora regnaba ; é por esta razón 
se pusiera un capítulo en los tratos que el Rey Don Juan 
5 íizo con el Duque de Alencastre , es á saber , que el Rey 
Don Juan seria su amigo , é ayudarla al dicho Duque , guar- 
dadas las ligas que avia con el Rey de Francia : é que estas 
ligas que él avia las reedificara nuevamente con el dicho 
Rey Don Carlos de Francia que agora regnaba , segund di- 

I o cho es. Otrosí decia el Rey Don Juan , que él resciviera del 
dicho Rey de Francia muy grandes ayudas quando el Duque 
é el Maestre Davis , que se llamaba Rey de Portogal , entra- 
ran en Castilla ; ca el dicho Rey de Francia le enviara en su 
ayuda al Duque de Borbon su tio con dos mil lanzas de Ca- 

15 balleros é Escuderos muy buenos é muy bien guisados ; é 
otrosi le vinieran de su propia voluntad de Francia otros mu- 
chos Seííores é Capitanes á le servir é ayudar en aquella guer- 
ra ; por lo qual en ninguna manera él non podia partirse de 
las dichas ligas de Francia , ca las tenia juradas é firmadas : é 

20 que Dios sabia que le ploguiera mucho si pudiese aver bue- 
na paz entre los Reyes de Francia é Inglaterra ; é que en 
esto él trabajaría de buena voluntad. E el Duque dixo , que 
le ploguiera mucho , si esto se pudiese facer , que el Rey de 
Castilla é el de Inglaterra fuesen aliados é juntos en uno. 

2^ Pero pues asi era , que se ficiese otra cosa , que seria servicio 
de Dios , é provecho é bien destos dos Regnos : que los mer- 
caderes é los romeros de Castilla é de Inglaterra fuesen se- 
guros por mar é por tierra , é pudiesen andar seguros espe- ■ 
cialmente los que quisiesen venir á Santiago de Galicia. E los 

30 Mensageros del Rey le respondieron , que la razón era bue- 
na ; pero que bien pensaban que el Rey de Castilla su señor 
non lo podría facer , segund las condiciones de los tratos que 
eran entre él é el Rey de Francia , ca grandes Señores é Ca- 
balleros serian tales romeros j pero que lo dirían al Rey su 

3 5 señor , é que él avría su consejo , é le enviaría la respuesta. 
E estovieron los dichos Mensageros en Bayona con el Duque 
algunos días , é dende tornáronse á Viótoria dó el Rey de Cas- 
tilla los estaba esperando» 

CA- 



288 



A. C. 

1J89. 



Crónica del Rey 
CAPITULO IV. 



COMO EL REY PARTIÓ DE VICTORIA 

fara Burgos , ¿ dende,para Segovia dójizo Cortes. 

EL Rey Don Juan , desque los Mensageros que avia envia- 
do al Duque de Alencastre , segund dicho avernos , lle- 
garon á él , partió de Viétoria , é vínose para Burgos , é alli 
esíovo algunos dias : é dende acordó de ir á Segovia , é que 
alli viniesen los del Regno , é los Procuradores de las cibda- 
des é villas , por acordar con ellos algunas cosas que cora- 
plian á su servicio. E asi se fizo : é estonce vinieron á Se- 
govia el Duque de Benavente Don Fadrique hermano del 
Rey de padre , é los Maestres de Santiago é Calatrava é 
Alcántara , é muchos Perlados é Seiíores é Caballeros. E 
estando en las dichas Cortes i ovo el Rey nuevas como eran 
puestas treguas 2 por tres años entre el Rey de Francia é 

él, 

desde el día 16. de As_osfo de este 
año 1389, hasta otro tal dia del año 
1392. y se firmaron en Lenlingamc 
entre Boloigne y Calais á 18. de Junio. 
Se nombraron Diptitados conserva- 
dores de las treguas , y ^or lo res- 
peüivo á España fueron los siguien- 
tes. En Guipúzcoa , Don Beltran de 
Guevara , y Don Pedro López de 
Ayala Merino mayor. En Vizcaya, 
ller del Reyno de Castilla , y d Pe- Juan Alfonso de Muxica , y Juan 



1 Mientras se celebraban estas 
Cortes determinó el Rey dar d los 
Monges de la Orden de San Gero- 
7iimo el Santuario de Guadalupe don- 
de antes habia Prior y Clérigos Secu- 
lardes. Siguenza , Hist. de S. Gei". Tala- 
vera ¡ Hist. de Guadalupe. E. 

2 Envió el Rey Don Juan para 
tratar estas treguas d Alvaro Mar- 
tínez Do¿lor en Leyes Vicecauci- 



dro López Do3or en Decretos Arce- 
diario de Alcaraz en la Iglesia de 
Toledo , y les dio su poder en Oter- 
desilks á 20. de Julio del año anterior 
1387. El Rey de Francia nombró 
también sus Plenipotenciarios ; y asi 
d estos , como d los de Castilla dio el 
Rey Ricardo II. de Inglaterra con fe- 
cha íK Westminster á 5 .de Enero 1388. 
salvo condumio para que fuesen d Pi- 
cardía d poner en efeUo su comisión. 
En virtud de sus poderes concluyeron 
treiuas generales y perfeBas por m.rr 
y por tierra , que hablan de durar 



19 



Hurtado de Mendoza el joven Pres- 
t amero mayor. En Castilla la vieja y 
Asturias de Santillana , Don Diego 
Hurtado de Mendoza , y Garci Sán- 
chez de Arce curador de Juan de 
Velasco. En Asturias de Oviedo Al- 
var Pérez Osario , y Pedro Suarez 
de Quiñones Adelantado mayor de 
León. En Galicia Gómez Manrique 
Pertiguero de Santiago , y Ferrand 
Pérez de Andrade. En Sevilla y el 
Algarve Donjuán Alfonso Conde de ^ 
Niebla Adelantado de Andalucía , 
y JuanFurtado de Mendoza Almi- . 

ran- 



Don Juan el Primero. 289 

él e sus aliados , con el Rey de Inglaterra é los otros sus A. C. 
aliados. E el Rey Don Juan envió requerir al Maestre Davis, ^3^9- 
que se llamaba Rey de Portogal , si consentia é otorgaba la 
dicha tregua , por quanto el Rey de Inglaterra le nombraba 
5 por su aliado ; é el Maestre respondió , que él non otorgaba 
la dicha tregua. E un Confesor del Rey , que decian Fray 
Ferrando de Illescas de la Orden de Sant Francisco , privado 
del Rey , é otros Doctores de la Audiencia , que estaban en 
Portogal por mandado del Rey , trataron treguas con el dicho 
I o Maestre Davis por seis meses , en tanto que se trataban otras 
cosas : é asi se firmaron. 

CAPITULO V. 

COMO SOPO EL REY DON JUAN QUE EL 
J[faestre Davis tenia cercada la cibdad de Tuy. 

EL Rey Don Juan , desque las Cortes de Segovia fueron 
fechas , fuese para una Abadía que es á tres leguas de 
Segovia , que dicen la Granja , é es cerca de un aldea que 
1 5 dicen Sotos Alvos i , porque es un logar apartado , é bueno 
de verano. E estando en el dicho logar sopo como salia la 
tregua que Fray Ferrando su Confesor ficiera con el Maestre 
Davis por los seis meses , é que el dicho Maestre Davis era 
ido cercar la cibdad de Tuy , que es en Galicia , é que un Ca- 
so ballero de Galicia , que decian Payo Sorreda 2 de Sotomayor, 
se pusiera en la dicha cibdad por la defender. E el Rey ovo 
su consejo como faria para acorrer la dicha cibdad de Tuy, 
como quier que non estaba bien guisado : ca después que per- 
dió la batalla de Portogal siempre el Maestre Davis tenia 
Tom. 11. Oo mu-. 

rante mayor de Castilla. Y en el Rey' el Apéndice según los publicó Ri- 
ño de Murcia Don Alonso Yañez Fa- nier. £. 

jardo , Adelantado del mismo Reyno. i En Sotos-alvos , tierra de Se- 
El Rey Don Juan confirmó estas tre- ¿ovia á 18; dé Agosto dio Título de 
guas en Segovia á 3. de Septiembre de Regidor de Caceres á Gonzalo Ga- 
éste año. Quando se firmaron ya no lindez. Fueros y privilegios de Ca- 
se arrogaba el Duque de Lencas ter ceres. E. 

el Título de Rey de Castilla y de % En las impr, Pay Serradiu. 
León. Véanse estos instrumentos en 



290 Crónica delRey 

A. C. niuchas aventajas , con muchas buenas dichas que él é los su- 
¡5^9' yos avian ávido ; é el Rey Don Juan estaba muy menguado 
de Capitanes de guerra. E porque non dixesen que non mos- 
traba algún cobro- , é non enviaba defender aquella cibdad , en- 
vió' estonce allá á Don Pedro Tenorio Arzobispo de Toledo, 5 
é á Don Martin Yañez de Barbudo , Portogues , Maestre de 
■Alcántara , con cierta Compaña : é el Arzobispo de Santiago 
Don Juan García Manrique , que estaba en Galicia , se jun- 
taría con ellos , para cjue ordenasen aquello que fallasen que 
cumplía á su servicio. 10 

CAPITULO VI. 

COMO EL REY FUE A LEÓN : E COMO FIZO 

tregua con F orto gal jpor ckrto tiempo. 



E 



L Rey Don Juan fué para León , é con todo eso la cib- 
dad de Tuy ^«e pudo acorrer , é fué tomada. E Fray 



Ferrando de lUesc tifesor del Rey, del que ya diximos 

que el Rey envií Portogal á tratar tregua , fizo tregua 

por seis años con ex Maestre Davis , que se llamaba Rey de 1 5 
Portogal , con estas condiciones : Primeramente , que la dicha 
tregua fuese por los primeros tres años que los Reyes de 
Francia é de Inglaterra por si é por sus aliados ficieran , en 
las quales entraran el Rey de Castilla aliado de Francia , é el 
Maestre Davis aliado del Rey de Inglaterra : é que los otros tres 20 
años fuese entre el Rey de Castilla é el Rey de Francia de 
la una parte , é el Maestre Davis é el- Rey de Inglaterra de 
la otra parte , con estas condiciones : que si desta tregua des- 
tos tres años postrimeros ploguiese al Rey de Francia , que fue- 
se asi tregua entre todos ; é que si non le ploguiese , que fuese ,2^ 
ninguna. E que si al Rey de Inglaterra ploguiese , é non plo- 
guiese al Rey de Francia , qrie fuese ninguna. E que si al Rey 
de Francia ploguiese , é ploguiese al Rey de Inglaterra i ^ 

que 

I En todos los MSS. que hemos gla'terra no accediese al tratada ¿ cá- 

•visto dice , é non ploguiese al Rey de tno habia de quedar en tregua con et 

Inglaterra ; y es claro que sobra la de Francia ? El Maestre de Avis la 

f articula non ^ ^ues si el Rey de In~ gartici^ó al Rey de Inglaterra : y 



es~ 



Don Juan EL P,R I MERO. 291 

que la tregua fuese cierta , é fincasen en tregua los Reyes de A. C. 
Francia é de Inglaterra é sus aliados , é el Maestre Davis ^5^9- 
ó el Rey de Castilla con ellos. Pero que el Rey de Castilla 
fuese temido de facer saber este otorgamiento de tregua al Rey 

5 de Francia fasta cierto tiempo , é deiide facer que el Maes- 
tre Davis sopiese como placia desto al Rey de Francia : é que 
si fasta el tiempo sobredicho el Rey de Castilla non lo ficiese 
saber asi al dicho Maestre Davis , que la tregua destos tres años 
postrimeros fuese ninguna. Otrosí que el Maestre Davis de- 

I o xase al Rey de Castilla la cibdad de Tuy , que avia tomado , é 
la villa de Salvatierra entre Duero é Miño , é otros castillos que 
avia tomado en Galicia ; é que el Rey de Castilla tornase é 
dexase al Maestre Davis estos logares que avia cobrado en 
Portogal , es á saber , Nodar , que es un,castillo cerca de Aro- 

I 5 che en término de Sevilla ; é Olivenza , que es cerca de Ba- 
dajoz ; é Mértola , que es un logar muy fuerte cerca del cam- 
po de Urique. Otrosí en Riva de Coa estas villas é castillos: 
Castil Rodrigo , Castíl Mendo , Castilboo , Castilmellor. Otrosí 
que dos villas é castillos que dicen Miranda cerca de Duero, 

20 é Sabogal que es en Riva de Coa , é son del señorío de Por- 
togal , é los tenia el Rey de Castilla , que fincasen en poder 
de Don Alvar González Camelo Prior del Hospital de Por- 
togal , é en su mano. así como fiel , é que de los dichos dos 
logares , aunque guerra oviese entre Castilla é Portogal , non 

25 ficiese guerra á ninguna parte , é fuesen durante este tiempo de 
la dicha tregua indiferentes. E esta pleytesia asi fecha ¿ , pre- 
gonáronse las treguas por seis años. E el Rey Don Juan de Cas- 
tilla , desque esto fué asosegado, partid de León, é vínose para 
Oterdesillas, é envío mandar al Arzobispo Don Pero Teño ío, é 

30 al Maestre de Alcántara Don Martin Yañez de Barbudo , que 
estaban en Galicia fronteros de Portogal , que se viniesen luego 
para él á Oterdesillas : é dende se fueron para sus tierras. 

Oo 2 AÑO 

este le respondió con fecha de i6. de para la vida de Don Juan I. de Porto- 

Febrero del año siguiente : placet no- gal t. 4. f^^g- 267. E. 
bis quod tieugas / aut pacem cum Rege 2 Se firmó este tratado- en latii- 

Castclla; adversario vestro firmare pos- lia de Monzón de, la Provincia entre 

sitis , pro partevestra duntaxat. Véase Duero y Miño á'29. de Noviembre 

la carta en Soares de-Silva , Mcmou de est,e año.E. ' "', 



29^ Crónica del Rey 

A a 

'^^" AÑO DOCENO 

QUE EL REY DON JUAN REGNÓ, 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Chiisto de mil trecientos é noventa ; é 

del Criamiento del mundo , segund la cuenta de los Hebreos , 

cinco mil ciento é cinquenta ; é de los Alárabes , en que 

Mahomad comenzó' su seda , setecientos é no- 

venta é dos. 

CAPITULO I. 

DE COMO EL REY DON JUAN FIZO CORTES 

en Guadal/ajara : é del remmciamiento del Regno que querici 

facer , é como fidió consejo sobre ello. 

EL Rey Don Juan fizo sus Cortes en la villa de Guadalfá- 
jara : é antes que ordenase otra cosa ninguna en las di^ 
chas Cortes , dó fueron ayuntados por su mandado los Perla- 
dos é grandes Sefíores é Caballeros del Regno , luego que 
ende llegó fabld con los del su consejo en secreto , é dixoles: 5 
que avia bien seis años que él tenia pensado é acordado en 
su voluntad de dexar el Regno que tenia al Príncipe Don 
Enrique su fijo en esta manera : que el Rey Don Juan to- 
viese en su vida las cibdades de Sevilla é Córdoba , é el Obis- 
pado de Jaén con toda la frontera , é el Regno de Murcia, 10 
é el Señorio de Vizcaya , é mas las rentas que él tenia del 
Papa de las tercias de los Regnos de Castilla é de León: é 
que todo lo al fuese del Príncipe su fijo , é que se llamase 
Rey de Castilla é de León. E las razones que le movían á lo 
facer dixo que eran estas : Primeramente que todos los de los i ^ 
Regnos de Castilla sabían, que los del Regno de Portogal siem- 
pre dixeran que le non querían obedescer por su Rey , maguer 
era casado con la Reyna Doña Beatriz fija del Rey Don Fer- 
rando de Portogal , por quanto se ayuntaban á mezclaban el 

Reg- 



Don Juan el Primero. 293 

Regno de Portogal con el de Castilla , é non seria Regno A. C. 
sobre sí , segund que lo fué de grandes tiempos acá : é que 1 J9o- 
él tomando las dichas cibdades de Sevilla é Córdoba , é el Reg- 
no de Murcia , é el Obispado de Jaén , é Vizcaya , é las ter- 

5 cias , como hemos dicho , é dexando á su fijo el título de Rey 
de Castilla é de León , él se llamarla Rey de Portogal , é 
traería las armas de Portogal , é que los de Portogal veyen- 
do esto se llegarían á él , é le obedescerian por su Rey , 
é non avrian ya temor del ayuntamiento de los Regnos, 

10 pues traería las armas de Portogal sin mezclamíento de las 
de Castilla , é el título de Rey de Portogal , segund avemos 
dicho. Otrosí dixo , que él quería ordenar la facíenda de su 
fijo el Príncipe en esta guisa : que por quanto era de pequeña 
edad , que non avia mas de once años , é aun non cumplidos, 

i^ que ordenaría que oviese de su consejo ciertos Perlados é 
Caballeros é Ornes buenos de cibdades que rigiesen é go- 
bernasen el Regno. E desque el Rey ovo dicho á los del su 
Consejo todo esto que tenia acordado , mandóles que le dí- 
xesen lo que les parescía , é tomóles jura que en este consejo, 

20 sin ninguna otra barata suya dellos , é sin decir lisonja , nin á 
placer suyo , le diesen buen consejo , aquel que bien yisto les 
fuese. E los del su consejo le pidieron por merced que les diese 
plazo , é que ellos acordarían entre sí , é le dirían aquello que 
Dios les diese á entender. 

CAPITULO 11. 

COMO LOS DEL CONSEJO DEL REY 

k res^ondkron sobre ¡a renunciación del Regno 
que quería Jacer» 

25 I ^Espues que el Rey ovo dicho á los del su consejo lo 
I J que avedes oído , esperó la respuesta que le avian á dar: 
é él les requirió que le respondiesen. E díxeronle aquellos 
de quien esta razón fiara , é con quien él fablára este fe- 
cho , que todos eran de un acuerdo é consejo , que sí la su 

go merced fuese , esto que les avía dicho les parescía que en nin- 
guna manera non lo debía facer. E la razón porque les pares- 
cía 



¿94 Crónica del Rey 

A C. cia que en ninguna manera non lo debía facer que le pedían 
159*^- por merced que non la oviese sí non á bien : ca por el ju- 
ramento que le avian fecho quando los rescibid en el su conT 
sejo , é por la jura que nuevamente sobre este caso les ficiera 
facer , eran tenudos de le decir verdad , é lo que cumplía á 5 
su servicio , é de non le encobrir cosa alguna. E el Rey les 
respondió , que él asi ge lo mandaba por virtud del juramen- 
to que le tenían fecho quando los él tomara é escogiera para 
ser del su Consejo , otrosí por el juramento nuevamente fe- 
cho , é otrosí por ser ellos sus naturales , é del su Regno é 10 
Seiíorío. E estonce los del su consejo todos de un acuerdo 
respondieron , por uno á quien lo encomendaron , en esta 
manera : 

,, Señor: Nos avemos entendido todo lo que por palabra 
la vuestra merced nos dixo que era vuestra voluntad de fa- 1 5 
cer en razón de la manera que queríades ordenar el renun- 
ciamiento de vuestros Regnos á vuestro fijo el Príncipe Don 
Enrique , dicíendonos , que queríades tomar para vos á Se- 
villa é Córdoba , é el Obispado de Jaén con toda la Fron- 
tera , é el Regno de Murcia , é el Señorío de Vizcaya , é 20 
las rentas de las tercias de los Regnos de Castilla , é que 
vos llamariades Rey de Portogal , é traeriades armas de Qui- 
nas que son de Portogal : é que vuestro fijo el Príncipe Don 
Enrique toviese todo lo al de los Regnos de Castilla é de 
León , é que ciertos Perlados é Caballeros é Ornes bue- 25 
nos de cibdades fuesen en su consejo para regir é gobernar 
el Regno fasta que él sea de edad para le poder regir : mos- 
trándonos , Señor , que todo esto queríades facer por cobrar 
el Regno de Portogal , el qual vos es debido por partes de 
nuestra señora la Rep^a Doña Beatriz vuestra muger : é 30 
entendimos bien las razones que á esto vos mueven , las 
quales nos avedes dicho. E , Señor , con toda la reverencia 
de la vuestra Real Magestad , é por el juramento que vos 
avemos fecho sobre esta razón , é por el que nos fecístes: 
facer quando por la vuestra merced nos recebístes en el vues- 35 
tro Consejo , vos decimos, que á nos paresce que este fecho 
non le debedes por ninguna manera facer , nin es compli- 
dero á vuestro servicio , por las razo,nes que aqui diremos. 

„Pri- 



Don Juan el Primero. 2f)5 

,, Primeramente , Señor , vos sabedes por Coronicas é libros A. C. 
„de los fechos de España que son en la vuestra cámara , é ^59'^- 
„ los leen delante vos quando ala vuestra merced place, quánto 
„ mal é quánto daño , é quántas guerras é pérdidas han seydo 
5 ,, é son en España por las particiones que los Reyes vuestros an- 
„ tecesores ficieron entre sus fijos de los Regnos de Castilla é de 
,,Leon. Ca vos , Señor , sabedes , que se lee , é asi fué ver- 
,, dad , que el Rey Don Ferrando , donde vos venides , que 
„ fué llamado el Magno , partid los Regnos de España entre 

I o ,, sus fijos , ca dexó el Regno de Castilla á Don Sancho que 
„ morid sobre Zamora ; é el Regno de León al Rey Don Al- 
,, fonso , que fué Monge en Sant Fagund , é después fuyó á 
„ Toledo , é de alli vino á ser Rey ; é el Regno de Galicia 
,,con Portogal al Rey Don Garcia ; é la villa de Toro á la 

15 ,, Infanta Doña Elvira ; é la cibdad de Zamora á la Infanta Do- 
,, ña Urraca. E por esta razón ovo grandes guerras entre los her- 
„ manos ; ca el Rey Don Sancho peleó con el Rey Don Gar- 
„ cía su hermano , que era Rey de Galicia con Portogal , é 
,,le venció, é le prisd, é morid en fierros. Otrosi peleo con 

20 ,, el Rey Don Alfonso que era Rey de León , é prisdle , é 
,, púsole Monge en el Monesterio de Sant Fagund, é después 
,,fuyó por su miedo dende á Toledo , que era de Moros. E 
„ cercó el dicho Rey Don Sancho á la Infanta Doña Urraca 
,, en Zamora , é alli le mató á traycion Vellido Adolfos. E 

25 ,, todo esto acaesció por la partición de los Regnos que el Rey 
„Don Ferrando el Magno su padre ficiera. 

„ Otrosi el Rey Don Alfonso que ganó á Toledo , de quien 
„ avemos dicho que fué fijo del Rey Don Ferrando el Magno, 
„ dexó el gobernamiento del Regno de Portogal á un grand Se« 

2© „ ñor que decian Don Enrique , que era casado con una su fija 

„ bastarda ; é nunca jamas tornó al señorío de Castilla. E todas 

„ estas guerras é males fueron por la partición destos Regnos. 

„ Otrosi, Señor, el Rey Don Alfonso fijo del Conde Don Re- 

• „ mon é de la Reyna Doña Urraca, é nieto del Rey Don Alfonso 

25 „ que ganó á Toledo, donde vos venides , que fué llamado Em- 

„ perador de las Españas , é morió en el puerto del Murada! i , 

„par- 

I Abrev, de Muradal, en un logar do dicen las Frexnedas, so una encina, é yace 

eu 



2^6 Crónica DEL Reí 

A. C. ,, partió los Regnos de Castilla é de León á dos sus fijos , por 
^39^- „lo qual ovo muy grand guerra después entre los de Castilla 
„ é de León , tanto que el Rey de León se ayunto' muchas 
„ veces con los Moros por destroir al Rey de Castilla : é quiso 
„ Dios que después se ayuntasen estos Regnos en el Rey Don 5 
,, Ferrando que ganó á Sevilla é á Córdoba é á la Frontera. 
,, Enpero con estas particiones que se ficieron de los Regnos 
,,de Castilla é de León fué enagenado de la Corona de Cas- 
„ tilla el Regno de Portogal : é los deservicios é pérdidas que 
,, á estos Regnos vuestros por esta razón son venidos , mal pe- 10 
„ cado aún non son fuera de la memoria de los omes , é hoy 
,,en dia avernos sentimiento dello asaz ; ca vemos el Regno 
,, de Portogal estar apartado é enemigo. 

,, Otrosí , Señor , el Rey Don Alfonso, fijo del Rey Don Fer- 
5, rando que ganó la Frontera , casó una su fija bastarda con un 15 
„ Rey de Portogal , é dio con ella el feudo de Serpa é Mora é 

„ Mo- 



en Toledo , partió los Regnos de Cas- 
tilia é de León á dos sus rijos , que de- 
cían Don Sancho é Don Ferrando , é 
á Don Sancho dló á Castilla con cier- 
tas tierras , é á Don Ferrando dio á 
León con ciertas otras tierras : por la 
qual partición ovo muchas guerras en- 
tre los de Castilla é Leou , é llegó cerca 
de que en Soria por esta causa quedase 
un fijo deste Rey Don Sancho de Cas- 
tilla ( el qual Rey Don Sancho morió 
á un año que regnó , é por eso le dicen 
Don Sancho el Deseado ) Vasallo del 
Rey Don Ferrando de León ; salvo que 
le libró Dios en un Caballero del linage 
de Fuente Almexi. E después muchas 
veces el Rey de León se juntaba con 
los Moros por destorbar al Rey de Cas- 
tilla. E quiso Dios que después se ayun- 
taron estos Regnos en el Rey Don Fer- 
rando que ganó á Sevilla é á Cór- 
doba é á la Frontera , que fué fijo pri- 
mogénito del Rey de León ; ca porque 
morió el Rey Don Enrique, que mataron 
con un tejo en Falencia, sin fijos, here- 
dó á Castilla Doña Berenguela hermana 
del dicho Rey Don Enrique , i muger 



del Rey de León ; é ella dióla luego 
que la ovo al dicho Infante Don Fer- 
rando de León , é tué luego Rey de 
Castilla. E ovo muy gran saña dello el 
Rey Don Alonso su padre en León dó 
estaba : é la Reyna Doña Berenguela 
estaba con el Rey Don Ferrando su 
fijo en Castilla : é movióse guerra entre 
padre é fijo. E después morió el Rey 
Don Alfonso de León , é su fijo pri- 
mogénito el Rey Don Ferrando heredó 
el Regno de León , é juntólo con Cas- 
tilla , é nunca jamas fué partido. En- 
pero antes que se juntase , por la par- 
tición que el Rey Don Alfonso , Empe- 
rador que fué de España, fizo, ovo 
muchas guerras entre estos dos Reg- 
nos. E por quanto ovo por herencia el 
Rey Don Ferrando á Castilla é LeoUj, 
trae las armas partidas á Castillos c 
Leones : ca los otros Regnos de que se 
nombra Señor en sus ditados fuerou 
conquistas del , é de sus antecesores ios 
Reyes de Castilla é de León; é por ende 
non fué puesta en sus armas eosa delloí. 
Enpero con estas . . . 



Don Juan el Primero. 297 

„ Morón que son en el Algarbe , é por siempre los perdió la A. C. 
,, Corona de Castilla. ^390. 

„ Otrosi , Señor, parescenos, so emienda de la vuestra merced, 
,, que este fecho sobre que nos demandades consejo , que quere- 

5 „ des facer renunciamiento é departimiento de algunas cosas, non 
„ cumple á vuestro servicio. Ca , Seííor , á lo que decides , que 
,, por quanto el Regno de Portogal non quiso ser vuelto é mez- 
,, ciado en uno con el vuestro Regno de Castilla , é que por esta 
,, razón le perdistes ; é agora , llamandovos Rey de Portogal so- 

10 ,, lamente , é non de Castilla , que el Regno de Portogal vos to- 
,, mará por Rey , é vos obedescerá : Señor , bien pudo ser que 
„ esta razón que decides fuera al comienzo quando vos nueva- 
,, mente demandastes el Regno de Portogal , é entre otras cosas 
„ que vos destorvaron por ventura fué esta una. Pero mal pe- 

ir ,,cado , rescrescieron después tales peleas é muertes é pér- 
,, didas entre estos dos Regnos de Castilla é de Portogal , que 
,, ya non están los de Portogal en la primera imaginación ; an- 
„ tes llanamente dicen que en ninguna manera vos obedesce- 
,, rán , éque sobre esto morirán é se perderán. E si agora que 

20 „sodes mas poderoso , porque tenedes enteramente los Reg- 
„ nos de Castilla é de León , non los podedes sobyugar , é mas 
,, prometiéndoles regidor , ó regidores é gobernadores de- 
„ líos mesmos quales pidieren, mucho menos los podredes apo- 
,,derar nin cobrar desque non ayades tan grand poder. E si 

25 ,, decides, Señor , que si guerra oviere , que vuestro fijo el 
,, Príncipe Don Enrique , el qual queredes que sea Rey de 
„ Castilla é de León , vos ayudará : en verdad , Señor , esto 
„ ponemos en dubda ; ca entre los Reyes e' Príncipes , por la 
„ grand cobdicia de grandes Regnos é Señoríos que han , se 

qo „ olvidan los debdos , é muchos exemplos é estorias leemos 
„desto. Otrosi , Señor , avemos en dubda , é antes lo creemos, 
„ que Sevilla , é Córdoba , é el Obispado de Jaén , é la Fron- 
,, tera , é el Regno de Murcia non vos obedescerán faciendo 
„vos esta partición que queredes facer , ca tienen que son pro- 

35 ,,pios de la Corona de Castilla j é veyendovos llamar Rey 

,,de Portogal, é traer armas de Quinas, que son armas de 

,, Portogal , é non de Castillos é Leones, non vos obedesce- 

„ rán , nin paresce que farán en ello sinrazón. Otrosi , Señor, 

Tom. II. Pp »Viz- 



29B Crónica del Rey 

A. C. „ Vizcaya , comoquier que es tierra apartada , siempre es obe- 
^59°- ,, diente al Rey de Castilla , é se cuenta del su señorío é pen- 
,, don , é con todo eso siempre quieren sus Fueros jurados é 
aguardados , é Alcaldes sobre sí ; é aún agora, maguer es 
,, vuestra, non consienten que Alcalde vuestro los juzgue é 5 
,,oyga sus apelaciones, salvo que ayan Alcalde apartado en 
,,la vuestra Corte para ello : é asi , Señor , veyendo ellos que 
,, vos llamades Rey de Portogal , é non tenedes el señorío de 
,, Castilla , non vos obedescerán , nin querrán facer vuestro 
„ mandado. Otrosi , Señor , paresce grave cosa poner vos entre 10 
„ el vuestro señorío que agora queredes tomar en Sevilla é 
,,en la Frontera , é Vizcaya tan grand distancia que todo el 
jjRegno de Castilla sea enmedio ; é los Vizcaynos son ornes 
„ á sus voluntades , é quieren ser muy libres é muy bien tra- 
„tados , é por cada cosa que oviesen de librar serles ia fuer- 15 
,, te cosa ir á vos á Sevilla, Otrosi , Señor , las Tercias que de- 
,, cides que queredes tomar para vos , paresce muy grave co- 
,,sa de las poder tener pacificamente , por quanto son rentas 
,, derramadas por todo el señorío de los Regnos de Castilla 
,, é de León , é seyendo vos Rey de Portogal , que los vues- 20 
,, tros cogedores anduviesen por toda la tierra cogiéndolas , non 
,, podría ser sin grand bollicio ; ca los que las oviesen á dar 
,, non serian estonce tan obedientes como son agora. Otrosí, 
,, Señor , muclios Caballeros é Señores de los logares do son las 
,, tales rentas se atreverían á las tomar , é asi avríades dende 2§ 
,, poco provecho é mucho escándalo. 

,, E á lo que decís , Señor , que porníades en el Consejo del 
,, Príncipe Don Enrique, que queredes que estonce sea Rey, 
,, Perlados é Caballeros é Omes buenos de cíbdades : Señor, esto 
,, nos paresce que sería cosa muy fuerte é grave de regir : lo 30 
,, primero, porque muclios omes en un regimiento nunca se 
,, acuerdan como cumple , é por esto antiguamente acordaron 
,, que aya uno solo en el regimiento para se bien regir. E aún 
,, naturalmente veemos que de las abejas uno solo es príncí- 
„pe é regidor : é quando muchos regidores lia, la cosa non ^§ 
„ va como cumple. E sí algunas veces acontesce aver muchos 
„ de regidores , esto es por mengua de Rey , ó seyendo el 
„ heredero pequeño ; mas dó se puede escusar , mucho me- 

„jor 



Don Juan el Primero. sga 

,, jor está el regimiento en uno solo , con compañía de buen A. C. 
,, consejo. E, Señor, pues loado sea Dios, vos sodes suficiente, ^59°- 
„ asi por edad , como por ser Rey segund derecho , é por 
,, buen entendimiento , non cumple al Regno aver muchos 

5 ,, regidores , é dexar á vos. E aún vos contra vuestra cons- 
„ ciencia lo fariades , considerando quantos males é discordias 
,, é grandes peligros podrían dende recrescer : otrosí catando 
,, que la edad de vuestro fijo es aún muy pequeña , que non 
,, ha mas de once años , é aún finca grand tiempo para él po- 

I o „ der regir su Regno , é quanto mas luengamente durase el re- 
,, gimíento de los regidores que vos le queredes dar , tanto 
,,mas largo sería el peligro del regir segund lo que leemos 
,, de algunas tutorías que ovo en estos Regnos , que sobre el 
„ regimiento dellos ovo muchos escándalos é guerras é agra- 

lí ,,víos é destroimíento de los Regnos. E, Señor, los Seño- 
„ res é Caballeros de Castilla é de León son de condición 
„ que quieren Rey que les fable é falague é parta con ellos, 
,,é estonce saben servir muy lealmente 5 é sí vos los ponedes 
„ en régimen tal qual aquí paresce que los queredes poner 

20 ,, non se ternán por contentos ; demás , que avría grand envi- 
„ dia entrellos por el escoger que vos fariades en tomar ciertos 
„ dellos para regir á los otros , ca non serían contentos los que 
„ non ovíesen parte en el regimiento. E , Señor , avemos muy 
,, grand temor que consideradas todas estas cosas , é otras que 

25 ,,non se dicen, podría recrescer desto grand escándalo en 
,, vuestros Regnos , é que podría dende venir grand división, 
,, lo que Dios non quiera , á que seria después muy grave 
„ de poner remedio. 

,, Otrosí , Señor , aún puede acaescer en este fecho al : ca por 

30 „ la grand cobdícia que es en el señorío , que ningund Rey 
,,nín Príncipe nin Poderoso non querrían aver compañero, 
„ podría ser que vuestro fijo el Príncipe Don Enricjue, des- 
„ que viniese á edad , é entendiese que él non tenía entera- 
,, mente los Regnos de Castilla é de León segund los tovíe- 

25 ,,1'on otros sus antecesores, faría mucho por vos tirar loque 
,, para vos apartades ; é aún por aventura podría aver muy po- 
,,cos consejeros que ge lo destorvasen, é sería luego la guer- 
„ ra , é él como mas poderoso , é la tierra que vos apartades 

Ppa „pa- 



300 Crónica del Rey 

A. C. ,,para vos , cobdiciando tornarse á juntar ai señorío con quien 
iJ9°* ,, primero estoviera , faria mucho por vos hechar de sí , é fin-. 
„ cariades muy perdidoso é vergoííoso. 

,, Otrosi , Señor , aún al pensamos : que puesto que las cosas 
,, viniesen como vos las deseades, é á la entencion t|ue esto que- 5 
,, redes facer, é cobrasedes elRegno dePortogal, podría ser que 
,, vos estonce non querriades dexar estas tierras que agora apar- 
„ tades para vos , é seria ocasión de quedar enagenadas de la Co- 
,, roña de Castilla ; lo qual seria grand mal, é grand pérdida para 
,, los dichos Regnos Qn se partir tan nobles cibdades é tierras 10 
,, como estas que vos apartades , é así se perderían ; é mas si 
,, oviesedes fijo heredero de la Reyna Doña Beatriz vuestra mu- 
,, ger , que querría tener para sí lo que vos apartades , diciendo 
,, que lo heredaba por la vuestra parte. 

,, Otrosi, Señor, vemos al, que sí por aventura non cobraredes 1 5 
„ el Regno cié Portogal , si los Moros vos ficiesen guerra , non 
,, la podriades sostener : ca bien sabe la vuestra merced que 
„ quando tal acaesce, el Regno de Castilla se pone y: é si galeas 
,, han de ser armadas , de Castilla vienen los galeotes , é los 
,, dineros para se armar, é los Caballeros para defender la 20 
,, tierra ayuntándose con los del Andalucía. E así se podría 
„ seguir grand pérdida en la Christiandad , que los Moros ovíe- 
,, sen tan grand aventaja de vos , que los non podriades so-. 
„ frir , si estas tierras é comarcas non se ayuntasen en uno. E 
,, sí decides que el Príncipe vuestro fijo vos ayudara : en esto, 2§ 
,, Señor, ponemos dubda, segund avernos dicho ; ca los Señoríos 
„ apartados non se ayudan asi como debían. 

,, Otrosí , Señor , aún al catamos, que todos los Reyes é Prín- 
,, cipes é Señores que esto sopiéren lo ayran por estraño , é non 
,, por buen consejo en partir vos asi los Regnos , é vos apartar 30 
,, así en vuestra vida , é dexar tan grand señorío como vos te- 
„ nedes. Aiin si vuestro fijo fuese en tal edad que entendíe- 
,, sedes que lo regiría mejor que vos, ya avría algún colorj 
„ mas dexarle vos en tan pequeña edad para le regir conse- 
,, jeros, temían que non era buen recabdo , é aún dirían que 35 
„ era mengua de corazón. Otrosí , Señor , vedes de cada día 
,,que vos, loado sea Dios , avedes buen entendimiento , é 
j, tenedes consejeros quales á vuestra merced fué voluntad de 

,to- 



jj 



Don Juan el Primero. 301 

tomar para que estén en vuestro consejo , é vos aman , é A. C. 
vos temen , catando con mucha discreción cada uno lo que i J9°' 
dice , é como tiene la voluntad é la entencion en el consejo; 
,, é con todo esto acaesce muchas vegadas , que por alguna 
5 ,, pro apartada , é provecho de parientes é amigos , tienen 
„ algunas opiniones en vuestro consejo por ventura de c^ue 
„ vienen algunos yerros. ^-Pues qué será, Señor, do estovie- • 
„ ren los consejos sin aver tal mayor como vos , que sodes en 
„edad para conoscer tal error, é para le poder corregir, é po- 
lo ,,ner emienda en tal caso como éste , é que por vuestro te- 
,, mor se escusan los consejeros de topar en esto ? En ver- 
,, dad , Seííor , es grand peligro estar consejeros sin mayor ; 
,, ca aún á los comunes de Italia , que son Genova é Venecia 
,, é Florencia , é otros , por esto les plogo poner Duque , que 
15 ,, quiere decir guiador , que guia é trae los otros á concordia , é 
,, concuerda las opiniones dellos , é toma lo mejor ; lo qual 
„ todo fallesce en el Príncipe vuestro fijo por la edad que non 
„ ha , nin la puede aver de aqui á grand tiempo. E por esto, 
,, Señor , los derechos que ficieron é ordenaron los Emperado- 
20 ,, fes é Reyes pusieron é mandaron que fasta veinte é cinco 
,, años se juzgase el ome por menor , é pueda demandar res- 
,, titucion , si fuere dapnificado en alguna cosa , é aún le otor- 
,, garon mas quatro años de restitución 2 : é esto non es al , 
„ salvo que quiere decir , que fasta estonce non puede tan 
3^ „bien nin tan sabiamente gobernar sus fechos , que non pue- 
„da aver algún yerro en ellos. De mas , Señor, que en otras 
„ administraciones de otros bienes , aún que tales yerros acon- 
,,tezcan , puedense emendar ; ó si non se emendaren, la pér- 
,, dida non será tan grande. Mas aqui, do es el gobernamiento 
20 „ de tales Regnos como Castilla é León , do' ha tantos Señores 
„ é tan grandes , otrosí muchos que son de vuestro linage , é 

,, otros 

2 £sía es la lección verdadera radares y "Reyes , se confirma ser esto 

que se ha conservado en las Abrevia- asi en la ley última del Código de 

das. En las impresas y en las de ma- Justiniano , título De temporibiis in 

no de la Vulgar está en unas quince integrum restitutionis, &c. y en la sex^ 

años ,y en otras siete, con error no- ta Partida , tit. XIX. ley 8. que 

torio : pues alegándose por Don Pe- ponen estos quatro años de restitu- 

dro López de Ayala leyes de Einpe- cion como aqui se refiere. 



30 2 Crónica DEL Rey 

A. C. ,, otros del linage del Rey de Aragón , é otros grandes Ca- 
íJ9°- „balleros, que se non ternan por bien gobernados por los 
,, Perlados é Caballeros é Ornes de cibdades que vos y nombra- 
,, sedes, é avrá grand envidia é mal querencia: é do esto es ^-qué 
,, gobernamiento puede ser ? E si guerra viniere al Regno ^ los 5 
,, grandes Señores como querrán ir por ordenanza é manda- 
amiento de ios otros ? Creemos , Sexíor, que non lo farán. 

„E asi, Seiíor , concluyendo, é pidiendo perdón á la 
,, vuestra Real Magestad , decimos , que nosotros non so- 
,,mos en consejo cjue vos renunciedes el Regno á vuestro 10 
,,íijo , nin fagades tal apartamiento , é asi vos lo requerimos 
,, con Dios , é vos lo consejamos por la jura que tenemos fe- 
,, cha de que si alguna cosa sopieremos que sea contra vues- 
,, tro servicio , é provecho de vuestro Regno , que vos lo faga- 
,, mos saber : é en esto , Señor , tenemos que complimos núes- 15 
„ tro debdo de lealtad á que somos obligados. " 3 

E el Rey , desque oyó el consejo que le daban aquellos 
que amaban su servicio , fizólo asi , é non fabló mas en este 
fecho. 

CAPITULO III. 

COMO EL REY DIXO EN LAS CORTES 

algunas razones que aquí oiredes. 

Estando el Rey en las dichas Cortes de Guadalfajara fa- 20 
bld un dia con todos los del Regno , é dixoles , que él 
íiciera aquellas Cortes por ciertas razones , las quales queria 

alli 

3 En la Abrev. coMtini'ia : E el buen consejo , si nos por fablar lo que 

Rey Don Juan , desque todos ovie- nos paresce , segund nuestros cntendi- 

ron acabado sus respuestas , demudóse mieiitos , que cumple á vuestro servi- 

todo , é perdió la color , é fincó tan ció , avernos de aver tal gualardon. E si 

triste , que non avia y ninguno de los esto vos qucredes que vos digamos , é 

del Consejo que se non espantase. £ el fagamos vuestra voluntad , quitadnos la 

Rey dixo asi : Yo veo que digo mal ; jura que vos tenemos fecha , é mandad 

pero en este punto yo querría ver muer- que non vengamos al vuestro Consejo, 

tos á quantos aqui delante mi estades, E el Rey respondióles : Yo vos pido 

que me estorvades mi entencion , salvo perdón de lo que vos dixe , que lo fice 

á este que non tiene con vusco. E luego con gran queja : é veo bien que todo 

ellos le respondieron , é dixeron : Se- lo que me avedes dicho es con buena 

ñor , nunca nos vos podremos decir entencion , é con buena lealtad. E des- 
pués 



Don Juan el Primero. goj 

alli declarar. La primera , que le decían que muchos decían A. G. 
que él avía queja é saña de algunos de los del su Regno, ^39°- 
diciendo , que cpando el Duque de Alencastre entrara en Cas- 
tilla por le tacer guerra , que algunos dellos secretamente en- 

5 viaron cartas é Mensageros al dicho Duque , é le enviaron 
avisar, é prometer favor é ayuda contra él 5 é como quiera 
que él non lo mostrase , nin ficiese semblante dello , enpero 
se rescelaban que les quería guardar saña. E á ésto dixo el Rey, 
que los que esto decían , lo decían por poner escándalo , lo 

10 que Dios non querría, entre él é los suyos : ca él tenia , que 
aquel tiempo en que el Duque de Alencastre entrara en el 
su Regno todos los suyos le sirvieran bien é lealmente como 
buenos é leales Vasallos , é asi paresciera por la obra ; ca loado 
sea Dios , nunca uno dellos se fuera para el dicho Duque , si 

1 5 non en Galicia algunos , que non aviendo acorro tan aína co- 
mo quisieran , ovieron de facer al. Por ende que les decía , que 
todos los de sus Regnos fuesen seguros del , que tales imagi- 
namientos como estos él non los tenia contra ninguno dellos; 
é en aquel día él perdonaba á todos los que de tales cosas 

20 como estas avian rescelo é sospecha , aun que de fecho le ovie- 
sen errado. Otrosí perdonaba á todos los otros , de qualquier 
estado ó condición que fuesen , é oviesen seydo en algún 
caso contra él ; salvo al Conde Don Alfonso su hermano , que 
estaba preso , é le él mandara prender , el qual quería que 

525 estovíese asi fasta que la su merced fuese : otrosí á ciertos ornes 
de la cibdad de Tuy , que fueron en fabla é consejo de dar 
la cibdad al Maestre Davis , que se llamaba Rey de Porto- 
gal. E otrosí dixo , quél avia fecho treguas con el Maestre 
Davis por seis años ; é como quier que algunos podrían decir 

30 que las non ficiera á su honra , nin del Regno de Castilla, 
por quanto diera ciertas villas é castillos quél tenia de Porto- 
gal : á esto decía , que estas treguas él ficiera por quanto veía 
todos los suyos muy enojados desta guerra con grandes pér- 
didas que avian ávido , asi los Señores é Caballeros é Va- 

sa- 

pues que aquel d!a pasaron todas estas opinión en lo sobredicho, entendió quel 
razones , el Rey veyendo que todos los non cumplía facer tal fecho ; é non qui- 
del su Consejo , salvo uno ^ eran de una so fablar mas en ello , é fincó asi. 



304 Crónica del Rey 

A. C. salios suyos , é los pueblos en los pechos que daban para la 
í 59^- dicha guerra , como por grand mengua que avia en el Regno 
de Capitanes de Gentes de armas. Pero que fiaba en Dios, 
que pasado el ti^snpo de la tregua , él tornaria á la guerra 
como complia á su servicio : é en tanto , que los suyos des- 5 
cansarian. 

CAPITULO IV. 

COMO EL REY DON JUAN DIO AL INFANTE 

Don Ferrando armas , é el Señorío de Lara , é el Ducado 

de JPeñafiel , / el Condado de Mayor ga , / otras cosas 

en las Cortes de Guadalfajara. i 

UN día el Rey Don Juan , estando asentado en sus Cor- 
tes , dixo , que por quanto el Infante Don Ferrando 
su fijo legítimo non era heredado en los sus Regnos , que 
era su voluntad de le heredar , é que le daba el Seííorio de 10 
Lara , el qual el Rey Don Juan avia de su herencia de par- 
tes de su madre la Reyna Doña Juana , que fuera nieta de 
Doña Juana de Lara , madre de Don Juan Nuñez de Lara, 
é del dicho Don Juan Nuñez non fincara legítimo heredero. 
E que le daba aquel dia por armas un escudo , la ineatad de 1 5 
mano derecha un Castillo é un León , por su fijo legítimo ; 
é de la otra parte armas del Rey de Aragón , por partes de 
la Reyna Doña Leonor su madre , que fuera fija del Rey de 
Aragón ; é en la orla del escudo calderas por el Señorío de 
Lara 2 . Otrosí dixo , que le daba la villa é castillo de Peñafiel, 20 
por quanto fuera de su abuelo Don Juan , fijo del Infante 

Don 

1 Falta este capítulo en todas las bordadura\y la orla es remate defa- 
impresas. Hernán Mexia en su No- xas , ó quarterones. Parece que se 
biliario en el cap. donde trata de los comenzó á usar por este tiempo en 
Duques hace mención de lo conté- Castilla la voz orla , porque en la. 
nido aqui. Historia del Rey Don Alonso , padre 

2 El vocablo de orla es Francés, del Rey Don Pedro , quando se di- 
f los que tratan de este arte , que en visaron las armas del Conde Don Al- 
Francia llaman Heráldica , de donde var Nuñez Osario , el Autor dice : 
se dixeron Heraults , hacen dijeren- é enrededor del escudo del pendón avia 
cía entre bordadura , y orla : d lo través , que son aspas , y no usó del 
que en Castilla llaman orla , dicen nombre de orla. 



Don Juan el Primero. 305 

Don Manuel , é le heredara él por la Reyna Doña Juana su A. C. 
madre , que fuera fija del dicho Don Juan Manuel ; é dixo iJ9'3- 
que facía al dicho Infante Don Ferrando Duque de Peiíafiel: 
é por lo mostrar asi , tomó una guirnalda de aljófar 3 , é puso- 

5 gela en la cabeza. Otrosi dixo que le daba la villa de Mayorga, 
é le facia Conde de ella ; é que le daba la villa de Cuellar, 
é la villa é castillo de Sant Estevan de Gormaz , é que le daba 
la villa é castillo de Castroxeriz ; é que ordenaba que to- 
viese del quatrocientos mil maravedís en cada un año para su 

I o estado. E luego el Príncipe Don Enrique fijo primogénito del 
dicho Rey , heredero del Regno , se levantó , é besó al Rey 
las manos , é dixole asi : ,, Señor , yo vos beso las mano , é vos 
„ tengo en señalada merced las mercedes é gracias que vos el 
,, día de hoy facedes á mi hermano el Infante Don Ferrando 

15 „ vuestro fijo. " E el Infante Don Ferrando se levantó des- 
pués , é besó al Rey las manos , é dixo asi : ,, Señor , yo vos 
„beso las manos por las mercedes é bienes é honras que 
„vos el dia de hoy me fecistes. " E después llegó el Infante 
Don Ferrando al Príncipe su hermano , é besóle la mano , é 

20 le dixo :,, Señor , tengo vos en merced quanta buena volun- 
„ tad mostrastes el dia de hoy contra mi , é fio por Dios 
„ que yo vos lo serviré á todo vuestro placer. " E desto plo- 
go á todos los que estaban en las Cortes , ca era el Infante 
Don Ferrando de buena gracia , é de buen donayre , é te- 

25 nian que aviendo tales como él en el Regno , que seria grand 
defendimiento. Enpero dixo el Rey , que como quier quél 
daba á Castroxeriz é á Sant Estevan al Infante Don Ferran- 
do , que quería que quando la Duquesa de Alencastre fina- 
se , las villas de Medina é Olmedo , que ella tenia de él por 

30 su vida , que fuesen del Infante Don Ferrando , é que el 
Infante dexase estonce á Castroxeriz é á Sant Estevan de 
Gormaz. 

Tom.IL Qq CA. 

3 Bien se entiende que lo que el Pedro López de Ayala en el Año 

Autor llama guirlanda <íw?"¿i se dice 1395. que es el quijito del Rey Don 

coronel. Y que fuese usanza de traer Enrique II J. en el caf, que trata de 

los Reyes en este tiempo guirnaldas las vistas que hubo entre los Rcjes 

algunas veces , en lu^ar de otro trage de Francia t de lngl.it erra. 
de cabeza , parece ^or el mismo Don 



306 Crónica del Rey 

A. C. 

^J9°- CAPITULO V. 

COMO LOS DEL REGNO PABLARON CON EL 

Rey Don Juan en estas Cortes : / de lo que el Rey se 
quisiera servir del Regno. 

OTrosi en aquellas Cortes todos los Procuradores de las 
cibdades é villas del Regno dixeron al Rey , que pues 
él les avia dicho que ficiera la tregua con Portogal por seis 
años por algunas razones que la non pudiera escusar , é tor- 
nara ciertas villas é castillos quél tenia de Portogal , é que 5 
esto ficiera señaladamente por descansar al Regno de muchos 
é muy grandes pechos é pedidos que fasta estonce le ovie- 
ra á dar por los sus grandes menesteres , asi de las guerras 
que oviera con Portogal , como en las pagas que él ficiera al 
Duque é Duquesa de Alencastre por el embargo que le po- 10 
nian en los sus Regnos , é que agora era su voluntad de los 
aliviar é descansar de los dichos pechos é pedidos que acos- 
tumbraban darle , que esto se lo tenian todos en señalada mer- 
ced , é le pedian que asi lo quisiese facer como lo dixera , é 
tenian, que considerando estas razones , non les demandarla 15 
otros pedidos. E el Rey , como quier que estas razones dixera 
á todos los del Regno en las dichas Cortes , avia fablado con 
algunos Caballeros , é otros de quien él fiaba que tenian Pro- 
curaciones de algunas cibdades en aquellas Cortes , que ellos 
quisiesen fablar é tratar con los otros Procuradores que alli eran, 30 
que catasen alguna manera como le sirviesen en cada año de 
cierta quantia para poner en tesoro ; ca todo lo quel Regno 
le daba fasta aqui , segund podrían verlo por los libros de sus 
Contadores , estaba partido , asi en tierra de vasallos Castella- 
nos é Ginetes , é tenencia é sueldo é pan de castillos fron- 25 
teros , quitaciones de oficios , é mercedes que daba , á algunos 
por vida , é á otros por juro de heredad , que lo non pudiera 
escusar , é otras mercedes voluntarias que facia cada dia. Otrosí 
las expensas de la su casa , é dadivas , é Embaxadas , é man- 
tenimientos de la Rey na su muger , é de la Rey na de Na- 30 
varra su hermana , é de la Reyna Doña Leonor de Portogal su 

sue- 



Don Juan el Primero. 307 

suegra , é de hermanos é hermanas suyas. Otrosí lo que le eos- A. C. 
taban las casas del Príncipe Don Enrique , é del Infante Don i J9°- 
Ferrando sus fijos. Otrosí lo que daba al Infante Don Juan 
de Portogal , é á los Ricos ornes é Caballeros é Dueñas del 

5 Regno de Portogal , que perdieran en aquel Regno quanto en 
el mundo avian , asi muebles , como muy grandes heredades, 
é perdieron parientes que les mataron en las guerras por fa- 
cer servicio é lealtad á él , é á la Reyna Doña Beatriz su 
muger , é señora dellos : é que esto tenia por muy bien em- 

10 pleado , como quier que fuese grand quantia , que pasaba de 
tres cuentos é ochenta mil doblas i lo que daba á estos de 
Portogal. E desque todos ellos viesen como lo que le daban 
se despendía , verían que le non fincaba ninguna cosa para po- 
ner en tesoro. E que él avia fecho la dicha tregua con Por- 

I ^ togal por muchas razones ; enpero que una de las principales 
era por tornar á los seis años complidos á la dicha guerra , 
para dar batalla á los de Portogal , é ponerlo en el juicio é 
voluntad de Dios , é non dexar este fecho asi olvidado , con 
tan grand deshonra como Castilla avia rescebido ; ca para es- 

30 tonce los fijos de los Señores é Caballeros que eran finados 
serian los mas en edad para ir con él en su servicio á la di- 
cha batalla : é que todo esto non lo podría complir sí tesoro 
non oviese ; de mas que sí algunos Señores é Caballeros de 
Francia , que le querían bien é le amaban servir , viniesen á 

25 él, seria á él grand vergüenza si non toviese que partir con 
ellos ; nin podría complir la despensa de la guerra en ninguní 
manera. E mandó el Rey á aquellos con quien esto fablaba, 
que lo viesen con los Procuradores del Regno , é los endu- 
ciesen á ello. E aquellos con quien el Rey fabld esta razón 

30 le dixeron luego así : „ Señor : Nos faremos todo lo que nos 
„ mandades , é fablarémos con estos Procuradores de las cib- 

Qq2 „da- 

I Bn todos los libros de mano de maravedis ; f£ro considerando que en 

la. Vulgar y de las Abreviadas se hd' tanta conformidad se lee asi en los 

lia de esta suerte : y si los quentos son libros de mano , no se debe mudar 

de doblas, parece muy excesiva suma la letra ; y asi bastará, señalarla 

fara aquellos tieinpos. Esto debió ser por lugar que (S muy di¿no de consi- 

causa de que en las imfresas se fu- der ación, 
siese tres quentos y ochocientos mil 



308 Crónica del Rey 

A. C. ,,dades é villas de los vuestros Regnos que son aqlii venidos 
í J9'' ,, á estas vuestras Cortes , por las mejores maneras que pu- 
„ dieremos. Pero pensamos que esta cosa será muy grave de 
5, complir ; ca todos los que á estas Cortes vinieron por Pro- 
„ curadores de las vuestras cibdades é villas tomaron muy 5 
„ grand placer con aquellas palabras quel primer dia del asen- 
„ tamiento de las vuestras Cortes les dixistes , en que les fa- 
„ ciades saber que ficierades la tregua con Portogal especial- 
„ mente por aliviar el Regno de pecho; é agora, Señor, des- 
,, que oyeren que les non tirades de los pechos que fasta aqui 10 
,, dieron , mas antes que pechen otro pecho por poner en te- 
„ soro , en verdad , Señor , pensamos que avrá algund escán-- 
„ dalo en ge lo decir , é se non ternan por bien contentos. 
,,Pero vos. Señor, mandad segund fuere la vuestra merced, 
,,ca nos asi lo farémos. " E el Rey dixo que ellos viesen é 15 
fablasen esta razón con los Procuradores por las mas dulces 
meneras que pudiesen : ca en qualquier manera que se pu- 
diese ordenar , le placerla. E estos con quien el Rey fabló 
esta razón dixeron: ,, Señor : Nos somos aqui Procuradores del 
,, Regno por algunas cibdades , é avernos fecho juramento 20 
„ de guardar vuestro servicio , é provecho del Regno é de las 
,, cibdades que nos ficieron sus Procuradores : é si nos fabla- 
,, mos con los otros Procuradores esta razón , por simplem.ente 
,, que ge lo digamos , luego verán que nos non catamos por 
„ el juramento que fecimos con ellos. Ca , Señor , queremos 25 
„ vos apercebir de una cosa que á ellos é á nos es dicho , é 
„ fecho entender : que algunos que son aqui vos pusieron en 
„ este fecho por vos facer placer , mas non porque veian que 
„ compila á vuestro servicio. E sobre esto ovimos todos con- 
„ sejo como fariamos , é como responderíamos ; é acordamos o o 
„ la respuesta que sobre esto vos daríamos , é fecimos juramen- 
,, to de lo tener secreto entre nos : lo qual non vos podría- 
„ mos decir. E por tanto , Señor , nos paresce , que para guar- 
„ dar á nos de mala fama, otrosí porque verná mejor para vues- 
„ tro servicio , que vos mandedes á aquellos que vos este con- 35 
„ sejo dieron , que lo digan de vuestra parte á los Procura- 
„ dores del Regno : é estonce dellos sabredes su voluntad de 
,j cada parte , poniendo su razón de lo que vieren , é enten- 

»die- 



Don Juan el Primero. ^oQ 

,, dieren que cumple á vuestro servicio. " E el Rey , desque A. C. 
oyó todas estas razones , entendiendo que decian bien é leal- i Jp^- 
mente , dixoles , que le placia de lo facer asi : é mandó á un 
Obispo é á un Caballero que sabian esta razón , que la fa- 

^ blasen secretamente con los Procuradores de Burgos é León 
é Toledo é Sevilla , é viesen qué respuesta fallarían en ellos. 
E el Obispo é el Caballero , á quienes el Rey mandó que 
fablasen con los Procuradores , con las mejores palabras que pu- 
dieron mostráronles la buena entencion del Rey , é como que- 

1 o ria ayuntar este algo para honra é provecho del Regno , é non 
por ál.E por les mostrar que era asi, dixeronles que al Rey pla- 
cia que el Regno ficiese un Tesorero que rescibiese este tesoro, 
é le guardase para le despender en aquel tiempo quél Rey de- 
cía que le avria menester por facer guerra á Portogal pasados 

15 los seis aííos de las treguas, para ayuntar sus gentes de armas , é 
facer armada de galeas é naos é barcas para pelear con los de 
Portogal. E los dichos Procuradores , desque ovieron oido las 
razones que el Obispo é el Caballero les dixeran de partes 
del Rey , dixeron que ellos querían aver su consejo sobre esto, 

20 E otro dia fueron todos los dichos Procuradores ayuntados en 
un lugar , é fablaron en este fecho ; é desque pasaron mu- 
chas razones entre ellos , fué dicho : que el Regno daba al Rey 
cada año una alcabala decena , que rendía diez é ocho cuen- 
tos de buena moneda ; otrosi le daba seis monedas , que va- 

se lian diez cuentos ; é mas avia el Rey los derechos antiguos 2 
del Regno , que vallan siete cuentos : asi que le daba el Reg- 
no valia de treinta é cinco cuentos ; é que non sabiendo ellos 
como tan grand suma como esta se despendía , que era muy 
grand vergüenza é daño prometer mas : é que pidiesen al 

30 Rey por merced que quisiese ver esto , é saber como tan 
grand algo se despendía , é quisiese poner regla en ello. Es- 
pecialmente que fuese su merced de ver que quantia daba en 
tierras á Omes de armas é Ginetes ; ca era verdad que por 
sus grandes menesteres de guerras que oviera , é por conten- 
tar 

2 Estos derechos antiguos eran Alonso que venció la batalla de Ta- 
las rentas que llamaban viejas y fo~ rtfa , y en el quarto Año del ■ Rey 
reras , que se declaran en el quarto Don Enrique el Tercero ; ca^, 22, 
Año de las tutorías del Rey Don 



3IO CronicadelRey 

A. C. tar á los Señores é Caballeros , é otros , rescibiera tantos ornes 
i39'^' por sus Vasallos , é les pusiera tierras que toviesen del , los 
quales estaban en tan grandes quantias , que era mucho. E 
agora , pues que avia fecho treguas con Portogal é con Gra- 
nada , é loado fuese Dios , avia paz con todos los otros sus 5 
vecinos , que era bien poner algún tempramiento en esto : é 
que le pidiesen por merced , que esto quisiese luego mandar 
ver , é asi de las otras mercedes é mantenimientos que daba, 
é espensas que facia : é que si desto sobraba alguna cosa , lo 
qual bien creian que asi seria, non era,nin seria su servicio 10 
del Rey de hechar mas pechos en su tierra : é do él fallase 
que todo lo que se daba era bien despendido é necesario , 
que ellos estaban prestos para le servir , é facer todo lo quél 
mandase é fuese su merced. Otrosí que fuese su merced de 
ver qué despensas facia en dar mantenimientos é merce- 15 
des é otras dadivas , é que lo temprase todo como complía 
á su servicio. E el Obispo é el Caballero á quien este fecho 
encomendó el Rey , desque oyeron estas razones que los Pro- 
curadores les respondieron , dixeronles , que ellos farian al Rey 
relación dello segund lo avian oido : é asi lo ficieron. E el Rey 20 
Don Juan era de buen seso é de buen entendimiento , é 
vio' que los Procuradores decian razón : é sobre esto ovo su 
consejo con aquellos Perlados é Señores é Caballeros del su 
consejo , é dixoles todas las razones que el Obispo é el Ca- 
ballero le dixeron que ovieran por respuesta de los Procura- 2§ 
dores del Regno , é mandóles que sobre esto le diesen aquel 
consejo que bien les parescia. E los del su consejo le respon- 
dieron asi : „ Señor : A nos paresce , so emienda de la vuestra 
,, Real Magestad , que los Procuradores de las vuestras cibda- 
,, des é villas de los vuestros Regnos han respondido bien é ^o 
,, lealmente , como cumple á vuestro servicio : ca en verdad, 
>, Señor , las despensas vuestras , segund hoy están por vues- 
,,tros libros , son en muchas cosas de ordenar; ca las tier- 
,,ras de las gentes de armas Castellanos é Ginetes son llega- 
„das á tan gran número , é á tan sin provecho , que todos ^^ 
„ dicen que quanto vos y despendedes se pierde , é que los 
,,debedes tasar en un cierto niimero razonable , pues non ave- 
,, des guerra , loado sea Dios. E este punto asosegado fabla- 

„ré- 



Don Juan el Primero. 311 

„ remos con vos de otras despensas que se facen. " E estonce A. C. 
dixo el Rey: ,, Es verdad que yo conozco que estoque vos ^59°- 
„ decides es asi ; pero algunas veces he comenzado de lo 
,, ordenar, é todos vosotros , é qualquier de vos me piden 

5 ,, merced por los suyos , en guisa que nunca ha fin : otrosí 
„ todos los otros se c^uejan desto , tanto que pierdo sus volun- 
„ tades ; é aún dicen que tiro las tierras á los que las meres- 
„ cen bien , é que las dejo á los que las non merescian aver. 
,, Mas pues asi es , á mi place que los Procuradores del Regno 

10 j,me requieran dello en las Cortes, é que ellos é vosotros 
„ ordenedes ciertos de vosotros para ver mis libros con los mis 
„ Contadores , é lo ordenedes en aquella manera que cumpla 
,, á mi servicio é provecho de mis Regnos , é que sea esto 
,,con juramento fecho de se guardar asi. *' E todos los del su 

15 consejo ge lo tovieron en merced. 

CAPITULO VI. 

DE LO QUE FUE ORDENADO EN LAS CORTES 

en el Jecho de las lanzas del Regno. 

LUego otro dia el Rey fizo asentamiento en las Cortes , é 
los Procuradores del Regno , que estaban ya apercebi- 
dos desto , ficieronle este requirimiento , segund dicho ave- 
rnos. E el Rey les respondió segund dixo á los del su consejo, 
í2 o que él en ninguna manera non se pornia en este fecho ; ca ya 
otras veces lo comenzara ordenar , é las gentes del su Regno 
non se tovieron por contentos del. Pero que los Procuradores 
que alli eran dixesen, qué número de lanzas les páresela que 
él debia tener para dar tierra , otrosi qué quantia de dineros 
2 j; en tierra avria cada lanza para su mantenimiento : é que des- 
pués ellos ordenasen de cada provincia ciertos ornes que co- 
nosciesen los Vasallos que vivian en ella , é otrosi tomasen 
algunos de los del su consejo , é todos ayuntados , viesen sus 
nóminas , segund que estaban en los libros de los sus Conta- 
do dores , é lo emendasen en aquella manera que les paresciese 
que era bien. E los Procuradores le respondieron luego aquel 
dia , que ge lo tenian en merced en él querer poner regla en 

es- 



3IÍ2 Crónica del Rey 

A. C. este fecho : ca esto era muy grand bien , é grand servido 
iJ9°- suyo , é provecho de sus Regnos. E quanto al número , que 
les páresela que estaria bien ordenado que él oviese en sus 
Regnos á quien diese tierras quatro mil lanzas Castellanas bien 
armadas de todas piezas , é bien encavalgadas , é de buenos 5 
omes, é oviese cada lanza dos cabalgaduras, que la una fuese ca- 
ballo bueno, é la otra muía, d rocin, d haca, como mejor pudie- 
se : é que oviese cada lanza cada año en tierra mil é quinien- 
tos maravedís de moneda vieja , que facía el maravedí seis cor- 
nados é diez novenes ; é esto sin Chancillerla. Otrosí dixe- 10 
ron , que les parecía asaz bien ordenado que en el Andalucía 
oviese mil é quinientos Ginetes , é que oviese cada uno dos 
rocines , é sus armas de Ginete , es á saber , unas fojas , é un 
bacinete redondo , é una adarga : é que oviese cada Ginete 
otros mil é quinientos maravedís en tierra , por quanto avia 15 
de tener dos caballos : é que los que estas lanzas avian de te- 
ner , asi Ginetes como Castellanos , que non pagasen Chan- 
cilleria de las tierras que el Rey les avia á dar : é asi se fizo 
desde aquel dia en adelante. Otrosí , que les parecía bueno é 
provechoso , que para ser bien ordenada esta gente , asi de Cas- 20 
rellanos como de Ginetes , para qualquier menester que ovie- 
se , asi de batalla , como de guerra , que el Rey oviese mil Ba- 
llesteros , que ovlesen sendas cavalgaduras , é sus fojas é ba- 
cinete , é cada uno dos ballestas buenas : é que oviese cada 
Ballestero seis cientos maravedís en tierra cada año. Otrosí fuese 25 
ordenado , que Don Fadrique Duque de Benavente , é Don 
Pedro Conde de Trastamara , é Don Pedro Tenorio Arzobispo 
de Toledo , é ciertos Caballeros , é un Procurador de Burgos, 
é otro de Toledo , é otro de León , é otro de Sevilla , é otro 
de Córdoba , é otro de Murcia , esto viesen á ver los libros de 3 a 
las tierras que los Vasallos tenían , é que ordenasen en cada 
comarca que fuesen allí llamados algunos Caballeros de aquella 
comarca que conosclesen los Ornes de armas que alli vivían, 
é que tornasen todas las nóminas á quatro mil lanzas de Cas- 
tellanos , é mil é quinientos Ginetes , segund fuera fablado. 35 
Otrosí fué dicho al Rey por todos los Procuradores , é aún 
por algunos Caballeros , que una cosa se facía en el Regno 
donde recrescia gran deservicio al Rey, i grand daño al Regno, 

é 



Don Juan el Primero. oío 

ó á los Señores é Caballeros que lo consentían , que era esta : A. C. 
que orne Caballero ó Escudero Vasallo del Rey, que tenia '59^- 
de'l tierra por ciertas lanzas , llegábase á otro Señor , que le 
daba otro tanto de acostamiento porque le acompañase con 

3 ciertas lanzas ; é asi las lanzas que el Rey cuidaba tener paga- 
das é ciertas , non las tenia : é con tal obra como ésta , quatro 
mil lanzas de Castellanos que eran ordenadas para el servicio 
del Rey é defendimiento del Regno , se tornaban en la 
meatad , é eso mesmo contescia en los Ginetes. E para esto 

I o mejor se facer , que fuese su merced de ordenar , que el Ca- 
ballero ó Escudero que tomase tierra del Rey para aver de ser- 
vir con ciertos Ornes de armas , non tomase tierra nin acos- 
tamiento de otro Señor d Caballero ; é asi se tirarla tan grand 
burla é mal como en este caso se facia , por lo qual avia acaes- 

1 5 cido mucho daño en las guerras pasadas : ca quando el Rey 
mandaba á un Señor de su tierra ir en una frontera contra sus 
enemigos en defendimiento del Regno , é mandaba ir con él 
trecientas d quatrocientas lanzas suyas de sus Vasallos del Rey, 
é sus Contadores le daban la nomina é cartas para que fue- 
so sen con él , quando llegaba á la frontera de los enemigos non 
fallaba destas lanzas la meatad , é estas non bien armadas nin 
bien encabalgadas , por quanto algunos Vasallos destos tales 
pleyteaban con el Señor de quien tomaban el acostamiento, 
é decian que servirían al Señor con diez lanzas , é al Rey con 

25 otras diez : é aquel Señor quél Rey enviaba para guarda é 
defendimiento del Regno é de su tierra fincaba con daño é 
con vergüenza, é si enemigos venian á entrar en el Regno 
de su Señor , non osaba pelear con ellos , d peleaba á su 
grand peoría. E al Rey , é á quantos eran en las Cortes plogo 

30 dello , é dixeron que era muy grand razón de se emendar esto: 
é el Rey fizo ley , que ningund Caballero nin Escudero , nin 
otro de qualquier condición que fuese , que tomase tierra del 
Rey para servir por ella con ciertos Ornes de armas , non 
tomase dineros nin acostamiento de otro Señor nin Caballe- 

35 ro , é que estoviese presto con aquella gente que debia ser- 
vir por aquella tierra que del Rey tenia para ir do él le man- 
dase , é con quien le mandase. Pero la tal ley non se guarda, 
é non es por ello mas servicio del Rey , nin provecho del 
Tom, II. Rr Reg- 



314 Crónica del Rey 

A. C. Regno. Otrosí aquellos Señores , Perlados é Caballeros é Pro- 
1590- curadores , que el Rey orderió que viesen las no'minas , fi- 
cieronlo asi segund que alli fué ordenado : é apartábanse cada 
dia á un palacio , é los Contadores del Rey traían alli los libros, 
é vieron aquellos que tenían tierras del Rey , é ordenaron lo 5 
mejor que pudieron, segund el número que el Rey, é los de las 
Cortes tomaban, es á saber, quatro mil lanzas Castellanas, é mil 
é quinientas lanzas de Ginetes , é mil Ballesteros ; é aún non 
complieron el número todo , ca dexaron algunas lanzas , porque 
el Rey pudiese facer merced á los que quisiese. E luego esto i o 
ordenado , fué fecho grand movimiento , é grand roído en 
la Corte del Rey de algunos , diciendo que les abaxaban de 
las lanzas que tenían : otros decían que se las tiraban del todo, 
diciendo que non eran suficientes para servir por ellas , é otrosí 
diciendo que algunos de los que ordenaban esto non los que- 1 5 
rían bien , é que por esto lo facían. E como quier que todo 
era fecho á buena entencion , sí el Rey non quisiera tornar 
sobre ello , todo se asosegara por tiempo. Pero ovo ende algu- 
nos que dixeron al Rey ( é le engañaron en ello ) que esto 
era muy grand escándalo : é tornó el Rey á ver las no'minas, 2 o 
é mandó tornar algunos 5 pero con todo esto , aún el número 
non fué compiído , é era asaz bien ordenado , ca aquellos que 
se quexaban non eran tales porque grand escándalo pudiera por 
ellos venir. Otrosí de los Ballesteros , con el roído que ovo 
sobre aquellos que tiraron de las tierras , non se ordenó , é 25 
fincó asi : lo qual era , é es muy necesario para el que ovíese 
de estar apercebido para guerra ; ca las lanzas sin los Balleste- 
ros non pueden facer grand guerra. 

CAPITULO VIL 

COMO TODOS LOS DEL REGNO SE 

querellaron al Rey de lo qiiél Ra^ a jacio, en los 
Beneficios del Regno. 

OTrosí en aquellas Cortes fué mostrado al Rey por todos 
los Grandes del su Regno , é por todos los Procuradores 30 
de las cibdades é villas , querellándose mucho de nuestro señor 

el 



Don Juan EL Primero. ni^ 

el Padre Santo , que entre todos los Regnos de Chrlstianos A. C. 
non avia ninguno tan agraviado nin tan injuriado como esta- iJ9o- 
ba el su Regno de Castilla en razón de las provisiones que 
el Papa facia. E decian que non sabían que orne de los Reg- 
5 nos de Castilla é de León fuese Beneficiado de ningún Beneficio 
grande nin menor en ningún otro Regno en Italia , nin Fran- 
cia , nin en Inglaterra , nin en Portogal , nin en Aragón ; 6 
que de todos estos Regnos é tierras eran muchos que avian Be- 
neficios é Dignidades en los Regnos de Castilla. E que de 

1 o esto rescebian el Rey é el Regno daño é pérdida , é poca honra 

en dos maneras : lo primero , que estos que eran estrangeros 
de los Regnos de Castilla non vivian en ellos , nin tenian vo- 
luntad de vivir aqui , salvo muy pocos , é omes de pequeño 
valor , é levaban todas sus rentas fuera del Regno en oro é 

1 5 plata , é asi se sacaba la buena moneda de la tierra. Otrosí que 
las Iglesias del Regno eran mal servidas ; ca las mayores é me- 
jores Dignidades que ha en ellas todas las daba el Papa á omes 
que non son naturales del Regno : en lo qual venia grand 
deservicio á Dios , porque las Iglesias estaban sin servidores, 

20 é era cosa contra buena razón aver en los dichos Regnos omes 
Clérigos naturales , é suficientes personas para servir , é levar 
los frutos é rentas otros omes estrangeros , é servir é honrar 
con ello á otras Iglesias de Regnos extraños. Ocrosi que por 
que esto velan los naturales del Regno , non querían facer 

2 5 fijos nin parientes Clérigos , pues non podian aver Beneficios 

en Castilla : é por esta razón non curaban de aprender cien- 
cia , é el Regno perdía mucho en esto. Otrosí decian mas , 
que aún avia otra cosa de que todo el mundo podía juzgar que 
non era bien fecha , é era esto , que acaescia asi , é era ver- 

30 dad , que en una Iglesia avia dos Canónigos , el uno Castellano 
é natural del Regno , é el otro estrangero ; é el Castellano 
era Canónigo , é non valia su Calongia mas de dos mil mara- 
vedis , ca non tenía Préstamos ; é el Estrangero que era Ca- 
nónigo tenía é avia otra Calongia que los Préstamos valían 

35 treinta mil maravedís i . E esto era mal partido é mal orde- 
nado , é el servicio de Dios é de la Iglesia non era bien igua- 

Rrs la- 

1 En las hn^r. trece mil. 



•^i6 Ckonica del Rey 

A. C, lado , é de tales inconvinientes como estos se seguían, otros 
IJ90' muchos. E asi dixeron al Rey , que bien sabia la su merced, 
que en todas las Cortes que él ficiera después que regnára 
siempre le ficieran petición de que suplicase á nuestro señor 
el Papa que quisiese proveer de emienda en este caso , é que 5 
el Regno de- Castilla non sofriese este agravio é injuria mas 
que todos los otros Regnos de Christianos. E aún le dixeron 
mas , que si la su merced fuese , que el Regno tomaria carga 
de enviar sus Embaxadores de partes del Rey al Papa sobre 
esta razón. E al Rey plogo muclio , é dixoles que le placia i o 
de suplicar al Papa sobre esto : otrosi que le placia que el 
Regno enviase sus Embaxadores especiales al Papa por ello. 
E finco' asi asosegado ; pero non se fizo , ca la vida del Rey 
non duró tanto , é non se pudo complir. 

CAPITULO VIIL 

COMO EL REY DE NAVARRA ENVIÓ 

sus Embaxadores al Rey Don Juan for la ida de la. 
Reyna Doña Leonor su muger fara Navarra. 

Estando el Rey Don Juan en las dichas Cortes llegaron 15 
alli dos Caballeros Mensageros del Rey de Navarra , al 
uno decian Mosen Ramiro de Arellano , é al otro Mosen 
Martin de Aybar , é dieron al Rey las cartas que traian del 
Rey Don Carlos de Navarra , é por la creencia de ellas le • 
dixeron asi ; ,, Señor : El Rey de Navarra vuestro hermano , é 20 
, nuestro señor , vos envia mucho á saludar, é vos dice así: 
, Que bien sabedes en como la Reyna Doña Leonor vuestra 
, hermana , é su muger legítima, de la qual, loado sea Dios, 
, él ha quatro fijas , estando con él en el su Regno ovo de 
, adolescer é enfermar ; é después que fué mejor de su sa- 2^ 
, lud , estando vos en la cibdad de Calahorra , á do' el Rey 
,de Navarra vos vino á ver , la Reyna su muger le dixo , 
, que si á él ploguiese , oviese licencia de él para venir con 
, vos á este vuestro Regno , porque el ayre de la tierra donde 
,era natural, segund decian los Físicos, le seria provechoso 30 
,para su salud ; é que á él plogo mucho delloj é la dicJia 

» Rey;. 



Don Juan el Primero. 2 17 

,,Reyna vino estonce aqui á vuestro Regno , é loado sea A. C. 
„Dios, ella es ya en buena sanidad , ca ha dos aííos que es i59°- 
„ aqui venida. E como quier que después acá le ha enviado 
„ el Rey nuestro señor sus cartas é sus Mensageros , por los 
5- ,,quales le enviaba rogar que c|uisiese irse para Navarra , do' 
„ el Rey está, porque él pueda facer su vida con ella como con 
„ su muger legítima , ella non lo ha querido facer , poniendo 
„ sus escusas á ello ; de lo qual sabe Dios que él está muy 
,, triste é muy desconsolado. Por lo que vos ruega asi como 
10 ,,á hermano , que pues la Reyna está aqui en estas vuestras 
,, Cortes , que vos querades fablar con ella, é rogarla que parta 
„ de aqui , é se vaya para él , asi como á su marido , á facer 
,, su vida buena segund que debe facer. " E el Rey , des- 
que oyó á los dichos Caballeros del Rey de Navarra , res- 
i^ pondióles , que ellos fuesen bien venidos, é que á él placía 
mucho de saber de la salud del Rey de Navarra su hermano; 
é á lo que decían de la ida de la Reyna su hermana para el 
Regno de Navarra , que á él placía mucho de fablar con ella, 
é rogarla , é enducirla que lo faga : é luego de presente enten- 
20 dia de trabajar en este fecho , porque el Rey de Navarra fuese 
contento , é la Reyna su hermana estoviese honradamente en 
el Regno de Navarra con su marido segund debía. E luego 
otro dia el Rey fué á la posada de la Reyna su hermana , é 
presentes algunos del su consejo fabló con ella , é dixole asi : 
¿^ ,, Reyna hermana : Aqui son venidos dos Caballeros del Rey 
j, de Navarra vuestro marido , é mi hermano , é me trogie- 
,,ron sus cartas de creencia , é fablaron comigo , é por la creen- 
„ cía de las dichas cartas me dixeron asi : que el Rey de Na- 
„ varra vuestro marido me enviaba decir , que bien sabía yo, 
00 >, que estando en la mi cibdad de Calahorra viniera él á ver- 
„ me , é como vos estonce Uegarades alli , por quanto fuerades 
,,muy enferma de dolencia que ovistes en Navarra, é era- 
,, des venida á este mi Regno por quanto los Físicos vos d¡- 
„ xeron , que el ayre desta tierra vos faria grand provecho , 
25 ,,é ha ya dos años que estades aqui : é que el Rey vuestro 
,, marido vos avia enviado sus cartas é Mensageros por muchas 
j, vegadas , por los quales vos ha enviado rogar que vos plo- 
„ guíese de tornar al Regno de Navarra , á do él está, porque 

„él 



318 CronicadelRev 

A. C. ,, él é vos vivlesedes buena vida , asi como deben vivir marido 
^39°- „ é muger ; é que vos le aviades respondido , que lo non po- 
,, dedes facer de presente , poniendo á ello vuestras escusas. 
,„ Hermana seííora : á mi paresce , que el Rey de Navarra 
„ vuestro marido vos envía á rogar justa é derecha petición, 5 
,, la qual vos debedes facer : é yo ruego vos que lo fagades asi. 
„ E quanto es por mi , vos fago cierta , que partiré con vos , é 
,, vos daré de muy buen talante de lo mió, porque vos hon- 
„ radamente , segund pertenesce á vuestro estado , podades ir 
,,ádo' el Rey vuestro marido estoviere. Otrosi yo vos daré 10 
,, Caballero é Dueñas que vayan con vos , é vos sirvan , é vos 
,, acompañen fasta que allá seades , é después fagan como les 
,, vos mandaredes. " 

E estas razones dichas por el Rey , luego la Reyna su her- 
mana le dixo asi. ,, Señor: Yo vos tengo en merced todo lo 15 
,,que me avedes dicho é aconsejado, é so cierta, que por el 
,, debdo que yo he en la vuestra merced , vos querriades mi 
,, honra é mi provecho , é que yo viviese honradamente , asi 
,, como debria. E , Señor , en esto porque el Rey de Navarra 
,, mi marido é mi señor envia á vos estos dos Caballeros suyos, 20 
,, por los quales vos envia rogar que me mandedes que me 
,, vaya para él , porque él é yo vivamos buena vida , segund 
,, que debemos : en verdad , Señor , yo asi lo amo, é lo quiero; 
•,, é tengo que el Rey de Navarra mi señor fué siempre por 
,,mi en todos sus fechos en mejor estado en quanto yo pude, 25 
,, é trabajé por le servir : ca vos , Señor , bien sabedes como se- 
„ yendo el Rey mi marido é mi señor detenido en Francia 
j, en manera cié preso en poder del Rey Don Carlos V. su tio 
,, hermano de la Reyna su madre , é después con el Rey Don 
„ Carlos VI. su primo , que agora reyna , por algunas quejas 30 
,, que los dichos Reyes de Francia ovieron del Rey de Na- 
,, varra padre del dicho Rey mi marido , yo por le tirar de 
„ aquella prisión , con muchas lágrimas vos rogué é pedí por- 
„ muchas veces de merced , que vos ploguiese de enviar vues- 
„tros Embaxadores é vuestras cartas al Rey de Francia , por 35 
,,le librar é sacar de aquel embargo en que él estaba : é vos 
,,asi lo fecistes, é por vuestro ruego é afincamiento que sobre 
,,esta razón fecistes al Rey de Francia vuestro amigo por 

„ mu-^ 



Don Juan el Primero. 319 

,, muchas veces que á él enviastes Caballeros del vuestro con- A. C. 
,,86)0 , vos le envió : é el Rey mi señor é mi marido vino en iJ9°" 
,,este vuestro Regno , é estovo en él grand tiempo , facien- 
,,dole vos muchas honras , é dándole , é partiendo con él 

^ ,, de los vuestros tesoros é joyas : é todo esto por me facer 
,, á mi mucho bien é mucha merced , é por ser yo casada con 
,,él. E después que su padre el Rey de Navarra finó orde- 
„ nastes como él fuese para su Regno : é algunas villas é cas- 
„ tillos que vos aviades en arrehenes por tiempo cierto , que 

10 ,>aún non era cumplido, por pleytesia de amistad que fuera 
.,, tratada entre el Rey Don Enrique nuestro padre , é el Rey 
,,de Navarra su padre, por mi honra , é por me facer bien 
„ é merced , ge las mandastes entregar luego antes del tiem- 
,, po que vos las debiades tener. Otrosí veinte mil doblas que 

i^ ,,el Rey Don Enrique vuestro padre é mió prestó al Rey 
,,de Navarra su padre sobre la villa é castillo de la Guardia, 
,„ por mi honra , é por me facer bien é ayuda , vos le mandas- 
„ tes entregar la dicha villa é castillo, sin el pagar de presente 
„ luego las dichas doblas : é otrosí veinte mil francos que vos 

20 )5 debía su padre de la rendición de Mosen Fierres de Cor- 
,, nay 2 , Caballero de Inglaterra, de quien él fué fiador, que vos 
,,ge los fiastes, é fasta hoy non son pagados. E después que 
„ su padre- el Rey de Navarra finó , é regnó el Rey mi ma- 
,, rido é mi señor , mandastes á mí que me fuese luego con 

2 r ,, él á su Regno de Navarra ; é yo , Señor , fícelo asi , é partí 
„ de vuestro Regno , é levé conmigo todo lo que aquí tenia 
,,porír mas honradamente á su casa, é otrosí levé mis fijas, 
,, é Dueñas é Doncellas de grand linage mis criadas. E , Señor, 
,, como quíer que á mí sea grand vergüenza de lo decir , des- 

qo 5, pues que yo fui en el Regno de Navarra , non fui acogida 
,, nín tratada como debía ; nin los míos que comigo fueron fa- 
„ liaron y aquel acogimiento que debieran, E él ordenó cier- 
,,ta quantia que yo debía aver cada mes para mi estado , é 
,, mantenimiento mío é de mis fijas é de mi casa , lo que 

5^ „ nunca me fué pagado j por lo qual avia de empeñar mis jo- 

„yas, 

2 Eti otros MSS. Calcoay , Cornaray _, Tornay , Cornacay. En los iw^r. 
Tortui : y en la Abrev. GorBay. 



320 Crónica DE lRey 

A. C. „ y as , é los míos pasaban muy mal. E después , Señor , fui en 
JJ9°- ,,el su Regno , é en la su casa muy enferma : é segund creo, 
,,é me dicen , fueronme dadas yervas por un Judio su Físico, 
y, que curaba de mí en aquella dolencia , en guisa que ove de 
„ morir. E , Señor , yo non digo nin creo que estas yervas 5 
,, fuesen dadas á mí por mandamiento del Rey mi señor é mi 
,, marido , nin Dios quiera que yo tal pensase ; mas so que- 
,, rellosa por quanto él non fizo toda su diligencia en saber cjué 
,,obra fué aquella, pues yo me querellaba de aquel Judio su 
,, Físico. E después que yo vi que mi enfermedad era tal que 10 
,,la muerte se me llegaba , pedile por merced que me de- 
„ xase venir á vos al vuestro Regno quando sope que erades 
„ cerca dende. E agora , Señor , yo esto aqui en el vuestro 
,, Regno , é en la vuestra casa , é en la vuestra merced ; é he 
,, sabido por cierto , que después que de allá partí , algunos 15 
,,que non aman su servicio , nin mió , le han dicho algunas 
„ cosas contra mí , por las quales está muy quejado de mí. 
,, Por lo qual vos pido por merced, que vos querádes aver vues- 
„ tro consejo sobre esto , é por el debdo que yo he en la vues- 
,, tra merced veades como debo yo de facer ; é si vos me man- 20 
,, dades ir á él , que vos ordenedes en tal manera la mi ida 
,, como yo sea segura de mi vida é de mi estado ; ca en otra 
,, manera, si yo pasare mal , ó muerte, ó peligro , non seria 
,, vuestro servicio. Otrosí , Señor , vos pido por merced , que 
,,desta razón que yo vos he dicho que á mí fueron dadas yer- 55 
,, vas en aquella dolencia que yo ove en Navarra , vos quera- 
,,des certificar delio , porque todo esto considerado , me man- 
,,dedes aquello qae la vuestra merced fuere que yo cumpla 
5, sin peligro mío : ca yo entiendo probar , que aquel Judio 
,, Físico que curaba de mí en la dolencia que ove , fizo mal- 30 
,,dad , é me dio yervas. " 

E el Rey , oidas las razones que la Reyna su hermana le 
dixo , entendió que tal fecho como éste , é tan grande, debia 
ponerle en su consejo , porque ficíese como debia á honra 
suya , é de la Reyna su hermana , é sin peligro della , pues se 35 
temia dende. E luego otro dia el Rey ovo su consejo , es- 
tando con él aquellos de quien tales consejos é tales secre- 
tos solia fiar , é dixoles todas las razones , asi las que los Ca- 

ba- 



Don Juan EL Primero. ^21 

balleros del Rey de Navarra le dixeran , como las que él di- A. C. 
xera á la Reyna su hermana , é las que ella le respondiera , é 'J?°' 
tomóles juramento que sobre este casó bien é fielmente le 
dixesen lo que debia facer , diciendoles asi : que este negocio 
5 era grande , é muy peligroso que él enviase , d mandase ir á 
la Reyna su hermana al Regno de Navarra , teniendo ella tal 
miedo ó sospecha como tenia , lo qual era muy fuerte cosa, 
por el debdo que con ella tenia , que era su hermana legí- 
tima de padre é madre ; é aún puesto que fuese otra persona, 
I o le era mal estanza en la enviar de su Regno é poder con tal 
peligro. Otrosí , si non la enviase , ó embargase la su ida , era 
muy mal ; ca él non debia , nin pondria estorbar que la mu- 
ger non fuese dó su marido la mandase ir ; é que aún , si sobre 
esto él porfiase , el Rey de Navarra se podria querellar al 
1 5 Papa é á la Iglesia , que eran jueces desto , é sobre ello po- 
dria dar é poner sentencia de excomunión en todo su Regno. 
E los del Consejo del Rey que alli estaban le pidieron por 
merced , que les mandase dar algún término porque ellos 
viesen sobre esto , ca era cosa de muy grand dubda , é que- 
so rian aver su acuerdo , é que Letrados lo viesen , porque bien 
é sabiamente le ficiesen relación de aquello que fallasen quél 
debia en este caso facer. E al Rey plogo dello : é los del Con- 
sejo sobre esta cosa ovieron por muchos^ dias sus consejos , lla- 
mando Letrados por aver su consejo é acuerdo con ellos , por 
2í quanto decia la Reyna que avia temor , é que le asegura- 
sen la persona. E informáronse por todas las partes que pu- 
dieron desto : é después que ovieron visto lo que les páresela, 
dixeron al Rey , que quando su merced fuese de los oir , que 
ellos le dirían lo que avian acordado : é al Rey plogo de ello. 

CAPITULO IX. 

COMO LOS DEL CONSEJO DEL REY 

le dixeron lo que ks f áresela sobre el Jecho de la. Reyna 

de Navarra. 

30 \ SI fué que el Rey Don Juan mandó un dia venir de- 
J\, lante si á los del su consejo , é les mando que le dixesen 
Tom. 11, Ss lo 



^2? GkONICA DEL Rey 

A. C. lo que les páresela sobre la embaxada que los Caballeros del 
^59^- Rey de Navarra traían , por demandar que la Reyna su her- 
mana se fuese para el dicho Regno de Navarra al Rey su 
marido , é sobre lo que la Reyna respondiera é dixera sobre 
esta razón : é ellos le dixeron asi : r 

-■'''•',, -Señor: Nosotros avenios bien entendido todas estas ra- 
^/zónes que por la vuestra merced quisiestes fiar de nos en 
■,V fecho de la Reyna vuestra hermana , asi lo que los Caballe- 
ij'rós del Rey de Navarra su marido requieren é piden , como 
V, lo que ella responde : é sobre esto , Señor , ovimós consejo i o 
í„ con omes Letrados , é catadas las circunstancias de tales per- 
■y, sonas como el Rey de Navarra , é la Reyna su muger , vues- 
V, tra hermana , é vistos é oidos el miedo é el temor que la 
y, Reyna ha tomado de su persona , fallamos por consejo de 
,, aquellos con quien este fecho ovimos de ver, que el Rey 15 
„ de Navarra debe dar á la Reyna su muger seguramiento de 
„ juras , é de prendas , é de arrehenes , porque ella sea segura, 
f- ^ é sin rescelo pueda ir á él , é á su Regno , é facer vida con 
■j, él. E dicen nos, que segund derecho en menores personas 
•j, que Rey é Reyna se facen tales juras é prendas , é que estas 20 
',, prendas é arrehenes deben ser villas é castillos que él Rey 
,, de Navarra ponga en fieldad en manos de Caballeros , é per- 
"j^,' sonas- que sean sin sospecha , á contentamiento de la Reyna 
■^j^J'su niuger , en guisa que ella sea segura de que el Rey de 
^■, Navarra la tratará bien é amigable é honradamente , asi 25 
„ como á su muger , é le dará con que suficientemente é á 
ij, su honra mantenga su estado. E si esto quisiere facer el Rey 
%{de Navarra , é lo compliere , vos debedes mandar é rogar á 
„Ia dicha señora Reyna su muger , vuestra hermana , que se 
„ vaya para Navarra , é faga vida con su marido como debej ^o 
„é ella non puede contra esto facer al." 

E el Rey fizo estonce venir á su palacio á la dicha Rejí- 
na su hermana , é dixole todas aquellas razones que los del 
su consejo le dixeron que el Rey de Navarra su marido de- 
bía facer porque ella seguramente pudiese ir al su Regno , é 35 
facer vida con él. E la Reyna dixo al Rey : 

,, Señor: Como quier que todos los juramentos é arrehe- 
, nes asaz poco son para ser segura del miedo que tengo , ca 



I 



j>- 



„si 



Don Juan el Primero. 023 

,,sí de mí algo acaesciese , poco provecho me temían las ta- A.C, 
„ les prendas ; enpero por me poner en razón , faré tanto , que ^39°- 
„ faciendo el Rey de Navarra mi seiíor el juramento segund 
,, entendieren Letrados que le debe facer , otrosí poniendo 

5 „ ciertas villas é castillos en arrelienes por mi seguramiento , 
„á mi place de ir á su Regno , é facer mi vida con él , asi 
,,como con mi marido é mi señor : é que estas villas é cas- 
,,tillos,que el Rey mi seiíor é marido ha de dar en arrehe- 
,,nes por mi seguramiento, sean dados é entregados á vos , o 

10 ,,á otros mis parientes quales yo quisiere , é de quien yo me 
„ tenga por contenta é segura." ; , . . 

E el Rey dixo , que esta razón era bien que la sopíesen 
los Caballeros Mensageros del Rey de Navarra. E fizólos ve- 
nir delante de sí , é dixoles todo lo que los del su consejo le 

1 5 avian dicho que el Rey de Navarra debía facer por segurar 
su persona á la Reyna su muger : é otrosí les dixo lo que la 
Reyna respondiera sobre esto. E los Caballeros Embaxadores 
del Rey de Navarra le respondieron , que ya otras veces fue- 
ra dicho é fablado al Rey su señor de tal juramento , é de 

30 tales arrehenes , é que siempre respondiera , que juramento, 
o juramentos , quales Letrados fallasen , ó quales la dicha se- 
ñora Reyna su muger demandase por salvedad é seguramien- 
to de su persona , que tales los faria ; mas que arrehenes de 
villas é de castillos , por ninguna manera los daría : ca en es- 

2 5 te seguramiento avía muchos puntos , no solamente de salve- 
dad de la dicha señora Reyna , mas de tenerle su estado , é 
de la tratar como debe : é que desto bien ciertos debían ser 
todos que el Rey de Navarra su señor asi lo faría. Mas que 
era grand peligro , é muy grand achaque para se poder per- 

30 der las villas é castillos que el Rey de Navarra diese por 
esta razón en arrehenes , si la Reyna su muger , por qual- 
quier cosas de estas que á su voluntad non cumpliese , dixese 
que el Rey sú marido non le guardaba lo que era tratado. 
Otrosí que el Regno de Navarra era pequeña tierra , é non 

35 avia mucho tiempo que algunas villas que el Rey su padre 
diera al Rey de Castilla Don Enrique en arrehenes eran li- 
bres , é que agora non pornía el Rey su señor otra vez sus vi- 
llas é castillos , que eran asaz pocos , fuera de su poder. E que 

Ss 2 la 



'■^2'4. G ROÑICA DEL ReY 

A. C. la Reyíia su señora en esto íiciese como fuese su merced. E 
IJ90' después desto dixo la Reyna de Navarra al Rey Don Juan 
su hermano , c]ue si el Rey su marido quisiese facer jura é 
seguranza al Papa , é al Rey de Francia , é al dicho Rey Don 
Juan su hermano , ella se 'fiaria en él , é se iria para su Reg- 5 
ñ&.; E los Embaxadores respondieron , que ya este trato fue- 
ra fablado al Rey de Navarra por el Cardenal de Luna ; pe- 
ro decia que en este fecho de su muger non avia él por qué 
poner al Rey de Francia j salvo que faria por sí tales juras 
qüales la dicha Reyna su niuger quisiese , é que el Papa las i o 
confirmase. E el Rey Don Juan, desque oyó todas estas ra- 
zones , estaba en muy grand cuidado , ca él amaba é quería 
muy bien á la Reyna su hermana , asi como era razón : otrosí 
el Rey era de buen entendimiento , é de buena consciencia, 
é placíale que la Reyna fuese facer su vida con el Rey de 15 
Navarra su marido. E sobre esto torno' á fablar con ella , é di- 
ocole , que le páresela que ella "non debía tomar tal miedo co- 
mo tenia del Rey su marido ; ca él bien cuidaba , é así ge lo 
avian diclio algunos que estovíeron con ella quando fué en- 
ferma en Navarra , que todo aquello que decía que le dieron 20 
yervas , fué imaginación , é non verdad ; é que era mejor tal 
razón como esta callarse , que non publicarla. E la Reyna le 
dixo , que pues tal imaginación tenía ella con aquel Judio Fí- 
sico , é non otra , para esto saber , que fuese la su merced de 
le facer tanto bien , que mandase luego en la su Corte , do es- 25 
tonce ella era , tomar los testigos que ella presentaría , por 
los quales manifiestamente se provaría que le fueran dadas yer- 
vas en el Regno de Navarra , donde ella oviera de morir. El 
Rey , con el grand afincamiento que la Reyna le fizo , é otro- 
sí por saber si esto era verdad , ó non , dixo que le placía : é qo 
ordenó é mandó á un Do¿lor en Leyes é en Decretos , que 
eraOydor de la su Audiencia, é Chanciller , al qual decían Al- 
var Martínez de Villa-Real , que secretamente , con un Escri- 
bano de quien él fiase , tomase los dichos de aquellos testi- 
gos que la Reyna de Navarra presentaría ante él sobre este 3^ 
punto, que le fueran dadas yervas en Navarra, donde ella 
oviera de morir. E el dicho Doélor fizo segund que le man- 
dó el Rey , é tomó todos aquellos testigos que la Reyna pre-^ 

seijn 



Don Juan el Pivimeb.o. 3-5 

seiífo sobre esta razón. E el Doítor faciéndolo asi , fué dicho al A. C. 
Rey por los del su consejo, que si su merced fuese, escusado era ^39^' 
de rescebir estos testigos , lo uno porque segund derecho noa 
se rescebian como debian , nin avia alli parte para esto que 

5 viese jurar los testigos , nin se tomaban en aquella forma que 
debian , nin el Rey era Juez dello : otrosi que se daííaba mucho 
este fecho , por quanto ataííia á la Reyna de Navarra , é se 
ponía grand escándalo entre el Rey su marido é ella. E el 
Rey mandó al Doílor que cesase de rescebir los testigos , co- 

10 mo quier que ya avia tomado muchos dellos : é lo que dixe- 
rcg,i non se publico. 

-ti;-' '.'•(■• 

CAPITULO X. 

, COMO LOS EMBAXADORES DEL REY 

•-..'de Navarra, demandaron al Rey Don Juan que Jablase i 
' con la Reyna su hermana que enviase la Jija 

■ :.■''. " mayor d Navarra. 

LOs Caballeros Mensageros del Rey de Navarra , desque 
vieron la voluntad de la Reyna que non era de ir á Na- 
varra , dixeron al Rey Don Juan asi : 

15 ; ,, Señor : Nos avernos bien entendido é visto , que vos fá- 
,, cedes toda vuestra diligencia porque nuestra señora la Rey. 
„ na vaya á su Regno é á su marido , é vemos que ella tie- 
„ne tomada tal imaginación é temor que lo non quiere fa- 
,, cer luego de presente : é queremos vos decir lo que núes- 

20 „ tro señor el Rey de Navarra rescela en este caso. Como vos, 
,, Señor , sabedes , él non tiene fijo varón que sea heredero del 
„ su Regno , é su fija la Infanta Doña Juana , é de la Reyna 
„su muger vuestra hermana , es primogénita é heredera se- 
„ gund costumbre de España : é dubda nuestro señor el Rey 

25 „ que por esta manera que es entre él é la señora Reyna su 
„ muger , que podrá acaescer que la Reyna casase esta fija pri- 
,,mogénita heredera en algund logar que non seria á voluntad 
„ del Rey su marido , de lo qual vernia grand escándalo : ca 
,,si esta señora Infanta casase en logar que fuese contra vo- 

30 „ luntad del Rey de Navarra su padre , luego el Rey é su 

7>Reg- 



326 Crónica del Rev 

A. C jjRegno farían que el Infante Don Pedro hermano del Rey 
159°' ,, fuese heredero , é non le oviese la fija ; puesto que fuese 
„ contra costumbre de España , que aviendo fija legítima , é 
„ non varón , debe ella heredar. E el Rey nuestro señor , en 
,, la manera que agora es entre él é su muger , non puede aver 5 
,,fijo varón della , non se veyendo mas de lo que agora se 
,,veen. E pues las cosas son en este estado fasta que Dios 
„ quiera por su merced que vengan á mejor , querría el Rey 
,, nuestro señor que la Reyna le enviase esta su fija primogé- 
„ nita , é cesarla el temor que el Rey tiene en este caso." 10 

E el Rey Don Juan , veyendo que demandaban razón , é 
que con esto serian contentos , é fincaba para adelante tratar 
mejor sosiego entre el Rey de Navarra é la Reyna su mu- 
ger , para que ella fuese facer su vida con él , segund debia, 
dixo que le placia , é que lo veria con la Reyna su hermana, 1 5 
é faria en ello todo su poder. E asi lo fizo , que el Rey se 
vio con la Reyna su hermana , é fizo como ella viniese á lo 
complir , é enviase á la Infanta Doña Juana al Rey de Na- 
varra su padre. E luego dende á pocos dias después de las di- 
chas Cortes , estando la Reyna de Navarra en la su villa de 20 
Roa , filé el Rey Don Juan allá , é los Caballeros de Navar- 
ra con él , é ordenóse como partiese dende la Infanta Doña 
Juana : é fueron con ella á Navarra los dichos Caballeros , é 
otros que el Rey ordeno. 

CAPITULO XI. 

DE ALGUNAS COSAS QUE LOS PERLADOS 

pidieron al Rey en estas Cortes. 

OTrosí en estas Cortes los Perlados del Regno que y eran 2 5 
dixeron al Rey , que fuese la su merced de los querer 
oir algunos agravios que rescebian ellos é sus Iglesias de los 
Condes é Ricos omes é Caballeros del Regno : é al Rey 
plogo dello. E dixeron , que primeramente ellos eran agravia- 
dos , que en el Obispado de Calahorra , dó era la tierra de Viz- 30 
caya é de Álava é de Guipúzcoa , é otrosi en el Obispado 
de Burgos eran muchas Iglesias que los diezmos dellas levaba 
-39>i el 



Don Juan el Primero. 027 

el Señor de Vizcaya , é otros muchos Caballeros é Fijosdal- A. C. 
go : é que era contra toda razón é contra todo derecho , ca '59°- 
ningún diezmo non le podia levar lego , é siempre fueron or- 
denados los diezmos en el Viejo Testamento , é después en 

5 el Nuevo , á los Sacerdotes é Clérigos que sirviesen las Igle- 
sias : é que todos los del mundo que esta razón sabian é veian 
lo avian por muy grand mal , que non podían saber en nin- 
guna manera que lego ninguno pudiese mostrar derecho para 
levar tales diezmos. Otrosi eran muchas Iglesias en Guipuz- 

10 coa de las quales levaban el diezmo legos ; é que el Obispo 
de Pamplona , en cuya juridicion son , diera aquellas Iglesias 
á Clérigos que oviesen sus Beneficios en ellas , é que las sir- 
viesen , é que ge lo non consintieran los legos tenedores de 
las dichas Iglesias ; antes facian sus estatutos é ordenanzas , que 

15 matasen á qualesquier que tales cartas troxiesen. Que por ma- 
yor injuria llamaban en Guipúzcoa é en Vizcaya é Álava 
á tales Iglesias Monesterios : é que le pedian por merced , que 
pues él era de buena consciencia , é temia á Dios , que los qui- 
siese proveer en este fecho , mandándoles desembargar las di- 

20 clias Iglesias , porque ellos pudiesen poner Clérigos idóneos 
é suficientes para las servir : é que Dios se lo ternia en servi- 
cio , é le faria siempre por ello muchas gracias , é que levaria 
dende muy grand ñima é buena por todo el mundo , que en su 
tiempo tan grand mal é tan feo se emendase , é la Iglesia non 

2^ fuese asi injuriada como era. E el Rey les respondió , que él 
mandarla venir delante de sí los Caballeros que tales Iglesias 
tenian , ca muchos dellos eran y en la su Corte : otrosi , que 
le placia que algunos Letrados que non fuesen Clérigos lo vie- 
sen , é se enformasen de todo esto , é le ficiesen relación de- 

30 lio. E luego el Rey fizo venir algunos Caballeros de aquellos 
Obispados de Calahorra é de Burgos , é mandóles que oyesen 
é entendiesen bien las razones que los Perlados le avian dicho 
en las Cortes sobre razón de las Iglesias de que ellos levaban 
los diezmos , é respondiesen á ello. E los Caballeros ge lo to- 

35 vieron en merced , por quanto le placía que ellos fuesen oídos: 
é dixeron , que ellos avrian su consejo , é responderían delan- 
te la su merced á los Perlados, E el Rey dixo que decían muy 
bien , é que asi lo ficiesen. E los Caballeros luego se juntaron 

con 



328 Crónica del Rey 

A.'C. con algunos Letrados legos que eran grandes Do6lores , é mos- 
iJ9°* traronles sus razones por qué tenían é levaban los diezmos de 
las Iglesias. E los Letrados las oyeron ; é desque fueron bien 
enformados todos , ovieron su acuerdo de facer respuesta al Rey 
quando la su merced fuese de los oir. E un dia llegaron de- 5 
lante el Rey , seyendo presentes los Perlados que avian dellos 
querellado : é los Caballeros ordenaron entres! quien dixiese 
al Rey su razón , la qual fué ésta. 

jjSeííor: Nosotros avernos oido que los Perlados de vues- 
„ tro Regno vos han querellado , que nosotros levamos los i g 
,, diezmos de algunas . Iglesias que son en Vizcaya é Guipuz- 
^, cua é Álava , é en otras partidas de los vuestros Regnos : é 
,, sobre esto , Setíor , propusieron é dixeron muchas cosas por 
■ „ facer mas fuertes las sus razones , é mostrar como nos non 
„ debemos levar los tales diezmos. A lo qual , Señor , con 15 
,,grand reverencia delante vuestra Real Magestad respodemos 
„ asi. Señor : asi es verdad que de quatrocientos años acá , asi 
„que non es memoria de omes en contrario nin por vista, 
„ nin oido , vos , Señor , en Vizcaya é Guipúzcoa é otros lo- 
,, gares , é nosotros, é otros Fijos-dalgo que aqui non son , le- 2a 
,, vamos siempre los diezmos de tales Iglesias como ellos di- 
,, cen , poniendo en cada Iglesia Clérigo, é dándole cierto man- 
,, tenimiento é diezmos señalados al dicho Clérigo ó Clérigos 
,,que sirven las. tales Iglesias. E, Señor , segund oimos de 
,, nuestros antecesores , é ellos de los suyos , esto vino de quan- ¡25 
,,do los Moros ganaron é conquirieron á España , é los Fijos- 
,, dalgo , algunos que escaparon de la tal pérdida , alzáronse en 
„las Montañas , que eran hiermas , é muy fuertes , é non po- 
„ bladas, é alli se defendieron de los Moros ; ca , Señor, en nin- 
,,gund logar de los que nos levamos los diezmos los Moros 30 
, , nunca pudieron entrar nin le ganar, é los nuestros antecesores 
,, ge lo defendieron con muy grand trabajo é sangre. E para 
„ se mejor defender ordenaron que todos oviesen en sus co- 
,, "marcas ciertos cabdillos á quien fuesen obedientes , é esto- 
,, viesen por sus mayores en las peleas que con los Moros 3^ 
„ avian : é para mantenimiento de aquel cabdillo , o' cabdillos, 
,,por las costas que facia quando se ayuntaban con él , or- 
„ deuaron que todos le diesen un diezmo de todo lo que ellos 

' „ la- 



Don Juan el Prímero. 329 

,,íabrasen: ( é estonce non avia Iglesia ninguna poblada en A. C. 
,, aquella tierra) é el cabdillo que fuese temido de los acoger, iJ9o« 
,,é dar alguna pasada de vianda quando á él viniesen: otrosí 
,,que les toviese un Clérigo que les dixiese su Misa , porque 

5 ,, el servicio de Dios, é de la Santa Fé Católica non fuese olvi- 
,,dado , é fincase la remembranza de la Christiandad : é el di- 
,,cho cabdillo que mantoviese al Clérigo d Capellán que la 
,, tal Misa dixiese. E asi se fizo , é se guardo dende en adelante: 
„ é gracias á Dios , ellos se defendieron de los Moros , é ayu- 

10 „daron al servicio de los Reyes sus Señores , en manera que 
„ hecharon los Moros de la tierra , é la conquistaron é gana- 
„ ron , é fincaron ellos en aquella posesión de levar los tales 
,, diezmos, é mantener los Clérigos fasta aqui. E aún hoy en 
„ dia son tenudos los tenedores de los dichos diezmos , quan- 

15 ,, do alguno de aquellos linajes que otorgaron los tales diezmos 
,, viniere á su casa, de le rescebir bien, é le dar á comer una 
„ vez en el año , con aquella compaña que de cada dia suele 
,, traer , lo quai llaman devisa , é al tal dicen devisero de tal 
„ Iglesia j salvo si aquel á quien la tal devisa pertenesce la 

20 „ vende , ca la puede vender segund la costumbre que entresi 
„ovieron. E fasta el dia de hoy, Señor, en ningund tiempo 
„ del mundo nunca por el Papa , nin Perlado , nin Iglesia nos 
„fué contradicho esto , aviendo grandes é católicos Padres 
,, Santos. Otrosí así los levaron los Reyes vuestros antecesores 

25 ,,en los logares dó tales Iglesias ha, aviendo muy buenos é 
,, católicos Reyes en Castilla é en León , así como fueron el 
„ Rey Don Alfonso el Católico , é el Rey Don Alfonso el 
„ Casto , é el Rey Don Ferrando el Magno , é el Rey Don 
„ Ferrando que ganó á Sevilla é otros Reyes muy nobles , é 

20 >, de buena é limpia vida , donde vos venides , é por quien 
„ fizo Dios m.uchos notables milagros i en las batallas é con- 
„ quistas de los Moros , é siempre tovieron ellos mesmos los 
„ Reyes muchas Iglesias en algunas partidas de estos Regnos 
„ donde levaron los diezmos que vos hoy dia levades. E asi fué 
Tom. II . Tt " „ des- 

I Abrev. . . . notables milagros : randez su fijo, é otros á quien Dios ayu- 
otrosi Condes , tal como el Conde Fer- dó , é facia cosas maravillosas por ellos 
raiid González , é el Conde Garci Fer- en las batallas é conquistas de . . . 



23^ Crónica del Rey 

A. C. „ después este fecho sofrido é tolerado de la Iglesia é del Papa, 
I JPO' ,, que les nunca fué fecha ninguna contradicion por la Igle- 
,, sia : é tenemos que esto fué porque la Iglesia era enformada 
,, en este caso , que los tales diezmos se levaban bien é justa- 
,, mente. Otrosi en todos estos tiempos pasados que vos, Se- f 
,, ñor , é los Reyes vuestros antecesores levaron los tales diez- 
„ mos , ovo muchos é notables Perlados , é grandes Maestros 
„ en Theologia , é Dodtores en Decretos , é omes de buenas 
,,consciencias, é amadores de sus Iglesias, é privados de los 
„ Reyes, en los Obispados de Burgos é Calahorra , é nunca lO 
,, tal cosa como esta dixeron , nin fablaron en ella : por lo 
, , qual , Señor , es grand suspicion de derecho que por alguna 
,, razón se dexo'. 

,, Otrosi , Señor , por esta demanda que los Perlados facen 
,, agora á vos é á nosotros , avernos ávido nuestro consejo é 15 
,, acuerdo con grandes Letrados , é nos dicen que á lo que 
„ los Perlados alegan , que en el viejo Testamento fué orde- 
,, nado que los Sacerdotes é Ministros é servidores del Tem- 
,, pío o viesen los diezmos para sus mantenimientos , dicen que 
,, es verdad ; mas por todo esto fué ordenado que los tales Mi- 20 
„ nistros non oviesen otras heredades , salvo los tales diezmos. 
„ E por esta razón nuestro Señor , quando en el viejo Testa- 
„ mentó mando á Josué que partiese la tierra de Promisión 
,,quel señor Dios prometió á los fijos de Israel quando los 
„saco' de Egipto , non le mandó facer mas de once suertes 525 
„ para los once Tribus de Israel i ca maguer eran doce Tribus, 
„ al Tribu de Levi non le mandó dar suerte de heredad , por 
„ quanto mandaba dar los diezmos para dellos se mantener 
,, en el Templo del Señor ; salvo que les mandó dar algunos 
,, ciertos logares dó pudiesen tener sus ganados: é asi se fizo. 30 
„ E agora , Señor , como quier que la Iglesia sea por ello mas 
„ honrada por los Perlados é Clérigos tener grandes estados , 
„ enpero , Señor , es verdad que hoy tienen los, dichos Perla- 
„ dos é Clérigos , fuera de tales diezmos como llevan , mur 
,,chas cibdades é villas é castillos é heredades é Vasallos , con 35 
,, justicia alta é baxa ,. mero mixto imperio , á dó ponen Meri- 
,,nos é oficiales que usan de jurisdicion temporal é de san- 
„ gre : lo qual , Señor , con reverencia , non paresce bien 



Don JüAN £L Primero» oqi 

,, honesto , é non fué esto usado nin consentido en la vieja A. C. 
,, Ley : ca fué ordenado que los tales Ministros é servidores ^39^- 
,, del Templo de Dios solos diezmos levasen , é non al ; salva 
,, algunos logares apartados , que les fué ordenado para te- 

5 ,,ner sus ganados, segund dicho es. E agora, Señor, quie- 
„ renlo todo , ca después de la temporalidad que han , quieren 
„ aver los diezmos. E , Señor , en los Perlados levar tales tem- 
,,poralídades es muy contrario al servicio de Dios , é de las 
,, Iglesias , é de sus personas mismas ; que por esta razón andan 

10 ,, ellos en las casas de los Reyes , é en las Cortes , dexando 
„ de proveer é visitar las sus Iglesias , é los sus acomendados, 
,,é saber como viven é como pasan, en guisa que muchos^. 
,, Clérigos , mal pecado , por non ser visitados nin examinados 
,,non saben consagrar el Cuerpo de Dios , nin viven hones-. 

i^ ,, tamente. E si dicen , Señor , que agora en el nuevo Testa- 
,, mentó les es consentido levar los diezmos , é aver tempo- 
„ ralidades : á esto decimos , que bien puede ser ; pero todos 
„ tienen , que si asi lo han , es porque los Decretales , é los 
,, tales mandamientos fechos , los ficieron Clérigos en favor 

2 ,,dellos. E por aventura pensando que seria bien lo ordena- 
„ ron ; pero después ovo en ello mayor desorden. Otrosi , Se- 
„ ñor , vemos que en toda Italia , que es una de las mayores 
,, provincias de la Christiandad , non les consienten levar diez. 
,,mos á los Clérigos , nin ge los dan ; é esto por quanto tie- 

25 ,,nen , é han ocupado muchas temporalidades de señoríos , en 
„ que ha cibdades é villas é vasallos , é les dicen , que si quie- 
,, ren aver los diezmos , que dejen las temporalidades. 

„ Otrosi , Señor , nos dicen Letrados , que ovo un Concilio 
,, en Roma , que fué fecho -en Sant Juan de Letran , que es 

30 ,, llamado el Concilio Lateranense : é por tales diezmos asi an-, 
,,tiguamente levados como estos , sobre que los Perlados fa- 
„ cian su demanda , é por cosas enagenadas de las IgJesias en 
„ muchas partidas de la Christiandad , fué ordenado en el di- 
,,cho Concilio , que los tales enagenamientos fechos ante de 

35 ,, aquel Concilio Lateranense , que non podían saber en qué 
,, manera fuera , nin en qual tiempo , por non poner escán- 
,,dalo , que se sofriesen , é non fuesen demandados á los te- 
„nedores de los tales diezmos. Pero de aquel Concilio en ade- 

Tt2 5,lan- 



332 Crónica del Rey 

A. C. „ lante ordenaron , que Papa nin Perlado non puedan facer tal 
í J9°' ,, enagenamiento. E , Señor , nos tenemos que el levar noso- 
„ tros estos diezmos , de que los Perlados nos facen agora de- 
„ manda , es de antes del Concilio Lateranense , é de eston- 
,, ees , é después acá , de tiempo que en ninguna memoria, 5 
„ nin por oídas , nin por escripto non paresce al contrario : é 
,,asaz se prueva la antigüedad dó non paresce contrario por 
3, otra ninguna manera. Antes , Señor , nos dicen Letrados, 
,, que pues de tan grand tiempo acá estamos en posesión de 
,, levar los tales diezmos , é la Iglesia lo sofrió é consintió 10 
,, fasta aquí , que los dezmeros pecan , si non nos pagan los 
„ diezmos bien , é verdaderamente , é sin engaño. " 

„ E, Señor , dicennos los Letrados, que tales cosas como es- 
„ tas, que sin escándalo non se pueden en otra manera ordenar, 
„ que se deben sofrir en el estado que son falladas. E en verdad, 1 5 
„ Señor , aqui seria muy grand escándalo , si tal caso como éste 
,, agora nuevamente se oviese de remover: ca en Vizcaya é Gui- 
„ puzcua é Álava , é otras partidas de vuestros Regnos , é fuera 
,, de ellos en otros Regnos , asi como en el señorío del Rey de 
,, Francia , é Guiana, é Aragón , é otros do tales diezmos se le- 20 
,, van, son muchos á quien este fecho tañe, que todos serian muy 
,, escandalizados si contrario de ello viesen, asi como aquellos que 
„non han otra heredad en el mundo de que vivan, salvo esto. 

,, E , Señor, á lo que dicen , que estos diezmos tales non • 
,, caen en persona de lego , dicennos los Letrados , que los diez- 25 
„ mos son debidos á las Iglesias por una de dos maneras : la 
,, una , por reverencia é acatamiento del servicio divinal que en 
„ ellas se faze , é tal diezmo como éste , que es puro espiritual, 
,, non le puede aver lego , nin levar las tales rentas : la otra, 
,, por razón del conoscimiento del señorío general , é en este 30 
,,caso puede levar el lego los frutos dende ; é este es el caso 
„ por do nosotros levamos los tales diezmos. Otrosí , Señor , á 
j, lo que dicen los Perlados , que para todo esto es menester 
„ consentimiento del Papa é de la Iglesia , é que sin tal título 
,,non podemos aver los diezmos. Señor , verdad es que mejor ^^ 
„ seria ; pero asaz consentimiento suyo paresce , pues que de 
„ quatrocíentos años acá es sofrido é tolerado é consentido en 
„ la Iglesia de Dios , que nunca ovo contrario fasta aquí. 



Don Juan el Primero. 323 

,, A lo que también dicen , Señor , los Perlados , que en la A. C. 
„ vuestra tierra de Guipúzcoa é Vizcaya é Álava son techos es- ijpo* 
,, tatutos , é ordenamientos , que ninguno non sea osado de 
„ presentar cartas de Papa nin de Perlado en contrario de es- 

^ ,, to , sopeña de la muerte : á esto , Seííor , respondemos , 
„ que nos non creemos que tal estatuto fuese asi fecho. Ver-' 
„ dad es que todos los Fijos-dalgo que tales diezmos levan 
„se ayuntaron por muchas vegadas para facer sus peticiones 
„á vos , que fuese la vuestra merced de non querer que ellos 

I o „sean desheredados é desaforados en vuestro tiempo , pues 
,, que de tan grandes tiempos acá están en posesión pacífica 
„ de levar los tales diezmos. Otrosi , Señor , sabemos que el 
,, Obispo de Pamplona , que es del Regno de Navarra , é 
,, tiene algunos logares en Guipuzcua que son de su Obispá- 
is' ,,do, en que ha jurisdicion espiritual, ha dado muchas car- 
etas é mandamientos para las Iglesias de Guipuzcua en que 
,, los vuestros Fijos-dalgo levan los diezmos, é que face gracia é 
,, merced dellos por Beneficios á algunos Clérigos. Pero sabre- 
,, des , Señor , que en el su Obispado ha él tales Iglesias seme- 

20 ,, jantes en que Fijos-dalgo de Navarra levan los diezmos , é 
,, en aquellas Iglesias non dá el dicho Obispo asi Beneficios á 
„ Clérigos , nin se entremete en les tomar nin embargar los 
,, diezmos á los legos que los levan , asi como face en los loga- 
,, res que el su Obispado ha en vuestro Regno. E esto, Señor, lo 

í2^ „ face por una vez ocupar é tomar las rentas de las tales Iglesias, 
„ que son en el vuestro Regno , é pasarlas á sí 5 é después dar 
„ las há á aquellos que quisieren tener la parte del Rey de 
„ Navarra su señor : en lo qual seria grande deservicio vuestro, 
,, por quanto Guipuzcua fué en otro tiempo del Regno de Na- 

qo j, varra , é seria grand ocasión de perder vos la dicha tierra. 

,, E por ende, Señor, vos pedimos todos por merced , que 
,, nos querádes mantener en nuestros fueros é libertades , como 
„ pasamos los tiempos pasados de los vuestros antecesores , é 
,,non querádes que ahora nuevamente estos Perlados nos to- 

oc ,,men nin nos embarguen aquellas rentas con que vivimosj 
„ ca con bueno é justo título , defendiendo la tierra de los Mo- 
„ ros enemigos de la Fé , cobraron aquellos donde nos vinimos 
„ estos diezmos. " . 

E 



334 Crónica DEL Rev 

A. C. E el Rey , desque ovo lo que los Caballeros sobre razón 

iJ9°- de los dichos diezmos le dixeron , é seyendo informado en 
todo esto , mando á los Perlados , que en ninguna manera tal 
pleyto como este non le levasen mas adelante ; ca entendía 
que podria por ello venir escándalo. Pero que su merced era, ^ 
que si algunos Caballeros ó Fijos-dalgo levaban diezmos de, 
algunas otras Iglesias , que non fueran , nin eran de aquellas 
que asi fueran ganadas , salvo que nuevamente se apropiabais 
los tales diezmos , que los non levasen de aqui adelante, E á 
los Perlados , entendiendo que complia á servicio del Rey estar i o 
estos fechos asosegados , é non aver otro movimiento , plogo- 
les de todo lo que el Rey en este caso mandaba, Otrosi á los 
Caballeros plogo dello : é finco asi. 

CAPITULO XII. 

COMO LOS PERLADOS SE QUERELLARON 

al Rey sobre el pecho que demandaban d los Clérigos por 

las heredades que .compraban : é de las yantares 

de algunas Iglesias de Galicia. 

OTrosi se querellaron al Rey los Perlados en estas Cortes, 
que avian en sus Obispados algunos Clérigos que com- i e 
praban heredades de labradores , é que los Caballeros en cu- 
yas tierras eran las tales compras fechas , facian á los Clé- 
rigos pagar pechos por las tales heredades , segund pechaban 
los labradores que las tenian primero, E sobre muchas razo- 
nes que pasaron de cada parte , el Rey ovo su consejo con 20 
Letrados, é mandó asi. Primeramente , que ningund Clérigo 
non pechase por la heredad de su padre , 6 de su madre , nin 
por heredad que heredó de parientes , nin por los bienes que 
toviere de la Iglesia ; pero si comprase algunos bienes , é aque- 
los bienes tovierou carga de pagar cierta quantia al señor, como 25 
por infurcion i , ó censo , ó en otra manera tal , ordenó el Rey 

que 

I Aunque este tributa es muy or- tributo fuese, ^n este lindar parece 
dinario en el libro de las Behetrías, se dá d entender que la infurcion 
na se entiende for él qué género de fuese lo mismo que censo ; / lo que se 

de- 



Don Juan el Primero. qo^ 

que el Clérigo que la tal heredad comprare , que peche aquel A. C. 
tributo que era anexo á la tal heredad. Pero si el Clérigo com- ^39°' 
prare heredad , ó heredades de qualquier otra persona que tal 
tributo non tenga , que non peche por la heredad j salvo si 

5 rematare pechero , ca si un Clérigo comprase del todo á fumo 
muerto 2 todas las heredades que un pechero oviese en una 
aldea , este Clérigo que tal cosa ficiese peche por las dichas 
heredades segund pechaba el labrador de quien las compro'. 
Otrosí , que si el concejo comprare término , o' oviere pleyto 

I o por él , ó adobare puente , ó fuente , d calzada , que el Clérigo 
peche asi como otro vecino. Pero si en algunas tierras ó co- 
marcas 'del Regno oviere alguna costumbre antigua de igua- 
lamiento de pechos entre los Clérigos que alli viven , é los 
otros que pechan , que pase como siempre usaron , por quanto 

1 5 seria escándalo mudar nueva costumbre. 

Otrosi se querellaron algunos Perlados de Galicia, é dixeron, 
que avia algunas Iglesias en sus Obispados de que eran patrones 
Caballeros que venian de los fundadores que las tales Iglesias fi- 
cieron , é que de costumbre de luengo tiempo acá comian los 

20 dichos patrones en las dichas Iglesias una vez en el año : é agora 
acaesce que un Caballero patrón natural de aquella Iglesia tie- 
ne cinco d seis fijos , é cada uno sobre sí quiere tomar aque- 
lla yantar. E el Rey ordend , que non oviese en la tal Igle- 
sia mas de una yantar ; enpero non se guarda en Galicia. 

• 

CA- 

declara por el nombre de censo en el hemos visto de esta Crónica. En el 

libro de las Beheírias parece ser tri- Dice, de la Acad. Española infruc- 

buto de servicio voluntario , como le cion. E. 

señala en la Merindad de Castilla 2 Otros libros de maJio dicen a 

la Vieja en la Behetría de Villa- fuego ,62. fuero muerto , habiéndose 

nueva de Ladredo , donde se daba d de leer i fumo muerto » como parece 

Tero Fernandez de Velasco buena ¡n- en el libro qiiarto del Fuero viejo de 

fuicioH porque los amparaba. Z. Fifíjjí? los Hijos- dalgo de Castilla y título 

la ley 1 5. tit,3. lib. 6. de la Recopila- primero , ley primera , donde al fin 

cion ,. donde se declara cjue la infur- de ella se dice : E si es Fidalgo , alli 

cion era el censo 6 derecho á que es- do es devisero bien puede comprar he- 

iaban sugetas las casas y heredades redad ; mas non puede comprar todo 

d favor del dueño del Solar , Behe- el heredamiento de un Labrador á fumo 

tria , Abadengo, ^c. donde se halla- muerto. Usase hoy en Castilla por 

han situadas. En dicha ley se escribe vianera de proverbio, á humo muerto^ 

infurcion como en todos los MSS. que por decir libre , y absolutamente. 



33^ Crónica del Rey 

A. C. 
ij9^. CAPITULO XIII. 

COMO DECLARÓ EL REY LAS APELACIONES 

de los Señoríos cómo debían ser. 

OTrosI en estas Cortes flié querellado al Rey por los Pro- 
curadores de las cibdades é villas del Regno , que el 
Rey Don Pedro , é el Rey Don Enrique , é él , é algunos 
otros Reyes sus antecesores dieron algunas villas é donadíos 
á algunos Seiíores é Caballeros del Regno : é por quanto en 5- 
los sus privilegios se contenia que les daban los tales logares 
con mero mixto imperio , los Señores é Caballeros que tenían 
las dichas villas é logares non querían responder de ningund 
conoscimiento de señorío al Rey , por la qual cosa el su se- 
ñorío soberano , que avia sobre todo , se perdía é se enage- 10 
naba. E la razón porque fué esta querella dada al Rey en es- 
tas Cortes fué por quanto el Rey Don Enrique su padre 
dio la tierra que dicen de Don Juan , que es el castillo de 
Garci Muñoz , é la tierra de Alarcon , é el señorío de Ville- 
na , é la villa de Chinchilla , é Escalona , é Cifuentes , é otros 1 5 
muchos logares á Don Alfonso Conde de Denla , natural del 
Regno de Aragón , por servicio que le íiciera , é le fizo den- 
de llamar Marques : é después que el señorío del Marquesa- 
do ovo el dicho Marques , non consentía que ninguna apela- 
ción de su tierra fuese al Rey , nin á la su Audiencia , nía 20 
consentía que carta del Rey fuese en su tierra complida. E 
por tales cosas como estas acaesce que algunas veces se pier- 
de el señorío Real : é non paran mientes los que tal cosa co- 
mo esta facen , que caen en mal caso , é pierden la gracia é 
merced del donadío que les fué fecho. E por ende plogo al 25 
Rey que esta petición fuese puesta por todos los del Regno 
en estas Cortes , é lo mandó asi. E el Rey declaró esto en 
esta manera : Que todos los pleytos de los Señoríos se libra- 
sen ante los Alcaldes ordinarios de la villa ó logar que era 
donadío de Señor ó Caballero , fasta que diesen sentencia : é si 30 
la parte se sintiese agraviada , apelese al Señor de la tal villa ó 
logar : é si el Señor non le ficiese derecho , é le agravíase , es- 
tonce pudiese apelar ante el Rey. E fincó asi asosegado. 

CA- 



Don Juan el Primero. 337 

A.C. 
CAPITULO XIV. IJ90. 

COMO LOS SEÍ^ORES E CABALLEROS 

del Regno requirieron é pidieron merced al Rey por la. 

cldtistila qiiejiciera el Rey Don Enrique su padre 

sohre los donadíos. 

OTrosi todos los Señores é Caballeros é Fijos-dalgo qne 
eran en estas Cortes llegaron un dia al Rey , é dixeronle 
asi : ,, Señor : bien sabe la vuestra merced como por muchos 
„ servicios é buenos é grandes que fecimos al Rey Don En- 
5 „ rique vuestro padre , nos dio algunos logares por donadíos 
,,con justicia é señorío , é pechos é derechos , para que los 
,, ©viésemos por juro de heredad , para nos , é para los que 
„ de nos viniesen : é si caso fuese que nos viniésemos en me- 
f, nester , que los pudiésemos vender é empeñar é enagenar; 
10 „ todavía que esto non lo pudiésemos facer á ome de orden, 
,-, nin fuera del vuestro señorío. E agora, Señor , nos es di- 
„ cho , que el Rey Don Enrique vuestro padre , después des-. 
„ tos donadíos fechos , fizo una cláusula en el su Testamento 
„ secretamente , en que declaró , que los tales donadíos de vi- 
15 „llas é logares é heredades que él fizo á los Señores é Ca- 
,,balleros é otras personas del su Regno , quería que se en- 
„ tendiese asi : que los tales donadíos fuesen mayorazgos , é 
,, que los oviese el fijo ó fija mayor , é sus descendientes le- 
„gítimos. E por quanto non fabla la cláusula que tornen á 
20 ,,los transversales , que. son hermanos , é tios , é sobrinos, al- 
„ gunos entienden la cláusula muy rigurosamente , en lo qual, 
„ Señor , nos tenemos por muy agraviados. Lo primero , que 
„ tenemos todos que servimos á vuestro padre Don Enrique 
„ en sus guerras é en sus menesteres muy bien , é con gran- 
25 ,, des peligros é trabajos de nuestros cuerpos , é perdimos mu- 
,,chos parientes por él , é se derramó mucha sangre nuestra é 
„ de los nuestros en sus conquistas é guerras que él ovo en este 
„ Regno, é fuera de él; por lo qual él nos quiso facer merced, é 
„ nos heredó é dio algunos donadíos, E , Señor , todos los Le- 
go „ trados nos dicen , que quando algund Rey ó Señor face , ó da 
„ algún donadío á alguna persona , que non ge le puede re- 
Tom. IL Vv „ vo^ 



338 Ckonica del Rey 

A. C. ,, vocar , nin tirar, nin menguar de la manera que ge le dio 
IJ90. ,,por su privilegio ; salvo si aquél á quien tal donadío fué fe- 
„ clio ficiese tal cosa porque le debiese ser tirado o' mengua- 
„ do. E nos tenemos , Señor , que loado sea Dios , nunca fe- 
,,cimos cosa contra vuestro servicip , nin del Rey vuestro pa- 5 
,,dre , porqué esta pena ovieseníos de áver , nin los vuestros 
j, privilegios deban ser menguados de como están escriptos , é 
¿yotorgados por el Rey vuestro padre , é sellados con los sus 
,, sellos , é aún muchos dellos jurados. Otrosi , Señor , paresce 
,,que esta cláusula fué, é es muy agraviada, é contra todo 10 
„ derecho , que si yo he dos fijos d fijas legítimos en mi mu- 
j,ger, después de mi vida, segund la dicha cláusula, el mi 
j, fijo d fija mayor herede el donadío á mi fecho ; pero si aquel 
jijifijo o' fija que heredare el dicho donadío é mayorazgo murie- 
,, re después sin fijos , dicen que se entiende la cláusula que el i j; 
3, Rey vuestro padre tizo , que el otro fijo ó fija su hermano 
„non le aya , é que torne el donadío á la Corona Real. E, 
¿, Señor , esto es aún mayor agravio , que yo que laceré , é tra- 
,,bajé, é perdí hermanos é parientes, é derramé mi sangre 
„ por servicio del Rey vuestro padre , é él por me facer mer- 20 
„ ced me heredó , é me dio un donadío , que por morir mi 
,, fijo primero , que este donadío ovo después de mi vida , el ' 
jpotro hermano non le aya , é sus herederos 5 ca pues son 
j,mis fijos legítimos , debrian heredar los bienes que yo por 
„mi sangre gané sirviendo para mí é para ellos ; ca yo con 25 
j, todos mis fijos avia un debdo , é los que dellos descendie- 
„ren, de mí descienden. E, Señor, pedimosvos todos por 
,, merced, que vos querades ver esto ^ é guardar los nuestros 
„ privilegios segund que vuestro padre nos los dio é otorgó, 
j, é los tenemos escriptos afirmados é sellados , é segund vos 30 
,,nos lo jurastes el dia que el Rey vuestro padre finó , é vos 
,,rescebimos por nuestro Señor é nuestro Rey en la Iglesia 
j, de Sanólo Domingo de la Calzada. 

''" E el Rey dixoles luego , que su voluntad era de les guar- 
dar las mercedes que el Rey su padre , é los sus antecesores 35 
Íes ficieron , é que en este caso á él placía que á cada uno 
fuese guardado el donadío que le fuera fecho segund el privile- 
gio que tenia en esta razón. E todos ge lo tovieron en merced, 
■■■^ ., ' ■ CA- 



Don Juan el Primero. qqo 

A. C. 
CAPITULO XV. iJ9°- 

COMO VINIERON AL REY MENSAGEROS 
. del Rey de Granada ^or firmar treguas con él. 

OTrosi en estas Cortes vinieron al Rey Mensageros del 
Rey Mahomad de Granada , é era mayor dellos un 
Caballero Moro que era Alcayde de Málaga , pidiendo al 
Rey que le ploguiese de alongar las treguas que avia con.los 

5 Moros. E el Rey , entendiendo que en aquel tiempo asi com- 
pila á su servicio , otorgólo , é firmó con él sus treguas por 
cierto tiempo. E troxieronle joyas ; ca el Rey de Granada 
le envió con aquellos Caballeros parios de oro é de seda. E 
el Rey firmóles las dichas treguas , é fizólas asi firmar al Prín« 

■lO cipe Don Enrique su fijo : que asi las avian de firmar el Rey 
de Granada , é el Infante Yuzaf su fijo. 

CAPITULO XVL 

COMO VINIERON AL REY MENSAGEROS 
del Rey de Portogal. 

DEsque el Rey ovo fecho estas Cortes partió de Guadalfa- 
jara , é fué para un logar del Arzobispo de Toledo que 
dicen Brihuega , que es buen logar en el verano , ca era ya el 

\e mes de Junio deste año sobredicho. E estando alli vinieron á 
él Mensageros del Maestre Davis que se llamaba Rey de 
Portogal : é Don Alvar Pérez Camelo , Prior del Hospital 
de Sant Juan en Portogal , firmó con el Rey la tregua de los 
seis años que eran tratadas con ellos i . E juró el Rey las di- 

20 chas treguas ; é partió dende el dicho Prior , ©tornóse pa- 
ra Portogal. 



Vv2 CA- 

1 Véase el Cap. VI. del Año anterior , donde se refieren las condiciones 
de estas treguas. E. 



34° .c-Cronica del Rejy 

A. C. 

'39^. CAPITULO XVII. 

COMO EL REY FUE A ROA, E ENVIÓ 

su sobrina la Infanta Dona Juana d Navarra. 

DEspues desto el Rey partió de Brihuega , é fué para 
Roa , do estaba la Reyna de Navarra Doña Leonor 
su hermana : é fueron con él ios Embaxadores del Rey de Na- 
varra , que vinieron á él á las Cortes de Guadalfajara sobre el 
fecho de la ida de la Reyna de Navarra para su Regno , se- 5 
gund avernos contado. E alli en Roa dio la Reyna al Rey 
la Infanta Doña Juana su fija é del Rey de Navarra pri- 
mogénita : é el Rey envióla al Rey de Navarra sú padre 
muy honradamente , segund era ya acordado. E envió Caba- 
lleros é Dueñas de su Regno que fuesen con ella fasta dó 10 
estuviese el Rey su padre. 

CAPITULO XVIIL 

DE LAS DEVISAS QUE EL RE^ 

Don Juan Jizo. 

ESto asi fecho , partió el Rey Don Juan de Roa , é vino 
para Sotos Alvos á una Granja dó está un Moneste- 
rio , que es buena para tiempo de verano , ca era por el mes 
de Julio. E dende fuese para Segovia : é el dia de Santiago 15 
en la Iglesia mayor de la dicha cibdad dixo el Rey pública- 
mente , que él avia ordenado de traer una Devisa , la qual 
luego mostró alli , que era un collar fecho como rayos de sol, 
é estaba en el dicho collar una paloma blanca , que era repre- 
sentación de la gracia del Spíritu Sandio , é mostró un libro de 20 
ciertas condiciones que avia de aver el que aquel collar tro- 
xiese : é tomó el Rey aquel collar de sobre el altar , é dióle 
á ciertos Caballeros suyos. Otrosi fizo otra Devisa que traian 
Escuderos suyos , que decian la Rosa : é los que querían pro- 
var los cuerpos justando , ó en otra manera , la traian. E por 25 
quanto á pocos dias después desto finó el Rey, non se troxieron 

mas 



Don Juan el Primero. 341 

mas aquellas Devisas , é non fablaion dello. Pero todo esto A. C. 
fizo con muy buena entencion ; é s¡ voluntad de Dios fuera iJ9®' 
que él viviera , su voluntad era de facer muchas buenas or- 
denanzas. 

CAPITULO XIX. 

COMO EL REY FUNDÓ EL MONESTERIO 

ds Cartuxa en el Val de Lozoya. 

^ ^\J L Rey Don Juan fizo estonce un Monesterio de Fray- 
Jr^^ les de ios Cartuxos , que es una orden que nunca comen 
carne , nin fablan , en el Val de Lozoya cerca de un logar que 
llaman Rascafria , é dotóle muy bien i . E después de todo 
esto partió' de Segovia , é fuese para un logar de aquel Obis- 

10 pado, que dicen Turuégano 2 ^ é de alli ordeno' Mensageros 
que enviaba al Rey de Francia , é á otras partes. E eso mes- 
mo acordó de se ir para el Andalucia á tener allá el invier- 
no por asosegar aquella tierra en justicia. E levaba consigo 
la Reyna Doña Beatriz su muger ^ é dejaba al Príncipe Don 

15 Enrique sufijo, é á la Princesa su muger fija del Duque de 
Alencastre , é al Infante Don Ferrando en la villa de Talavera, 
porque era buena de tiempo de invierno. E partió el Rey de 
Turuégano en el mes de 0£tubre , é fué para Alcalá de He- 
nares , é envió á la Reyna su muger é á sus fijos á Madrid, 

£0 que le atendiesen allí. 

CA- 

1 Fundó este Monasterio en unos timbre escribió al Prior de la gran 

falacias que poseía en el Val de Lo- Cartuja la carta que copia Gil Gem- 

zoya , cerca de una hermita con la zalez Davila en la vida de Don En- 

advocación de N. Señora del Paular, rique III. 

ó Pobolar , por la abundancia de po- 2 Hallándose en Turégano á 2 1 . de 
bos 6 chopos que hay en las orillas Septiembre hizo donación á la Orden 
del riachuelo que corre por medio del de San Benito del Alcázar de Valla- 
valle. Hizo voto de fundarle hallan- dolid , fundando en él , y dotando 
dose en la Iglesia de Saittiago de Se- Monasterio , para que los Morges que 
govia dia del mismo santo Apóstol, son é fueren rueguen á Dios que govier- 
Señaló para la fábrica doscientos mil ne é rixa los mis Regnos,qiie por él me 
maravedis -. dio treinta mil de con- son encomendados , á su santo servicio^ 
iado : se empezó á 29. de Agosto ; y i salvación de mi ánima. E, 
con fecha en Segovia á i¿. de Sep- 



342 Crónica del Rey 

A.C. 

i^9°- CAPITULO XX. 

COMO FINÓ EL REY DON JUAN 

en Alcalá de Henares. 

Estando el Rey Don Juan en Alcalá de Henares orde- 
nando algunas cosas que compilan á su servicio , para 
se ir dende al Andalucia , segund lo tenia acordado , llegaron 
-á él cincuenta Caballeros Christianos que avia grand tiempo 
que vivían en tierra de Marruecos , é eran de linage de Chris- 5 
tianos , los quales después que los Moros conquistaron á Es- 
paña en tiempo del Rey Don Rodrigo fincaron en tierra de 
Marruecos , que los envió allá Ulit Miramamolin por ruego 
del Conde Don Ulan , ca eran sus amigos , é llamaban los Mo- 
ros á este linage de Christianos que asi vivian entre ellos, 10 
los Farfánes , é troxeron consigo sus mugeres , é fijos. E el 
Rey rescibidlos muy bien , ca él avia enviado por ellos á 
Marruecos , é prometióles de les dar heredades é bienes en 
su Regno , é mantenimiento honrado : é el Rey de Marrue- 
cos , por ruego del Rey Don Juan , que envió á él sobre es- 1 5 
to , dióles licencia que pudiesen venir á Castilla ^ . E acaesció 
que un Domingo á nueve dias del mes de Oílubre deste 
año , en la dicha villa de Alcalá de Henares , el Rey , des- 
pués que ovo oido Misa , cabalgó en un caballo ruano Caste- 
llano , é iba con él Don Pedro Tenorio Arzobispo de Toledo, 20 
é otros Caballeros , é quiso ver los dichos Caballeros Farfá- 
nes : é salió fuera de la villa por la puerta que dicen de Bur- 
gos , é en un barbecho dio el Rey de las espuelas al caballo 
en que iba , é en medio de la carrera estropezó el caballo , é 
cayó con el Rey, en manera que le quebró todo por el cuer- 25 
po. E los que y estaban fueron á mas andar por acorrer al 
Rey 5 é quando llegaron dó estaba , falláronle sin espíritu nin- 
guno , é finado , é quebrados algunos miembros de la caída: 
de lo qual ovo muy grand sentimiento é mancilla en los que 
lo vieron é oyeron. E era muy grand razón , ca fuera el Rey ^o 

Don 
I Véanse las Adiciones á estas Notas. E. 



Don Juan el Primero. 243 

Don Juan de buenas maneras, é buenas costumbres , é sin A. C. 
saña ninguna ; como quier que ovo siempre en todos sus fe- 1590. 
chos muy pequeíía ventura , señaladamente en la guerra de 
Portogal. E fíno' el Rey Don Juan , que Dios perdone , en 
5 edad de treinta é dos años , é un mes é medio , ca él nascie- 
ra en el año del Nascimiento de Nuestro Señor Jesu-Christo 
de mil é trecientos é cincuenta é ocho , é compliera los trein- 
ta é dos años el dia de Sant Bartholomé deste año , que fue- 
ra á veinte é quatro dias del mes de Agosto : é regnd once 
1 o años , é quatro meses , é doce dias. E era non grande de cuer- 
po , é blanco , é rubio , é manso , é sosegado , é franco , é de 
buena consciencia , é orne que se pagaba mucho de estar en 
consejo : é era de pequeña complision , é avia muchas dolen- 
cias. E Don Pedro Tenorio Arzobispo de Toledo , que esta- 
la ba y con el Rey quando esto acaesció , fizo traer luego una 
tienda , é armóla alli dó el Rey yacia , é fizo venir los Fí- 
sicos , é facer fama quel Rey non era muerto ; é encubridlo 
algún poco asi , que non dexaba llegar ninguno dó el Rey 
yacia. E esto facia por aver espacio de enviar cartas por el 
20 Regno:é asi lo fizo, ca envió luego cartas á las cibdades é 
villas é logares , é Señores é Perlados é Caballeros 2 ^ por las 
quales facia saber aquel acaescimiento que el Rey oviera , é 
que catasen de guardar lealtad , á que eran tenudos , al Prín- 
cipe Don Enrique su fijo primogénito , que era heredero del 
2^ Regno. E después de enviadas las cartas fizo levar el cuerpo 
del Rey de dó yacia , é púsole en una capilla que es en las 
casas que el Arzobispo de Toledo há en Alcalá de Henares. 
E vino y luego desque sopo la muerte del Rey la Reyna 

Do- 

2 En Lt Abrev. se declara mas en las cibdades é villas é fortalezas 

el artificio del Arzobispo Don Pedro é comarcas , para que si del acaesciesCj 

Tenorio, diciendo asi. . . por las quales catasen de guardar lealtad , asi como 

les facia saber aquel acaescimiento quel eran tenudos , al Príncipe Don Enrique 

Rey oviera ; pero non enviara decir su fijo primogénito,, que era heredero 

que era muerto j salvo que estaba en del Regno. E las cartas iban de parte 

peligro de muerte , é quél non podia del Rey , diciendo asi : Don Juan por 

firmar j é que mandara firmar las cartas la gracia de Dios , &c. (}s¡o fone el 

al Arzobispo de Toledo , é al Abad de tenor de ellas ) E después fizo levar el 

Fusillos , é á otro Doílor : en que les cuerpo del Rey de donde yacia , é pu- 

mandaba-, que pusiesen grajid recabdo solé en una Capilla . . , 



344 Crónica DEL Rey 

A. C. Doña Beatriz su muger , que estaba en Madrid : é vino con 
iJ9°- ella el Obispo de Siguenza , que decían Don Juan Serrano, 
que fuera Prior de Guadalupe , é era Chanciller del sello de 
la poridad del Rey , é orne de quien fió , é otros Caballeros 
que andaban con ella. E el Arzobispo de Toledo fué otro 5 
dia para Madrid , é fizo tomar voz de Rey de Castilla é de 
León al Príncipe Don Enrique , el qual estaba en la villa de 
Madrid , é con él el Infante Don Ferrando su hermano. E 
ficieron facer exequias é complimiento del Rey Don Juan; 
é después alegrías por el Rey Don Enrique , que nuevamen- i o 
te regnaba , segund que se acostumbra en España quando fina 
un Rey , é se alza otro Rey nuevo. E fué éste Rey Don 
Enrique el Tercero que asi ovo nombre de los Reyes que 
regnaron en Castilla é en León. E el cuerpo del Rey Don 
Juan fincó en la capilla de las casas del Arzobispo de Tole- ij 
do en Alcalá : é estovo y con el cuerpo la Reyna Doña Bea- 
triz su muger , é con ella el Obispo de Siguenza , fasta que 
después le levaron á Toledo á enterrar en la capilla quel Rey 
Don Enrique su padre ficiera en la Iglesia de Sanóla María 
de la dicha cibdad. Dios por su merced le quiera perdonar. 20 



Isfo se pone aquí el Testamento del Rey Don Juan el I. for 
haberle insertado el Cronista en el Cap. Vi. del Año segundo del 
Rey Don £nrique III. 



CO- 



345 

COMIENZA LA CRÓNICA 

DEL REY DON ENRIQUE 

TERCERO DE CASTILLA 

E DE LEÓN. 

gg ■ €J ¡r ■ la 

SIGUE EL AÑO MCCCXC. i 

CAPITULO I. 

COMO LOS GRANDES SEÑORES, E LOS 

J^roairadores de los Regnos de Castilla é de León vinieron 

al Rey Don Enrique , que nuevamente regnaba, 

d la villa de Madrid. 

LUego que se sopo la muerte del Rey Don Juan fué to- A. C. 
mado por Rey en los Regnos de Castilla é de León, iJ9°' 
é en todos los sus Señoríos , su fijo el Príncipe Don En- 
rique , que filé el tercero Rey que asi ovo nombre de los 
K Reyes que regnaron en Castilla é León. E Don Lorenzo 
Suarez de Figueroa Maestre de Santiago , é Don Gonzalo 
Nuñez de Guzman Maestre de Calatrava , luego como sopie- 
ron la muerte del Rey , partieron de sus tierras , é vinieron 
para Madrid , é besaron al Rey Don Enrique las manos por su 
10 Rey é su Seííor. E de cada día venían muchos Señores é Caba- 
lleros é Procuradores de cibdades é villas del Regno á Madrid, 
ca todos tenían que allí avían de ser juntos para ordenar qué ma- 
Tom. II. Xx ne- 

I Rn algunas copias de ésta Cró- primero del Rey Don Enrique su Iii- 
nica se cuentan los dos meses y vein- jo; pero nos ha parecido mas pro- 
te y dos dias desde 9. de üñubre pió seguir á los que ponen por Año 
que murió el Rey Don Juan , hasta primero el de 1391. E. 
fin de Diciembre de 1390. por Año 



34^ Crónica del Rby 

A. C. ñera de regimiento se avia de tener en el Regno , por causa de 
i J9°- que el Rey Don Enrique el dia que regnó non avia mas de 
once años é cinco dias que nasciera , ca nasció dia de San Fran- 
cisco quatro dias andados del mes de 0¿lubre , é regnó á 
nueve dias del dicho mes : é por quanto era en pequeña edad, 5 
era menester aver consejo de como se rigiese é gobernase 
el Regno. E desque los Maestres de Santiago é Calatrava , é 
algunos Caballeros é Procuradores de cibdades fueron llega- 
dos á Madrid , do' estaba el Rey Don Enrique que nueva- 
mente regnaba , quisieran fablar en la manera del regimiento 10 
del Regno ; enpero por quanto Don Fadrique Duque de Be- 
navente fijo del Rey Don Enrique 11. é Don Alfonso Marqués 
de Villena , é Don Pedro Conde de Trastamara fijo del Maes- 
tre Don Fadrique , é Don Juan Garcia Manrique Arzobispo 
de Santiago, é otros Señores é Caballeros non eran venidos 15 
al Rey , acordaron de los esperar , é de ge lo facer saber : é 
enviaron á ellos Caballeros é Ornes buenos de las cibdades é 
villas con cartas del Rey 2 , por las quales el Rey les enviaba 
mandar é rogar que luego fuesen con él en Madrid , porque 
todos ayuntados con los Procuradores del Regno , ordenasen 20 
en qué manera seria mejor el regimiento. E asi se acució es- 
ta enviada á los dichos Señores, que luego á pocos dias llega- 
ron ay el dicho Duque de Benavente , é el Conde Don Pedro, 
é el Arzobispo de Santiago , segund que adelante diremos. 
E Don Alfonso fijo del Infante Don Pedro, nieto del Rey 25 
Don Jaymes de Aragón , que era Marqués de Villena , en- 
vió alli al Rey sus Mensageros , por los quales le envió de- 
cir , que fuese su merced de le enviar sus cartas como le 
confirmaba é juraba de le guardar todos los donadlos é gracias 
é mercedes que los Reyes Don Enrique su abuelo , é Don ^o 
Juan su padre le ficieron : otrosi que le diese de nuevo , é con- 
firmase el oficio de Condestable de Castilla , segund el Rey 
su padre ge le avia dado : é que luego confirmadas estas car- 
tas vernia para la su merced : é esta jura le ficiesen el Rey é 

la 

1 2 Véase en las Adiciones á estas los demás Procuradores de ciudades 
Notas la convocatoria que recivió la y villas que concurrieron tí esías Cor- 
villa de Ecija , los Procuradores que tes de Madrid. E. 
nombró , los encaraos qu^ les hizo ¡ y 



Don Enrique Tercero. 347 

la Reyíia. E los que estaban en el Consejo del Rey confir- A. C. 
marón é juraron al Marques de Villena todo lo que envío' ^ J9°' 
pedir ; enpero después recrescieron en la Corte del Rey é 
en el Regno algunas maneras que adelante contaremos , por 
5 las quales el Marques dexó la venida. 

CAPITULO II. 

COMO SE PUSO CASAMIENTO DEL INFANTE 

Don Ferrando hermano del Rey , con Dona Leonor 

Condesa de Albur quer que , fija, del Conde 

Don Sancho. 

DOíía Leonor Condesa de Alburquerque , fija del Conde 
Don Sancho hermano del Rey Don Enrique , era es- 
tonce la Señora mejor heredada que se fallaba en España , ca 
era Señora destas villas é logares que aqui diremos , es á saber, 

1.0 deHaro, éBriones, é Cerezo , é Vilforado , é Señora de Le- 
desma con las cinco villas , é de Alburquerque, é la Codesera, é 
Azagala , é Alconchel , é Medellin , é Alconetar : é dierale el 
Rey Don Juan su primo á Villalon é á Urueña en troque de 
Cea é su tierra , que diera el Rey á Ramir Nuñez de Guz- 

1 5 man : é de Sant Felices de los Gallegos , que diera á un Ca- 
ballero de Cataluña que le sirviera en las guerras , que decian 
Mosen Giral de Torralt : é de Villa García , que diera á Gu- 
tier González Quijada : é de Fuentpudia , que diera á Juan 
Alfonso de Baeza : é de Montealegre , que diera á Don En- 

Í20 rique Manuel fijo de Don Juan Manuel. E fué asi que el 
Rey Don Juan finó antes que esta Condesa casase : é luego 
que el Rey morid fué dicho , que Don Fadrique Duque de 
Benavente pedia á esta Señora por muger , diciendo , que él 
fuera desposado en vida del Rey Don Enrique su padre con 

25 la Infanta Doña Beatriz de Portogal fija del Rey Don Fer- 
rando de Portogal , que era heredera de aquel Regno ; é 
después el Rey Don Juan casara con ella, é le ficiera per- 
der aquel casamiento : é que si el Duque con ella casara , fin- 
cara Rey de Portogal : é por tanto entendía que avia razón 

30 de el Rey é el Regno le enmendar esto : é que él seria con- 

Xx 2 ten- 



34^ Crónica del Rey 

A. C. tentó dándole por muger á la dicha Condesa de Alburquer- 
í J9^' que. E el Arzobispo de Toledo , é los Maestres de Santiago 
é de Calatrava , é algunos Caballeros que eran ya llegados á 
Madrid , o vieron su consejo , é dixeron : que como quier que 
non sabian por cierto si el Duque queria facer esta deman- í 
da , d non ; enpero , pues era dicho , seria bien de poner al- 
gvuid remedio en este fecho , antes que el Duque viniese , 6 
enviase publicar esto , é demandase la dicha Condesa en ca- 
samiento. E acordaron todos , que lo mejor que aqui podian 
facer era facer casamiento del Infante Don Ferrando herma- lo 
no del Rey con la dicha Condesa. E después que acordaron 
que se ficiese este casamiento con el Infante Don Ferrando, 
llegaron el Arzobispo de Toledo , e los Maestres de Santia- 
go é de Calatrava , é los Caballeros que y eran al palacio del 
Rey , é fablaron delante el Rey esta razón con el Infante 15 
Don Ferrando , é con la Condesa Doña Leonor : é á ellos 
plogo dende , é asosegaron el dicho casamiento , é ficieron pro- 
meter é jurar al Infante Don Ferrando , que quando el Rey 
Don Enrique su hermano fuese en edad-de catorce arios, que el 
dicho Infante tomase por palabras de presente por su muger é. 20 
la dicha Condesa Doña Leonor. E la Condesa non avia por qué 
prometer nin jurar esto , que aquel dia que esto se fizo ella era 
en edad de diez é seis años, é podia otorgar el casamiento. E 
desto ficieron sus juramentos , é la dicha Condesa fizo obliga- 
ción por Escribano público delante el Rey , que si por ella 25 
fincase de facer el dicho casamiento quando el Infante Don 
Ferrando fuese de edad de catorce años , que obligaba to- 
das las villas é castillos é tierras que ella avia en Castilla á la 
Corona del Rey. E la razón porque se fizo esta condición 
que" avemos dicho , que después que el Rey Don Enrique 30 
compliese los catorce años , el Infante Don Ferrando tomase 
por palabras de presente á la dicha Doña Leonor por su mu- 
ger , es esta. Debedes saber , que quando el Rey Don Juan 
fizo sus tratos con el Duque de Alencastre ^ , é firmo el casa- 
miento del Príncipe Don Enrique su fijo , que agora regnaba, ^^ 

con 

1 Véanse los artículos de este tratado en ¡a Crónica de Don Juan el I, 
Año 1388. ca£. II. 



Don Enrique Tercero. 349 

con Doña Catalina lija del dicho Duque de Alencastre , é de A. C. 
la Duquesa Doña Costanza , fué puesto un capítulo , que por ^59°- 
quanto el Príncipe Don Enrique non era de edad , é aún el 
casamiento non era firme , ca podria acaescer que antes que di- 

5 cho Príncipe Don Enrique fuese de edad de catorce años fina- 
se , fincando la Princesa Doña Catalina sin el casamiento , por 
el qual se avenía é concordaba la quistion del Regno de Cas- 
tilla entre el Rey Don Juan , é el Duque de Alencastre , é su 
muger la Duquesa Doña Costanza fija del Rey Don Pedro: por 

I o tanto ordenaron que el Infante Don Ferrando su hermano non 
casase , nin se desposase con ninguna muger , fasta que el Prín- 
cipe fuese en edad de catorce añosj porque si algo acaesciese del 
dicho Príncipe Don Enrique , se pudiese facer casamiento de la 
dicha Doña Catalina con el Infante Don Ferrando , segund 

15 estaba puesto con el Príncipe su hermano : é fué este capítulo 
jurado. E por ende fué puesta la condición que avernos dicho 
del casamiento del Infante Don Ferrando con la Condesa de 
Alburquerque , que quando el Rey fuese en edad de cator- 
ce años , se desposase el Infante con la Condesa , porque ya 

so estonce se podia facer el casamiento del Rey con la Princesa 
Doña Catalina , é fincaba firme é valedero. E este casamien- 
to trataron el Arzobispo de Toledo , é los Maestres de San- 
tiago é de Calatrava , é los otros Caballeros que alli fueron 
estonce , porque tan grand casamiento como era este de la 

25 Condesa mejor era que le oviese el Infante Don Ferrando, 
que era hermano del Rey , que non otro alguno. E atín pa- 
ra esto era menester dispensación , ca eran debdos en tercero 
grado , segund dicho avemos ; ca el Infante Don Ferrando 
era fijo del Rey Don Juan , é nieto del Rey Don Enrique; 

30 é la Condesa Doña Leonor era fija del Conde Don Sancho 
hermano del dicho Rey Don Enrique : é asi era ella prima 
del Rey Don Juan , é tia del Infante Don Ferrando. E de 
este casamiento plogo mucho al Infante , é á la Condesa. 2 

CA- 

2 Véase adelante Am 1393. cap. Fernando, que después fué Rey de 
XXV. donde se refiere como se cele- Aragón , con la Condesa Doña Le<^ 
bró el desposorio del Infmts Don ñor. E. 



350 Crónica del Rey 

A. C. 
^59°- CAPITULO III. 

d:e las cosas que se trataron 

en .Aíadrid estando juntos el Arzobisjpo de Toledo , é los 
Amaestres, é Caballeros , é Procuradores de cibdades^ sobrs 
qué manera se tendría m la. gobernación 
del Regno. 

DEspues que estos Señores Arzobispo de Toledo , é Maes- 
tres , é los otros Caballeros é Procuradores de cibdades 
é villas fueron ayuntados en Madrid , segund dicho avernos, 
comenzaron á fablar , qué manera de regimiento se ternia en 
el Regno porque el servicio de Dios é del Rey , é provecho ^ 
del Regno fuese guardado. E el Arzobispo de Toledo Don 
Pedro Tenorio preguntó á Pero López de Ayala , si sabia que 
el Rey Don Juan oviese fecho algund Testamento. E Pero 
López le respondió , que él sabia bien que el Rey Don Juan 
en el año que iba á Portogal , quando fuera la pelea en la qual i o 
el Rey fiíé desbaratado , ficiera un Testamento estando en 
el Regno de Portogal sobre un logar que tomara que dicen 
Cellorico de la Vera : é que en el dicho Testamento pusie- 
ron sus nombres é sus sellos ciertos Caballeros , de los qua- 
les el dicho Pero López era uno que pusiera su nombre é 15 
su sello en el dicho Testamento por mandamiento del Rey: 
é que sabia bien como el Rey enviara al Arzobispo de Tole- 
do el dicho Testamento estonce dende aquel logar de Cellori- 
co con un Escudero é un Escribano de la su Cámara. E es- 
tonce el Arzobispo de Toledo acordóse desto que Pero Lo- 2.0 
pez de Ayala decia , é dixo que era verdad , é aún él res- 
civiera aquel Testamento ; pero que después que el Rey 
Don Juan saliera de aquella batalla él se le tornara. E eston- 
ce fué dicho é departido en Madrid entre algunos de los que 
en esta razón fablaban , que era verdad que el Rey Don Juan 2 5 
ficiera aquel Testamento ; pero después muchas veces en el 
su Consejo le oyeron los que estaban con él , que non era 
su voluntad de tener por la ordenanza de aquel Testamento, 
señaladamente en quanto atañia á las personas de aquellos que 

él 



Don Enrique Tercero. oí i 

él dexaba por Tutores é Regidores en el Testamento : é que A. C. 
aún en algunos logares estaba ya el Testamento raido , é en- ^39°- 
mendado de fuera : é decian , que bien sabian todos los que en 
el Consejo del Rey eran qué personas eran estonce puestas 

5 por el dicho Rey Don Juan en ^quel Testamento por Tuto- 
res , é que en ninguna manera del mundo el Rey non su- * 
friera nin le placiera que lo fuesen. E por tanto todos dexa- 
ron de fablar en el Testamento , é cataban otras maneras de 
regimiento. E el dicho Arzobispo de Toledo mostraba una 

j o ley en la segunda Partida que decia , que quando el Rey fi- 
nase , si dexase fijo Rey que fuese niño , que tomasen para re- 
gir é gobernar una , ó tres , é cinco personas del Regno : é 
que le parescia bien , si ser pudiese , pues era ley fecha por 
Rey , é estaba en las Partidas , que se debia guardar. E otros 

1 5 decian que esto era muy grave de fablar j ca para tomar por 
Regidor del Regno uno , non le avia en el Regno tal que 
le rigiese ; nin tres , nin cinco para ser contentos todos. Otros 
decian que era mejor que el Regno se rigiese por manera de 
Consejo , é para esto que en el dicho Consejo oviese de to- 
so dos : es á saber , Señores , como Marqueses , Duques é Con- 
des : otrosí Perlados : otrosí Caballeros , é Omes de cibdades. 
E para provar su entencion decian , que el Rey Don Juan, 
quando fablára en dexar el Regno á su fijo el Príncipe en 
las Cortes de Guadalfajara , segund suso avernos contado , or- 

35 denára su regimiento en esta manera , que se rigiese por Con- 
sejo : é aún decian , que el Rey Don Juan dexára un escrip- 
to de ciertas personas que él nombrara para que rigiesen co- 
mo en manera de Consejo. Otrosí decian mas los que este 
Consejo querían , que con el Rey Don Carlos de Francia el 

30 VI. que estonce regnaba , é fincara en edad de once años 
quando su padre finó , como el Rey Don Enrique agora , 
esta manera tomaron en Francia de regir , es á saber por Con- 
sejo , é que su padre del Rey de Francia Don Carlos V. en 
su vida acordó este tal regimiento de Consejo con omes le- 

25 trados é sabídores , é ancianos , é cuerdos : é en esta rhanera 
de regimiento por Consejo lo dexára ordenado , é asi asosega- 
do fasta que el Rey su fijo fuese de edad de veinte años. 
Otrosí decían , que poner Tutores é Regidores al Rey era muy 

grand 



352 Croníca del Rey 

A. C. grand peligro , segund las condiciones de los Regnos de Cas- 
I J90- tilla é de León : ca en tiempo de las tutorías del Rey Don 
Alfonso fueron Tutores los Infantes Don Enrique ^ , é Don 
Juan , é Don Pedro , é Don Filipe , é Don Juan fijo del 
Infante Don Manuel , é ficieron muy grandes sinrazones , 5 
* é muertes , é robos en el Regno , por lo qual grand tiempo 
laceró el Regno , fasta que el Rey ovo edad de catorce años, 
que tomó su regimiento , é cesaron las tutorías. E asi fablan- 
do de cada dia en estos fechos , non se podian acordar cómo 
farian. ig 

CAPITULO IV. 

COMO FUE FALLADO EL TESTAMENTO 

del Rey Don Juan. 

Estando los fechos en esto , de cada dia fáblando en la ma- 
nera del regimiento , llegaron á Madrid Don Fadriqua 
Duque de Benavente , é el Conde Don Pedro , é el Arzo- 
bispo de Santiago Don Juan Garcia Manrique 2 , é ficieron 
reverencia al Rey como á su señor natural : é luego comen- 1 5 
zaron todos los Señores que alli eran , en uno con los Caba- 
lleros , é Procuradores del Regño , á fablar en la manera del 
regimiento del Regno : é fué dicho alli , que quando el Rey 
Don Juan quisiera en las Cortes de Guadalfajara renunciar al 

Prín- 

1 En el Año Segundo del Rey Don aerándose del alcázar "Episcopal , se 
Pedro cap. lo. se advirtió , que el intituló Obispo de Tuy. Qtianao vina 
Infatite Don Enrique , que fué Sena- á la Corte la dexó entregada d sus 
dor de Roma , /liJo del Rey Don Fer- propios ciudadanos con pleyto ome- 
nando que gano las ciudades de Se- nage de que no recivirian a otro sino 
villa y Córdoba , no fué tutor del Rey á él. El Obispo eleilo Donfuan Ra^ 
Don Alonso XI. sino del Rey Don mirez de Guzman se hallaba en la 
Fernando su padre. En este lugar se Corte , y obtuvo provisión del Rey 
repite lo mismo ; y se puede atribuir dada en Madrid d 9. de Marzo del 
á yerro de memoria del Autor. año siguiente de 1391. para que se 

2 Luego que este Arzobispo supo le entregase el senario de la ciudad 
la muerte del Rey Don Juan , con- y sus cotos , alzando á los dudada- 
¡iderando que la ciudad de Tuy se nos el omenage que hicieron al Ar- 
hallaba sin Obispo en ocasión que se zobispo. Florez Esp. Sagr. trat. 6 1 . 
temía la guerra de Portugal , se en- cap. 8. citando una Escrit. del tum- 
tró en ella para asegurarla , y apo- bo de aquella Iglesia. E. 



Don Enrique Tercero. oro 

Príncipe su fijo el Regno , é poner los Regidores , segünd dé A. C. 
suso avernos contado , ciue estonce fablára el Rey Donjuán iJ9°- 
en su Consejo de ciertas personas é número que le placía que 
fuesen Regidores del Regno é de su- fijo , que avia á ser 

5 Rey , segund su ordenanza : é por tanto querían saber qua- 
les nombrara. E fué acordado que algunos Señores é Per- 
lados é Caballeros catasen las arcas que el Rey Don Juan 
dexára en su cámara , é viesen todas las escriptiiras , por ver 
si fallarían algund escripto que les aprovechase. E fueron un 

I o día á la cámara del Rey el Duque de Benavente , é el Conde 
Don Pedro , é los Arzobispos de Toledo é de Santiago , é 
los Maestres de Santiago é Calatrava , é Pero López de Ayala, 
é ficieron venir á Juan Martínez del Castillo Chanciller del 
sello de la poHdad^^'é á Rui López Davalos Camarero del 

15 Rey , que tenía las arcas del Rey Don Juan después que 
finara , é le diera las llaves de ellas el Arzobispo de Toledo 
para que las guardase. E estonce los sobredichos cataron mu- 
chas escripturas , entre las quales fallaron el Testamento que el 
Rey Don Juan ficiera en Portogal sobre Cellorico , del qual ía- 

52 o blara Pero López de Ayala al Arzobispo de Toledo quando le 
preguntó si dexára, ó ficiera el Rey Don Juan Testamento 
alguno. E desque le fallaron , los mas de los que allí estaban 
non se contentaron con el Testamento , por quanto después 
que fuera fecho oviera el Rey Don Juan ordenado é mu- 

Í25 dado su voluntad en otra manera. Pero comenzáronle á leer; 
é después que le leyeron , dixeron que aquel Testamento non 
valia , nin era provechoso , pues era contra la voluntad del 
Rey Don Juan , seguhd que los mas que allí estaban lo sa- 
bían , é que lanzasen el dicho Testamento en uñ fuego que 

30 estaba en la dicha cámara en una chimenea , é era la cáma- 
ra do posaba el Obispo de Cuenca 3 en el alcázar del Rey, 
el qual Obispo criaba al Rey : é el que leía el Testamento 
non lo quiso facer , é puso el Testamento sobre una cama que 
ay estaba. E los Seííores que y eran , desque ovieron visto 

3 5 todas las escripturas de las arcas , levantáronse dende para se ir, 
non curando del dicho Testamento. E el Arzobispo de To^ 
Tom. II. Yy le- 

3 Don Alvaro de Isorn.i. Véanse las Adiciones á estas Notas, E. 



354 CronicadelRhy 

A. C. ledo , con voluntad de los otros que alli estaban , tomo' el Tes- 
I J9°' tamento , é levóle consigo , por quanto estaban en él algunas 
mandas fechas por el Rey Don Juan á la Iglesia de Toledo 
donde él era Perlado ,-diciendo , que entendia de las deman- 
dar , pues eran obra de piedad , é limosna por el alma del Rey; 5 
é puesto que el Testamento non valiese en lo ál, .que en 
aquello valdría. 3 ' ■ ' 

AÑO PRIMERO 

M QUE El REY DON ENRIQUE REGNÓ, ^ 

QUE FUE AÑO^ DEE ÑAS CIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos é noventa é uno; 
e del Criamiento del mundo , segund la cuenta de los Hebreos, 
..[jEÍnco mil ciento; é'cinquenta é uno ; é de los Alárabes , en 
• á o'j que Mahomad comenzó su seíla , setecientos é 
-jü k!;pj.oü ,. cvaoui'..,' aioventa € tres. 

or ICAPITULO I. 

ríAvlniaa iil;'; í.'iíp cOÍ sb.fcfííiz ao.. .ííüÍüuuí. 

COMO ACORDARON TODOS QUE ÉL REGNO : 

-li:-: cvc- -.!.■:;•;,-■> ii.se rigiese jpor Consejo. 

::-;-■ ^ slno-ícrrísrrrc^ -T^f .;;:::;•:-■ ■ 
A. C. I ^Espues que ovieron algunos dias fablado de la manera 
IJ9I- I -^ *iue ternianpara el regimiento del Regno , é non se 

podían concordar, porque algunos de los Grandes, asi como 10 

el pug;Ue . dfe Benavente , é el Conde Doa .Pedro, tenían que 

-í-nr^'j vX !->'■} ■ . '■•■''- ^rí-v^:' .^' ' ' si 

■ 3 Esté mismo Año de 1390. fa- 1 En algunos MSS. se añade i 

lleció Abidhagege Rey de Granada, dejando lo del año pasado dende nueve 

Jucef su hijo y sucesor , deseoso de dias de Oílubre fasta aqui. £71 la ma- 

eonservar la pm que su fadre tuvo yor parte de ellos se halla el Epi- 

con los Reyes de Castilla , escribió á grafe del Año primero después del 

la ciudad de Murcia con datífát lo. cap. VIH- que finaliza , enviaba á éí 

dias del mes de Saphar Egira -jc^^. que dos Caballeros ; pero debe estar aqui, 

corresponde á 18. de Enero de 1391. porque los hechos que se refieren en 

la carta que se pondrá en las Adi- los ocho capítulos que se siguen ^er- 

ciones á estas Notas. £. Ufiecínal Año 129^-^ 



Don Enrique Tercero. g^^ 

si el regimiento fuese segund el Testamento que el Rey Don A. C. 
Juan dexára , que ellos non abrían parte , pues non eran en ^39^' 
él nombrados : otrosí , si fuese por manera de Consejo , que 
aunque ellos fuesen del número de los del Consejo , non 

5 abrían aventaja de otros Señores é Perlados é Caballeros 
que serían eso mesmo del Consejo : asi que segund esto 
ploguierales que fuese la ordenanza del regimiento segund 
la ley de la Partida quel Arzobispo de Toledo alegara, 
que fuesen los Regidores uno , ó tres , ó cinco , é que eá. 

I o tal manera non podría ser que ellos non ovíesen parte en el 
dicho regimiento, Pero finalmente todos los Procuradores del 
Regno que allí eran , é algunos de los mayores , asi como 
Don Juan García Manrique Arzobispo de Santiago , é los 
Maestres de Santiago é Calatrava , é algunos Caballeros , é 

1 5 todos los Procuradores del Regno , todos tovieron que era me- 
jor é mas seguro que el regimiento fuese por manera de Con- 
sejo , porque ninguno de los mayores non obiese tan grand 
poder en el regimiento , que pudiese dañar á ninguno , te- 
miendo muchos peligros que podían acaescer : é asosegáronlo 

30 así. E como quier que al Duque de Benavente , é al Conde 
Don Pedro , é al Arzobispo de Toledo non les páresela bien, 
pero á la fin vinieron á ello ; é ordenaron de lo jurar , ma- 
guer que el Arzobispo de Toledo dixo , que esto lo facía 
él asi , pues que á todos páresela bien ; mas por la jura quél 

25 venia á jurar , que fallaba que mejor manera se podría tener 
que el que fuese ordenado el regimiento del Regno por Con- 
sejo , seyendo el Rey Don Enrique niño. E fué ordenado en 
esta guisa : quél Duque de Benavente , é el Marques de Vi- 
llena , é el Conde Don Pedro , é los Arzobispos de Toledo 

30 é Santiago , é los Maestres de Santiago é de Calatrava , é cier- 
tos Caballeros , é Omes buenos de cibdades é villas fuesen del 
Consejo , en esta manera : Que los Señores mayores , é Per- 
lados todo tiempo estoviesen en la Corte del Rey , é que se 
"ayuntasen é asentasen á Consejo en el palacio del Rey. Otrosí 

3 5 que los Señores Duque é Marqués , é los Arzobispos , é Maes- 
tres , como quier que estando en la Corte del Rey todo tiem- 
po fuesen del Consejo , é rigiesen como Consejeros ; enpero 
partiendo de la Corte del Rey , é yendo para sus tierras , é 

Yy2 á 



35<^ Crónica del Rey 

A. C. á otras partes do el Rey los enviase , que non oviesen poder 
^39^- de regir , salvo estando en el estrado del Rey. Otrosi que los 
Caballeros é Procuradores de las cibdades é villas , que estos 
sirviesen en el Consejo ocho dellos , é estoviesen en el Con- 
sejo seis meses , é otros seis meses otros ocho. E esto era por- 5 
que el niimero de los que oviesen de estar en el Consejo 
non fuese grande. E que estos señalasen las cartas que el Rey 
a.yla. de librar , señaladamente un Perlado , é un Señor , é un 
jCaballero , é un Procurador , é que este Procurador fuese de 
la Provincia á dó iba la carta del Rey. E asi fué,- que, por ser 10 
de este Consejo , en algunos ovo muy grandes envidias , é 
asaz roido , en guisa que algunos fueron puestos en el Con- 
sejo por los contentar , é non les dar lugar que se partiesen 
despagadps. E; todos nombrados los que avian de ser en este 
Consejo ,j;que eran presentes , juraron el dicho Consejo ser 15 
bueno éfirmej', é que regirían é gobernarían bien. Pero el Ar- 
zobispo de Toledo todavía non se contentó de esta ordenan- 
za del Consejo , é dixo que quería aver su consejo antes que 
jurase. E comenzaron los otros del Consejo á librar sus car- 
tas por todo el Regno segund la ordenanza , é fueron fechos 20 
ciertos capítulos , entre los quales fueron estos : Primeramen- 
te , que se non acrescentasen las nominas de las tierras , é mer- 
cedes , é tenencias , é quitaciones , é mantenimientos mas de 
lo que el Rey Don Juan dexára ordenado en la nómina que 
se ficiera en las Cortes de Guadalfajara , que entendían que era 2^ 
asaz bien ordenado. Otrosi , que non diesen oficios de cibdad, 
nin villa , salvo si lo demandasen todos los de la cibdad ó vi- 
lla , ó la mayor parte. Otrosí , que non tirasen á ninguno su 
oficio , nin tierra , nin merced que ovíese del Rey , salvo 
por tal merescimiento que lo debiese perder por derecho. Otro- 30 
,si: , que guardasen las ligas é amistades con aquellos Reyes 
que el Rey Don Juan las avía dexado fechas , é que estas 
pudiesen ratificar. Otrosi , que non diesen cartas" del Rey pa- 
ra facer casamientos en el Regno contra voluntad de ningu- 
no ; porque muchos suelen ganar cartas del Rey de ruego pa- 35 
ra aver tales casamientos , é aquel á quien van ha espanto de 
,decír al Rey que non , aunque le desplace de ello , é facen- 
se premiosamente quando tales cartas parescen : lo qual es con- 



Don Enrique Tercero. 357 

tra todo derecho. Otrosí , que non echasen pechos en el Reg- A. C. 
no , sin ser muy grand menester , é aún esto seyendo prime- ^39^- 
ro mostrado , é demandado á los del Regno. Otrosí , que non 
ficíesen Escribano público nuevamente , por quanto avia mu- 
^ chos en el Regno. Otrosí , que non diesen carta de quitamien- 
to á alguno que debiese dineros al Rey , aunque dixese que 
daba su cuenta , por quanto en tales pleytos del Regno se fa- 
cen muchos engaños al Rey. E luego se comenzó todo esto 
á guardar bien ; enpero adelante non se guardo tan bien. 2 

CAPITULO II. 

COMO ABAJARON LA MONEDA QUE 

llamaban blancos. 

10 /"^Trosí acaesció en Madrid en estos dias , que por quanto 
\^^ el Rey Don Juan avia fecho labrar moneda de unos 
dineros que tenían figura de agnusdei , que decían blan- 
cos , que valían un maravedí luego que los ficieron ; é después 
fué la ley menguada por mandado del Rey Don Juan por 

15 complir sus menesteres, é non valían mas que á tres dineros, 
é en algunas partidas del Regno dos dineros é medio. E to- 
das las gentes del Regno se quexaban con aquella moneda, 
ca las cosas valían grandes sumas , é las tierras é mercedes que 
los Seríores é Caballeros é otros omes avian de los Reyes 

20 non les aprovechaban , por quanto ge lo daban segund la 
cuenta de la dicha moneda , é les daban en paga aquellos 
blancos. E por tanto algunos de los que eran en estas Cortes, 
especialmente los Procuradores de las cibdades é villas del Reg- 
no , dixeron que querían que anduviese la moneda vieja que 

25 siempre en Castilla anduviera, que era el real de plata por tres 
maravedís , é los cornados , é los novenes : é que esta moneda 
de blancos tornase á valer el blanco un cornado. E como quier 
que algunos Señores é Caballeros del Regno que eran del 

Con- 

2 Gil González D avila en la Cronista pone en resumen. Véanse en 
•vida de este Rey Don Enrique III. las Adiciones á estas Notas. E. 
trae . á la letra hs capítulos que el 



^^S Crónica del Rey 

A. C Consejo quisieran que este fecho de mudar la moneda se 
IJ9I' detoviera algund poco de tiempo , por tomar tiento en qué 
manera la abajarían , é non se perdiese grand cantia de la di- 
cha moneda nueva que era labrada ; enpero á tan grand vo- 
luntad lo ovo el pueblo , é algunos de los Procuradores , que 5 
non dieron lugar á ello. E asi se abajaron en Madrid los blan- 
cos de agnusdei á cornado el año que el Rey Don Enri- 
que III. regnó , é ficieron pregonar por la villa de Madrid , 
que la moneda vieja anduviese en el Regno , é que el blanco 
non valiese mas de un coriaado. i ' i© 

CAPITULO III. 

COMO EL ARZOBISPO DE TOLEDO NON SE 

conformaba de la vía del Consejo é lo que sobrs 
esto acaesció, 

ASI , desque estos Seííores é Caballeros é Procuradores 
de las cibdades é villas del Regno o vieron acordado que 
el Regno se rigiese por via de Consejo , segund dicho ave- 
rnos , acordaron que esto fuese asi jurado por todos , para que 
todos fuesen obedientes á las cartas é mandamientos del Con- 1 5 
sejo. E dixeronles , que Don Pedro Tenorio Arzobispo de To- 
ledo non queria jurar , é enviarongelo preguntar á su posada. 
E estando el Duque de Benavente , é el Conde Don Pedro, 
é el Arzobispo de Santiago , é los Maestres de Santiago é de 
Calatrava , é los otros Caballeros é Procuradores en la posada 20 
del Duque de Benavente , el Arzobispo de Toledo envióles 
respuesta por el Obispo de Cuenca , que decían Don Alvaro, 
que él dubdaba de facer tal jura , por quanto páresela la ley 
de la Partida en que decia , que si Rey niiío fincase á quien 
su padre nOn dexase Tutor é Regidor ordenado , que .en este 35 
caso se rigiese el Regno por uno , d tres , d cinco que el 
Regno escogiese para esto : é que él queria decir estas razo- 
nes , é descargar su conciencia } é después , si al entendiesen 

me- 

I El Decreto que se expidió tie- de 1391. Véase en las Adiciones á cs- 
fie la fecha, en Madrid á 21. de Enero tas Notas. E. 



Don Enrique Tercero. 350) 

mejor que esto , que á él placía de ser por lo que ellos Hcie- A. C. 
sen, é al Regno plogiese. E esta respuesta envió el Arzo- ^59^- 
bispo de Toledo á los del Consejo sobre la manera del regi- 
miento : é en esta respuesta el Arzobispo de Toledo non 

5 queria facer mención del Testamento del Rey Don Juan , que 
él tenia , segund dicho avernos , por quanto eniendia que 
aún non era tiempo para ello. E algunos de los que estaban 
ese dia en la posada del Duque dixeron , que el Arzobispo 
de Toledo decia bien : é pues así era , que otro día se ayun- 

I o tasen todos en una grand plaza que es delante el alcázar , é 
que alli dixese el Arzobispo de Toledo lo que quisiese. E 
esto díxose entendiendo que el Arzobispo non osaría decir 
ante todos en la plaza que la vía del Consejo non era buena; 
é que si lo dixese , non le sería bien acogida la su razón. E 

1 5 el Obispo de Cuenca , que por ruego del Arzobispo ese día 
era venido á la posada del Duque , quando oyd aquella res- 
puesta , fuese para el Arzobispo de Toledo , é dixole lo que 
avia dicho , é avia oído , é consejóle que en todas maneras 
del mundo se igualase con los otros , que decían que el Reg- 

20 no se rigiese por Consejo. E al Arzobispo plógole de lo 
asi facer , temiendo que si porfiase en ello , que seria grand 
escándalo. E aún decía el Arzobispo de Toledo después , que 
uno de los Procuradores del Regno le dixera en secreto , que . 
fuese cierto , que si non ficiese jura de tener la vía del Con- 

¿r sejo , que estaba su persona en grand peligro. E otro día jun- 
táronse todos los Señores é Caballeros é Procuradores del 
Regno en una Iglesia de la villa de Madrid i , é alli llegó 
el Arzobispo de Toledo , é fizo jura de tener é guardar la 
vía del Consejo , segund era ordenado ; pero decía , que á él 

30 Je páresela mejor la otra manera, si á ellos ploguiese de lo 
facer. 

CA- 

1 Gil González Davila en la vi- permanece ; pero en la respuesta del 

da de este Rey supone que era en la Arzobispo Don Pedro Tenorio que se 

de San Miguel , siit decir qual , ha- citará en una Anotación al cap.-], del 

hiendo en lo antiguo dos Iglesias de- Año III. y se pondrá entera en las 

dicadas al mismo Arcángel , una en Adiciones , se dice que era la Iglesia 

el alcázar ¡y otra en el sitio donde de Santia^a. E. 



3 5o CronicadelReí 

A. C. 
^591- CAPITULO IV. 

COMO EL ARZOBISPO DE TOLEDO 

dixo qus non quería tener mas freso al Conde 
Don Alfonso. 

DEspues que esto fué asi asosegado , libraban todos los Se- 
ñores é Caballeros é Procuradores por la vía del Con- 
sejo. E estando un dia los Señores del Consejo juntos en una 
Iglesia do se solían ayuntar , dixo el Arzobispo de Toledo , 
que bien sabian todos los que alli eran , como el Rey Don ^ 
Juan , por algunas cosas que complian en aquel tiempo á su 
servicio , é provecho é sosiego del Regno , le mandara tener 
é guardar en el su castillo de Almonacid al Conde Don Al- 
fonso , é que avia grand tiempo que alli le tenia , en manera 
que ya ninguno de los suyos non le queria tomar tal carga lo 
de le guardar : é que les requería é rogaba que le mandasen 
tomar é guardar , que en ninguna manera del mundo él non 
le podia mas tener , é que le quitasen el pleyto é omenage 
que por el dicho Conde ficiera al Rey Don Juan , entre- 
gándole él á quien ellos acordasen que le tobiese : é desto pe- i c 
. dia é demandaba á los Escribanos que eran presentes , que la 
diesen testimonio signado como asi se lo pedia é requería. E 
los Señores é Caballeros é Procuradores del Regno , que 
alli eran ordenados para el Consejo , le dixeron , que todos 
entendían que el Rey Don Juan por su servicio pusiera al 20 
Conde Don Alfonso en el castillo de Almonacid en poder 
suyo del Arzobispo , porque entendía que estarla bien guar- 
dado ; é agora que le rogaban todos los que alli estaban , que 
fasta que los fechos del Regno fuesen mas asosegados , é ovie- 
sen su acuerdo co'mo debian facer del Conde Don Alfonso, 25 
non quisiese que se íiciese ningund mudamiento en la prisión 
del dicho Conde. E el Arzobispo de Toledo dixo , que en 
ninguna manera era su voluntad de le mas tener en guarda, 
é que les requería , como primero dixera , que le quisiesen to- 
mar. E los del Consejo , desque vieron el afincamiento quel 30 
Arzobispo de Toledo facía sobre esta razón , dixeronie , que 

pues 



Don Enrique Tercero. gíi 

pues así era su voluntad , que entregase el dicho Conde Don A. C 
Alfonso á Don Lorenzo Suarez de Figueroa Maestre de San- ^39^- 
tiago , que estaba presente , para que le guardase en un casti- 
llo. Al quai dicho Maestre rogaron todos , que toviese por 

5 bien de lo asi facer : é el Maestre escusdse de ello quan- 
to pudo , rogando al Arzobispo de Toledo , que toviese por 
bien de non querer agora mudar esta cosa. E después de mu^ 
chas razones fincó que el Conde Don Alfonso fuese entrega- 
do al Maestre de Santiago : é el Arzobispo de Toledo lo fizo 

1 o asi , pidiendo que el Rey , quando ficiese Cortes con aquellos 
que ©viesen poder para regir é gobernar el Regno , le quita- 
se el omenage que él tenia fecho por el Conde Don Al- 
fonso : é los del Consejo le ficieron tal recabdo. E fué entre- 
gado el Conde al Maestre de Santiago , é púsole en un cas- 

1 5 tillo de la Orden , que dicen Monreal. 2 

CAPITULO V. 

DEL LEVANTAMIENTO QUE OVO EN SEVILLA, 

é Córdoba , é otros logares contra los Judíos. 

EN estos dias llegaron á la cámara dó el Consejo de los 
Señores é Caballeros é Procuradores estaba ayuntado 
los Judios de la Corte del Rey , que eran alli venidos de 
los mas honrados del Regno á las rentas que se avian eston- 
20 ce de facer , é dixeronles , que avian ávido cartas del aljama 
de la cibdad de Sevilla, como un Arcediano de Ecija en la 
Iglesia de Sevilla , que decian DonFerrand Martínez i , predi- 
caba por plaza contra los Judios , é que todo el pueblo estaba 
movido para ser contra ellos. E que por quanto D. Juan Alfon- 
25 so Conde de Niebla, é Don Alvar Pérez de Guzman Alguacil 
Tom. II. Zz ma- 

2 Mientras el Maestre de San- remos en las Adiciones á estas Notaj, 

tiago se hallaba en la Corte se cele- porque los términos en que se hizo el 

bró el desposorio de una hija suya, desposorio conducen d la historia de 

llamada Doña Maria de Figueroa, las costumbres de aquel tiempo. E. 

con Garci Méndez de Sotomayor. La i El Burgense en su Escrutinio 

Escritura que se otorgó tiene fecha dice que este Arcediano era mas san- 

de 13. de Enero 1391. y la copia- to que sabio. Véase áZaáig!L Ai'íil. E, 



^$•2 Crónica del Rey 

A. C. mayor de Sevilla ficieron azotar un orne que facía mal á los 
íJ9^- Judíos , todo el pueblo de Sevilla se moviera , é tomaran pre- 
so al Alguacil , é quisieran matar al dicho Conde , é á Don 
Alvar Pérez : é que después acá todas las cíbdades estaban mo- 
vidas para destroir los Judíos : é que les pedían por merced, 5 
que quisiesen poner en ello algund remedio. E los del Conse- 
jo , desque vieron la querella que los Judíos de Sevilla les da- 
ban , enviaron luego á Sevilla un Caballero de la cíbdad , que 
era venido á Madrid por Procurador , é otro á Córdoba , é 
asi á otras partes enviaron Mensageros , é cartas del Rey las i o 
mas premiosas que pudieron ser fechas en esta razón. E des- 
que llegaron estos Mensageros con las cartas del Rey libradas 
del Consejo á Sevilla , é Córdoba , é otros logares , asosegóse 
el fecho , pero poco , ca las gentes estaban muy levantadas , 
é non avian miedo de ninguno , é la cobdícia de robar los Ju- 1 5 
dios crecía cada día. E fué causa aquel Arcediano de Ecija des- 
te levantamiento contra los Judíos de Castilla : é perdiéronse 
por este levantamiento en este tiempo las aljamas de los Ju- 
díos de Sevilla , é Córdoba , é Burgos , é Toledo , é Logro- 
ño , é otras muchas del Regno : é en Aragón , las de Barce- 20 
lona , é Valencia , é otras muchas : é los que escaparon que- 
daron muy pobres , dando muy grandes dádivas á los Señores 
por ser guardados de tan grand tribulación. 

CAPITULO VI. 

COMO EL ARZOBISPO DE TOLEDO PARTIÓ 

de Madrid , / envió sus cartas d muchas partes , diciendo 

que debió, ser guardado el Testamento del Rey 

Don Juan. 

ASI fué que estando el Rey en Madrid un día vinieron 
los del Consejo á se ayuntar á una Iglesia do' avian 25 
acostumbrado de se allegar : é acaescíd que aquel día estando 
juntos entraron y algunos Caballeros é Escuderos del Duque 
de Benavente , é del Conde Don Pedro , las cotas vestidas, 
é las espadas ceñidas , en tal guisa que los que ovieron de estar 
en Consejo non asosegaron bien las voluntades, diciendo en- 30 

tre 



Don Enrique Tercero. 063 

tresí unos á otros los que se fiaban , que aquella muestra non A. C. 
era buena: é aquel dia se partieron los Señores, é otros del ^39^- 
Consejo de la dicha Iglesia non bien asosegados por esta razón. 
E luego aquel dia después de comer , el Arzobispo de Toledo, 

5 que estaba non bien contento de los fechos como pasaban , á 
quien non plogiera la ordenanza del Consejo , partió' de Ma- 
drid , é fuese para la su villa de Alcalá de Henares , que es 
á seis leguas dende , é alli estovo algunos dias : é después par- 
tid de alli para lUescas , é dende para la villa de Talavera , se- 

10 gund adelante contaremos. E desque partió el Arzobispo de 
Madrid , luego dixo que aquel Consejo que era ordenado en 
Madrid para el regimiento del Regno era ninguno é de nin- 
gund valor , é que non podia ser fecho , nin valia de dere- 
cho , por quanto páresela el Testamento que el Rey Don Juan 

1 5 ficiera , en el qual ordenara el regimiento de su fijo el Rey, 
que agora regnaba , é le tenia él , é le queria mostrar. E desta 
razón envió el Arzobispo de Toledo sus cartas por todas par- 
tes , es á saber , al Papa é Cardenales , é al Rey de Francia 
por amigo del Rey é su aliado , é al Rey de Aragón asi como 

20 su tio del Rey hermano de la Reyna Doña Leonor su ma- 
dre : é otrosi envió sus cartas á los que el Rey Don Juan 
dexára por Tutores en el dicho Testamento , diciendo que les 
facia saber que les venia grand cargo , pues el Rey Don Juan 
los dexára por Tutores de su fijo , en ellos tomar otra orde- 

Í25 nanza ninguna , é dexar de usar del Testamento. Otrosi en- 
vió el Arzobispo de Toledo sus cartas en esta razón á todas 
las cibdades é villas de los Regnos de Castilla é de León , por 
las quales enviaba decir , que aquella ordenanza que los que 
estaban en Madrid ficieran en manera de Consejo era ninguna 

30 é de ningund valor , é como él tenia el Testamento que el 
Rey Don Juan dexára , el qual avian jurado en la villa de 
Guadalfajara quando el Rey Don Juan ficiera y Cortes : por 
tanto que les requería que non obedesciesen las cartas que los 
del dicho Consejo les enviasen ; ca fuesen ciertos , que él pu- 

35 blicaria muy aina el dicho Testamento. E enviábales á todos 
el traslado -del Testamento , del qual él tenia consigo el ori- 
ginal para le mostrar quando tiempo fuese. 

Zz 3 CA^ 



264 Crónica del Rey 

A.C. 
^591- CAPITULO VIL 

COMO JPARTIÓ EL DUQUE DE BENAVENTE 

de Madrid , é se Jiié ^ara su tierra. 

AGora dexarémos de contar de este fecho , é tornaremos 
á decir como pasaron los otros fechos en Madrid. Es- 
tando el Rey Don Enrique en Madrid , é los otros Setíores 
é Caballeros , acaescid que Don Fadrique Duque de Bena- 
vente , é el Conde Don Pedro , é Don Juan Garcia Man- 5 
rique Arzobispo de Santiago , é los otros Caballeros é Pro- 
curadores que estaban con el Rey en la villa de Madrid , des- 
pués que el Arzobispo de Toledo partió de la dicha villa , se 
ayuntaron , é ordenaron todas las cosas del Regno por la orde- 
nanza é gobernación del Consejo , segund lo avian comenza- i o 
do , é libraban de cada dia sus cartas para todo el Regno se- 
gund la ordenanza que fué puesta en el Consejo : é partieron 
estonce algunos oficios en el Regno , é tenencias de castillos, 
contra la ordenanza del Consejo. E Don Fadrique Duque de 
Benavente demandó estonce que le diesen el oficio de Con- 1 5 
taduria mayor del Rey para un ome que decian Juan Sán- 
chez de Sevilla , que era converso , é sabia mucho en fecho de 
cuentas , é usado en las rentas del Regno en tiempo del Rey 
Don Enrique, é del Rey Don Juan. E Don Juan Garcia Man- 
rique Arzobispo de Santiago , Chanciller mayor del Rey, di- 20 
xo que el dicho Juan Sánchez era tenudo de dar ai Rey gran- 
des quantias de maravedís de rentas que arrendara en el Reg- 
no , é de recaudimientos ; é que non era razón de aver tal 
oficio del Rey como la Contaduría , pues el Contador avia de 
ser juez de tales fechos. E sobre esto ovo muchas porfías en- 25 
tre el Duque é el Arzobispo , tanto que se temían unos de 
otros : é por esta razón se descubrieron mucho las voluntades. 
E por tal como esto se allegaban muchas Compañas de armas 
en Madrid : é por ser mas seguros unos de otros , ordenaron 
de poner las puertas de la villa en poder de Caballeros fie- 30 
les é seguros que las tovíesen , é que non acogiesen por ellas 
á ninguna gente de armas , nin Ballesteros. E estando los fe^i 

chos 



Don Enrique Tercero. ^6^ 

chos en esto , fué dicho un dia al Duque de Benavente , que A. C. 
los de la otra partida tenian muchas mas Compañas que él, »59^' 
é las ponían de cada dia en Madrid : é ovo dende grand eno- 
jo , é aún temor. E el Duque tenia sus Compañas en una al- 

5 dea cerca de Madrid á tres leguas dende , que dicen Mdsto- 
les , é fuese para allá : é dende tomó su camino , é pasó los 
puertos , é fuese para Benavente. E desque los otros Señores 
é Caballeros é Procuradores del Consejo del Rey , que es- 
taban con el Rey en Madrid , sopieron como el Duque era 

JO partido de Móstoles , é se fuera para su tierra , pesóles de ello, 
por quanto se desmanaban algunas cosas de las que entendían 
facer : ca bien entendían que el Duque , pues era partido des- 
pagado , que luego se ayuntaría con el Arzobispo de Toledo, 
é con los otros que contradecían lo que ellos tenían ordenado, 

CAPITULO VIII. 

COMO EL REY E LOS DEL CONSEJO 

enviaron llamar al Duque de Benavente , é al Arzobispo 

de Toledo , é al Marques de Villsna faro, 

Jacér Cortes. 

15 TT^Espues que el Arzobispo de Toledo , é el Duque de 
f J Benavente partieron de la villa de Madrid , é se fueron 
para sus tierras , segund que ya avemos contado , los Señores 
é Caballeros é Procuradores que eran del Consejo acordaron 
luego de les enviar cartas del Rey , para que viniesen á las 
20 Cortes que el Rey quería facer en Madrid , do se avian de 
ordenar los fechos del Regno. E íícieronlo así , é enviaron Ca- 
balleros al Duque de Benavente , é cartas del Rey de creen- 
cía , por la qual creencia el Rey le facía saber , que de la su 
partida de Madrid él ovíera enojo , por quanto se partiera 
35 asi despagado , é sin se despedir del ; pero que bien tenia que 
él lo ficiera por non se contentar de algunas cosas que alli pa- 
saron , en las quales podía aver buena enmienda : é que le 
mandaba que viniese á sus Cortes que facía estonce en Ma- 
drid , ó enviase un su Caballero con su procuración , para otor- 
go gar todas aquellas cosas que fuesen falladas que eran su ser-? 
YÍcio : otrosí , para librar su facie»da d§l dicho Duque , ca él 

le 



^66 Crohica del Ret 

A. C. le facía cierto que le mandaría librar luego muy bien segund 
^39^- cumplía á su honra. E el Duque, después que rescibío' las car- 
tas del Rey , plo'gole de lo facer así , é envío un sü Caballe- 
ro , que decían Alvaro Vázquez de Losada i , con todo su 
poder bastante para facer é otorgar todo lo c^ue el Rey man- 5 
dase ; é envióse á escusar del Rey por la partida que ficiera 
de Madrid , diciendo que él partiera de allí con rescelo que 
oviera , por quanto algunos avían puesto Compaíías en la vi- 
lla mas de las que era ordenado de tener allí. Enpero le fa- 
cía saber , que do' quier que él estaba , era presto para su ser- i o 
vicio. Otrosí envío' el Rey sus cartas con un Caballero al Mar- 
qués de Víllena , por el qual le envió decir esas mesmas ra- 
zones que envió decir al Duque : é el Marqués le envió de- 
cir , que él de buen talante vernia á sus Cortes ; pero que 
non sabía si luego lo podría facer , ca le decían que el Arzo- i ^ 
obispo de Toledo partiera dende , diciendo que el Consejo que 
era ordenado para regir el Regno era ninguno é de ningund 
valor , nin valían las cosas que por él se ficiesen : é que fasta 
que desto fuese certificado , é sopíese qué manera se ordena- 
ba en el regimiento del Regno , non entendía venir : é que 20 
sobre esto , para fablar con la su merced mas largamente , que 
enviaba á él dos Caballeros, 

CAPITULO IX. 

COMO LOS DEL CONSEJO ENVIARON DECIR 

al Arzobispo de Toledo algunas razones sobre estos Jechos ^ 
é la respuesta que el Arzobispo les dio. 

N el comienzo deste Aíío los del Consejo del Rey que 
^ estaban en Madrid , quando sopieron lo de las cartas que 



el Arzobispo de Toledo Don Pedro Tenorio enviara á mu- 25 
chas partidas contradiciendo el Consejo , é alegando el Tes- 
tamento del Rey Don Juan , é que avía por ende en el Reg- 
no algún escándalo , enviaron á él un Caballero é un Doc- 
tor , que levaban cartas del Rey é de los del Consejo de 

creea- 

I En otros MSS. de Lodosa. 



Don Enrique Tercero. o^d-i 

creencia , é un Memorial firmado del nombre del Rey , é de A. C. 
ellos, por el qual le enviaron decir : Que ellos entendieran que i59i' 
él enviara sus cartas á muchas partidas , asi fuera del Regno, 
como á muchas personas del Regno , por las guales les enviara 
5 decir, que el Rey Donjuán dexára un Testamento , en el qual 
dexára ordenados ciertos Tutores é Regidores á su fijo el Rey 
Don Enrique , que agora regnaba , los quales Tutores é Re- 
gidores eran Don Alfonso Marqués de Villena , é Don Pedro 
Tenorio Arzobispo de Toledo , é Don Juan Garcia Man- 
ió rique Arzobispo de Santiago, é Don Gonzalo Nufíez de Guz- 
man Maestre de Calatrava , é Don Juan Alfonso Conde de 
Niebla , é Juan Furtado de Mendoza : é que non parando 
mientes á esto , los Señores é Perlados é Maestres é Caba- 
lleros é Procuradores del Regno , que fueran llegados en Ma- 

1 ^ drid después que el Rey Don Juan finara , ordenaron ma- 

nera de Consejo para regir é gobernar el Regno : é que en 
este Consejo se ordenara tan grand número , que era vergüen- 
za lo decir. Otrosí que decia , que esto era contra un juramen- 
to que todos los del Regno ficieran en las Cortes de Guadal- 

2 fajara al Rey Don Juan , el qual era, que juraban de tener 

é guardar, después de sus dias , la ordenanza que él dexára 
en su Testamento. E que como quier que todo esto asi era, 
los que estaban con el Rey Don Enrique ordenaran el re- 
gimiento del Regno por via de Consejo : é la ordenanza 

2^ que ellos ficieron en Madrid ge la ficieron jurar , el qual 
juramento fizo con muy grand miedo que alli oviera de su 
cuerpo , é entendía que el dicho Consejo era ninguno é de 
ningund valor. Otrosí que decia , que puesto que el Rey Don 
Juan non dexára Testamento alguno , que la ley de la Par- 

30 tida decía , que quando Rey finase , é fincase fijo niño que 
ovíese de regnar , debían tomar uno , d tres , ó cinco que go- 
bernasen el Regno ; porque quando fuesen pares , ó ovíese 
dubda , á la parte que fuese el uno mas se acostasen ; ca se- 
yendo pares , podíanse igualar en el Consejo tantos á una parte 

35 como á otra , é vernian escándalos sobre quales consentirían 
la opinión de los otros. E que todas estas razones , é la manera 
en que eran los fechos , avian sabido como él las enviara decir, 
asi íiiera del Regno , como en el Regno : é por ende que á 

es- 



368 Crónica del Rey 

A. C. estas cosas todas le decían ellos asi : Primeramente , á lo que 
iJ9^- decia que el Regno todo íiciera juramento al Rey Don Juan 
en las Cortes de Guadalfajara de tener é complir todo lo que 
dexó ordenado por su Testamento , que verdad era que ellos, 
é todo el Regno tal juramento ficieran de que guardarían é 5 
obedescerian todo aquello que dicho Rey Don Juan ordenase, 
é dexase ordenado por su Testamento ; pero que á esto decían, 
que dicho Arzobispo sabia bien , que la voluntad del Rey Don 
Juan era , quando esto decía , de ordenar Regidores á su fijo 
otros de los que primero pusiera en aquel Testamento , é que i Q 
non era su voluntad de tener nin estar por él , nin por algunos de 
los Tutores en él nombrados. E si el Arzobispo de Toledo de- 
cía , que non sabia que todo esto fuera así la voluntad del Rey 
Don Juan , que esto lo dexaban en su jura , é en su consciencia. 
Otrosí , á lo que decia que ordenaran manera de Consejo , te- 15 
niendo Testamento fecho del Rey Don Juan : que él era en este 
caso en muy grand culpa , porque quando esta ordenanza de 
Consejo se trataba en Madrid , él tenia el dicho Testamento, 
é nunca nada dixera dello en público, nin escondido. Que todos 
ellos tenían que aquel Testamento del Rey Don Juan , pues 20 
sabían su voluntad , non era de estar por él : é tenían que eso 
mesmo facía el dicho Arzobispo de Toledo ; pero que sí le pu- 
blicara en Madrid , fabláran sobre ello, é tomaran otra vía en los 
fechos , por non los poner en tal escándalo como agora nascia. 
E á lo que decía, que él jurara el dicho Consejo en la villa 25" 
de Madrid , quando se ordenara , con miedo , que en esto de- 
cia lo que por bien tenia ; ca non era y ninguno que tal míe- 
do le pusiese , é que lo quería así decir por su voluntad. E 
á lo que decía , que alegara la ley de la Partida , que el Regno 
se rigiese por uno , ó tres , d cinco , é que le non quisieron 30 
creer , nin llegarse á ello : á esto le decían , que él mesmo 
sabia bien sí era cosa que se pudiese concordar en el Regno, 
que nin uno , nin tres , nin cinco pudiesen regir é gobernar, 
para que todos los otros fuesen contentos. Pero dexadas todas 
estas razones , le decían que este fecho ataííia á todo el Reg- 3 5 
no , é que á ellos placía que el Regno fuese llamado é ayun- 
tado , é viese todas estas cosas , é aquella ordenanza , ó Tes- 
tamento , ó ley , ó Consejo , que entendiesen los del Regno 

que 



Don Enrique Tercero. 069 

que era derecho é razón , é servicio del Rey , é provecho A. C. 
del Regno , que á ellos placia de estar por ello. E si el Reg- iJ9t- 
no quería que aquel Testamento que el Rey Don Juan de- 
xára valiese , asi lo querían ellos. E si el Regno quería 

5 que se guardase la ley de la Partida , que uno , 6 tres , ó 
cinco rigiesen el Regno , así mismo les placia. E si el Regno 
quería regirse por Consejo , é que fiíese en menor número, 
é de menos poderío que era á ellos otorgado , que á ellos 
placia. E que le rogaban é requerían , que esta razón le plo- 

10 guíese , porque non recresciese escándalo nin bollicio en el 
Regno , por quanto les decían que él ayuntaba Compañas , 
é enviaba dineros al Duque de Benavente , é al Maestre de 
Alcántara , é á otros Caballeros , porque todos se ayuntasen 
con Ornes de armas , é gente de caballo é de píe , para venir 

1 5 do' quier que el Rey estoviese. E que esto les parescia que 
non era servicio del Rey , nin provecho del Regno , nin hon- 
ra suya del , nin de aquellos que con tal demanda viniesen : 
ca sí el Arzobispo de Toledo ayuntase Compañas , eso mis- 
mo farian ellos , é que seria grand deservicio del Rey , é daño 

20 del Regno, é grand escándalo para todos los fechos que avían 
de librar. Enpero pues esta quistion se avía de determinar 
por el Regno en Cortes , que asi lo querian ellos , sin poner 
otros movimientos algunos. E que enviaban Escríbanos del 
Rey , é Notarios Apostólicos , para que diesen fé é testímo- 

35 nio de este requerimiento que le facían , porque el Papa lo 
sopiese , é el Rey después que fuese en edad , é todos los 
Reyes é Príncipes amigos del Rey : otrosí que todos los del 
Regno entendiesen que ellos se querían poner en toda buena 
razón. E el Caballero , é Doótor que los del Consejo enviaron 

30 con estas razones al Arzobispo llegaron á la villa de Alcalá de 
Henares , dó estaba , é dixeronle todas las razones que avedes 
oído , é pidieron de todo testimonio á los Notarios é Escriba- 
nos que consigo levaban. El Caballero era natural de Segovia, 
é le decían Ferrand Sánchez de Virues ; é al Dotílor decían 

;¿^ Gonzalo Martínez de Bonilla. E el Arzobispo dixo , que él oía 
bien todas aquellas razones que los que se llamaban del Con- 
sejo del Rey le enviaban decir , é que decían muy bien ; pe- 
ro que él ficiera saber estas razones al Marqués de Villena, 
Tom. II. Aaa é 



oyó Crónica del Rey 

A. C. é al Duque de Benavente , é al Maestre de Alcántara , é á 
IJ9I- Don Diego Furtado de Mendoza , é á otros Caballeros , é 
cibdades , é villas , los quales todos eran en un acuerdo con 
él. Que proverbio antiguo era en Castilla que decia : quien 
há comparía , non há señor : é que sin lo saber los dichos Du- 5 
que é Marqués é Maestre é Don Diego Furtado , é los 
otros á quien él lo ficiera saber por sus cartas , é ellos , é él 
oviesen todos en uno su consejo , non podia facer cosa nin- 
guna. E á lo que decian , que non ficiese ayuntar Compañas, 
nin gentes de armas por esta razón , pues esta quistiojí era á 10 
determinar por el Regno , é que se Hciesen Cortes , é se de- 
terminase alli : que á él placia , con tanto que luego cesa- 
se el regimiento del Consejo ; ca non era razón que él , é los 
otros Señores é Caballeros é cibdades que en esta razón eran en 
uno , dexasen su demanda , que tenian que era razonable é jus- 1 5 
ta ; é que ellos en tanto , en nombre del Consejo , librasen , é 
diesen oficios é tierras , é ordenasen el Regno. E el Caballero, 
é el Dodor le dixeron, que pues el Consejo fuera ordenado por 
todo el Regno , é jurado , é jurara él mismo en ello , que fas- 
ta que el Regno pfoveyese de otro remedio, non era razón de 20 
le desamparar ; ca seria muy grand daño , é deservicio del 
Rey é del Regno. Enpero á lo que decia de los oficios é 
tierras é tenencias que el Consejo daba , que les placerla de 
cesar en ello en tanto que las Cortes se ayuntaban. E el Ar- 
zobispo de Toledo dixo, que decia como de primero avia di- 25 
cho. E con tanto partiéronse del : é el Arzobispo partióse de 
Alcalá , é fuese para la su villa de Talavera. i 

CA- , • 

I Parece que después enviaron que se pondrá en las Adiciones á. estas 

los del Consejo djuan de Velasco , y Notas se^im se halla en las Enmien-^ 

Pedro Fernandez de Villegas con se- das de Zurita , en la qual se decla- 

gundo mensage al Arzobispo. Este ran algunos hechos con mas expre- 

respo7idi6 por carta dirixida al Rey, sion que en la Crónica. Don Pedro 

acompañada de un escrito signado López de Ayala era Uno de los del 

de Escribano. Los del Consejo le re- Consejo ; y sin embargo solo refirió el 

^Jicarón también por escrito con Gar- mensage de que se habla en este cap. 

ci Alfonso de San Fagund Caballero, y el que después llevó el Obispo de 

y Antón Sánchez de Salamanca Doc- San Ponce , de que se hará mención 

tor ; y el Arzobispo dio la respuesta en los cap. 13./ 14. siguientes. E. 



Don Enrique Tercero. 071 

A. C. 
CAPITULO X. IJ9I- 

COMO EL FAPA CLEMENTE VIL ENVIÓ 

ai Obis£o de Sant Pones con cartas de consolación 
jpara el Rey Don Enrique. 



E 



N este tiempo , durando esta quistion del Testamento é 

^ del Consejo , segund dicho es , llegó á Madrid un Obispo 

de Sant Ponce , que era Frayle de la Orden de los Predica- 
dores , é Maestro en Teología , que decian Don Domingo , 

5 é enviábale el Papa Clemente VIL que estaba en Aviiíon, 
al Rey : é desque llegó á Madrid fabló con el Rey , é dixole 
que el Papa le enviaba á saludar : é dióle una carta de la qual 
el tenor es este que adelante diremos. E debedes saber , que en 
este tiempo duraba la cisma de la Iglesia , que comenzó quando 

I o este Clemente VIL se creara Papa en el año del Señor de mil 
é trecientos é ochenta é siete : é el Rey de Castilla , é el de 
Francia , é el de Aragón, é el de Navarra , é otros Reyes é Se- 
ñores tenian que Clemente era verdadero Papa ; é otros Reyes 
é Señores tenian que era verdadero Papa otro que estaba en 

1 5 Roma , que decian Urbano VI. i E el tenor de la carta que el 
Papa envió al Rey es este tresladado en nuestro lenguage de 
Castilla. 

,, Clemente Obispo , siervo de los siervos de Dios : Al muy 
„ amado é ensalzado fijo Enrique Rey de Castilla é de León, 

20 „ salud, é bendición Apostólica. La condición dubdosa de la 
,, flaqueza humanal asi rescibió curso del su Criador muy alto 
„ en la su poca fi^rmeza , que ningún orne mortal non pue- 
„ da alargar el término de la vida que á él es ordenado , nin 

Aaa a ,, ser 

X Urbano VJ. falleció el dia\<¡. apartar del cisma a los Castellanos, 

de OBubre í/í' 1389. Le sucedió en conamplias facultades para levantar 

el Pontificado Bonifacio IX. que no- las censuras que impuso Urbano VI. 

ticioso de la muerte del Rey Don por causa de dicho cisma, y dispensar 

Juan , nombró por Nimcios á Fran- el parentesco del Rey Don Enrique, 

cisco Arzobispo Burdegalense , y d y Reyna Doña Catalina, á fin de que 

Juan Giiterio Obispo Aqiiense , que pudiesen efeñuar su matrimonio. Rái- 

niesen d Castilla en solicitud de naldo Anal. E. 



nj2 Crónica del Rey 

A. C. ,,ser apercebido de la hora de la muerte , si de la gracia de 
IJ9I' ,,D¡os non le fuere revelado. E desta ordenanza non quiso 
„ Dios que ninguno fuese libre , nin al Rey dio aventaja del su 
„ siervo ; que aún á su fijo propio Jesu-Christo en este caso non 
,, perdonó, mostrando con esto ser toda la compusicion de la car- 5 
„ ne corrompedera , pues que á ninguno dexó salvo de este 
5, tributo. E maguer este curso de la muerte sea manifiesto 
,, é cierto á todo orne , enpero la flaqueza de la carne non 
,, sufre que los avenimientos sin sospecha non la llaguen: é 
,,como seamos omes , somos atormentados del fallescimiento 10 
„ de los amigos. Asi es , muy amado fijo , que rescibidas las car- 
„ tas de tu Alteza , por las quales nos feciste saber el trespa- 
„ Sarniento de este mundo de la alta memoria del muy alto 
,, Príncipe Don Juan Rey de Castilla tu padre , el qual tres- 
„ pasamiento , ante de las tus letras, por varias escrituras, é i^ 
,, variados Mensageros , con cara triste é llorosa , aviamos 
5, ya oído é sabido. E asi rescibidas las tus letras , las llagas 
,,que de primero eran en nos traspasadas, refrescáronse , é 
„ recresció estonce en nos , allende de los llorosos suspiros 
„ por tu padre sobre caso tan rebatado é sin ventura , com- 20 
,, pasión de tí , fijo , el qual sentimos é vemos huérfano de tai 
,, padre en años de tan tierna edad , é aver tomado cargo de 
,, regimiento de un Regno tan largo é tan grande. Pero en 
„ todo esto non fallesció que el pensamiento nos faga tener 
,,en miente con quales beneficios te pudiésemos acorrer : é 2§ 
,, de tan grand tristeza como en el nuestro corazón rescevi- 
,, mos, algvmd aliviamiento de dolor sentiremos, si del amor que 
„ por las obras virtuosas del tu padre á él ovimos , á tí , é á 
„ los tus Regnos alguna cosa pudiésemos compartir de donde 
,, ovieses algún provecho, en galardón de los provechosos serví- 30 
„ cios que á la Iglesia , é á la fé Católica , en el tiempo de 
„ la grand tormenta el tu padre fizo. E por ende , fijo muy 
„ amado , non escuses de demandarnos ayuda de padre cerca las 
,. cosas á tí cumplideras : ca en quanto con la ayuda de Dios 
„ podamos, en tal manera nos entendemos aver en ello, que qr 
„ tú sientas que eres heredero entero de aquel por quien tanto 
„ aYÍam,os de facer. Dada , &c. 

CA- 



Don Enrique Tjercero. ^j^ 

A.C. 
CAPITULO XI. IJ9I. 

Z)E OTRA CARTA QUE ENVIÓ EL TATA 

d los del Consejo con el Obispo de Sant Tome. 

OTrosi , después que el Obispo de Sant Ponce Legado del " 
Papa dio al Rey las dichas cartas , segund que avernos 
contado , dio luego otra carta del Papa á los del Consejo del 
Rey , de la qual el tenor es este : 
5 „ Clemente Obispo , siervo de los siervos de Dios: A los 
„ amados del Consejo del muy caro nuestro fijo noble Enri- 
„ que Rey de Castilla é de León , salud , é bendición Apos- 
jjtólica. La angostura de la voluntad atormentada alarga la 
,, materia de escrebir ; pero el quebrantamiento afincado de 

lo „la angostura del corazón non sufre nin deja que pueda orne 
„ pintar con la peííola aquello que siente : é por ende tanto 
„ somos arredrados de la buena consolación , quanto tardamos 
„ de vos consolar por las nuestras cartas sobre acaescimiento de 
,, muerte tan sin sospecha, é tan arrebatada, de la clara me- 

15 ,, moria de Juan Rey noble que fué de Castilla é León ; ca 
„ quando dende nos acordamos , recrescen los sospiros , é mo- 
„janse las faces con ondas de lágrimas mucho mas que los 
,, nuestros espíritus pueden ya sofrir : de lo qual son asi lla- 
„ gados , que con los otros sus amigos é bien querientes 

20 „ quieren partir, por ser consolados , de lo que por presencia 
„non pueden participar. E por esto, fijos muy amados , sí 
„ la pureza de la nuestra voluntad , non enteramente de obra, 
„ contiene por cartas el amor é verdadera amistad que ave- 
„mos al muy amado fijo nuestro Enrique Rey sobredicho, 

25 ,, tened que esto viene porque las amarguras sobrediclias en- 
„ cerraron nuestros sentidos , que apenas podemos escrebir 
,, estas pocas cosas , maguera se nos entiendan otras muclias 
„mas escuras que debíamos fablar. Escrebimos nuestra carta 
„al dicho Rey por la manera de esta cédula que dentro en 

30 ,,esta nuestra carta vos enviamos : la qual por vos vista é exa- 
„ minada , é entendida la nuestra entencion , é oidos los nues- 
„ tros Mensageros , entenderá vuestra devoción de buenos fijos 

„ con 



A.C. 



374 Crónica DEL Rey 

con quánto fervor , é con qaánto amor estamos aparejados 
a amar al dicho Rey , é á todos sus Vasallos. E avenios es- 
peranza en Dios , el qual non desampara á los que esperan 
en él , que con el vuestro trabajo leal , sí la su edad aún non 
madura , é tierna por arios , non es aparejada para goberna- 5 
miento , que todo esto será atemprado con vuestra ayuda é 
servicio é buen consejo , é en tal guisa se ordenará , que 
quando Dios quiera que él venga é sea llegado á años 
é á edad mayor , gozará é conoscerá ser esto fecho por el 
vuestro Consejo. Debedes con razOn tomar placer en ser iq 
servidores é consejeros de vuestro señor natural en el 
tiempo que lo él ha menester : é pues asi es , fijos ama- 
dos , amonestamosvos , é rogamosvos con el nuestro Señor, 
que tengades de cada día en remenbranza quán grand car- 
go tenedes en los vuestros ombros de tal gobernamiento. • i ^ 
Asi avivedes los vuestros corazones compliendo los debdos 
de servicio á que sodes tenudos por leal naturaleza : 6 las 
obras que de vos vinieren den dende testimonio leal , en 
guisa que , demás del galardón que abredes por ende de Dios, 
aún á los vuestros sucesores , é á los que de vos deseen- 20 
dieren , la Silla Apostolicál de Sant Pedro sea siempre obli- 
gada. Dada en Aviñon , &c. 



CAPITULO XII. 



DE LO QUE EL OBISPO DE SANT FONCE 

dixo ante el Rey : é de lo que respondió el Arzobispo 

di Santiago en su nombre. 

DEspues que las dichas cartas quel Obispo de Sant Pon- 
ce trajo fueron presentadas al Rey é á los de su Con- 
sejo , el dicho Obispo fablo con el Rey , presentes los Seño- 
res é Perlados é Caballeros é Procuradores del Consejo , é 
dixo : que el Papa, después que sopiera la muerte arrebatosa é 
ftiancillada del Rey Don Juan, fuera asaz triste é desconso- 
lado , lo uno por el Rey Don Juan ser uno de los mayores 
Príncipes de la Christiandad , é Rey de Castilla é de León, 
el qual es siempre en defendimiento de la Fe Católica , ca él 

SO&- 



25 



3® 



Don Enrique Tercero. 375 

sostiene la guerra é la enemistad de los Moros é Paganos , A. C. 
teniendo al Rey de Granada con muchas villas é castillos den- ^59^- 
tro en el su Regno , é otrosí teniendo á cinco leguas de tra- 
viesa de la mar i al Rey de Fez é de Benamarin , que es 

5 uno de los mayores Príncipes de la seta de Mahomad. Otrosí 
que pesara al Papa , é oviera grand tristeza de la muerte del 
Rey Don Juan , por quanto él sabia muy bien , é era infor- 
mado como en su persona era muy noble Príncipe , é muy 
católico , é de buenas costumbres , manso , é piadoso , é de 

I o buen regimiento ; é esperaba que sí la voluntad de Dios fuera 
de le alongar la vida , siempre tubiera sus Regnos bien gober- 
nados , é el servicio de Dios , é de la Sanóla Iglesia de Roma 
siempre ensalzado. Otrosí que le pesara de su muerte por quan- 
to la Iglesia é el Papa le eran muy obligados é muy tenudos, 

1 5 así como aquel que en la grand división é cisma , que por 
los pecados de los Christianos era en la Iglesia de Dios , tuvie- 
ra la parte verdadera de la Iglesia , é determinara en ella con 
muy grand solemnidad , é non sin grand trabajo é despensas 
fechas para ello. Otrosí que le pesara de la su muerte por ser 

20 el Rey Don Juan amigo de la Casa de Francia leal é verda- 
dero , é lo fuera siempre , é lo entendía así continuar. Otrosí 
que le pesara de la su muerte por ser tan arrebatada , de un 
caso tan sin pensar , é tan triste : é que todas estas cosas avian 
razones derechas porque ovíese á tomar enojo de la su muerte 

25 tan temprana , é en tal edad , que aún non avía mas de treinta 
é dos años , é dexára al Rey su fijo tan niño , en edad de once 
años , con tan grand carga como el regimiento de tan grandes 
Regnos como Castilla é León , é muchas otras tierras é seño- 
ríos. Pero que tanto era consolado , que él avía confianza en 

30 la piedad de Dios , pues la vida del Rey Don Juan fué siem- 
pre buena , é él quito de pecados , é con muchas buenas cos- 

tum- 

1 Asi está en los libros que yo España , al promontorio Alvo , que 

he visto j y es mucho menor la dis~ es en África. Cornelia Nepote y Tito 

tanda que señalaron los Autores an- Livio afirmaron que Iiabia por lo mas 

iiguos. En el estrecho que agora lia- ancho diez millas , {que es la mitad 

man de Gibraltar , y antes se dixo menos de las cinco leguas que aqui 

Gaditano , po7ie P linio cinco millas se ponen ) y por lo mas angosto siete 

del lugar de Melaría , que era en millas. 



'¡'jd Crónica del Rev 

A. C. tumbres , que la su alma seria en buen logar : demás que 
IJ9I- el Papa sopiera , é fuera informado que un día antes de la 
rebatada muerte el Rey se confesara con un su Confesor , 
é aquel dia que moriera oyera primero Misa con muy grand 
devoción : por las quales cosas él creia que Dios le oviera 5 
piedad , é la su alma seria en paz. Otrosi le dixo el Papa , que 
luego que sopiera la muerte del Rey Don Juan íiciera facer 
sus obsequias solemnes segund es costumbre , é encomen- 
dara facer oraciones é Misas por él en muchas partidas. Otro- 
si , quanto atenia al Rey nuevo Don Enrique , que alli era i o 
presente , que el Papa le saludaba , é le facia cierto que le él 
tenia entre los Reyes Christianos por fijo especial , ofrecién- 
dole todas aquellas cosas que la Iglesia podiese facer por él, 
é por sus cosas : é que le encomendaba la Iglesia , é los Perla- 
dos , é la justicia é buen gobernamiento de sus Regnos : de lo 15 
qual él era cierto , que tales eran los del su Consejo , que to- 
dos serian diligentes en guardar servicio de Dios , é de la Sanc- 
ta Iglesia de Roma , é del Papa , é de todos los Perlados , é 
ornes de Iglesia. Otrosi que el Papa le enviaba á rogar que 
por todo esto fuese muy consolado , ca las muertes de los 20 
omes eran naturales , en que los Príncipes , é todos los otros, 
eran iguales : é fiaba en la merced de Dios que le daria aííos 
de vida buena , con la qual él podiese parescer á los grandes 
é nobles Príncipes de cuyo linage venia. 

Desque el Obispo de Sant Ponce ovo dicho todas sus ra- 25 
zones , Don Juan García Manrique Arzobispo de Santiago , 
Clianciller mayor del Rey , que y era , respondió por el Rey, 
é dixo , que el Rey tenia en merced á nuestro señor el Pa- 
pa todas las buenas razones é consolaciones que le enviaba de- 
cir : é que fuese cierto el Papa , é todo su Colegio , que él 30 
estaba aparejado por su persona é gentes para servicio de la 
Iglesia , é de su persona del Papa , é del su Colegio de los 
Cardenales : é que muy aína entendía enviarle sus Erabaxado- 
res , por los cpales mas largamente le fablaria en estas cosas. 



CA- 



• Don Enrique Tercero. 377 

A. C. 
CAPITULO XIII. IJ9Í- 

COMO tos DEL CONSEJO ROGARON AL 

Obispo d& Sant Ponce que fuese al Arzobispo de Toledo^ 
é como enviaron otros Mensageros con él. 

LOs Señores é Perlados é Caballeros é Procuradores que 
eran en Madrid con el Rey Don Enrique , é en el 
su Consejo , rogaron al Obispo de Sant Ponce , Legado del 
Papa , que toviese por bien de querer trabajar con el Arzo- 

5 bispo de Toledo Don Pero Tenorio , é ir , é saber , é infor- 
marse de algunas maneras de escándalo que nuevamente se 
levantaban entre ellos é el dicho Arzobispo sobre razón del 
gobernamiento del Regno , porque él entendiese qual parte 
se ponia en razón , é ficiese relación al Papa , é á todos los 

10 que lo oyesen , que por ellos non estaba de se poner en to- 
da buena razón. E el Obispo de Sant Ponce dixo que le pla- 
cía de saber este fecho ; é otrosi , que si á ellos placia , él por 
su cuerpo trabajaría en este fecho quanto pudiese : ca por ta- 
les negocios como estos fuera la entencion del Papa de le 

1 5 enviar en Castilla , considerando la tierna edad del Rey , é 
que non era maravilla en el comienzo de su regnar acaescer 
tales cosas como estas : ca siempre fuera asi en el nuevo reg- 
nar de los Reyes , que apenas tales comienzos fueron sin dis- 
cordias ; pero que Dios proveería en esto. E los del Consejo 

20 del Rey se lo agradescieron , é le rogaron que toviese por 
bien de llegar á la villa de Talavera do estaba el Arzobispo, 
é que enviarían con él un Caballero, é un Procurador del Reg- 
no , é un Do£lor á le facer requerimiento sobre este fecho, 
segund ya otra vez se le avían fecho : é que este requeri- 

25 miento fuese fecho en presencia del Legado. E asi lo ficieron, 
ca enviaron con el Legado sus Mensageros al dicho Arzobis- 
po , informados de su parte de lo que avían de decir : é los 
Mensageros eran Pero Suarez de Quillones Adelantado ma- 
yor de tierra de León , é Garcí Alfonso de Sant Fagund , é 

30 Antón Sánchez de Salamanca Oydor del Rey é Doótor. 

Tom.II Bbb CA- 



37^ Crónica del Rev • 

A.C. 
1591- CAPITULO XIV. 

COMO EL OBISPO DE SANT PONCE , E LOS 

J\densageros de los del Consejo Jablaron al Arzohisfo de 
Toledo : é de lo que el Arzobispo respondió. 

EL Obispo de Sant Ponce Legado del Papa partió de Ma- 
drid para Talayera dó estaba el Arzobispo de Toledo , é 
otrosi los Mensageros que los que estaban con el Rey en manera 
de Consejo enviaron con él : é llegaron á Talayera , é fablaron 
con el Arzobispo. Primeramente le fabld el Legado diciendo: 5 \ 
que yenia á él , por quanto sabia é avia entendido el desacuerdo 
que era entre los del Consejo del Rey , é él ; de lo qual sa- 
bia Dios que le pesaba. E por ende , pues el Papa le enviara 
en Castilla por facer el bien que pudiese , que él le requería 
é decía de su parte , que quisiese facer en manera que se pu- i o 
siese buen remedio , é se pudiesen escusar tan grandes bolll- 
cios é males é guerras que podían recrescer en el Regno de 
Castilla , si esta porfía fuese adelante. E pues los del Consejo 
del Rey le enviaban decir, que ellos querían estar en orde- 
nanza del regimiento del Regno segund el Regno ordenase, 1 5 
que le páresela que decían bien , é que él se debía allegar á 
esta razón , é que qualquíera cosa que el Regno ordenase le 
era á el muy sin vergüenza. Otrosí le dixo , que non debía 
facer ayuntamiento de gentes de armas , ca era contra cons- 
cíencía despender las rentas é bienes de la Iglesia de Dios en 2 o 
Omes de armas é gentes de guerra en esta manera , é en tal 
caso. Otrosí que él avia fablado con el Arzobispo de Santiago, 
é con algunos de los del Consejo del Rey , é que á todos placía 
que se catase un logar seguro do se pudiesen ver en uno con el 
dicho Arzobispo de Toledo, é con aquellos que á él ploguiese 25 
por tratar en todo aquello que fuese á bien é á sosiego de 
estos negocios : é que el dicho Obispo estaría y con ellos : é 
Dios por su merced querría que estos fechos viniesen á buena 
concordia , asi como compila á servicio de Dios é del Rey , é 
pro de su Regno. E que avia fallado que el castillo de Bui- 30 
trago era pertenesciente para ello , el qual era de Don Diego 

Fur- 



Don Enrique Tercero. 070 

Furtado de Mendoza , é que Don Diego avia dicho que en- A. C. 
tregaria el castillo al Obispo de Sant Ponce , do' él pudiese ijpi- 
tener los Señores que alli viniesen á tratar en este fecho 



seguros. 



Después que el Legado ovo dicho todas sus razones al Ar- 
zobispo de Toledo , las que entendió que compila decir , se- 
gund la información que le fuera fecha por los que estaban en 
el Consejo del Rey , Pedro Suarez de Quiñones , Adelantado 
mayor de tierra de León , dixo al Arzobispo : que el Obispo de 

I o Sant Ponce Legado del Papa le avia asaz dicho , segund que 
compila á servicio de Dios é del Rey , porque este escándalo, 
que agora nuevamente se levantaba , cesase. Que bien sabia el 
señor Arzobispo como el Rey Don Enrique abuelo deste Rey 
que agora regnaba , é el Rey Don Juan su padre , fiaron siem- 

1 5 pre del : é agora , en el tiempo de la edad pequeña en que 
este Rey su fijo era , que avia menester paz é sosiego en su 
Regno , todos pensaban que el dicho Arzobispo era aquel que 
mas avia de trabajar por esto , é non catar otras cosas , nin 
sañas , nin caloñas , nin injurias contra ningunas personas. Que 

Í2 si en la villa de Madrid non se toviera por contento de al- 
gunas cosas que alli pasaran , ó le non plogo la ordenanza del 
Consejo que alli se ordenaba para regimiento del Regno , 
que todos los que en él fueron estaban prestos para tornarse 
en aquella ordenanza é regla que el Regno fallase que era 

2c mejor ; é esto se podría muy aina librar después que ellos 
fuesen acordados que el Regno se ayuntase , é deliverase por 
sí. Enpero que S:i el dicho Arzobispo , segund que entendían, 
é les avian dicho , ayuntase gentes de armas , é tan grandes 
Señores como en esta razón querían tomar partida con él , 

30 que los otros farian ese mismo ayuntamiento de gentes ; é por 
aventura las cosas vernían á tal estado después , que non se 
podrían enmendar. E que le requerían é rogaban , que to- 
viese por bien de se llegar á buena razón , é dejar de facer 
ayuntamiento de gentes. E sobre esta razón el dicho Adelan- 

25 tado pidió á los presentes Notarios que y estaban , que deste 
requerimiento que Le facía le diesen testimonios é instrumen^- 
tos , para que el Rey , deseque fuese en edad , é el Regno vie- 
sen é entendiesen , si^ alguiid mal 6 dañp recresciese , que ellos 

Bbb 2 se 



380 Crónica del Rey 

A. C. se ponían de parte de dicho Consejo , é de los que en él eran, 

^59^- coia buena é justa razón. 

El Arzobispo de Toledo , oidas las razones del Obispo de 
Sant Ponce Legado del Papa , é del dicho Pedro Suarez Ade- 
lantado de León , é de los otros que con él fueran por parte de j 
los del Consejo , dixo que lo oia bien , é entendía todo lo que 
era por ellos dicho , é que Dios sabía que por muchas merce- 
des é honras é fianzas que los Reyes Don Enrique é Don 
Juan , abuelo é padre del Rey Don Enrique que agora regna- 
ba , le fícieran , era su voluntad de amar é guardar su servicio; 10 
otrosí por el estado que él tenía en ser Arzobispo de Toledo: 
é que las razones por ellos dichas , eran muy buenas ; pero 
que él avia consciencia de estas cosas que diria en este caso , las 
quales le facían tener esta opinión que avía comenzado , ca 
tenía que era justa , é con razón. Lo primero , porque era no- i c 
torio que el año primero que pasara , que era el año del Señor 
de mil é trecientos é noventa , ficiera el Rey Don Juan sus 
Cortes en la villa de Guadalfajara , é que todos sabían co- 
mo le ficiera jura de tener é guardar su Testamento que él 
dejase. E que después que el Rey Don Juan finara , fuera fa- 20 
liado en la villa de Madrid en este mismo año , segund suso 
avernos contado , el Testamento del dicho Rey ; é que le era 
grand vergüenza é consciencia , fallado el Testamento , el 
qual avia jurado en las Cortes de Guadalfajara , que otra vía 
ninguna catase para regir é gobernar el Regno , salvo aque- 25 
Ha del Testamento. E que asi como lo decía lo escribiera al 
Papa , é á los Reyes amigos del Rey , é por todo el Reg- 
no , asi á cibdades é villas , como á Perlados é grandes Se- 
ñores é Caballeros. E en caso quel Rey Don Juan non de- 
xára Testamento , o' aquel que dexó non fuese valedero por 30 
alguna manera , decía que avia en Castilla la ley de la 
Partida , que los Reyes ficieron , que decía , que fincan- 
do Rey niño , é non le dejando su padre Tutor nin Regidor 
señalado , que uno , d tres , ó cinco rigiesen el Regno. 
Asi que le parescia , que non podría en ninguna guisa fa- 35 
cer contra el Testamento , d contra la ley de la Partida ; en- 
pero , como ya avia dicho á otros Mensageros que los Se- 
ñores é Caballeros que se decían del Consejo le envia- 
ran 



Don Enrique Tercero. ogr 

ran ^ , é aún agora asi lo decía , que ellos cesando luego de go- A. C. 
bernar por acjuelia via del Consejo , que él estaba presto para iJ9i- 
esperar las Cortes , é estar á todo aquello que el Regno or- 
denase ; é que en otra manera él non lo podía facer , por 
5 non caer en caso contrarío al dicho juramento de Guadalfajara, 
ó ser contra la ley de la Partida. Otrosí , pues lo avia fecho sa- 
ber al Duque de Eenavente , é al Marqués de Villena , é al 
Maestre de Alcántara , é á Don Diego Furtado de Mendoza , é 
á otros grandes Señores é Caballeros del Regno , é á muchas 

1 o cibdades é villas , las quales todas eran en este acuerdo , que sin 

su consejo é acuerdo dellos él non podría buenamente respon- 
der , nin facer ál. E á lo que decían , que se ayuntasen estos Se- 
ñores é Caballeros en uno : á esto respondió el Arzobispo , é 
dixo , que non se podría facer sin se ayuntar con ellos muchas 

15 gentes , é que en esto vernia deservicio al Rey , é daño al 
Regno. Que él entendía que ellos non se ayuntarían por 
ál , salvo por poder seguramente decir lo que se les enten- 
día en este caso : é que pues todos ellos amaban servicio del 
Rey é provecho del Regno , é eran cabdalosos para guardarse 

20 de facer daños nin robos, llegarían do' quier que el Rey fuese, 
é farian sus requerimientos quales debían en esta razón , por 
quanto entendían que asi compila á su servicio : é que bien 
entendia que todo el Regno , ó los mas , se ternian con ellos, 
por quanto todos fueron en facer el dicho juramento de guar- 

2 < dar el Testamento del Rey Don Juan en las Cortes de Gua- 

dalfajara ; o' querrían guardar la ley de la Partida que fabla en 
esta razón , quando Testamento non paresciese , ó non valie- 
se : é que esto les daba por respuesta. 

E el Obispo de Sant Ponce , é los otros que por parte del 
00 Consejo fueron al Arzobispo , desque esto oyeron , é vieron 
que ál non podían facer , tomaron instrumentos é testimoniosg 
é tornáronse para el Rey. 



■ ■ CA- 

I Víase la l^ota al cajj. IX. antfrior. 



382 Crónica DEt Rev 

A. C. 
ÍJ9I- CAPÍTULO XV. 

COMO LLEGARON AL REY DON ENRIQUE 
Mensajeros del Rey de Francia. 

AGora dejaremos de contar de esta quistion del Testa- 
mento é del Consejo , é tornaremos á contar algunas 
cosas que acaescieron en este tiempo de Mensageros de Reyes 
que vinieron al Rey. En este Año llegaron al Rey Don En- 
rique á la villa de Madrid , do estaba , Mensageros del Rey ^ 
Don Carlos VI. de Francia , é eran un Obispo muy honrado é 
de grand linage , que era Obispo de Lengres , uno de los doce 
Pares de Francia , é un Caballero que decian Mosen Morel de 
Memoranci , que era gobernador de Anflor , é un Secretario 
del Rey de Francia, que decian Maestre Gibon ^ ,é dieron 10 
al Rey cartas de creencia que le enviaba el Rey de Francia, 
é saludáronle de su parte : é el Rey los rescivid muy bien , é 
plo'gole mucho con ellos. E otro dia vinieron á él , é delante 
todo su Consejo fablaron con él la creencia que por el dicho 
B-ey de Francia les era encomendada : é dixo el dicho Obis- i c 
po de Lengres asi : 

,, Muy alto , é muy poderoso Príncipe : El Rey Don Car- 
, los de Francia , vuestro muy amado é muy caro hermano, 
, vos saluda asi de buen corazón é de buena voluntad como él 
, puede , é vos face saber, que agora poco tiempo há que él 20 
, sopo como el muy alto é muy poderoso Príncipe de buena 
, memoria Rey Don Juan vuestro padre , su muy caro é ama- 
, do hermano , era pasado de este mundo : de lo qual sabe 
, Dios que él ovo muy grand pesar é enojo , asi como era 
, razón , considerando los grandes é buenos debdos , antiguas 05 
, é verdaderas alianzas é amistades que fueron siempre en- 
, tre los Reyes de Francia é de Castilla , especialmente en- 
, tre él , é el dicho Rey vuestro padre ; enpero que él ííncd 

„muy 

I Estos nombres se hallan varia- Morelet de Momon : y al Secretario 
méñfe' escritos en las copias. Al Ca- Chavalo, Giban Gil González escribe 
ballero llaman yioñfíi de Monmorj Moyleer de Motaon j y Tubaii. E. 



lO 



15 



Don Enrique TizRCEko. qO j 

muy consolado qiiando sopo que , loado sea Dios , fincas- A. C. 
tes vos en su lugar Rey é Seiíor de este Regno. E vos face >J9í- 
asi saber , que como quier que él era tenudo de ayudar al 
Rey vuestro padre segund los tratos é convenencias que 
con él avia , é en todas estas cosas es tenudo de vos ayudar; 
enpero , considerada la edad en que vos estades, de mas de 
aquello que por los dichos tratos es tenudo de vos ayudar, 
le place , é vos face cierto , que él vos ayudará con todos 
sus bienquerientes é Vasallos todo el tiempo que á vos , é á 
vuestros Regnos compliere : é lo que Dios non quiera , si 
fueredes en algund menester que vos tal ayuda compliese, 
el vos ayudará con el cuerpo , viniendo á vos por su pro- 
pia persona , é con todo su poder á su despensa. Otrosí , muy 
alto é poderoso Príncipe , el Rey de Francia vuestro muy 
caro é muy amado hermano , vos face saber , que entre el 
Rey vuestro padre é él eran tratados de alianzas é amistan- 
zas , las quales se estendian á los fijos primogénitos nasci- 
dos é por nascer del Rey vuestro padre , é suyos : é asi 
duran las alianzas entre él , é vos , segund esto mías clara- 
mente está escripto é firmado é jurado por instrumentos 
piiblicos. Pero por mayor firmeza , que á él place nueva- 
mente de se aliar con vos , segund lo fué , é era con el Rey 
vuestro padre , é con esas mesmas condiciones : é para esto 
dio su poder bastante á mí , é á este su Caballero , é á este 
su Secretario , que somos aqui venidos. E vos aved vuestro 
Consejo , é faced como á vos bien visto fuere ; ca de lo que 
á vos ploguiere facer , él es muy contento. 
E el Rey Don Enrique , desque el Obispo , é los que con 

^1 vinieron , ovieron dicho su razón , mando al Arzobispo de 
30 Santiago su Chanciller mayor , que decían Don Juan García 

Manrique , que respondiese á lo que los dichos Embaxadores 

avian dicho. E el Arzobispo dixo asi : 

,, Buenos Señores : El Rey de Castilla mi señor, que aqui 

,, es , vos dice , que seades muy bien venidos , é que él es muy 
35 ,, alegre é muy ledo de saber de las nuevas , é mas de la sa- 

,,lud del Rey de Francia su muy caro é muy amado her- 

„ mano , é le agradesce todo su buen esfuerzo é consolación 

„ en razón de la muerte del Rey Don Juan su padre , que 

„por 



20 



25 



A. C. 



384 Crónica del Pvey 

por vos le envia. E á lo que decides que el Rey de Fran- 
cia le dice , que como quier que él sea tenudo de le ayu- 
dar por tratos é convenencias que eran entre el Rey Don 
Juan , que Dios perdone , é él , que en todas aquestas cosas, 
é muchas mas , é aún si menester fuere , por su persona , le 5 
ayudarla , asi como amigo verdadero : mi señor el Rey de 
esto es muy cierto , é se lo agradesce cjuanto puede. É eso 
mismo vos dice el Rey mi señor , que la voluntad suya , é 
de todos los del su Regno , es amar é querer honra é bien 
de la su Corona , consideradas muchas é muy notables é 10 
buenas obras que la Casa de Francia fizo al Rey Don En- 
ricjue su abuelo del Rey mi señor en los tiempos del su me- 
nester : otrosi muchas buenas obras que fizo al Rey Don 
Juan su padre , lo qual non es fuera de memoria de ornes, 
ca poco tiempo há quando el Duque de Alencastre vino is 
en esta tierra , que el Rey de Francia le ayudo muy bien 
con muchas Compañas de Señores é Caballeros que le en- 
vió'. Otrosi á lo que decides , que como quier que las ligas 
duran , é son entre el Rey de Francia , é el Rey mi señor, se- 
gund los tratos entre el Rey de Francia , é el Rey Don Juan 20 
su padre , ca fueron é son fechos entre ellos , é sus fijos nasci- 
dos é por nascer ; enpero que si al Rey mi señor ploguiese, 
que al Rey de Francia place de las ratificar é refirmar nue- 
vamente , é que para esto vos , é este Caballero , é este Se- 
cretario tenedes poderlo bastante del dicho Rey de Francia 25 
para lo poder facer : á esto vos responde el Rey mi señor, 
que él es muy placentero de ratificar é refirmar é renovar 
las ligas , segund aquellos tratos é convenencias que fueron 
fechas entre el Rey de Francia , é el Rey Don Juan su pa- 
dre , é duraron entre ellos , é segund los tratos é ligas que o o 
entre el Rey Don Carlos V. de Francia , é el Rey Don 
Enrique de Castilla su abuelo fueron fechos. 
Los Embaxadores del Rey de Francia fueron muy con- 
tentos de la respuesta que ovieron del Rey : é luego fueron 
ratificadas las ligas , é las juro el Rey de Castilla : é otrosi los 35 
Mensageros del Rey de Francia , por el poder que tenian 
del , las juraron é ratificaron en su nombre. E dióles el Rey 
de sus joyas, é partieron dende muy pagados é contentos del. 

E 



Don Enrique Tercero; 385 

E envío luego el Rey Don Enrique sus cartas é Mensagcros A. C. 
al Rey de Francia , los quales levaron poder para ratificar las ^39^- 
ligas con él en su presencia , é para le tomar el juramento. 
E fincó este fecho muy asosegado con buenas voluntades de 
5 las dos partes. 

CAPITULO XVI. 

COMO LLEGARON AL REY MENSAGEROS 

del Rey de Navarra. 

Estando el Rey Don Enrique en la villa de Madrid llega- 
ron á él dos Mensageros de Don Carlos Rey de Navar- 
ra , é dieronle cartas del dicho Rey , é saludáronle de su 
parte : é por la creencia de las cartas le dixeron , como el Rey 
I o de Navarra era muy triste por la muerte del Rey Don Juan, 
asi como de aquel que tenia en logar de hermano , é de quien 
rescibiera muchas buenas obras ; enpero , pues la muerte era na- 
tural á todos , que quisiese ser consolado. E que le facia de 
sí cierto , que él le seria muy buen amigo verdadero , asi co- 
1 5 mo lo fuera á su padre el Rey Don Juan , en todas aquellas 
cosas que á su honra compliesen , é le ternia por hermano é 
por amigo. Otrosí le dixeron los dichos Mensageros , que bien 
sabia el Rey é los de su Consejo , como el Rey de Navarra 
su señor enviara sus Embaxadores al Rey Don Juan su pa- 
so dre á las Cortes que ficiera en la villa de Guadalfajara , por 
los quales le enviara rogar , que le ploguiese fablar con la 
Reyna de Navarra su muger , la qual agora estaba en Ma- 
drid , que quisiese ir para su Regno é facer su vida con él; 
é que la ternia muy honradamente en aquel estado que á 
25 ella pertenescia , segund que debía : é que asi se lo rogaba. 
E el Rey , después que ovo oído las razones que los Emba- 
xadores del Rey de Navarra dixeron , fizóles responder por los 
del su Consejo , los quales dieron esta respuesta. A lo prime- 
ro , que agradescia mucho al Rey de Navarra su amigo la bue- 
30 na voluntad con que le quisiera consolar de la muerte del Rey 
su padre , é que era bien cierto que tenia en él buen amigo, 
é que faria por él é por su honra como siempre ficiera por 
Tom. II. Ccc el 



3^^ Crónica del Rey 

A. C. el Rey su padre : é que asi fuese el Rey de Navarra cierto 
iJ9^- del , que en todas cosas era muy aparejado para su honra , por 
el grand debdo que avian en uno. Otrosi , á lo que atañia en 
fecho de la ida de la Reyna de Navarra su tia á fiícer su vida 
con el Rey su marido , segund que debia , les dixeron , que 5 
Dios sabia que esto le placerla á él ; pero que , segund ellos 
decian , poco tiempo avia que el Rey de Navarra enviara so- 
bre esta razón sus Mensageros al Rey Don Juan su padre á 
las Cortes de Guadalfajara , é sopieran todo lo que y pasó , é 
quanto el Rey Donjuán fizo por ello. Enpero pues la Rey- 10 
na de Navarra su tia era agora en la villa de Madrid , do él 
estaba , que le placia de lo ver con ella , é facer todo su 
podsr porque se fuese al dicho Regno de Navarra á facer 
vida con el Rey su marido , segund debia , é complia á su 
honra. E los Caballeros del Rey de Navarra le dixeron , que 1 5 
le pedian por merced que asi lo quisiese facer , é los li- 
brase lo mas aina que ser pudiese. E el Rey mando á algu- 
nos del su Consejo , que viesen esto con la Reyna de Navar-- 
ra su tia : é ellos asi lo ficieron ; é después de muchas razo- 
nes , la Reyna puso aquellas escusas que avia para non ir en 20 
Navarra , segund las pusiera en Guadalfajara quando el Rey 
Don Juan su hermano ficiera sus Cortes , segund avemos con- 
tado. E los Embaxadores del Rey de Navarra , desque oye? 
ron estas razones é respuestas , demandaron licencia al Rey, 
é con su buena voluntad tornáronse para el Rey de Navarra 25 
su señor. 

CAPITULO XVII. 

COMO EL REY DE ARAGÓN ENVIÓ 

sus Jdensageros al Rey Don Enrique. 

EL Rey Don Juan de Aragón , tío del Rey Don Enri- 
^ que de Castilla , hermano de la Reyna Doiía Leo- 
nor su madre , después que sopo como el Rey Don Juan 
de Castilla su cuñado era finado , envió un Rico orne hon- 30 
rado de su Casa , que decian Mosen Giral de Qucrak al Rey 
Don Enrique su sobrino , por el qual le envió decir , que 
él sopiera la muerte del Rey Don Juan su hermano é su ami- 
go, 



Don Enrique Tercero. qgj 

go , é que le pesara mucho por el grande é buen debdo que A. C. 
en uno avian. Pero que le rogaba , que se quisiese esforzar, ijpi- 
é non tomar enojo , pues la muerte era una pena comunal á 
todos : é que fuese cierto del , é de todo su Regno , é de 

5 su poder , que le ternia muy presto para todas aquellas cosas 
que á su honra compliesen. Otrosi fabld el dicho Mosen Gi- 
ral con todos los Señores é Perlados é Caballeros é Procu- 
radores del Regno de Castilla que alli eran , como el Rey de 
Aragón los saludaba , é rogaba , que considerada la edad del 

I o Rey de Castilla, cuyos Vasallos eran , é la lealtad que le eran 
tenudos , que les ploguiese de poner buen regimiento en el 
Regno , porque quando el Rey su señor fuese en edad para 
lo entender , le ficiesen relación dello , é el Rey ge lo toviese 
en servicio , é les ficiese por ello muchas mercedes. E el Rey 

1 5 rescibió muy bien al dicho Rico orne , é fizóle muchas hon- 
ras , é agradesció mucho al Rey de Aragón su tio todo lo que 
dicho Mosen Giral le dixo de su parte , é envióle bien con- 
tento , é didle sus cartas de respuesta, i 

CAPITULO XVIII. 

COMO EL DUQUE DE ALENCASTRE ENVIÓ 

sus J\densageros al Rey Don Enrique. 

DEspues que Don Juan , fijo del Rey de Inglaterra , Du- 
que de Alencastre , sopo como el Rey Don Juan su 
consuegro era finado , ovo por ello muy grand enojo ; ca co- 
mo quier que por muchos tiempos antes oviera guerra é 
enemistad grande con él , é con su padre el Rey Don Enri- 
que ; enpero después que se ficieron los tratos de la paz , é 
25 casara el Príncipe Don Enrique , que agora es Rey de Castilla, 
con Doña Catalina fija del dicho Duque de Alencastre , é de 
Doña Costanza su muger , segund suso avernos contado , el 
Rey Don Juan , é el dicho Duque de Alencastre fueron siem- 
pre buenos amigos. E envidie el Duque de Alencastre sus 

Ccc 2 Men- 

I Zur. Anal. üb. X. cap. 48. habla mas largamente de esta embaxada. 
Véanse las Adiciones á estas Notas. £. 



388 CroníCA del Rey 

A. C. Mensageros á Madrid , los quales eran el Obispo d' Aqües , é 
^39^- un Caballero que decian Mosen Juan de Trailla, é otro orne 
honrado de Bayona : é llegaron al Rey, é dieronle sus cartas de 
creencia , por las quales le dixeron , que el Duque de Alen- 
castre su suegro é amigo le facía saber , que lo uno por el 5 
buen amor que avia con el Rey su padre , otrosi por el del> 
do que avian en uno , pues él era casado con su fija la Rey- 
na Doña Catalina , que estaba presto para todas las cosas que 
compliesen á su honra , é de su Regno. Otrosi le dixeron , que 
él avia ciertos tratos é convenencias con el Rey su padre , é 10 
si al Rey ploguiese que se confirmasen de nuevo , que eso mis- 
mo placia á él. E el Rey Don Enrique les fizo toda honra, 
é les respondió , que le agradescia mucho al Duque su suegro 
todas las buenas razones que le enviaba decir , é que él era 
bien cierto de que el Duque amaba su honra , é de su Reg- 1 5 
no ; é que fuese también el Duque cierto del , que que- 
ría é amaba su bien é su honra , ca asi era razón , catando el 
buen debdo que avian en uno , segund dicho es. Otrosi á lo 
que decian de los tratos é convenencias que el Rey Don Juan 
su padre , é el dicho Duque en uno ficieron , que en esto él 520 
era muy placentero de los firmar , é ratificar , segund se conte- 
nían , é fueron por ellos firmados. E los Embaxadores del Du- 
que fueron muy alegres , por quanto fallaron buen acogi- 
miento é buena respuesta en el Rey , é confirmaron sus tra- 
tos , segund que de primero eran. E esto librado, tornáronse 25 
para el Duque su señor. 

CAPITULO XIX. 

COMO EL REY E LOS DE SU CONSEJO 

mviaron al Conde Don Pedro , / al Maestre de Santiago 

d jahlar con el Arzobispo de Toledo sobre Jecho 

del Testamento, 



AGora tornaremos á contar como los del Consejo enviar 
ron á fablar con el Arzobispo de Toledo al Conde Don 
Pedro , é al Maestre de Santiago sobre la quistion que era 
movida del Testamento del Rey Don, Juan. Asi fué, que 30 

los 



Don Enrique Tercero. 38c) 

los qne estaban con el Rey en el su Consejo , sabiendo como A. C. 
el Arzobispo Don Pedro Tenorio todavia escribía mas firme iJ9^' 
á muchas partes del Regno sobre razón del Testamento 
que ya avernos dicho , en guisa que todos aquellos que tenian 

5 la su partida se aparejaban para venir con Ornes de armas dó 
quier que el Rey estoviese^ acordaron de le enviar al Conde 
Don Pedro , é al Maestre de Santiago , que fablasen con él , 
por escusar, si pudiesen, que gentes de armas non se allegasen: 
é le dixesen como todos estaban en una entencion para tener 

10 aquella ordenanza quel Regno quisiese , é ordenase por Cor- 
tes ; é que toviese por bien de querer escusar de facer ayun- 
tamiento de gentes de armas. E el Conde Don Pedro , é el 
^Maestre de Santiago fueron al Arzobispo de Toledo , é fa- 
lláronle en una su villa que dicen lUescas , é fablaron é tra- 

1 5 taron con él por las mejores maneras que pudieron sobre to- 
do esto ; pero finalmente la respuesta del Arzobispo fué , que 
él avia tomado voz por el Testamento del Rey Don Juan, 
pues era fallado , é tenia que todos debian estar por él , é 
que debia ser cesado luego el Consejo , tomando la via del Tes- 

20 tamento : é aún dixo que con todo esto non faria ninguna cosa, 

. sin se ver primero con el Duque de Benavente , é con el 

Marqués de Villena, é con el Maestre de Alcántara, é con Don 

Diego Furtado de Mendoza , é con otros Caballeros que eran 

en este fecho de un acuerdo con él. E el Conde Don Pedro, 

2^ é el Maestre de Santiago , desque vieron que non podian mas 
librar con el Arzobispo de Toledo , tornáronse para el Rey. 
E el Arzobispo de Toledo partió luego de lUescas , é tornóse 
para Talavera , para se ver con Don Martin Yañez de Barbudo 
Maestre de Alcántara , que avia de venir á se ayuntar con él. 

30 E los Seííores é Caballeros é Procuradores que estaban en el 
Consejo del Rey , como quier que veian que el Arzobispo 
de Toledo tenia ya esta razón asi en voluntad , enviaron á él 
á Juan de Velasco Camarero mayor del Rey , é á Pero Fer- 
randez de Villegas Merino mayor de Burgos , porque eran 

25 ornes que le querían bien , é llegaron á él á Talavera , é fa- 
blaron con él en este fecho ; pero non troxeron otra respuesta, 
salvo la que los otros avian traído , segund que avedes oido. 

CA^ 



A. C. 

TJ9I. 



390 



Crónica del Rey 
CAPITULO XX. 



COMO EL REY ESTANDO EN SEGOVIA OVO 

mievas qiu los Judíos eran destroidos en Sevilla , é en 
Córdoba , / en otras partidas del Regno. 

DEspues que los que estaban con el Rey ordenados para 
regir por Consejo vieron que non podian acordarse con 
el Arzobispo de Toledo , maguer le avian enviado tantos Men- 
sageros como avedes oido , partieron de Madrid i , é vino el 
Rey á la cibdad de Segovia ^ -é estando alli, ovo nuevas como 
el pueblo de la cibdad de Sevilla avia robado la Judería , é 
que eran tornados Christianos los mas Judios que y eran , é 
muchos de ellos muertos. E que luego que estas nuevas so- 
pieron en Córdoba , é en Toledo , ficieron eso mesmo , é asi 
en otros muchos logares del Regno. E sabido por el Rey co- 
mo los Judios de Sevilla é de Córdoba é de Toledo eran, 
destroidos , como quier que enviaba sus cartas é Ballesteros 

á 

confirmación de sus fueros y privi- 
legios ; -pero d causa de las divisio~ 
nes entre los que pretendían gover- 
nar el Reyno , lejos de haberlos des- 
Madrid se expidieron otras muchas jachado bien , dexaron que los Re 



I Consta que el Rey se hallaba en 
Madíid á 2. de Mayo , con cuya fecha 
confirmó d la Iglesia de Astorga sus 
privilegios. Durante las Cortes de 



confirmaciones , y entre ellas una del 
oficio de Alcalde mayor de Mesías 
y Cañadas d Alvar Rodríguez de 
Cueto su vasallo , que finaliza : Dada 
en Madrid 30. dias de Marzo Año del 
Nascimiento de N. S. Jesu-Christo de 
1391. Fué otorgada en Consejo : Juan 
Martínez. Yo Per Alton la fice escri- 
bir por mandado de Nuestro señor el 
Rey , y de los del su Consejo. Yo 
el Rey. A las espaldas : Archiepis- 
copus Composíellanus , Nos el Maes- 
tre j Alvar Pérez , Pero Suarez , Pero 
López , Alfon Fcrrandez de Valencia. 
Eiz otras son diferentes los Conseje- 
ros que firman , y refrenda Alfon 
Ferrandez de Castro. E. 

Los Guipuzcoanos enviaron d es- 
tas Cortes Procuradores d solicitar 



caudadores inquietasen la tierra pre- 
tendiendo cobrar el pedido. Para 
remedio de este daño tan opuesto d 
su nobleza y exenciones se juntaron 
en la Iglesia de Santa Maria de To- 
losa el dia 10. de Agosto los Pro- 
curadores de las villas , é hicieron 
varios acuerdos , cuyo resumen pus» 
Garibay en el lib. XV. cap. 34. de 
su Compendio Histórico. E. 

2 Se hallaba ya el Rey en Segovia á 
17. de Junio , según la data de una 
cédula mandanda d las ciudades y 
villas del Reyno de Jaén , que exe cu- 
tasen todo lo que de su parte les di- 
xese Dia Sánchez en virtud de la 
creencia general que le había dado. 
Vidania, Casa de Bcnav. pag. 146. E. 



10 



Don Enrique Tiírcero. 391 

á otros logares por los defender , en tal manera era el techo A. C 
encendido , que non cedieron ninguna cosa por ello ; antes de iJ9^' 
cada dia se avivaba mas este fecho : é de tal manera acaes- 
ció , que eso mismo ficieron en Aragón , é en las cibdades da 
5 Valencia , é de Barcelona , é de Lérida , é otros logares. E 
todo esto fué cobdicia de robar , segund páreselo , mas que de- 
voción. E eso mismo quisieron facer los pueblos á los Moros 
que vivian en las cibdades é villas del Regno ; salvo que non 
se atrevieron , por quanto ovieron rescelo , que los Christianos 

10 que estaban captivos en Granada , é allende la mar , fuesen 
muertos. E el comienzo de todo este fecho é daíío de los Ju- 
díos vino por la predicación é inducimiento que el Arcedia- 
no de Ecija que estaba en Sevilla íiciera : ca antes que el Rey 
Don Juan finase avia comenzado de predicar contra los Ju- 

I ^ dios ; é las gentes de los pueblos , lo uno por tales Predica- 
ciones , lo ál por voluntad de robar , otrosí non aviendo mie- 
do al Rey por la edad pequeíía que avia , é por la discordia 
que era entre los Señores del Regno por la quistion del Tes- 
tamento , é del Consejo , ca non presciaban cartas del Rey, 

20 nin mandamientos suyos las cibdades nin villas nin Caballe- 
ros , por ende acoíitesció este mal segund avernos contado. 

CAPITULO XXI. 

COMO EL CONDE DON PEDRO DEMANDO 

la Condestablia qiis tenía, el Marqués de Vilkna. 

DEspues que estos fechos en esta manera que avedes oido 
pasaban , un dia en el Consejo del Rey dixo el Conde 
Don Pedro , que el Rey Don Juan en las Cortes que ficiera 
25 en Guadalfajara fablára con él , é le dixera , que su volun- 
tad era quél fuese su Condestable de Castilla , é que non que- 
ría que lo fuese el Marqués de Villena , que fasta estonce lo 
avia seido ; é que era bien cierto el dicho Conde , que si el 
Rey Don Juan viviera que lo compliera asi , segund ge lo 
30 avia dicho ; é que en esta razón eran alli algunos del Con- 
sejo del Rey Don Juan , que sabian que era asi ; é que les 
rogaba que toviesen por bien de decir lo que sabian en esto. 

E 



39^ Cronic A DE L Re Y 

A. C E algunos de íos que estaban en el Consejo deste Rey Don 
159 r- Enrique que agora regna , é fueran antes del Consejo del 
Rey Don Juan , dixeron , que era verdad lo que el Conde 
Don Pedro decia , é que el Arzobispo de Toledo antes que 
partiese de Madrid asi lo dixera , que el Rey Don Juan fa- 5 
blára con él en las Cortes de Guadalfajara , que su voluntad 
era de facer su Condestable al dicho Conde Don Pedro ; é 
que asi lo ficiera , é lo pusiera luego por obra , salvo porque 
el dicho Arzobispo , como quier que queria al Conde Don 
Pedro , le dixera , que fuese su merced de alongar este fecho 10 
fasta que mas sosiego oviese , é que el Marqués non se to- 
viese por tan mal contento. E los del Consejo del Rey que 
alli eran en Segovia dixeron al Conde Don Pedro , que á to- 
dos placería de qualquier merced é gracia que el Rey le ficie- 
se; enpero, por quanto el Rey Donjuán non lo compliera 15 
asi en su vida , é lineara el Marqués de Villena por Condes- 
table de Castilla , que era bien que el Rey , é los del Con- 
sejo le enviasen cartas , que viniese á do el Rey estaba , é que 
el Rey le guardarla todas las mercedes é gracias que su abue- 
lo el Rey Don Enrique , é su padre el Rey Don Juan le 20 
avian fecho , asi en donadíos de heredades , como en oficios, 
é tierras , é otras qualesquier mercedes ; é aún pocos dias avia 
que el Rey le avia jurado de le guardar todo esto. E si viniese 
el dicho Marqués de Villena al Rey , rogaban al Conde Don 
Pedro, que non quisiese mas trabajar de este oficio : é que pues 25 
era grand razón que el Rey le ficiese merced , é grand en- 
mienda por ello , cjue le darian sesenta mil maravedís cada aíío, 
porque tanto montaba la quitación del oficio de Condestable, 
é quel dicho oficio fincase con el Marqués ; é si el Marqués 
non viniese al Rey , que todos le prometían de le ayudar en 30 
la merced del Rey , en guisa que él oviese el oficio. E el 
Conde Don Pedro fué contento de esta respuesta : é luego 
el Rey , é los del Consejo que y eran con él , enviaron al 
Marqués de Villena sus cartas con un Caballero que decían 
Alfonso Yañez Faxardo , Adelantado mayor del Regno de 35 
Murcia , por el qual le ficieron saber como el Rey era en 
Segovia , é que de cada dia rea'escian muchas cosas grandes, 
sobre que era menester el su consejo ; é que el Rey le en-; 

via- 



Don Enrique Tercero. 303 

viaba rogar como a pariente , é decir é mandar como á Va- A. C 
sallo , que quisiese venir luego para él , é que le rogaba que '^39'^' 
non pusiese escusa : que le aseguraba de le guardar todas las 
gracias é mercedes que tenia de los Reyes su abuelo é su 

5 padre , é de le facer otras mas. E el Marqués rescibió las car- 
tas del Rey , é oyó lo que el Caballero le dixo de partes del 
Rey é de los de su Consejo , é puso sus escusas porque tan 
ai na non pudiera venir ; pero que lo mas presto que pudiese 
vernia á facer reverencia al Rey , asi como á su serior. Enpe- 

I o ro como quier que el Marqués esta respuesta diera , su vo- 
luntad era de tener la opinión quel Arzobispo de Toledo 
tenia en fecho del Testamento del Rey Don Juan : é aún 
avia fecho fiucia al Arzobispo de Toledo que se vernia ayun- 
tar con él , é ayudar en esta quistion ; é por tanto non cu- 

15 raba de venir al llamamiento del Rey fasta que todo fuese 
mas declarado. 

CAPITULO XXII. 

COMO LA REYNA DE NAVARRA , E EL 

Conde Don Pedro , / otros Caballeros se acordaron con los 

del Consejo : é como Jickron al Conde Don Pedro 

Condestable de Castilla. 

LOS fechos eran ya en tal manera, que el Arzobispo de To- 
ledo decía por sus cartas, que tenia al Duque de Benaven- 
te, é al Marqués de Villena, é al Maestre de Alcántara, é á Don 

20 Diego Furtado de Mendoza , é á otros Caballeros para ser 
con él sobre razón del Testamento quel Rey Don Juan de- 
jara , para que todos lo pidiesen asi : é todos estos Señores 
ayuntaban las mas Compañas de armas que podian , é gentes 
de pie , Ballesteros é Lanceros , é entendían de se venir de- ' 

25 rechamente dó quier que el Rey fuese á publicar el di- 
cho Testamento , é facer requirimienlos sobre que le guar- 
dasen. E los del Consejo que era ordenado en Madrid es- 
taban con el Rey en Segovia en este tiempo , é eran es- 
tos : el Arzobispo de Santiago Don Juan Garcia Manrique, 

20 é Don Lorenzo Suarez de Figueroa Maestre de Santiago , é 
Tom. IL Ddd Don 



go4 Crónica del Rey 

A. C. Don Gonzalo Nuñez de Gnzman Maestre de Calatrava , é 
íJ9^* Juan Furtado de Mendoza Mayordomo mayor del Rey, E 
destos los tres , es á saber el Arzobispo de Santiago , é el 
Maestre de Calatrava , é Juan Furtado de Mendoza eran Tu- 
tores por el Testamento del Rey Don Juan que el Arzobis- 5 
po de Toledo alegaba que debia valer ; enpero decian , que 
sabían de cierto que el Rey Don Juan non era en voluntad 
de tener la ordenanza de aquel Testamento que el Arzobispo 
de Toledo alegaba , é aún les era 4icho por Letrados é gran- 
des Dodores , que el Arzobispo de Toledo , é el de Santiago, i o 
é el Maestre de Calatrava , que eran Ornes de Orden , non po- 
dian ser Tutores segund derecho : é asi , que guardando el Tes- 
tamento , fincaba la tutoria en el Marqués , é en el Conde de 
Niebla , é en Juan Furtado de Mendoza. E asi iban los fechos 
de cada dia á grand contienda , é temían que vernian en grand 15 
escándalo ; é por ende cada parte buscaba los mas amigos 
que podía. E estando en Segovia fablaron los del Consejo con 
la Reyna de Navarra , que le ploguiese de ser en esta parti- 
da con ellos , ella , é el Conde Don Pedro su primo ; é que 
-^ ellos farian como el dicho Conde Don Pedro fuese Condes- 20 

table de Castilla , pues que el Marqués de Villena fuera re- 
querido que viniese al Rey , é non vino , é tenia por la otra 
partida. E la Reyna de Navarra respondió , que ella , é el Con- 
de Don Pedro su primo , é otros Señores é Caballeros que 
eran con ellos, todos querían facer sus avenencias é ligas con 2§ 
los que estaban en el Consejo , é eran con el Rey. E asi se 
fizo , é lo juraron todos , é libraron á la Reyna todas aque- 
llas cosas que ella decia que avia del Rey Don Juan , é mu- 
cho mas. Otrosí ordenaron con el Rey como le ploguiese 
de que el Conde Don Pedro , que alli estaba , fuese su Con- 30 
destable de Castilla : é pldgole al Rey dello , é fizo Con- 
destable de Castilla al Conde Don Pedro alli en Segovia , é 
mandaron librar su quitación del dicho oficio i , é finco Con- 
destable dende aquel dia en adelante. 

CA- 

I En el Título de Condestable Año 1382. cap. x. se dice que la qui' 
dado al Marqués de Villena , que se tacion eran quarenta mil marave- 
fondrd en las Adic. á estas Notas , dis. E. 



Don Enrique Tercero. 305 

A. C. 
CAPITULO XXIII. ?J9i- 

COMO POR RAZÓN DEL TESTAMENTO 

se ficieron en el Re^no dos vandos. 

ASI fué que por razón de la qulstion del Testamento 
é del Consejo , asi como los Señores , segund dicho 
avernos , eran departidos , asi se ficieron las cibdades é villas 
del Regno dos partes , que las unas tenian la parte del Testa- 

5 mentó , é las otras tenian la parte del Consejo. E en cada 
cibbad ó villa avia dos partidas : ca en la cibdad de Sevi- 
lla el Conde Don Juan Alfonso de Niebla, é muchos Ofi- 
ciales é Caballeros é gentes tenian que el Testamento del 
Rey Don Juan debia valer ; é Don Alvar Pérez de Guz- 

I o man Almirante de Castilla , é Don Pero Ponce de León Se- 
ñor de Marchena , Alguacil mayor de Sevilla , é otros Oficia- 
les é Caballeros é gentes de la cibdad tenian que debia va- 
ler la ordenanza del Consejo. E cada partida decia sus razo- 
nes asaz fuertes por afirmar su opinión , é sobre esto avia mu- 

1 5 chas contiendas é escándalos : é ovo en muchos logares por 
esta razón muertes é peleas , é los que podian mas echaban á 
los otros de la cibdad ó villa dó estaban , é tomaban los di- 
neros del Rey , é avia poca avenencia é obedencia eia todo 
el Regno , é muchos escándalos , é mucha discordia. 

CAPITULO XXIV. 

COMO EL REY PARTIÓ DE SEGOVIA 

jpara Ctiellar , é como enviaron requerir al Arzobispo 

de Toledo. 

20 TT^Stando el Rey Don Enrique en Segovia , ovo nuevas 
l^y como el Arzobispo de Toledo , é los otros Señores é Ca- 
balleros que tenian la demanda del Testamento , se ayunta- 
ban , é allegaban las mas Compañas que podian : é acordaron 
los Señores é Caballeros é Procuradores que eran en el Con- 

35 se jo con el Rey , que era bien que el Rey js,e llegase mas 

Ddd 3 á 



39^ Crónica del Rev 

A. C, á Castilla , por quanto avriaii ellos mas gentes de armas. Otrosí 
ijpi- después que las cosas avian llegado á este estado , fablaban 
con todos los mas que podían que fuesen de su parte , é acre- 
centábanles tierras é mercedes é quitaciones é tenencias en 
mucha mayor contia que tenían del Rey Don Juan. E de 5 
aquí se comenzó mucho á desgastar é desordenar el Regno : 
ca el Rey Don Juan ordenara en las Cortes de Guadalñijara 
cierto número de tierras é mercedes é quitaciones ; é con es- 
te desordenamiento , asi como se desordenaron las nominas 
de las lanzas , asi se fizo en mercedes é quitaciones é man- i o 
tenímientos j que montaba todo lo que libraban mas de lo 
que el Regno rendía ocho ó nueve quentos , en manera que 
non se podía complir , é todo se gastaba. E los Caballeros 
del Regno , desque vieron tal desordenamiento , non curaban 
de nada , é todo se robaba é coechaba. E el Rey partió de 1 5 
Segovia , é fuese para la villa de Cuellar , é atendió allí ocho 
días esperando á Don Gonzalo Nuñez de Guzman Maestre 
de Calatrava , que era ido para traer sus gentes de armas : é 
alli llegó el dicho Maestre con trecientas lanzas. E estando el 
Rey en Cuellar sopo como el Arzobispo de Toledo , é Don 20 
Martín Yafíez de Barbudo Maestre de Alcántara , eran eu 
unas aldeas de Avila , que dicen Fontiveros , é Cantiveros, 
ca ya avían pasado el Puerto : é acordó enviar allá algunos 
Procuradores de las cibdades é villas , que estaban en el Con- 
sejo. Otrosí rogó al Obispo de Sant Ponce Legado del Papa,' 25 
que llegase al Arzobispo de Toledo á fablar con él todos es- 
tos fechos , porque cesasen estos escándalos. E estonce avian 
llegado al Rey Omes buenos de la cíbdad de Burgos , los qua- 
les venían por tratar alguna buena avenencia , é dixerón al 
Rey , que la cíbdad de Burgos los enviaba á él por facer re- 30 
querimíento al Duque de Benavente , é al Arzobispo de To- 
ledo , é á todos los que con ellos eran , que quisiesen escusar 
de poner escándalos en el Regno , é non ayuntar gentes de 
armas , é que se llegasen á razón , é á lo que compila á ser-- 
vicio del Rey , é provecho del Regno : é que esta misma ra- a^ 
zon les mandara la cibdad de Burgos decir á los Señores é 
Caballeros é Procuradores que con el Rey estaban. Otrosí , que 
si quisiesen los unos é los otros estar por, la determinación 

del 



Don Enrique Tercero. 307 

del Regno que fuese fecha en Cortes , que Burgos decia asi : A. C. 
Que se Hcieseii las Cortes en Burgos , é que ellos darían sus ^59^- 
lijos en arehenes , para tener seguros á los que algund temor 
oviesen de ir allá. E el Rey se lo tovo en servicio señalado á la 

5 cibdad de Burgos lo que le envió decir : é ordenó que los Men- 
sageros fuesen con el Legado del Papa al Arzobispo de Toledo, 
que era en tierra de Avila : é ellos ficieron como el Rey les 
mando , é partieron luego de dó el Rey estaba , é fueron para 
dó estaba el Arzobispo de Toledo , é vieronse con él sobre 

I o estos fechos , si se podrían asosegar , é escusar que non se lle- 
gasen los unos á los otros tan cerca , porque non nasciese ma- 
yor escándalo. E fallaron al Arzobispo de Toledo é al Maes- 
tre de Alcántara , é fablaron con el Arzobispo ; pero non pu- 
dieron librar con él alguna cosa , salvo que se ayuntarla con el 

3 5 Duque de Benavente , é con Don Diego Furtado de Men- 
doza , é estonce darla respuesta. E estovieron el Legado , é 
los Procuradores de las cibdades que estaban en el Consejo, 
é los Mensageros de la cibdad de Burgos con el Arzobispo , é 
Duque , después que fueron ayuntados en uno : é la razón que 

20 los del Consejo mandaron que les dixesen de partes del Rey era 
esta , estando presente el dicho Legado del Papa : Que bien sa- 
bia el Arzobispo quantas veces le avian enviado decir , co- 
mo este ayuntamiento que se facia , otrosí lo que ellos facían 
por esta razón , era grand deservicio del Rey , é daño del Reg- 

25 no : é que ellos estaban prestos para estar por la ordenanza que 
los del Regno por Cortes , d por ayuntamientos fallasen que 
debían estar : é que les requerían nuevamente con el dicho 
Legado del Papa , é con los Mensageros que la cibdad de 
Burgos nuevamente agora avía enviado al Rey sobre este fe- 
cho , otrosí con los Procuradores de las cibdades é villas del 
Regno que alli iban , que les ploguiese de venir á ello , é que 
se ayuntasen todos en uno bien amigos , é sin escándalo algu- 
no , para ver é acordar este fecho. E porque fuese mas cierto 
que su entencion de ellos era buena , é que les placía de aver 

^j paz é concordia , que ellos darían al Duque de Benavente, é 
al Arzobispo de Toledo , é á los otros de la su partida , por- 
que seguramente pudiesen venir todos , é se ayuntar en uno, 
arreheaes de que fuesen, contentos. E que si de otra manera 

lo 



30 



39^ Crónica del Rnr 

A. C. lo quisiesen facer , que tomasen instrumentos é testimonios, 
^59 r- para los mostrar al Rey quando Dios quisiese que fuese de 
edad , otrosi para los mostrar al Regno. E el dicho Legado , é 
los Procuradores de las cibdades é villas dixeron estas razones, 
segund les era mandado , al Duque , é al Arzobispo : é aún 5 
". V ellos por ser Procuradores de cibdades é villas del Regno les 
requirieron sobre ello. E el Arzobispo de Toledo les respon- 
dió en nombre de toda su partida , que llegarían mas cerca 
de donde el Rey estaba , é que alli les responderían. E el Le- 
gado del Papa trabajaba quanto podía por poner estas cosas 10 
en buen sosiego j pero non pudo aver de presente otra res- 
puesta , salvo la que dio á los Procuradores , é la que fasta 
aquí avedes oído. 

CAPITULO XXV. 

COMO EL DUQUE DE SEISÁVENTE ,E EL 

Arzobispo de Toledo , é el Maestre de Alcántara sí Jun- 
taron en íino : / como la Reyna de Navarra Jtis 
d ellos for poner faz. 

DON Fadrique Duque de Benavente avia allegado muchas 
Compaiías de gentes de armas é de pie , é vínose ayun- i ^ 
tar con el Arzobispo de Toledo , é con el Maestre de Alcán- 
tara : é desque fueron juntos en uno en unas aldeas de Aré- 
valo , la Reyna de Navarra , que estaba en Arévalo , partid 
dende , é fué para ellos , é comenzó luego á les decir : que 
aquel ayuntamiento de gentes que avían fecho ellos , é el que 20 
farían los otros que estaban con el Rey , se pudiera escusar , 
porque todo era deservicio del Rey , é daño del Regno , é 
que tal fecho como este era de librar por el Regno é por Cor- 
tes ; é que en tanto estragaban el Regno , é facían en ello 
muy grand deservicio del Rey. E maguer que mucho trabajo 25 
en ello , non les pudo estorvar que fuesen su camino fasta 
llegar dó el Rey estaba. E en estos días era ya el Rey par- 
tido de la villa de Cuellar : ca llegara y estonce Don Gonza- 
lo Nuñez Maestre de Calatrava con trecientas lanzas , é otros 
Caballeros eran ya con el Ray con muchas Compañas , é 3a 

era 



Don Enrique Thrcero. 399 

era llegado á Valladolid i, é de cada dia les venían Com- A. C. 
pañas de caballo é de pie. E la Reyna de Navarra, desque ^59^- 
vid que non podía librar con el Duque , é con el Arzobispo 
de Toledo mas de lo que avedes oído , rogóles que non qui- 

^ siesen pasar de Valdestillas , que es á quatro leguas de Va- 
lladolid , é que ella iría al Rey para ver lo que se podía fa- 
cer en esto , porque los fechos viniesen á bien é á concordia. 
E non pudo esto con ellos ; antes todos ayuntados en uno 
como estaban , que podían ser fasta mil é quinientos Omes 

10 de armas , é tres mil é quinientos de pie , viniéronse para Si- 
mancas , que es á dos leguas de Valladolid , é pusieron su real 
en unas huertas é alamedas que son cerca del río. E la Rey- 
na de Navarra , desque vio que non podía guisar con ellos 
que non se llegasen tanto á Valladolid , rescelando |que avria 

1^ algund escándalo entre ellos é los que estaban con el Rey, fué 
posar al arrabal de Simancas : é iba á Valladolid á fablar con los 
del Consejo que y eran ; é otro dia iba al Duque de Benavente, 
é á los que eran de su partida , é fablaba con ellos en la manera 
que se le entendía , por poner los fechos en buenos términos. 

20 E eran ya con el Rey en Valladolid mil é seiscientos Omes de 
armas. ■ : 

CAPITULO XXVL 

COMO LA REYNA DE NAVARRA TRATÓ 

que se viesen algunos Señores de cada ^arte ^or 
jahlar en este Jecho. 

LA Reyna de Navarra , porque entendía que asi compila 
al servicio del Rey, trato' con los unos é con los otros, tan- 
to que los trajo á acuerdo que se viesen en uno , é fincó asi 
25 asosegado. E vieronse de launa parte el Duque de Benavente, 
é el Arzobispo de Toledo, é Don Diego Furtado de Mendoza, 
é Rui Ponce de León 3 é de la otra parte el Arzobispo de San- 

tía- 

I Con data en Valladolid á 25. hian movido contra el Adelantado 

écK<gosx.o escribió al Obispo de Mur- Alonso Yañez Fajardo. Véase en las 

cia , á Don Tuan Sánchez Manuel, Adiciones á estas Notas , donde tam- 

V al Concejo de la ciudad , mandan- bien se expresarán las consecuencias 

dales desistir de la sedición que ha- que tuvo este levant^imiento. E. 



400 Crónica del Rey 

A, C. tiago , é el Maestre de Santiago, é Pero López de Ayala , é Pero 
^ J9 ^' Suarez de Quiñones Adelantado de León, en un logar que dicen 
Perales , que es una legua de Valladolid , é otra legua de Si- 
mancas ; é estovieron y presentes la dicha Reyna , é el Legado 
del Papa. E fueron fechas tiendas en aquel logar de Perales , é 5 
llegaban y los dichos Señores é Caballeros por muchas vegadas 
á la fabla. E asi acaescid que un dia , estando en la fabla , 
dixo el Arzobispo de Santiago al Arzobispo de Toledo , que si 
su voluntad era de estar por el Testamento del Rey Don Juan, 
pues él le avia publicado , é enviado sobre esto sus cartas á 10 
muchas partidas , que lo dixese luego , é que él faria á los de 
la su partida que viniesen avenidos á ello. E antes que el Ar- 
zobispo de Toledo respondiese dixo el Duque de Benavente, 
que aiín non era tiempo para fablar en esta razón. E porque 
sepades bien este fecho , debedes de saber que el Arzobispo i^ 
de Toledo , al comienzo de estos fechos quando partid de Ma- 
drid , segund suso avemos contado , su intención era de estar 
por el Testamento del Rey Don Juan ; é quando tal Tes- 
tamento fuese contradicho con razón , que estonce fuese guar- 
dada la ley de la Partida , que dice , que quando tal Testa- 20 
mentó non fuese fecho por el padre , é quedase el fijo niño, 
que uno , d tres , d cinco gobernasen , segund que lo enviaba 
decir é publicar por muchas partidas , asi fuera del Regno, 
como en el Regno. Enpero después que el Arzobispo de. To- 
ledo envió tratar con el Duque de Benavente que fuesen 25 
en uno en esta demanda , el Duque le respondió , que quanto 
para estar por el Testamento del Rey Don Juan , é por los 
Tutores que en él dexára ordenados , que él non estaba , nin 
ayudaria en ello ; pero si se pudiese guisar , que el Consejo 
que era ordenado en Madrid non se llebase mas adelante , é 30 
que se guardase otra via , es á saber la ley de la Partida que 
dicho avemos , en la ordenanza del Regno , é que ciertos Se- 
ñores , de los quales el dicho Duque fuese uno, tobiesen el go- 
bernamiento del Regno , que de esto seria él placentero. E el 
Arzobispo de Toledo, por cobrar al Duque por su parte en 35 
ayuda de este fecho que era ya comenzado , envidselo á pro- 
meter asi : ca el Arzobispo de Toledo , como quier que ale- 
gaba é predicaba el Testamento del Rey Don Juan , tenia 

que 



Don Enrique Tercero. 401 

que el Arzobispo de Santiago , é el Maestre de Calatrava non A. C. 
podian ser Tutores, por quanto el uno era Clérigo, é el otro iJ9i' 
orne de Orden ; é que en su lugar de ellos pornian otros 
tres , de los quales seria el Duque uno ; d que si se guardase 
5 la ley de la Partida , non se podria escusar que el Duque 
non fuese uno de los que gobernasen el Regno. E por tanto, 
aquel dia que el Arzobispo de Santiago preguntó al Arzobispo 
de Toledo, si le placia de estar por el Testamento del Rey Don 
Juan , por esta razón que dicha es el Arzobispo de Toledo 
10 non le respondió á ello , pues que sabia que non le placia al 
Duque que el Regno se rigiese por el Testamento , é esperaba 
el Arzobispo que adelante se podria traer este fecho á buena 
concordia. 

CAPITULO XXVII. 

EN QUE ACUERDO FINCARON LAS VISTAS 

que Jicieron los Señores. 

DEspues que los dichos Señores é Caballeros se vieron ea 
el logar de Perales , segund avemos contado , por mu- 
chas vegadas fué tratado en esta manera : Que el Testamento 
del Rey Don Juan se guardase ; enpero , para asosegar los fe- 
chos , que demás de los Tutores que él dexára , íliesen acres- 
centados otros que tomasen el gobernamiento del Regno , es 

20 á saber , el Duque de Benavente , é el Conde Don Pedro , é 
el Maestre de Santiago : é segund esto , faciendo cuenta que 
los Tutores que el Rey Don Juan dejara en su Testamento 
por Regidores é Gobernadores eran seis , por venir á con- 
cordia anadian mas los otros tres , asi que eran todos nueve : é 

25 demás de estos , que estoviesen con ellos en el gobernamiento 
é regimiento del Regno los seis Procuradores de las seis cib- 
dades que el Rey Don Juan dejara ordenados en el Testa- 
mento. E por esto se firmar ordenaron que se ficiesen luego 
Cortes en la cibdad de Burgos , é que alli se otorgase esto por 

00 todo el Regno , é se mostrase ante todos , como el Testamen- 
to del Rey Don Juan se guardaba segund él mandara ; pero 
por guardar el Regno de escándalo , é contentar estos Señores, 
se anadian estos tres , es á saber , el Duque de Benavente , é 
Tom. II. Ees el 



402 Crónica del Rev 

A. C. el Conde Don Pedro , é el Maestre de Santiago. E porque el 
IJ9Í- Duque de Benavente é el Arzobispo de Toledo fuesen se- 
guros á las dichas Cortes , que les diesen arrehenes en esta 
manera : que Juan Furtado de Mendoza , Mayordomo mayor 
del Rey , diese un su fijo al dicho Duque de Benavente ; é j 
que Pero López de Ayala , é Diego López de Stuñiga le 
diesen otros dos fijos. E estos tres Caballeros le daban estos 
tres fijos al dicho Duque por quanto estaban en la guarda del 
Rey. Otrosí , por quanto Don Juan Alfonso de la Cerda te- 
nia la casa del Infante Don Ferrando hermano del Rey , dio' i o 
otro su fijo. Otrosi la cibdad de Burgos daba arrehenes de fi- 
jos de Omes buenos de la cibdad al Duque , é al Arzobispo 
de Toledo , para los tener seguros en la dicha cibdad. E el Ar- 
zobispo de Santiago , é el Maestre de Calatrava dieron arre- 
henes á la dicha cibdad de Burgos , para tener é guardar el 1 5 
dicho seguro. E todo esto se compiló segund se ordeno , é se 
dieron luego las dichas arrehenes , é se ficieron cartas para to- 
do el Regno como viniesen á las Cortes de Burgos : é partie- 
ron todas Tas mas Compaíías de armas de Valladolid é Simancas 
para sus casas. E los de Burgos fijeronse luego para la dicha 20 
cibdad , é ordenaron como toviesen seguros á todos los Seño- 
res é Caballeros é Procuradores de las cibdades é villas que 
viniesen alli : é asi lo ficieron , é enviaron luego sus arrehenes 
en poder del Arzobispo de Toledo , é en poder del Duque 
de Benavente ; é pusieron sus guardas en las puertas de la cib- 25 
dad , é ordenaron ciertas gentes de Omes de armas é Balles- 
teros , que estoviesen prestos , para que si algund ruido o' pe- 
lea oviese entre estos Señores , los partir , é poner en paz. E 
todo esto se fizo muy bien , é con grand costa de la cibdad 
de Burgos , por guardar servicio del Rey é del Regno. ^o 

CAPITULO XXVIII. 

COMO SE ORDENÓ DE SACAR DE PRISIÓN 
al Conde Don Alfonso. 

LOS Señores é Caballeros que estaban en el Consejo del 
Rey que era ordenado en las Cortes de Madrid , co- 
mo quier que los fechos que avedes oído eran acordados para 

se 



Don Enrique Tercero. 403 

se librar en las Cortes de Burgos , pensaron , que por quan- A. C. 
to el Duque deBenavente era hermano del Rey Don Juan, ^39^' 
é poderoso , é tenia con él el Arzobispo de Toledo é los 
de su partida , é avian por ende muy grand esfuerzo , era 
5 bien que el Conde Don Alfonso fuese libre de la prisión , 
é que entendiese que era por ellos salido de ella , é que se- 
ria de su partida. E asi lo ficieron , é enviaron á sacar ai Conde 
Don Alfonso de la prisión en que estaba en un castillo de la 
Orden de Santiago : ca le tenia el Maestre de Santiago desde 
10 quando el Arzobispo de Toledo se le entrego en Madrid. E ví- 
nose luego el Conde Don Alfonso para Burgos : é desque y 
fué , el Rey mandóle entregar sus villas é castillos é tierras 
en Asturias , aquello que tenia primero que fuese preso. 

CAPITULO XXIX. 

COMO EL DUQUE DE BENAVENTE, 

é el Arzobispo de Toledo llegaron d las Cortes 
de Burgos. 

EL Duque de Benavente , é el Arzobispo de Toledo , des- 
que tovieron las arrehenes que los Caballeros que ave- 
rnos dicho de la cibdad de Burgos les avian á dar , viniéron- 
se para Burgos , é fallaron al Rey , que posaba en el casti- 
llo de la dicha cibdad , en el qual estaba muy grand guar- 
da , é era Alcayde del Diego López de Stuñiga : é posa- 

20 ba con el Rey en el dicho castillo la Reyna Doña Cata- 
lina su muger , é el Infante Don Ferrando su hermano , é 
la Condesa de Alburquerque su esposa fija del Conde Don 
Sancho , é Dueñas é Doncellas de la Reyna , é Juan Furta- 
do de Mendoza Mayordomo mayor del Rey , é Diego López 

a 5 de Stuñiga que era Alcayde del dicho castillo. E en este 
tiempo llegó y la Reyna de Navarra , é el Conde Don Pedro, 
é non venian contentos, por quanto en las Cortes de Madrid 
ficieran mucho porque el Conde Don Alfonso fuese suelto de 
la prisión, é non lo pudieron librar ; é agora, sin lo saber ellos, 

20 le avian sacado de la prisión los otros Señores é Caballeros que 
estaban en el Consejo con el Rey , é le avian tornado todo 

Eee 2 lo 



404 Crónica del Rey 

A. C. lo suyo. E el Conde Don Pedro era ya aliado por e sta razón 
IJ9Í- con el Duque de Benavente su primo , é eso mismo la Rey- 
na de Navarra. Otrosi , después que llegaron en la cibdad de 
Burgos todos los Señores é Caballeros é Procuradores de cib- 
dades e villas , luego comenzaron á fablar en la ordenanza que 5 
avian de tener en el Regno, E la Reyna de Navarra decía, 
que era bien se guardase é toviese lo que era ordenado é aso- 
segado en el logar de Perales , la qual ordenanza era esta , 
segund dicho avemos : Que los seis Tutores que el Rey Don 
Juan dejara nombrados en su Testamento , es á saber , el Mar- i o 
qués de Villena , é los Arzobispos de Toledo é Santiago , é 
el Maestre de Calatrava , é el Conde de Niebla , é Juan Fur- 
íado de Mendoza gobernasen el Regno con los Procuradores 
de seis cibdades , segund la forma é tenor del dicho Testamen- 
to ; é demás de estos seis , por tirar escándalos é contiendas, 1 5 
que fuesen añadidos otros tres Regidores , los quales fuesen el 
Duque de Benavente , é el Conde Don Pedro , é el Maestre 
de Santiago , porque todos estos Grandes oviesen parte en el 
regimiento. E en esta razón , la otra partida , de la qual eran 
el Arzobispo de Santiago , é los dos Maestres de Santiago éso 
Calatrava , é Diego López de Stuñiga , é Rui López de Ava- 
los , é Juan Furtado de Mendoza , é otros , decian que les 
placia , con tanto que el Conde Don Alfonso fuese puesto 
con ellos por Gobernador , en guisa que los quatro fuesen Go- 
bernadores con los otros seis Tutores en el Testamento del 25 
Rey Don Juan contenidos , asi que fuesen todos diez. E la 
Reyna de Navarra , é el Duque de Benavente decian , que 
desto non les pesara á ellos , porque el Conde Don Alfonso 
era su hermano del dicho Duque ; pero que non se íiciera 
mención del en la dicha ordenanza que se ficiera en el lo- 30 
gar de Perales , nin le soltaran de la prisión sabiéndolo ellos: 
é con tanto , que non serian en ello , ca parescia que sacaran 
de la prisión al dicho Conde Don Alfonso por poner entre 
ellos algund departimiento. E sobre esto ovo muchas porfías: 
c la Reyna de Navarra , é el Duque de Benavente , é el Con- 35 
de Don Pedro , é todos los otros que eran de su parte , fue- 
íon un dia juntos en el Monesterio de Sanóla Clara de Bur- 
gos , é ficieron allí jura de non consentir que ningún otro 

fue- 



Don Enrique Tercero. 40f 

fuese puesto por Gobernador con los seis Tutores del Testa- A. C. 
mentó , mas de ios tres de que fuera fecha mención en la orde- iJ9i- 
nanza que pasó en el logar de Perales , sin voluntad é consenti- 
miento de ellos. E en esta porfía pasaron algunos dias en las 
5 Cortes , que non se pudieron concordar, 

CAPITULO XXX. 

COMO PUSIERON EL FECHO DEL 

Testamento en mano de Letrados que dixesen 
lo que era derecho. 

EL Conde Don Alfonso , é el Arzobispo de Santiago , é 
los Maestres de Santiago é Calatrava , é Juan Furtado 
de Mendoza , é Diego López de Stuñiga , é Rui López de 
Avalos , é todos los de su Partida , é muchos Procuradores del 

10 Regno, asi como de Toledo , Salamanca, Zamora , Vallado- 
lid , é Palencia , é otras muchas cibdades é villas , querían que 
otra ordenanza non se toviese en el regimiento del Regno , sal- 
vo que se gobernase por el Testamento que dexó el Rey- 
Don Juan , segund en él se contenia. Pero que si los otros qui- 

15 siesen añadir mas de los que en el Testamento se contenían, 
ellos querían que fuesen añadidos con ellos el Conde Don 
Alfonso , é la Reyna de Navarra. E el Duque de Benavente, 
e el Conde Don Pedro, é el Arzobispo de Toledo, é mu- 
chos Caballeros de su partida , é Procuradores de cibdades de- 

20 cían , que era bien que se toviesen á la ordenanza que fuera 
tratada en Perales , la qual ordenanza era , que demás de los 
seis Tutores ordenados en el Testamento se pusiesen el Du- 
que de Benavente , é el Conde Don Pedro , é el Maestre de 
Santiago , en guisa que fuesen nueve Tutores , sin los de las 

S5 cibdades ; é nin la una partida , nin la otra non facían men- 
ción de la manera de gobernamiento que avían primero to- 
mado , que era el Consejo , nin curaban de ello : é sobre estas 
maneras los unos é los otros porfiaban de cada día. E porque 
entendades como , é porque razón se tornó este fecho así , es 

2 o lo primero la razón que ya digímos , por dar lugar al Duque 
de Benavente que oviese parte en el regimiento del Regnoj 



-i^oS Crónica del Rev 

A. C. por quaiito si el Testamento se guardase, facían cuenta que de 
'J9^- la una parte serian Tutores el Arzobispo de Santiago, é el 
Maestre de Calatrava , é Juan Furtado de Mendoza , que eran 
tres ; é tenian , que el Marqués de Villena , que era Tutor por 
el Testamento , non vernia á la Corte , nin á la tutoría , nin 5 
al regimiento , é quQ fincaban el Arzobispo de Toledo , é el 
Conde de Niebla solos : asi que los de la otra parte eran mas. 
Otrosi , que Juan Furtado de Mendoza era Tutor é guarda 
del Rey , é rescelaba la otra partida , que non fincarían segu- 
ros en el dicho regimiento non estando alli el Duque de Be- lo 
navente : é por esta razón se mudaron estos fechos , é que- 
rían que se guardase lo que fuera ordenado en el logar de Pe- 
rales. E fué estonce dicho al Arzobispo de Toledo , que pues 
él comenzó estos fechos , é toviera esta quistion de que se 
guardase el regimiento que el Rey Don Juan dejara , ¿ ago- i j 
ra por qué razón demudara este fecho ? E el Arzobispo di- 
xo , que era verdad que él tomara esta entencion del dicho 
Testamento , é asi lo publicara é predicara , é que aiin agora 
esto mismo facia é decia : é por tanto declaraba en ello , t]ue 
el Testamento del Rey Don Juan fuese guardado é tenido 20 
con derecho é justicia : é que esto decia , por quanto algunos 
que el Rey Don Juan dexára por Tutores en el Testamen- 
to non lo podían ser de derecho ; ca el dicho Arzobispo de 
Toledo , é el Arzobispo de Santiago , é el Maestre de Cala- 
trava non podian ser Tutores segund derecho , por quanto los 25 
Arzobispos eran Ornes de Iglesia , é el Maestre de Calatra- 
va era Monge del Cister , como son los Freyles de Calatrava, 
é segund derecho non podian ser Tutores : é para esto ser 
enmendado é proveído por derecho , fincaba de ordenar en 
poner otros tantos Tutores por el Regno en su lugar de es- 30 
tos , que pudiesen con derecho ser Tutores , é gobernar al Rey 
é al Regno. E la otra parte , dó eran el Conde Don Alfon- 
so , é el Arzobispo de Santiago , é los Maestres de Santiago 
é Calatrava, é Juan Furtado de Mendoza, é Diego López 
de Stuñiga , é Rui López de Avalos , decían que el Testa- ^^ 
mentó debia ser guardado segund su tenor , é que ellos mos- 
trarían por Letrados como los dichos Arzobispos , é Maestre 
de Calatrava podian ser Tutores. E el Arzobispo de Toledo 

di- 



Don Enrique Tercero. 407 

dixo , que non avia Letrado en el mundo que pudiese con A. C. 
derecho tener esta razón. E los otros decían que sí ; é por «J9i' 
ende fué estonce ordenado por ellos , que de cada partida fue- 
se puesto un Letrado , é que ficiesen los dos Letrados jura 

5 sobre la Cruz é los Sanólos Evangelios de decir lo que les pá- 
resela que debia ser fecho con derecho en este caso : é si se 
acordasen 'en una opinión los dos Letrados , que las dos par- 
tidas estoviesen por su determinación. E el Conde Don Al- 
fonso , é el Arzobispo de Santiago , é los Caballeros de su par- 

1 o tida pusieron por su Letrado á Alvar Martínez de Villareal , 
que era muy grand Letrado é Do¿lor en leyes , é en decre- 
tos : é la Reyna de Navarra , é el Duque de Benavente , é 
el Conde Don Pedro , é el Arzobispo de Toledo , é los que 
eran de su partida pusieron á Don Gonzalo González Obis- 

15 po de Segovia , que era el mayor Doclor en Leyes que es- 
tonce avia en Castilla : é tomáronles jura á los dos para que 
dixesen su determinación en este caso , verdaderamente , sin 
vanderia de alguna parte , salvo que guardasen servicio de Dios 
é del Rey , é lo que era derecho. E la jura fecha , al térmi- 

20 no que les fué asignado los dos Letrados non vinieron acor- 
dados ; ca el dicho Don Gonzalo González Obispo de Sego- 
via dixo , que por la jura que avia fecho. , los dos Arzobispos 
de Toledo é de Santiago , é el Maestre de Calatrava , segund 
derecho non podían ser Tutores , nin usar de tutela , é que 

25 esta razón probaria con muchos derechos é leyes , é por ley 
de la Partida que fabla en esto. E el Doólor Alvaro Martí- 
nez dixo , que por la jura que avia jurado , él fallaba por de- 
recho , é lo tenia asi , que segund derecho los dos Arzobispos, 
é el Maestre podían ser Tutores en este caso , por quanto la 

30 tutela era de Rey , é el Rey Don Juan los ficiera Tutores, 
que era sobre las leyes. E asi fueron contrarios en sus opinio- 
nes , é cada uno alegaba sus derechos para defender su opi- 
nión : é segund esto los Señores non se pudieron avenir. En- 
pero todos los mas Letrados que estonce eran en la Corte 

25 del Rey decían , que la opinión del Obispo de Segovia , que 
dixera , que los Arzobispos , é Maestre de Calatrava non po- 
dían ser Tutores , era mas allegada á derecho , ca fallaban que 
Clérigo nin Monge non podían servir tutoría , salvo de al- 



4o8 Crónica del Rey 

A. C. guna persona miserable : é que la tutoría tal aún non la po- 

iJ9^- dian rescebir sin licencia é mandamiento de su mayor. En- 

pero tutoría dada é dejada por Testamento , d por derecho 

dada por juez , non la podían rescebir , segund mostraban por 

sus libros é derechos. j 

AÑO SEGUNDO 

QUE EL REY DON ENRIQUE REGNÓ, 

QUE FUE AÑO DEL NASCIMIENTO DE 

Nuestro Señor Jesu-Christo de mil trecientos é noventa é dos ; 

é del Criamiento del mundo , segund la cuenta de los Hebreos, 

cinco mil ciento é cinquenta é dos ; é de los Alárabes , en 

que Mahomad comenzó su sedla , setecientos é 

noventa é quatro. 

CAPITULO 1. 

DE OTRA MANERA DE GOBERNAMIENTO 

que Ju¿ tratada ai Burgos. 

A. C. 1 "XEspues fué tratado, que por partir contienda de tan gran-* 
^59"^' J J des Seííores como eran allí ayuntados sobre la orde- 
nanza del Regno , que se catase tal manera , que dos Obis- 
pos , é quatro Caballeros , con los seis Procuradores de las cib- 
dades que el Rey Don Juan dejara ordenados , tomasen la lo 
gobernación é regimiento del Regno, é que otro ninguno , nin 
de los Seííores , nin de los Caballeros , nin de los Arzobispos, 
nin de los Tutores del Testamento non se entremetiesen en 
ello. E desta manera de trato placía á los unos é á los otros, 
é fablaban de cada dia en ello. E luego el Duque de Bena- i j 
vente , é el Conde Don Pedro , é el Arzobispo de Toledo 
dixeron , que en ninguna manera se llegarían á esta ordenanza 
de regimiento. E la Reyna de Navarra fablaba con todos es- 
tos Señores é Caballeros por los avenir , que se tubiesen á la 
ordenanza que fuera tratada en Perales , es á saber , que los 20 

seis 



Don Enrique Tercero. 409 

seis Tutores ordenados por el Testamento, con los Procurado- A. C. 
res , é mas el Duque de Benavente , é el Conde Don Pedro, 1592- 
é el Maestre de Santiago rigiesen el Regno , segund suso ave- 
rnos contado ; enpero los de la otra partida non querian , sal- 

5 vo poniendo con ellos al Conde Don Alfonso. E sobre esto 
se porfió algunos dias , é non se pudieron concordar en nin- 
guna destas vias. E los Procuradores de las cibdades é villas 
del Regno que estaban en Burgos , desque vieron estar las co- 
sas en tal porfía , acordaron que se ficiese una arca con cier- 

I o tas llaves , que toviesen algunos buenos Ornes en fieldad , é 
que cada Procurador de cibdad ó de villa del Regno pusiese 
alli una cédula , en que pusiese qual era su entencion , é de 
aquellas maneras de gobernación del Regno qual páresela á él 
mejor : é desque todos oviesen puesto sus cédulas , levasen 

1 5 aquella arca al Rey , é que la abriesen delante de él pública- 
mente , é que valiese aquello á que los mas viniesen concor- 
dados, E comenzaron de lo facer asi. 

CAPITULO II. 

COMO FUE ACORDADO QUE EL CONDE 

Don Alfonso fuese en el regimiento. 

DEspues destas contiendas é porfías que así pasaban so- 
bre la manera del regimiento , la Reyna de Navarra 

20 fabló con el Duque de Benavente su hermano , é con los que 
eran de su partida , é dixoles , que le parescia que este fecho 
se desbaratase , é que non se desvarataba por otra cosa , salvo 
por non querer consentir ellos quel Conde Don Alfonso en- 
trase en el regimiento ; é que le parescia que non era bien 

25 fecho : ca el Conde Don Alfonso era su hermano , é fijo del 
Rey Don Enrique , é que maguer de presente estaba de la 
partida é vando de los otros , que bien podia ser que á luen- 
go tiempo se llegase á sus parientes : é que les rogaba les plo- 
guiese que dicho Conde fuese uno de los Regidores , é con 

^o esto se guardase la ordenanza que fué tratada en Perales , en 
guisa que demás de los seis Tutores ordenados por el Testa- 
mento , fuesen mas otros quatro , es á saber , el Duque de Be- 
Tom. IL FíF na- 



410 Crónica del Rey 

A. C. navente , é el Conde Don Alfonso , é el Conde Don Pedro, 
í J92- é el Maestre de Santiago : é que luego estas contiendas avrian 
fin. E ellos respondieron á la Reyna , que pues á ella era bien 
visto que dicho Conde Don Alfonso fuese en el regimiento, 
que á ellos placia. Otrosi fué tratado , que por quanto eran 5 
muchos los Regidores , é grandes Seííores , é los Arzobispos 
de Toledo é de Santiago non se acordaban en uno , que este 
regimiento fuese partido asi : que los unos rigiesen medio año, 
é los otros otro medio , viniendo é estando los unos é los otros 
en esta manera : que el Duque de Benavente é el Arzobis- i o 
po de Toledo , que eran de la una parte , é el Maestre de San- 
tiago , é Juan Furtado que eran de la otra , rigiesen seis me- 
ses ; é que el otro medio año rigiesen el Conde Don Alfon- 
so , é el Conde Don Pedro , é el Arzobispo de Santiago , é 
el Maestre de Calatrava : asi que cada seis meses rigiesen qua- 15 
tro de ellos. E como quier que todos los escogidos para Re- 
gidores , contando los seis Tutores del Testamento, eran diez, 
enpero en esta pleytesia é avenencia non facian mención del 
Marqués de Villena , nin del Conde de Niebla , maguer eran 
del cuento de los diez , diciendo que estos dos non vernian 20 
al regimiento del Regno , segund que fasta estonce mostra- 
ran. Enpero ovo y contrariedad : ca el Duque de Benavente , 
é el Arzobispo de Toledo quisieran ser Regidores del Reg- 
no luego los primeros seis meses ; é los de la otra partida que- 
rían lo propio ; ca dubdaban los unos de los otros , que los 25 
primeros que tomasen los seis meses se apoderarían del Rey 
é del Regno, en tal manera , que por aventura , los seis meses 
primeros complidos , non darian lugar á los otros quando qui- 
siesen venir á regir los otros seis meses que eran ordenados 
para ellos. Otrosi ovo grand quistion entre todos estos Seño- 30 
res sobre quales Caballeros ternian la guarda del Rey duran- 
te este regimiento de tutoría : é en esto bien se acordaban ; 
ea en tal que el fecho suyo de ser Tutores se acordase , para 
la guarda del Rey non curaban de poner mas de los que te- 
nía estonce , é eran Juan Furtado de Mendoza , é Diego Lo- q^ 
pez de Stuñiga , que estaban con el Rey en el castillo de Bur- 
gos ; el qual castillo tenia dende el tiempo del Rey Don Juan 
el dicho Diego López. E como quier que todas las porfías 

que 



Don Enrique Tercero. 411 

que dicho avernos eran entre elJos , pero finalmente fueron A. C. 
acordados que los primeros seis meses rigiesen el Duque de 1592- 
Benavente , é el Arzobispo de Toledo , é el Maestre de San- 
tiago , é Juan Furtado de Mendoza ; é pasados estos seis me- 
^ ses primeros que rigiesen el Arzobispo de Santiago , é el Con- 
de Don Alfonso , é el Conde Don Pedro , é el Maestre de 
Calatrava : ca tenian que el Marqués , é el Conde de Niebla 
non vernian á la Corte , segund dicho es. E en esto quedo' 
el regimiento de Castilla , por trato de la Reyna de Navarra. 

CAPITULO III. 

COMO OVO ESCÁNDALO EN LA CORTE POR 

la muerte de Dia Sánchez de Rojas, é se desbarató toda. 
la avenencia que tenian sobre el regimiento. 

10 A SI acaescio , que un Sábado en la tarde , andando á ca- 
±\^ za un Caballero Vasallo del Rey que decían Dia San-^ 
chez de Rojas , que estaba en la partida del Conde Don Al- 
fonso é del Arzobispo de Santiago , viniendo á hora de vis- 
peras cerca de quarto de legua de la cibdad de Burgos sa- 

1 5 lieron á él dos Omes de caballo las lanzas en las manos , é 
matáronle : é á los que le mataron decian al uno Pero Lobe- 
te , é al otro Juan de Castrillo. E desque estas nuevas llega- 
ron á la cibdad de Burgos , ovo grand revuelta , en manera 
que todos estaban armados en sus barrios, E sospechaban los 

20 parientes del dicho Dia Sánchez de Rojas , é aquellos de cuya 
partida era el dicho Caballero , que fuera muerto por consejo 
de algunos de los Grandes que eran de la otra partida , especial- 
mente del Duque de Benavente , por quanto los que le mata- 
ron andaban en su casa del dicho Duque, é fueron luego conos- 

25 cidos. E desque estas nuevas llegaron á Burgos , fueron á donde 
estaba muerto el dicho Dia Sánchez de Rojas , é trogeronle á 
la cibdad , é otro dia le enterraron en el Monesterio de Sant 
Francisco. E ovo este dia grand revuelta en la cibdad , é todos 
los Sefíores é Caballeros andaban armados ; é quiso Dios que 

30 non ovo mas. E Pero Lobete , é Juan de Castrillo , fecha la 
muerte , fueronse dende como iban armados en sus caballos. 

FíFa CA- 



412 Crónica del Rey 

A.C. 
IJ92. CAPITULO IV. 

COMO SE DECLARO DE TENER POR LA 

ordenanza del Testamento del Rey Don Juan. 

DEspues que Día Sánchez de Rojas fué muerto , luego á 
otro dia Domingo todos los Procuradores del Regno que 
eran en Burgos tornaron á un acuerdo de tener por el Tes- 
tamento del Rey Don Juan , que se guardase llanamente, sin 
ser añadido ninguno mas por Regidor é Tutor , nin Duque, 5 
nin Conde Don Alfonso , nin Conde Don Pedro , nin Maes- 
tre de Santiago, que eran nuevamente nombrados,, mas que los 
del Testamento. E todos los dichos Procuradores pusieron sus 
cédulas en el arca que avemos dicho , é dixeron que su vo- 
luntad era que el Testamento del Rey Don Juan fuese guar- 10 
dado segund estaba. E algunos Procuradores que avian pues- 
to lo contrario de esto tiraron las cédulas primeras del arca , 
é pusieron otras , en las quales se contenia , que tenian por 
el Testamento simplemente , non añadiendo otro alguno. E es- 
to era porque todos decian , que non querían que ninguno 15 
de los grandes Señores que el Rey Don Juan non dejara 
por Tutores en el Testamento oviese parte en el goberna- 
miento por ninguna manera. E todo esto fué por quanto sos- 
pechaban que dicho Dia Sánchez de Rojas fué muerto por 
mandamiento de algunos de los Grandes que alli eran : espe- 20 
cialmente sospechaban en el Duque de Benavente ^ por quan- 
to aquellos que mataron al dicho Dia Sánchez vivían con él 
al tiempo que dicho Caballero fué muerto. E non ovo ningu- 
no que contra esta opinión fuese : é tomaron los Procurado- 
res del Regno el arca con estas cédulas , é fueronse para el 25 
castillo dó estaba el Rey , é presentáronle el arca dó estaban 
las dichas cédulas , é abriéronla , é fallaron que todos querían 
estar por el dicho Testamento del Rey Don Juan, segund lo él 
3nandára , sin añadir otros algunos. E luego el Rey mandó que 
se guardase asi: é de alli adelante fué guardado el Testamento 30 
que el Rey Don Juan dejara , sin añadir otro alguno , segund 
los Procuradores decian. 

CA- 



Don Enrique Tercero. 413 

A. C. 
CAPITULO V. 1J92. 

COMO EL DUQUE DE BENAVENTE SE 

Jiié para su tierra , / el Arzobispo de Toledo trató 
con los de la otra partida sus fechos. 

QUando los fechos eran ya en este estado , é el Duque 
de Benaveiite vid que en ninguna manera los del Reg- 
- no , é todos los otros que allí eran , non querían que 
el gobernamiento fuese si non en los que el Rey Don Juan 

5 dejara en su Testamento , entendió que le non complia por- 
fiar , é otrosí que la su estada en Burgos non era á su hon- 
ra , nin á su provecho ; é despidío'se del Rey , é fuese para 
su tierra. Otrosí el Arzobispo de Toledo , desque vio que las 
cosas eran llegadas á este estado , trojo sus pleytesias con los 

10 de la otra partida en esta manera : que él non contrariaría el 
Testamento segund fasta aquí ficiera , diciendo que los Arzo- 
bispos , é Maestres de Calatrava por- derecho non podían ser 
Tutores j mas que le placía que todos los que en el Testa- 
mento eran dejados por el Rey Don Juan por Tutores go- 

15 bernasen é rigiesen el Regno. Enpero trató el dicho Arzo- 
bispo de Toledo , que los de la otra partida le otorgasen es- 
tas condiciones é libramientos , los quales eran : Primera- 
mente , que por quanto el Marqués de Villena , é el Con- 
de de Niebla eran Tutores por el dicho Testamento , los qua- 

20 les él tenia que eran de su partida , que si los dichos Mar- 
qués é Conde non viniesen al regimiento , quel dicho Arzo- 
bispo ovíese voz por ellos , en guisa que él oviese las tres vo- 
ces , una por sí , é las otras dos por el Marqués é Conde ; é 
sí alguno de ellos viniese , que él oviese la voz del otro que 

25 non viniese , en manera que quando los seis Tutores dejados 
en el Testamento oviesen de mandar alguna cosa , ó facer en 
el Regno , c]ue el Arzobispo de Toledo oviese lugar por sí, 
é por el Marqués , é por el Conde , puesto que allí non es- 
toviesen. Otrosí , que todas las tesorerías é recaudamientos 

30 de las rentas del Regno , que la mitad de ellos fliesen da- 
dos é otorgados al dicho Arzobispo , sin ninguna condición j 



4T4 Crónica del Rey 

A. C. para los él dar á quien quisiese. Otrosí que le fuesen pa- 
IJ9-- gadas todas las costas é despensas que ficiera después que 
partiera de Madrid á tener la partida del dicho Testainento, 
fasta llegar á Simancas , asi de dineros , é contias que diera 
é emprestara al Duque de Benavente , é al Maestre de Al- 5 
cántara , como á otros Caballeros que fueran con él en esta 
demanda , asi de sueldos que les diera , como en otra mane- 
ra. E todo esto le fué otorgado é firmado al dicho Arzobis- 
po por los de la otra partida : é esto fecho , consintió que la 
ordenanza del Testamento se toviese , é que los non contra- lo 
diria. E dende aquel dia en adelante finco asosegado , que se 
guardase el Testamento del Rey Don Juan. E porque sepa- 
des mas ciertamente todos los fechos , é qual era el Testamen- 
to , acordamos de le poner aquí , sin acrescentar nin menguar 
palabra. ij 

CAPITULO VI. 

TESTAMENTO DEL REY DON JUAN 

el Primero, i 

EN el nombre de Dios Padre , é Fijo , é Espíritu Sanólo, 
que son tres Personas , é un solo Dios verdadero , que vi- 
ve , é regna por siempre jamás : é de la Virgen gloriosa Sanóla 
María , á la qual nos tenemos por nuestra señora é abogada 
é ayudadora en todos los nuestros fechos : é á honra é loor 20 
de todos los Sanólos é Sánelas de la corte celestial. Porque se- 
gund Dios , é derecho , é de buena razón todo orne es obli- 
gado á facer conoscí miento á Dios su señor , é su criador , se- 
ñaladamente por tres beneficios é gracias que del rescivid , é 
espera aver : el primero es que le crió , é fizo nascer , é crescer 2 c 
á su figura : el segundo , porque le dio sentido é entendimien- 
to é discreción natural para le conoscer , é para le amar é t©- 

mer, 

(i) Se han reconocido los que pii- sas. Nosotros le daremos como se hallíi 
blicaron Gil González , y Lozano en en el códice del Escorial , porque ma- 
los Reyes nuevos de Toledo. Ninguno nifiesta mayor exactitud , y porque 
de los dos tuvo presente el original, otras quatro copias que hemos visto 
ni traslado auténtico ; antes parece concuerdan con él mucho mas que con 
que se valieran de copias defecluo- las de Gil González ,y Lozano. E. 



Don Enrique Tbrcero. 415 

mer , é para entender el bien é el mal , é vivir bien é hones- k. C. 
tamente en este mundo : lo tercero, porque bien obrando es- IJ92. 
pera aver salvación del ánima para siempre en la gloria. E 
como quier que todos los omes que son nascido deben facer 

5 estos conoscimientos á Dios su criador , mucho mas son te- 
nudos á los facer los Reyes , por los mayores beneficios que 
del resciven , por les dar mayor estado , é poderío sobre el pue- 
blo que han de regir é gobernar. E por ende sepan todos 
quantos esta carta de Testamento vieren como nos Don Juan 

10 por la gracia de Dios Rey de Castilla, de León, de Porto- 
gal , de Toledo , de Galicia , de Sevilla , de Córdoba , de Mur- 
cia , de Jaén , del Algarve , de Algecira , é Señor de Viz- 
caya , é de Molina , estando en nuestra buena memoria é 
entendimiento qual Dios por su merced nos quiso dar , conos- 

ij ciendole todas las muy altas gracias é mercedes é beneficios 
susodichos que nos fizo , é por poner é dejar en buen esta- 
do la nuestra ánima , é los nuestros Regnos , que él nos en- 
comendó' , con la su ayuda é con la su piedad ; é eso mismo 
creyendo firmemente en la Sanda Trinidad , é en la Fé Catho'- 

20 lica ; é temiéndonos de la muerte , que es natural , de la qual 
ningún orne terrenal non puede escapar : por ende establece- 
mos , é ordenamos este nuestro Testamento é nuestra postri- 
mera voluntad , por el qual revocamos expresamente de cier- 
ta sabiduría todos los otros Testamentos é Codicilos , é qua- 

25 lesquiera postrimeras voluntades que nos ayudamos fecho é 
otorgado fasta este presente dia. 

E primeramente encomendamos nuestra ánima á nues- 
tro Señor Dios , que la crio' , é la ha de salvar , si la su mer- 
ced fuese. E mandamos que nuestro cuerpo sea enterrado en 

2 o la Iglesia Catedral de la cibdad de Toledo , en la capilla dó son 
enterrados los cuerpos del Rey nuestro señor é padre , é de la 
Reyna nuestra madre , que Dios perdone : é la nuestra sepul- 
tura sea delante el altar de la Imagen de la Asunción de Sánela 
Maria , que está á par del otro altar dó son enterrados los 

35 cuerpos del Rey nuestro padre , é de la Reyna nuestra ma- 
dre. Otrosí , por quanto la Reyna Doña Leonor mi muger, 
que Dios perdone , ordeno é mandó en su Testamento , que 
fuese enterrado el su, cuerpo á dó nos ordenásemos nuestra se- 

pul- 



4i6 CronicadelRey 

A. C. pultLira , é por quanto agora está en depo'sito en la dicha ca- 
'59'^- pilla por nuestro mandado, nos, por complir su voluntad, or- 
denamos é mandamos que su cuerpo sea enterrado en aquel 
lugar do' está en depo'sito , cerca de aquel lugar do esté la 
nuestra sepultura delante del sobredicho altar de la Asunción 5 
de Sanda Maria , en tal manera que la su sepultura esté á la 
nuestra mano izquierda, 

Otrosi ordenamos por la nuestra ánima siete Capellanías 
perpetuas, é dexamos para todas en la cabeza del pecho de 
los Judies de la cibdad de Toledo diez mil é quinientos mará- i o 
vedis , en tal manera que haya cada Capellania mil é quinien- 
tos maravedis. E ordenamos , é mandamos que con estos diez 
mil é quinientos maravedis recudan al Capellán mayor que por 
tiempo fuere en la dicha capilla , é que éste Capellán faga can- 
tar las dichas siete Capellanías , si oviere Frayles de Misa que i ^ 
ks puedan cantar sin otro embargo de otras Capellanías , en 
eí Monesterio de San6ta Maria de la Sisla , é que los dichos 
Frayles sean del dicho Monesterio ; é que en caso que non 
oviese siete Frayles en el dicho Monesterio que sean de Mi- 
sa desembargados de otras Capellanías , por lo qual non se po- 20 
drian decir en dicho Monesterio las siete Capellanías por nues- 
tra ánima cada dia , mandamos que el dicho Capellán mayor 
faga cantar las dichas Misas , que por el dicho fallescimiento 
non se pudieren decir en el dicho Monesterio , á otros Fray- 
les de qualesquier Ordenes de los Mendigantes , é á otros 25 
ornes buenos Clérigos de Misa , aunque non sean Frayles, 
quales el dicho Capellán mayor entendiere que mas dignamen- 
te las pueden decir , é rogar á Dios por nuestra ánima , é se 
digan en la dicha capilla: porque nuestra intención es, que en 
quanto en el dicho Monesterio de Sanda Maria de la Sisla 30 
oviere Frayles que las puedan decir , que alli se digan , é 
non en otra parte , é haya cada uno de los Frayles susodi- 
chos mil é quinientos maravedis dados por la mano del dicho 
Capellán mayor. 

Otrosi ordenamos é mandamos que se fagan en la dicha 35 
Iglesia de Toledo en la dicha nuestra capilla doce aniversa- 
rios cada aíío , conviene á saber , cada mes un aniversario , en 
tal dia como el nuestro cuerpo fuere enterrado : é mandamos 

pa- 



Don Enrique Tercero. 417 

para cada un aniversario doscientos mará vedis , asi que sean A. C. 
por todos dos mil é quatrocientos maravedis : é que estos ma- iJ92- 
ravedis sean para el Cavildo de la dicha Iglesia , é que sean 
repartidos á aquellos que fueren presentes á cada uno de los 

5 dichos aniversarios , segund que lo son en la dicha Iglesia los 
aniversarios del Rey nuestro padre , é de los otros Reyes que 
ante del fueron. E mandamos para dos cirios que estén delante 
nuestra sepultura á las horas que se dixeren en la Iglesia é en 
la dicha Capilla , é para aceyte para dos lámparas que y man- 

I o damos poner que ardan de día é noche , é para reparamiento 
de las vestimentas é ornamentos que nos mandamos á la di- 
cha Capilla , quatro mil maravedis. E todos estos dichos ma- 
ravedis , asi de aniversarios , como de cera , é de aceyte , é de 
reparamiento de los ornamentos , que los hayan en la cabeza 

1 5 del pecho de los dichos Judios de la cibdad de Toledo , é que 
recudan con ellos al dicho Capellán mayor , para que los él 
despenda é destribuya en las sobredichas cosas. 

Otrosí mandamos á la dicha Capilla todas las vestimentas, 
é ornamentos de paño de oro é de seda , é cruces é cálices de 

20 oro é de plata , é imágenes , é relicarios , é todas las otras cosas 
que tenemos para la nuestra Capilla. Otrosí , demás de las ves- 
timentas é ornamentos de la dicha Capilla , mandamos una 
vestimenta con sus almáticas , é su casulla , é todos sus apare- 
jos tegidos de paño de peso , con nuestras armas de castillos 

25 é leones é quinas ; é mas otra vestimenta con sus almáti- 
cas de seda tegida con sus castillos é leones é quinas , con 
todos sus aparejos ; é mas seis capas de este paño de seda , 
con sus cenefas ricas. Otrosí mandamos que se fagan dos pa- 
ños de oro , é otros dos de seda para encima de las sepultu- 

30 ras nuestra , é de la Reyna Doña Leonor nuestra muger , é 
que sean los dos paños , uno de oro é otro de seda , á las 
armas de la dicha Reyna Doña Leonor. Otrosí mandamos mas 
quarenta marcos de plata para dos lámparas que ardan de no- 
che é de día delante el altar do' ha de ser puesta la nuestra 

35 sepultura. Otrosí mandamos para la dicha Iglesia de Toledo 
un relicario que anda en la nuestra cámara , que tiene dos fi- 
guras de Angeles , para que se trayga el Cuerpo de Dios el 
día de Corpus Chrísti. E mandamos mas á la dicha Iglesia de 
Tom. II. Ggg To- 



4^^ CronicadelRey 

A. C. Toledo doce capas de seda tegidas con nuestras armas de cas- 
IJ92- tillos é leones é quinas , con sus cenefas ricas. 

Otrosi , porque se han de cantar las dichas siete Capella-- 
nias en el Monesterio de Sanóla Maria de la Sisla , segund su- 
so dicho es , mandamos al dicho Monesterio siete vestimentas 5 ^ 
de zarzahán , con sus alvas , é con todos sus aparejos. Otrosi 
mandárnosle mas quatro cálices de plata , que haya en cada 
uno dos marcos , con una patena. Otrosi mandárnosle mas qua- 
tro ampollas , en que haya dos marcos. 

Otrosi mandamos que el dia de nuestro enterramiento ven- i^ 
gan todos los Frayles , é Religiosos , é Religiosas de toda la 
cibdad de Toledo , é todos los Clérigos de las Iglesias perro- 
quiales á decir Vigilias é Misas , segund que es acostumbrado 
de se facer á las sepulturas de los cuerpos de los Reyes : é 
que den á cada Convento de los Religiosos é de Religiosas 15 
mil maravedis , é á los Clérigos de cada Iglesia perroquial de 
la dicha cibdad quinientos maravedis. 

Otrosi mandamos que den el dia de nuestro enterramien- 
to de vestir á seiscientos pobres , á los ciento cada ocho va- 
ras de paño de color , é á los quinientos capas é sayos de sa- 20 
yal. Otrosi mandamos que les den de comer los nueve dias 
que durare el dicho enterramiento. Otrosi mandamos por nues- 
tra ánima , que sean sacados de tierra de Moros cien captivos 



omes e mugeres e criaturas. 



Otrosi mandamos al Infante Don Enrique mi fijo quando 35 
Dios le dexáre regnar, que mande guardar las doce Capellanías 
que nos pusimos en la Iglesia mayor de la cibdad de Toledo por 
el ánima del Rey nuestro padre, que Dios perdone, é las trece 
Capellanías que pusimos por el ánima de la Reyna nuestra ma- 
dre, é que les non sea tirado lo que han los Capellanes por ellas: qq 
é eso mismo guarde , é faga guardar todos los maravedis que 
nos mandamos dar á Guardas é Sacristanes , é todos los otros 
maravedis que mandamos dar para las dichas Capellanías , se- 
gund que mas complidamente se contiene en los privilegios 
que les nos mandamos dar en esta razón. ^5 

Otrosi es la nuestra merced , que las Capellanías del dicho 
Rey nuestro padre , é de la dicha Reyna nuestra madre , é 
nuestras hayan un Capellán mayor , el qual esté siempre 

■ en 



Don Enrique Tercero. 410 

en la Iglesia de Toledo : é ordenamos que este Capellán mayor A, C. 
sea agora, é de aquí adelante Juan Martínez de Melgar nuestro ^39^- 
Capellán, que tiene agora la dicha Capilla é Capellanía, por quan- 
to es ome bien pertenesciente , de quien nuestra consciencia es 

5 contenta , que administrará bien las dichas Capellanías , en ma- 
nera que sea á servicio de Dios, é provecho de nuestras ánimas. 
E muriendo el dicho Juan Martínez , d seyendo proveído á 
otra parte , d aviendo otro embargo porque non podíese ad- 
ministrar por sí las dichas Capellanías , es nuestra voluntad , 6 

I o tenemos por bien , que nos en nuestra vida lo podamos pro- 
veer : é después de nuestros días , eso mismo después de la 
muerte del que nos dejamos por proveedor , ó aviendo al- 
gund embargo porque non lo podíese administrar , segund di- 
cho es , ordenamos é mandamos que el Infante Don Enrique 

J5 nuestro fijo , después que Dios le dejare regnar , pueda nom- 
brar un Capellán mayor , para que le examine el Arzobispo 
de Toledo que agora es , é el que fuere por tiempo : é sí el 
Arzobispo le fallare suficiente para la administración de las di- 
chas Capellanías , que le envíe al dicho Infante mí fijo , facíen- 

20 dolé saber como es suficiente, para que le dé su carta en que 
le face Capellán mayor , é le comete la administración de 
las dichas Capellanías : é que este tal sea Capellán mayor 
en toda su vida , é administre por su persona la Capilla é las 
dichas Capellanías. E después de su muerte , mandamos que 

ÍJ5 se guarde esta forma en tiempo del dicho Infante mí fijo sien- 
do ya Rey ; é después de sus dias que guarden la forma so- 
bredicha de administración los Reyes sus succesores que des- 
pués de él regnaren , por tal manera que las dichas Cape- 
llanías sean siempre administradas á servicio de Dios , é pro- 

30 vecho de nuestras ánimas. 

Otrosí mandamos é ordenamos que de todas estas Capella- 
nías quando vacaren haya la presentación después de nuestros 
dias el Capellán mayor que fuere por tiempo , en tal manera 
que quando vacare la Capellanía, el dicho Capellán mayor 

35 presente Clérigo de Misa al Arzobispo de Toledo para que 
le examine : é sí le fallare suficiente el dicho Arzobispo , le 
confirme. E esta presentación sea tenudo de facer el dicho Ca- 
pellán mayor desde el día que la vacación fuere notificada en 

Ggg2 la 



420 Crónica del Rey 

A. C. la Iglesia de Toledo, fasta treinta dias. E si la dicha presenta- 
i39'^- cion non ficiere en el dicho tiempo , que el Arzobispo de 
Toledo que fuere por tiempo pueda proveer de la Capella- 
nia que asi vacare á Clérigo de Misa idóneo é suficiente , man- 
dándole recudir con todo lo que pertenesciere á la dicha Ca- ^ 
pellania. E esto se entienda en las Capellanias que nos pu- 
simos é pusiéremos por las ánimas del Rey nuestro padre , 
é de la Reyna nuestra madre , é otrosi de la Reyna Doña 
Leonor mi muger. 

Otrosi mandamos, que por quanto nos tenemos carga en lo 
los logares é señorios , que teniamos quando eramos Infante 
de los pedidos que les hechamos demás de lo que nos era 
debido , que les sea fecha enmienda tal qual nuestros Tes- 
tamentarios vieren que es razonable , é por tal manera que 
la nuestra conciencia sea bien desembargada , sabiendo prime- le 
ramente quales pedidos fueron los que llevamos como non 
debíamos , é quales ovimos razón de levar. 

Otrosi mandamos que sea fecho pregón por todas las cib- 
dades é villas de los nuestros Regnos de Castilla é de León, 
que si algunos fueren agraviados de algunas sinrazones que les 20 
nos hayamos fecho , ó algunas debdas que les nos debamos, 
que lo digan , é sepan por verdad , porque les sea fecha satis- 
facion é enmienda , aquella que los nuestros Testamentarios 
entendieren que cumple , é á ellos fuere bien visto , en manera 
que nuestra ánima sea de los dichos agravios é debdas bien 2^ 
desembargada. 

Otrosi mandamos , que á todos los de nuestra casa que de 
nos han ración , é non quedaren en la merced del dicho In- 
fante mi fijo , quando Dios quiera que regne , que les sean 
pagados todos los maravedis que les fueren debidos , asi de 30 
ración , como de quitación , é que les den mas á cada uno 
quatro meses de su ración. 

Otrosi , para facer guardar é complir todas las cosas sobre- 
dichas , é las que de yuso serán escriptas , que sean en car- 
go de nuestra ánima , dejamos por nuestros Testamentarios á. ¿^ 
la Reyna mí muger , é á la Infanta Doña Leonor nuestra her- 
mana , é á Don Pedro Arzobispo de Toledo , é á Don Juan 
García Manrique Arzobispo de Santiago nuestro Chanciller 



Don Enrique Tercero. 421 

mayor , é á Pero González de Mendoza nuestro Mayordomo A. C. 
mayor, é a Diego Gómez Sarmiento nuestro Mariscal é nuestro Í592. 
Repostero mayor, é á Fray Ferrando nuestro Confesor mayor: 
á los quales nuestros cabezaleros, o la mayor parte dellos, damos 

5 poder complido para que puedan facer , é fagan tomar , é to- 
men de nuestro tesoro , é de las nuestras rentas todo quanto 
fuere menester para complir las cosas que en este n